Inicio > General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica > El Vaticano estudia revocar la identidad católica a un colegio de la Compañía de Jesús por no despedir a un profesor casado con otro hombre, pero suspende temporalmente la sanción impuesta por el arzobispo…

El Vaticano estudia revocar la identidad católica a un colegio de la Compañía de Jesús por no despedir a un profesor casado con otro hombre, pero suspende temporalmente la sanción impuesta por el arzobispo…

Lunes, 30 de septiembre de 2019

EscuelaJesuitaVaticano_BrebeufJesuit_240919La Congregación para la Educación Católica del Vaticano suspendió temporalmente un decreto del arzobispo de Indianápolis que revocó la identidad católica de una escuela secundaria jesuita.

La Arquidiócesis de Indianápolis anunció el pasado mes de junio que una escuela secundaria jesuita local ya no sería reconocida como una escuela católica, debido a un desacuerdo sobre el empleo de un maestro que contrajo matrimonio  con su marido, un hecho público y publicitado por el mismo colegio. Exigió al colegio de secundaria Brebeuf, de la Compañía de Jesus, después de un largo periodo de diálogo, que no renovase el contrato al maestro.

Según comunicado del del Arzobispo de Indianápolis, Mons. Charles Thompson:

«Todos los que ministran en instituciones educativas católicas llevan a cabo un ministerio importante para comunicar la plenitud de la enseñanza católica a los estudiantes, tanto por medio de la palabra como por la acción, dentro y fuera del aula.

En la Arquidiócesis de Indianápolis, todas las escuelas católicas diocesanas y escuelas católicas privadas han recibido instrucciones para establecer claramente en los contratos y descripciones de funciones ministeriales que todos los ministros deben transmitir y apoyar todas las enseñanzas de la Iglesia Católica».

Además añade que los maestros se consideran como ‘ministros’ porque

«es su deber y privilegio asegurar que los estudiantes reciban instrucción sobre la doctrina y la práctica católica. Para dar testimonio efectivo de Cristo, ya sea que enseñen religión o no, todos los ministros en sus vidas profesionales y privadas deben transmitir y apoyar la enseñanza de la Iglesia Católica».

«Lamentablemente, la Escuela Preparatoria Jesuita de Brebeuf ha optado libremente por no celebrar acuerdos que protejan el importante ministerio de comunicar la plenitud de la enseñanza católica a los estudiantes. Por lo tanto, la Arquidiócesis de Indianápolis ya no reconocerá a Brebeuf Jesuit Preparatory School como una institución católica»

Sin embargo, el Colegio sigue afirmando que «nuestra identidad como institución jesuita católica permanece sin cambios»

El tema viene de atrás. En 2017, con publicidad en las redes, el colegio daba a conocer que un profesor se había casado con una persona del mismo sexo, como la misma institución reconoce. El obispado solicitó que «la escuela Brebeuf de los Jesuitas no renueve el contrato de esta maestra porque el estado civil de este maestro no se ajusta a la doctrina de la Iglesia».

Los jesuitas han dicho que no tienen intención de hacerlo:

«Después de una consideración prolongada y orante, determinamos que seguir la directiva de la Arquidiócesis no solo violaría nuestra conciencia informada sobre este asunto en particular, sino que también sentaría un precedente relativo a la interferencia futura en las operaciones de la escuela y otros asuntos de gobierno que Brebeuf. La dirección jesuita ha tenido históricamente el único derecho y  privilegio de dirigirse y decidir»

«Respetan la primacía de una conciencia informada de los miembros de su comunidad al tomar decisiones morales.

Reconocemos que a veces algunas personas que están asociadas con nuestra misión toman decisiones morales personales en desacuerdo con la doctrina de la Iglesia; hacemos todo lo posible para ayudarlos a crecer en santidad, siendo todos nosotros amados pecadores que deseamos seguir a Jesús».

«Reconozco esta solicitud del arzobispo Charles Thompson para que sea su juicio prudencial en la aplicación del derecho canónico, reconociendo su responsabilidad en la supervisión de la fe y la moral, así como la educación católica en su archidiócesis»

«pero no estoy de acuerdo con la necesidad y prudencia de esta decisión», y expone la argumentación canónica anunciando que  que recurrirán al arzobispo y a Roma para defender su derecho y que «la intromisión directa de la Arquidiócesis de Indianápolis en un asunto laboral de una escuela gobernada por una orden religiosa no tiene precedentes».

