Archivo

Archivo para Miércoles, 21 de agosto de 2019

Sé paciente y confía…

Miércoles, 21 de agosto de 2019

Del blog de Henri Nouwen:

Fb_MIercoles_7_de_Junio_2

Es difícil ser paciente. No sólo significa esperar hasta que pase algo sobre lo cual no tenemos control: la llegada del autobús, el fin de la lluvia, el regreso de un amigo, la resolución de un conflicto. La paciencia no significa esperar pasivamente hasta que otra persona haga algo. La paciencia nos pide vivir el momento plenamente, estar completamente presentes en el momento, saborear el aquí y ahora, estar donde estamos. Cuando estamos impacientes, tratamos de escapar del lugar donde estamos. Nos comportamos como si lo importante sucederá mañana, luego, y en otro lugar. Sé paciente y confía que el tesoro que buscas está escondido en la tierra que pisas“.

*

Henri Nouwen
Pan para el viaje

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

“La renovación pendiente. El catecismo”, por Julio Puente López

Miércoles, 21 de agosto de 2019

51W09DclKLLContinuación de este interesante y clarificador artículo:

¿Actos intrínsecamente desordenados? El catecismo de 1992

En la Biblia se habla de muchas cosas, pero no es preciso hacer doctrina de todo. El a. 2357 del catecismo hace una enorme injusticia social a muchos creyentes. Es importante eliminar esos artículos

No se ve cómo las relaciones homosexuales pueden impedir llevar a la práctica la fe cristiana, vivirla en las costumbres en las que se encarna, en la caridad para con nuestros prójimos. La Iglesia debe aceptar la compleja y variada realidad de la sexualidad humana

Renovar la Iglesia es también tirar el lastre doctrinal y organizativo que le sobra a la nave de Pedro, hacer la vida de la gente más llevadera y ligera, como es el yugo y la carga de Jesús

Uno se pregunta si los responsables de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que podrían promover la abolición del a. 2357 del catecismo, perciben la enorme injusticia que con esa doctrina se hace a muchos creyentes. Porque les señala, les reprueba y no ayuda precisamente a que cese su discriminación y persecución. Es importante eliminar esos artículos. Y sobre todo es importante cambiar en la Iglesia la mentalidad y la actitud ante la sexualidad que refleja esa doctrina.

Dice el catecismo que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados”. Recogía doctrinas y formulaciones de otros documentos (Cf. Persona humana. 1975). Resulta bochornoso que un catecismo se ponga a hablar de estos temas y en estos términos. Biológicamente desordenados, y, por tanto, también intrínsecamente desordenados o ineficaces para conseguir su objetivo, serían los actos homosexuales que intentaran la procreación, ya que falta la base biológica para ello, pero no parece que los homosexuales intenten tal cosa al mostrarse mutuamente su afecto. No es la procreación lo que se busca en una relación homosexual. Y si lo intentaran no serían actos reprobables desde el punto de vista moral. Serían actos simplemente estúpidos. Como es estúpido, o lo que es lo mismo, un “acto intrínsecamente desordenado”, ponerse las lentes en la nuca con la intención de ver mejor. Pero eso no sería un acto moralmente reprobable.

En todo caso, hay diversas formas de hacerse cargo de una prole. Y realizar una tarea así sería siempre, en el contexto apropiado, una decisión noble y con sentido. Y de la misma manera que en la unión del hombre y de la mujer es importante el amor mutuo, la intimidad y la comunión de vida, así en las uniones homosexuales estos fines pueden también ser cultivados.

Me pregunto a veces si el hecho de que el magisterio hable de la vida sexual de la gente no es hacer de la revelación cristiana algo absurdo, ridículo, algo así como una vieja barraca de feria en la que pueden aparecer las cosas más inverosímiles. En la Biblia se habla de muchas cosas, pero no es preciso hacer doctrina de todo. Las normas de aquellas culturas no son vinculantes para la nuestra si nuestra conciencia moral hoy no lo aprecia así. Las normas éticas están al alcance de todos y la Iglesia no tiene una luz especial que pueda oponerse a la moral autónoma del hombre. La Iglesia no puede pretender convertir el cuerpo humano, por medio de la abstinencia sexual, en una bella estatua de mármol. ¿Es la moral cristiana una moral angélica?

Moralmente desordenados, depravados y reprobables son los actos contrarios al mandamiento del amor al prójimo, en el contexto de las relaciones o en cualquier otro. La violencia contra las mujeres, los abusos de menores, eso sí que son actos reprobables. Eso sí es doctrina seria y bien fundamentada en el mensaje del Evangelio y en la recta razón.

¿Qué buscaba la Iglesia con la doctrina de Persona humana y del catecismo sobre la homosexualidad? ¿Hacer ver que los homosexuales, tan bien representados en la Iglesia, se guían por la virtud de la castidad? Pues les salió el tiro por la culata, porque sabemos que no siempre es así y que se ha querido dar una imagen que no correspondía a la realidad. Las caretas y las máscaras han caído al suelo. Todo el tema del celibato y de la castidad ha resultado ser, a los ojos de mucha gente, una inmensa pantomima.

El catecismo cita Gn 19, 1-29. Pero este texto trata más bien de un pecado contra las leyes de la hospitalidad. También cita textos de Pablo, en los que, al menos en la traducción de la Biblia de Jerusalén, por ejemplo, aparece la palabra “homosexual” (1 Cor 6, 10) para la que no existía un vocablo en la antigüedad ya que es un concepto moderno, del s. XIX, y se discute el significado de las palabras griegas originales como “arsenokoitai”. También se dice en esa traducción que no heredarán el reino de los cielos los “afeminados”. ¿Qué han hecho estos “malakoi” de malo? ¿Parecerse a las mujeres porque son “varones suaves”? ¿Sexismo y machismo en la Biblia entonces? ¿Reflejo de la moral pagana de aquel tiempo? Encontramos convincentes respuestas en lo que Xabier Pikaza escribió en su libro Palabras de amor sobre el tema de la homosexualidad y sobre estos textos.

9788495346377-usDe todo esto habló también con sentido común y crítico el teólogo y psicólogo Daniel A. Helminiak hace ya años. No hace falta repetir lo que dijo este profesor de la universidad de West Georgia en su libro What the Bible Really Says about Homosexuality (1994, 2000). James Alison, en el formato más actual de unos vídeos en Internet, habla también con claridad y sólido conocimiento de esas citas bíblicas.

