Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Thomas Witt’

Activistas y colectivos LGTB plantan cara al estado de Carolina del Norte por su política transfóbica y es aprobada nueva ley LGTBfoba en Kansas

Jueves, 31 de marzo de 2016

north_carolina_legislativeCarolina del Norte frena las iniciativas legales contra la transfobia 

Legisladores republicanos del estado de Carolina del Norte han aprobado un proyecto de ley que impide que gobiernos locales y municipales aprueben sus propias normas contra la discriminación.

El proyecto de ley fue, además, aprobado de urgencia por las cámaras estatales, en un proceso muy criticado. La ley prohíbe a los ayuntamientos y condados del estado establecer medidas de protección contra la discriminación de las personas LGTB y deroga las ya existentes. Sus efectos tendrán lugar el próximo 1 de abril.

La iniciativa, firmada por el gobernador Pat McCrory, ha sido un duro golpe para el movimiento LGBT después del éxito conseguido con las últimas protecciones legales para evitar la discriminación en las ciudades de todo el país.

La Asamblea General, controlada por los republicanos, actuó después de que los líderes municipales de la ciudad de Charlotte aprobaran el mes pasado una medida que permite que las personas transexuales puedan utilizar sin ningún obstáculo los aseos públicos acordes con su identidad de género. McCrory, que fue alcalde de Charlotte durante 14 años, ha criticado la ordenanza local. Aunque 12 demócratas se unieron a los republicanos presentes contra el proyecto de ley, posteriormente todos los demócratas en el Senado salieron del recinto durante el debate en señal de protesta. Los restantes republicanos en la cámara alta respaldaron la iniciativa transfóbica de forma unánime. “Elegimos no participar en esta farsa“, afirmó Dan Blue de Raleigh, líder de la minoría en el Senado. Phil Berger de Eden, líder de la cámara alta, dijo que no recordaba haber visto un acto así por parte de algunos legisladores antes de una votación, lo que consideró una “violación grave de su obligación hacia los ciudadanos que votaron para elegirlos”.

Como decimos, el detonante fue el proyecto de ley aprobado en la localidad de Charlotte, que amparaba a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales ante cualquier tipo de discriminación de que fueran objeto en lugares donde se ofrecen servicios, como comercios, restaurantes, hoteles o taxis. Entre esas medidas se hallaba la de permitir a las personas transexuales que dispusieran de los aseos correspondientes a su identidad de género real en cualquier centro público, incluidos los escolares.

Y esta última medida fue la que se tomó como excusa para organizar con carácter de urgencia plenos en ambas cámaras del estado para derogar la normativa de Charlotte, a semejanza de lo que ocurrió en Houston (Texas), donde la campaña contra el uso de los baños femeninos por las mujeres transexuales fue feroz y vergonzosa.

Pero lo que no hubo en Carolina del Norte fue un debate sobre el alcance de las medidas antidiscriminatorias, sino dos sesiones vertiginosas llevadas a cabo el pasado miércoles en la Cámara de Representantes y el Senado estatal. En este último, los senadores estatales del Partido Demócrata, en minoría, abandonaron la sesión como protesta. En ambas cámaras el resultado fue abrumadoramente mayoritario, por lo que el proyecto de ley fue enviado al gobernador McCroy para su promulgación.

Enarbolando una vez más el fantasma (inventado) del “depredador sexual disfrazado de mujer”, el gobernador firmó inmediatamente la ley, con lo que las normativas antidiscriminatorias para las personas LGTB existentes en los distintos municipios y condados de Carolina del Norte quedaron derogadas. Muchas de ellas llevaban años en vigor, sin que se haya producido ningún ataque a ningún menor en los baños de los centros escolares por “depredadores disfrazados”. Sin embargo, para el gobernador, “la expectativa básica de intimidad en el más personal de los lugares, un baño o un vestuario para cada género, ha sido violada por la extralimitación del gobierno y la intrusión del alcalde y el consejo de la ciudad de Charlotte”, y esa es la única y mendaz razón dada para no solo derogar una normativa antidiscriminatoria para todo el colectivo LGTB, sino además para impedir que puedan establecerse medidas semejantes en el futuro.

