Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Esperar’

Esperando activamente

Martes, 3 de noviembre de 2020

Del blog de Henri Nouwen:

a_15

 Esperando, como lo vemos en las personas en la historia de Navidad en el evangelio de Lucas; espera con un sentido de promesa. Los que estaban, cada uno había recibido una promesa que les dio valor y les permitió esperar. Recibieron algo que estaba funcionando en ellos, una semilla que había comenzado a crecer. Esto es muy importante para nosotros porque también podemos esperar, solo si lo que estamos esperando ya ha comenzado para nosotros. Esperar nunca es un movimiento de la nada a algo. Siempre es un movimiento de algo a algo más.

Zacarías, Isabel, María, Simeón, y Anna vivían con una promesa. Fue una promesa que nutrió, que les dio de comer, y les permitió quedarse donde estaban. Porque ellos esperaban, la promesa podría desarrollarse gradualmente y realizarse dentro de ellos y a través de ellos. Estuvieron presentes en el momento. ¿Por qué podían oír al ángel?. Estaban alertas, atentos a la voz que les habló y les dijo: “No tengan miedo. Algo te está pasando. Presta atención.”

Estaban llenos de esperanza. Su esperanza fue algo muy diferente. Su esperanza era confiar en que llegaría el cumplimiento, pero el cumplimiento de acuerdo con las promesas de Dios y no solo de acuerdo con sus deseos. La esperanza siempre tiene un final abierto.

*

Henri Nouwen

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Esperar es mucho más que desear

Miércoles, 11 de diciembre de 2019

img_2459

Esperar es mucho más que desear, pero nosotros confundimos a menudo lo uno con lo otro. Esperar es aguardar lo que la fe nos hace conocer: se trata, a buen seguro, de cosas oscuras, aunque incomparablemente más plenas. Esperar es aguardar con una confianza ilimitada lo que no conocemos, pero de parte de aquel cuyo amor sí conocemos. Recibimos en la misma medida con la que esperamos. Esperar así es amar, amar con amor de caridad a Dios y a los otros, porque es hacer nuestras las «ideas» de Dios sobre él y sobre lo que cada uno debe recibir de él. O esperar o actuar, según las circunstancias… En ambos casos nos pide el Señor radicalismo, esto es, o esperar a fondo o actuar a rondo. Esperar lo que no depende de nosotros es una buena ocasión para poner en Dios una confianza sin fisura.

       Cuando debemos intervenir en algo que verdaderamente supera nuestras posibilidades, es preciso confiarlo a Dios. Y confiarlo a Dios significa fiarse de él. Para que esta confianza sea real, efectivamente buena, no debemos dejar sitio en nosotros a la inquietud. Lo que el Señor nos pide es creerle Dios, esperar en él, porque él es tan poderoso como Dios. Esperar, de bruces sobre la tierra, inmóviles. Pero esperar con una esperanza vital, indestructible.

*

Madeleine Delbrêl,
Indivisibile amore,
Cásale Moni. 1994, pp. 77-79, passim.

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

Conversión… Saber esperar

Domingo, 24 de marzo de 2019

Sabemos que nos esperas, Señor, porque sabes que la espera es esperanza… y esperamos también que riegues nuestras vidas con tu ternura… para que nuestra  vida sea un reflejo de tu bondad y de frutos de justicia que haga mejor la de los demás…

tumblr_nm4a23NwNT1toftzpo1_1280

Saber esperar; sabiendo
que el tiempo no existe ya.

Ni el correo ni la prensa
tienen caja forestal.

El sol es de ayer, de siempre.
Y un día es un día más.

La noche, con “muriçoca”.
La tuna, no es de fiar.

Mañana será otro día,
y arroz no nos faltará…

Despertaremos cansados,
com vontade de sentar”;

pero con la espera al hombro,
¡y nos tocará esperar

otro día, todo el día,
…para aprender a esperar!

*

Pedro Casaldáliga
Clamor elemental. Ed Sígueme, 1971

***

En una ocasión, se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos cuya sangre vertió Pilato con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús contestó:

“¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera.”

Y les dijo esta parábola: “Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró.

Dijo entonces al viñador: “Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde?

Pero el viñador contestó: “Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas”.