Es evidente que Pablo no conocía bien el mensaje de Jesús, que habló de una forma especial de las mujeres pecadoras y de las prostitutas que entrarán en el reino de los cielos antes que los escribas. Cuando Pablo escribió las cartas no se habían escrito todavía los evangelios. Nos lo ha recordado recientemente J. M. Castillo en su obra “El Evangelio marginado”. Estos textos de la Biblia que cita el catecismo han sido bien estudiados por especialistas y muchos sacan conclusiones bien distintas.

El texto del catecismo dice que esos actos son contrarios a la ley natural, y el mismo catecismo declara la competencia magisterial en esa ley natural (a. 2036). Ya sabemos que en la encíclica Veritatis splendor (1993), que se dio a conocer un año después del catecismo, hay “un interés omnipresente” por afirmar la función del magisterio eclesiástico en las cuestiones de moral, como señaló el profesor Marciano Vidal en su obra Nueva Moral Fundamental. Pero ese concepto de ley natural y su alcance son muy discutidos en la teología moral posconciliar y se hace necesario seguir introduciendo la racionalidad en el discurso teológico-moral como enseñó Santo Tomás de Aquino y como indicó el Vaticano II (cf. Gaudium et spes, 33 y 62).

San Pablo también apela a ese concepto de naturaleza para hablar de la afrenta que supone la cabellera para el varón mientras que es una gloria para la mujer (1 Cor 11, 14-15). ¿Es esto también una pauta de conducta moral? Esa observación no tiene ninguna fuerza normativa para el hombre de hoy porque no le encuentra sentido alguno. Lo mismo sucede en los otros casos.

La apelación a la naturaleza y a la ley natural ha dejado de estar éticamente fundamentada y justificada, ya que ese concepto de naturaleza no tiene base antropológica. ¿Quiere la Iglesia que los futbolistas no empleen la cabeza para meter goles porque, al albergar el cerebro y otros órganos de los sentidos, está destinada “por ley natural” a desempeñar otras funciones? La cultura se apoya en la base biológica del hombre para enriquecer la vida humana y aprovecha sus posibilidades más allá de lo que aparecen como sus finalidades obvias.

No se ve cómo las relaciones homosexuales pueden impedir llevar a la práctica la fe cristiana, vivirla en las costumbres en las que se encarna, en la caridad para con nuestros prójimos. La insistencia del magisterio en estas enseñanzas, que nos aboca a un callejón sin salida, obliga a la teología a revisar la reflexión que hace sobre la competencia del magisterio en ciertos temas y sobre la llamada ley natural. ¿No forma parte también el “sensus fidelium” del magisterio de la Iglesia? Habrá que tener en cuenta también a los cristianos homosexuales, que seguramente, en su gran mayoría, llevan la vida que corresponde a su condición sexual.

Dice también el texto que en esos actos no hay complementariedad. Se supone que se refiere a la procreación, pero no es eso lo que se pretende en una relación homosexual. ¿Es acaso la complementariedad el único requisito para que una relación humana tenga sentido? Tampoco hay complementariedad en tantos aspectos entre los varones en el mundo tan patriarcal y masculino del clero católico, pero seguimos sin reconocer a las mujeres sus plenos derechos.

manifestacion-lgtb-vaticano

Esa redacción del a. 2357 no se sostiene ni desde el punto de vista de la exégesis de los textos citados y de la teología moral bíblica ni desde el punto de vista de las ciencias del hombre. Sabemos que otros documentos del magisterio, como la Instrucción de 2005 sobre los criterios de discernimiento vocacional en relación a los homosexuales para ser admitidos a las órdenes, insisten en esta doctrina del catecismo. Pero, una vez más, dicen más de lo que prueban. Son doctrinas que estudios posteriores deberán revisar. También haría bien la Iglesia en explicarnos qué es lo que ella entiende porcultura gay, cuya defensa indicaría falta de idoneidad para el sacerdocio. La Iglesia parece, a veces, experta en crear ficciones para tener luego enemigos que combatir.

Hay doctrinas que urge abandonar por muy arraigadas que estén y por muy tradicionales que sean. Ese texto obedece simplemente a una mentalidad que la ciencia de nuestro tiempo ha desautorizado y la antropología teológica está abandonando.

Urge perfeccionar la teología moral, que ha de nutrirse de la Escritura, de su espíritu, y ser, al mismo tiempo, una “exposición científica”, como dijo el Vaticano II en el Decreto sobre la Formación Sacerdotal (a. 16). Ese texto del catecismo sólo lo puede defender una mentalidad conservadora, integrista, que se impuso en el momento de su redacción y que creía que una postura rígida en este tema podría apuntalar la crisis del posconcilio en una Iglesia con muchos clérigos homosexuales, que vivían con dificultades crecientes su vocación en una sociedad que ya no compartía las doctrinas de la Iglesia sobre la vida y el sexo. O que pretendía alejar toda sospecha de conductas inapropiadas que pudieran exponerse un día a la luz pública.

El caso del párroco de Ámsterdam, Pierre Valkering, comentado en el mes de abril en RD por Cameron Doody, describe bien esa situación de crisis en la que siguen encontrándose muchos sacerdotes. Como la describe también el caso del sacerdote y psicoterapeuta francés Tony Anatrella, aunque sean casos que requieren lecturas diversas.

La mentalidad que representaba bien el consultor en el Vaticano Anatrella, considerado entonces por algunos como el “psiquiatra oficial de la Iglesia”, el “Church shrink”, y que ahora es un árbol caído del que es mejor no hacer leña, es una forma de ver las cosas que intenta seguir siendo dominante en la Iglesia.

No es extraño que la juventud viva cada vez más de espaldas a la religión organizada. ¿Es que lo esencial para un cristiano no es creer en el mensaje del Evangelio y dar testimonio de esa fe? No se entiende ese empeño en seguir concibiendo la fe como la adhesión a un voluminoso cuerpo de doctrinas que recogería el catecismo de 1992. Mucho menos en aquellas enseñanzas que nos recuerdan el antiguo catecismo pitagórico, aquel que decía que “el placer es malo en todas las circunstancias”, como leemos en el libro de E. R. Dodds, Los griegos y lo irracional. El capítulo V, Los chamanes griegos y el origen del puritanismo, es bien elocuente.

