Archivo

Archivo para Domingo, 28 de febrero de 2016

Conversión… Saber esperar

Domingo, 28 de febrero de 2016

Sabemos que nos esperas, Señor, porque sabes que la espera es esperanza… y esperamos también que riegues nuestras vidas con tu ternura… para que nuestra  vida sea un reflejo de tu bondad y de frutos de justicia que haga mejor la de los demás…

tumblr_nm4a23NwNT1toftzpo1_1280

Saber esperar; sabiendo
que el tiempo no existe ya.

Ni el correo ni la prensa
tienen caja forestal.

El sol es de ayer, de siempre.
Y un día es un día más.

La noche, con “muriçoca”.
La tuna, no es de fiar.

Mañana será otro día,
y arroz no nos faltará…

Despertaremos cansados,
com vontade de sentar”;

pero con la espera al hombro,
¡y nos tocará esperar

otro día, todo el día,
…para aprender a esperar!

*

Pedro Casaldáliga
Clamor elemental. Ed Sígueme, 1971

***

En una ocasión, se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos cuya sangre vertió Pilato con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús contestó:

“¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera.”

Y les dijo esta parábola: “Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró.

Dijo entonces al viñador: “Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde?

Pero el viñador contestó: “Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas”.

*

Lucas 13, 1-9

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

“¿Dónde estamos nosotros?”. 3 Cuaresma – C (Lucas 13,1-9)

Domingo, 28 de febrero de 2016

3-CUAR-600x678Unos desconocidos le comunican a Jesús la noticia de la horrible matanza de unos galileos en el recinto sagrado del templo. El autor ha sido, una vez más, Pilato. Lo que más les horroriza es que la sangre de aquellos hombres se haya mezclado con la sangre de los animales que estaban ofreciendo a Dios.

No sabemos por qué acuden a Jesús. ¿Desean que se solidarice con las víctimas? ¿Quieren que les explique qué horrendo pecado han podido cometer para merecer una muerte tan ignominiosa? Y si no han pecado, ¿por qué Dios ha permitido aquella muerte sacrílega en su propio templo?

Jesús responde recordando otro acontecimiento dramático ocurrido en Jerusalén: la muerte de dieciocho personas aplastadas por la caída de un torreón de la muralla cercana a la piscina de Siloé. Pues bien, de ambos sucesos hace Jesús la misma afirmación: las víctimas no eran más pecadores que los demás. Y termina su intervención con la misma advertencia: «si no os convertís, todos pereceréis».

La respuesta de Jesús hace pensar. Antes que nada, rechaza la creencia tradicional de que las desgracias son un castigo de Dios. Jesús no piensa en un Dios «justiciero» que va castigando a sus hijos e hijas repartiendo aquí o allá enfermedades, accidentes o desgracias, como respuesta a sus pecados.

Después, cambia la perspectiva del planteamiento. No se detiene en elucubraciones teóricas sobre el origen último de las desgracias, hablando de la culpa de las víctimas o de la voluntad de Dios. Vuelve su mirada hacia los presentes y los enfrenta consigo mismos: han de escuchar en estos acontecimientos la llamada de Dios a la conversión y al cambio de vida.

Todavía vivimos estremecidos por el trágico terremoto de Haití. ¿Cómo leer esta tragedia desde la actitud de Jesús? Ciertamente, lo primero no es preguntarnos dónde está Dios, sino dónde estamos nosotros. La pregunta que puede encaminarnos hacia una conversión no es «¿por qué permite Dios esta horrible desgracia?», sino «¿cómo consentimos nosotros que tantos seres humanos vivan en la miseria, tan indefensos ante la fuerza de la naturaleza?».

Al Dios crucificado no lo encontraremos pidiéndole cuentas a una divinidad lejana, sino identificándonos con las víctimas. No lo descubriremos protestando de su indiferencia o negando su existencia, sino colaborando de mil formas por mitigar el dolor en Haití y en el mundo entero. Entonces, tal vez, intuiremos entre luces y sombras que Dios está en las víctimas, defendiendo su dignidad eterna, y en los que luchan contra el mal, alentando su combate.

José Antonio Pagola

Biblia, Espiritualidad , , , , ,

“Si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera”. Domingo 28 de febrero de 2016. 3º de Cuaresma

Domingo, 28 de febrero de 2016

19-cuaresmaC3 cerezoLeído en Koinonia:

Éxodo 3, 1-8a. 13-15: “Yo soy” me envía a vosotros.
Salmo responsorial: 102: El Señor es compasivo y misericordioso.
1Corintios 10, 1-6. 10-12: La vida del pueblo con Moisés en el desierto fue escrita para escarmiento nuestro.
Lucas 13, 1-9:  Si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera.

Análisis

El texto del libro del Éxodo nos presenta una versión -la más conocida, seguramente- de la así llamada vocación de Moisés, que es también la “autopresentación” de Yavé.

Las antiguas opiniones sobre diferentes fuentes hablan de dos antiguas tradiciones que se integran en este texto. Según Gen 4,26 Enosh fue el primero en invocar el nombre de Yavé, sin embargo, acá Moisés no lo conoce por lo que Diosa se lo debe revelar. Por otra parte el nombre del monte es Horeb y no Sinaí, y el suegro de Moisés es Jetró mientras que en 2,18 es Reuel. Así se ha hablado de las diferentes tradiciones a las que históricamente se las llamó Elohista y Yahvista, aunque el tema hoy está en discusión (en especial la antigüedad de éstas, y la existencia del primero).

Muchos elementos podríamos señalar, pero destaquemos solo algunos:

Moisés es llamado, y como es frecuente en los relatos de vocación de la Biblia se sigue un esquema similar: (1) oración y respuesta, v.7 y v.9; (2) promesa de salvación, v. 8 y v.10; (3) encargo, v.16-17 y v.10; (4) objeción, 4,1 y v.10; (5) signo, 4,1-9 y v.12; (6) nueva objeción, 4,10 y v.13; (7) respuesta final de Dios, 4,13-16 y 4,17. Como se ve, parecería que las dos fuentes entremezcladas tienen el mismo esquema. Que se utilice un “relato de vocación” nos pone en el contexto de los profetas, lo que no es ajeno al texto, ya que Moisés debe ser “escuchado” como uno que habla “en nombre de Dios”.