*

Lucas 13, 1-9

***

Todo es provisional en la vida del hombre, todo está ligado al tiempo: en este sentido, tanto justos como pecadores viven en el tiempo, tiempo que es un don de Dios para ellos, un tiempo de gracia, y por ello, un tiempo abierto a la conversión. Ni el pecador empedernido ni el justo empedernido permanecerán así para siempre. Están llamados a ser “pecadores en conversión”.

Dios nos toca de muchas maneras para llevarnos a este estado de conversión. Nosotros sólo podemos prepararnos para que Dios nos toque. Fuera de la conversión estamos fuera del amor. En este caso no le quedarían al hombre más que dos posibilidades: la satisfacción de sí y la justicia propia, o una profunda insatisfacción y la desesperación. Fuera de la conversión no podemos estar en la presencia del verdadero Dios, pues no estaríamos junto a Dios, sino ¡unto a uno de nuestros numerosos ídolos. Además, sin Dios, no podemos permanecer en la conversión, porque no es nunca el fruto de buenas resoluciones o del esfuerzo. Es el primer paso del amor, del Amor de Dios más que del nuestro. Convertirse es ceder al dominio insistente de Dios, es abandonarse a la primera señal de amor que percibimos como procedente de Él. Abandono en el sentido de capitulación. Si capitulamos ante Dios, nos entregamos a Él. Todas nuestras resistencias se funden ante el fuego consumidor de su Palabra y ante su mirada; no nos queda ya más que la oración del profeta Jeremías: “Haznos volver a ti, Señor, y volveremos” (Lam 5,21; cf. Jr 31,18).

*

André Louf,
A merced de su gracia,
Madrid 1991, 19-24, passim.

***

***

 

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

Esperar como discípulos 2 (Adviento).

Jueves, 6 de diciembre de 2018

Del blog de Henri Nouwen:

aa_14-2

Es una espera abierta.

Es confiar que algo se realizará, pero se realizará de acuerdo con las promesas y no con nuestros deseos. Por tanto la esperanza tiene siempre un final abierto, y de ahí que sea muy importante hacer a un lado mis deseos y volverme a la esperanza. Es así como lo realmente nuevo puede sucederme. Esta espera abierta es una actitud inmensamente radical hacia la vida, confiando en alguien que sobrepasa mi imaginación; es dejar de tratar de controlar mi futuro, permitiendo que Dios defina nuestra vida. Seremos entonces, modelados, no por nuestros miedos, sino por su amor.

Esperando juntos.

No esperamos solos, porque somos parte de una comunidad de fe, que ha de ser comunidad de apoyo, celebración y afirmación, donde podemos elevar lo que ya ha comenzado en nosotros. Reunidos en oración alrededor de una promesa, eso es la Iglesia, eso es la eucaristía: elevar lo que ya está ahí, dar gracias por la semilla que ha sido plantada. Decimos: esperamos a Jesús, que ya ha venido, y vendrá siempre… Eso es la comunidad: el espacio seguro donde podemos esperar el cumplimiento de la promesa; donde hallaremos las condiciones para que fructifique la semilla; donde la llama se mantendrá encendida, sin el peligro de apagarse.

Esperando en torno a la Palabra.

Esperamos activos, pacientes, expectantes, abiertos y juntos, sabiendo que Alguien nos habla, nos interpela, nos convoca. Así es que estamos espiritualmente en nuestra casa, alertas, para abrirle la puerta cuando Él toque, y que entre y se haga carne en nosotros. Por eso la Palabra de Dios está siempre en medio de los que se reúnen en su nombre: para hacerse carne, para nacer y tener una vida nueva en nosotros.

*

Ideas recreadas de Henri Nouwen

6971CE3D-4D6C-4B7C-B55C-39723FEA568D

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Esperar como discípulos (Adviento)

Martes, 4 de diciembre de 2018

Del blog de Henri Nouwen:

a_2e2

UNA ESPERA ACTIVA: Esperar resulta esencial para la vida espiritual. Pero esperar como discípulo de Jesús no es una espera vacía, sino una espera con una promesa en nuestro corazón que hace ya presente lo que esperamos. Durante el Adviento esperamos el nacimiento de Jesús. Después de Pascua esperamos la venida del Espíritu y después de la Ascensión de Jesús esperamos su nueva venida gloriosa. Siempre estamos esperando, pero es una espera vivida en el convencimiento de que ya hemos visto las huellas de Dios. Esperar a Dios es una espera activa, alerta, ¡sí, gozosa! Mientras esperamos recordamos a aquel que creó una comunidad preparada para darle la bienvenida cuando Él venga.

