Archivo

Archivo para Lunes, 14 de septiembre de 2020

La Cruz Gloriosa

Lunes, 14 de septiembre de 2020

Celebrar la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz significa tomar conciencia en nuestra vida del amor de Dios Padre, que no ha dudado en enviarnos a Cristo Jesús: el Hijo que, despojado de su esplendor divino y hecho semejante a nosotros los hombres, dio su vida en la cruz por cada ser humano, creyente o incrédulo (cf. Flp 2,6-11). La cruz se vuelve el espejo en el que, reflejando nuestra imagen, podemos volver a encontrar el verdadero significado de la vida, las puertas de la esperanza, el lugar de la comunión renovada con Dios.

aacroix_1

Estaríamos enajenados hasta el punto de permitirnos el lujo de buscar a Dios, en las horas cómodas del ocio, en templos lujosos, en liturgias pomposas y a menudo vacías, y de no verle, oírle y servirle allí dónde está, y nos espera, y exige nuestra presencia: en la humanidad, en el pobre, en el oprimido, en la víctima de la injusticia de la que somos, muy a menudo,  cómplices?

 

*

Don Helder Camara,
Un pensamiento para cada día”,
Médiaspaul, 2010

douglas-blanchard-j-is-beaten

Jesus in Love

***

Orar, es penetrar despacio, tranquilamente,
En el silencio de Dios,
Dejar a Dios darse y darme su silencio,
Para que pueda dejar mi corazón
latir al unísono del suyo,
dejar mi respiración entrar
En la respiración de Dios,
Dejarme penetrar por Su presencia,
Darme cuenta cada vez más
de que Dios está dentro de mí,
No, evidentemente, para evitar a mis hermanos
Sino para llevarles más,
Porque es verdaderamente imposible acercarse al crucificado
Sin acercarse a los crucificados del mundo entero.

*

Jean Vannier

***

image

Jesús conquista a los hombres por la cruz, que se convierte en el centro de atracción, de salvación para toda la humanidad.

Quien no se rinde a Cristo crucificado y no cree en él no puede obtener la salvación. El hombre es redimido en el signo bendito de la cruz de Cristo: en ese signo es bautizado, confirmado, absuelto.

El primer signo que la Iglesia traza sobre el recién nacido y el último con el que conforta y bendice al moribundo es siempre el santo signo de la cruz. No se trata de un gesto simbólico, sino de una gran realidad.

La vida cristiana nace de la cruz de su Señor, el cristiano es engendrado por el Crucificado, y sólo adhiriéndose a la cruz de su Señor, confiando en los méritos de su pasión, puede salvarse.

Ahora bien, la fe en Cristo crucificado debe hacernos dar otro paso. El cristiano, redimido por la cruz, debe convencerse de que su misma vida debe estar marcada – y no sólo de una manera simbólica- por la cruz del Señor, o sea, que debe llevar su impronta viva. Si Jesús ha llevado la cruz y en ella se inmoló, quien quiera ser discípulo suyo no puede elegir otro camino: es el único que conduce a la salvación porque es el único que nos configura con Cristo muerto y resucitado.

La consideración de la cruz nunca debe ser separada de la consideración de la resurrección, que es su consecuencia y su epílogo supremo. El cristiano no ha sido redimido por un muerto, sino por un Resucitado de la muerte en la cruz; por eso, el hecho de que Jesús llevara la cruz debe ser confortado siempre con el pensamiento del Cristo crucificado y por el del Cristo resucitado .

*

G. di S. M. Maddalena,
Infinita divina, Roma 1980, pp. 342ss

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , , , , , ,

Apostar por la vida

Lunes, 14 de septiembre de 2020

hd-1582026159-7849Mari Paz López Santos
Madrid

ECLESALIA, 04/09/20.- Suelo llevar en el bolso un pequeño cuaderno con bolígrafo enganchado en las anillas. Compañero de viaje por la vida. Me ayuda a retornar a no olvidar. Anoto alguna frase que escuché, me sorprendió y me hizo pensar por un instante antes de seguir mi camino.

Pero la función real que cumple mi cuaderno es confiarle mis ideas. Esas que surgen a la velocidad de un destello en el momento más inoportuno: en el coche a punto de ponerse rojo el semáforo, el autobús llegando a la parada, o cuando alguien me requiere para algo y no puedo dejarle con la palabra en la boca. En cuanto puedo anoto a toda máquina la idea antes que se difumine en mi cabeza.