Este filólogo irlandés explica bien como las creencias chamanísticas, de dilatada difusión y remota antigüedad, promovieron en sus adherentes un horror al cuerpo y una reacción contra los sentidos completamente nuevos en Grecia. Empédocles y Pitágoras representaron esas nuevas creencias que los pueblos vecinos en contacto con ellas dieron seguramente a conocer a los griegos de Escitia y Tracia. Se hizo de la experiencia corporal un lugar de oscuridad y de penitencia, como si la pureza, más bien que la justicia, se hubiera convertido en el medio cardinal de la salvación. El teólogo J. M. Castillo lleva muchos años insistiendo en estas ideas que están llenas de sentido y bien fundamentadas.

“No llamar a ningún hombre profano o impuro”

¿Y por qué seguimos todavía prisioneros de la cultura helenista y de las culturas vigentes en los tiempos en que se redactaron los libros de la Biblia? ¿Por pereza intelectual? ¿Por no saber qué palabras escuchar? La palabra que hay que escuchar es la palabra interior de Dios en nuestra conciencia, nuestra propia razón humana, y el mensaje central del Evangelio si hemos percibido que corresponde a las ansias de nuestro corazón. Eso debería bastar, sin que los miles de obras de los investigadores sobre los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, inabarcables para el creyente, significaran otra cosa que legítimas, siempre insuficientes aproximaciones al misterio de la revelación de Dios en la historia humana.

Ni Romanos 1, 26-27 ni los otros textos antes citados están hablando de la homosexualidad tal como hoy la entendemos. En aquellas culturas no se hablaba de homosexualidad, a pesar de que en el Antiguo Testamento algunos varones sabían que el amor de otro hombre podía ser más grande, “más delicioso que el amor de las mujeres” (2 Samuel, 1, 26). La fuerte amistad entre David y Jonatán es bien conocida.

1180134369_850215_0000000000_sumario_normal“Jonatán, hijo de Saúl, amaba mucho a David” se afirma en 1 Samuel, 19, 1. “Juró de nuevo Jonatán a David por el amor que le tenía, pues le amaba como a sí mismo”, dice otro versículo (1 Samuel 20, 17). “Se abrazaron los dos y lloraron copiosamente”, leemos en 1 Samuel, 20, 41. ¿Estamos ante relación de fuerte y leal amistad heterosexual?¿Es, como afirman otros, un amor homosexual? No hay forma de saberlo.

Tampoco aclara las cosas el hecho de que fueran padres de familia. En el mundo ha habido siempre muchos hijos de hombres y mujeres homosexuales. En todo caso, los comentarios oficiales de la Iglesia suelen apresurarse a descartar una relación íntima homosexual.

Sea como fuere, identificar las conductas de los textos citados por el catecismo católico con las conductas homosexuales actuales no parece una conclusión rigurosa científicamente hablando. Los contextos culturales son distintos. Tampoco las doctrinas de la Escritura son todas igualmente vinculantes, especialmente las que contradicen nuestra recta razón. No es razonable pensar que los relatos del Génesis, relatos de hace varios miles de años, sobre la creación del hombre por Dios como varón y hembra agotan nuestro saber antropológico y son normativos para el hombre de hoy independientemente de sus conocimientos científicos y de su recto sentir. No podemos retorcer esos textos de esa manera.

Sinceramente pienso que el concepto de revelación en el que se apoyan las actuales conclusiones doctrinales de la Iglesia en esta cuestión debe ser revisado. Porque si condenamos los actos homosexuales apoyándonos en ciertos textos bíblicos (es lo que hace el magisterio eclesiástico) sin atender a lo que nos parece razonable en nuestra reflexión y en nuestra cultura, entonces estamos aprobando también, por ejemplo, la muerte por lapidación del blasfemo y del adivino o nigromante (cf. Levítico, 24, 14; 20, 27). De la misma manera no podríamos objetar nada contra estas enseñanzas del libro del Éxodo: “A la hechicera no la dejarás con vida. Todo el que peque con bestia morirá” (Ex 22, 17-18). ¿No ha llegado la hora de aprender a leer las Escrituras y a usar las luces de nuestra razón humana y de la ciencia? Xabier Pikaza, en su libro Palabras de amor, lo expresó con acierto: “Aplicar al pie de la letra el Levítico significaría aprobar la venta de mujeres y la esclavitud”.

La conclusión se impone: hemos de basar nuestro juicio sobre la homosexualidad y los actos homosexuales en los conocimientos de las ciencias del hombre y, como cristianos, guiarnos luego también por el mensaje del Evangelio de amor al prójimo y actuar en conciencia, la última norma de la moralidad.

Habrá homosexuales que siguiendo la doctrina del catecismo intenten vivir en abstinencia sexual, pero creemos que esa doctrina de la Iglesia no es realista ni justa con ellos y que conduce al cristiano homosexual a un callejón sin salida, a una vida de contradicciones e hipocresías, cuando no a la enfermedad y la locura. Alguno pensará también que se ha equivocado de iglesia y buscará en otra parte la respuesta a sus inquietudes religiosas.

Los homosexuales y transexuales cristianos, hombres y mujeres, y, en general, toda persona que se entiende como transgénero, quieren recuperar en la Iglesia su dignidad humana, ser tratados como personas. No son más que nadie. Tampoco menos que nadie. Tenemos que saber ponernos en su lugar. Es lo que nos muestra Mt 25, 31-46. Nadie ha sabido ponerse en el lugar de los demás como Jesús en el que Dios se nos mostró con rostro humano. Jesús reconoce a los pobres y necesitados toda su dignidad personal al identificarse con ellos, al ponerse en su lugar, de tal forma que lo que hacemos a uno de ellos se lo hacemos a él. Desde el niño más indefenso al moribundo y a las personas más decrépitas y desvalidas.

Jesús no hace acepción de personas. Ese gesto del discípulo a quien Jesús amaba y de Jesús con él, al que más arriba nos referíamos, el sincero afecto entre ellos tal como vemos en el evangelio de Juan es lo más opuesto a la “homotransfobia” ambiental actual y de pureza cultual de entonces, una herencia de antiguas filosofías y religiones, algo ajeno al Nuevo Testamento si exceptuamos los residuos que hemos visto en las cartas de Pablo, que tiene influencias culturales de su tiempo a las que el Apóstol de las gentes no podía substraerse.