ESPERAR CON PACIENCIA: ¿Cómo esperamos a Dios? Esperamos con paciencia. Pero paciencia no significa pasividad. Esperar pacientemente no es como esperar el autobús, o que deje de llover, o que salga el sol. Se trata e una espera activa en la que vivimos el momento presente al máximo para encontrar en él las señales de Aquel que estamos esperando.
La palabra paciencia viene del verbo latino patior, que significa padecer. Esperar pacientemente significa padecer por el momento presente, saboreandolo plenamente, dejando que crezcan las semillas que están plantadas en el suelo que pisamos hasta convertirse en plantas resistentes Esperar pacientemente siempre significa prestar atención a lo que está ocurriendo ante nuestros propios ojos y ver en ellos los primeros rayos de la gloria venida de Dios.

ESPERAR EXPECTANTES: Esperar pacientemente a Dios supone una gozosa expectativa. Sin una expectativa, nuestra espera puede quedar atrapada en el presente. Cuando esperamos expectantes nuestro entero ser permanece expuesto a verse sorprendido por la alegría. A lo largo de los Evangelios Jesús nos pide que nos mantengamos despiertos y estemos alerta. Y San Pablo dice: “Ya es hora de levantarnos del sueño, pues nuestra salud está ahora más cerca que cuando empezamos a creer La noche está avanzada y se acerca ya el día. Despojémonos, pues, de las obras de las tinieblas y vistamos las armas de la luz” (romanos 13, 11 y 12). Es esta expectativa gozosa de la venida de Dios la que ofrece vitalidad a nuestras vidas. La expectativa del cumplimiento de las promesas que Dios nos hizo a nosotros nos permite prestar plena atención al camino que estamos recorriendo.

*

Henri Nouwen
“Pan para el viaje”
Obelisco, 2001

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

Escucha

Jueves, 11 de octubre de 2018

Del blog Nova Bella:

kafka

No hace falta que salgas de la habitación. Quédate sentado a la mesa y escucha. Ni siquiera escuches, simplemente espera. Ni siquiera esperes. Quédate en silencio, en quietud y en solitario. El mundo se ofrecerá libremente a ti. Será desenmascarado, no tiene elección. Se desplegará en éxtasis a tus pies.

*

Franz Kafka

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

Jardín

Sábado, 24 de marzo de 2018

Del blog Nova Bella:

a_37

“En algún lugar del exterior,

más allá de las ideas del acierto y del error,

hay un jardín.

Nos vemos en él.”

*

Rumi,
poeta y místico sufí, siglo XIII.

jardin

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Spes

Miércoles, 5 de julio de 2017

Del Blog Nova Bella:

tumblr_n7q2zqnp0z1tefi06o2_1280

No esperar nada es propio de perezosos, o de suicidas, o de sabios.

Esperar lo inesperado es propio de aventureros, o de insaciables, o de temerarios.

El que es feliz vive, sin embargo, en un reino único:

mientras detesta lo inesperado,

todo lo espera.

*

Rafael Argullol,
Poema

naca286a

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

No esperes mucho más

Miércoles, 17 de agosto de 2016

Del blog del  Monasterio Monjas Trinitarias de Suesa:

a_ew4No, no esperes mucho más,

que no es el momento de frenar la historia.

¿Por qué quieres atar más cabos?

¿Por qué pretendes entenderlo todo con el intelecto?

¡Usa el alma, desarrolla el corazón!

¿Aún no sabes que el amor es incomprensible para la mente,

pero claro para el corazón?

No esperes a ser mejor,

a estar más tranquila,

no aguardes a tener tiempo (¿se posee el tiempo?),

a ser perfecta,

a encontrar el momento concreto para detener el alma.

Ahora, ahora mismo.

¿No ves que tus lágrimas son mi voz?

¿No percibes que tu incomodidad,

tu desasosiego y desazón

es mi manera de reclamarte?

Estoy a tu puerta,

golpeando tranquila pero tenazmente.

Los latidos de tu corazón son el golpeteo de mis nudillos

a la puerta de tu vida.

No esperes más,

levanta tu rostro

y mírame.

¿No ves cuánto te necesito?

Sencillamente estar juntos,

vivir lo mismo, el mismo sueño.

Así, como eres, así te necesito,

ni mejor ni peor, que ya conozco yo

el oleaje de tu vida.

