Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Ringo Starr’

Pat McCrory, exgobernador de Carolina del Norte, se queja de que no le dan trabajo por haber apoyado la ley LGTBfoba del estado

Jueves, 16 de marzo de 2017

Pat-McCrory-gobernador-de-Carolina-del-Norte-300x239El antiguo gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, ha declarado que tiene dificultades para encontrar quien le contrate, debido a que se le identifica como un fanático intolerante por haber promulgado y defendido durante su mandato la ley que permite la discriminación de las personas LGTB en su estado. La conocida como ley HB2 sigue en vigor debido al pertinaz empeño de los representantes del Partido Republicano, que cuentan con la mayoría en las dos cámaras del estado, a pesar de los esfuerzos del nuevo gobernador, el demócrata Roy Cooper, por intentar derogarla.

Tras perder las pasadas elecciones frente al demócrata Roy Cooper, Pat McCrory se dispuso a continuar con su vida laboral como consultor y asesor. Sin embargo, ha declarado que se encuentra con dificultades para conseguir contratos con empresas. Según el exgobernador, el hecho de que promulgara y defendiera hasta la saciedad la LGTBfoba ley HB2 “ha tenido consecuencias hasta el día de hoy, incluso después de dejar el cargo. La gente es reacia a contratarme, porque, ‘oh, Dios mío, es un fanático’, que es lo último que soy”.

También declara que ha intentado conseguir ser contratado por universidades para dar clases a tiempo parcial, pero se ha encontrado también con la negativa de los rectores, “por temor a las protestas de los estudiantes”. Otra de sus opciones es trabajar para la administración Trump, pero no parece haber nada claro al respecto.

Por supuesto, McCrory no se cree en absoluto responsable de la repercusión que han tenido sus decisiones políticas, sino que culpa de todo a los “grupos liberales” por haberlas denunciado. Siguiendo lo que parece ser una costumbre entre quienes defienden la intolerancia y la discriminación, el exgobernador dice que está “siendo purgado por sus opiniones”, y afirma que “si no estás de acuerdo con la Policía del pensamiento políticamente correcto sobre esta nueva definición de género, eres un fanático, eres lo peor. Es casi como si hubieras violado una ley”.

El fanatismo de la ley HB2, promulgada por el gobernador

La conocida ley HB2 de Carolina del Norte, fue promulgada en marzo de 2016, y prohíbe a los ayuntamientos y condados del estado establecer medidas de protección contra la discriminación de las personas LGTB, a la vez que deroga las ya existentes. Una de sus consecuencias es la de impedir que las personas transexuales dispongan de los aseos correspondientes a su identidad de género real en cualquier centro público, incluidos los escolares, siendo esta además la medida que con mayor virulencia se defendió cuando la HB2 fue aprobada, poniendo a las personas transexuales en el punto de mira de los fanáticos.

La medida fue clamorosamente denunciada por activistas y defensores de los derechos civiles, que consiguieron el apoyo de empresas y corporaciones dispuestas incluso a boicotear cualquier actividad en Carolina del Norte mientras la infame ley siguiera en vigor. Figuras del espectáculo como Beyoncé, Bruce Springsteen, Dead & Company, Ringo Starr o Cyndi Lauper cancelaron sus conciertos o donaron su recaudación a colectivos LGTB. Eventos y convenciones trasladaron su sede a otros estados, causando pérdidas cercanas a los 330 millones de dólares. Empresas y corporaciones como PayPal o el Deustche Bank cesaron en sus inversiones. 200 directivos de las principales empresas escribieron una carta solicitando al gobernador la derogación de la ley. Otras 67 apoyaron la demanda de inconstitucionalidad, presentando un documento de apoyo ante el tribunal. La propia liga de baloncesto profesional (NBA) anunció el traslado de la sede del All-Star Game, que debería celebrarse en Charlotte en 2017, si no se eliminaba cualquier discriminación a las personas LGTB de las leyes del estado. Las pérdidas económicas para el estado por esta decisión de la NBA se estimaban en 100 millones de dólares.

A pesar de ello, en los últimos intentos por parte del gobernador demócrata Roy Cooper por llegar a un consenso y derogar la ley, los representantes del Partido Republicano rehusaron finalmente votar por su anulación, a pesar de haber alcanzado acuerdos previos para ello. La ley, por lo tanto, sigue en vigor, sin que por el momento haya visos de un cambio de actitud de los republicanos al respecto.

Fuente Dosmanzanas

Etiquetas:

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

El gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, reconoce finalmente su derrota en las pasadas elecciones

Sábado, 10 de diciembre de 2016

Pat-McCrory-gobernador-de-Carolina-del-Norte-300x239A pesar de que Pat McCrory se negaba a reconocer su fracaso electoral, finalmente ha terminado por admitir su derrota frente al demócrata Roy Cooper, quien asume su cargo de gobernador en enero, teniendo como uno de sus objetivos la derogación de la Ley HB2 sobre la restricción del uso del cuarto de baño a las personas transexuales.

De infarto fue el escrutinio de las elecciones que auparon a Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, pero no todos los republicanos lo celebraron de la misma manera porque, si bien ha obligado a un recuento de los votos posponiendo el final de su período como gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory perdía frente el demócrata Roy Cooper, de 59 años de edad y natural de Nashville, que firmará el cargo el 1 de enero siendo uno de sus primeros propósitos el de revocar las leyes discriminatorias contra la comunidad LGBT de su predecesor en el cargo.

