Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Fanatismo’

Una mujer amenazó con bombardear una escuela y matar a niños, maestros y monjas por apoyar los derechos LGBT +

Martes, 26 de enero de 2021

 3A8563EE-D5AF-4808-816B-0394EDF1BE23Una mujer se declaró culpable de amenazar con bombardear una escuela católica, matando a niños, maestros y monjas, porque apoya a sus ex alumnos LGBT +.

En mayo de 2019, la hermana Mary Berchmans, presidenta emérita de Georgetown Visitation Preparatory School en Washington, DC, anunció en una carta a exalumnos que la revista para ex alumnos de la escuela católica publicaría noticias sobre matrimonios entre personas del mismo sexo.

Ella escribió: “Recientemente, una amiga de la Visitación me invitó a reflexionar sobre lo que significa amar a Jesús en relación con nuestras exalumnas LGBT + … La Iglesia es clara en su enseñanza sobre los matrimonios entre personas del mismo sexo. Pero, es igualmente claro en su enseñanza que todos somos hijos de Dios, que todos tenemos dignidad y somos dignos de respeto y amor”.

Berchmans dijo que a partir del otoño de 2019, la revista “publicaría noticias de las uniones del mismo sexo de nuestras alumnas, junto con todas las actualizaciones que nuestros alumnos decidan compartir con sus compañeros de clase”.

Dos días después, la escuela católica recibió al menos dos llamadas telefónicas de una mujer llamada Sonia Tabizada, que no se graduó de la escuela, que lanzó amenazas violentas por su apoyo a sus exalumnos LGBT +.

De acuerdo con los documentos judiciales, Tabizada, de California, dijo en la primera llamada telefónica a las 5.15 am: “Hola hijos de puta, voy a quemar esa maldita iglesia, voy a bombardearla, p ** * h! Voy a matarlos, chicos. Voy a enviar a mis malditos soldados, hijos de puta. Elimina a los malditos hijos de puta homosexuales de tu revista, o voy a matar a tus hijos. Es una promesa.”

Alrededor de un minuto después en otra llamada, supuestamente dijo: “¿Qué tipo de sacerdotes pervertidos tienen ustedes dirigiendo el espectáculo? ¿A nadie le importan esas chicas? Estás aplastando al hijo de puta inocente. Voy a volar la escuela y lo llamaré una misión de Dios. Ustedes van a tener terrorismo dentro de su maldita escuela, hijo de puta. Y vas a ser culpable. ¡Y te lo advertí!”

Si bien Tabizada, de 36 años, inicialmente se declaró inocente, ahora se ha declarado culpable en un tribunal federal de “obstruir intencionalmente a las personas en el disfrute de su libre ejercicio de creencias religiosas” amenazando con bombardear la escuela católica.

Según el Departamento de Justicia, Tabizada enfrenta una pena máxima de 20 años de prisión, tres años de libertad supervisada y una multa de hasta 250.000 dólares. Su sentencia está prevista para el 23 de marzo.

Michael R. Sherwin, fiscal federal interino del Distrito de Columbia, dijo en un comunicado: “Las violentas amenazas del acusado estaban dirigidas al libre ejercicio de las creencias religiosas de una comunidad escolar privada.

“Un ataque al libre ejercicio de las creencias religiosas de cualquier persona o grupo es un ataque a los derechos civiles de todos los ciudadanos.

“La declaración de culpabilidad de hoy es parte del compromiso de mi oficina de garantizar que todos los ciudadanos del Distrito puedan ejercer de manera segura sus creencias religiosas y que todos sus derechos civiles estén protegidos”.

Fuente Pink News.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Pedro Rafael Ortiz, sacerdote: “Resurge un ‘moderno fariseísmo’ y ‘apologética religiosa’ frente a los testigos del amor”

Jueves, 3 de diciembre de 2020

brujas-Salem-victimas-fanatismo_2118998110_13573537_660x371Vive y deja decir

“Las convocatorias fanáticas tienen, entre sus efectos muchas veces no deseados, los episodios de violencia entre la gente y las guerras entre las naciones”

“Toma como expresión común discursos sobre las conductas sexuales o íntimas, pero en que realidad su fundamento es la lealtad al sistema de opresión y de privilegios de los pocos sobre los muchos”

“Sería injusto, sin embargo, si denunciara esos intentos de la derecha extrema y me hiciera el ciego y sordo ante otras agendas fanáticas”

Es común que las declaraciones y las convocatorias fanáticas comiencen con frases como “no lo podemos tolerar”. Son frases que ponen de manifiesto el ahogo existencial de personas que se encuentran asediadas por verse forzadas a convivir con aquellos que hacen cosas que les parecen dañinas. Estoy hablando de situaciones de la vida cotidiana y sencilla, pero también sobre asuntos sociales y políticos, tanto en la escala nacional, como internacional. Esas convocatorias fanáticas tienen, entre sus efectos muchas veces no deseados, los episodios de violencia entre la gente y las guerras entre las naciones.

Tengo la impresión de que los intentos por provocar una nueva confrontación entre religiosos van por esa misma senda extraviada. Esta vez no se trata de crear enemistad entre católicos y protestantes, sino de un intento de dividir de manera irreconciliable a los cristianos, que toma como expresión común discursos sobre las conductas sexuales o íntimas, pero en que realidad su fundamento es la lealtad al sistema de opresión y de privilegios de los pocos sobre los muchos. Aquí, el amor por la “ley” y la “norma” está puesto siempre por encima de la persona a quien dejamos de respetar.

coexist

Sería injusto, sin embargo, si denunciara esos intentos de la derecha extrema y me hiciera el ciego y sordo ante otras agendas fanáticas que también pasean por nuestros caminos. Con mucho dolor, me he referido a la “hipocresía de modernos fariseos”, que so color de defender los derechos civiles, amarrados a una visión moralista (y no moral) fomentan también la confrontación inútil por la manera en que la gente habla, que quieren imponer a los demás la forma en que ven las cosas y que reaccionan con odio visceral ante cualquier crítica. Los he visto cuando echan a la basura derechos como la presunción de inocencia y el debido proceso de ley al toparse con una denuncia de que alguien hizo algo que “no podemos tolerar”.

“Cuando vivimos en un mundo donde campea tanta injusticia, no es bueno perder el tiempo en confrontaciones enanas por palabras. Dígale al amor como usted mejor pueda, porque lo que de verdad importa es que nos amemos mucho”

Pero hoy quiero referirme a los intentos de convertir las creencias religiosas en campos de batalla, en zona llena de trampas explosivas, en las que los pastores y los fieles se conviertan en ejércitos hostiles entre sí, en bandos que se odien entre ellos. Reitero que se trata de agendas políticas y económicas de la ultraderecha, que pretende darle rango de gran espiritualidad a la defensa del capital y demonizar la lucha de los pobres por la justicia que abraza el nuevo modelo de Iglesia desde la comunión fraterna.