Activistas por los derechos de la diversidad sexual han impugnado la nueva ley de Carolina del Norte, al iniciar una demanda federal el lunes en la que califican la ley de discriminatoria y da al colectivo LGTB un “tratamiento desfavorable”.

Para la ACLU, la más importante organización de defensa de los derechos civiles del país, se trata de la ley más regresiva de todas las aprobadas contra las personas LGTB, pues los legisladores de Carolina del Norte “en lugar de ampliar las leyes antidiscriminatorias para proteger a todos los ciudadanos de Carolina del Norte, malgastan más de 42.000 dólares en un proyecto de ley extremista, que deshace todas las leyes antidiscriminatorias locales y excluye específicamente a los homosexuales y las personas transgénero de cualquier protección legal”.

ACLU también denuncia que se ponen en peligro los más de 4.500 millones de dólares de fondos federales que Carolina del Norte recibe para subvencionar centros escolares, y que están condicionados a que en los mismos no exista discriminación por razón, entre otras, de la orientación sexual o identidad de género. También han expresado su repulsa a la ley promulgada por el gobernador la Liga de Municipios de Carolina del Norte y empresas como Red Hat, Dow Chemical, Apple, Siemens, Microsoft,y AT&T.

El fiscal general de Carolina del Norte, el demócrata Roy Cooper, ha comunicado por su parte que no defenderá ante los tribunales la constitucionalidad de la ley LGTBfoba si esta es denunciada.

 Activistas y colectivos LGTB plantan cara al estado de Carolina del Norte por su política transfóbica

Pat-McCrory-gobernador-de-Carolina-del-Norte-300x239La ley, a la que también se oponen enérgicamente grandes empresas como Apple y Google, fue sancionada por el gobernador republicano Pat McCrory la semana pasada. La legislatura, dominada por los republicanos, aprobó la ley en respuesta a una ordenanza del municipio de Charlotte que permitía a las personas transexuales utilizar los baños correspondientes al género con que se identifican. La nueva ley del estado, prohíbe a ciudades y condados aprobar disposiciones que protegen la orientación sexual y la identidad de género de la discriminación en establecimientos públicos.

“Al brindar a las personas LGBT un tratamiento desfavorable e incluir explícitamente la discriminación de las personas transexuales en el derecho estatal, la nueva ley viola las garantías básicas de tratamiento igualitario y la Constitución de Estados Unidos”, reza la demanda.

Así, a partir de la sanción de la ley, Carolina del Norte se ha convertido en el primer estado que obliga a estudiantes de escuelas y universidades públicas a usar los baños que corresponden a sus certificados de nacimiento.

Los detractores de esta discriminatoria ley dicen que los legisladores estatales presentan argumentos falsos y los partidarios dicen que la nueva ley protege a las personas de tener que compartir el baño con gente que les provoca “inquietud”.

La demanda fue presentada por dos personas transexuales, una profesora lesbiana de la Universidad de Carolina del Norte y varios grupos defensores de las libertades civiles.

Ray Cooper, secretario de Justicia del estado y perteneciente al Partido Demócrata, también es otro de los acusados a pesar de su oposición la ley y sus declaraciones a favor de que se derogue, debido a que su oficina defiende al estado en la Corte.

Kansas

Sam-Brownback-gobernador-de-Kansas-300x245Por su parte, el gobernador de Kansas, Sam Brownback, ha promulgado también una ley motivada por esa supuesta defensa de la libertad religiosa, que permitirá que las asociaciones de estudiantes de los centros de enseñanza secundaria y universitarios puedan rechazar el ingreso de quienes “no se adhieran a las convicciones religiosas de la asociación”. Eso permitirá que se deniegue formar parte de esas asociaciones a los estudiantes LGTB, incluso en instituciones financiadas mayoritariamente con fondos públicos. La excusa del gobernador para la promulgación es que “la libertad religiosa es parte de lo que somos como nación y como estado”.