El gobernador de Carolina del Norte, el republicano Pat McCrory, ha reconocido finalmente su derrota en las pasadas elecciones, tras largos días de recuento de votos en gran parte de los condados del estado. McCrory es conocido por su empecinada LGTBfobia, que le llevó a aprobar y mantener una de las legislaciones más discriminatorias de los Estados Unidos, la conocida HB2. El nuevo gobernador, el demócrata Roy Cooper, ya ha declarado su intención de “acabar el trabajo” que han hecho los electores y derogar la infame ley. No lo tendrá fácil, dado que los republicanos sí han conseguido renovar el control de la legislatura del estado.

Tras pedir recuentos en 52 de los 110 condados que componen el estado de Carolina del Norte, y cuatro semanas después de que se celebraran las elecciones el pasado 8 de noviembre, el ya gobernador cesante Pat McCrory ha reconocido la victoria de su oponente, el hasta hoy fiscal general Ray Cooper, que presentó su candidatura por el Partido Demócrata. Lo ha hecho por medio de este vídeo, en el que declara que “a pesar de las cuestiones que deben tener respuesta respecto al proceso de votación, personalmente creo que la mayoría de nuestros ciudadanos han hablado y ahora debemos hacer todo lo que podamos para apoyar al gobernador número 75 de Carolina del Norte, Roy Cooper. Estoy orgulloso de que nuestro equipo deje este estado en un lugar mucho mejor que cuando llegamos a la oficina”:

Pat McCrory se ha convertido así en el primer gobernador de Carolina del Norte en perder una reelección. Pero lo ha hecho por un estrecho margen de unos 10.000 votos de diferencia de entre los más de 4.700.000 emitidos, a pesar de la polémica que ha rodeado su mandato en los últimos tiempos. La aprobación de la ley HB2, que discriminaba a las personas LGTB y afectaba especialmente a las personas transexuales, puso al gobernador en el ojo del huracán. Una ley infame que McCrory defendió a capa y espada, aun cuando las encuestas reflejaban que el 43 % de los ciudadanos de Carolina del Norte se oponía al texto legal, que tan solo apoyaba un 32 %.

roy-cooperSu aprobación arrastró al estado a grandes pérdidas económicas, debido al boicot de empresas y corporaciones, con la consiguiente repercusión en el empleo. Un estudio del William Insitute de la Universidad de California estimaba que, por cada año que la ley estuviera en vigor, el estado de Carolina del Norte perdería 5.000 millones de dólares. La oposición de los principales directores ejecutivos de empresas, artistas y organizaciones deportivas ha dado un golpe a la imagen comercial de Carolina del Norte, lo que ha llevado a las empresas a retirarse de la expansión en el estado, traducido en un considerable impacto negativo sobre Carolina del Norte, tal y como advertían a los políticos de Texas que habían anunciado su intención de copiar las mismas leyes discriminatorias. Quizás por ello, el ya gobernador electo, Roy Cooper, ha declarado que “con estas elecciones, Carolina del Norte está en en el buen camino para recuperar su reputación. Acabemos el trabajo y revoquemos la HB2”“Creo que la mayoría o todos los legisladores entienden el severo impacto económico de la Ley HB2 que está teniendo sobre nosotros y que necesitamos hacer algo al respecto”, declara Cooper en una entrevista. Un impacto que, a pesar de todo, ha sido discutido por algunos republicanos, que continúan defendiendo la ley alegando que proporciona privacidad a los menores que hacen uso de los cuartos de baño y los vestuarios en los centros de enseñanza.

Su victoria en Carolina del Norte ha sido celebrada por los líderes de Human Rights Campaign y Equality North Carolina que habían centrado sus esfuerzos en derrotar a McCrory con la movilización del colectivo LGBT en lo que se estiman habrían sido hasta 255.000 votantes.

El presidente de Human Rights Campaign, Chad Griffin, expresó en un comunicado que “el reinado de discriminación de Pat McCrory finalmente ha terminado. El apoyo obstinado y temerario de McCrory a la HB2 le ha costado estas elecciones, y su derrota envía una poderosa advertencia a los legisladores de todo el país de que los ataques a las personas LGTB no serán toleradas. Esperamos con interés trabajar con el gobernador electo Roy Cooper y los legisladores imparciales para derogar HB2. Ya es hora de reparar el daño infligido a la gente, la reputación y la economía de Carolina del Norte”.

Está perfectamente claro que la gente de Carolina del Norte quiere que esta legislación desaparezca”, declara Chris Sgro, director ejecutivo de Equality North Carolina, esperando que los políticos trabajen a favor de Cooper y deroguen la ley tan pronto como sea posible.

El empecinamiento en la discriminación

La conocida HB2, fue promulgada en marzo de este 2016 por Pat McCrory, después de que las cámaras legislativas del estado, controladas por los republicanos, la aprobaran con carácter de urgencia y sin apenas discusión previa en un proceso que fue ampliamente criticado. La ley prohíbe a los ayuntamientos y condados del estado establecer medidas de protección contra la discriminación de las personas LGTB y deroga las ya existentes. En realidad, la ley perseguía acabar con la norma que antes había aprobado Charlotte, la ciudad más poblada del estado, y que precisamente amparaba a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales ante cualquier tipo de discriminación de que fueran objeto en lugares donde se ofrecen servicios, como comercios, restaurantes, hoteles o taxis. Entre esas medidas se hallaba la de permitir a las personas transexuales que dispusieran de los aseos correspondientes a su identidad de género real en cualquier centro público, incluidos los escolares.