Al decir de nuestros pueblos “vive y deja vivir”, me atrevo a agregarle “vive y deja decir”. Dejemos que cada cual diga su punto de vista sobre las cosas. Dejemos que cada quien predique lo que crea que es la verdad. Total, si dicen de nosotros las cosas más horrendas y mentirosas, podemos sentirnos bienaventurados. Después de todo, los grandes profetas de la historia fueron objeto de calumnias.

No nos dejemos llevar a la confrontación con los agentes de la mentira. Mejor concentrar nuestros esfuerzos en continuar sembrando la buena semilla del amor que sigue propagando el nuevo proyecto dé hermandad impulsado por nuestro querido Papa Francisco.

Porque para los que tenemos la encomienda de predicar la fe, recordemos que el juicio no será sobre qué tipo de carne comimos, sino, si dimos de comer al que tenía hambre. El juicio no será sobre a cuántos metimos a la cárcel, sino si fuimos a ver al ser humano que estaba preso. No se nos va a juzgar sobre si usamos los talentos multiplicando la fortuna, sino si usamos lo que teníamos para socorrer a otros. No se nos juzgará sobre a cuántos condenamos, sino sobre si perdonamos, sobre si de verdad, corazón adentro, luchamos por la justicia y la libertad. Cuando vivimos en un mundo donde campea tanta injusticia, no es bueno perder el tiempo en confrontaciones enanas por palabras. Dígale al amor como usted mejor pueda, porque lo que de verdad importa es que nos amemos mucho y realmente tengamos conciencia de que somos “Todos Hermanos”. Por eso digo, vive y deja decir.

Fuente Religión Digital

Espiritualidad, General , , , ,

José A. Rosas: “Los organizadores del ‘Devolvednos la misa’ son los mismos que lanzan campañas negras contra obispos españoles, argentinos o brasileños”

Miércoles, 29 de abril de 2020

Devolvednos-misa_2226387350_14549440_660x371La ultraderecha fanática en acción. Mentir está muy feo…

“Se autoproclaman los ‘perros pastores’ que deben ayudar a sus obispos a pastorear su grey”

“Conozco a varios de ellos, quienes se han caracterizado por manifestar una desconfianza y a veces una critica radical con aquellos pastores que no compartan sus criterios políticos, que en ocasiones se vuelven ideológicos”

“Desde la soberbia intelectual, se sienten con el derecho y obligación de corregir públicamente a sus pastores, si éstos no se ajustan a sus criterios -ideológicos o políticos-“

“Estos grupos se autoproclaman cruzados y, por tanto, todo lo que ocurra en su alrededor lo verán desde el prisma que refuerce que viven en medio de una guerra”

“No son tiempos de cruzados, sino de artesanos de la paz, de constructores de puentes, de creadores de espacios de diálogo”

Un obispo argentino, a los del ‘Devuelvannos la misa’: “Adorar el cuerpo de Cristo y no comprometerse con la vida del hermano no es cristiano”

HazteOir convoca el “funeral más grande de la historia de España”, presidido por Reig Plá

El funeral de Reig Plá y la división de la ultraderecha

Sanz cuestiona el cierre de templos: “Nuestras iglesias no son catacumbas para la censura”

Un cura de un municipio murciano acusa al Gobierno de engañar con las cifras de fallecidos de la COVID-19

El delegado de Medios de Getafe acusa al Gobierno de “provocar decenas de miles de muertos” por su gestión de la crisis del coronavirus en España

‘Culto, sí, pero no así’: misas como aspirinas y curas convertidos en expendedurías de bendiciones desde los tejados. “Muchos clérigos sólo saben vivir del rito, que fue para lo que los formatearon”

La semana pasada, inicio una campaña promovida por algunos grupos filo-integristas de España, Argentina y de Brasil dirigida a sus obispos, titulada ‘nos devolvam a Santa Missa’ odevuélvanos la Misa’. Estas campañas han logrado la adhesión de muchas personas bienintencionadas, cristianos de a pie, que sufren legítimamente por no poder acceder a la Eucaristía durante estos tiempos de cuarentena, pero que desconocen lo que subyace en el fondo de quienes orquestan de forma coordinada algunas de estas acciones.

Estas campañas que aparentemente nacieron de forma espontánea en cada uno de los países, llaman la atención por la exactitud del mensaje que quieren transmitir, las metodologías usadas y que ‘por casualidad’ fueron lanzadas al mismo tiempo en redes sociales de España, Colombia, Argentina, Brasil y México; por quienes militan en las mismas organizaciones políticas o cívicas, varias de ellas que en anteriores ocasiones han realizado campañas negras contra obispos argentinos, brasileños o españoles.

Conozco a varios de ellos, quienes se han caracterizado por manifestar una desconfianza y a veces una critica radical con aquellos pastores que no compartan sus criterios políticos, que en ocasiones se vuelven ideológicos.

Muchas veces se autoproclaman los perros pastores que deben ayudar a sus obispos a pastorear su grey -aunque ni el mismo obispo se los pida-; y desde la soberbia intelectual, se sienten con el derecho y obligación de corregir públicamente a sus pastores, si éstos no se ajustan a sus criterios -ideológicos o políticos-.

Creo que vale la pena señalar los principales problemas de esta campaña (‘devuélvanos la Misa’):

El primero es que la campaña que se dirige a los obispos, pareciera dar a entender que fueron los obispos quienes le quitaron las Misas al pueblo. Es como si desde un pedestal de superioridad moral, nos dijeran: ‘Obispos cobardes que nos quitaron la Misa, ahora nos las tienen que devolver’. Eso es una terrible mentira alejada de la realidad, provocada cuando la idea es superior a la realidad (ideología). La celebración pública del culto, no nos la quitaron los obispos. Fue suspendida por toda la comunidad, y no por cobardía de nadie, sino por un criterio de prudencia de cuidar el valor absoluto de la vida de todos. ¡Nos encontramos en medio de una pandemia!

El segundo problema es que varios de estos grupos, movimientos y organizaciones políticas en que militan católicos bien intencionados; sus jefes sienten desde hace tiempo que nos encontramos en una guerra del Estado contra la Iglesia. No podemos dejar de reconocer situaciones dolorosas de un laicismo radical y trasnochado, pero a pesar de esto, en nuestros países no podemos hablar de una persecución religiosa, como lo señalo en su columna hace unos días Monseñor Eduardo Horacio de Argentina.

Estos grupos -varios de los que promueven esta campaña- viven desde hace años con el prisma ideológico de la guerra cultural y religiosa. Se autoproclaman cruzados y, por tanto, todo lo que ocurra en su alrededor lo verán desde el prisma que refuerce que viven en medio de una guerra.