Otro elemento es lo que causa la intervención de Dios: lo que lo motiva es “el clamor”. El grito de dolor no deja a Dios “fuera” de la historia. Desde el clamor de la sangre de Abel, Dios toma partido por “los-que-claman”, los que sufren la opresión e injusticia (Gn 18,21; 19,13; Ex 11,6; 22,22: “no dejaré de oír su clamor”; 1 Sam 9,16; Is 5,7; Sal 9,13). El clamor de su pueblo no le permite “hacer oídos sordos”, y frente a ese dolor es que elige y envía a su elegido “Moisés”.

Finalmente digamos algo sobre el ”nombre” de Dios. Entre los antiguos semitas, el “nombre” es el sentido, es su misma existencia. Que Dios tenga nombre, y distinto del nombre que recibió hasta ahora indica que algo ha cambiado (cambiamos de Dios); este es un Dios que se muestra a partir de la historia, como un Dios que manda a los que elige para dar respuesta a los clamores que lo conmueven y no lo dejan indiferente. ¿Qué significa el nombre de Dios? Podemos preguntarnos qué significó en su origen, y qué significó para los lectores del Éxodo. No es fácil dar respuesta, lo cierto es que parece incluir el verbo “ser”/“estar”: las opiniones más sólidas hoy son tres: “yo soy el que hace ser”, lo que remite a que Dios es creador, aunque no se entiende a qué viene esta confesión de fe en este momento; además de que el reconocimiento de Dios como creador parece más tardío, como en el 2º Isaías, en tiempos del exilio); “yo soy el que soy” en el sentido de resaltar Dios existe, mientras que los dioses-ídolos no existen (en ese sentido parece usarlo Os 1,9), el marco remite en cierto modo a la alianza y la “duplicación” destaca la soberanía de Dios que “hace misericordia con quien hace misericordia” (Ex 33,19), es decir: siempre; finalmente, “yo soy el que estaré” (con ustedes), es el Dios de la presencia salvadora, el que acompaña la historia. Este último por el contexto, y el anterior por el marco son los que nos parecen más probables: Dios garantiza su presencia y se enfrenta con los dioses de Egipto: el clamor de su pueblo por el sufrimiento no puede quedar impune.

La Primera carta de Pablo a los Corintios presenta muchas dificultades cuando pretendemos “ubicarla”. Parece muy desordenada, y no es evidente que todo esté en el lugar que Pablo lo pensó. Sabemos que Pablo contesta preguntas escritas que la comunidad le ha hecho (7,1) y es probable que cada vez que usa “con respecto a” también lo esté haciendo (7,1.25; 8,1; 12,1; 16,1.12). Eso no impide que se hayan introducido en el resto de la carta textos provenientes sea de otras cartas o de nuevas circunstancias que exigieron una reelaboración del escrito por parte del mismo Pablo (esta última es nuestra opinión pero no es el caso destacarla acá). En principio, entonces, el texto de 1 Cor 10,1-13 pertenece al bloque donde Pablo responde acerca de la carne ofrecida a los ídolos.

La referencia a las figuras (typos) del AT que recuerdan el bautismo y la eucaristía, parecen decir que no se debe creer que por ser partícipes de la comunidad sacramental, no por estar bautizados y tomar parte de la eucaristía tenemos la garantía de no caer (eso sería hacerse un ídolo; ver 11,30). La idolatría es la clave de la unidad (lamentablemente omitida por el texto litúrgico). Los israelitas cayeron, y también nosotros debemos cuidarnos de no caer: “el que crea estar de pie cuide de no caer” es la conclusión y la clave del texto.

El Evangelio se ubica en el “viaje a Jerusalén” donde Lucas presenta muchos textos de su fuente propia, “L”, un poco -aparentemente- desordenados. Sin embargo, el relato presenta una cierta semejanza en la forma con lo que viene diciendo: en 12,51 también había preguntado “creen que…” y su respuesta fue “les aseguro que…” concluyendo con una parábola. En este caso se presenta abruptamente una situación histórica, con una aparente interpretación religiosa. Jesús corrige esa interpretación e incluso presenta otra situación semejante que se prestaría a la misma interpretación. “No, les aseguro” es la corrección que Jesús propone (vv.3.5) para lo cual presenta otra parábola (vv.6-9).

El acontecimiento histórico nos es desconocido. Se han propuesto diferentes hechos, pero ninguno coincide exactamente con este. Es extraño que Flavio Josefo no lo haya narrado siendo, como es, muy poco amigo de Pilato. Pero el debate supone un (o dos) acontecimiento(s) ocurridos realmente. La mezcla de sangre de galileos con la de los sacrificios hace pensar en la fiesta de la Pascua: en esa fecha Pilato y los peregrinos -también los de Galilea- se encuentran en Jerusalén, y los laicos participan de los sacrificios ya que deben llevar a su casa, o lugar de tránsito, el cordero para ser comido en familia. El otro hecho afecta a 18 personas, si el primero es incidental, este es ocasional, en el primero hay un criminal, pero en el segundo hay un hecho casual, lo común de ambos son los muertos y la interpretación que los interlocutores de Jesús hacen del hecho. De la torre de Siloé sabemos de su existencia, y su ampliación. Josefo la narra, pero no cuenta -tampoco- ningún accidente de este tipo. No sabemos si Lc no está pensando o puede estar releyendo la caída de Jerusalén posterior al 70, pero más allá del o los hechos históricos, lo importante es la respuesta a la imagen de Dios que todo esto supone.