Pero es en esas fuentes de pureza cultual y en la cultura de desprecio social del señalado como “diferente” y de la discriminación reinante respecto a los que no se ajustan al canon de la heterosexualidad donde se ha gestado la doctrina de ese artículo del catecismo. También aquí la Iglesia debería ser sal de la tierra (Mt 5, 13), no desvirtuarse alineándose con el desprecio ambiental al diferente en una sociedad patriarcal y machista. Cada vez que un homosexual es víctima de la violencia deberíamos en la Iglesia acordarnos de esa desafortunada doctrina que nosotros mantenemos. La Iglesia se empeña en ver en los textos bíblicos más de lo que los mismos textos dicen.

En el discurso de apertura del concilio Vaticano II habló Juan XXIII de dar “un paso adelante hacia una renovación doctrinal”. Algo así necesitamos en este tema. Un valiente “paso adelante” dejando atrás un terreno en el que, al igual que ocurre con otros muchos en nuestras sociedades civiles, estamos empantanados.

En esta misma línea el teólogo jesuita James Martin, muy consciente de la homofobia que existe en la Iglesia, ha abogado también recientemente por un cambio de actitud en su libro ‘Tender un puente‘, defendiendo una postura de diálogo y apertura. James Martin sostiene que el catecismo de la Iglesia no debe intentar imponer a los cristianos homosexuales la total abstinencia sexual.

Los cristianos deberíamos leer e interpretar en un contexto amplio las sabias palabras de Pedro en Hechos 10, 28: “A mí me ha enseñado Dios a no llamar profano o impuro a ningún hombre”. Deberíamos interpretar a la luz de este pasaje otros textos culturalmente condicionados de las Escrituras, como son muchos textos de Pablo y por supuesto los del Antiguo Testamento. Más que nada porque es lo razonable, lo que nos parece justo, que es en el fondo lo que tiene que ser decisivo y normativo al orientar nuestra conducta, también la conducta sexual.

Con gran oportunidad nos ha recordado el teólogo gallego Torres Queiruga (cf. La teología después del Vaticano II. Herder, Barcelona 2013) que las normas morales concretas “no son una revelación que venga desde fuera, sino un encuentro hecho desde dentro, desde la realidad humana y con medios humanos”. No nos sirve el fundamentalismo, las interpretaciones al pie de la letra.

Este teólogo nos recuerda también que “a Moisés no le fueron escritos milagrosamente los “mandamientos” en dos tablas de piedra, sino que discurriendo con la propia cabeza, dialogando con los suyos y aprendiendo del entorno (…) fue descubriendo los que le parecían mejores patrones de conducta para bien del pueblo”.

Y es así discurriendo y dialogando, desde la misericordia del Evangelio, como hoy seguimos en la Iglesia adaptando a la realidad de nuestro mundo, – en la que hay divorciados y matrimonios rotos -, el cumplimiento de estos mandamientos, del sexto mandamiento, por ejemplo. Los matrimonios se rompen a veces, fracasan como proyecto de convivencia, y eso es una realidad. Hay que atender con misericordia y discernimiento a los divorciados que han vuelto a formar una familia. Así nos aproximamos más al estricto cumplimiento del mandamiento del amor al prójimo, que quizá, como decía Freud, no podemos realizar en su plenitud, pero estamos llamados a intentarlo.

La Iglesia debe aceptar la compleja y variada realidad de la sexualidad humana y no empeñarse en hacer compatible la renuncia a la sexualidad en su seno con los escándalos, las mentiras y la hipocresía. Debe mirar a nuestro mundo tal como este se percibe. Encadenar la Iglesia de rito latino a la abstinencia sexual no tiene hoy ningún sentido. El mundo se ha emancipado y la Iglesia debe reconocer esta legítima autonomía. Recordemos las palabras del concilio Vaticano II: “Son, a este respecto, de deplorar ciertas actitudes que, por no comprender bien el sentido de la legítima autonomía de la ciencia, no han faltado algunas veces entre los propios cristianos” (GS 36).

ee47bd3223fb517691d5206e00747b4e

Quiero para terminar citar a un escritor español, cercano ya a los 90 años, que de estos temas sabe algo y que merece la pena escuchar. El 2 de febrero de 2009, refiriéndose al matrimonio homosexual, “llámese como se llame”, decía, escribió esto en el periódico El Mundo: “La homosexualidad no es una opción ni un estilo de vida, sino un dato biológico como la blancura o la negritud de la piel. No, por tanto, cosa de partidos ni de políticos, sino de la más simple equidad. A la sociedad sólo le cabe reconocerlo sin llevarse las manos a la cabeza. Dar constancia de él como testigo. Lo mismo que el sacerdote en las bodas católicas o el funcionario en las civiles. Es un derecho esencial. Lo demás sobra”.

“Un dato biológico como la blancura o la negritud de la piel”. De ese dato se deriva ese derecho del homosexual a vivir en pareja con una persona de su mismo sexo. Es la autorizada opinión del escritor Antonio Gala Velasco.

Los cristianos deberíamos limitarnos a anunciar el Evangelio y a testimoniarlo lo mejor que podamos ayudando a construir una sociedad más justa, menos violenta, dejando que otros temas, como el de la sexualidad humana, sean estudiados por las ciencias antropológicas. Es la mejor manera de avanzar.

La Iglesia tiene una inflación de clérigos y funcionarios dedicados a escribir cánones, normas y directrices doctrinales. Tenemos también un exceso de eventos eclesiales. Aturde un poco. Nos ocupamos de demasiadas cosas, como si la sociedad civil no tuviera sus funciones y obligaciones.

Ya sabemos que la Iglesia quiere bendecirlo todo y dar importancia a sus servicios. Nos olvidamos de que vivimos en un mundo secularizado, aunque el pueblo ha incorporado a sus fiestas populares una gran cantidad de costumbres y ritos de origen religioso. La comunidad política es autónoma e independiente y es allí, en la sociedad civil, donde hay que vivir la vida, no en el interior de una burbuja religiosa.