Esta última medida fue la que se tomó como excusa para organizar con carácter de urgencia plenos en ambas cámaras del estado para aprobar la ley a rebufo de la ola de histeria que los grupos más conservadores buscan provocar alrededor del “pánico transexual en los baños”, a semejanza de lo que ocurrió el pasado 2015 en Houston (Texas), donde la campaña contra el uso de los baños femeninos por las mujeres transexuales fue feroz y vergonzosa. Una urgencia que impidió además el debate sobre el alcance de las medidas antidiscriminatorias, aprobadas en dos sesiones vertiginosas en la Cámara de Representantes y el Senado estatales. En este último, los senadores del Partido Demócrata, en minoría, abandonaron la sesión como protesta. En ambas cámaras el resultado fue abrumadoramente mayoritario.

El gobernador firmó inmediatamente la ley, con lo que las normativas antidiscriminatorias para las personas LGTB existentes en los distintos municipios y condados de Carolina del Norte quedaron derogadas. Muchas de ellas llevaban años en vigor, sin que se haya producido ningún ataque a ningún menor en los baños de los centros escolares por “depredadores disfrazados de mujer”. Sin embargo, para el gobernador, “la expectativa básica de intimidad en el más personal de los lugares, un baño o un vestuario para cada género, ha sido violada por la extralimitación del gobierno y la intrusión del alcalde y el consejo de la ciudad de Charlotte”. Esa fue es la única y mendaz razón dada para no solo derogar una normativa antidiscriminatoria para todo el colectivo LGTB, sino además para impedir que puedan establecerse medidas semejantes en el futuro.

La ACLU, la más importante organización de defensa de los derechos civiles del país, consideró de hecho la ley de Carolina del Norte la más regresiva de todas las aprobadas contra las personas LGTB. El fiscal general de Carolina del Norte y ahora gobernador electo, el demócrata Roy Cooper, dejó claro por su parte que no tenía la menor intención de defender ante los tribunales la constitucionalidad de la ley si esta era denunciada.

La patente discriminación que supone la ley HB2 tuvo consecuencias inmediatas para Carolina del Norte. A parte del All-Star, McCrory también ha visto como importantes figuras del espectáculo como Beyoncé, Bruce Springsteen, Dead & Company,  Itzhak Perlman, Ringo Starr o Cyndi Lauper han cancelado sus conciertos o han donado su recaudación a colectivos LGTB. Eventos y convenciones han trasladado su sede a otros estados, causando pérdidas cercanas a los 330 millones de dólares. Empresas y corporaciones como PayPal o el Deustche Bank han cesado en sus inversiones. 200 directivos de las principales empresas escribieron una carta solicitando al gobernador la derogación de la ley. Otras 67 han apoyado la demanda de inconstitucionalidad, presentando un documento de apoyo ante el tribunal. La propia liga de baloncesto profesional (NBA) anunció el traslado de la sede del All-Star Game, que debería celebrarse en Charlotte en 2017, si no se eliminaba cualquier discriminación a las personas LGTB de las leyes del estado. Las pérdidas económicas para el estado por esta decisión de la NBA se estimaban en 100 millones de dólares.

Pero quizás la mayor pérdida económica sería la retirada de los fondos federales para educación, cifrados en 4.500 millones de dólares. El pasado mes de mayo, el Departamento de Justicia requirió al estado de Carolina del Norte que suspendiera la aplicación de la ley HB2, al considerar que violaba tanto el Título VII de la Ley de Derechos Civiles, que prohíbe la discriminación en el empleo por razón de sexo, como el denominado de forma genérica “Título IX”, la ley que prohíbe a toda institución educativa que reciba fondos del Gobierno discriminar por razón de sexo (no confundir con el Título IX de la Ley de Derechos Civiles).

Transcurrido el plazo que el Gobierno estadounidense dio al estado de Carolina del Norte, el gobernador McCrory no solamente se negó a suspender la aplicación de la ley, sino que directamente demandó al Departamento de Justicia ante una Corte federal del estado, por considerar que se extralimitaba en el ejercicio de sus funciones. La respuesta de la administración federal fue rotunda: a través de su fiscal  general, la afroamericana Loretta Lynch (natural, ella misma, de Carolina del Norte) anunciaba la presentación de una demanda federal por violación de los derechos civiles contra Carolina del Norte y su gobernador, Pat McCrory, entre otras instituciones del estado. Lo hacía, además, en un apasionado discurso, en el que situaba directamente esta batalla legal en el campo de los derechos civiles. La fiscal instaba a que “en lugar de ignorar a nuestros vecinos, nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo, aprendamos de nuestra historia y evitemos repetir los errores de nuestro pasado. Reflexionemos sobre una obvia, pero a menudo olvidada, lección: que una discriminación sancionada por un estado nunca resiste la mirada retrospectiva”.