Así te quiero,

por ello mismo te quiero.

Pero ahora soy yo quien te necesita

y te espero.

No me cierres la puerta,

ábreme tu vida,

y seré tu único horizonte.

Tu único Señor.

Un solo latido.

***

 

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Iremos juntos.

Jueves, 11 de agosto de 2016

Del blog Pays de Zabulon:

connor-straathof

“Has venido, sin prevenirme, es divertido ver cómo me es más fácil escribirte, mientras que, cuando estás aquí, cerca de mí, soy incapaz de hablarte. […] jamás he bajado las escaleras tan rápidamente, sin siquiera prestar atención a la manera en como estaba vestido, mientras que mi cuñada estaba fuera; ¡justo un calzoncillo de algodón blanco y un polo del mismo color, aunque octubre acabó ya casi su trayecto, no hace tanto frío! Y tus brazos me dieron calor, en seguida, yo estaba bien. “

*

François-Xavier David,
Nous irons ensemble
,
Société des Ecrivains,2013

Photo: Connor Straathof

***

 

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Entonces esperando …

Martes, 10 de mayo de 2016

Del blog Pays de Zabulon:

en-attendant-modus-vivendi-600x900Esperando…

¿Por qué has hecho eso?
Instalarte por un instante
Te pareces a cualquiera que, conozco.

¿Por qué querrías decirlo así?
¿No sabes que los sueños se hacen realidad
Cuando pones todo tu corazón así?

Entonces esperando …

Pienso
Déjalo ir, déjalo ir
Todo va a  arreglarse por sí solo
Pienso
Déjalo ir, déjalo ir

Sé que trabajas duramente
Y que no esperas  salir de este sótano
Pero si te llevo lejos
Me suprimirás justo para reemplazarme.

Entonces esperando …

Creo
Déjalo ir, déjalo ir
todo se va a rarreglar solo
Creo
Déjalo ir, déjalo ir

Hay cosas buenas delante de mis ojos
Justo ante mis ojos
Hay cosas buenas delante de mis ojos
Justo ante mis ojos.
Pienso
Déjalo ir, Déjalo ir
Todo va a  arreglarse por sí solo
Pienso
Déjalo ir, Déjalo ir

Nathan Goshen – Thinking About it (Let it go) –נתן גושן

Fuente letra: www.musixmatch.com

Fuente foto: modus vivendi, printemps-été 2016

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Conversión… Saber esperar

Domingo, 28 de febrero de 2016

Sabemos que nos esperas, Señor, porque sabes que la espera es esperanza… y esperamos también que riegues nuestras vidas con tu ternura… para que nuestra  vida sea un reflejo de tu bondad y de frutos de justicia que haga mejor la de los demás…

tumblr_nm4a23NwNT1toftzpo1_1280

Saber esperar; sabiendo
que el tiempo no existe ya.

Ni el correo ni la prensa
tienen caja forestal.

El sol es de ayer, de siempre.
Y un día es un día más.

La noche, con “muriçoca”.
La tuna, no es de fiar.

Mañana será otro día,
y arroz no nos faltará…

Despertaremos cansados,
com vontade de sentar”;

pero con la espera al hombro,
¡y nos tocará esperar

otro día, todo el día,
…para aprender a esperar!

*

Pedro Casaldáliga
Clamor elemental. Ed Sígueme, 1971

***

En una ocasión, se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos cuya sangre vertió Pilato con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús contestó:

“¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera.”

Y les dijo esta parábola: “Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró.

Dijo entonces al viñador: “Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde?

Pero el viñador contestó: “Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas”.

*

Lucas 13, 1-9

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

Espérame sin hora.

Lunes, 30 de noviembre de 2015

2_tachekad

 

Espérame sin hora, donde la garza blanca
se posa sin hollar.
Espérame en el río,
que está lejos el mar.

Espérame en la noche de estas tinieblas claras
sin luz artificial.
Espérame en el sol, callado y crudo,
sentado a cualquier puerta que convide a sentar.

Espérame más viejo, más joven, más sin años,
más sin tiempo; quizás
más cerca de mí mismo
y de toda verdad.
Desnudo y libre, como un niño indio
que aún no han podido civilizar!