Demos nuestra opinión, pero dejemos, sin fanatismos, sin buscar partidos políticos que nos hagan de correa de transmisión de nuestras doctrinas, que esa sociedad legalice lo que crea oportuno siempre que no estén en juego los consensos constitucionales, las libertades y los derechos humanos. Si estos se pusieran en peligro de forma evidente sí habría razón para la desobediencia civil y la protesta. La religión no dirige los asuntos temporales ni el papa puede caer en la tentación de querer ser un líder político.

simboloNo deberíamos empeñarnos, hoy menos que nunca, en dar tanta doctrina sobre lo divino y sobre lo humano queriendo organizar con detalle la vida íntima de los creyentes y a veces también la de los no creyentes. A muchos la Iglesia les interesa sólo para las bodas y los funerales, y poco más. Nosotros queremos organizar a la gente las excursiones y el campamento de verano, la gimnasia médica y el taller de guitarra. Tal vez son los fieles los que confunden la parroquia con un parque de atracciones y exigen a sus sacerdotes que los distraigan. Así la mies siempre será mucha y los operarios pocos.

Renovar la Iglesia es también tirar el lastre doctrinal y organizativo que le sobra a la nave de Pedro, hacer la vida de la gente más llevadera y ligera, como es el yugo y la carga de Jesús (cf. Mt 11, 30). La Iglesia debería oír la voz del Maestro: “Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; solo una es necesaria”. Como siempre, también en este tiempo de renovación de la Iglesia, lo que resulta necesario es “volver a la fuente” y escuchar, como María, las palabras del Evangelio (cf. Lc 10, 41-42).

Funte Religión Digital

Biblia, Biblioteca, Espiritualidad , , , , , ,

La “ideología de género” no existe, por Antoni Ferret

Miércoles, 21 de agosto de 2019

A19F613F-3BDC-4680-A01B-88F7F80E6381La “ideología” de género no existe. Es un invento de grupos fundamentalistas para justificar la discriminación. Cuando entendemos que la masculinidad y/o feminidad varían según las culturas y tiempos, estamos hablando de perspectiva de género.

Para más info, descarga el Manual Educativo contra la Homofobia en: http://bit.ly/2m3wcGW

Interesante respuesta a las palabras del Cardenal Omella:

***

“El cardenal Omella no debería usar la expresión”

“La expresión ha sido creada y es usada con la intención de desacreditar el género femenino”

“La frase ‘Varón y mujer los creó’ es indiscutible, siempre que se entienda que Dios los creó a través de la evolución natural de las especies”

1 | Antoni Ferret

Me ha sorprendido y apenado gravemente la lectura en Religión Digital de un artículo de nuestro arzobispo de Barcelona, compañero Joan Josep Omella, titulado “La ideología de género está provocando una gran desorientación entre los niños, adolescentes y jóvenes”. A lo largo del escrito, Omella usa varias veces la expresión ideología de género”. Como miembro de la Iglesia de Barcelona, aunque viviendo mi experiencia cristiana “en la frontera”, me siento en la grave obligación de contestar la larga lista de actitudes poco humanas que contiene.

Al parecer, el artículo responde a la publicación, por la llamada Congregación para la Educación Católica, de un documento titulado Varón y mujer los creó.

Como quiera que, en el escrito del arzobispo, figura una amplia mezcla de cuestiones controvertidas, me veo obligado a exponer punto por punto mi respuesta.

16531C7F-FD97-4040-B4B7-02E89C106C13

1) El citado organismo vaticano, parte de un núcleo más burocrático que evangélico, reconocido por propios y extraños como “un problema” de la Iglesia, y actualmente en fase de reforma, no es, precisamente, un elemento de prestigio en la cuestión, sino más bien lo contrario. Pero dejemos esto y vamos al tema.

2) La llamada “ideología de género“, citada en el título y largamente en el texto, no existe, como valor, o como realidad, o como concepto académico. La expresión ha sido creada y es usada (según todo parece indicar) con la intención de desacreditar el género femenino, y su creciente y necesaria valoración, hasta una muy deseable equiparación social. Es usada por personas significativamente alejadas tanto del feminismo como de algunos derechos humanos. Luego, creo que no la debería usar el arzobispo Omella.

3) La frase “Varón y mujer los creó” es indiscutible, siempre que se entienda que los creó a través de la evolución natural de las especies, y comprendiendo las variantes que la misma naturaleza puede producir, y produce, aunque, como es natural, en un número infinitamente pequeño, lo cual de ninguna manera autoriza su desdén.

4) La cuestión de si el verdadero sentimiento personal de género depende más del aspecto corporal del nacimiento o de las experiencias de convivencia social, a mí no me parece decisivo y no quiero entrar en ello. Creo y defiendo que la naturaleza, de por sí, cual ocurre con los vegetales, da lugar a pequeñas (o más grandes) diferencias, sobre todo psicológicas, en ciertas personas, y que ello se puede definir más claramente, para el sujeto, a través de las relaciones humanas. Asunto harto complejo, y, precisamente por ello, más merecedor de un gran respeto.

5) Sin embargo, y muy extrañamente, todo lo dicho hasta aquí todavía no es el problema, sino sus vestimentas, las herramientas utilizadas para un debate del cual no se dice el nombre, ni la naturaleza, sino que se supone. Y eso no está bien, monseñor.

6) El problema en discusión escondida me parece que son las orientaciones escolares que se dan a los niños/as sobre las posibilidades de alguna que otra diferencia en la inclinación sensitiva de cualquier niño o niña (o más bien adolescente).  Con objeto de que, si un alumno o alumna observa en su cuerpo, o más bien en sus sentimientos, algo diferente de lo que ve a su alrededor, no se hunda en un mar de triste y dolorosa soledad y profunda confusión, sino que identifique fácilmente su caso, y lo pueda exponer con libertad y naturalidad con vistas a encontrar una vía. Es eso, ¿verdad? I ¿por qué no se dice, sino que se esconde?

7) Esas indicaciones escolares no son ninguna “deconstrucción de la visión de la persona humana”, como se dice en el artículo en cuestión, sino que son un conocimiento sobre la vida y una ayuda en casos difíciles que pueden darse. El arzobispo afirma que la mal llamada “ideología” en cuestión “está provocando una gran desorientación entre los niños, adolescentes y jóvenes“.  No lo creo, sobre todo que sea “gran“. Puede producir dudas. Dudas que sirvan para aclarar.

8) Sin embargo, vamos a suponer que provoque una desorientación (me negaría siempre a aceptar que fuera “grande“), en un porcentaje minoritario/medio/vamos a llegar a suponer que fuera mayoritario de alumnos/as. ¿Qué opina el señor arzobispo, y qué opinan mis lectores/as sobre la cuestión?:

¿Qué sería peor, una desorientación sobre el propio género de media clase (lo digo como fantasía), muy fácilmente resuelta por la misma vida, o, en algún caso, por una (o unas) conversación con el maestro o con un médico, o bien una profunda depresión, en una soledad dolorosa, quizás durante años, de UN alumno o alumna a quien no se hubiera explicado que existe esta posibilidad?