Según Human Rights Campaign, la ley pone en peligro políticas de no discriminación ya establecidas en instituciones educativas de Kansas, incluida la propia univesidad estatal. Estas instituciones prohíben que las organizaciones estudiantiles puedan discriminar por motivos de raza, sexo, religión, orientación sexual o identidad de género para seguir recibiendo apoyo financiero. También denuncian el daño que producirá a miles de estudiantes, que no podrán incluir en sus currículos la pertenencia a determinadas asociaciones de prestigio que se adhieran a la nueva ley.

Para el presidente de Human Rights Campaign, Chad Griffin, “la historia nunca ha estado de parte de los líderes que promueven la discriminación, y el gobernador Brownback ha abandonado imprudentemente su responsabilidad de asegurar que todos los estudiantes sean tratados con dignidad y respeto. Este es un día oscuro para Kansas, y tenemos que encontrar la manera de que esta deplorable ley sea finalmente derogada”.

Para Thomas Witt, director ejecutivo de Equality Kansas, la ley es una muestra más de la intolerancia del gobernador, pues “la administración Brownback se ha pasado seis años tratando de incluir la discriminación en las leyes de Kansas. Dirigirse contra los estudiantes universitarios con un proyecto de ley que les obliga a financiar grupos que les discriminan activamente es intolerante y vergonzoso. Este es un día triste para Kansas.

Agencias/Cáscara Amarga/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Fallece Fred Phelps, el patriarca de la familia ‘más odiada y homófoba’ de Norteamérica. Las víctimas del líder religioso homófobo Fred Phelps le ofrecen tras su muerte el respeto que él les negó.

Sábado, 22 de marzo de 2014

repositorio_obj_3233_1395058221Tras el fallecimiento de Fred Phelps, líder y fundador de la homófoba iglesia baptista de Westboro, se han producido reacciones de todo signo. Dados la profunda intolerancia y el absoluto desprecio por los sentimientos ajenos de que hacían gala tanto él como sus acólitos en las diversas acciones públicas que llevaban a cabo, muchos han deseado pagarles con la misma moneda. Sin embargo, son de destacar las reacciones llenas de decencia y humanidad de tres de sus principales víctimas: los padres de Matthew Sheppard y el padre de Matt Snyder, que tuvieron que soportar en su día cómo Phelps y sus gregarios celebraban la muerte de sus hijos y los insultaban en su propio funeral.

Os lo venimos contando desde hace unos días, Fred Phelps, fundador de Iglesia Baptista de Westboro, se encontraba al borde de la muerte y en la madrugada del pasado miércoles fallecía, a los 84 años de edad, en un hospicio de Kansas en el que se encontraba internado por su familia. Ya lo anunció hace unos días en su perfil del Facebook Nathan, el hijo desterrado del clan y activista LGTB en Canadá. Denunciaba que le habían impedido despedirse de su padre. A pesar de ser una de las familias más odiada y homófobas de Norteamérica, defensores de los derechos de los gays se han opuesto a organizar convocatorias de protesta en el funeral de Phelps. Petición que estamos seguros que desobedecerán los seguidores de Templo Satánico. Amenazan con celebrar una ‘Misa Rosa’ para convertir en gay el espíritu del anciano homófobo.

Como informábamos hace unos días, la familia de Fred Phelps había comunicado el precario estado de salud del líder de la iglesia baptista de Wetsboro. Según su hijo Nate, que rompió su relación con la iglesia hace 37 años, su padre se encontraba en un hospital de caridad ubicado en Topeka, su ciudad de residencia. Nate Phelps también informaba que desde el pasado agosto de 2013 el fundador de la secta de Wetsboro había sido expulsado de la misma.

 A pesar de las protestas de los actuales integrantes de la iglesia, que calificaban la información de rumor y a los periodistas que la difundían de “niñas de colegio a la espera de algún chisme”, finalmente se ha comunicado el fallecimiento del autoproclamado pastor religioso la noche del pasado miércoles.

Tanto Fred Phelps como su familia se dieron a conocer por campañas como “God Hate Fags” (Dios odia a los maricones), que incluían actos llenos de odio homófobo en funerales, donde insultaban a los fallecidos mientras agradecían a su Dios por su muerte. Por ello se esperaba una reacción semejante por parte de muchos a quienes estas acciones habían indignado.