*

Pedro Casaldáliga
Clamor elemental. Editorial Sígueme, 1971

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad ,

Esperar

Jueves, 24 de septiembre de 2015

Del blog de Henri Nouwen:

a_16.DavidVance

“Escoger la vida en vez de la muerte exige un acto de voluntad que en la mayoría de las ocasiones irá en contra de nuestros impulsos, unos impulsos que quieren tomarse venganza, mientras que nuestra voluntad lo que quiere es ofrecer el perdón. Nuestros impulsos nos empujan a responder de inmediato: cundo alguien nos da una bofetada, nuestro impulso es devolvérsela.

¿Qué hacer para que nuestra voluntad domine nuestros impulsos? La palabra clave es esperar. Sea lo que haya ocurrido, hay que tomar distancia entre la acción hostil contra nosotros y nuestra respuesta. Debemos tomar distancia, un tiempo para recapacitar, hablarlo con nuestros amigos y aguardar hasta que estemos preparados para responder de manera positiva. Las respuestas impulsivas hacen que el mal nos domine, algo que siempre lamentaremos. Mas una respuesta bien ponderada nos ayudará a ‘vencer al mal con el bien’ (Romanos 12,21).”

*

Henri Nouwen

de m sept2015

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , ,

Arriesgarse

Viernes, 19 de junio de 2015

Del blog de la Communion Béthanie:

aah_7as

Reír es correr el riesgo de parecer  ridículo.

Llorar es arriesgarse a aparecer sentimental.

Querer conocer al otro, es correr el riesgo de implicarse.

Expresar tus sentimientos, es correr el riesgo de revelar tu verdadera forma de ser,
de afirmar en presencia del mundo tus ideas y tus sueños, es correr el riesgo de perder.

Amar, es correr el riesgo de no ser amado a cambio.

Vivir, es arriesgarse a morir.

Esperar, es arriesgarse a la desesperanza.

Intentar, es arriesgarse a fracasar.

Pero  hay que arriesgar
porque la amenaza más importante para la vida misma
se encuentra en la ausencia del riesgo…

*

Anónimo

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , , , , ,

“Lo que está en juego”, por Gema Juan OCD

Domingo, 1 de febrero de 2015

14864561961_c9c3871a36_mDe su blog Juntos Andemos:

«Vivo, luego espero», decía Laín Entralgo. La esperanza es movimiento, un movimiento vital. Laín, como Juan de la Cruz, entendió que la esperanza es uno de los grandes motores de la vida. Al hablar de ella, Juan dirá que su oficio es enseñar a mirar en la mejor dirección, que es la salud de la persona, que da viveza, ánimo y levanta hacia lo bueno.

La esperanza tiene tanto de don como de responsabilidad. Está unida por un cabo a la confianza y por otro al amor. Desde la fe, se abre a lo mayor y así, de un Dios que es misericordia sin límites, dice Juan que «cuanto más espera el alma, más alcanza». Como también dirá que es el amor el que hace fuerte la esperanza.

Esperanza es ver como posible aquello que se desea. Juan define el deseo como el anhelo de «poder ser hijos de Dios», de lograr ser lo que somos y llegar a la «igualdad de amistad [con Dios, donde] todas las cosas de los dos son comunes a entrambos». Ahí puede verse, fácilmente, que no hay dualismo. Explicará que «divino y humano, aquí se juntan» para alcanzar lo que se desea. Lo divino atraviesa lo humano, para potenciarlo y llevarlo a lo mejor de sí, y lo humano da cuerpo y raíz.

La esperanza une a Dios –dice– y habla de una esperanza purificada que, al mismo tiempo, purifica. Es un don que apremia cuando se acoge. Así, al escribir que «toda posesión es contra esperanza», toca todas las fibras de la persona, de su vida, de su presencia y actividad en el mundo y traspasa lo que Laín llamaba el «inconformismo revolucionario».

Vivir con esperanza provoca al presente porque no permite dejar aparcadas las cosas que no marchan. Produce rupturas evangélicas. Esperanza y liberación están completamente unidas. En este sentido, esperar será siempre liberar y liberarse. Tomar la realidad y no conformarse con lo que hay, porque la promesa de Jesús choca con el estado de las cosas en el mundo. Y esa promesa debe sostener y animar el trabajo por el cambio necesario. Personal y socialmente.

La esperanza moviliza y da consistencia. Juan dirá que ella es la que hace correr sin desfallecer, e insiste en que se asienta en la desposesión, que también llama «sobriedad». Pues bien, practicar esa sobriedad hace fuerte y libre, y lleva a la paz. Así lo explica, al hablar de la «noche», que es donde se hace esta experiencia y apunta: «La que mueve y vence es la esperanza porfiada».