Todo un test de sentimientos humanos y de evangelio.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , ,

El alcalde de Ottawa, Jim Watson, aparece como gay en un artículo de opinión en movimiento

Miércoles, 21 de agosto de 2019

Council, Councillors, Head Shot, Official, Portrait, Mayor Jim Watson Retrato oficial del alcalde de Ottawa, Jim Watson (City of Ottawa)

 ha salido como gay. (Foto de Andrea Cardin/NHLI vía Getty Images)

Jim Watson, el alcalde de Ottawa, Canadá, ha salido como gay. En un emotivo editorial publicado por el Ottawa Citizen, este hombre de 58 años de edad se refirió a las luchas que ha enfrentado para aceptar su sexualidad, desde ser intimidado en la escuela hasta tener dificultades para confiar en sus amigos debido a que su familia se muda mucho debido al trabajo de su padre.Cuando miraba hacia atrás, había algunas señales reveladoras de que no era heterosexual, escribió con franqueza, Como estudiante de séptimo grado, recuerdo que algunos niños mayores en mi autobús escolar siempre se burlaban de mí y me llamaban ‘Jim Fairy’.

Ver esta entrada en Instagram

Orgullosos de celebrar estas primicias: ¡la primera vez que un Primer Ministro y un Primer Ministro marchan en nuestro desfile @ottawacapitalpride! También se enorgullece de haber sido el primer Alcalde en funciones en la Marcha de nuestro Orgullo (1998). Fantástica energía de las decenas de miles de espectadores #ottawa #ottawa #ottawa2017 #prideottawa2017 #capitalprideparade #ottcity #ottpride

Un post compartido por Jim Watson (@jimwatsonottawa) el 27 de agosto de 2017 a la 1:53pm PDT

“Al crecer, siempre me atrajeron más las estrellas de cine y televisión masculinas, como Rob Lowe y Brad Pitt, que Julia Roberts o Sharon Stone”.

Watson continúa en el artículo diciendo que cuando era un adolescente cercano en la década de 1970, era casi imposible conocer a alguien dentro de la comunidad LGBTQ+, lo que resultó en que fuera “muy tímido y un poco solitario”.

Recordó cómo las cosas parecían mucho más liberales durante el tiempo que pasaba estudiando en la Universidad de Carleton, pero seguía siendo reacio a salir, y después de graduarse, su preocupación por su vida amorosa pasó a ser secundaria a su pasión por la política.

Aunque está orgulloso de su carrera, especialmente de su “historial en temas LGBTQ, desde votar a favor de una moción sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo hasta ser el primer alcalde de Ottawa en marchar en la Marcha del Orgullo [junto con el Primer Ministro Justin Trudeau] durante mi primer mandato”, los canadienses lamentan no haber salido antes a la luz.

General, Historia LGTB , , ,

Chile: Impulsan pionera Escuela para Familiares de Personas LGBTIQ+

Miércoles, 21 de agosto de 2019

RRSS-03-820x394Muchos familiares no saben como tratar o ayudar a sus parientes LGBTI o tienen dudas sobre la orientación sexual o la identidad de género. Con respaldo municipal y académico, el Movilh-Biobío lanzará en Concepción la primera escuela para orientar a las familias

Con respaldo municipal, de universidades y Ongs, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual de la Región del Biobío (Movilh-Biobio) lanzará e inaugurará el sábado 24 de agosto la Primera Escuela de Chile para familiares de personas lesbianas, gays, bi, trans, intersex y queers (LGBTIQ+) con el objetivo de educar en la comprensión y en el respeto a la diversidad.

La presidenta de Movilh-Biobío, Paola Laporte, precisó que la Escuela busca “promover el trato afectivo y brindar acompañamiento a parientes» de personas LGBTIQ+ para mejorar sus relaciones. Así, se espera educar en el respeto a la diversidad y en habilidades para una buena calidad de vida y para disminuir los factores de riesgo que afectan a las personas en razón de su orientación sexual, identidad  y expresión de género.

“Hay muchas familias que rechazan a sus parientes LGBTI, hay otras que no los comprenden y hay otras que están interesadas en conocer y saber más sobre esta realidad para ayudar a sus parientes y comunicarse con ellos sin discriminación o prejuicios. Para todos/as ellos/as; padres, madres, tíos/as, hermanos/as, abuelos/as, sobrinos/as u otros parientes de personas LGBTIQ+; hemos ideado esta escuela. Será todos bienvenidos. Esta es una gran oportunidad para aclarar las dudas de las familias”, apuntó Laporte.

De acuerdo el Informe Anual de Derechos Humanos de la Diversidad sexual y de Género, entre el 2002 y el 2018, se han denunciado 320 casos de discriminación familiar que han afectado a unos 1.200 personas LGBTI. La cifra real es mayor, pues de acuerdo al mismo estudio solo un 8% se atreve a denunciar.

En tal sentido, la Primera Escuela para Familiares de Personas Diversas, será inaugurada el sábado 24 de agosto a las 11:00 horas en la Biblioteca Municipal de Concepción, ubicada en calle Victor Lamas.

Tras ello, la Escuela seguirá funcionando de 11:00 a 13:15 horas los sábados 7 y 28 de septiembre; 19 y 26 de octubre; 9, 23 y 30 de noviembre y el 7 y el 14 de diciembre, en la Casa de la Diversidad, ubicada en Vicuña Mackenna 1130, Concepción.

Las temáticas a abordar en la Escuela son conceptos sobre diversidad sexual y de género, infancia y adolescencia LGBTI, mecanismos para enfrentar el temor, educación, prevención del suicidio, acceso a la salud, fonoaudiología, políticas sociales, maternidad, Infecciones de transmisión Sexual y VIH y anticoncepción, a lo que sumarán talleres de yoga y para liberar tensiones

Entre otros expondrán docentes, psicólogos, abogados, médicos psiquiátras, académicos, fonoaudiólogos, asistentes sociales y terapeutas, así como representantes del Hospital Higueras de Talcahuano, de la Municipalidad de Concepción, de la Universidad de Concepción, de la Universidad San Sebastián, de Todo Mejora, de Fundación Iguales, de Amisex y, por cierto, de Movih-Biobio,

Inscripciones y consultas deben realizarse al correo biobio@movilh.cl

Programa completo aquí.

