Archivo

Archivo para Martes, 10 de septiembre de 2019

Del optimismo a la esperanza

Martes, 10 de septiembre de 2019

Del blog de Henri Nouwen:

377CAE07-522A-44D1-A205-5D6890AE1E51

“El optimismo y la esperanza son dos actitudes radicalmente diferentes. El optimismo es la expectativa de que las cosas mejorarán. La esperanza es confiar en que Dios cumplirá sus promesas para con nosotros y que, cumpliéndolas, nos llevará a la verdadera libertad. El optimismo se refiere a cambios concretos en el futuro. La persona con esperanza vive el momento con el conocimiento y la confianza de que todo en la vida está en buenas manos”.

*

Henri Nouwen

0C53AA38-267F-4597-AD79-60FD1E15787D

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

La Hipocresía de Matar y “Defender la Vida”

Martes, 10 de septiembre de 2019

48625872743_fdb74879c4Del blog de Beto Vargas Dios en minúscula:

Los líderes pro-vida y sus lógicas de exterminio

Con alarmante frecuencia encontramos noticias de políticos “pro-vida” que defienden estilos de soberanía y de gobierno que no solo son excluyentes e inhumanos, sino que rayan en el genocidio.

El catolicismo suele tener una rápida respuesta, casi un comodín, cuando se trata de las delicadas y nunca simples discusiones sociales y políticas sobre la vida. La afirmación que aparece en la punta de la lengua de predicadores, presentadores, jerarcas, influencers y tuiteros de a pie es que por convicción “defendemos la vida desde la concepción hasta la muerte natural”. Pero, ¿Qué tan cierto es?

De la defensa de la vida al momento de la concepción suele haber poca discusión, aunque el postulado tiene sus grietas, no por el valor absoluto de la vida, ni por la opción fundamental que la fe implica para estar siempre a favor de ella, sino más bien por los mecanismos utilizados por los grupos que hacen de esa opción, propia de la fe en nuestro caso, una especie de arma de combate con la que insisten en ganar en lo político y lo legislativo para que todos, aún los no creyentes o los que confiesan una fe distinta, sean obligados a concebir la existencia misma tal como se concibe en esos grupos. Sobraría decir que nada tiene que ver el evangelio con gritarles “asesinas” y “matabebés” a las mujeres que han hecho opciones distintas, pero se ve a diario. Sobraría recordar que para Jesús denigrar al hermano es tan grave como matarlo, pero se ve a diario que las redes católicas se hinchan de orgullo, ya no por pescar hombres, sino por denigrar mujeres.

Lo preocupante es que aquella “defensa de la vida desde la concepción”, que más que defensa debería ser propuesta seductora, iniciativa inspiradora, experiencia liberadora del temor para todos los que alguna vez se han preguntado con una prueba de embarazo en las manos: ¿y ahora qué hacemos?, es que convertida en un arma de control religioso – no se puede ser católico sin ser pro-vida a la manera de los pro-vida – y de propaganda política – no se puede ser católico y no votar a los pro-vida – se han ido encaramando en posiciones de poder ciertas personas con un total y absoluto desinterés por la vida real de los seres humanos y dispuestos a hacer o posible por acelerar la muerte “natural” de sus hermanos.

Con alarmante frecuencia encontramos noticias de políticos “pro-vida” que defienden estilos de soberanía y de gobierno que no solo son excluyentes e inhumanos, sino que rayan en el genocidio. En Italia, España, Estados Unidos, Colombia, Argentina, solo por mencionar los casos más nombrados, nos encontramos en momentos en los que el protagonismo de los líderes de partidos políticos que se declaran pro-vida ha logrado prostituir la palabra “vida” cada vez que sus representantes la pronuncian, pues con sus decisiones de gobierno han desahuciado a miles, a millones de personas que sufren las consecuencias de las guerras y conflictos que los patrocinadores de aquellos partidos han causado, y no se ven pañuelos azules en las fronteras.

La Jerarquía tiene una alta responsabilidad en la manipulación descarada de la que son víctimas o cómplices los movimientos católicos, pues la formación deficiente del laicado, el poco criterio que se desarrolla en la catequesis dominical o en la homilía, la distancia abismal entre la teología de las facultades y la catequesis de los sacramentos, deja a buena parte del pueblo – entre los que también hay quien se gasta sus kilos de pereza – a merced de la publicidad engañosa de la apologética de bolsillo y de los predicadores de clichés, que usan frases de Corintios o el Levítico como si fueran libros iguales, y que jamás se han dado una vuelta por los pasajes en los que Jesús llama hipócritas a quienes se comportan como aquellos líderes a los que tanta campaña les hacen.

