Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Espíritu’

Yo espero

Lunes, 6 de junio de 2022

tumblr_mwa5zwHDj51qa0x1vo1_500

 

Yo espero
que venga lo nuevo y novedoso
con el mismo ímpetu, por lo menos,
con que viene lo que ya conocemos
y que alguna vez nos ha tocado
en lo más íntimo
dejándonos heridos e insatisfechos
y con el espíritu en vilo.

Y espero,
cada vez con más ahínco y fe,
que no surja de nuestros estériles proyectos,
ni de nuestros evasivos sueños,
ni de nuestros recuerdos,
ni de nuestro vientre yermo,
ni de nuestros defendidos derechos…,
sino de tus entrañas y gracia,
o de las nuestras cubiertas por tu Espíritu.

Yo espero que venga,
gratuitamente, sobre todos,
sin distinción de credos,
de razas y pueblos,
de culturas y sexo…
tu Espíritu y gracia de nuevo…

*

Florentino Ulibarri
Fe Adulta

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

El antes y el después.

Miércoles, 1 de junio de 2022

pensativoTodo proceso que muestra un antes y un después tiene en medio una gran carga de trabajo personal que solo lo lleva a cabo quien cree que va a obtener un beneficio considerable. No nos fiamos de los tratamientos rápidos para quitarnos las arrugas, perder peso o incluso ganar mucho dinero sin casi esfuerzo.

Piensa en una decisión que has tenido que tomar en tu vida. ¿Qué carrera, el matrimonio, un hijx, la vida religiosa…? Decisiva no quiere decir negativa; algunas de ellas nos han ayudado a llegar donde estamos ahora. Sin embargo seguro que no ha sido algo dicho y hecho, sino un proceso que, si no hiciste antes de tomar la decisión, sí que habrás tenido que volver a visitar en algún momento para darle forma y vivir esa opción de una manera más acorde con tu realidad.

Muchas de las opciones por las que tenemos que optar, la sociedad nos las presenta como nuestra identidad: soy aquello en lo que trabajo, soy mi estado civil… y a medida que va pasando el tiempo abrumada por los cargos, las responsabilidades, lo que se espera de mí me pregunto: ¿Quién soy yo y cómo quiero “estar”?

Los primeros seguidores de Jesús necesitaron mucho valor para dejar todo atrás: familia, profesión, seguridades, para seguirle sin un programa concreto, haciendo camino al andar, dejando que Dios fuera marcando el paso, el día a día, el encuentro con aquellos a quienes Jesús se sentía llamado a liberar, a sanar a perdonar.

Esa falta de control sobre sus propias vidas les desconcertó y también desconcierta a mucha gente que empieza el camino con ilusión pero que al cabo de un tiempo se cansa de la desinstalación, de la falta de compresión, de las continuas contrariedades del camino; no deja a Jesús del todo, pero se ha perdido la ilusión del principio y eso tiene consecuencias a la larga.

Hay posibilidad de revertir esa trayectoria, sí, para nosotrxs también… ¿y cuál es?

Pues es precisamente a través de la nueva presencia de Jesús después de la Resurrección. Esa presencia, esa vida que no podemos ver, ni palpar ni escuchar con nuestros oídos, tiene la fuerza para resucitarnos, devolvernos la vida, la ilusión y des-centrarnos de nosotrxs mismos.

Hasta la muerte y resurrección de Jesús lxs discípulxs habían estado centrados en ellos mismos, buscaban su propia realización. A partir de la experiencia de la resurrección desaparece el miedo y exponen abiertamente lo que Jesús ha hecho en sus vidas. No temen lo que les puedan hacer las autoridades porque saben que no les van a quitar lo más preciado para ellxs, esa nueva dimensión en su relación con Dios.

Se saben guiadxs por la Ruah y allí donde están dan testimonio de lo que han visto y oído, obedeciendo a su fuero interno con la conciencia de que la misión a la que se les envía es universal.

Se ven como minúscula levadura en medio de una gran masa a la que ellos han “pertenecido” hasta ahora, y saben que la capacidad de “levantar” a algunos no les viene de sus propias fuerzas sino de enterrarse en medio de ella.

¿Qué ha cambiado entonces? ¿En qué les ha afectado la resurrección de Jesús?

Ahora no les guía el ánimo de destacar ni de ser los más importantes, ni la curiosidad de conocer a un nuevo maestro que apareció en Galilea, ni un proyecto de Reino a su estilo… Ahora se dejan guiar por la voz del resucitado que les acompaña en aquello que deben hacer y decir.

Han tomado una decisión basada en una experiencia que es un proceso largo y arduo pero que no lo cambian por nada.

¿Notas un antes y un después en ti?

Carmen Notario, SFCC

espiritualidadintegradoracristiana.es

Espiritualidad , , , ,

¡Salid, amigos y amigas!

Lunes, 30 de mayo de 2022

Una_Iglesia_En_Salida-1

¡Salid, amigos y amigas!
Marchad sin miedo.
Vosotros sois mis testigos en medio del mundo.

¡Salid, amigos y amigas!
Marchad sin miedo.
Os esperan fuera vecinos y conciudadanos.
Sed expresión certera
de la ternura del Dios de la vida.

Ternura en vuestro rostro,
ternura en vuestros ojos,
ternura en vuestra sonrisa,
ternura en vuestras palabras,
ternura en vuestras obras,
ternura en vuestra lucha.

¡Salid, amigos y amigas!
Marchad sin miedo.

Vosotros sois mis manos
para construir un mundo nuevo
de fraternidad, libertad y justicia.

Vosotros sois mis labios
para anunciar a pobres y marginados
la buena noticia de la libertad y la abundancia.

Vosotros sois mis pies
para acudir al lado de los hombres y mujeres
que necesitan palabras y gestos de ánimo.

Vosotros sois mi pasión
para hacerme creíble en vuestras casas y ciudades
y lograr que todas las personas vivan como hermanos.

Vosotros sois mi avanzadilla
para lograr la primavera del Reino
y ofrecer las primicias a los que más lo necesitan.

¡Salid, amigos y amigas!
Derramad por doquier
ternura y vida.

¡Salid, amigos y amigas!
Marchad sin miedo.
Mirad toda esa multitud que os espera.

Marchad con alegría.
¡Yo voy con vosotros!

*

Florentino Ulibarri
Fuente Fe Adulta

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

Sed felices con osadía.

Lunes, 23 de mayo de 2022

5-tips-para-ser-mas-felices-3492-mainImage-0

Sed felices
en este tiempo,
en esta tierra
y en estas circunstancias
que os tocan vivir.

Sed felices,
porque eso es lo más fuerte
para invertir las situaciones,
aniquilar los odios
y establecer la paz duradera.

Sed felices,
porque la miseria puede ser vencida
y el hambre dejar de ser pesadilla.
¡El reino germina
cuando se comparte con alegría!

Sed felices,
porque la felicidad es lo único
que necesitan la justicia y la ternura
para atravesar las noches oscuras
y crear una humanidad nueva.