 Sin embargo, desde organizaciones como la National Gay and Lesbian Task Force se lanzaba un mensaje conciliador: “Fred Phelps no será extrañado por la comunidad LGBT, las personas con VIH o por los millones de personas decentes en todo el mundo que han encontrado lo que él y sus seguidores hacen profundamente hiriente y ofensivo”, declaraba la directora ejecutiva Darlene Nipper, aseverando que a través de sus acciones, él trajo un innecesario dolor y sufrimiento a miles de familias, incluyendo a las familias de militares, en su momento de mayor dolor y duelo. Si bien es difícil encontrar algo bueno que decir de sus opiniones o acciones, ofrecemos nuestras condolencias a sus familiares en lo que debe ser un momento doloroso para ellos”.

Las palabras de sus víctimas

 Una de sus víctimas es Albert Snyder, padre de un soldado fallecido en combate, durante cuyo funeral Fred Phelps y sus acólitos se manifestaron dando “gracias a Dios” por su muerte, por considerar que era una señal del odio de Dios hacia los Estados Unidos por su tolerancia hacia la homosexualidad, entre otras “abominaciones”. Snyder mantuvo un largo proceso contra la iglesia baptista de Westboro por esta acción, aunque finalmente el Tribunal Supremo de los Estados Unidos denegó su demanda, considerando que este tipo de manifestaciones están amparadas por la Primera Enmienda.

 Tras haberle dado a conocer el estado terminal del pastor baptista, Albert Snyder era interrogado al respecto, declarando lo siguiente: “No me gusta la iglesia baptista de Westboro, no tengo nada bueno que decir de ellos, pero si en estos momentos, o cuando él muera, dijera algo malo sobre ellos, me pondría al mismo que él, y no quiero estar a su mismo nivel. No me gusta el odio”. Ante la idea de pagar con la misma moneda, Snyder consideraba que Fred Phelps “tiene el mismo derecho que todos deben tener a ser enterrado en paz. Dos errores no hacen un acierto.”

 Otras de sus víctimas son Dennis y Judy Shepard, cuyo hijo Matthew fue brutalmente torturado y asesinado por ser gay. El horror por aquella muerte terrible ocasionó la aprobación de la ley contra los crímenes de odio que lleva su hombre. Los miembros de la iglesia baptista de Westboro se presentaron en un acto en su homenaje con carteles en los que se podía leer “Matt Shepard se pudre en el infierno”, y “No a la leyes especiales para maricones”.

 Judy Shepard hablaba en estos términos sobre el fallecimiento del líder homófobo: “En cuanto a la muerte de Fred Phelps, Dennis y yo sabemos qué solemnes son estos momentos para cualquier persona que pierde a un ser querido. Por respeto a todas esas personas y por nuestro deseo de borrar el odio, hemos decidido no hacer más comentarios”.

De este modo, tanto Albert Snyder como Dennis y Judy Shepard han ofrecido a la familia del ahora fallecido la consideración, la humanidad y el respeto que en su momento muchos de ellos les negaron.

Su historia…

El Southern Poverty Law Center describe a la Iglesia Baptista de Westboro como posiblemente ‘el grupo de odio más detestable en América’. Su fundador, Fred Waldron Phelps, nació en Meridian, Misisipi, 13 de noviembre de 1929. Su padre fue un detective privado empleado por la línea de ferrocarriles cuyo su trabajo era prevenir que los pasajeros viajaran en los trenes ilegalmente. Fred recuerda que muchas veces su padre llegaba a casa “con sangre hasta los hombros”. La madre de Fred, Catherine Phelps, se quedaba en casa cuidando a los hijos. Todos en la familia eran miembros devotos de la Iglesia Metodista Episcopal del Sur. Catherine murió de cáncer de la garganta a la edad de veintiocho, cuando Phelps tenía ocho años. Ésta fue su primera experiencia significativa y una que parece haberle afectado enormemente. Poco después de la muerte de su madre, su tía abuela materna, Irene Jordan, se mudó con la familia y llegó a ser como una segunda madre para Phelps; ella murió en un accidente automovilístico en 1950, poco antes del vigésimo primer cumpleaños de Fred.