En esa perspectiva ideológica, la celebración pública del culto no fue suspendida por un consenso internacional de cuidar a las personas; sino -para ellos- porque forma parte de una conspiración mundial contra los valores cristianos (ojo que ellos siempre hablan de valores cristianos, pero pocas veces hablan de la persona de Cristo), y para ellos, la gran parte de los obispos son cómplices silenciosos de esta conspiración. Sin embargo, habrá que subrayarlo ¡no estamos en medio de una guerra, sino de una pandemia!

Y el tercer problema, es que en esta campaña subyace un profundo clericalismo, enfermedad que nos ha advertido insistentemente el Papa Francisco. Pareciera que la vida cristiana se reduce EXCLUSIVAMENTE a la celebración de la Eucaristía y, por tanto, la vida cristiana no puede continuar sin la presencia del sacerdote. Sin embargo, hoy es una magnifica oportunidad para redescubrir el valor extraordinario de las Sagradas Escrituras, del sacerdocio universal y de la ‘Iglesia doméstica’ que es la familia.

En la V Conferencia General del episcopado latinoamericano, nos recordaba que a Cristo se le puede encontrar en diversos lugares. Uno ciertamente y fundamental es la Eucaristía, pero también hay otros lugares de encuentro con Cristo: la oración, las Sagradas Escrituras, los Sacramentos y los pobres, los afligidos y los enfermos.

¡Sí, los pobres son un lugar de encuentro con Cristo! Cuanto nos gustaría que parte de los recursos de tiempo, dinero y esfuerzo que dedican estos activistas a hacer ciber campañas como éstas, las dedicarán también con la misma esfuerza y pasión para acciones de solidaridad con los pobres, los afligidos y los enfermos.

Por otra parte, la crisis que hoy vivimos es una maravillosa oportunidad para no quedarnos solamente en la reproducción de una vorágine de videos y streamings de celebraciones de Misas que se están haciendo. Son muy positivas todas estas iniciativas, pero también aprovechemos para hacer lectio divina con nuestra familia; para redescubrir las Sagradas Escrituras que desde hace tiempo se encuentran guardadas en el librero de nuestra casa; para hacer oración junto a nuestros hijos y padres; para hacer oración personal y comunitaria.

La Misa “electrónica” no tendrá la presencia sacramental del Señor, pero Jesús no es sólo cuerpo resucitado y glorioso, sino que es Dios vivo en nosotros, por eso se les “desapareció” a los de Emaús, los cuales también podrán haberle exigido que les “devolviera” su presencia física. Son más los hombres y mujeres que han sido tocados por el Espíritu que los ha acercado a la valoración de la fe descubierta en la Iglesia doméstica.

Es tiempo de redescubrir que todos los bautizados, tenemos un triple oficio: sacerdotes, profetas y reyes. Que, por nuestro Bautismo, compartimos un sacerdocio común. Ya llegará el tiempo en que se reabran nuestros templos y volvamos a celebrar la Eucaristía todos juntos. Mientras tanto, recordemos lo que los obispos en Aparecida señalaban hace varios años: “Jesús está presente en medio de una comunidad viva en la fe y en el amor fraterno. Allí Él cumple su promesa: Donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos (Mt 18, 20)”.

Y, sobre todo evitemos grupos, reuniones o ambientes que siembran cizaña o desconfianza con nuestros pastores. No estamos en medio de ninguna guerra. Más bien, nos encontramos en medio de un hospital de campaña. Los hospitales de campaña no son solamente los que se instalan cerca de una guerra, sino también los que se instalan en medio de una zona de desastre.

No son tiempos de cruzados, sino de artesanos de la paz, de constructores de puentes, de creadores de espacios de diálogo. El Papa Francisco proféticamente desde hace años nos llamo a ser una Iglesia en salida. Ese es el enorme desafío que se viene por delante; que salgamos desde nuestra comodidad, y más que reclamar si se abre un templo, vayamos al encuentro de Cristo “de un modo especial en los pobres, afligidos y enfermos, que reclaman nuestro compromiso y nos dan testimonio de fe, paciencia en el sufrimiento y constante lucha para seguir viviendo. ¡Cuántas veces los pobres y los que sufren realmente nos evangelizan! En el reconocimiento de esta presencia y cercanía, y en la defensa de los derechos de los excluidos se juega la fidelidad de la Iglesia a Jesucristo” Aparecida 146.

 Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

“Nosotros” y “Ellos” (y III), por Enrique Martínez Lozano

Viernes, 30 de junio de 2017

colores-300x225El esquema de la Intolerancia y el Fanatismo

“La intolerancia es la angustia de no tener razón”
(Andréi Sajarov, físico nuclear y Premio Nobel de la Paz 1975).

La intolerancia cae en trampas tan elementales que son fácilmente perceptibles, excepto para la propia personalidad intolerante. Esta –a veces sin ser consciente- proyecta constantemente en otros sus propios “demonios interiores” o sombra no reconocida; se escuda cómodamente en la supuesta culpabilidad ajena y, de ese modo, evita asumir las propias responsabilidades frente a todo lo que le sucede; ignora que el sufrimiento –no hablamos de “dolor”- nace siempre de uno mismo y, en concreto, de la propia mente no observada; permanece en la creencia errónea que le hace pensar que somos “yoes separados” y que esa separación pertenece a nuestra identidad…

      Si tenemos en cuenta que la intolerancia y el fanatismo son hijos de la inseguridad afectiva y de la ignorancia original acerca de quienes somos, parece que solo podremos superarlos si damos pasos en estas cuatro direcciones: crecimiento en autonomía y seguridad personal, gracias a un trabajo psicológico hecho de autoacogida y autoaceptación; comprensión adecuada de la verdadera identidad, que trasciende por completo nuestra “personalidad” o la idea del “yo” que se ha hecho nuestra mente; vivencia de la no-separación radical –no dualidad es amor-, más allá de las diferencias, en la certeza de que no somos iguales, pero somos lo mismo, lo cual implica pasar de la consciencia mítica a la consciencia transpersonal; capacidad para comprender los errores propios y ajenos, como frutos de la ignorancia y, en último término, de la inconsciencia.

         Hace unos años, en un pequeño libro en el que trataba de plantear la relación entre “religión” y “espiritualidad”, escribía: “La intolerancia –que es directamente proporcional al sufrimiento psíquico no elaborado, a la inflación del ego y a un estadio de consciencia mítico- se nutre de la necesidad de tener razón y de la voluntad de poder, y se manifiesta como descalificación del otro”[i].

         Si esto es así, el camino de liberación pasa por la vivencia de la espiritualidad en su sentido más genuino. Porque, como ha escrito el estudioso Jorge Ferrer, “la espiritualidad consiste principalmente en un proceso transformador básico en el que descubrimos y nos desprendemos de nuestro narcisismo para entregarnos al Misterio a partir del cual todo se está manifestando constantemente… [Toda transformación espiritual auténtica] implica despojarse del narcisismo, del egocentrismo, del estar aislado en uno mismo, del interés por uno mismo[ii].