Derogar la ley no será fácil

Además de la educación, las energías renovables y la justicia criminal, también la revocación de la ley de la restricción del uso del cuarto de baño a personas transexuales en escuelas y edificios gubernamentales, conocida como Ley HB2, es uno de los objetivos de Roy Cooper, que quizás tendrá que esperar hasta el año que viene. Y e que Roy Cooper no lo tendrá fácil: pese a perder las elecciones a gobernador, los republicanos renovaron en noviembre su mayoría en las dos cámaras legislativas del estado y tendrán mayoría a favor del veto en la Cámara y el Senado en 2017. Y aunque varios legisladores republicanos entre los que con toda probabilidad estará Cecil Brockman, que salía del armario con la intención de concienciar a sus compañeros de partido, han manifestado después de todo lo sucedido que ya no están a favor de la ley HB2, ello no parece suficiente para proceder lisa y llanamente a su derogación. Los activistas LGTB locales, no obstante, se muestran moderadamente esperanzados ante la posibilidad de que se alcance algún tipo de compromiso. Estaremos atentos a lo que sucede.

Fuente Dosmanzanas/Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Carolina del Norte se queda sin el Partido de las Estrellas de la NBA por su ley transfóbica

Martes, 26 de julio de 2016

charlotte-all-star-game-nbaLa NBA traslada la celebración del All-Star fuera de Carolina del Norte debido a sus leyes LGTBfobas

La NBA ha anunciado que el Partido de las Estrellas de 2017 no se disputará en la ciudad de Charlotte (Carolina del Norte) a raíz de una ley que exige a los transexuales en ese estado que utilicen los baños de acuerdo con el género con el que nacieron y no con el que se identifican.

La liga profesional de baloncesto estadounidense, la mundialmente conocida NBA, ha decidido cancelar la celebración del All-Star Game de 2017 en el estado de Carolina del Norte, debido a sus leyes LGTBfobas. La NBA había solicitado que se eliminase cualquier discriminación a las personas LGTB de la ley conocida como HB2, aprobada el pasado mes de marzo, sin que los representantes del estado hayan hecho nada al respecto. Por ello, la ciudad de Charlotte no será la sede del All-Star, uno de los acontecimientos deportivos más importantes del calendario estadounidense, con la consiguiente pérdida de visitantes e ingresos para la ciudad y el estado. En un comunicado, la NBA explicó que tanto la Liga como los Charlotte Hornets, la franquicia que tiene en Carolina del Norte, han intentado establecer vías de diálogo con las autoridades estatales para negociar “cambios positivos” en la legislación, pero ha sido en vano.

Parece que la cosa se pone muy mal para el gobernador de Carolina del Norte,  Pat McCrory, y empieza a verse acorralado por la ley antiLGTB (especialmente anti T) que aprobó hace unos meses, la HB2. Ya te hemos explicado varias veces por qué esa ley es horrorosa y por qué hay tantísima gente protestando contra ella, incluso hemos ido contando cómo la existencia de la misma está suponiendo un verdadero desastre económico para el estado.

Pero los Republicanos están muy ocupados luciendo su LGTBfobia y todo les daba igual. Plantaron unas pequeñas enmiendas para “contentar” a los que se quejan, pero eso no ha evitado que las demandas por inconstitucionalidad sigan adelante y que muchas empresas estén llevándose sus negocios del estado por la falta de protección al colectivo LGTB que representa la HB2.

El All-Star Game de la NBA no solo es un partido de carácter amistoso entre los mejores jugadores de baloncesto de cada año, sino que incluye toda una larga semana de eventos y concursos, llamada All-Star Weekend, que atrae a miles de visitantes a la ciudad donde se organiza. Para el año 2017, el equipo de los Charlotte Hornets iba a ser el anfitrión, y la ciudad de Charlotte, la más populosa de Carolina del Norte, se beneficiaría de los altos ingresos que produce un acontecimiento deportivo de esa envergadura.

Pero una de las condiciones de la NBA es que el festejo tenga lugar en un entorno inclusivo, y el empecinamiento del gobernador y los legisladores de Carolina del Norte en mantener la discriminación legal de las personas LGTB hace que el estado no cumpla con ese requerimiento.

Una de las amenazas que más preocupaba al gobierno estatal era la que hizo la NBA al avisar de que o eliminaban esa ley yo se llevaban el All Star de 2017 a otro estado. Y como McCrory y los suyos siguen erre que erre defendiendo la ley con argumentos tan maravillosos como que es “de sentido común” o que en realidad tampoco la han pensado demasiado bien… desde la liga de básquet americana han anunciado que se llevan el All Star a otro estado de forma definitiva con un comunicado oficial. Así lo ha hecho saber la NBA por medio del siguiente comunicado:

La NBA ha decidido trasladar el All-Star Game de 2017 de Charlotte, con la esperanza de que se pueda volver a programar para el 2019.

Desde marzo, cuando Carolina del Norte promulgó la HB2 y se hizo notoria la cuestión de la protección legal de la comunidad LGBT en, la NBA y los Charlotte Hornets han trabajado diligentemente para promover un diálogo constructivo y tratar de lograr un cambio positivo. Nuestra guía en estos debates han sido los valores básicos de nuestra liga desde hace muchos años. Estos incluyen no solo la diversidad, la inclusión, la equidad y el respeto a los demás, sino también la disposición a escuchar y considerar los puntos de vista opuestos.