Por eso tantos no tienen ningún inconveniente en votar por individuos que representan el horror de los vulnerables, como alguien que planea el desalojo del pueblo gitano de un país (tal como en la Alemania del Reich), o por alguien que provoca la división de miles de familias y la orfandad de sus bebés por el hecho de haber nacido al otro lado del río, o alguien que decide la creación de campos de concentración de migrantes ilegales, o que defiende la necesidad y las “bondades” del trabajo infantil, o por quien afirma que las violaciones a las niñas suceden porque no llevan ropa interior, o por quien revive una política militar de efectividad que en el pasado produjo más de siete mil asesinatos ilegales por parte de la fuerza pública, o quien se ríe cuando en un mitin político alguien grita que la solución para controlar a los migrantes es dispararles, y se les vota con la conciencia limpia solo porque dicen estar en contra del aborto. Son los partidos pro-vida y sus lógicas de exterminio, con sus Salvinis, sus Trumps, sus Bolsonaros.

Los ahogados del mediterráneo, los desaparecidos de Sudamérica, los enfermos en la frontera de México, los hijos perdidos de sus padres en los centros sociales de los estados fronterizos de USA, los abandonados a su suerte por la política interior o exterior de nuestros países ¿No son acaso responsabilidad de todos los que votaron a quienes tomaron esas decisiones? ¿No pesan también en la conciencia de quienes pudiendo formar a un pueblo despierto y liberador de sus hermanos, los adormece con rezos y reglas para celebrar adecuadamente un rito? ¿No le cabe una enorme responsabilidad a esa prensa católica que no hace más que inflar la percepción de bondad y mesianismo de estos partidos irresponsables cuyas políticas despreciables cargan de sufrimiento la existencia de los predilectos de dios?¿No tenemos los creyentes mucha responsabilidad en el destino de nuestros pueblos cuando asumimos el compromiso político – y otros cuántos más – desde una actitud crédula e inmadura que delega en el clero la entera capacidad de formarnos?

No es creíble un discurso de “defensa” de la vida que apunta su arma hacia cualquier defensor del aborto pero que envía flores y se hace selfies con quienes envían a la muerte a miles. No es creíble ese catolicismo que elogia la homofobia, el racismo, la xenofobia, la marginación, y afirma que la modificación franciscana del catecismo para declarar inadmisible la pena de muerte es contraria a la doctrina católica, mientras que se arroga para sí la exclusividad de lo pro-vida. No es creíble una Iglesia que permite y en ocasiones promueve que su gente sea engañada en esta simulación de democracia. No es creíble.

Aún así, en la iglesia, en la misma iglesia de toda este panorama deprimente, hay valientes por todas partes que, instalados ya en las periferias, se dedican con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas a la defensa – ésta si urgente y necesaria – de la dignidad y los derechos de sus hermanos más pequeños. Ellos nos confrontan, ellos nos movilizan, nos inspiran, pues su vida nos pide a gritos renunciar a la posibilidad de un evangelio aliado con el poder y de espaldas a los necesitados. Su mensaje nos convoca a trabajar porque a nadie le llegue la muerte antes de tiempo. Una mirada a Oscar Romero, a Pedro Casaldáliga, a Santiago Agrelo, a Darío Monsalve, a Teresa Forcades, a Ángel Macín puede fácilmente devolvernos la confianza en ésta historia nuestra en la que dios no deja de confiar en que podremos entregar el Reino en las manos de los pobres a los que pertenece, y en la que seremos capaces de ver en todos los constructores de paz a los hijos de dios; solo así podremos vencer a esa hipocresía que tanto daño está causando en distintos lugares del planeta mientas muestra un disfraz de la “defensa de la vida”.

Espiritualidad , ,

Alguien tiene que pedir cuentas al Abad Soler y a los monjes de Montserrat: Toda la comunidad, con el Abad a la cabeza, debería ser exclaustrada

Martes, 10 de septiembre de 2019

Abad-Montserrat-Josep-Maria-Soler_2118698115_13571515_660x371Josep Mª Soler, abad de Montserrat

Duro artículo pero consecuente, que hemos leído en el blog de José María Vidal Rumores de Ángeles:

“Transparencia que tapa y, encima, intenta quedar bien. Y a una abadía tan emblemática se le tiene que pedir y exigir mucho más”

“¿Cómo se puede negar una actitud constante y permanente de ocultamiento de los casos en la Abadía durante más de 40 años y con sucesivos abades?”