          Así entendida, la espiritualidad es abierta, flexible, pluralista, dialogante, incluyente, universal. No conoce el juicio, la condena ni la intolerancia. Nos sitúa en el camino de la experiencia y la búsqueda. Es coherente con nuestra condición humana, respetuosa con los otros y humilde ante el Misterio inefable. Y nos coloca en la actitud adecuada, porque nos capacita para acceder a nuestra verdadera identidad, que supera y transciende tanto el mito –entendido literalmente- como la inseguridad. Aquella identidad una y compartida, donde se revela la falsedad de la dicotomía básica –“nosotros” frente a “ellos”-, que, aunque sea inconsciente, es el origen de todo enfrentamiento. La dicotomía remite a una visión tribal de la vida –los “nuestros” son siempre los de la propia tribu-; la sabiduría, por el contrario, nos hace ver que lo único que hay es “nosotros”, ya que todos compartimos, no solo la misma suerte, sino la misma identidad profunda.

————————————————

[i] E. MARTÍNEZ LOZANO, La botella en el océano. De la intolerancia religiosa a la liberación espiritual, Desclée De Brouwer, Bilbao 2009, p. 41.

[ii] J.N. FERRER, Espiritualidad creativa. Una visión participativa de lo transpersonal, Kairós, Barcelona 2007.

Espiritualidad , , , , , , , ,

“Nosotros” y “ellos” (II), por Enrique Martínez Lozano

Jueves, 29 de junio de 2017

colores-1-300x300El esquema de la Intolerancia y el Fanatismo

“La intolerancia es la angustia de no tener razón”
(Andréi Sajarov, físico nuclear y Premio Nobel de la Paz 1975).

En cierto modo, la intolerancia –aunque injustificable- es “comprensible”, tanto desde el punto de vista cultural como desde el psicológico. Entre otras cosas, es un pre-juicio –en el sentido más literal del término-, y sabemos que todo prejuicio es inconsciente, lo que hace muy difícil, si no imposible, trabajar sobre él.

         Por lo que se refiere al aspecto cultural, parece innegable que uno de los estadios de la consciencia –el llamado “nivel mítico”, que abarcaría al menos 10.000 años, desde el Neolítico hasta nuestra era, y que sigue presente en nuestras neuronas- se caracteriza por el etnocentrismo.

         En su último libro, Adolf Tobeña, catedrático de Psiquiatría de la Facultad de Medicina y del Instituto de Neurociencias de la UAB, propone el recurso a la psicobiología y las neurociencias para entender los nacionalismos[i]. En esa clave señala “el gregarismo, el etnocentrismo y la xenofobia, como resortes primordiales de los nacionalismos de base identitaria, pese a que se presenten con una impecable y engañosa modernidad”. Lo que –inconscientemente- persigue todo nacionalista es el sueño de “la república perfecta habitada por individuos perfectos”, algo, según él, no difícil de explicar a partir del estudio del cerebro y de la psicobiología.

    Para quien se halla en el nivel mítico de consciencia, su propio grupo es el depositario de la verdad en todos sus aspectos. Para ellos es claro que solo existe un modo correcto de pensar. Los otros se convierten automáticamente en seres equivocados y, por tanto, “inferiores”. Quedan descalificados de raíz. Ante ellos solo cabe una de estas posturas: convencerlos –“traerlos a la verdad”: el proselitismo de todo signo se asienta en esta creencia-, ignorarlos, conquistarlos o eliminarlos.

         Desde un punto de vista psicológico, es claro que la intolerancia y el fanatismo son hijos directos de la inseguridad afectiva. Quien padece inseguridad busca aferrarse a cualquier cosa que alivie su angustia, son frecuencia sin ser consciente de que la raíz de la misma se halla en un pasado lejano y tiene un componente esencialmente afectivo. No es exagerado afirmar que el fanatismo esconde la ausencia de vínculo seguro con la figura materna, que se halla en el origen de la inseguridad que resulta insoportable.

     La personalidad fanática o intolerante puede creerse en posesión de la verdad absoluta, como un modo de obtener una cierta sensación de seguridad. Ahora bien, como tal sensación es sumamente precaria e inestable, será incapaz de tolerar la discrepancia, porque la mera existencia de opiniones diferentes a la suya lo introducirá en una duda que no podrá afrontar. La personalidad insegura es incapaz de permanecer en la incertidumbre y de convivir en la diferencia.

   Sobre estas bases, es comprensible que la intolerancia y el fanatismo se hagan presentes en cualquier ámbito de la existencia humana: relacional, laboral, político, religioso… Hasta el punto de que, incluso en religiones que hacen del amor y de la unidad su primer mandamiento, conviven personalidades intolerantes y fanáticas que, no solo culpan de sus males a los otros, sino que en ocasiones llegan incluso a desear acabar con ellos.

    La historia sociopolítica y religiosa está llena de posturas dualistas y maniqueas que consideran a “los otros” como causantes de “nuestros” problemas. A partir de este diagnóstico no queda sino una acción hostil que trate de eliminar o, al menos, reducir y silenciar al diferente, en comportamientos xenófobos de todo tipo.

   En cierto modo, podría decirse que, en esos planteamientos dualistas, un componente básico de la identidad del “nosotros” consiste justamente en la oposición a “los otros”. Hasta el punto de que un “enemigo” común más fuerte es capaz de unir en una misma lucha a enemigos que parecían irreconciliables entre sí. A este respecto, Yuval Harari, el historiador israelí ya citado, cuenta que el día del desfile gay en Jerusalén, organizado por la comunidad LGTB, es “el único día de armonía en la ciudad”: religiosos judíos, cristianos y musulmanes se ven poderosamente unidos en una causa común; todos se enfurecen a la vez y con la misma intensidad contra dicho desfile.

     Con el grito, reiterado y cansino, de “America first”, Donald Trump no hace sino intentar construir una identidad sobre la base de la oposición o incluso el rechazo de “los otros”, a quienes se culpa de todos los males propios.

___________________________________________________________________________

[i] A. TOBEÑA, La pasión secesionista. ¿El ímpetu secesionista nació a partir de un enamoramiento colectivo?, ED Libros, Barcelona 2017.

Espiritualidad , , , , , , , ,

“Nosotros” y “ellos” (I), por Enrique Martínez Lozano

Martes, 27 de junio de 2017

isla-300x200El esquema de la Intolerancia y el Fanatismo

“La intolerancia es la angustia de no tener razón”
(Andréi Sajarov, físico nuclear y Premio Nobel de la Paz 1975).

El psiquiatra y estudioso de la mente Daniel Siegel, en uno de sus libros, cuenta un antiguo chiste judío, que bien puede servir de pórtico a las reflexiones que siguen. Cuando fue rescatado, un hombre que había estado veinte años viviendo en una isla desierta, preguntó a los rescatadores si les gustaría ver las estructuras que había construido. Les enseñó su modesto hogar en un pequeño valle, una biblioteca, un templo en lo alto de la colina, una zona para hacer ejercicio al pie de la misma, y otro templo cerca de la playa. Cuando los rescatadores le preguntaron por qué había construido dos templos siendo el único habitante de la isla, la respuesta fue inmediata: “¡Porque nunca sería miembro de otro templo!”[i].