Comentario

Jesús nos enseña, en el texto de hoy a aprender a escuchar la voz de Dios en los acontecimientos de la historia. De hecho sus interlocutores también lo hacían, y por eso van a contarle los hechos, pero escuchaban mal, Dios no decía lo que ellos entendían. Es verdad que Dios habla, pero hay que aprender a escucharlo. Dios no nos dice que los muertos de esos acontecimientos drásticos eran pecadores, de hecho todos lo son. Lo que Dios nos dice es que por serlo, debemos convertirnos y dar frutos de conversión. Los frutos son una palabra de Dios para esta etapa de la historia.

Vivimos en sociedades llamadas cristianas. “Occidental y cristiana” se decía, y los frutos fueron torturas, desapariciones, asesinatos, delaciones, miedo, desesperanza… y más todavía: hambre, desocupación, analfabetismo, falta de salud y vivienda, desesperanza… y “por los frutos se conoce el árbol“. Hoy, muchos llamados cristianos siguen viviendo su fe muy lejos de los frutos de amor y justicia que nos pide el Evangelio: participan de mesas de dinero, de la tiranía del mercado, pagan sueldos “estrictamente «justos»” y precisamente bajos, están afiliados a partidos que nada tienen que ver con la Doctrina Social de la Iglesia (¿se puede -por ejemplo- ser cristiano y neo-liberal? ¡ciertamente no!). ¿Y los frutos? Individualismo, hambre, pobreza… Así, por ejemplo, vemos que uno de los problema que tenemos en América Latina para el reconocimiento “oficial” de nuestros mártires es que quienes los han matado “se llaman ellos mismos cristianos!”, y esto desconcierta a muchos.

No bastan las palabras. De nada sirve una higuera estéril. Una higuera debe dar higos ya que para eso ha sido plantada. Un pueblo redimido por Cristo, debe edificar, con su vida (y con su muerte si fuera necesario) un Reino que dé frutos de verdad, de justicia y de paz, de libertad, de vida y de esperanza…. Estamos lejos, ¡muy lejos! de lograrlo. Es verdad que en decenas de comunidades hay también frutos muy vivos de solidaridad, de paz, de oración, de justicia y de vida, de celebración y de esperanza… y podríamos multiplicar los frutos que vemos en las comunidades; pero todo lo anterior también es cierto. Faltan muchos frutos que dar, falta mucha vida que cosechar y alegría que festejar. El continente de la violencia, de la injusticia y el hambre reclama frutos de los cristianos. Y esos frutos deben darse en la historia. Los acontecimientos cotidianos, de dolor y de muerte, que tan frecuentes vivimos en América Latina nos dan una palabra de Dios, una palabra que debemos aprender a escuchar, que debemos comprender para no creer que Dios dice lo que no está diciendo. Jesús nos enseña la “dinámica del fruto” para aprender a reconocer allí un Dios que sigue hablando y que nos sigue llamando a la conversión. no para una conversión individual y personal, sino que dé frutos para los hermanos, para la historia y para la vida. Y la Cuaresma es tiempo oportuno para empezar a darlos… Leer más…

Biblia, Espiritualidad , , , , ,

Dom 28.2.16. “Todos igualmente moriréis”. Seguido de “!Córtala…! ¡Déjame cuidarla un año más!”

Domingo, 28 de febrero de 2016

tn_image036Del blog de Xabier Pikaza:

Dom 3. Cuaresma, ciclo C. Lc 13, 1-9. Así responde Jesús:

— Le dicen que han muerto dieciocho cuando ha caído la torre de Siloé, y él recuerda entonces que otros muchos galileos han muerto, asesinados por el gobernador de Roma en el mismo templo.

Las circunstancias son serias sigue diciendo Jesús, tanto en un plano físicos (torres caídas) como social (matanzas políticas), para añadir que el tiempo exige una gran conversión (meta-noia), cambio de ser y pensar, pues de lo contrario todos igualmente moriremos (nos mataremos, pereceremos).

Éste es el argumento de la primera parte del evangelio del domingo (los muertos de la torre, los muertos de Pilato: Lc 13, 1-5); la segunda trata de la higuera humana que lleva mucho tiempo sin dar frutos, de forma que el Señor quiere ya cortarla, pues no hace más que estorbar en su campo, como diciendo así que le especie humana está en peligro inminente de destrucción (Lc 13, 6-9).

12799062_553194178191112_3894402213777663530_n

Las dos “historias” (los muertos y la higuera) son distintas, aunque se encuentran vinculadas por la urgencia de la “hora” y por el riesgo de la muerte. Las dos son importantes, y por eso las quiero presentar por separado, para así poner de relieve su escalofriante actualidad, su gran realismo.

Hoy me ocupo pues de la primera, que evoca dos tipos de muertes.

(a) Una parece de “accidente” cósmico: Una torre de Jerusalén se cae y mata a dieciocho. Pero es un accidente “provocado” por aquellos que construyen torres de seguridad soberbia (bombas atómicas, obras que polucionan aires, mares y tierras), como la de Siloé… torres que al fin caen sobre aquellos que las edifican (como la de Babel: imagen).

(b) La otra historia plantea el tema del asesinato político directo, del riesgo de genocidio universal: Pilato, gobernador imperial romano, mata a un grupo de peregrinos galileos, pensando que son peligrosos(como unos terroristas), pero con ello sólo hace una cosa: aumenta la espiral de la violencia (en esa línea puede verse el coloso de Goya).

images
Ante esos riesgos sólo hay un camino: La con-versión radical (meta-noia): Si no cambiamos de forma de ser (pensar y actuar) pereceremos todos.

No se trata pues del juicio final de Dios, sino del riesgo de la muerte final de una humanidad que se destruye a sí misma. Un tema de increíble actualidad, que el Papa Francisco ha planteado de un modo fuerte en su encíclica sobre la “ecología” o, mejor dicho, sobre la posible eco-thanatología (la destrucción de la humanidad).

Siga leyendo quien quiera conocer su actualidad, discutir su sentido.

Lucas 13, 1-5

Eu una ocasión, se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos cuya sangre vertió Pilato con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús contestó:

-“¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis lo mismo.
Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera.”