Sus hojas son un almacén de notas, con letra terrible, en donde quedan custodiadas ideas que de no estar anotadas corren el riesgo de desaparecer. En ocasiones tienen a bien volver, pero no siempre. Por eso, la fidelidad de mi pequeño cuaderno la valoro infinito. En su seno las ideas toman cuerpo y permanecen a la espera de que vuelva.

Eso me ocurrió hace unos meses y aquí copio literal lo que escribíy he leído hace unos días:

25 febrero 2020. Leo en el kiosco de prensa: ‘La OMS* pide al mundo que se prepare para una pandemia”… sigo de camino. Esperando el autobús miro la publicidad de una película francesa: ‘Lo mejor está por llegar”, con foto de  dos hombres riéndose y un comentario sobre la película: ‘Una apuesta por la vida’.

Imposible imaginar lo que se avecinaba en menos de tres semanas. Ahora ya lo sabemos. Lo vivido individual y colectivamente es la experiencia de todos en lo mismo, aunque no de la misma manera ni con la misma comprensión.

La dura experiencia de la enfermedad, el dolor y la muerte sin el recurso a mano del control sobre un algo desconocido y empoderado que se ríe de nuestras ex-seguridadesex-controles, dejándonos menguados, ateridos y encorvados; sin poder utilizar los recursos afectivos elementales: el abrazo, el beso, la caricia, el apretón de manos, la sonrisa visible, la carcajada amplia… ¡menos mal que los ojos hacen un buen trabajo y estamos aprendiendo!

La OMS avisó de un gran peligro, así está anotado en mi cuaderno. ¿Hay alguien desde alguna institución con solvencia que nos ponga en guardia de que lo mejor estaría por llegar si empezamos a romper los moldes de la “antigua normalidad”? No escucho voces en ese sentido.

Pero no podemos quedarnos mirando a las alturas y esperando que nos lo den hecho. Tenemos que empezar a mirar el horizonte y creer que lo mejor está por llegar…  aunque cueste. ¿Verdad?

No queda otra que avanzar sin quedarnos metidos en la gruta del miedo cerrando los ojos ante una realidad que no va a ser la que conocíamos.

De forma creativa hay que dejar de lado el individualismo de sálvese quien pueda, quitar la etiqueta de lowcost* a la vida de la gente, hacer un riguroso uso del dinero común cortando las vías de escape hacia el charco fangoso de la corrupción, educar en valores individuales y sociales, esto no es barra libre de derechos y absentismo de obligaciones.

Desde una creatividad no violenta denunciar el mal uso de la palabra, la información, la comunicación en la política, los medios periodísticos, las redes sociales y también en las conversaciones de pasillo, de caña o café.

Creo que ha llegado el tiempo de apostar por la vida. Y para ello es inevitable reflexionar si estamos dispuestos a ser cada vez más quienes creamos firmemente en la unidad como pieza clave en el camino que tenemos por delante; el cuidado de unos por otros como herramienta que nos hará fuertes; el cambio en la forma de consumir será una revolución pacífica pero contundente en beneficio de la humanidad y de la naturaleza.

Para una seria apuesta por la vida habrá que mirar hacia atrás viendo lo que no se puede repetir, lo que hay que cambiar.

No va a ser fácil pero será una apuesta ganadora si pensamos en una vida mejor no para unos a costa de otros; ni siquiera para muchos, ha de ser para todos.

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Espiritualidad

Isabel Corpas de Posada: “¿Por qué fueron excluidas las mujeres de la organización jerárquica de la Iglesia católica?”

Lunes, 14 de septiembre de 2020

Libro_2265383520_14880415_667x979“Ciudadanas de segunda, invisibilizadas, silenciadas, discriminadas: esa ha sido la condición de las mujeres en el cristianismo…”

Pero, para Isabel Corpas de Posada “no hay razones teológicas que impidan la ordenación de mujeres para el diaconado, el presbiterado, o el episcopado”

En sus palabras “el libro presenta un doble acercamiento, eclesiológico y en perspectiva de género, a los textos que reflejan la evolución histórica de las funciones de liderazgo y servicio en la tradición católica”

La obra, que cuestiona la perspectiva androcéntrica desde la que se ha interpretado el lugar de las mujeres en la organización eclesial, está disponible gratuitamente en Amazon y Apple Books

Introducción

Como ciudadanas de segunda, invisibilizadas, silenciadas, discriminadas: esa ha sido la condición de las mujeres en el cristianismo. Como en otras tradiciones religiosas del mundo occidental, en la tradición católica solamente los varones han ejercido los cargos de responsabilidad, pero el paso de una organización patriarcal de la sociedad a un entorno caracterizado por la presencia de mujeres en todos los campos de la actividad humana y en búsqueda de su propia identidad, despierta en el momento actual serios interrogantes en torno a la exclusión de las mujeres de la organización jerárquica de la Iglesia católica. Por eso es de esperar que se produzcan cambios. Y porque no siempre fue así, como se desprende de los textos neotestamentarios. ¿Por qué, entonces, fueron excluidas de la organización jerárquica de la Iglesia católica?