Por eso, Juan –y con él, los místicos de todas las épocas– reprueba el espiritualismo y, al mismo tiempo, lo que Häring llamaba «acomodarse en el lamento y la crítica». Invita a algo más profundo y comprometido, precisamente porque abre la puerta a la experiencia de Dios. Ofrece una experiencia muy intensa, donde «con más fuerza es atraída el alma y arrebatada de este bien que ninguna cosa natural de su centro».

Moltmann advirtió, hace años, de que el cristianismo solo cumple realmente su misión si contagia de esperanza a los hombres. Está en juego realizar el deseo que Jesús confió a sus amigos. Para cumplirlo, es indispensable conocerle y estar con Él. «Estar en lo que Cristo enseñó», dirá Juan. Reconocer en Él la esperanza.

«Dejarse entusiasmar por Cristo» es la clave, decía Häring. Juan pedirá no cansarse de buscar en Él, porque su vida, sus palabras y sus gestos enseñan a vivir: Cristo es «como una abundante mina con muchos senos de tesoros, que, por más que ahonden, nunca les hallan fin ni término, [siempre hay] nuevas venas de nuevas riquezas».

La esperanza mueve a no conformarse y no abandonar. Por ello, a Juan le preocupan los tibios, «que entienden que basta cualquiera manera de retiramiento y reformación en las cosas», porque la cuestión no está en eso, sino en reconocer «el misterio de la puerta y del camino de Cristo para unirse con Dios».

Por esa puerta se entra en una experiencia que transforma la vida, que la llena de agradecimiento y frescura, no porque no se conozca el cansancio de trabajar y la desazón en los fracasos, sino porque se reconoce en medio de todo «la ternura y verdad de amor con que el inmenso Padre regala y engrandece».

Ahí se apoya una esperanza inconfundible, que puede sostener en todas las circunstancias de la vida y que prepara para asumir actitudes y acciones que son alabanza de Dios en verdad, es decir, alegría para Él, vida para uno mismo y salud para los demás.

Decir con Pablo que Jesús es «nuestra feliz esperanza», compromete la vida. Lo que está en juego es mostrar que seguir los pasos de Jesús humaniza y fraterniza. Está en juego facilitar el acceso a Jesús y hacer visible que vivir desde el evangelio, crea y contagia esperanza.

Espiritualidad , , , , , , , , ,

Enséñame a esperar

Jueves, 4 de diciembre de 2014

Del blog de la Communion Béthanie:

 

tumblr_mxs9yxP8Em1snds0co1_500

Dios
Tú has escogido hacerte esperar por todo el tiempo de un Adviento.
No me gusta esperar en las colas .
No me gusta tener que esperar mi turno.
No me gusta tener que esperar el tren.
No me gusta tener que esperar para juzgar.

No me gusta tener que esperar porque no tengo tiempo
y porque no vivo más que el momento.
Tú sabes bien que, además ,
todo se hace para evitarme tener que esperar:
las tarjetas de débito, los servicios gratuitos , etc …

Pero Tú, Dios,
Tú has escogido hacerte esperar por todo el tiempo de un Adviento.
porque tú has hecho de la espera, el espacio de la conversión,
el cara a cara con lo que está escondido, el desgaste que no se desgasta.
La expectativa de la espera, la intimidad de la expectativa que está en nosotros
porque sólo la espera
y sólo la espera es capaz de amar .

Ya todo se da en la espera,
y para Ti, Dios,
esperar se conjuga Orar.

*

Según Jean Debruynne
(1925-2006),
sacerdote de la Misión de France y capellán general de los Guides y Scouts de Francia.
Poeta y escritor.

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

Todo está bien

Martes, 4 de noviembre de 2014

Del blog de la Communion Béthanie:

2014 con Dios llama y Vivir por el Espíritu +

En 1932, dos mujeres entregan su existencia a Dios y reciben en su oración, día día, palabras de Vida. Dos libros van a nacer de este compañerismo con Cristo, que te proponemos descubrir a lo largo de este año.

repositorio_obj_6202_1414745879s

“Ponte en una verdadera actitud de espera,

y conocerás la alegría

del que puede mantener la calma y esperar,

porque sabe que todo está bien.”

*

30 de octubre, Dios llama.

***

 

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.