Sed felices,
pues para eso habéis nacido
y habéis recibido el Espíritu,
y yo me he comprometido con vosotros
hasta el límite.

Sed felices…
¡y que se note!

*

Florentino Ulibarri
Fuente Fe Adulta

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Gerardo Villar: “Y el globo reventó”.

Miércoles, 11 de mayo de 2022

Cruz-640x427Un globo de colores. Si soplamos y metemos aire en él, va creciendo, se va aumentando. Hasta que llega un momento en que revienta y se extiende el aire que tiene dentro.

Jesús en la cruz, entregó su vida. Vivió la cruz, el dolor, la entrega. Se llenó de Amor. No podía tener más Amor. Y explotó. Exhaló su Espíritu. “En tus manos, Padre, encomiendo mi espíritu”. Lleno de Espíritu, se entregó al Padre. El globo no recibe más aire. Jesús no puede recibir más entrega, más ofrenda, más Amor. Y se dio por completo. Entregado al Padre y a la Humanidad.

Un globo repleto del Don. Por eso, resucitado, comunica a los apóstoles “mi paz os dejo, mi paz os doy”. Y encontramos ese Don en cada persona y en cada ser de la naturaleza. Cuando estos días asperjamos a las personas con el agua bendecida, siento que se derrama esa agua y rocía a las personas. Quedamos llenos del Espíritu. Nos dice el evangelio a menudo: “Jesús, movido por el Espíritu…” Ese mismo Espíritu y esa misma paz que la acogemos y la recibimos en el encuentro de Jesús resucitado: “La Paz os dejo, mi Paz os doy”; “La Paz sea con vosotros”.

Con esta experiencia, qué cristiana suena la expresión cuando hablamos de nuestros hermanos moribundos “entregó su espíritu”. Ojalá lo hagamos repletos del buen sentir y amar, borrachos de su don.

Y que toda la humanidad está repleta de ese germen de vida que Dios dio a los primeros seres: “insufló su espíritu sobre ellos”. El Espíritu que nos mantiene vivos y nos ayuda a crecer y avanzar en la vida.

Qué pena que también soplen los malos espíritus: la violencia, la agresividad, el odio. A ver si se acaban y renace una nueva creación.

Estoy rodeado de cientos de árboles y da gusto verlos moverse, impulsados por el viento. Que así sea toda la creación. Que el Espíritu, que emite Jesús, recree toda la creación y toda la humanidad. Jesús emitió su aliento y murió. Es el comienzo de resucitar. Ojalá su Aliento mueva toda la creación y la recree.

Gerardo Villar

Fuente Religión Digital

Espiritualidad , ,

El violín y el ruiseñor

Miércoles, 23 de febrero de 2022

Del blog de José Arregi Umbrales de luz:

En homenaje a Pello Zabala (+ 2-02-2022, Arantzazu)

 

tumblr_mcxfwuUNXG1rrnekqo1_1280

“Érase una vez un violín que oyó cantar a un ruiseñor. El pajarillo producía unos registros inauditos para el violín: gorjeos, trinos, gorgoritos agudos y alegres.

El violín tuvo envidia y quiso cantar como el ruiseñor; al ver que no podía imitarlo, le preguntó: “Tú, de qué estás hecho?”. El pajarillo le respondió: “¿Y tú?”.

El violín, que había tocado delante de reyes, manejado por las manos más virtuosas de la época, se molestó por la insolencia del ruiseñor y le respondió: “Yo estoy hecho de la más fina haya alemana, mis cuerdas están bien templadas, tengo sesenta y nueve piezas, y no hay dinero para pagar el arco que obtiene mis notas timbradas y brillantes”.

El ruiseñor siguió cantando, el día era soleado, y tenías ganas de mostrar al viento primaveral que en un rincón del bosque, entre brezos y jarales, se puede oír el mejor concierto.

El violín insistió: “Pero ¿de qué estás hecho?” Entonces el ruiseñor le contestó: “Yo tengo el alma de la música”. Y comenzó a volar…”

*

Ignacio Núñez de Castro

***

 

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

Encuentra alegría, trae buenas noticias, desata el amor en el mundo

Lunes, 24 de enero de 2022

F1659EBC-78A8-4CFC-B095-C5EB86401534Fran Rossi Szpylczyn

La publicación de hoy es de la bloguera invitada Fran Rossi Szpylczyn, un trabajador pastoral y escritor que vive en Albany, Nueva York. Fran es colaboradora habitual de Give Us This Day y, más recientemente, de una nueva compilación, A Stranger, And You Welcome Me: Homilies and Reflections for Cycle B de Clear Faith Publishing. Tiene un blog en There Will Be Bread (breadhere.wordpress.com).

Las lecturas litúrgicas de hoy (ayer, domingo) se pueden encontrar haciendo clic aquí.

Una escena en el nuevo libro Hidden Mercy, Aids, Catholics, and the Untold Stories of Compassion in the Face of Fear (Michael J. O’Loughlin, Broadleaf Books) relata la historia de un sacerdote gay que intenta cambiar su orientación a través de varios prácticas, todas las cuales aparentemente han fracasado. Las metodologías eran propias de una época pasada. Le dieron pornografía heterosexual (irónicamente, un pecado en sí mismo), hipnosis e incluso terapia de descargas eléctricas.

Eventualmente, un sacerdote mayor le advierte al joven que Dios lo hizo como era. Este mensaje fue la primera afirmación positiva que había recibido, y fue una epifanía que lo impulsó más profundamente en su vocación y ministerio. Ese sacerdote, el P. Bill McNichols, se convirtió en un célebre artista de imágenes sagradas que continúa su trabajo hasta el día de hoy.

Se nos recuerda lo mismo en las lecturas litúrgicas de hoy: Dios nos hizo como somos. En la primera lectura, la voz profética de Ezra es inequívoca: “No os entristezcáis, no lloréis, regocijaos”. En la segunda lectura, San Pablo les dice a los corintios que no pueden separarse arbitrariamente unos de otros. A aquellos que quieren rechazar a esta persona oa ese grupo se les recuerda que hay muchos miembros de un solo cuerpo. Piense en “re-cordar” no solo como recuerdos, sino como el acto mismo de reconciliar y restaurar todo el Cuerpo.

Incluso cuando estamos en el útero, somos moldeados por nuestras familias, culturas, entornos. Haz esto, no hagas aquello, sé de esta manera, no de esa otra, y así sucesivamente. El mensaje constante de algún código de ser conjurado supuestamente nos hará “mejores” para que Dios pueda aprobarnos y amarnos más. ¡Qué locura! Nuestro ser esencial ya ha sido creado por Dios. Dios ya nos ama, de lo contrario no existiríamos.

La misión eucarística que emprendemos es la restauración de todos como un solo Cuerpo en Cristo. Y todo significa todo. No podemos relegar a los que no aprobamos a los márgenes sin que la voluntad de Dios traiga los márgenes al centro. Izquierda, derecha, conservador, progresista, homosexual, heterosexual, negro, blanco y todo lo demás, todos pertenecen.