Nuestra pretensión es que los eventos y actividades de más de una semana de duración relacionados con el All-Star sean una celebración mundial del baloncesto, de nuestra liga, y de los valores que defendemos, reuniendo a todos los miembros de la comunidad NBA actuales y a los exjugadores y antiguo personal directivo y técnico, a nuestros socios comerciales y a los aficionados. Si bien reconocemos que la NBA no puede escoger la ley en cada ciudad, estado y país en el que hacemos negocios, no creemos que podamos acoger con éxito la celebración del All-Star en Charlotte con el clima creado por la HB2.

Particularmente, somos conscientes del impacto de esta decisión para los aficionados de Carolina del Norte, que se cuentan entre los más apasionados de nuestra liga. También es importante insistir que la ciudad de Charlotte y la organización de los Hornets han deseado ofrecer un entorno inclusivo y que los Hornets seguirán asegurando que todos los patrocinadores —incluyendo a los miembros de la comunidad LGBT— se sientan bienvenidos cuando acudan a partidos o eventos en su cancha.

Esperamos reiniciar planes para la celebración del All-Star de 2019 en Charlotte, siempre y cuando haya una resolución apropiada para este asunto.

La NBA anunciará la nueva localización del All-Star Game en las próximas semanas.

Ciertamente, tras meses de requerimientos y diálogo, los legisladores de Carolina del Norte tan solo modificaron levemente la ley HB2, permitiendo que pueda ser denunciada la discriminación en el trabajo por razón de orientación sexual, sin que, por otra parte, se establezca ninguna medida protectora al respecto. Con la redacción anterior, ni siquiera se permitía la interposición de denuncia alguna. Una modificación insignificante e insuficiente, como manifiesta la NBA en su comunicado. Tras no lograr cambios en la controvertida norma, que fue aprobada en marzo y que también eliminó los protocolos que protegían de la discriminación a homosexuales, bisexuales y transexuales, la NBA, optó por el cambio de ubicación, aunque previamente ya había avisado de esta posibilidad, sumándose así a varias celebridades que cancelaron conciertos y espectáculos debido a esta discriminatoria ley.

“Aunque entendemos que la NBA no puede imponer las leyes en las ciudades, estados o países en los que hacemos negocio, no creemos que podamos organizar con éxito nuestro All-Star en Charlotte con la coyuntura creada tras la aprobación de la norma”, apuntó la liga.

El All-Star de la NBA no es sólo un partido que se juega en un estadio y ya, es toda una semana de eventos y partidos que mueven muchos millones de dólares y que “unen a todos los miembros de la comunidad de la NBA: jugadores actuales y retirados, oficiales de la liga y de los equipos, empresas colaboradoras y fans“. Es por eso que aunque desde la liga de básquet reconocen que no pueden elegir las leyes de cada ciudad, estado o país en el que hacen negocio, sí pueden elegir dónde hacer negocios y están convencidos de que “no podemos albergar de forma satisfactoria los eventos del All-Star en Charlotte dado el clima creado por la HB2.

Desde los Charlotte Hornets aseguran que han trabajado mano a mano con el ayuntamiento de la ciudad para conseguir crear un ambiente inclusivo que hiciera que todo el mundo -incluida la comunidad LGTB- se sintiera bienvenida en las celebraciones, pero dado que el estado no tiene pensado cambiar la ley han decidido que se largan, aunque no descartan volver a celebrar el evento en Charlotte en 2019 si finalmente la situación legal cambia.

La nueva sede se conocerá en las próximas semanas, aunque ya suenan con fuerza Nueva Orleans (Luisiana) y Orlando (Florida) como posibles reemplazos para el All-Star previsto para el 17, 18 y 19 de febrero.

Pese a todo, la NBA mostró su predisposición a organizar de nuevo el All-Star en Charlotte el año 2019 (en 2018 será en Los Ángeles) si se logran cambios en la legislación estatal.

La NBA también recibió destacados apoyos a su decisión como el del entrenador de los San Antonio Spurs, Gregg Popovich, el de la multinacional Nike o el de la cadena deportiva ESPN. Esta decisión de la NBA llega días después de que algunas de sus estrellas, LeBron James, Chris Paul, Dwyane Wade y Carmelo Anthony, pidieran soluciones para algunos problemas que sufre el país como las armas, el racismo o la violencia policial.

El gobernador ataca a la NBA

Tras conocer la noticia, el gobernador de Carolina del Norte, el republicano Pat McCrory, divulgó un comunicado en el que acusó a la NBA, a la que tildó de “élite empresarial”, de “imponer sus visiones políticas ahí donde hacen negocio, evadiendo así los procesos democráticos”. “Durante meses, las élites deportivas han menospreciado nuestras leyes y demonizado a la gente de Carolina del Norte simplemente porque creemos que los niños y niñas tienen el derecho a utilizar los baños, vestuarios y duchas sin el sexo opuesto presente”, agregó McCrory.