Tanto amigos como enemigos recuerdan al joven Phelps como un muchacho astuto y callado que era popular en la escuela secundaria, a pesar de que no era muy sociable con una clara tendencia de ser prepotente y arrogante. Como el mismo confesó, nunca salió con chicas ni tuvo ningún interés en miembros del sexo opuesto. En el anuario escolar de su año de graduación, sus compañeros de clase escribieron que llegaría a ser boxeador profesional.

Durante su adolescencia, los padres de Phelps le habían criado para ingresarse en el servicio militar; al graduarse fue admitido en la academia militar West Point. Se hizo amigo de otro muchacho, John Capron, con quien pasó la mayoría del tiempo. Fred le presentó a su hermana Marta-Jean, con quien finalmente se casaría John.

En la primavera de 1946, Phelps y Capron asistieron a un oficio religioso en la Iglesia Metodista East End de Meridian y se emocionaron con el sermón. Joe Clay Hamilton, un compañero de la escuela de Fred, recordaría años después: “Los dos aprendieron teología. Phelps y Capron se emocionaron mucho con la religión, tanto que no podían distinguir la realidad del idealismo”.

Ese sermón es lo que Phelps calificó su “despertar” para la creación de su Iglesia pero enfocada desde el fanatismo religioso, cargado de odio apasionado y tendencias excéntricas. Hizo de su slogan ‘Dios odia a los maricas’ una religión confeccionada a su medida.

En enero de 1947, Phelps abandonó West Point sin asistir a una sola clase. Su padre volvió a casarse con una mujer divorciada de 39 años llamada Olive Briggs. El hijo rompió las relaciones con su padre, citando prohibiciones bíblicas sobre el matrimonio con divorciados.

Aproximadamente un año después del nacimiento de Fred hijo, en el 54, la familia Phelps se mudó a Topeka, Kansas, donde Fred había sido invitado por el pastor Leaford Cavin, para servir como copastor en la Iglesia Bautista Eastside, una congregación bautista tradicional y conservadora que sin embargo no compartía ninguna de las ideas o prácticas que luego caracterizarían a Phelps. Sus feligreses le recuerdan con el sobrenombre de ‘reverendo del Infierno. El espíritu de odio que caracterizaría la actitud de Fred se mostró en sus sermones casi inmediatamente. Por ejemplo, como una forma de animar a las esposas y a los niños a que se sometieran a la autoridad del padre en casa, Phelps sugirió que los padres los golpearan si fuera necesario; en otra ocasión fue obligado a pagar la fianza de un hombre al que había aconsejado golpear a su esposa en la cara hasta que “se sometiera”.

Los fundadores de la Iglesia Bautista Westboro estaban compuestos por miembros de la secta ‘Identidad Cristiana’ y del Ku Klux Klan. Una religión que ha evolucionado hasta transformarse en la fantochada que es hoy en día con apenas 100 seguidores, el 95% integrado por miembros del clan Phelps, que dedican su tiempo a manifestarse con total falta de respeto y del don de la oportunidad para culpar a los gays de todos los males que suceden en Norteamérica.

“Durante más de 20 años, Phelps y los miembros de su iglesia de Topeka han hostigado durante los duelos de personas gays fallecidas a sus familiares en cualquier punto de Kansas”, asegura Thomas Witt, director ejecutivo de la asociación Igualdad de Kansas. “Él y sus seguidores han mostrado un profundo desprecio por la intimidad y el dolor de los demás durante muchos años pero ahora es el momento de que nuestra comunidad supere la tristeza, la ira y los conflictos que esta familia sembró y demuestren al mundo que somos gente solidaria y compasiva que respeten la privacidad y la dignidad de todos“, concluyó el activista.