El Espíritu nos llama a creer que todos están invitados a estar presentes, no solo aquellos percibidos como buenos o lo suficientemente santos para entrar. Reunidos desde los márgenes, de vuelta al corazón del Dios que nos amó a todos hasta que existimos.

41B8A9B7-3746-416E-BE18-A0350FA14B78Autorretrato del Padre William Hart McNichols

como el p. Bill aceptando su sexualidad, es posible que necesitemos una guía que nos ayude a crecer hasta convertirnos en la persona que Dios creó. También es posible que tengamos que ser el estímulo para otra persona en el camino. Siempre se trata de la reunión del Cuerpo, no de la amputación de varias partes del mismo. Exploremos tres formas en las que podemos avanzar.

1) Encuentra alegría. Esdras dice esto claramente en las Escrituras. “Hoy es santo para el Señor tu Dios. No estés triste, y no llores, regocíjate…” No podemos estar felices todo el tiempo, pero la alegría y la alegría no son lo mismo. En la medida de lo posible, busquemos un poco de alegría, especialmente en la Eucaristía. La tristeza no se aplasta, pero Dios nos invita a la alegría. Es posible que aún nos sintamos tristes, pero cuando reconocemos la alegría, las cosas pueden cambiar. La santidad de Dios está destinada a alimentar nuestro gozo.

2) Cambiar, o no cambiar. Muchos de nosotros pensamos que si pudiéramos cambiar esa única cosa sobre nosotros mismos, estaríamos bien. También pensamos a menudo que alguien más debería cambiar para adaptarse a lo que creemos que Dios quiere. Si bien todos tenemos cosas que podemos cambiar sobre nosotros mismos, nunca debemos hacerlo con la esperanza de que Dios nos ame más.

A veces queremos borrar cosas que no nos gustan o que no aceptamos de nosotros mismos o de los demás. Padre Bill, que pensó que podía cambiar su naturaleza, y otros lo alentaron, porque pensaron que Dios podría querer esto. Entonces el p. Bill conoció a alguien que lo instó a ser él mismo, no a deshacer a la persona que Dios creó. pero abriéndonos a la alegría y escuchando al Espíritu, podemos ser transformados.

3) Aceptar la invitación de Dios. La historia del Evangelio de hoy tiene a Jesús proclamando las palabras proféticas de Isaías de traer buenas nuevas, libertad, recuperación, libertad de la opresión. Estamos invitados a ser levadura y luz para el mundo, y eso significa hacer brotar el bien. ¿Liberaremos a alguien hoy? ¿Curar a alguien? ¿Cómo llevaremos esta bondad a los demás? ¿Estaremos lo suficientemente abiertos a su llamada para hacerlo?

Ser personas para los demás a menudo nos devuelve regalos. Libera o sana a alguien, llévale buenas nuevas a otro y mira lo que te sucede a ti. El dinamismo de Dios obrando en el Espíritu se desborda en estos actos.

Encuentra alegría y trae buenas nuevas. Si podemos probar cualquiera de estas cosas al comenzar nuestra semana, el poder del amor sanador de Dios se desatará en el mundo. Al hacerlo, abrimos puertas a los demás e incluso a nosotros mismos, restaurando y recordando la multitud de diversas partes y dones que llegarán a buen término en el único Cuerpo de Cristo.

—Fran Rossi Szpylczyn, 23 de enero de 2022

 

Fuente New Ways Ministry

Espiritualidad , , ,

Yo espero

Viernes, 14 de enero de 2022

tumblr_nmjwxzynxa1t0fkbpo1_1280

Yo espero
que venga lo nuevo y novedoso
con el mismo ímpetu
y fuerza de convicción,
por lo menos,
con que viene lo que ya conocemos
y nunca alcanzamos,
porque otros lo tienen en sus manos,
y sólo nos ofrecen migajas
para ilusionarnos, confundirnos
y hacernos esclavos.

Y espero,
cada vez con más ahínco y fe,
que no surja de nuestros hechos,
ni de nuestros estériles sueños,
ni de nuestros vanos recuerdos,
ni de nuestras entrañas malcriadas,
ni de nuestros derechos tan protegidos…
sino de tu ternura y gracia.

Yo espero,
gratuitamente,
que se abra el cielo,
que tu Espíritu nos bautice
y renueve por fuera y dentro,
y que empiece acá tu reino.

*

Florentino Ulibarri
Fuente Fe adulta

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

El blog en Agosto…

Lunes, 2 de agosto de 2021

tumblr_n81yf2edEs1r2d8pzo1_500

Querido hermano, querida hermana,

Desde hoy, el blog adopta,  durante agosto un ritmo vacacional. El Foro, como siempre, estará  activo diariamente.

En la portada, donde aparecen las  publicaciones diarias, se intentará seguir un ritmo regular, diario,  pero puede que no… (especialmente, como hoy tras este post, sí se publicarán diariamente las “migajas de espiritualidad” y el artículo de espiritualidad, además de la cita dominical con el Evangelio)… sin embargo, podrás, seguro,  encontrar publicaciones aleatorias de noticias, artículos o textos inéditos.

Para estar seguro de  no perderte nada, no te olvides de visitar el blog diariamente.

Mientras tanto muchos posts, artículos, noticias y… fotografías sugerentes que quizá se te habrán escapado, están ahí esperándote.  Es el momento de ir a visitarlas.

Ver y ver de nuevo, magia de las palabras, lo imaginario de las fotos, holgazaneo, sensualidad,  ensueño …

Sin olvidar un poco,  mucho, de espiritualidad …

Descanso del cuerpo,  sosiego del alma …

Buenas vacaciones a  todas y  todos

Besos

Mudejarillo

tumblr_n81yelWgMP1r2d8pzo1_1280

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad, Tablón de Anuncios , , , , , , , , , ,

Magda Bennásar: “El silencio de pentecostés.”

Lunes, 24 de mayo de 2021

Mente-en-silencio.2“Si no tienes nada importante que decir, quédate callado”. Este dicho oriental me impacta y conduce a mi centro.

Esa es la actitud, la que el Shalom del Espíritu –la paz íntegra en todo tu ser– nos trae en este tiempo de Pentecostés. Este Shalom conduce al silencio interior, como al remanso de aguas tranquilas donde hay tanta Vida que merece la pena desear el viaje.

El silencio es bueno o menos bueno, según lo vivamos. El silencio cobarde no es silencio, es ausencia de palabra/gesto o presencia.

El silencio perezoso-el somnoliento, propio de un espíritu anémico, no es el silencio del Espíritu. El que deja que otros hablen y espera escabullirse en cuanto sea posible no es de la Ruah.

¡Cuántos silencios culpables en la historia y también en nuestra historia!

Discernir los silencios en nuestra vida a la luz de la Ruah que estos días celebramos puede ser una invitación desde dentro, importante.