Haciendo historia…el empecinamiento en la discriminación

Pat-McCrory-gobernador-de-Carolina-del-Norte-300x239La ley a la que hace referencia la NBA, fue promulgada el pasado mes de marzo por el gobernador de Carolina del Norte, el republicano Pat McCrory, después de que las cámaras legislativas del estado, controladas por los republicanos, la aprobaran con carácter de urgencia y sin apenas discusión previa en un proceso que ha sido ampliamente criticado. La ley prohíbe a los ayuntamientos y condados del estado establecer medidas de protección contra la discriminación de las personas LGTB y deroga las ya existentes. En realidad, la ley perseguía acabar con la norma que antes había aprobado Charlotte, la ciudad más poblada del estado, y que precisamente amparaba a lesbianas, gais, bisexuales y transexuales ante cualquier tipo de discriminación de que fueran objeto en lugares donde se ofrecen servicios, como comercios, restaurantes, hoteles o taxis. Entre esas medidas se hallaba la de permitir a las personas transexuales que dispusieran de los aseos correspondientes a su identidad de género real en cualquier centro público, incluidos los escolares.

Esta última medida fue la que se tomó como excusa para organizar con carácter de urgencia plenos en ambas cámaras del estado para aprobar la ley a rebufo de la ola de histeria que los grupos más conservadores buscan provocar alrededor del “pánico transexual en los baños”, a semejanza de lo que ocurrió hace unos meses en Houston (Texas), donde la campaña contra el uso de los baños femeninos por las mujeres transexuales fue feroz y vergonzosa. Una urgencia que impidió además el debate sobre el alcance de las medidas antidiscriminatorias, aprobadas en dos sesiones vertiginosas en la Cámara de Representantes y el Senado estatales. En este último, los senadores del Partido Demócrata, en minoría, abandonaron la sesión como protesta. En ambas cámaras el resultado fue abrumadoramente mayoritario.

Enarbolando una vez más el fantasma (inventado) del “depredador sexual disfrazado de mujer”, el gobernador firmó inmediatamente la ley, con lo que las normativas antidiscriminatorias para las personas LGTB existentes en los distintos municipios y condados de Carolina del Norte quedaron derogadas. Muchas de ellas llevaban años en vigor, sin que se haya producido ningún ataque a ningún menor en los baños de los centros escolares por “depredadores disfrazados de mujer”. Sin embargo, para el gobernador, “la expectativa básica de intimidad en el más personal de los lugares, un baño o un vestuario para cada género, ha sido violada por la extralimitación del gobierno y la intrusión del alcalde y el consejo de la ciudad de Charlotte”. Esa fue es la única y mendaz razón dada para no solo derogar una normativa antidiscriminatoria para todo el colectivo LGTB, sino además para impedir que puedan establecerse medidas semejantes en el futuro.

La ACLU, la más importante organización de defensa de los derechos civiles del país, consideró de hecho la ley de Carolina del Norte la más regresiva de todas las aprobadas contra las personas LGTB. El fiscal general de Carolina del Norte, el demócrata Roy Cooper, dejó claro por su parte que no tiene la menor intención de defender ante los tribunales la constitucionalidad de la ley si esta es denunciada.

La patente discriminación que supone la ley HB2 tuvo consecuencias inmediatas para Carolina del Norte. A parte del All-Star, McCrory también ha visto como importantes figuras del espectáculo como Beyoncé, Bruce Springsteen, Dead & Company,  Itzhak Perlman, Ringo Starr o Cyndi Lauper han cancelado sus conciertos o han donado su recaudación a colectivos LGTB. Eventos y convenciones han trasladado su sede a otros estados, causando pérdidas cercanas a los 330 millones de dólares. Empresas y corporaciones como PayPal o el Deustche Bank han cesado en sus inversiones. 200 directivos de las principales empresas escribieron una carta solicitando al gobernador la derogación de la ley. Otras 67 han apoyado la demanda de inconstitucionalidad, presentando un documento de apoyo ante el tribunal.

Pero quizás la mayor pérdida económica sería la retirada de los fondos federales para educación, cifrados en 4.500 millones de dólares. El pasado mes de mayo, el Departamento de Justicia requirió al estado de Carolina del Norte que suspendiera la aplicación de la ley HB2, al considerar que violaba tanto el Título VII de la Ley de Derechos Civiles, que prohíbe la discriminación en el empleo por razón de sexo, como el denominado de forma genérica “Título IX”, la ley que prohíbe a toda institución educativa que reciba fondos del Gobierno discriminar por razón de sexo (no confundir con el Título IX de la Ley de Derechos Civiles).

Loretta_Lynch,_official_portraitTranscurrido el plazo que el Gobierno estadounidense  dio al estado de Carolina del Norte, el gobernador McCrory no solamente se negó a suspender la aplicación de la ley, sino que directamente demandó al Departamento de Justicia ante una Corte federal del estado, por considerar que se extralimitaba en el ejercicio de sus funciones.

La respuesta de la administración federal fue rotunda: a través de su fiscal  general, la afroamericana Loretta Lynch (natural, ella misma, de Carolina del Norte) anunciaba la presentación de una demanda federal por violación de los derechos civiles contra Carolina del Norte y su gobernador, Pat McCrory, entre otras instituciones del estado. Lo hacía, además, en un apasionado discurso, en el que situaba directamente esta batalla legal en el campo de los derechos civiles. La fiscal instaba a que “en lugar de ignorar a nuestros vecinos, nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo, aprendamos de nuestra historia y evitemos repetir los errores de nuestro pasado. Reflexionemos sobre una obvia, pero a menudo olvidada, lección: que una discriminación sancionada por un estado nunca resiste la mirada retrospectiva”.