La dirección de la escuela agregó que no renovar el contrato de la maestra lesbiana causaría «daño» a «nuestros maestros y personal altamente capacitados y calificados. Nuestra intención ha sido hacer lo correcto por las personas que empleamos, preservando nuestra autoridad como una escuela católica jesuita independiente». Los jesuitas sostienen que los asuntos administrativos internos de su escuela deben ser hechos por su propia dirección, en lugar de la Iglesia local.

El canon 803 dice:

§ 1. Se entiende por escuela católica aquella que dirige la autoridad eclesiástica competente o una persona jurídica eclesiástica pública, o que la autoridad eclesiástica reconoce como tal mediante documento escrito.

§ 2. La enseñanza y educación en una escuela católica debe fundarse en los principios de la doctrina católica; y han de destacar los profesores por su recta doctrina e integridad de vida.

§ 3. Ninguna escuela, aunque en realidad sea católica, puede adoptar el nombre de «escuela católica» sin el consentimiento de la autoridad eclesiástica competente.

En esta diócesis no es la primera vez. En agosto de 2018, Shelley Fitzgerald, consejera de orientación en Roncalli High School en Indianápolis, fue puesta en licencia administrativa remunerada como empleada de una escuela diocesana. Fitzgerald había intentado contraer matrimonio con su esposa en 2014. En ese momento, el arzobispo Thompson escribió que:

«las escuelas católicas de la diócesis son ministerios de la Iglesia. Los administradores escolares, los maestros y los orientadores son ministros de la fe que son llamados a compartir la misión de la Iglesia. Nadie tiene derecho a un puesto ministerial, pero una vez que están llamados a desempeñar una función ministerial, deben liderar con su palabra y su ejemplo. Como ministros, deben transmitir y apoyar las enseñanzas de la Iglesia Católica. Estas expectativas se explican claramente en las descripciones y los contratos de los ministerios escolares, para que todos comprendan sus obligaciones […] Cuando una persona no cumple con sus obligaciones como ministro de la fe dentro de una escuela, la Iglesia y los líderes escolares abordan la situación trabajando con la persona para encontrar un camino de acompañamiento que conduzca a una resolución de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia».

Según la decisión del arzobispo, el colegio jesuita, seguirá siendo jesuita según dice la dirección del centro y de la provincia, pero ya no sería una institución católica.

Dos días después, otra institución educativa de la archidiócesis, el colegio «Cathedral High School», se ha encontrado en las misma tesitura: o todos los maestros eran aptos o la diócesis no podía engañar a los padres diciendo que eso era un colegio católico. En esta tesitura, el centro ha declarado en una nota a la «familia» educativa que tras «22 meses de serios debates y amplio diálogo» han tomado la «decisión agonizante» de seguir siendo una institución católica y prescindir del profesor casado.

«Es responsabilidad del Arzobispo Thompson supervisar la fe y la moral en relación con la identidad católica dentro de la Arquidiócesis de Indianápolis.

El Arzobispo Thompson dejó en claro que continuar empleando a un maestro que contrajo matrimonio público entre personas del mismo sexo resultaría en la pérdida de nuestra identidad católica debido a que el individuo vive en contradicción con la enseñanza católica sobre el matrimonio»

La situación canónica del colegio es distinta a la de los jesuitas, pues está encomendada a los Hermanos de la Santa Cruz pero era propiedad de la diócesis. En el comunicado señalan que por eso no han podido actuar como los jesuitas y porque: Cathedral «perdería la capacidad de celebrar los Sacramentos como lo hemos hecho en los últimos 100 años con nuestros estudiantes y la comunidad, una celebración esencial para la Catedral», ya no podía referirse a sí misma como una escuela católica, sus sacerdotes diocesanos ya no podían formar parte de su junta directiva, perdería su afiliación con los Hermanos de Santa Cruz y perdería su estatus de organización sin fines de lucro independiente y, por lo tanto, no podría operar como una escuela sin fines de lucro.

Sin embargo, la Congregación para la Educación Católica del Vaticano suspendió temporalmente un decreto del arzobispo de Indianápolis que revocó la identidad católica de una escuela secundaria jesuita. La suspensión tendrá efecto mientras la congregación considere una apelación del decreto.

El decreto del arzobispo Charles Thompson del 21 de junio dijo que la arquidiócesis ya no reconocería a la Escuela Preparatoria Jesuita Brebeuf como católica, después de un desacuerdo sobre el empleo de la escuela de un maestro que intentó contraer un matrimonio entre personas del mismo sexo.