“Se niega ante la sociedad que la dinámica encubridora fuese un sistema vigente y operante no sólo en la abadía, sino en toda la Iglesia”

“La penitencia y la reparación tiene que estar a la altura del crimen”

“Antes de disolver la abadía, tendrían que vender todos sus bienes y darle el importe total a las víctimas de los abusadores”

Montserrat admite que el hermano Andreu fue un “depredador sexual” que abusó de menores durante cuarenta años

Josep Mª Soler: “Algunas personas pidieron mi dimisión, pero el Nuncio me transmitió que no tenía que dimitir”

El abuso es un cáncer en la Iglesia y, para curarlo, hay que extirparlo y sajarlo sin contemplaciones. No valen las medias tintas, empedradas de buenas intenciones. De ellas, también está empedrado el infierno. Para recuperar la credibilidad perdida, la Iglesia tiene que convencer y apabullar con sus gestos de arrepentimiento. Gestos y decisiones claras, rápidas y tajantes. Por ejemplo, la presentación inmediata de la renuncia del Abad Soler y la exclaustración de todos los monjes de Montserrat que, desde 1972 hasta ahora, habían escuchado “rumorología suficiente” sobre las actividades de “depredador sexual” del hermano Andreu. Y no hicieron nada: “Se omitió cualquier tipo de actuación”, reza el propio informe de la Abadía.

Hay cinco condiciones para confesarse bien: Examen de conciencia, dolor de los pecados, propósito de la enmienda, decir los pecados al confesor y cumplir la penitencia. En el caso del informe sobre los abusos de Montserrat, es evidente que habido un examen de conciencia, bien preparado y organizado. Con una comisión especial externa a la Abadía, que intentó hacer su trabajo, presentó su informe, pero sin aterrizar las conclusiones. Es decir, transparencia que no transparenta. Transparencia que tapa y, encima, intenta quedar bien. Y a una abadía tan emblemática se le tiene que pedir y exigir mucho más.

Es obvio que, en el caso de Montserrat, se ha dado dolor de los pecados. Pero, ¿qué tipo de dolor? El de los simples golpes de pecho. ¿Dónde está el dolor profundo que sacude a toda la comunidad y lleva a los monjes a tomar medidas de arrepentimiento graves e, incluso, a exigírselas a su Abad?

El dolor de Montserrat es un dolor que se disculpa con las víctimas (¡faltaría más!) y reconoce los hechos (eran evidentes), pero lo hace de aquella manera y negando el encubrimiento. ¿Cómo se puede negar una actitud constante y permanente de ocultamiento de los casos en la Abadía durante más de 40 años y con sucesivos abades?

Porque, como ellos mismos señalan en el informe, los abades Cassiá M. Just (1966-1989), Sebastiá Bardolet (1989-2000) y Josep M. Soler (2000-hasta la actualidad) tuvieron conocimiento de los hechos a través de diversas denuncias. ¿Por qué miraron para otro lado?

De Josep María Soler, el abad actual, se dice que tuvo conocimiento de una denuncia de abuso “seis meses después de su elección” y que tomó decisiones. De hecho, apartó de Montserrat al hermano Andreu y tomó contra él una serie de medidas. Pero el propio Soler reconoce en el informe que “actualmente actuaría de manera diferente”.

Y es que, al negar el encubrimiento, se revictimiza a los abusados, se toma por tonta a la opinión pública y se echa la culpa hacia atrás, hacia responsables que ya murieron o que están jubilados y, lo que es peor, se niega ante la sociedad que la dinámica encubridora fuese un sistema vigente y operante no sólo en la abadía, sino en toda la Iglesia. Un sistema que miraba para otro lado, encubría, minimizaba los hechos, les quitaba importancia e, incluso, culpabilizaba a las víctimas. Cobertura total para “depredadores sexuales” como el hermano Andreu, que incluso llegó a “utilizar la violencia” para cometer sus abusos. De ahí que él y otros muchos supiesen que gozaban de una impunidad total en el seno de la abadía y de la Iglesia.

No se ve, pues, por ningún lado el propósito de la enmienda, sino más bien, como dice Miguel Hurtado, uno de los abusados, “una operación de marketing”, para intentar lavar la imagen de un monasterio emblemático, de un icono, de “un referente para muchos catalanes tanto creyentes como no”, según reza su propio informe.

Queda, pues, mucho camino a los monjes de Montserrat para cumplir adecuadamente la penitencia. Porque la penitencia tiene que ser potente, a la altura del dolor y del desgarro ocasionados. La reparación tiene que estar a la altura del crimen.

Al monasterio catalán se le exige reconocer los hechos en profundidad, sin maquillaje, sin pensar en la galería, sin pensar a la propia imagen. Tras eso, tienen que pedir perdón de verdad, sin matices, sin disculpas, sin escudarse en nada, sin medias verdades.

Compungidos de verdad, con saco y sayal, deberían celebrar una solemne celebración de la Palabra y, durante ella, proclamar las siguientes decisiones:

Renuncia a su cargo y exclaustración del Abad Soler por su evidente negligencia in vigilando, al menos.