Fuente Cáscara amarga/Estoy Bailando/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Stephen Curry, un MVP en la lucha contra LGTBfobia en Carolina del Norte

Viernes, 22 de abril de 2016

33809_stephen-curry-nba-declaracionesEl mejor jugador de la NBA de la actualidad también ha querido posicionarse en la delicada cuestión de las leyes discriminatorias que se han aprobado en Carolina del Norte afirmando que cualquier tipo de norma que fomente la segregación no es ”tolerable”.

Las leyes discriminatorias que se han aprobado en Carolina del Norte en nombre de la libertad religiosa tienen una virtud: haber conseguido movilizar a la mayor parte de la población norteamericana que se ha posicionado a favor del colectivo LGTB. 

El tejido industrial se ha pronunciado con rotundidad y ya han sido numerosas empresas (PayPal, Visa, Apple) que han confirmado que no invertirán en nuevos productos en un estado que promueve la LGTBfobia. Del mismo modo se han comportado los artistas. Bruce Springsteen y Ringo Starr han suspendido sus próximos conciertos en el estado y  Bryan Adams en Mississippi por su ley homófoba y presentadores como Ellen Degeneres han dedicado espacios en sus programas para empoderar a la comunidad LGTB en un estado como Carolina del Norte.

El mundo del deporte no ha querido quedarse al margen de una cuestión que ocupa las portadas de periódicos y telediarios de todo el país y no han tardado en situarse del lado de la lógica, es decir, de la mano de la comunidad LGTB.

La propia liga está meditando cambiar el destino del próximo All Star Game (uno de los eventos deportivos que más afición y dinero mueve de todo el planeta) que debía disputarse en Carolina del Norte y moverlo a un estado donde se respeten lxs derechos de todxs. Y ahora ha sido Stephen Curry el que ha querido pronunciarse sobre esta cuestión.

Con la misma decisión con la que se juega triples desde nueve metros, Curry ha decidido posicionarse como un aliado más del colectivo LGTB, en una cuestión que le afecta de manera muy personal puesto que Charlotte (Carolina del Norte) ha sido la ciudad donde ha crecido.

En declaraciones a Bay Area tras el primer partido de los playoffs disputado ante los Houston Rockets, Curry, al que se le había acusado en alguna ocasión de no mojarse, se lanzo a la piscina de la Diversidad:

Por la educación que he recibido siempre he detestado cualquier tipo de discriminación. Creo que eso no es tolerable. En ninguna parte. Apesta que sea en mi estado natal, donde vive mucha gente fabulosa. Espero que el año que viene cuando tengamos que disputar el All Star, esta ley ya haya sido derogada”.

Fuente Redacción Chueca

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Ringo Starr también cancela un concierto en Carolina del Norte por su ley antiLGTB: “Tenemos que tomar una posición contraria a este odio”, mientras la artista lesbiana Brandi Carlile si tocará…

Martes, 19 de abril de 2016

ringostarr459Hace solo unos días,  recogíamos la cancelación de un concierto de Bruce Springsteen en Carolina del Norte. ¿El motivo? Mostrar su oposición a la  ley LGTBfóbica sancionada por el gobernador de este territorio estadounidense, el republicano Pat McCrory. Otros artistas siguen uniéndose a los pasos del boss. Ringo Starr (que fue baterista de The Beatles y desde los años 70 inició su carrera en solitario como cantante, compositor y actor) lamenta “decepcionar” a los fans que desean verle pero manifiesta que “tenemos que tomar una posición contraria a este odio”. Por su parte, Cyndi Lauper (que lleva años comprometida con la defensa de los derechos del colectivo LGTB) mantendrá su espectáculo pero anuncia que donará todos sus beneficios a la organización igualitaria Equality North Carolina.

Cada vez son más las voces críticas con la legislación anti LGTB de Carolina del Norte, conocida como ‘HB2’. El republicano Pat McCrory la promulgaba después de que las cámaras legislativas del estado, controladas por los republicanos, la aprobaran con carácter de urgencia y sin apenas discusión previa en un proceso que ha sido ampliamente criticado. Dicha ley es de aplicación desde el pasado 1 de abril y lo será hasta que no se declare su inconstitucionalidad. El demócrata Roy Cooper, a la sazón fiscal general de Carolina del Norte, anunciaba que él no defendería su constitucionalidad.

Si Bruce Springsteen justificaba la cancelación de su concierto alegando que “hay cosas más importantes que un espectáculo de rock”, ahora otros artistas siguen su estela, comprometiéndose con la igualdad de la comunidad LGTBI. Ringo Starr ha suspendido sus actuaciones en Greensboro (una ciudad del condado de Guilford, al norte del estado de Carolina del Norte) y en Cary (el los condados de Wake y Chatham). El que fuera componente de The Beatles se dirige a los promotores de la legislación LGTBfóbica y les dice que es “triste que sientan que este colectivo de personas no puedan ser defendidas”. Aunque Ringo Starr siente “decepcionar” a sus fans, considera que “tenemos que tomar una posición contraria a este odio”.

Cyndi Lauper opta por una estrategia diferente

Cindy-lauperLa cantante Cyndi Lauper donará todas los beneficios de su cuarto espectáculo de junio en Raleigh (la segunda ciudad más poblada de Carolina del Norte después de Charlotte) a Equality North Carolina, una organización que lucha para conseguir derogar la LGTBIfóbica ley HB2. “Creo que el mejor camino que puedo escoger es convertir mi show en un día entero para obtener el apoyo público para derogar la HB2”, dice Lauper. Su manager y agente también donarán sus comisiones.