El guión que rige cualquier actitud intolerante es sumamente simple: consciente o inconscientemente, divide a la humanidad en dos grupos que considera radicalmente enfrentados. De una parte, estaríamos “nosotros”, que nos hallamos en la verdad y somos merecedores de atención y cuidado, de respeto e incluso admiración; de la otra, se encontrarían “ellos”, quienes están forzosamente equivocados porque pertenecen a un grupo que no tiene arreglo.

Con frecuencia aparecen campañas en las que esta dinámica se muestra con total claridad. Nombraré solo dos hechos recientes que han producido un eco notable en la sociedad.

La asociación “Hazte Oír” sacaba a la calle un autobús en el que, bajo apariencia de “neutralidad” biológica –“los niños tienen pene, las niñas tienen vulva” –, transmitía un rechazo condenatorio a lo diferente, sin ser conscientes del dolor que tal rechazo provoca en personas transexuales. Como si todo aquello que atenta contra las propias creencias o posicionamientos fuera erróneo y hubiera que descalificarlo y eliminarlo. En el fondo, lo que late es muy simple: “puesto que «nosotros» estamos en la verdad, «ellos» están en el error”.

Por las mismas fechas, en un desafortunado e incluso torpe programa de EiTB (Euskal Irrati Telebista, la cadena de radiotelevisión pública vasca), se hablaba despectivamente de “los españoles” –a quienes se tachaba de “fachas”, “paletos”, “chonis” y “atrasados”, además de “mongolos” –, en contraposición con “nosotros” –los “privilegiados” miembros de un pueblo “superior” –. Bastaría un mínimo de distancia para observar, no solo que tales percepciones únicamente pueden nacer de una consciencia mítica (tribal), sino que, irónicamente, se proyecta –y, por tanto, se percibe– en los otros justamente aquello que se da –reprimido e inconsciente– en uno mismo. Siempre ha sido un recurso fácil el del “chivo expiatorio” para condenar fuera lo que no se quiere aceptar como propio. Una vez más, la misma dinámica: “ellos” frente a “nosotros”.

Por lo que se refiere al campo religioso, tendría que alertar el hecho de que cada grupo asume la convicción de que cree en la “verdad”, mientras que son solo todos los demás los que creen en supersticiones. De ese modo, lo que para una comunidad religiosa es una verdad incuestionable, para otra no pasa de ser una superstición insostenible. Hasta ahí llega el etnocentrismo mítico.

En un marco más amplio, resulta profundamente significativo que en muchas culturas se haya reservado el término “humanos” para referirse exclusivamente a los miembros del propio grupo o etnia. Los otros eran no-humanos o menos humanos, por lo que se justificaba de entrada cualquier acción que se pudiera emprender en su contra. La posible empatía quedaba de ese modo cortada de raíz.

A este propósito, el historiador israelí Yuval Noah Harari, en un libro sumamente interesante, escribe:

“La evolución ha convertido a Homo sapiens, como a otros animales sociales, en un ser xenófobo. Instintivamente, los sapiens dividen a la humanidad en dos partes: «nosotros» y «ellos». Nosotros somos personas como tú y yo, que compartimos idioma, religión y costumbres. Nosotros somos responsables los unos de los otros, pero no responsables de ellos. Siempre hemos sido distintos de ellos, no les debemos nada. No queremos ver a ninguno de ellos en nuestro territorio, y nos importa un comino lo que ocurra dentro de sus fronteras. Ellos apenas son humanos. En el lenguaje de los dinka del Sudán, «dinka» significa sencillamente «personas». Los que no son dinka no son personas. Los enemigos acérrimos de los dinka son los nuer. ¿Qué significa la palabra «nuer» en el idioma de los nuer? Significa «personas originales». A miles de kilómetros de los desiertos del Sudán, en las frías y heladas tierras de Alaska y el nordeste de Siberia, viven los yupik. ¿Qué significa «yupik» en el lenguaje de los yupik? Significa «personas originales»[ii].

 

Enrique Martínez lozano

 


[i] D.J. SIEGEL, Viaje al centro de la mente, Paidós, Barcelona 2017, p.226.

[ii] Y.N. HARARI, Sapiens: De animales a dioses. Breve historia de la humanidad, Debate, Barcelona 2014, p.219-220.

Fuente Fe Adulta

Espiritualidad , , , , , , ,

“La religión exige respeto”, por José Mª Castillo

Domingo, 25 de enero de 2015

charlie_hebdo_fingerUn texto a reflexionar detenidamente desde nuestra absoluta condena del terrorismo y de los atentados de París y que hemos leído en su blog Teología sin Censura:

El Papa dice que “no se puede provocar” ni “ofender” a la religión

Cameron replica al Papa que en las sociedades libres se puede ofender a las religiones

Los sangrientos incidentes, que se han provocado en París con motivo de los asesinatos causados por el fanatismo religioso islamista contra los periodistas de Charlie Hebdo, han desencadenado la indignación y el miedo por casi toda Europa. Y la lógica del discurso, como es normal, se orienta mayoritariamente a condenar la violencia irracional de los terroristas. Sin embargo, si la cosa se piensa a fondo, me temo que se cargue la mano sobre algo que es muy verdadero: la violencia criminal de los intolerantes de la religión. Pero, tan cierto como lo que acabo de decir, es que el empeño legítimo por defender la libertad de opinar en una sociedad democrática, puede ocultar otro aspecto fundamental de la cuestión, a saber: que la religión es un asunto extremadamente serio. Porque la religión toca las fibras más profundas en las convicciones que dan sentido a la vida de millones de seres humanos. Y con esto – si es que tomamos la vida muy en serio – hay que tener mucho cuidado.

No pretendo en modo alguno justificar el terror y la violencia de los terroristas que, en nombre de “lo divino”, se atreven a violentar e incluso asesinar “lo humano”. Sólo pretendo recordar que la religión es un asunto muy serio. Es más, como se ha dicho con toda razón, “la religión puede ser mortalmente seria”. Es la “seriedad absoluta, que deriva del trato con superiores invisibles…, prerrogativa de lo sagrado que caracteriza a la religión” (W. Burkert, P. Hassler, D. D. Hughes). Más aún, como es bien sabido, la intuición genial de Rodolph Otto nos advirtió sabiamente que la experiencia del hecho religioso es en realidad el encuentro con el “mysterium tremendum”, un misterio “que hace temblar” a no pocas personas y grupos humanos.

Insisto: si es importante respetar la libertad de expresión, y en esta libertad hay que educar a la ciudadanía; pero también es importante que todos nos eduquemos en el respeto a las creencias y convicciones de los demás, con tal que tales creencias no lleven a la violencia en ninguna de sus formas.