Hay un silencio particularmente peligroso y muy común: el que pospone tomar decisiones, el que evita definirse…

¿Cuál es el silencio del Espíritu?

Tú lo sabes y si no, es que todavía no lo has escuchado.

Es un silencio callado, callado de ideas y de dogmas… es un silencio que cuando lo experimentas te callas, te silencias, te inclinas por dentro ante la presencia que te sobrecoge, y permaneces ahí porque sabes que estás conectando.

Es el silencio de Elías que logró escuchar a Dios, después de buscarlo en el trueno y en el fuego y en el viento. Pero el Señor no estaba ahí. De pronto un suave susurro le sobrecogió tanto que se tapó el rostro, se puso de pie y salió de la cueva: Era él. El invisible siempre presente que le estaba envolviendo, abrazando, aquietando, hablando… y en este encuentro silencioso el Señor recondujo sus pasos. (1Reyes 19,11-14)

“Si no tienes nada importante que decir quédate callado” porque Dios nos espera; espera que terminemos nuestro tiempo de duelo por una institución que nos ha fallado. Espera que terminemos nuestro discurso por la justicia, que de tanto que nos coge, podemos apropiarnos de la necesidad que tenemos de servir (para algo). Espera que terminemos de dar lecciones a otros o de quejarnos porque no nos tienen en cuenta…

El Señor espera, aguarda el momento en que al fin saldremos de la cueva para, en silencio, asomarnos al infinito, a la luz, al silencio de la Vida que como nuestra sangre, recorre, en silencio todo nuestro ser. Así es el silencio de Dios.

¿Y el nuestro? Te invito a que vayamos entrando en la cueva de la interioridad para acallar los terremotos y los incendios… y cuando sea el momento, salir atraídos para siempre por el “susurro de Dios”.

No te lo pierdas. La vida es breve y ese regalo nos espera en la cueva, donde despacito nos vamos acallando. A diario, con empeño, sin buscar resultados, con fidelidad… y el Señor al fin será oído y escuchado. Y habrá Shemá en nuestra vida.

Magda Bennásar Oliver, sfcc

espiritualidadintegradoracristiana.es

Espiritualidad ,

Nahui Olin

Jueves, 11 de marzo de 2021

Del blog Nova Bella:

Sergio-Homotography-WongSim-02

Mi espíritu adormecido despierta con la brillante luz del día a la fascinante y delicada naturaleza. tengo sed de todo lo que es bello y grande y cautivador. Quiero hacer vibrar mi cuerpo y mi espíritu hasta arrancarles todos sus sonidos.

*

Nahui Olin

1-NB-Nahui-Olim-300x200

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

Magda Bennásar Oliver: Misión: Los Papas pueden olvidarnos, no el espíritu.

Sábado, 24 de octubre de 2020

Jesús Misionero 0001Después de reflexionar largo y tendido sobre vocación y darnos tiempo de “ahondarlo y sentirlo” veamos ahora la otra cara de la misma moneda, la Misión.

No es otro tema, es la continuidad del que llamamos vocación o llamada. Como decíamos, no se identifica en muchos casos con la profesión porque es una experiencia que está en la base del Ser y que obviamente, se puede materializar de diferentes maneras.

En el mejor de los casos puede coincidir con la dedicación de la persona, pero siempre hay un componente base-clave-ineludible: el Amor de la Llamada.

Esa llamada el Espíritu la dirige indistintamente a hombres y mujeres. No así las instituciones eclesiásticas, ni aún los mejores papas en sus mejores escritos…

L@s casad@s podéis muy bien comprender que los hijos son fruto del Amor, pero sin la relación entre vosotr@s, renovada, cuidada, mimada, la atención a los hijos puede ser gratificante más o menos, pero en ningún caso puede sustituir vuestro enamoramiento, el proyecto de vida que elaborasteis antes de dar el paso a casaros y a tener familia; los hijos no pueden sustituir vuestra relación que se desarrolla a la par que su crecimiento, pero no identifica.

Y si esto ocurre tarde o temprano se deteriora la pareja, pasando a ocupar los hijos todo el espacio, siendo esto ya el indicio del declive.

Lo mismo a nivel de fe, cuando la tarea y la preocupación social ocupa tanto espacio, si la relación de Amor se ve mermada, todo empieza a desmoronarse. Suele ir seguido de críticas y de exigencias a la iglesia, a la parroquia, a los grupos…

Si la crítica es porque estas instituciones dejaron de Ser, se comprende, y como consecuencia la gente busca espacios donde se Es. Pero si la crítica es porque no me dan lo que necesito, es un error, porque lo que tú y yo necesitamos solo puede dárnoslo Dios en persona, en relación personal, sin mediadores ni arreglos, en directo y a diario.

De esto, de este fondo inabarcable arranca la misión: Vemos como Dios, en el AT sumerge a la persona llamada en un desierto.

¿Qué quiere decir desierto en el contexto bíblico-vocacional? Podríamos sacar múltiples significados pero dos emergen con fuerza: lugar donde se te quita lo que te distrae en la Galilea diaria, lugar de despojo y anhelo, de búsqueda de orientación, y de sentido. Y a la vez, lugar de encuentro, lugar de amor y de engendrar vida, espacio interior de diálogo de toda la persona con la desnudez exterior e interior, con la soledad de todo y de todos, aun estando rodeados de gente.

Se hace difícil el silencio en los retiros y en grupos de oración que necesitan siempre de textos y música… porque no se ha descubierto todavía ese silencio del desierto que habla, que invita a entrar y a acercarse más al abismo.

Y cuando la persona se acerca en serio, sin egos ni protagonismos, ni necesidades… ahí se le comunica algo al corazón, en el hondón mismo de uno mismo, donde no sabes muy bien ni siquiera tú que esa intimidad existe, porque la estás estrenando con tu Dios.

La misión no es un encargo, no es una tarea, es un hijo, es una gestación lenta y ciega, sin verle el rostro, sin ecografías rápidas; es una gestación a lo Dios, a su tiempo y deseo según la necesidad que Dios ve y siente en la humanidad y en el universo, a través de tus ojos y de tu corazón.

La misión emerge de esa soledad y de ese desierto. Surge de la misma entraña de donde surge la llamada, puesto que es lo mismo.

Cuando hay amor se engendra vida. Esto no lo dicen los documentos que tantos habéis trabajado, esto se sabe porque se experimenta.

Hoy se nos convoca al desierto a que Dios a su tiempo y modo nos comunique desde dentro, la misión que desde nuestros talentos y lugares iremos-vamos realizando.

Sin lugar a dudas lo primero a orar es lo que ya vivimos y el regalo que está siendo el descubrimiento en profundidad de tanto y tanto que se nos regala.

Nosotras os acompañamos pero no podemos abrir vuestro camino, esto es muy muy importante. Ofrecemos tres momentos de retiro al año, uno más largo en verano. También acompañamiento personal para quien lo desee y posibilidad de pertenecer a una pequeña comunidad que se reúne periódicamente para compartir Palabra y Vida, presencial o, online.