El p. Brian Paulson, SJ, jefe de la provincia de los jesuitas en el medio oeste, dirigió la apelación del decreto del arzobispo. Después de que Thompson declinó rescindir el decreto, Paulson recurrió a la Congregación para la Educación Católica para considerar el asunto.

El presidente de Brebeuf, p. Bill Verbryke, SJ, dijo el 23 de septiembre que la congregación “ha decidido suspender el decreto del arzobispo de manera interina, a la espera de la resolución final de nuestra apelación”.

Verbryke agregó que “Sin embargo, es muy importante entender lo que NO significa esta suspensión temporal del decreto del Arzobispo. No significa que el asunto se haya resuelto o que se haya tomado una decisión permanente. Tampoco significa que alguien deba inferir que la Congregación para la Educación Católica se está inclinando de una forma u otra sobre cualquiera de los temas en cuestión. La Congregación simplemente ha otorgado una suspensión temporal del decreto del arzobispo hasta que tome una decisión final”, explicó Verbryke en un mensaje a la comunidad escolar.

La ley canónica prevé la suspensión automática de decisiones judiciales y de decretos en casos penales cuando hay una apelación. En casos de recurso jerárquico, donde se apela un acto de gobierno de un obispo, la suspensión del decreto apelado no es automática, pero a menudo es otorgada por un departamento curial después de sopesar las circunstancias a favor y en contra de la suspensión, pero no los méritos de la suspensión. apelar a sí mismo.

Verbryke señaló que Thompson “me había informado muy amablemente que, como resultado de esta suspensión temporal de su decreto, Brebeuf es libre de reanudar nuestras celebraciones sacramentales normales de la Eucaristía”.

El arzobispo ya había otorgado permiso para que se celebraran Misas diarias en la capilla de la escuela, pero había negado el permiso para las Misas ofrecidas en ocasiones particulares, como una “Misa del Espíritu Santo” del 15 de agosto como una apertura tradicional de la escuela. -año- misa “.

El presidente de la escuela dijo que se desconoce cuánto tiempo durará el proceso de apelación, “pero tenga por seguro que somos sinceros en nuestro deseo de resolver nuestro desacuerdo con el Arzobispo y reanudar la fuerte relación que siempre habíamos tenido con la Arquidiócesis desde nuestra fundación en 1962. ” Hizo hincapié en que el “proceso está en curso en un entorno de no solo profundo amor por nuestra Iglesia, sino también, a pesar de nuestras diferencias en este asunto, un profundo respeto por el Arzobispo. En definitiva, nuestro deseo es permanecer en plena comunión con la Iglesia Católica, sin restricciones en nuestra celebración de la Eucaristía, y que nuestra identidad como escuela católica sea plenamente reconocida y apoyada por la Arquidiócesis “.

Kris Mackey, director de promoción y comunicaciones de la provincia de los jesuitas del medio oeste, le dijo a CNA que la carta de Verbryke “reflejaba la carta” recibida de la Congregación para la Educación Católica. Agregó que la suspensión de la congregación del decreto de Thompson se hizo a discreción de la congregación, y que junto a su apelación, la provincia “había solicitado la suspensión durante el tiempo en que se está tomando la decisión”.

Si bien la congregación “concedió sí a la suspensión”, reflexionó Mackey, “por supuesto que están discerniendo”, y se desconoce cuánto durará el proceso de apelaciones. “Los dos no están relacionados”, dijo. La suspensión no indica que la congregación tenga más probabilidades de gobernar de una forma u otra.

En una declaración, la Arquidiócesis de Indianápolis dijo que la suspensión temporal era “seguir los procedimientos estándar de derecho canónico” y que “esta es una medida común, temporal, que no afecta una determinación final”.

La Iglesia local agregó que espera una determinación final de la Congregación para la Educación Católica. La arquidiócesis anunció el 20 de junio que “todas las escuelas católicas arquidiocesanas y escuelas católicas privadas han recibido instrucciones de establecer claramente en sus contratos y descripciones de trabajo ministeriales que todos los ministros deben transmitir y apoyar todas las enseñanzas de la Iglesia Católica”.

Los maestros, dijo la arquidiócesis en junio, están clasificados como ministros porque “es su deber y privilegio asegurarse de que los estudiantes reciban instrucción en la doctrina y la práctica católica”. Para dar testimonio efectivo de Cristo, ya sea que enseñen religión o no, todos los ministros en su vida profesional y privada deben transmitir y apoyar a los católicos.

Fuente Agencias, Vida Nueva, Catholic News Agency

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.