Por supuesto que no es equiparable la violencia de un arma de fuego con la violencia de un lápiz. Pero tan cierto como eso es que no debe ser bueno para nadie lo que atinadamente ha dicho un artista francés bien conocido: “Mofarse de todo el mundo es una tradición muy arraigada en Francia desde Voltaire” (Christian Boltanski). Y que nadie me venga con las sutiles precisiones lingüísticas que ha hecho Alberto Manguel. Por supuesto, que “la razón tiene derecho a reírse de la locura”. Como no es lo mismo la “sátira” que el “insulto”.

Estamos de acuerdo con todas las precisiones que los pensadores y lingüistas nos quieran y nos deban hacer sobre lo que han hecho los ingeniosos periodistas del humor de Charlie Hebdo. Pero, ¡por favor!, no olvidemos que las palabras, las ideas y las sutiles distinciones de los sabios, nunca pueden abarcar la totalidad de lo real. Y la realidad – triste y dura realidad – es que, con demasiada frecuencia, el que se dedica al oficio de mofarse de los demás, por muy artista que sea, posiblemente sin darse cuenta de lo que hace, en realidad a lo que se puede dedicar muchas veces es a despreciar a quienes discrepan de sus ideas, por más respetables que sean. Pasar de la sátira al desprecio es más fácil de lo que sospechamos. Pero, es claro, que quien se ve o se siente despreciado, una y otra vez, llegará el día en que se ponga como un loco a violentar y matar al que le ofende.

¿Que hay que vigilar a los terroristas? Por supuesto. Pero que quede claro que no es menos urgente vigilar también a quienes se dedican a la desagradable tarea de la burla y la mofa como oficio.

Espiritualidad, General , , , , , , , , ,

Esto no es Religión… es pura Barbarie. Esto no puede ser en nombre de ningún Dios….

Miércoles, 7 de enero de 2015

14206297546093B6vtkYPCYAAkGdSFrancia ha sufrido este miércoles el atentado más grave de los últimos 40 años. Sobre las once de la mañana, tres terroristas con armas automáticas han irrumpido en la redacción del semanario satírico ‘Charlie Hebdo‘ y han abierto fuego contra sus periodistas. Han muerto 12 personas y otras 11 han resultado heridas. Los atacantes están huidos. La revista publicó en 2006 las caricaturas de Mahoma y tiene una gran tradición crítica y reivindicativa.

Con las mismas palabras del el rector de la mezquita de Burdeos, Tareq Oubrou: Los musulmanes están traumatizados, están cansados, la mayoría silenciosa se ve a sí misma como rehén tomado por los extremistas, mostramos nuestro deseo de “que la comunidad musulmana consiga actuar unida, se manifieste“.“Es necesario que los musulmanes salgan a la calle en masa”, ya que “es necesario que la comunidad musulmana se rebele” para expresar su “disgusto” ante la confiscación del Islam por “extremistas”, por “locos”… Y el presidente de la Unión de Mezquitas de Francia, Mohammed Moussaoui, también pide una “reacción” de los musulmanes, cuya religión es “explotada por los delincuentes.”

Los terroristas tras matar a 12 personas en París: “¡Alá es grande!”

París: 12 muertos en un atentado islamista en el semanario de las caricaturas de Mahoma

Hollande: “Ninguna barbarie terrorista podrá con la libertad”

Hollande, tras el atentado contra ‘Charlie Hebdo’: ‘Son nuestros héroes. La República ha sido atacada’

El rector de la mezquita de París condena el atentado y muestra su «inquietud por el radicalismo religioso»

La Santa Sede califica como “abominable” el ataque contra la revista satírica “Charlie Hebdo”

Al menos una decena de personas han muerto y cinco han resultado heridas esta mañana víctimas de un tiroteo que ha tenido lugar en la sede del semanario satírico francés Charlie Hebdo, cuya popularidad aumentó tras la publicación de varias caricaturas de Mahoma en 2012.

Los testigos han contado que dos hombres vestidos de negro y armados con un fusil automático AK-47, conocido popularmente como Kalachnikov, han entrado en el edificio y han comenzado a disparar.

El diario francés 20 minutos asegura haber contactado con un empleado en la redacción de Charlie Hebdo. “¡Es una masacre! Hay muertos”, le ha confirmado el periodista.

noticias_file_foto_927728_1420647815Vincent Justin, un periodista que trabaja en un edificio junto a la sede del semanario satírico, ha afirmado que los autores del tiroteo reivindicaron su acción con la frase “vamos a vengar al profeta”.

France Info ha señalado que dos vehículos estaban esperando para ayudar a escapar del lugar a los dos hombres.

Según Le Figaro, un oficial de policía en el lugar fue alcanzado por un disparo. Algunos testigos aseguran haber escuchado hasta 30 tiros en la sede del semanario, que se encuentra en el bulevar Richard-Lenoir, en pleno centro de París.

El presidente francés François Hollande, acaba de llegar, junto al primer ministro Manuel Valls, al escenario de la masacre, y ha convocado un Consejo de Gobierno de urgencia. Es un ataque a la libertad de expresión: vamos a atrapar a los agresores”, apuntó. En estos momentos, se está llevando a cabo una persecución por las calles de París.

La publicación era objetivo de la amenaza islamista desde que en 2012 publicara varios dibujos dedicados al profeta Mahoma. De hecho, no es la primera vez que su sede resulta atacada. Con motivo de un monográfico sobre las revueltas en Túnez en el que se bromeaba con que Mahoma había hecho las veces de editor, sufrió un incendio en su sede por parte de radicales musulmanes.

Los atacantes han huido, según informa Le Monde y en su huida atacaron un coche policial y un policía fue alcanzado por un disparo, informó un testigo. El diario informa de una gran presencia policial en la zona y treinta disparos fueron escuchados por el testigo. El diario publicó hace unos años caricaturas de Mahoma, provocando indignación entre la comunidad musulmana.

14206485727004

No es la primera vez que Charlie Hebdo, que se edita desde 1970 y distribuye unos 50.000 ejemplares por semana, es atacado pero nunca antes había tenido que lamentar víctimas mortales.

En 2006, tras reproducir las caricaturas de Mahoma del periódico danés Jyllands-Posten que provocaron la ira de los islamistas radicales en varios países, el periódico recibió amenazas y llegó a ser denunciado por injurias con base religiosa.

En 2011, sus oficinas en París fueron incendidas con cócteles molotov después de que el periódico publicase un número sobre la victoria de los islamistas en las elecciones celebradas en Túnez.

General, Islam , , , , , , , , , , , , , ,

“Dejé entrar a Jesucristo y esos espíritus demoniacos de homosexualidad se fueron”

Lunes, 6 de octubre de 2014

noticias_file_foto_869645_1412349163Que “jartitos” estamos de estas payasadas… Desde luego, no parece estar muy contento el chiquito de la derecha, a tenor de la mirada que le echa al “rescatado” mayor… En fin…

En conferencia de prensa, la casa de rescate “Cristo Vive” presentó el testimonio de supuestos homosexuales ‘liberados’ como una prueba de la curación que este centro ofrece. El domingo pasado esta organización conformó el grueso de la marcha que se manifestó en contra del matrimonio igualitario de Coahuila.