Periódicamente ofrecemos talleres y espacios de meditación para toda persona que desee descansar y alimentarse por dentro para volver a la misión sin anemia.

Este es vuestro tiempo de empoderamiento total siendo quienes necesitáis ser para el mundo de hoy, para vuestr@s hijas e hijos.

¿Qué espiritualidad, qué comunidad necesitas? Si yo tuviera que responder a esta pregunta respondería “a una que como mujer y como laico o laica me tuvieran en cuenta y me trataran de igual a igual.”

La comunidad sfcc nació en 1970 para acoger a religiosas buscadoras, decepcionadas de un estilo de iglesia y de comunidad. Se les ofreció la Vida que el Concilio trajo, por eso el espíritu del Concilio es lo que nos hace sentir cómodas en esta comunidad. No fue sfcc quién inventó la igualdad entre laicos y consagrados, fue el Concilio, el Espíritu que renovó la iglesia. Ahí estaba L. Kopp, la fundadora que al compartir con otras y ponerse a la escucha, decidieron lo que hoy tenemos.

Hoy es el laico y la laica quien tiene que hablar y que ir al desierto a desear respuestas a gestarlas y a compartirlas. Esto es también y sobre todo Misión.

Esto es sfcc, espíritu pionero, profético… que os abre las puertas. ¿Quieres? ¿Cómo? Esta es la llamada y la misión en una sola respiración. Hay otras, nosotras ofrecemos al mundo y a la iglesia esta. Con respeto y cariño, con nuestra identidad como mujeres consagradas y laicos y laicas clara. Jesús nos envía a gestar Vida. No dejemos de hacerlo porque no se nos llame a tener cargos en una institución.

Recordemos que Jesús rechazó todo poder, toda demagogia y dedicó su vida a formar a un grupo de laicos y laicas que con sus vidas y misión integrada cambiaron la historia. También hoy.

Magda Bennásar Oliver, sfcc

www.espiritualidadintegradoracristiana.es

Espiritualidad , , ,

A un amigo que se interesa por el Espíritu de Dios

Miércoles, 17 de junio de 2020

20161217_pilarmktvaz2984773_id119421_retiro-espiritual-de-fin-de-ano-para-que_poil-620x413Juan de Burgos Román
Madrid.

ECLESALIA, 08/06/20.- Me decías, mi querido amigo, que, para ti, el Espíritu de Dios era casi un desconocido pues, en el fondo, no pasa de serte un concepto teórico torpemente percibido; y añadías: ¿Qué hacer?

De mil amores te contesto, lo que no sé es si mi parecer te va a dar luz o va a aumentar tu confusión, que, además de que no soy docto en asuntos teológicos y de que la ortodoxia no es mi fuerte, que digamos, lo único que puedo ofrecerte son mis pequeñas experiencias, aunque quizá sea eso, experiencia, lo que andas buscando, pero no sé si las mías serán, para ti, las más adecuadas. Veamos como me sale la cosa, ya me dirás si te valió:

Pienso yo, pero no sé si pienso bien, que no es tanto “qué hacer”, como dices tú, sino “qué no hacer”. Voy a intentar explicarme:

Para mí, pero vete tú a saber, lo de que Dios es Padre y es Hijo y es Espíritu, es algo así como si un muchacho dijese, permíteme la comparación, que su madre es Cariño, es Eficacia y es Protección, por poner un ejemplo; y, así, él nos señalaría aquellas virtudes de la madre que más aprecia. Su madre sería, dependiendo del momento, la madre-cariñosa, la madre-eficaz o la madre-protectora; cuando, pongamos por caso, la madre le sujeta para que no caiga, allí está él viendo a la madre-protectora, pero la madre-cariñosa y la madre-eficaz no están ausentes, también están, pero en ese momento no acusa él su presencia. Te digo esto porque creo, pero no es más que un olisqueo mío, que lo de las Trinidad es algo así como un modo, el que mejor se ha encontrado, supongo, de explicar lo que puede ser Dios, aunque esto es tarea imposible, que Dios es mucho Dios como para poder encerrarle en unos dogmas, por muy católicos que sean los tales dogmas.

Tú y yo tenemos muy oído, sobre el Espíritu Santo, cosas como que “es una persona divina” y que “es portador y trasmisor de dones sobrenaturales (temor de Dios, sabiduría, consejo, piedad, entendimiento, fortaleza, ciencia)” y, teniendo esto totalmente aceptado, que lo tenemos, aunque no hayamos llegado a entenderlo del todo, que no hemos llegado, tengo para mí que todo ello no nos llegue a decir gran cosa, sobre todo en el momento de la verdad,  en el momento de las vivencias, que, creo yo, es lo que más cuenta.

Así que habré de preguntarme sobre lo que experimento yo, dentro de mí, claro, cuando me vienen barruntos de que el Espíritu aletea en mí, valga la expresión, que no me sale ningún otro modo de referirme a esas experiencias de su presencia, que no estoy diciendo que el Espíritu venga a mí, pues él siempre está, pero lo que sí ocurre es que no siempre, ni con mucho, alcanzo yo a notar su presencia, su aleteo.

Mi percepción del Espíritu, de la que te hablo, me lleva a descubrirle como, digamos, la manera que tiene Dios de comunicarse con nosotros, de transmitirnos su amor, de sugerirnos que nos cuidemos unos de otros, de mostrarnos los caminos que conducen a nuestra felicidad. Y esto lo hace a base de, permíteme la expresión, “charlar un rato con calma”. Y, aunque pueda resultar un tanto idílico, y no es que sea esto malo, pero quizá sea demasié, pues que digo que es algo así como si, a alguien, en solitario, ya de noche, delante de una hoguera chispeante, se le vinieran a la cabeza, sin saber cómo, ideas sobre su vivir, sus amores, sus esperanzas, sus arrepentimientos, sus añoranzas, sus proyectos de futuro y, al acabar, le viniera a parecer que todas aquellas cosa no hubieran salido de su cabeza, sino que se le hubieran comunicado, no desde fuera, sino desde sus más profundos adentros. No sé si me logro explicar.

Y claro, para que todo eso, lo que llegó a nuestra cabeza cuando estábamos sentados frente al fuego, produzca frutos, para que sea algo más que una ensoñación, para que nos mueva a cambiar las torpezas por aciertos, es preciso que nos lo tomemos en serio, lo incorporemos a nuestro vivir. Esto supone, y aquí es donde creo que está el quid de la cuestión, que estemos dispuestos a aceptar ideas nuevas, enfoques diferentes de cuanto nos rodea, a desechar aquellas convicciones, quizá muy queridas por nosotros, que pudieran ser impedimento para poder incorporar lo que nos llega en esas noches frente al fuego de las que te hablaba. Si no estamos dispuestos a entender que, para poder incorporar a nuestro vivir las ideas, sugerencias, pensamientos que nos invaden en esos momentos cruciales, aquellos en los que llegamos a percibir los “recados al oído en noches sentado frente a la hoguera”, para eso, te repito, necesitamos desechar algunos, tal vez demasiados, de nuestros más queridos convencimientos, que, quizá, han guiado nuestro caminar durante gran parte de la vida. Si nuestro aferramiento, a estas nuestras queridas ideas de siempre, es tan fuerte que no nos es posible dejarlas marchar, entonces no nos será posible adoptar ningún nuevo punto de vista, permaneceremos cerrados a todo lo que nos sea dado en esos momentos de sosegado escuchar al Espíritu de los que te hablaba antes.