Fuente MOVILH

General, Historia LGTB , , , ,

La homofobia detiene un partido de fútbol en la Liga francesa

Miércoles, 21 de agosto de 2019

2378060491El árbitro Mehdi Mokhtari

He crecido escuchando grandes clásicos en los estadios como «Guti, Mari***» o «Cristiano Mari***» mientras árbitro, jugadores, clubes y organismos deportivos miraban para otro lado, o lo rechazaban con una tibieza tal que no es de extrañar que la LGTBfobia campe a sus anchas por los terrenos de fútbol. ¿La consecuencia? No hay jugadores de auténtica élite en activo que hayan salido del armario. Casos como el de Justine Fasanu o declaraciones como las de Joaquín Caparrós, explicando que no hay gays en el fútbol (sic) perpetúan esta lacra.

Aún así, vamos viendo tímidos avances como los acaecidos en Francia el pasado viernes, en un partido de la Ligue 2 entre el Nancy y Le Mans. Como tantas otras veces, se escucharon cánticos homófobos. Pero esta vez el árbitro Mehdi Mokhtari no hizo oídos sordos y detuvo el partido, solicitando por megafonía el cese de esos gritos.

5d589f07b8505c27628b45c4

Esta medida forma parte de la nueva legislación francesa, si bien entra dentro del papel de un árbitro el entrar en acción ante insultos y ofensas racistas, homófobos, étnicos o religiosos, solo que en la práctica no suele llevarse a cabo. Pero la federación francesa se ha puesto seria y quiere terminar con la discriminación. Fueron los propios jugadores del Nancy los que lograron apaciguar a los aficionados que proferían dichas ofensas, continuando así con el partido.

Marlente Schiappa, secretaria nacional para la igualdad de género y contra la discriminación, aplaudió el gesto del árbitro en su cuenta de Twitter:


¿Sucedería esto en la liga española? Herramientas tienen, habida cuenta de que este año se iniciaron los trámites para crear una comisión contra la homofobia en el fútbol. Ojalá no tengamos que comprobarlo porque se dejan de oír insultos LGTBfóbos en los estadios de la Liga.

Fuente  Ambiente G

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

38 académicos defienden al obispo ortodoxo Neophytos (Masouras) que afirma que tener sexo anal durante el embarazo convierte a los bebes en gays…

Miércoles, 21 de agosto de 2019

56EA1B32-F6C5-4571-87D9-85097EAFA80238 académicos de todo el mundo han firmado una carta abierta en apoyo de un obispo chipriota que afirma que los homosexuales existen porque sus madres disfrutan del sexo anal durante el embarazo.

El obispo de la Iglesia de Chipre, Neophytos Masouras de Morphou, hizo la afirmación surrealista en junio mientras hablaba en una escuela primaria en Akaki, Chipre.

En el mismo acto también dijo que los hombres homosexuales tienen “un olor específico”. Los funcionarios del gobierno de Chipre han calificado los comentarios de “insultantes” y “perjudiciales”.

El 1 de agosto, el Fiscal General de Chipre ordenó a la policía que iniciara una investigación para determinar si las declaraciones constituían un delito motivado por el odio. Está previsto que la investigación concluya esta semana.

Los académicos que se apresuran a defender a Masouras son todos de origen griego y creen que esta investigación es un ataque contra la ortodoxia y la fe. Tienen su sede en universidades de Grecia, Francia, Alemania, Australia, el Reino Unido y los Estados Unidos, con especialidades que van desde la odontología, la ingeniería, la medicina, la economía y la teología.

La carta, vista por Cyprus Mail, dice: “El obispo de Morphou dio una posible explicación científica de la homosexualidad sin ofender a los individuos. Para la iglesia, todos los individuos son imágenes de Cristo, por lo tanto son santos y amados. El pecado, sin embargo, no es aceptable porque destruye a una persona”.

Dijeron que el obispo simplemente había dicho lo obvio, en lo que la iglesia cree y lo que la sociedad (en Grecia y Chipre) había aceptado hasta hace unos años. Un obispo habla con amor, afirman, y trata de proteger a su rebaño: “¡De ninguna manera esto sugiere una incitación al odio o a la violencia hacia los demás! Los académicos también se preguntaban dónde veían algunos la “ofensa”, la “incitación al odio” o el “racismo”. “Creemos que el ataque orquestado contra Morphou quiere arrastrar al sistema de justicia de Chipre a procesos penales… para asustar a los Prelados y a los fieles para que no hablen la Palabra de Dios”.

Los ‘actos sexuales antinaturales’ durante el embarazo hacen que los bebés sean gays. La “posible explicación científica” que el obispo Masouras dio para la existencia de los homosexuales es que la homosexualidad es “transmitida” por los padres a sus hijos durante el sexo anal.

Fuente Cromosomax

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Ortodoxa , , , , ,

Ponen trabas a matrimonio de lesbianas al sacar el pasaporte de su hija

Miércoles, 21 de agosto de 2019

Joy-Diana-pasaporte-hijaJoy Huerta a la izquierda y su esposa, Diana Atri, a la derecha. / Foto: Tumblr

Joy, Diana y su hija fueron discriminadas al tramitar el pasaporte de su hija. Esto nos contaron en exclusiva con Homosensual.

A través de su cuenta de Twitter, Joy Huerta, cantante del dueto Jesse & Joy, reportó que ella y su familia fueron discriminadas por el personal de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). Entrevistamos a Diana Atri, esposa de Joy Huerta, y esto fue lo que nos dijo al respecto.

Joy, Diana y su hija Noah, asistieron a las oficinas de la SRE la semana pasada para tramitar el pasaporte de Noah. La familia llegó a la Secretaría con todos los papeles oficiales requeridos, dentro de los cuales el más importante es el acta de nacimiento. En esta acta, tanto Huerta como su pareja aparecen como madres de la niña.

Cuando el personal de la SRE vio que eran dos mamás quienes solicitaban el trámite, les pidieron la constancia de alumbramiento. La constancia de alumbramiento es un documento expedido por los hospitales generales y unidades de Medicina Familiar del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Este sirve de constancia para bebés nacidos en México que no cuenten con registro.