1. Una torre que cae, un asesinato político:


‒ La caída de la torre.En principio parece una catástrofe natural:
puede haber sucedido por fallo del suelo o por un terremoto (a no ser que su derrumbe se deba a la mala construcción a la desidia de los hombres, que no se han preocupado por asegurarla )¿O se trata de una torre de vigilancia militar, como la de Babel, que acaba matando a quienes la construyen y quieren vivir seguros a su sombra?.

En esa línea se podría hablar de un río desbordado que inunda todo el pueblo, de una tormenta o tsunami del mar que destruye las ciudades de la costa, o de un terremoto como el de Haiti que destruye numerosas poblaciones, produciendo millares de muertos. En esa línea se debe seguir hablando del efecto invernadero, de la polución del agua y del aire, de la destrucción muy posible de la vida del mundo, por efectos de ruptura o muerte cósmica

‒ Los galileos matados por Pilato fueron víctimas de la conflictividad política en un mundo donde resultaba difícil (por no decir imposible) el control de la violencia. Dentro de una creación positiva donde, en principio, Dios quiere hace que alumbre el sol y llueva para justos y pecadores (Mt 5, 45), nos hallamos amenazados no son por las catástrofes “naturales”, sino por la violencia social, que para algunos proviene de los “galileos” levantiscos y para otra de la opresión imperial de toma. Leer más…

Biblia, Espiritualidad , , , , ,

Tres maneras de morir y una sola de salvarse. Domingo 3º de Cuaresma. Ciclo C.

Domingo, 28 de febrero de 2016

parabola-de-la-higueraDel blog El Evangelio del Domingo, de José Luis Sicre sj:

El evangelio de hoy es exclusivo de Lucas, sin correspondencias en Mateo y Marcos. Y las tres breves partes en que podemos dividirlo se centran en el mismo tema, muy apropiado a la Cuaresma: la conversión.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 13, 1-9

En una ocasión, se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos cuya sangre vertió Pilato con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús les contestó:

            – ¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pareceréis lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceareis de la misma manera.

            Y les dijo esta parábola: “Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde? Pero el viñador contestó: Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas”.

Tres maneras de morir

            1) Asesinado por Pilato; 2) Aplastado por una torre; 3) Negándonos a convertirnos.

            Todo comienza con el deseo de tenderle a Jesús una trampa. ¿Cómo reaccionará él, que es galileo, ante el asesinato de otros galileos por orden del procurador romano? La trampa es muy astuta: nadie le pregunta qué piensa de este hecho; se limitan a contarle el caso. Si responde airadamente, se enemistará con las autoridades; si se calla la boca, se revelará como un mal galileo y un mal israelita.

            Para quienes han venido a contarle el caso, todo se juega entre unos galileos muertos, Pilato y Jesús. Ellos se limitan a informar, como la prensa; el caso no les afecta personalmente. Y aquí es donde Jesús va a cazarlos en su propia trampa. Con una ironía muy sutil da por supuesto que sus informadores no le piden una declaración de tipo político (Pilato es un asesino, muerte a los romanos) sino de tipo religioso (esos galileos han muerto por ser pecadores). De hecho, la mayoría de los judíos de la época (y muchos cristianos actuales), consideran que una desgracia es consecuencia de un pecado.

            Pero Jesús toma un rumbo completamente distinto. Los importantes no son los galileos muertos, Pilato y Jesús. Los importantes son ellos, los que preguntan, que no pueden considerarse al margen de los acontecimientos. Si piensan que esos galileos eran más pecadores que ellos, se equivocan. También se equivocaron quienes pensaron que los dieciocho aplastados por el derrumbe de la torre de Siloé eran más pecadores que los demás.

            La muerte no solo la provocan políticos injustos y criminales (Pilato) o desgracias naturales evitables (la torre). Hay otra amenaza mucho más grave: la que tramamos contra nosotros mismos cuando nos negamos a convertirnos.

Dios pide higos a la higuera, no pide peras al olmo

             La historia de los galileos y de la torre la ha utilizado Jesús para avisar seriamente, y por dos veces: “Si no os convertís, todos pereceréis”. Quienes conciben a Jesús como un hippy de los años 80 del siglo pasado, repartiendo flores y besos, no han leído nunca el evangelio. Él no hay traído paz sino espada.

            Pero la invitación tan seria a convertirse, con la amenaza de perecer en caso contrario, no debe interpretarse de forma equivocada. Dios no va a caer sobre nosotros como una torre ni va a mandar a sus ángeles con espadas desenvainadas. Mediante un breve parábola Lucas cuenta cómo nos va a tratar: como un agricultor sensato, realista y paciente.

            Sensato, porque solo nos pide lo que podemos dar naturalmente, sin especial esfuerzo. De la higuera solo espera que dé higos, no plátanos ni melones. Lo que espera de nosotros es algo que cada uno debe pensar teniendo en cuenta sus circunstancias familiares y laborales, pero nunca esperará nada que exceda nuestra capacidad.

            Realista, porque no se deja engañar. La higuera lleva tres años sin dar fruto. Con él no valen las excusas del mal estudiante que asegura haber trabajado mucho cuando no ha dado golpe en todo el curso. A nosotros podemos engañarnos diciendo que damos fruto; a Dios, no.

            Paciente, porque ha esperado ya tres años, y todavía está dispuesto a conceder uno más.

            Pero la parábola no habla solo del dueño de la viña. El gran protagonista es el viñador, el que intercede por la higuera y se compromete a cavarla y echarle estiércol. Ya que la higuera nos representa a cada uno de nosotros, el viñador tiene que ser Jesús. Se espera que la higuera produzca fruto no solo por ella misma sino también gracias a su acción.

            En definitiva, la parabolita final matiza bastante la dureza de la primera parte del evangelio. Pero matizar no significa anular. Si nos empeñamos en no dar fruto, si no mejora nuestra relación con Dios y con el prójimo, por más que Jesús cave y trabaje, la higuera será cortada.