Pero no sé si esto que te he dicho te va a poder ayudar en algo, que tú, seguro, ya lo sabias, que no es nada nuevo, ni original: recuerda lo de: “el que no nazca de nuevo, no puede ver el Reino de Dios”, que le dijo Jesús a Nicodemo, que en esto pasa como con el cambio de piel de las serpientes: que es necesario para poder crecer, y que un abrazo, Juan.

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Espiritualidad , ,

Magda Bennásar: Calidad de presencia: el Espíritu.

Sábado, 6 de junio de 2020

maxresdefaultAl igual que las discípulas y discípulos vamos haciendo el recorrido que los evangelistas nos ponen delante para que en la diversidad de encuentros con el Resucitado, descubramos el nuestro.

¿Cómo está siendo el tuyo?

En el mío se trenzan tres mechones, a cual más hermoso. Uno sería el dolor de tantas personas que puedo acompañar a través de unas palabras o unas letras… otros dos: la experiencia personal de Presencia y la experiencia de Comunidad que increíblemente va creciendo en calidad y compromiso.

¿Cómo acompaño el proceso de dolor?

Debido al confinamiento ha sido mayormente a través de comunicación online de reflexiones, que durante este año además de los dos Blogs nuestros, nos han publicado también en Inglés en el apartado Global Sisters Report: The life, dentro del periódico digital católico National Catholic Reporter.  Aportaciones hechas desde nuestro “humus”, como actitud de servicio, ante una demanda ingente de aportaciones de personas de otros países, lenguas y continentes. Publicaron también nuestra pascua online bilingüe.

Sentir que lo que experimentas en la intimidad silenciosa de tu corazón y estudias-elaboras… se convierte en apoyo para miles de personas, produce un “temor y temblor” que sólo puede ser de la Ruah. Dejas atrás el tan patriarcal  “yo no valgo, y menos en Inglés” para dejarte conducir y seducir por el que te envía a realizar su tarea, la de sembrar Vida, también con tu vida.

Experiencia personal de Presencia:

Descubrir, día a día, que el Espíritu es esa Presencia fuerte y tierna a la vez, que como el oxígeno para respirar nos envuelve, nos habita y nos constituye, es muy empoderador y liberador. Aun estando en confinamiento, aun estando con problemas del tipo que sea, esa Presencia percibida como silencio, como cercanía, como fuerza, como alegría, se convierte en camino, en Vida amasada con mi vida, y me “levanta-resucita” del sueño mortecino para conectarme con el sueño de Dios, inabarcable, pero fascinantemente real.

Experiencia de Comunidad viva:

Y sí, se va convirtiendo en Comunidad. Así en mayúscula, porque no es la comunidad de vecinos, ni la de senderismo…es una comunidad suscitada por el espíritu y mensaje renovador de las Hermanas para la Comunidad Cristiana (SFCC). Estas mujeres, después del Concilio, llevaron hasta las últimas consecuencias sus directrices, formando así,  a golpe de fidelidad y tal vez de desobediencia a normativas encorsetadoras del pasado, una comunidad imposible de soñar más abierta, más empoderadora, más humilde en su acogida a lo que el Espíritu va suscitando.

Hace poco más de dos años, que gracias a que hay gente que escribe su experiencia las descubrimos online. Hemos hecho un proceso de pertenencia y a la vez acogido a las personas que se unían a nuestra alegría liberadora. Tanto es así que ya hemos constituido la Región de España y son diez en estos momentos, los hombres y mujeres de 29 a 70 años, casados y solteros… que gozosamente vamos haciendo un camino juntos, muy enriquecedor y gozoso.

Para nosotras Pentecostés está siendo un proceso de acoger y acompañar… de canalizar la fidelidad y liberación que estas hermanas y hermanos van viviendo. Todos, desde nuestra profesión y vocación, vamos formando comunidad desde el rincón que nos ha tocado como parcela-regalo del Espíritu y con sus dones, y el de gozo abunda, vivimos, compartimos, servimos según las necesidades que cada uno, con madurez discierne.

¿De dónde salimos? De casi todos los rincones de España: Bilbao, Pamplona, Barcelona, Mallorca, Madrid, Valencia, Córdoba.

¿Comunidad a distancia?  ¡Quién dijo miedo! “nada hay imposible para Dios”: Compartimos Reflexión Teológica de los textos fundacionales  y oración compuesta por tiempo profundo de Silencio y Palabra. Quincenalmente compartimos esas reflexiones y luego necesitamos vernos y sentirnos por Skype. Por supuesto que tenemos un xat y nos comunicamos libremente por teléfono, yo creo que compartimos más y mejor que si viviéramos bajo el mismo techo.

¿Proyectos comunes? No es necesario tenerlos ya que la comunidad precisamente evita toda propiedad conjunta, atadura… pero sí tenemos uno importante, que si Dios y las personas ayudan pondremos en marcha próximamente. El confinamiento está siendo el tiempo de gestación y maduración necesaria.

Deseamos compartir esta experiencia de Presencia real, encarnada porque es vuestra. Su calidad viene enmarcada por vidas llenas de realismo, de personas preocupadas por sus familias, por como nutrir su interioridad y la de sus seres queridos, todos planteándonos como abrir caminos a la comunidad de Jesús hoy, y dándonos cuenta de que “lo estamos haciendo”.

Nuestras puertas están abiertas, y como para el Resucitado, no hay distancias. De hecho una mujer desde Egipto también hace su proceso con nosotras en un arabspanish muy divertido y profundo. Por supuesto que hay más gente en Europa. Eso otro día. Si no os aburre, claro.

Magda Bennásar Oliver, SFCC

www.espiritualidadintegradoracristiana.es

Vía Fe Adulta

Espiritualidad , , , , ,

Vacaciones

Jueves, 1 de agosto de 2019

tumblr_n81yf2edEs1r2d8pzo1_500

 

Querido hermano, queridas hermana,

Desde hoy jueves 01 de Agosto, el blog adopta, durante todo el mes, un ritmo vacacional. El Foro, como siempre, estará siempre activo.

En la portada, donde aparecen las  publicaciones diarias, se intentará seguir un ritmo regular, diario (sí se garantizará la “migaja” de espiritualidad y el artículo) pero puede que no…  sin embargo, podrás, seguro,  encontrar publicaciones aleatorias de noticias, artículos o textos inéditos.