Sin embargo, la hija de Joy Huerta y su esposa sí cuenta con registro, por lo que la SRE les pidió un documento no requerido. Además, le dirigieron preguntas a la pareja del tipo: «¿Quién es la madre biológica». Que es totalmente innecesaria para el trámite que iban a realizar. Al respecto, Diana mencionó en exclusiva con Homosensual: «Somos dos mamás. ¿Por qué Joy está poniendo huellas en el lugar del papá si es una mamá?».

A la cantante también la hicieron poner sus huellas digitales en el pasaporte de su hija como ‘el padre’, no como ‘la madre’, por lo que Joy denunció esa falta de sensibilidad y preparación del personal de la SRE. Para ello etiquetó al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación; a la jefa de gobierno de CDMX, Claudia Sheinbaum; y al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con Diana Atri, la esposa de Joy Huerta, esto se trató de un acto de discriminación por parte de la SRE. Al final, consiguieron la constancia de alumbramiento y pudieron continuar con el trámite. «Nos dijeron que por ser dos mamás nuestros procesos son diferentes y que tienen que ver que no estemos en juicio y quién es la mamá biológica. Pero si ya tenemos el acta de nacimiento, no tienen por qué estar preguntando eso».

En entrevista exclusiva con Homosensual, la abogada Alehlí Ordóñez, directora de Ledeser, comentó que hubo tres cosas que se llevaron de muy mala manera. «La primera fue que les pidieran un requisito que no existe en la ley y a eso se le llama presunción de la criminalidad. La segunda es que hayan preguntado por el papá. Y la tercera, que hayan preguntado quién era la madre biológica. ¿Por qué necesitaban saber eso? No tiene sentido […] Si ellas no hubieran tenido la constancia de alumbramiento habrían perdido la cita, hubieran tenido que ir al juzgado para que les dieran ese documento que no está en la ley, que de ninguna manera es requisito formal para el trámite, y que ellos justificaban porque necesitaban conocer el “estatus de la niña”».

De acuerdo con Ledeser, organización que aboga por la defensa de los derechos sexuales y reproductivos para la población LGBT+ en CDMX, esto es la presunción de criminalidad: «Es el trato diferenciado injustificado, violento y/o degradante que se le da a ciertos grupos por parte del estado y de la ley que permite concluir la preexistencia de una suposición, jactancia o sospecha estatal de que la persona persigue fines ilícitos en el ejercicio de sus derechos humanos».

La forma en que se manifiesta es en «el incremento desproporcionado o injustificado de requisitos, pruebas y/o documentos exigidos a las personas de estas poblaciones en los procedimientos administrativos cotidianos y/o en los procesos jurisdiccionales en los que intervienen, que generalmente se les imponen so pretexto de proteger bienes jurídicos tutelados o los derechos de terceros, traduciéndose en la dilación en el ejercicio de derechos y, con ello, en violencia institucional».

Diana también mencionó que se trataba de un hecho lamentable, ya que si bien en su caso podían utilizar la audiencia de Joy para visibilizar esto, muchas otras personas no. Y dijo que ella cree que es importante hablar de este tipo de cosas. «El trato sí es discriminatorio. Sí tienen que capacitar a la gente porque nosotras estamos en una posición privilegiada porque si Joy alza la voz, la escucha mucha más gente. ¡Pero si esto le pasa a una persona que no tiene ese alcance público?».

Fuente Soy Homosensual

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

La administración de Trump dice que es legal despedir a una persona por ser transgénero

Miércoles, 21 de agosto de 2019

Aimee_Stephens_photo_by_William_KellyLa administración Trump le ha dicho a la Corte Suprema que es legal despedir a una persona por ser transgénero.

Un escrito fue presentado el viernes 16 de agosto por el Departamento de Justicia argumentando que los trabajadores transgéneros no están protegidos por la ley federal de derechos civiles y pueden ser despedidos debido a su identidad de género.

A principios de este año, la Corte Suprema acordó escuchar tres casos para determinar si el Título VII de la Ley de Derechos Civiles, que prohíbe la discriminación en el lugar de trabajo, se aplica a los trabajadores LGBT+.

El escrito presentado por el Departamento de Justicia de Trump se refiere a uno de esos tres casos: RG & GR Funeral Homes Inc contra la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo, en la cual la mujer transgénero Aimee Stephens (en la fotografía) fue despedida después de su transición.

La Sra. Stephens se había presentado como hombre cuando comenzó a trabajar en la empresa funeraria con sede en Michigan en 2007. Fue despedida por el dueño de la compañía, Thomas Rost, después de anunciar sus planes de transición.

Su despido fue considerado discriminatorio por la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el 6º Circuito. La discriminación contra los empleados por su condición de transexuales es ilegal. “Los hechos no refutados muestran que la funeraria despidió a Stephens porque se negó a acatar la concepción estereotipada de su empleador sobre su sexo”, dijo la jueza Karen Nelson Moore en la decisión del 6º Circuito. “La discriminación contra los empleados, ya sea por no ajustarse a los estereotipos sexuales o por su condición de transexuales y en transición, es ilegal bajo el Título VII. Es analíticamente imposible despedir a un empleado por su condición de transexual sin estar motivado, al menos en parte, por el sexo del empleado.”

En su petición a la Corte Suprema, el Departamento de Justicia argumenta que, cuando se aprobó la Ley de Derechos Civiles en 1964, “el significado ordinario de ‘sexo’ era sexo biológico. No incluía el estatus de transgénero, que Stephens y el Sexto Circuito describen como una desconexión entre el sexo biológico y la identidad de género de un individuo”, afirmó el Departamento de Justicia el viernes.

En el contexto particular del Título VII – legislación originalmente diseñada para eliminar la discriminación en el empleo contra las minorías raciales y de otro tipo – estaba especialmente claro que la prohibición de la discriminación por razón de “sexo” se refería al trato desigual de hombres y mujeres en el lugar de trabajo.

Alliance Defending Freedom, el grupo legal de derecha que solicitó a la Corte Suprema escuchar el caso de la Sra. Stephens, dijo que el 6º Circuito había ‘redefinido el término sexo’ en el Título VII para ‘significar algo distinto de lo que el Congreso claramente pretendía’, informa NBC News.

Los otros dos casos que la Corte Suprema ha aceptado escuchar – Zarda vs. Altitude Express y Bostock vs. Clayton County – involucran a empleados que han sido despedidos debido a su orientación sexual. La Corte Suprema escuchará estos tres casos en el término neto, que comienza en octubre.

Fuente Cromosomax

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.