Por su parte, el actor y abogado gay, George Takei, cuando se enteró de la noticia del fallecimiento del patriarca de los Phelps dijo: “No siento ni consuelo, ni alegría por la muerte de este hombre. No vamos a bailar sobre su tumba, ni a llevar en su funeral carteles que digan “Dios odia a Fred”. Es tentador pero no puede ser. Fred era una alma atormentada que lo pagó con muchas personas. El odio nunca gana al final. En su lugar, va siempre un final solitario”.

Fuente Ragap y Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Bautista, Iglesia Metodista, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El fundador de la Iglesia que predica ‘Dios odia a los maricas’ al borde de la muerte.

Martes, 18 de marzo de 2014

repositorio_obj_3233_1395058221La iglesia baptista de Westboro es conocida por la feroz homofobia que despliegan sus miembros en campañas como “God Hate Fags” (Dios odia a los maricones). Parte de esas campañas son sus acciones en funerales, en los que o bien celebran la muerte de las personas LGTB o bien culpan a la tolerancia hacia la homosexualidad de la muerte de soldados en combate. Según informaciones, su líder y fundador Fred Phelps, de 84 años de edad, se encuentra actualmente en su lecho de muerte, y se ha despertado la polémica entre la comunidad LGTB sobre cuál debe ser la actitud del colectivo ante la proximidad de su propio funeral.

Según comunicaba Nate Phelps, hijo del fundador de la secta homófoba, el autoproclamado pastor Fred Phelps permanece ingresado en el Midland Hospice House de Topeka (Kansas), un hospital de caridad ubicado en su ciudad de residencia. Nate, que rompió su relación con la iglesia hace 37 años y se define como ateo, comunicaba también, sorprendentemente, que el fundador de la iglesia baptista de Westboro había sido excomulgado de la misma en agosto del pasado 2013.

Por último, el hijo de Phelps expresaba el conflicto de sentimientos que alberga en estos momentos: “No estoy seguro de cómo me siento al respecto”, confesaba, “es terriblemente irónico que su devoción a su dios termine de esta manera. Destruido por el monstruo que creó. Me siento triste por todo el daño que ha causado a tantas personas. Me siento triste por los que van a perder a su abuelo y a su querido padre. Y estoy amargamente furioso porque mi familia está impidiendo que los miembros de la familia que dejaron de verlo puedan despedirse de él”. Estas son las palabras de Nathan, el sexto de Fred Phelps, el fundador de la homófoba Iglesia Bautista de Westboro. Según sus últimas informaciones, el cabeza de familia se encuentra al borde de la muerte. En Cristianos Gays ya os hemos hablado de los métodos empleados por los creadores desde hace 30 años de una de las iglesias anti-gay más activa de los EE.UU cuyo lema es God Hate Fags (Dios odia a los maricas).

 Nathan Phelps tenía esperanzas en poder reconciliarse con su padre pero parece ser que no va a ser posible. Cuando esta familia comenzó su particular cruzada antigay, Nathan se opuso a sus métodos y con 18 años le expulsaron de su casa. Ahora promueve los derechos LGBT en Canadá. Cuando Nathan se enteró de que su padre estaba muy grave, le comentó a la prensa: ‘No estoy seguro de cómo me siento pero es terriblemente irónico que su devoción a su Dios termine de esta manera: destruido por el monstruo en el que se convirtió.

Fred Waldron Phelps, de 84 años de edad, es el líder de este grupo religioso formado por los miembros de su familia y un reducido número de seguidores, que tienen su sede en su propia casa, en Topeka, Kansas y que opera independientemente de cualquier organización religiosa, incluyendo la Iglesia Baptista. Phelps es conocido por su homofobia y por predicar que Dios odia a los homosexuales y que les castigará al igual que a cualquier persona que los apoye.

También contradictoria es la reacción que la noticia ha despertado en la comunidad LGTB, víctima principal del odio feroz del pastor y sus acólitos. Se han creado grupos en Facebook para festejar su deceso e incluso para planear acciones en un posible funeral, que miembros de la familia ya han comunicado que no tendrá lugar. Sin embargo, entre las organizaciones se pretende dar una lección de cómo deben ser respetadas las familias que han perdido a un ser querido. “Si los informes sobre el deterioro del estado de salud de Fred Phelps son exactos, entonces su familia y amigos estarán despidiéndose y preparándose para llorar su pérdida. Pedimos la comprensión de todos hacia la solemnidad de esta ocasión, y que honren el derecho de su familia y amigos para recordarle y llorar su pérdida en privado, sin interrupciones o celebraciones indecorosas”, declaraba Sandra Meade, presidenta de Equality Kansas.