Para estar seguro de  no perderte nada, no te olvides de visitar el blog diariamente.

Mientras tanto muchos posts, artículos, noticias y… fotografías sugerentes que quizá se te habrán escapado, están ahí esperándote.  Es el momento de ir a visitarlas.

Ver y ver de nuevo, magia de las palabras, lo imaginario de las fotos, holgazaneo, sensualidad,  ensueño …

Sin olvidar un poco de espiritualidad …

Descanso del cuerpo,  sosiego del alma …

Buenas vacaciones a  todas y  todos

Besos

Mudejarillo

Joven-meditando-con-la-Escritura

***

Nota: Este post quedará fijado en la página inicial aunque se vayan publicando a diario las “migajas” espirituales y el diario artículo de espiritualidad…

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad, General, Tablón de Anuncios , , , , , , , , , , , , , ,

Lo contrario del espíritu es la muerte

Jueves, 6 de junio de 2019

Del blog Amigos de Thomas Merton:

969016C3-3A11-4423-98B9-FB0224F65518

“Os dejo dichas estas cosas mientras estoy con vosotros. Ese valedor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre por mi medio, él os lo irá enseñando todo, recordándoos todo lo que yo os he expuesto”

El Espíritu o Dinamismo de vida y de Amor, es la Dimensión invisible de lo Real, que hace que lo visible sea; y ello en una relación no-dual. Por eso, no es lo opuesto a materia (o cuerpo), sino a muerte. En cierto sentido, podríamos decir, metaforicamente, que el cosmos entero no es sino el “cuerpo” del Espíritu, su manifestación y expresión. Por eso, quien sabe VER el mundo, está viendo al Espíritu.

*

Enrique Martínez Lozano

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

“Después de la Pascua, el tiempo del Espíritu”, por Consuelo Vélez .

Jueves, 23 de mayo de 2019

Miedo-libertad_2116598338_13555189_667x375El evangelista Lucas, una vez finaliza su evangelio con la resurrección de Jesús y su aparición a las mujeres y varones que lo siguieron en su vida histórica, continúa en el libro de los Hechos relatando, el tiempo del Espíritu: “Y recibirán la fuerza del Espíritu Santo para que sean mis testigos” (1,8). Y, efectivamente, el Espíritu de Jesús inunda sus vidas y la evangelización se hace un imperativo en el seguimiento. El libro de los Hechos continúa narrando como surgen las diferentes comunidades a las cuales se van uniendo cada vez más personas (Hc 2,47), sin ocultar las dificultades que se iban presentando (Hc 5,1-11).

En otras palabras, ¿en qué radica la vitalidad del seguimiento? En el anuncio que suscita. Cuando no se tiene nada que comunicar, se pierden las fuerzas para el camino. El seguimiento es movimiento, proyecto, esperanza, búsqueda, dinamismo. Y todo eso se muestra en la realidad de “no poder dejar de hablar de lo que se ha visto y oído” (Hc 4,20). Pero muchas veces la vida cristiana no muestra esa articulación, posiblemente porque no se ha dado el encuentro con la persona de Jesús –con el espíritu del Resucitado– sino con sus ideas o normas. Quien sigue las normas pone a prueba su constancia y fuerza de voluntad pero quien se encuentra con la persona de Jesús comunica la alegría que da el encuentro y anuncia el amor que experimenta dentro de sí. La vida ética y el compromiso cristiano es consecuencia de esa experiencia fundamental.

El espíritu de Jesús que se hace presente en sus seguidores es un espíritu de vida y esperanza. Es el espíritu que apuesta por el futuro y por la transformación de las situaciones. Es el que cree posible que las estructuras se muevan, las tradiciones se renueven, la vida se recree y se fortalezca desde dentro. La vida del Espíritu es alegría y paz. Es fortaleza y amor. Es misericordia y un nuevo comienzo (Cfr. Gál 5, 22). Y el tiempo pascual es el despliegue de esta vida del Resucitado en nuestra realidad limitada y pequeña pero inundada de gozo por la fuerza del Señor que se queda para siempre entre nosotros.

Así hemos de vivir este tiempo pascual dejando que el Espíritu del Resucitado inunde nuestra vida y transforme nuestro entorno. ¿Por qué no empeñarnos en ser personas capaces de servir y amar en todos los momentos de nuestra vida? Pero sobretodo ¿por qué no pensar que las cosas sí pueden cambiar y que la sociedad puede encontrar “otra” manera posible de vivir? Muchos son los espacios donde es urgente que la vida del Espíritu se haga realidad. En las propias familias donde nunca sobra el diálogo y el cambio de actitudes. En la realización de nuestras profesiones, que siempre han de repensarse para el bien común y el servicio. En la política que hace posible otras estructuras que garanticen la vida para todos y todas. Y ¿por qué no inventar otros modelos económicos que dejen de enriquecer a unos pocos y reviertan en el bienestar de todos?

El surgimiento del cristianismo parecía imposible en sus orígenes y, sin embargo, el Espíritu del Resucitado transformó la configuración religiosa de ese tiempo. Hoy no tiene menos fuerza ese mismo Espíritu. Sólo necesita personas disponibles a su acción, seguidores que anuncien y anuncios que convoquen. El tiempo de Pascua nos introduce en este tiempo nuevo y es ahora, aquí, en el presente que vivimos, dónde el Espíritu puede actuar si le dejamos, le secundamos y nos disponemos enteramente a su acción.

Consuelo Vélez

Fuente Fe y vida

Espiritualidad , , ,

“El hombre que suspiraba”, por Dolores Aleixandre

Martes, 21 de mayo de 2019

Me parece que  ya he escrito  algo con un título parecido, pero he vuelto a leer el texto del evangelio en que aparece Jesús suspirando y me vuelve el deseo de decir algo más sobre ese tema del suspirar. Me he puesto a pensar (invito a quien lo lea a hacer lo mismo) sobre cómo reaccionamos cuando algo nos impacienta, harta o exaspera y detecto varias modalidades: hay quien resopla (es mi caso)  ¡uffff!, inflando los carrillos y soltando el aire con fuerza; otros tensan el entrecejo para dejar ver su contrariedad; otros trasladan el enfado a sus pies y golpean el suelo con mayor o menor intensidad; otros braman por lo bajo y mascullan entre dientes y otros se levantan y se van dando un portazo. Veamos qué pasa en la escena de Marcos 8,11-13:  “Se presentaron los fariseos y comenzaron a discutir con Jesús, pidiéndole una señal del cielo, con la intención de tenderle una trampa.  Jesús, dando un profundo suspiro, dijo: -¿Por qué pide esta generación una señal? Os aseguro que a esta generación no se le dará señal alguna. Y dejándolos, embarcó de nuevo y se dirigió a la otra orilla”

            Están cuestionando la identidad de Jesús y su exigencia es clara: queremos una verificación experimental, demuestra tus competencias, haz algún milagro,  presenta algún portento,  ofrécenos una prueba irrefutable de que “el cielo” está de tu parte.