“Todos tenemos que incluirnos en el esfuerzo de construir una sociedad inclusiva, pero cada persona debe hacerlo de la mejor manera que sepa”, ha añadido la intérprete del popular tema de los 80 Girls Just Want To Have Fun. Por ello, su estrategia es diferente a la de Springsteen o Ringo Starr, aunque el mensaje de rechazo a la legislación discriminatoria de Carolina del Norte es igualmente enérgico.

Lo cierto es que, viniendo de esta artista, sus palabras resultan más que creíbles. Dosmanzanas recogía en 2012 su iniciativa Forty to None Project en Estados Unidos, cuyo objetivo era proporcionar los medios necesarios a los jóvenes LGTBI sin hogar, protegerlos y concienciar a la sociedad de los problemas a los que se enfrentan.

Bryan+Adams0Bryan Adams protesta en Mississippi

Como ya anunciamos, el rockero canadiense Bryan Adams también ha optado por suspender su concierto en el estado de Mississippi, previsto para el 14 de abril. Lo hacía en protesta a la ley que, bajo la excusa de proteger la libertad religiosa, ampara la discriminación de las personas LGTBI. Adams decía que “no puedo, en conciencia, actuar en un estado en el que a ciertas personas se les niega sus derechos civiles debido a su orientación sexual”.

El artista, además, aseveraba que “uso mi voz en solidaridad con todos mis amigos LGBT para derogar esta ley extremadamente discriminatoria”.

El porno, fundido a negro

Como anécdota, los usuarios de internet de Carolina del Norte no podrán acceder a la web pornográfica XHamster.com. El conocido portal (uno de los más visitados del mundo), en su lugar, ofrecerá una pantalla en negro en su ordenador. “Hemos pasado los últimos 50 años luchando por la igualdad para todos y estas leyes son discriminatorias, algo que XHamster.com no tolera”, decían en un comunicado. Esta acción la plantean como “un golpe severo” contra el sistema de ingresos (incluidos los impuestos) del sistema que promueve esta “basura”, en referencia a la ley LGTBIfóbica HB2.

Desde la web añaden que el término “transexual”, durante el mes de marzo en Carolina del Norte, tuvo 400.000 impactos frente a los 319.907 que tuvo “gay”.

B9316746346Z.1_20150326112016_000_GNCAAOHU6.2-0La artista lesbiana Brandi Carlile si tocará en Carolina del Norte

Estos días ha sido noticia el compromiso de varios artistas con el respeto a la diversidad sexual y los derechos del colectivo LGBT, hablamos de Bruce Springsteen, que canceló un concierto en Carolina del norte como protesta por una ley antiLGBT y de Bryan Adams, que hizo lo propio en Mississippi, donde también se va a aprobar una ley de Libertad Religiosa que afectará a las personas LGBT. Aprovechando la coyuntura, la cantante Brandi Carlile ha publicado en su Facebook las causas por las que ella, como artista y como lesbiana, no cancelará sus conciertos en Carolina del norte, eso sí, mostrando todo su respeto a El Boss.

Mientras cruzo la línea del precioso estado de Massachusetts donde me casé legalmente con mi mujer hace 4 años, estoy contemplando el asunto de Bruce Springsteen y Carolina del norte, ya que vaya donde vaya me preguntan si planeo cancelar mis shows.

Debería empezar diciendo que quiero ser Bruce Springsteen cuando crezca. Bruce ha decidido no acudir a ese concierto por la ley que está siendo aprobada, que permite la discriminación de mis hermanos LGBT en NC. Aprecio profundamente lo que hace y quiero agradecerle personalmente lo que está haciendo. Ésos son shows masivos en este negocio, y es una gran pérdida para NC – Bruce no es LGBT pero nos está defendiendo a aquellos que lo somos. Gracias a cosas como ésta hemos visto el progreso que hemos visto.

Como artistas es nuestra responsabilidad tomar parte contra aquellos que oprimen a nuestros hermanos y hermanas y defenderlos empleando lo que poseemos. Bruce es un artista, pero en defensa de los ciudadanos LGBT, está privando a NC de este gran evento y lo que él conllevaría.

Por varias razones he decidido no cancelar mis shows en Carolina del Norte. Soy una artista pequeña, soy gay y muchos de mis fans son gay también. Cancelar mis shows en NC oprimirían aun más a mis fans que ya están siendo dañados con esa legislación, que han trabajado duro oponiéndose y que necesitan un lugar donde juntarse. Por eso nosotros estaremos en Wilkesboro, Charlotte, Asheville y Greensboro este verano. Vamos a ir todos juntos, vamos a ser oídos, a plantar cara y a hacer ruido enfrente de esa insultante ley.

Todos tenemos un rol que jugar aquí. Bruce está haciendo su papel increíblemente bien y yo lo respeto. En el mío, quiero ser testigo y protestar a través de la música. Nos vemos en NC amigos.

Sin duda, otro punto de vista diferente igualmente respetable dentro de la misma oposición a las terribles leyes anti- LGBT que están surgiendo en Estados Unidos. ¿Qué os parecen las medidas de unos y otros?

Fuente Dosmanzanas/ AmbienteG

General, Homofobia/ Transfobia., Música , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.