Por su parte, Thomas Witt, director ejecutivo de la organización, añadía: “Durante más de 20 años, Phelps y los miembros de su iglesia ubicada en Topeka han hostigado a las familias en duelo de personas LGBT en Kansas y otros lugares. Él y sus seguidores han mostrado un profundo desprecio por la intimidad y el dolor de los demás durante muchos años. Este es nuestro momento como comunidad para superar el dolor, la ira y los conflictos que diseminó, y para mostrar al mundo que somos personas bondadosas y compasivas que respetan la privacidad y la dignidad de todos”.

Phelps y su familia han sido foco de atención por interrumpir funerales de militares que murieron en Irak, organizar protestas contra el gobierno estadounidense, los soldados fallecidos, y sus familias. Phelps afirma que tales muertes, igual que otros sucesos trágicos como los atentados del 11 de septiembre y el huracán Katrina son causados por Dios debido al odio que siente hacia los homosexuales y la tolerancia de los Estados Unidos con ellos. Además sus seguidores frecuentemente organizan protestas en diferentes actos, especialmente desfiles de orgullo gay o reuniones políticas.

Phelps se describe a sí mismo como un predicador tenaz que cree que la aceptación de la homosexualidad han condenado a la mayoría del mundo al castigo eterno. Su grupo consiste en poco menos de 100 miembros, 90 de los cuales son parientes de Phelps por consanguineidad o matrimonio. Activistas de derechos pro gay y cristianos de todas las confesiones les han denunciado por generar propaganda homófoba que incita al odio y la violencia.

Phelps también ha sido denunciado por la Liga Anti-difamación (Anti-Defamation League) por sus frecuentes comentarios contra los semitas y las personas de color. Tanto es el desprecio que ante la opinión pública despierta la Iglesia Bautista de Westboro que se han recogido firmas para que el Gobierno de EE.UU prohíba la existencia de una confesión religiosa cuya teología se basa en el odio y el desprecio hacia diferentes colectivos sociales.

Una larga historia de provocaciones

La familia Phelps tiene una larga historia de actos provocativos en funerales, como cuando acudieron al de una militar fallecida en Afganistán que estaba casada con otra mujer. Pero sobre todo se dieron a conocer por su presencia en las honras fúnebres de soldados estadounidenses fallecidos en misiones fuera del país, donde enarbolaban carteles donde culpaban de esas muertes a la tolerancia hacia la homosexualidad. Por ello incluso llegaron a ser demandados, aunque el Tribunal Supremo finalmente les exculpase al considerar que estaban amparados por el derecho a la libertad de expresión.

Tampoco han perdido ocasión de mostrar su odio hacia los homosexuales en cada tragedia que sucedía en territorio estadounidense. Cuando Jared Lee Loughner asesinó a seis personas e hirió a otras trece en Tucson (Arizona) a principios de 2011, la iglesia baptista de Westboro proclamó que la tragedia era fruto de la idolatría y la homosexualidad consentida en los Estados Unidos. La amenaza de presentarse en el funeral de las víctimas ocasionó que la administración de Arizona aprobase con carácter de urgencia una normativa para prohibir manifestarse a menos de 90 metros de los actos fúnebres.

En 2012, cuando tuvo lugar la matanza de la escuela de primaria Sandy Hook, donde fueron asesinados veinte niños y seis de sus profesoras, los miembros de la secta homófoba no dudaron en culpar de la masacre a la aprobación del matrimonio igualitario en Connecticut, estado donde se ubicaba el centro escolar. Incluso declararon su intención de acudir a los funerales de los niños para “cantar alabanzas a Dios por la gloria de su obra al ejecutar su sentencia”.