           Han dado en hueso: Jesús hace nunca un signo que no esté en relación con la corporalidad de la gente concreta: sus gestos tocan y transforman personas de carne y hueso y deja su interpretación, abierta y confiadamente, a quienes estén dispuestos a dejarse trabajar por lo que han visto, oído y experimentado.

               Por eso es tan inmediata y tan sonora su reacción que sube de lo más profundo de sí mismo antes de convertirse en palabras tajantes. El verbo griego anastenazo indica un movimiento de abajo hacia arriba, un suspiro/gemido que brota de las profundidades de su espíritu, como si estuviera buscando en lo más hondo de sí mismo fuerza para soportar tanto desaliento y tanta decepción. Lo que hace después equivale a un portazo: se da la vuelta y se monta en la barca para alejarse cuanto antes de aquel grupo indeseable.

              Pero es precisamente ahí,  cuando esperaba relajarse en compañía de los suyos, donde le espera algo peor y son sus propios amigos los que le decepcionan (“pero ¿qué he hecho yo para merecer esto?”, pensó quizá en sus adentros). Unos discípulos obtusos no entienden ni  una palabra de lo que él les dice y se dedican a comentar por lo bajo agobiados que solo llevan un pan (equivalente a “¡Vaya! Se nos ha descargado la batería del móvil…”). Y a él le brota de nuevo la impaciencia: “-¿Aún no entendéis ni comprendéis? ¿Es que tenéis embotada vuestra mente?  Tenéis ojos y no veis; tenéis oídos y no oís. ¿Es que ya no os acordáis?”.  El reproche por su desmemoria es grave: acaban de vivir junto a él el signo de los panes y peces  en el desierto, cuando todos los de aquella multitud  “comieron hasta saciarse, y llenaron siete cestos con los trozos sobrantes” (Mc 8,1-13). Si se han saciado en el banquete  ¿cómo es posible que den tantas vueltas a lo que les falta?  ¿Cómo pueden agobiarse si viaja en su misma  barca el  Excesivo, el Derrochador, el Desmedido, el Espléndido?

            Estamos en tiempo de Pascua. Es tiempo de despojarnos de lutos, agobios y pesadumbres, tiempo de decidirnos a tirar al fondo del lago abatimientos, decepciones y desánimos. No es tiempo de suspiros: alguien nos espera en la orilla con panes y peces preparados para nosotros.

Fuente  ALANDAR, Abril 2019

Espiritualidad , , ,

“Biblia, Zen y Ejercicios en el Espíritu”, por Juan Masiá

Jueves, 25 de abril de 2019

buddha_and_jesus1De su blog Vivir y pensar en la frontera:

De Kyoto a Ávila por Loyola y Jerusalén

Dejarse llevar por el Espíritu. Es la voz de Juan de la Cruz y Teresa de Jesús, del Maestro Zen Dôgen y de Ignacio de Loyola. De Kyoto a Ávila, por Loyola y Jerusalén, peregrinaba el P. Kadowaki, contemplando, empatizando y discerniendo.

Acaba de publcarse, en la editorial San Pablo, la nueva edición de El Zen y la Biblia, revisada por el autor en los últimos años de su vida y editada ahora póstumamente por sus discípulos.

El jesuita Maestro Zen Juan Kakichi KADOWAKI (1926-2017), profesor de Antropología filosófica, director de Ejercicios espirituales estilo Zen y oyente entrañable de la Palabra con el cuerpo entero, vivió con vocación de puente entre diversos senderos ascético-místicos que desembocan en el mar del secreto de la vida.

 Puente entre culturas, quiso que se criticasen mutuamente orientales y occidentales. Puente entre espiritualidades, quiso hermanar las místicas budista y cristiana como si fuesen siamesas unidas por un fondo común humano y espiritual, arraigado en el Aliento de Vida  que revoloteó sobre las aguas en la Creación (Gen 1, 2).

 La respiracón profunda y el “cuerpo-alma unimismados” por el soplo vivificador del Aliento de Vida son las tres claves de lectura para aprovechar el legado de la vida y obra de este jesuita japonés universal.

 Merecen aplicarse al P. Kadowaki las palabras con las que él calificaba el estilo del Maestro Zen japonés Dôgen (1200-1253): “Es posible la articulación en lenguaje poético y sugerente de lo que parece indecible. Lo inefable es sugerible...” Por eso, él persistió hasta última hora corrigiendo la versión en español aumentada y madurada de su obra El Zen y la Biblia.

 Kadowaki se reconoce discípulo del jesuita Pedro Arrupe y del maestro Zen Ômori Sôgen. Pedro Vidal -director de Ejercicios ignacianos del Zen laico-, se reconoce díscípulo del P.Kadowaki y del Maestro Koyama –promotor del Zen para el laicado en Japón-.

 El Maestro Koyama dijo a Pedro Vidal: “¿Cómo viene usted a aprender Zen en Japón, teniendo en su país la mística de Santa Teresa y San Juan de la Cruz?

El P. Kadowaki dijo a Pedro Vidal: “Ël Zen de Dôgen me ayudó a redescubrir el tesoro de los Ejercicios ignacianos según el Espírítu ”.

El P. Adolfo Nicolás elogia la integración de fe y cultura en Kadowaki diciendo: “Ha captado los tres puntos de coincidencia entre mística cristiana y budista: la contemplación, la compasión y el discernimiento”.

Los títulos de las tres partes de este libro destacan la temática central, que va de la respiración a la contemplación mediante la “escucha corporal entrañable” de la Palabra en el “lugar del Espiritu”.

 La primera parte invita a aprender del Zen: antropología de la iluminación desde la corporalidad y el silencio.

La segunda parte establece el puente entre la lectura bíblica “entrañable” y la asimilación del Kôancon cuerpo y alma unimismados”.

La tercera parte sugiere la integración de los Ejercicios Espirituales ignacianos con la mística del Zen. Se dan la mano las raices universales del místico vasco y las del contemplativo del medievo oriental. Todo ello por obra y gracia del corazón y la pluma de un jesuita japonés, precisamente oriundo de las nieves norteñas de Hokkaido.

Espiritualidad , , , , ,

Cuando canta el Espíritu en el amanecer.

Sábado, 2 de marzo de 2019

Del blog Amigos de Thomas Merton:

tumblr_mevge3uFf81qgucp7o1_1280
“Cuando los salmos me sorprenden con su música
y las antífonas llegan a embriagarme,
el Espíritu canta: se desprende el fondo de mi alma.
 
Y de mi más profundo centro, Amor,
más estruendoso que el trueno,
se abre un cielo de aire impoluto.
Nuevos ojos se despiertan.
Envío al mundo el nombre alado del Amor
y los cánticos crecen en torno a mí como una jungla.
 
Los coros de todas las criaturas interpretan
las melodías que Tu Espíritu entonaba en el Edén”.
*
Thomas Merton
El libro de las horas
***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.