Nosotros no somos distintos ni mejores (lecturas 1ª y 2ª)        

         En el evangelio, Jesús advierte a los presentes que no deben considerarse mejores que los asesinados por Pilato o muertos por el derrumbe de la torre. Las dos primeras lecturas nos recuerdan que nosotros no somos mejores que el pueblo de Israel, para que nadie se sienta seguro y termine cayendo, como indica Pablo.

            La lectura del Éxodo nos habla de la preocupación de Dios por su pueblo esclavizado en Egipto. La vocación de Moisés será el primer acto de su liberación.

Lectura del libro del Éxodo 3, 1-8a. 13-15

            En aquellos días, Moisés pastoreaba el rebaño de su suegro Jetró, sacerdote de Madián; llevó el rebaño trashumando por el desierto hasta Ilegar a Horeb, el monte de Dios. El ángel del Señor se le apareció en una Ilamarada entre las zarzas. Moisés se fijó, la zarza ardía sin consumirse.

            Moisés se dijo: “Voy a acercarme a mirar este espectáculo admirable, a ver cómo es que no se quema la zarza.” Viendo el Señor que Moisés se acercaba a mirar, lo, llamó desde la zarza:

            – “Moisés, Moisés.”

            Respondió él: 

            – “Aquí estoy.”

            Dijo Dios:

            – “No te acerques; quítate las sandalias de los pies, pues el sitio que pisas es terreno sagrado”, y añadió: “Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob.”

            Moisés se tapó la cara, temeroso de ver a Dios.

            El Señor le dijo:

            – “He visto la opresión de mi pueblo en Egipto, he oído sus quejas contra los opresores, me he fijado en sus sufrimientos. Voy a bajar a librarlos de los egipcios, a sacarlos de esta tierra, para llevarlos a una tierra fértil y espaciosa, tierra que mana leche y miel.”

            Moisés replicó a Dios:

            – “Mira, yo iré a los israelitas y les diré: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntan cómo se llama, qué les respondo?”

            Dijo Dios a Moisés:

            – “Soy el que soy. Esto dirás a los israelitas: Yo-soy me envía a vosotros.” Dios añadió: “Esto dirás a los israelitas: Yahvé (El-es), Dios de vuestros padres, Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, me envía a vosotros. Este es mi nombre para siempre: así me Ilamaréis de generación en generación.”

            Es lógico que el estribillo del Salmo repita: “El Señor es compasivo y misericordioso”. Pero la carta a los Corintios recuerda que, a pesar de tantos beneficios divinos (paso del Mar, maná, agua que brota de la roca), muchos israelitas no agradaron a Dios y terminaron pereciendo en el desierto. Y añade que esto debe servirnos  de ejemplo y escarmiento. Nos puede ocurrir lo mismo si nos comportamos igual que ellos. Dicho con las palabras del evangelio. “Si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo.”

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 10, 1-6. 10-12

            No quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube y todos atravesaron el mar y todos fueron bautizados en Moisés por la nube y el mar; y todos comieron el mismo alimento, espiritual; y todos bebieron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que los seguía; y la roca era Cristo. Pero la mayoría de ellos no agradaron a Dios, pues sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto.

            Estas cosas sucedieron en figura para nosotros, para que no codiciemos el mal como lo hicieron aquéllos. No protestéis, como protestaron algunos de ellos, y perecieron a manos del Exterminador.

            Todo esto les sucedía como un ejemplo y fue escrito para escarmiento nuestro, a quienes nos ha tocado vivir en la última de las edades. Por lo tanto, el que se cree seguro, ¡cuidado!, no caiga.

***

Biblia, Espiritualidad , , , , ,

III Domingo de Cuaresma. 27 febrero, 2016

Domingo, 28 de febrero de 2016
cuaresmaIIIdom2016
“Señor, déjala todavía este año;
yo la cavaré y le echaré abono,
a ver si da fruto en lo sucesivo…”
(Lc 13, 18)

 Al orar el evangelio, me lleno de admiración ante Jesús y de “pena” ante la pequeñez que somos los seres humanos.

¿Por qué siempre nos creemos mejores que los demás?, ¿por qué la culpa siempre es del otro/a?, ¿ por qué siempre juzgamos?

Jesús nos habla de la igualdad, y nos dice que nuestra condición humana tiene grandeza y pequeñez, que nadie es mejor que nadie, que todos llevamos en nuestro interior semillas de humanidad y eternidad.

Nos habla de conversión, metanoia, cambio, mejor transformación. Si disponemos nuestro ser al encuentro con el Amor de Dios, nuestras semillas de pequeñez, de límites, germinarán y serán fecundadas por Su Amor siendo transformada, así nuestra miseria, nuestro estiércol que no nos gusta e intentamos ocultar, lo descubriremos como posibilidad de nuevo nacimiento, un nacimiento no de seno humano sino del agua y del espíritu que son quienes posibilitan la metanoia.

Jesús nos habla no de podar, no de arrancar, sino de transformar, de querer cambiar, de dejar de mirar nuestro ombligo, de erradicar nuestras pulsiones de dominio, poder, y vivir en la solidaridad donde todo es para todos. La maravilla es que todas las semillas que nos conforman no son ni buenas ni malas, son semillas, y toda semilla lleva en su interior posibilidad de fruto, germen de vida nueva.

Pero para ello hay que querer no dar fruto, sino ser fruto y esto conlleva dejarse comer, entregarse, despertenecerse, siendo para los demás.

Así hace con nosotras, no nos pide imposibles, lo único que quiere es que demos el ciento por ciento que somos, para lo que nos creó.

No nos pide producir naranjas si somos higuera, ni nos pide producir limones si somos ciruelo, solo nos pide que seamos lo que estamos llamadas a ser.

Para ello nos riega con la ternura, la cercanía, la compasión, la escucha. Sí, esa es la metodología de Jesús, esperar, darnos tiempo y arropar nuestra tierra seca para que germine.

“Jesús, viñador de nuestra tierra, gracias por tu espera paciente, por tu empeño constante,

gracias por tu cercanía y compasión,

riéganos con el agua de tu ternura, para que podamos ser ternura para nuestros hermanos.”