¡Danger! ¡Achtung! ¡Attenzione! ¡Cuidado! Que el Diablo se ha escapado, y tú no sabes la que ha armado. Por lo visto, va por ahí convirtiendo a la gente en personas homosexuales, al tiempo que en personas vacías, sucias e incompletas. O al menos eso es lo que cuentan los ex gays “reconvertidos” que forma parte del proyecto Cristo Vive, que intenta curar la homosexualidad en México con la excusa de que quieren mantener el modelo tradicional de familia.

Y es que, como bien decía la canción de Miguel Bosé, este diablo “te agarra muy suavemente, te ataca en un pis pás. No tiene moral y es difícil de saciar. Te gusta y todo lo das”.

Ahora en serio, y sin animo de ofender a quienes se toman la religión tan en serio, se trata de unos testimonios que nos dejan sin palabras, más que nada porque son absurdos. Y es que, una serie de ex gays que se hacen llamar “liberados”, ha contado en Youtube su experiencia, de cómo pasaron de ser gays a dejar de serlo “por la gracia de dios”.

“Fui destrozado y humillado porque estaba destruyendo la máxima creación de dios (la familia tradicional). Pero dejé entrar a Jesucristo y esos espíritus demoniacos de homosexualidad se fueron, cuenta Fernando Barraza, con lágrimas en los ojos y muy seguro de ello.

“Desde adolescente mi vida siempre ha sido de lesbianismo, una vida muy fea. Ahora soy una mujer libre y restaurada. Yo rezo por las mujeres lesbianas, porque se que el diablo las tiene engañadas. Porque cuando haces eso te sientes sucia, vacía e incompleta”, cuenta también Irma Leyva.

Todos dicen “haber sido homosexuales por la desintegración familiar, los problemas económicos y sociales que afrontaron, pero que gracias al apoyo de Dios pudieron abandonaron esa situación y se constituyeron en hombres y mujer de bien”.

Esta organización, liderada por el pastor Carlos Pacheco, se regodea además en decir que no son homófobos y que respetan todas las tendencias sexuales, pero que “por el bien común” deben defender la familia tradicional, porque el matrimonio gay es antinatural, antisocial y antihigiénico.

Ahí es nada…

https://www.youtube.com/watch?v=pt–LfgDNMQ

Fuente Ragap

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , , , , ,

Fallece Fred Phelps, el patriarca de la familia ‘más odiada y homófoba’ de Norteamérica. Las víctimas del líder religioso homófobo Fred Phelps le ofrecen tras su muerte el respeto que él les negó.

Sábado, 22 de marzo de 2014

repositorio_obj_3233_1395058221Tras el fallecimiento de Fred Phelps, líder y fundador de la homófoba iglesia baptista de Westboro, se han producido reacciones de todo signo. Dados la profunda intolerancia y el absoluto desprecio por los sentimientos ajenos de que hacían gala tanto él como sus acólitos en las diversas acciones públicas que llevaban a cabo, muchos han deseado pagarles con la misma moneda. Sin embargo, son de destacar las reacciones llenas de decencia y humanidad de tres de sus principales víctimas: los padres de Matthew Sheppard y el padre de Matt Snyder, que tuvieron que soportar en su día cómo Phelps y sus gregarios celebraban la muerte de sus hijos y los insultaban en su propio funeral.

Os lo venimos contando desde hace unos días, Fred Phelps, fundador de Iglesia Baptista de Westboro, se encontraba al borde de la muerte y en la madrugada del pasado miércoles fallecía, a los 84 años de edad, en un hospicio de Kansas en el que se encontraba internado por su familia. Ya lo anunció hace unos días en su perfil del Facebook Nathan, el hijo desterrado del clan y activista LGTB en Canadá. Denunciaba que le habían impedido despedirse de su padre. A pesar de ser una de las familias más odiada y homófobas de Norteamérica, defensores de los derechos de los gays se han opuesto a organizar convocatorias de protesta en el funeral de Phelps. Petición que estamos seguros que desobedecerán los seguidores de Templo Satánico. Amenazan con celebrar una ‘Misa Rosa’ para convertir en gay el espíritu del anciano homófobo.

Como informábamos hace unos días, la familia de Fred Phelps había comunicado el precario estado de salud del líder de la iglesia baptista de Wetsboro. Según su hijo Nate, que rompió su relación con la iglesia hace 37 años, su padre se encontraba en un hospital de caridad ubicado en Topeka, su ciudad de residencia. Nate Phelps también informaba que desde el pasado agosto de 2013 el fundador de la secta de Wetsboro había sido expulsado de la misma.

 A pesar de las protestas de los actuales integrantes de la iglesia, que calificaban la información de rumor y a los periodistas que la difundían de “niñas de colegio a la espera de algún chisme”, finalmente se ha comunicado el fallecimiento del autoproclamado pastor religioso la noche del pasado miércoles.

Tanto Fred Phelps como su familia se dieron a conocer por campañas como “God Hate Fags” (Dios odia a los maricones), que incluían actos llenos de odio homófobo en funerales, donde insultaban a los fallecidos mientras agradecían a su Dios por su muerte. Por ello se esperaba una reacción semejante por parte de muchos a quienes estas acciones habían indignado.

 Sin embargo, desde organizaciones como la National Gay and Lesbian Task Force se lanzaba un mensaje conciliador: “Fred Phelps no será extrañado por la comunidad LGBT, las personas con VIH o por los millones de personas decentes en todo el mundo que han encontrado lo que él y sus seguidores hacen profundamente hiriente y ofensivo”, declaraba la directora ejecutiva Darlene Nipper, aseverando que a través de sus acciones, él trajo un innecesario dolor y sufrimiento a miles de familias, incluyendo a las familias de militares, en su momento de mayor dolor y duelo. Si bien es difícil encontrar algo bueno que decir de sus opiniones o acciones, ofrecemos nuestras condolencias a sus familiares en lo que debe ser un momento doloroso para ellos”.

Las palabras de sus víctimas

 Una de sus víctimas es Albert Snyder, padre de un soldado fallecido en combate, durante cuyo funeral Fred Phelps y sus acólitos se manifestaron dando “gracias a Dios” por su muerte, por considerar que era una señal del odio de Dios hacia los Estados Unidos por su tolerancia hacia la homosexualidad, entre otras “abominaciones”. Snyder mantuvo un largo proceso contra la iglesia baptista de Westboro por esta acción, aunque finalmente el Tribunal Supremo de los Estados Unidos denegó su demanda, considerando que este tipo de manifestaciones están amparadas por la Primera Enmienda.