Es este el punto de partida de la presente investigación de tipo histórico hermenéutico con un doble acercamiento, eclesiológico y en perspectiva de género, a los textos que reflejan la evolución histórica de las funciones de liderazgo y servicio en la tradición católica y cuyas fuentes primarias son algunos escritos neotestamentarios, documentos del magisterio eclesial y textos de los autores representativos de los primeros siglos del cristianismo y de la teología escolástica. En cuanto a las fuentes secundarias, recurrí a estudios sistemáticos e históricos en torno a los ministerios eclesiales y en relación con la presencia / ausencia de mujeres en la organización eclesial.

Debo asimismo aclarar que la intencionalidad que orienta y condiciona la lectura teológica de los textos es la mirada de mujer y de teóloga creyente que, al espigar en los textos de la tradición católica, cuestiona la perspectiva androcéntrica desde la que se ha interpretado el lugar de las mujeres en la organización eclesial y desde la que se han elaborado las conceptualizaciones teológicas y las definiciones del magisterio. Asimismo, es mirada de mujer laica, que desde la eclesiología de Vaticano II cuestiona en dichos textos la perspectiva sacerdotal que sustenta la interpretación del sacramento del orden, destacando cómo quienes ejercían formas de liderazgo y servicio en las comunidades neotestamentarias, hombres y mujeres, no eran consideradas personas sagradas ni ejercían funciones de culto, comoquiera que fue a finales del siglo I cuando se dio el paso de los ministerios al sacerdocio, conocido como proceso de sacerdotalización.

Desde esta doble mirada se perfilan dos preguntas que conducen la investigación: ¿cómo y por qué las mujeres fueron marginadas de la organización eclesial y lo siguen siendo actualmente? y ¿por qué la Iglesia no ha asumido la diversidad ministerial trazada por el concilio Vaticano II y el tradicional exclusivismo sacerdotal se mantiene como la única forma oficial de liderazgo y servicio en la Iglesia católica?

Por otra parte, la presente investigación se plantea y justifica desde la creación por el papa Francisco de la comisión para estudiar el diaconado de las mujeres en 2016 y desde el Documento preparatorio y el Instrumentum laboris del Sínodo de los Obispos para la Región Amazónica (2019) que se referían a posibles ministerios eclesiales para las mujeres e incluso a su ordenación. Y aunque los integrantes de la comisión para estudiar el diaconado de las mujeres no llegaron a un acuerdo y el documento final entregado al Papa en la última reunión del sínodo no contemplara esta posibilidad, la esperanza es que Francisco se atreva a dar un paso significativo para que las mujeres sean oídas de verdad y acogidos sus reclamos respecto al lugar que como bautizadas pueden y deben ocupar, comoquiera que en el discurso de clausura acogió “el pedido de re-llamar a la comisión o quizás abrirla con nuevos miembros para seguir estudiando cómo existía en la Iglesia primitiva el diaconado permanente” y anunció que iba “a procurar rehacer esto con la Congregación para la Doctrina de la Fe, y asumir nuevas personas en esta Comisión”.

Una comisión que fue creada durante la Semana Santa de 2020 en medio de la pandemia del coronavirus: además del presidente y el secretario, sus diez integrantes –cinco hombres y cinco mujeres– son todos europeos y estadounidenses, ninguno es especialista en diaconado femenino y, sobre todo, ninguno se ha manifestado a favor de su restauración.

Como lo dijo Francisco en el encuentro con la Unión Internacional de Superioras Generales, UISG, en mayo de 2019, hay que reconocer que el primer paso está dado, pero también es importante dar pasos para sustentar teológicamente la posibilidad de ordenación de mujeres desde la mirada de las mujeres teólogas, que puede no solo aportar sino enriquecer la lectura teológica de la ministerialidad eclesial tradicionalmente hecha por teólogos varones desde una mirada sacerdotalizante y androcéntrica.