Biblia, Espiritualidad , , , , ,

El “moderado” Blazquez desbarra: Llamar “matrimonio” a las uniones homosexuales “es introducir corruptelas”

Domingo, 28 de febrero de 2016

ricardo-blazquez-con-rajoyQue este señor hable de “corruptelas” con las inmactriculaciones, la pederastia, el desprecio hacia mujeres y homosexuales, el piso de lujo de Rouco  y tantos cardenales… clama al cielo… Y este es el moderado.

“La situación actual de España nos llena de perplejidad”, señala el presidente del Episcopado

Blázquez, a Ciudadanos y PSOE: “¿Por qué es necesario cambiar los Acuerdos Iglesia-estado?”

Las elecciones dejaron una situación insólita en los últimos decenios y queremos aclararnos de qué forma poder colaborar nosotros en esta situación

El presidente de la Conferencia Episcopal (CEE) y arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, ha puesto en cuestión que haya necesidad de modificar los Acuerdos entre España y la Santa Sede, una propuesta que se incluye en el documento para formar Gobierno firmado por PSOE y Ciudadanos.

“A mi me extraña que siempre que hay este tipo de situaciones aparezcan por medio los Acuerdos con la Santa Sede. Yo preguntaría: ¿Y por qué es necesario cambiarlos? ¿En qué? ¿Se trata de denunciarlos en su totalidad? Pueden y deben ser revisados si es necesario. Pero a veces da la impresión de que es una especie de latiguillo, de recurso fácil”, ha puntualizado en una entrevista con la COPE recogida por Europa Press.

Blázquez también ha dicho que tiene a veces la impresión de que no se termina de gestionar adecuadamente por parte de los partidos políticos los resultados con un pluralismo tan grande” como los obtenidos el 20 de diciembre.

“Las elecciones del 20 de diciembre dejaron una situación insólita en los últimos decenios después de la transición política, ha incidido Blázquez, quien ha dicho que en la CEE están viendo cómo colaborar ante este escenario.

Blázquez ha recordado que “España es un Estado aconfesional, no tiene ninguna religión y los ciudadanos pueden tener la religión que quieran”. “Dios es un derecho fundamental y la libertad religiosa significa que cada ciudadano tiene derecho a vivir en su ámbito esa libertad, sin que nadie tenga derecho a imponerle ni impedirle el ejercicio de esa religión”, ha añadido.

El presidente de la Conferencia Episcopal ha asegurado estar perplejo ante la situación política actual “insólita” y ha cuestionado la actuación de los partidos políticos.

“En la Comisión Permanente de la CEE tratamos detenidamente la situación actual en España que nos llena de perplejidad, las elecciones dejaron una situación insólita en los últimos decenios y queremos aclararnos de qué forma poder colaborar nosotros en esta situación”, ha indicado.

Además, ha reconocido “tener la impresión de que (por parte de los partidos políticos) no se terminan de gestionar adecuadamente los resultados”.

Por otro lado, preguntado por una moción de IU en Sevilla que insta a promover un callejero laico y aconfesional, medida por la que desaparecerían calles como Santa Ángela de la Cruz, Blázquez ha defendido la conservación de la memoria del callejero español si las personas que dan nombre a las calles han sido importantes para esa ciudad o pueblo.

“No entiende uno tantas cosas. Si hay unas personas que tienen un significado importante en una ciudad, en un pueblo, ¿por qué no se va a mantener su memoria? A veces se ponen de sustitutos otras denominaciones que uno se pregunta por qué y se imponen personajes importados que obedecen a modas, sin suficiente reflexión”, ha advertido.

Sobre la aprobación en Italia de una ley de uniones civiles entre personas del mismo sexo, a la que el Senado dio luz verde este jueves, Blázquez se ha mostrado conforme con que la futura ley italiana no llame a estas uniones “matrimonio” sino “unión estable”.

“¿Por qué se va a llamar matrimonio si el matrimonio ya tiene una determinación concreta en la forma de expresarnos en el diccionario y en la tradición lexicográfica? Es muy distinto llamar matrimonio a la unión de dos personas del mismo sexo que llamarlo una unión estable también regulada jurídicamente”, ha subrayado.

Blázquez considera que denominar “matrimonio” a estas uniones entre personas homosexuales, como hace la ley española, es “introducir corruptelas” y poner “una interrogación sobre la identidad del matrimonio que tiene siglos de historia”.

Fuente Agencias/Religión Digital

General, Iglesia Católica , , ,

Las peritos apoyan las tesis del ex alumno de Gaztelueta, que denuncia abusos y acoso

Domingo, 28 de febrero de 2016

gazt_560x280Aseguran que su relato es “verídico”, con “coherencia y ausencia de contradicciones”

Las cuatro expertas certifican que el chaval sufre “trastorno de estrés postraumático”

Según el informe, “las escalas de validez de la prueba psicométrica indican un estilo de respuesta sincero y revelador

(José M. Vidal).- Las pruebas periciales sobre el caso del ex alumno del colegio Gaztelueta del Opus Dei son concluyentes y demuestran que todo lo que dice Asier (nombre ficticio) es cierto, lo ha sufrido y no se lo ha inventado. Según el informe de los peritos al que ha tenido acceso RD, el chaval sufre un “trastorno de estrés postraumático” ocasionado por los abusos y el acoso sufridos.

Mientras las dos forenses que examinaron al chico certifican que presenta “secuelas” por lo sufrido, las dos médicos que le realizaron diversos exámenes psicológicos, aseguran que “presenta una huella psíquica compatible con la que originan hechos como los denunciados”.

Como consecuencia de ello, en la actualidad “su conducta es disfuncional a nivel escolar, social y personal, con ruptura de la trayectoria vital previa a los hechos denunciados”. Señalan, además, que en su relato “hay coherencia” y “ausencia de contradicciones”.