El pasado 2013, miembros de la secta se presentaron en el funeral en homenaje a los 15 años del asesinato de Matthew Shepard, el joven homosexual cuya brutal muerte ocasionó la aprobación de la ley contra los crímenes de odio que lleva su hombre. Los homófobos portaban carteles en los que se podía leer “Matt Shepard se pudre en el infierno”, y “No a la leyes especiales para maricones”.

Esta claro que personas como Fred Waldron Phelps y sus seguidores el único sentimiento que nos deben despertar es una profunda pena porque, en el fondo, son un grupo de enfermos que se alimentan de odio irracional. Si fallece el fundador, ¿la Iglesia continuará con sus estrafalarias protestas?. Personas que han estado cerca y conocen bien al patriarca aseguran que el propio Fred Phelps es un homosexual que está muy al fondo del armario.

Fuente Dosmanzanas y  Ragap:

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Bautista, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , , ,

Kansas tramita una ley para blindar la discriminación de gays y lesbianas alegando motivos religiosos.

Viernes, 14 de febrero de 2014

homofobia-400x250La igualdad legal de gays y lesbianas avanza rápidamente en Estados Unidos, y algunas de sus áreas más conservadoras se resisten a ello con uñas y dientes. La Cámara de Representantes de Kansas, en el centro del país, aprobó el martes un proyecto de ley que, de ser aprobado, permitirá a empleados públicos y a particulares negarse a atender a las personas LGTB que soliciten un servicio, simplemente alegando un conflicto con sus creencias religiosas.

El proyecto de ley 2453 no esconde, ni siquiera en el título (Ley acerca de la libertad religiosa con respecto al matrimonio) el temor que se ha despertado en los políticos republicanos del interior del país tras las sentencias, actualmente en suspenso, que declararon inconstitucionales los vetos al matrimonio entre personas del mismo sexo vigentes en los estados de Utah y Oklahoma. Tras pasar su primer trámite en la cámara baja con 72 votos a favor y 42 en contra, se enfrenta a una votación final el próximo miércoles que, de ser también afirmativa, enviará el proyecto al Senado estatal, controlado también por los republicanos.

Los defensores de la reforma se escudan en que servirá para proteger la libertad religiosa, por ejemplo de comercios que no quieran verse obligados a atender a parejas del mismo sexo. Añaden que la ley no está dirigida específicamente contra las personas LGTB, ya que alguien con un sentimiento religioso “sincero” contrario al matrimonio heterosexual podrá negarse también a atender a una pareja de sexos opuestos.

Sin embargo, el portavoz de Equality Kansas Thomas Witt niega el carácter “protector” del proyecto y afirma que se trata tan solo de una maniobra para que los empleados públicos puedan discriminar impunemente. “Todos los condados rurales de este estado tienen parejas del mismo sexo. Los funcionarios del Gobierno de esos condados van a poder negarles servicios a los que tienen derechos como contribuyentes”, alertó. El representante republicano Don Hill había introducido una enmienda para que los servicios prestados por los empleados públicos quedaran fuera del proyecto, pero no prosperó. Witt añadió que si Kansas realmente abriera el matrimonio a las parejas del mismo sexo, ya existen leyes que protegen a los establecimientos frente a demandas por discriminación.

Los representantes demócratas mantuvieron en general una oposición débil al proyecto de ley, lamentando principalmente el perjuicio a la imagen del estado si es aprobado. Louis Ruiz fue una de las excepciones, al señalar que la iniciativa autoriza a discriminar “tanto si queremos admitirlo como si no” y citar su propia condición de minoría étnica, a lo que el republicano Travis Couture-Lovelady replicó que la orientación sexual no es en el estado una categoría protegida contra la discriminación como lo es el origen racial. La representante Barbara Bollier, una de los pocos republicanos que se opuso a la reforma, declaró: “No creo que sea nunca estar del lado correcto de la Historia el tener derecho a discriminar a alguien. Ya está todo dicho”.

Fuente Dosmanzanas

Budismo, Cristianismo (Iglesias), Homofobia/ Transfobia., Islam, Judaísmo , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.