Me refiero, en primer lugar, a estas circunstancias leídas desde mi experiencia personal como profesora de teología de los ministerios eclesiales y unas precisiones en cuanto a la terminología; esbozo el marco referencial de la investigación en sus dos componentes, la eclesiología de Vaticano II que fundamenta la teología de los ministerios eclesiales y la teología feminista como respuesta desde la teología a la nueva presencia de las mujeres y, a continuación, una revisión bibliográfica sobre el tema.

En segundo lugar busco responder, desde la eclesiología de Vaticano II y desde la teología feminista al porqué las mujeres fueron excluidas de la organización jerárquica de la Iglesia, para lo cual repaso (1) las prácticas históricas de la Iglesia en textos que reflejan la organización de las comunidades neotestamentarias en las que las mujeres ejercieron importante liderazgo; (2) textos que registran la presencia / ausencia de las mujeres en el contexto del proceso de sacerdotalización de los primeros siglos del cristianismo; (3) textos que, enmarcados en los desarrollos de la teología escolástica y acogidos por el magisterio eclesial muestran cómo tomó forma la teología del sacramento del orden como sacramento del sacerdocio y por qué se negó la ordenación a las mujeres; y (4) las “razones verdaderamente fundamentales” para negar la ordenación sacerdotal de las mujeres a pesar de la diversificación de los ministerios eclesiales en el magisterio posconciliar. En tercer lugar, desde la teología feminista y la teología de los ministerios eclesiales, planteo algunos aportes al debate acerca de la ordenación de mujeres para el diaconado y –¿por qué no?– para el presbiterado, como servicio a la comunión y la misión de la Iglesia, concretamente de la Iglesia latinoamericana del siglo XXI.

El libro de Isabel Corpas de Posada, ¿Ordenación de mujeres? Un aporte al debate desde la eclesiología de Vaticano II y la teología feminista latinoamericana (corpas de posada publicaciones, 2020), está disponible sin costo en Amazon y Apple Books.

Fuente Religión Digital

Biblioteca, Iglesia Católica , , , , , ,

Ministro de Defensa y Movilh acuerdan medidas para enfrentar y prevenir la discriminación contra uniformados/as LGBTI

Lunes, 14 de septiembre de 2020

ministro-desbordes-movilhEntre otros se explorará una reforma al Acuerdo de Unión Civil, la generación de un protocolo pro derechos LGBTI y el establecimiento de un enlace para hacer frente a las denuncias por homofobia o transfobia.

El Ministro de Defensa, Mario Desbordes, y el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) se reunieron para analizar la situación de las y los uniformados lesbianas, gays, bi, trans e intersex (LGBTI) con miras a implementar nuevas medidas para prevenir y erradicar la transfobia y la homofobia al interior de las Fuerzas Armadas.

“Uno de los aspectos más significativos, es que el ministro Desbordes brindó su total apoyo a que el Acuerdo de Unión Civil (AUC) sea reformado con el fin de que las parejas de igual o distinto sexo que lo contraigan tengan los mismos derechos previsionales que los del matrimonio. No olvidemos que el régimen previsional de las FFAA quedó fuera de dicha ley”, señaló el vocero del Movilh, Óscar Rementería

En tal sentido el “ministro se comprometió a realizar gestiones sobre este punto ante la  Caja de Previsión de la Defensa Nacional  (Capredena) y ante el Ministerio Secretaría General de la Presidencia,, por lo que esperamos avanzar al respecto”, añadió.

En relación a las denuncias por homofobia y transfobia que el Movilh recibe cotidianamente de  uniformados/as “el ministro también se comprometió a rectivar un enlace permanente que el pasado teníamos con Defensa para abordar estos casos y buscar soluciones para las víctimas o denunciantes”

Finalmente, añadió Rementería. “acordamos la generación de un protocolo que dé recomendaciones precisas a las Fuerzas Armadas sobre como abordar y tratar la realidad LGBTI en sus filas, lo que sumará a avances que ya conseguimos en el pasado.

En efecto, y tras denuncias y propuestas del Movilh, en 2012 las Fuerzas Armadas eliminaron todas las reglas y normar internas que prohibían el ingreso de personas LGBT, mientras que se efectuaron capacitaciones,  los primeros uniformados de la diversidad sexual dieron su testimonio y en 2014 se creó un Comité por la Diversidad y la no Discriminación.