Según el informe, “las escalas de validez de la prueba psicométrica indican un estilo de respuesta sincero y revelador”. Más aún, “por el estilo de respuesta, la concordancia con los datos de la entrevista clínica y las documentales aportadas, se considera que hay coherencia y ausencia de contradicciones, la sintomatología que refiere no presenta evitación de respuestas, síntomas raros, combinación de síntomas obvios, (in)consistencia de los síntomas, síntomas improbables o agrupación indiscriminada de síntomas”.

Por todo ello, las peritos “consideran válidos los resultados” de unas pruebas psicométricas, que el chaval superó con un coeficiente de un 99% de validez en todos los baremos. Así lo testifican y lo ratifican con su firma las cuatro profesionales a instancias del juzgado de instrucción número 5 de Getxo, encargado del caso del menor supuestamente abusado y acosado en dicho centro.

No suele ser habitual que los cuatro expertos que intervienen en una pericia firmen el informe. Suelen hacerlo sólo dos. Pero en este caso, lo han debido ver tan claro, que tanto las dos psicólogas como las dos médicos forenses estamparon en él su firma. Una firma de expertas, ajenas a las partes, cuyas pericias se convierten en una prueba decisiva, que avala y certifica el relato del ex alumno y, por ende, desmonta los argumentos de la parte denunciada.

Ahora, le toca al magistrado, Emilio Lamo de Espinosa Vázquez de Sola, titular de la UPAD de primera instancia e instrucción número 5 de Getxo, decidir si abre juicio oral. Ante la contundencia de los datos periciales, parece probable que lo haga y sentencie sobre unos hechos deplorables, que tanto el colegio de la Obra como el propio Vaticano han querido zanjar, sin investigar a fondo y sin preocuparse en absoluto por la vida rota de un chaval y de su familia que, desde entonces, sufre un auténtico calvario.

También tendrá que mover ficha ineludiblemente la Fiscalía, que dirige Juan Calparsoro, y que, hasta ahora, no se ha implicado en el caso. Lo normal es que, con las periciales a favor del chaval, la Fiscalía se persone en el caso y ejerza de acusación.

La otra institución que, a partir de ahora, tendrá que implicarse es el Opus Dei. El Gaztelueta no sólo pertenece a la Obra, sino que es uno de sus ‘buques insignias’ en el País Vasco. Hasta ahora, la organización católica sólo se dedicó a defender por todos los medios a su profesor, sin ni siquiera acercarse a la víctima y a su familia. Y el acercamiento a las víctimas es lo primero que el Papa pide a las instituciones eclesiales que se ven envueltas en este tipo de casos.

El calvario de Asier

Tenía 12 años. Asier era un chico normal para su edad, que cursaba sin problemas primero de la ESO. Sociable, simpático, inteligente y guaperas, llevaba una adolescencia tranquila. Hasta que un profesor-tutor se cruzó en su camino. Y la paz se transformó en infierno. Años de pesadilla, vivida en silencio, durante los cursos 2008-2009 y 2009-2010. Hasta que, en 2011, no aguantó más y se lo comenzó a contar, poco a poco, a sus padres, que ya venían observando problemas en su chaval, pero que, ni por asomo, podían imaginarse su drama.

Su niño estaba siendo abusado por su profesor-tutor del Colegio Gaztelueta que el Opus Dei tiene en Leioa (Vizcaya). Un colegio en el que había depositado una fe ciega. Por ser de la Obra y por ser un colegio caro y de los más prestigiosos del País Vasco. En él dejaron, con absoluta confianza, un niño alegre y sano y, a los pocos años, se lo devolvieron como un juguete roto.

Asier, el ex alumno del colegio Gaztelueta, hace años que denuncia que fue objeto de abusos sexuales por parte de su preceptor y de acoso por parte de algunos de sus compañeros de centro. Lo creyeron sus padres y el doctor Iñaki Viar, uno de los más prestigiosos psiquiatras forenses del País Vasco. Pero el colegio negó los hechos y la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede le dio la razón al centro del Opus Dei.

En una carta, firmada por el secretario del dicasterio, el español monseñor Ladaria, el organismo vaticano se alineaba con las tesis del centro, llegaba a pedir que se restituyese la buena fama del profesor denunciado y aseguraba que no había lugar para iniciar un proceso canónico sobre el caso.

Según los padres del chaval y los expertos en derecho canónico consultados por RD, el pronunciamiento del dicasterio vaticano cometió el error de basarse únicamente en la investigación llevada a cabo por Silverio Nieto, director del servicio jurídico de la CEE, acompañado por el sacerdote Rafael Felipe.

Ambos fueron a casa de la familia de Asier de parte del Papa, que poco tiempo antes había enviado una carta personal a los padres del chaval, solidarizándose con ellos y prometiéndoles justicia. Los dos juristas se presentaron de esta guisa ante la familia: “Venimos como enviados personales del Papa, que, a través de nosotros, les quiere mostrar su afecto y su preocupación por el chaval”.

Pero de consuelo pastoral, nada. Silverio Nieto les sometió a un exhaustivo interrogatorio sobre el caso. Tanto al padre como al chaval. Un interrogatorio de dos horas y media. A fondo y sin piedad. Silverio preguntaba y Rafael Felipe tomaba notas en su ordenador, provisto de impresora portátil. “De buena fe, contestamos a todo lo que nos preguntaron, sin recelo alguno y a gusto. Menos mi hijo, que tuvo que revivirlo todo, una vez más. De todas formas, también él fue la primera vez que fue capaz de contar a unos curas lo mismo que le había contado sólo al psiquiatra hasta ese momento”.

Meses después, la familia se enteró a través de un par de llamadas del vicario general del obispado de Bilbao, Juan Mari Unzueta, de que el Vaticano, basándose en ese interrogatorio, iba a fallar en su contra. “Roma sentenció sin pruebas periciales y sin escucharnos directamente. Sólo hizo caso a la instrucción falaz y tergiversada de Silverio Nieto. Y ése fue su error”, asegura el padre de Asier.

Dolido con la institución, el padre de Asier le reprocha la falta total de justicia en el procedimiento, asi como las nulas entrañas de misericordia pastoral mostradas por la jerarquía eclesiástica. Tanto del Vaticano (excepto, lógicamente, el Papa, que se interesó por su caso) como de la diócesis de Bilbao.