 Tras haberle dado a conocer el estado terminal del pastor baptista, Albert Snyder era interrogado al respecto, declarando lo siguiente: “No me gusta la iglesia baptista de Westboro, no tengo nada bueno que decir de ellos, pero si en estos momentos, o cuando él muera, dijera algo malo sobre ellos, me pondría al mismo que él, y no quiero estar a su mismo nivel. No me gusta el odio”. Ante la idea de pagar con la misma moneda, Snyder consideraba que Fred Phelps “tiene el mismo derecho que todos deben tener a ser enterrado en paz. Dos errores no hacen un acierto.”

 Otras de sus víctimas son Dennis y Judy Shepard, cuyo hijo Matthew fue brutalmente torturado y asesinado por ser gay. El horror por aquella muerte terrible ocasionó la aprobación de la ley contra los crímenes de odio que lleva su hombre. Los miembros de la iglesia baptista de Westboro se presentaron en un acto en su homenaje con carteles en los que se podía leer “Matt Shepard se pudre en el infierno”, y “No a la leyes especiales para maricones”.

 Judy Shepard hablaba en estos términos sobre el fallecimiento del líder homófobo: “En cuanto a la muerte de Fred Phelps, Dennis y yo sabemos qué solemnes son estos momentos para cualquier persona que pierde a un ser querido. Por respeto a todas esas personas y por nuestro deseo de borrar el odio, hemos decidido no hacer más comentarios”.

De este modo, tanto Albert Snyder como Dennis y Judy Shepard han ofrecido a la familia del ahora fallecido la consideración, la humanidad y el respeto que en su momento muchos de ellos les negaron.

Su historia…

El Southern Poverty Law Center describe a la Iglesia Baptista de Westboro como posiblemente ‘el grupo de odio más detestable en América’. Su fundador, Fred Waldron Phelps, nació en Meridian, Misisipi, 13 de noviembre de 1929. Su padre fue un detective privado empleado por la línea de ferrocarriles cuyo su trabajo era prevenir que los pasajeros viajaran en los trenes ilegalmente. Fred recuerda que muchas veces su padre llegaba a casa “con sangre hasta los hombros”. La madre de Fred, Catherine Phelps, se quedaba en casa cuidando a los hijos. Todos en la familia eran miembros devotos de la Iglesia Metodista Episcopal del Sur. Catherine murió de cáncer de la garganta a la edad de veintiocho, cuando Phelps tenía ocho años. Ésta fue su primera experiencia significativa y una que parece haberle afectado enormemente. Poco después de la muerte de su madre, su tía abuela materna, Irene Jordan, se mudó con la familia y llegó a ser como una segunda madre para Phelps; ella murió en un accidente automovilístico en 1950, poco antes del vigésimo primer cumpleaños de Fred.

Tanto amigos como enemigos recuerdan al joven Phelps como un muchacho astuto y callado que era popular en la escuela secundaria, a pesar de que no era muy sociable con una clara tendencia de ser prepotente y arrogante. Como el mismo confesó, nunca salió con chicas ni tuvo ningún interés en miembros del sexo opuesto. En el anuario escolar de su año de graduación, sus compañeros de clase escribieron que llegaría a ser boxeador profesional.

Durante su adolescencia, los padres de Phelps le habían criado para ingresarse en el servicio militar; al graduarse fue admitido en la academia militar West Point. Se hizo amigo de otro muchacho, John Capron, con quien pasó la mayoría del tiempo. Fred le presentó a su hermana Marta-Jean, con quien finalmente se casaría John.

En la primavera de 1946, Phelps y Capron asistieron a un oficio religioso en la Iglesia Metodista East End de Meridian y se emocionaron con el sermón. Joe Clay Hamilton, un compañero de la escuela de Fred, recordaría años después: “Los dos aprendieron teología. Phelps y Capron se emocionaron mucho con la religión, tanto que no podían distinguir la realidad del idealismo”.

Ese sermón es lo que Phelps calificó su “despertar” para la creación de su Iglesia pero enfocada desde el fanatismo religioso, cargado de odio apasionado y tendencias excéntricas. Hizo de su slogan ‘Dios odia a los maricas’ una religión confeccionada a su medida.

En enero de 1947, Phelps abandonó West Point sin asistir a una sola clase. Su padre volvió a casarse con una mujer divorciada de 39 años llamada Olive Briggs. El hijo rompió las relaciones con su padre, citando prohibiciones bíblicas sobre el matrimonio con divorciados.

Aproximadamente un año después del nacimiento de Fred hijo, en el 54, la familia Phelps se mudó a Topeka, Kansas, donde Fred había sido invitado por el pastor Leaford Cavin, para servir como copastor en la Iglesia Bautista Eastside, una congregación bautista tradicional y conservadora que sin embargo no compartía ninguna de las ideas o prácticas que luego caracterizarían a Phelps. Sus feligreses le recuerdan con el sobrenombre de ‘reverendo del Infierno. El espíritu de odio que caracterizaría la actitud de Fred se mostró en sus sermones casi inmediatamente. Por ejemplo, como una forma de animar a las esposas y a los niños a que se sometieran a la autoridad del padre en casa, Phelps sugirió que los padres los golpearan si fuera necesario; en otra ocasión fue obligado a pagar la fianza de un hombre al que había aconsejado golpear a su esposa en la cara hasta que “se sometiera”.

Los fundadores de la Iglesia Bautista Westboro estaban compuestos por miembros de la secta ‘Identidad Cristiana’ y del Ku Klux Klan. Una religión que ha evolucionado hasta transformarse en la fantochada que es hoy en día con apenas 100 seguidores, el 95% integrado por miembros del clan Phelps, que dedican su tiempo a manifestarse con total falta de respeto y del don de la oportunidad para culpar a los gays de todos los males que suceden en Norteamérica.

“Durante más de 20 años, Phelps y los miembros de su iglesia de Topeka han hostigado durante los duelos de personas gays fallecidas a sus familiares en cualquier punto de Kansas”, asegura Thomas Witt, director ejecutivo de la asociación Igualdad de Kansas. “Él y sus seguidores han mostrado un profundo desprecio por la intimidad y el dolor de los demás durante muchos años pero ahora es el momento de que nuestra comunidad supere la tristeza, la ira y los conflictos que esta familia sembró y demuestren al mundo que somos gente solidaria y compasiva que respeten la privacidad y la dignidad de todos“, concluyó el activista.

Por su parte, el actor y abogado gay, George Takei, cuando se enteró de la noticia del fallecimiento del patriarca de los Phelps dijo: “No siento ni consuelo, ni alegría por la muerte de este hombre. No vamos a bailar sobre su tumba, ni a llevar en su funeral carteles que digan “Dios odia a Fred”. Es tentador pero no puede ser. Fred era una alma atormentada que lo pagó con muchas personas. El odio nunca gana al final. En su lugar, va siempre un final solitario”.

Fuente Ragap y Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Bautista, Iglesia Metodista, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.