También pedimos al Ministro  que este Comité se reactive y hubo  una buena recepción del ministro. Agradecemos y valoramos los compromisos de Desbordes , así como su sensibilidad con las temáticas de la diversidad y la no discriminación”, finalizó Rementería.

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

La administración Trump defiende que las escuelas católicas despidan a los profesores por ser homosexuales

Lunes, 14 de septiembre de 2020

Screenshot-2019-09-28-at-17.19.13Joshua Payne-Elliott (derecha) y su esposo, Layton Payne-Elliott, fueron empleados como maestros de escuelas católicas antes de que Joshua fuera despedido. (Delaney y Delaney)

El gobierno de Trump dice que está bien despedir a los profesores homosexuales porque “contradicen la enseñanza católica” y pueden convertir a los niños en ateos.

 

El Departamento de Justicia (DoJ) de la administración Trump ha intervenido en una batalla legal para defender el derecho a expulsar a un maestro de escuela católica por su orientación sexual.

El caso gira en torno al profesor de idiomas y estudios sociales Joshua Payne-Elliott, quien fue despedido de su trabajo en Cathedral High School, Indianápolis, después de 13 años porque se casó con un hombre.

Payne-Elliot está presentando una demanda por discriminación e interferencia contractual contra la Arquidiócesis de Indianápolis, que había amenazado con revocar el estatus católico de la escuela a menos que accediera a despedirlo.

La arquidiócesis ha tratado de desestimar la denuncia, argumentando que tiene el derecho constitucional de discriminar a las personas homosexuales bajo la Primera Enmienda, y el martes (8 de septiembre), el abogado del Departamento de Justicia, Josh Minkler, presentó un escrito de 36 páginas ante la Corte Suprema de Indiana en el que acordó la Iglesia.

En el escrito, Minkler argumenta que la decisión de expulsar a Payne-Elliott está protegida por la constitución porque la Arquidiócesis “solicitó la destitución de Payne-Elliott expresamente por motivos religiosos”. Minkler sugiere que permitir su empleo continuo “interferiría con la expresión pública de la doctrina eclesiástica de la Arquidiócesis con respecto al matrimonio”.

El informe de la administración Trump sostiene: “Parte del papel de Payne-Elliott era inculcar la fe entre sus estudiantes, incluso en el tema específico de la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio. Los profesores son los principales actores que una escuela religiosa confía para llevar a cabo su misión de transmitir la fe a la siguiente generación. Los maestros como Payne-Elliott están en una posición única para influir en los estudiantes y pueden usar esa influencia para ayudar a los estudiantes a crecer en la fe o, si contradicen las enseñanzas de la Iglesia, para alejar a los estudiantes de la fe”.

El escrito también insiste en que el Arzobispo tiene “autoridad para otorgar o negar el consentimiento a la identificación de una escuela como ‘católica’ en función de su revisión de si la escuela sigue los estándares del derecho canónico, incluido que sus ‘maestros son sobresalientes en la doctrina correcta y la integridad de la vida ‘”.

El esposo del maestro despedido también se enfrentó a un intento de expulsión. El esposo de Joshua Payne-Elliott, Layton Payne-Elliott, también se enfrentó a un intento de expulsión. Trabajaba en una escuela católica separada en la arquidiócesis, Brebeuf Jesuit Preparatory School. Brebeuf también recibió una orden de la Arquidiócesis para despedir al maestro, pero se negó a hacerlo y, como resultado, le quitaron su estatus de escuela católica.

Gina Fleming, superintendente de escuelas católicas de la arquidiócesis de Indianápolis, insistió: “Es un privilegio, no un derecho, trabajar y servir en nuestras escuelas católicas”.

En una conferencia de prensa el año pasado, se le preguntó al arzobispo de Indianápolis Charles Thompson si también obligaría a las escuelas a despedir a los maestros que usaban métodos anticonceptivos o vivían con una pareja antes del matrimonio. Insistió: “Esto no es una caza de brujas. No buscamos estas situaciones. Sin embargo, cuando se me informa, es mi responsabilidad, mi deber, supervisar la vida de la fe, especialmente de todos los testigos ministeriales “.

Fuente Pink News

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Un crimen de odio a personas LGBT+ cada tres días en Argentina

Lunes, 14 de septiembre de 2020

Orgullo_2019_BA_LEGUERA_GCM_8692-990x495Por Rosario Marina

Fotos:Legüera/Archivo Presentes

Entre el 1 de enero y el 30 de junio de este año, 69 personas LGBTIQ+ fueron atacadas, asesinadas, o sufrieron abandono por parte del Estado. Fueron 69 crímenes de odio, uno más que lo registrado el año pasado, pero con un problema adicional: los efectos de la pandemia de Covid-19, especialmente crueles en las mujeres trans.