Ahora, si las autoridades civiles abren juicio oral después de las contundentes pruebas periciales, la congregación para la Doctrina de la Fe tendrá que revisar el caso e incoar un proceso canónico, digno, justo y con todas las cautelas jurídicas. Y, por supuesto, sin Silverio Nieto para instruirlo.

El director del Gaztelueta reconoce públicamente que el testimonio del ex alumno es “coherente”

Hasta ahora, el colegio calificaba de “fabulaciones” el relato del menor abusado

Imanol Goyarrolla se queja de las filtraciones y “del juicio mediático”

Las pruebas periciales han caído como una ‘bomba’ en la línea de flotación del colegio Gaztelueta del Opus Dei, dado que echan por tierra la línea de defensa que había seguido el centro

goyarrola(José M. Vidal).- “Fabulaciones”. Así calificaba, hasta ahora, el relato del ex alumno de Gaztelueta, presuntamente abusado por su profesor-tutor y acosado por algunos de sus compañeros instigados por el mismo docente. Tras la publicación en RD y en otros medios de las pruebas periciales, que avalan absolutamente las tesis del chaval, el director del Gaztelueta, Imanol Goyarrola, reconoce que “según las psicólogas del juzgado es un testimonio coherente”.

Es la primera vez que el director del centro hace tal reconocimiento público. “En privado nos dio la razón desde el minuto uno en que le comunicamos los abusos. Y nos la siguió dando incluso después de hablar con el profesor”, comenta a RD el padre de Asier.

Y es que las pruebas periciales han caído como una ‘bomba’ en la línea de flotación del colegio Gaztelueta del Opus Dei, dado que echan por tierra la línea de defensa que había seguido el centro, que restaba valor a las acusaciones del ex alumno y, en cualquier caso, negaba tajantemente que el colegio hubiese encubierto el caso del profesor presunto abusador.

En carta a las familias, Imanol Goyarrola, les manda el link de uno solo de los medios que ayer publicamos la noticia. Se trata de un enlace a El Correo. En cambio, no cita las informaciones sobre las pericias publicadas por Religiondigital, El Mundo, El Diario o Deia. Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

Un obispo emérito australiano afirma que no estaba seguro de si la pederastia era delito

Domingo, 28 de febrero de 2016

ronald-mulkearns_560x280Menos Derecho Canónico y más Civil… está claro…

Ronald Mulkearns tuvo que afrontar casos de abusos en su diócesis y dimitió

Nunca preguntó a los sacerdotes acusados si habían cometido las atrocidades

Había problemas con los sacerdotes en la diócesis y yo no supe afrontarlo tan bien como debería. Y me gustaría decir que lo siento terriblemente por no haber hecho entonces las cosas de forma diferente

El obispo emérito de Ballarat (sureste de Australia), Ronald Mulkearns, afirmó que cuando tuvo que afrontar casos de pederastia cometidos por sacerdotes en su diócesis australiana no estaba seguro de que estos abusos eran delito aunque sí que estaban mal, informó la prensa local.

Así lo manifestó Mulkearns, de 85 años, por videoconferencia ante la Real Comisión sobre la Respuesta Institucional a los Abusos Sexuales contra Niños, que investiga la repuesta de las instituciones religiosas, públicas y educativas a la pederastia en las últimas décadas en Australia.

El que fuera obispo entre 1971 y 1996 de la diócesis de Ballarat, en el estado de Victoria (sureste), dijo que nunca preguntó directamente a los sacerdotes si habían abusado de menores, sino que lo sabía a través de los informes de los psicólogos, según el canal australiano ABC.

Sólo en Ballarat, al menos 14 religiosos fueron denunciados por 130 casos de abusos sexuales contra menores desde los años 60, 70 y 80, y muchas víctimas se suicidaron varios años más tarde debido a los traumas.

Uno de los sacerdotes pederastas fue Gerald Francis Ridsdale, condenado a 8 años de prisión en 2014 por decenas de casos de pederastia, incluido contra su propio sobrino, entre 1961 y 1981.

Durante décadas, los supuestos pederastas eran trasladados a otra diócesis por las autoridades eclesiásticas, pero nunca se denunciaban a la Policía.

“Realmente no sabía qué hacer o cómo hacerlo. Había problemas con los sacerdotes en la diócesis y yo no supe afrontarlo tan bien como debería. Y me gustaría decir que lo siento terriblemente por no haber hecho entonces las cosas de forma diferente”, indicó el prelado ante la comisión en Sídney.

Mulkearns señaló que decidió retirarse por este motivo en 1997.

El próximo domingo por la noche (lunes por la mañana en Australia), el cardenal australiano George Pell, actual prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede, tiene previsto declarar por videoconferencia ante la comisión desde Roma, hasta donde se trasladará un grupo de diez víctimas de Ballarat.

La Real Comisión ha citado al prelado en relación a varios casos de pederastia denunciados en Ballarat, donde Pell nació (1941) y ejerció como sacerdote desde 1973 hasta 1983, antes de ser nombrado arzobispo de Melbourne (1996) y luego de Sídney (2001).

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , ,

IX Encuentro de Creyentes LGTB del Sur de España

Domingo, 28 de febrero de 2016
Del 4 al 6 de marzo en Chipiona (Cádiz) organizado por los grupos Mar e Ichthys
Un año más (y ya van nueve) nos reuniremos en Chipiona (Cádiz) para celebrar el Encuentro anual de Creyentes LGBT del Sur.

Del 4 al 6 de marzo, organizado desde los Grupos Mar (Málaga) e Ichthys (Sevilla), abierto a personas y Grupos de toda España y Portugal, así como del resto del Globo.

Las personas interesadas en ir desde Madrid a este Encuentro en Chipiona podéis escribir a: feyespiritualidad@felgtb.org

*
programa_002
Fuente FELGTB

General, Iglesia Inclusiva, Tablón de Anuncios , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.