“Hay compañeras que han muerto de Covid y están en las morgues de los hospitales porque nadie las retira, algunas no tienen documentación, algunas son migrantes. Nos llaman del Muñiz y otros hospitales de CABA para ver si las conocemos”, denunció Marcela Romero, presidenta de ATTTA.

Los datos son del informe del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT, creado por la Defensoría LGBT del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, en articulación con la Federación Argentina LGBT y la Defensoría del Pueblo de la Nación. La información que publican provienen de los medios masivos de comunicación, y de lo recolectado por la Defensoría LGBT a través de denuncias recibidas, de redes sociales y contactos telefónicos. También hay datos que aporta el Centro de Documentación y Situación Trans de América Latina y el Caribe (CeDoSTALC) perteneciente a la RED LACTRANS.

Muertes por ausencia del Estado

Al igual que el año pasado, las más afectadas por los crímenes de odio son las personas trans: el 78% de los casos corresponden a mujeres trans (travestis, transexuales y transgéneros); en segundo lugar con el 16% se encuentran los varones gays cis; en tercer lugar con el 4% de los casos le siguen las lesbianas; y por último con el 2% los varones trans.

De los 69 crímenes de odio registrados, 32 fueron asesinatos, suicidios y muertes por ausencia y/o abandono estatal; y 37 son ataques, violencia física que no terminó en muerte.

Del total de lesiones al derecho a la vida, el 19% de los casos son asesinatos; el 6% suicidios; y el 75% restante son casos de muertes por abandono y/o ausencia estatal.

Las más afectadas: mujeres trans y travestis

Las travestis y mujeres trans siguen siendo las que se ven más afectadas por los crímenes de odio. En el primer semestre de 2020 hubo 6 asesinatos perpetrados hacia la diversidad sexual -3 fueron dirigidos a mujeres trans y 3 a varones gay cis-; 2 suicidios -de mujeres trans-; y 24 muertes por abandono y/o ausencia estatal – todas ellas fueron de mujeres trans-.

“La cantidad de casos de muertes por abandono y/o ausencia estatal es imprecisa y sin dudas significativamente muchísimo menor al número real, ya que estos no figuran en los medios y solo es posible acceder a ellos a través de la denuncia directa de familiares de las víctimas y mayormente a la información aportada por otras mujeres trans”, indica el informe.

Una de las que sufrió ese abandono por parte del Estado fue Katalina Martínez Yancha, una mujer trans ecuatoriana privada de su libertad en Argentina. A principio de este año se encontraba en la Unidad penitenciaria N°32 de Florencio Varela, provincia de Buenos Aires, cuando comenzó a sentir dolores en el cuerpo. Le siguieron otros síntomas como dificultad para respirar, fiebre y falta de apetito.

A pesar de que todos estos padecimientos se condecían con el diagnóstico de tuberculosis (TBC) -.enfermedad muy frecuente en los penales bonaerenses- los médicos que la revisaron afirmaron que se trataba de problemas psicológicos, y la mandaron una y otra vez de regreso a su celda. Según el comunicado publicado por Aramis, abogadx y activista y Naomi Lozano, prima de Katalina, “al momento de atenderla no revisaron su capacidad respiratoria y quien la atendió le dijo que no podía recetarle ‘ni un ibuprofeno porque no era doctor’.”

De todas las lesiones al derecho a la vida relevadas en el informe, el 91% fueron dirigidas a mujeres trans. “Estos alarmantes números muestran cómo la violencia hacia la comunidad LGBT está particularmente dirigida: es en las mujeres trans en quienes se manifiesta con especial odio, saña y de manera más brutal la discriminación en su máxima expresión, que termina con sus vidas”, advierten desde el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT.

“La mayoría de las muertes de las personas trans, no sólo los travesticidios o transfemicidios, son crímenes de odio porque son el resultado de un abandono estructural del Estado. No es actual ni coyuntural, sino que tiene que ver con décadas de explotación, exclusión, marginación, violencia y dicriminación hacia las personas trans”, explicó a Presentes María Rachid, Titular del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo CABA.

¿Quiénes lxs matan?

En el 51% los crímenes de odio son cometidos por personas; el 49% son llevados a cabo por el Estado y dentro de este porcentaje el 13% es perpetrado específicamente por personal de las fuerzas de seguridad en ejercicio de su función estatal, configurando todos ellos casos de violencia institucional

El informe explica que existe un subregistro muy grande de estos casos de violencia institucional, porque no suelen atreverse a denunciar por miedo a reprimendas, por necesidad de seguir trabajando en la zona de los hechos y hasta en algunos casos por naturalización de las situaciones discriminatorias.

“Hay lugares en que la pandemia lo que hizo también es recrudecer la violencia. La policía salió a cazarnos. Cada vez que ven una mujer trans le piden documento, las violentan, las insultan. Siempre hay mucha amenaza de que te van a hacer un acta”, explicó a Presentes Marcela Romero, presidenta de ATTTA.

Un joven gay de 27 años denunció que el 1 de mayo fue golpeado y agredido por agentes homoodiantes de Infantería y por policías de la comisaría sexta de Río Gallegos (provincia de Santa Cruz). Contó que mientras estuvo alrededor de seis horas detenido, en el contexto de la pandemia, le quebraron un maxilar, le fisuraron las costillas y le dejaron hematomas en todo el cuerpo, burlándose de su orientación sexual. La denuncia está en el juzgado de instrucción número 1 a cargo de la jueza Marcela Quintana.

En los casos en que los agresores no son policías o funcionarios, la mayoría son son vecinos/as o personas conocidas por ellas. Luego, en segundo lugar, quienes atacan son  personas desconocidas por las víctimas y en tercer y cuarto lugar están: la pareja, noviazgo, ex pareja o ex novio/a, y clientes del trabajo sexual. También los/as victimarios/as pueden ser familiares. Sólo en el 17% de los casos totales no se registran datos de la vinculación víctima-victimario/a.

Atacadxs y asesinadxs en cuarentena

Karly Sasha Chinina Palomino, una joven trans de 33 años, fue asesinada en la madrugada del 5 de marzo en Ciudadela, provincia de Buenos Aires. Era oriunda de Perú, vivía en la Ciudad de Buenos Aires y sobrevivía ofreciendo servicios sexuales, como muchas personas del colectivo travesti-trans afectadas por la violencia estructural.

La Fiscalía número 5 de San Martín intervino en la escena del crimen a partir del llamado del 911. El cuerpo de Karly yacía en avenida Rivadavia y Granaderos, ahí donde la avenida corre paralela a las vías del tren y hay un paso a nivel.

En abril, Ana Lucía Lola Soraire, una trans de 39 años que vive en Merlo (provincia de Buenos Aires), denunció que mientras cumplía la cuarentena por el Covid19 fue víctima de un ataque de odio en su casa, y que intentaron matarla. Según contó a Presentes Karla Benítez, una compañera trans que la acompañó en los últimos días, el 6 de abril un grupo de conocidos atacó a Lola -como la conocen- en la puerta de su vivienda con una masa, cadenas y piedras hasta dejarla inconsciente. Karla denuncia también que hace tiempo a Lola la estaban amenazando por redes sociales.

Gabriela Alejandra Homann Ayala es una sobreviviente en el sentido más cabal, porque a los 40 superó el promedio de vida para travestis y trans en América Latina (35 años) sino también, hace pocos días, sobrevivió un intento de travesticidio en su propia casa en Grand Bourg (provincia de Buenos Aires). Fue en la madrugada del 13 de abril, cuando un hombre que la había contactado por servicios sexuales en plena cuarentena por Covid-19, la apuñaló varias veces en el cuello, la nuca y las manos. Después atacó a un joven gay que vive en otra habitación en el fondo del terreno y huyó.

El sábado 25 de abril al atardecer, Tamara Denise Morales –una mujer trans de 36 años– fue trasladada en ambulancia desde la casa de Villa de Mayo, donde vive con su familia, a la guardia del hospital Malvinas Argentinas. Se sentía muy mal, e iban a practicarle diversos exámenes, incluido un testeo de coronavirus, contaron sus allegadxs. Estuvo en el hospital entre las 20 y las 3 de la madrugada, cuando –según dio a conocer el hospital–, pidió el alta voluntaria y se fue. Su familia y amigas no supieron más de ella y el domingo pidieron desesperadamente en las redes que si alguien la había visto se comunicara con ellxs. Finalmente la policía la encontró muerta.

En Reconquista – una las ciudades más importantes del norte de Santa Fe- y donde por estos días proliferan las marchas contra la expropiación de Vicentín, asesinaron el sábado 13 de junio a Roberto Monje, de 40 años, activo militante gay de esa localidad. Trabajaba en un comercio céntrico, por eso era conocido por la mayor parte de la ciudadanía reconquistense.

El cuerpo sin vida estaba en el baño de su casa, con decenas de heridas de arma blanca, la mayoría en la zona del cuello. Algunos puntazos en sus manos indican que intentó defenderse. En base a las imágenes que captaron cámaras de seguridad cercanas a ese domicilio, en la calle Ludueña al 1020, el supuesto asesino llegó a la casa de Roberto en bicicleta, el viernes alrededor de las 20, y se retiró del lugar 11 horas después.

Los efectos de la pandemia: violencia e intentos de desalojo

“Se deja constancia de la gran preocupación de este observatorio por la diversidad sexual en el actual contexto de pandemia, y en particular la especial y delicada situación que están atravesando las personas trans. Miles de mujeres trans en nuestro país se encuentran inmersas en una crisis económica-habitacional, producto de la pandemia. Según la Encuesta Nacional de Alquileres del Mes de Mayo, el 85 % de ellas no pudo pagar el alquiler y el 57 % se quedó sin ingresos económicos”, explica el informe.

Aunque el gobierno nacional haya decidido suspender los desalojos de inquilinos/as por falta de pago, y aunque el decreto presidencial incluye a hoteles y pensiones, la mayoría de las travestis y trans que habitan en esos sitios y que pagan diariamente y sin mediar contrato alguno, quedaron expuestas a extorsiones y amenazas por parte de los/as

propietarios/as que incumplen el decreto. Según el informe, se reportaron cientos de casos donde estos/as las arrojaron a las calles por no poder continuar abonando. Uno de los casos más conocidos fue el del barrio porteño de Balvanera, el dueño del Hotel Saavedra amenazó con desalojar a ocho travestis que vivían allí.

Las cárceles en pandemia

En abril, a pocos días de decretarse la cuarentena obligatoria, en la Unidad Penitenciaria N°2 de Sierra Chica, provincia de Buenos Aires, las trans y travestis privadas de su libertad se dedican a fabricar barbijos para el personal de la penitenciaria a cambio de unas horas de sol en el patio.

Esta es una de las tantas vulnerabilidades a las que la población trans en situación de encierro se ve expuesta ante la crisis del Covid-19. De por sí, y según datos arrojados por un informe realizado por Otrans en 2019, el 82% de las personas travestis y trans entrevistadas no tenía antecedentes previo a su condena. La mayoría de las mujeres trans privadas de su libertad son migrantes (principalmente de Perú y Ecuador), con un porcentaje cada vez mayor sostenido, en gran parte, por detenciones arbitrarias. En este contexto, el 73% de las travestis y trans en cárceles bonaerenses padece algún tipo de enfermedad.

Un mes después, a principios de mayo, en los pabellones LGBTI+ de distintos complejos penitenciarios ya denunciaban la falta de insumos para hacer frente a la pandemia. Un informe del RESET dio cuenta de la discriminación y los riesgos propios que enfrenta esta población.

En el Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza, Emiliano Santa Cruz (34 años) pasa sus días junto a 21 chicos gays en el Pabellón A, destinado a la población carcelaria LGBTI+. “Durante todo el fin de semana estuvimos sin señal de cable y de teléfono, y se presta a confusión. Creímos que querían desinformarnos sobre lo que está pasando con nuestros compañeros de Devoto”, contó a Presentes.

Ya el 30 de marzo se notaba: la cuarentena por el coronavirus había destapado la olla de la violencia estructural. La primera semana de aislamiento preventivo obligatorio en Argentina dejó en evidencia, entre otras cosas, la emergencia habitacional y las condiciones precarias de vida de la población de personas travesti y trans. La mayoría de ellas se dedica al trabajo sexual y a partir de estas nuevas normativas por la pandemia de coronavirus no han podido generar recursos para la subsistencia. Esto se tradujo en muchos casos en no poder pagar las piezas que alquilaban y ser amenazadas de desalojo o, como ocurrió en Córdoba, ser echadas a la calle con violencia en plena cuarentena por la pandemia.

“El Covid desnudó no solamente la falta de políticas, sino la carencia y el incumplimiento de los derechos humanos de las personas trans en Argentina”, apuntó Marcela Romero.

Agencia Presentes informa de que Todos nuestros contenidos son de acceso libre. Para seguir haciendo un periodismo independiente, inclusivo y riguroso necesitamos tu ayuda.  Podés colaborar aquí.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.