Exclaustración del anterior abad, Sebastiá Bardolet

Exclaustrar y echar de Montserrat a todos los monjes, para que se ganen la vida con el sudor de su frente y comprueben lo duro que es vivir sin el paraguas de una institución, que, por culpa, suya, va a quedar mancillada en su credibilidad una vez mas.

Antes de disolver la abadía, tendrían que vender todos sus bienes y darle el importe total a las víctimas de los abusadores. Una medida así les obligaría a reparar el daño causado o consentido no sólo de boquilla, sino con el bolsillo, que es donde más duele. Dinero suficiente para que las víctimas puedan vivir con dignidad. Los abusos y el encubrimiento no tienen precio, pero sí un precio.

-El control de todo este proceso quedaría en manos de los superiores del Abad Soler, es decir, el abad presidente de la Congregación Subiacense, Guillermo León Arboleda, y el prefecto del dicasterio de la Vida Religiosa, cardenal Braz de Aviz.

El informe, con todas las medidas que dice querer poner en marcha, para evitar que se repitan estos crímenes, aunque está bien, son juegos florales, tranquilizantes de conciencia e intentos de lavar la cara a las instituciones. Sólo con la exclaustración y la reparación económica podrá pasar página el monasterio de Montserrat. Solo así la iglesia será creíble. Solo así.

General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Costa Rica tendrá su Museo de la Identidad y el Orgullo LGTBQ

Martes, 10 de septiembre de 2019

costa-rica-lgtb-mioCosta Rica tendrá su propio Museo de la Identidad y el Orgullo LGTBQ. El proyecto nació hace más de un año como idea y fue tomando forma de la mano de un equipo multidisciplinario de personas interesadas en crear este espacio. Se encuentra adscrito a la figura jurídica de la Fundación para la Memoria de las Personas LGTBIQ.

El nuevo museo, que primero será digital y luego tendrá un espacio físico, busca ser un espacio para la memoria, la historia, la reflexión y la defensa de los Derechos Humanos de la población LGTBIQ en Costa Rica y se espera abra en el 2020.

«Necesitamos de un medio para la sensibilización, para el diálogo, un espacio para presentar la historia desde los cuerpos que la han vivido», señala Joselyne Sánchez, coordinadora de la iniciativa en la página del espacio.

La idea es crear un espacio que permita la difusión de información para su lectura crítica, para la reescritura de historias, memorias y discursos grupales, sectoriales o nacionales, y con esto, para el rescate del «otro», incluso de otras poblaciones que han permanecido en los márgenes, que han sido estereotipadas y representadas de manera limitada.

costa-rica-lgtb-450x600

«Siempre hemos sido parte de la historia. Somos parte de la construcción de nuestro pasado. Somos parte del tejido de nuestro futuro. Somos Costa Rica» son algunas de las frases del vídeo de lanzamiento del Museo de la Identidad y el Orgullo (Museo MIO) que circula desde este lunes en redes sociales.

La Fundación para la Memoria de las Personas LGTBIQ de Costa Rica se encuentra integrada por profesionales de museos, arte y derechos humanos, así como activistas, comunicadores, productores audiovisuales y el diputado Enrique Sánchez Carballo.

En este momento el equipo está trabajando en la recopilación de la historia de las personas LGTBIQ a través de materiales académicos y audiovisuales.

Fuente Oveja Rosa

General, Historia LGTB , , , ,

Mujer trans detenida sin condena quedó parapléjica y denuncia torturas

Martes, 10 de septiembre de 2019

TransfobiaaPor Luciana Bertoia

Mónica Mego, una trans peruana de 36 años, entró caminando a una cárcel de la provincia de Buenos Aires y hoy está postrada, parapléjica, en la cama de un hospital de La Plata. Hace casi un año que está detenida sin condena, acusada de narcomenudeo. Después de meses de dolores y reclamos para que el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) la hiciera atender, quedó paralítica y sin control de esfínteres. Denunció por torturas al SPB – que depende del Ministerio de Justicia provincial de María Eugenia Vidal-, pero su presentación no avanzó. En simultáneo, los penitenciarios accionaron contra un defensor por haber ido a visitar a Mónica, supuestamente acompañado por una periodista. Esa investigación se mueve a pasos agigantados y ya pasó por las manos de tres fiscales. Distintos organismos dicen que se trata de un caso de torturas que el Estado provincial quiere impedir que se investigue, lo que motivó la intervención de la Corte Suprema bonaerense.

La denuncia de Mónica entró a la fiscalía general de La Plata el 5 de julio de este año. La presentó el abogado de la Defensoría de Casación bonaerense Aníbal Hnatiuk. En un par de hojas, Mónica relataba cómo su vida se desmoronó en menos de un año, desde que quedó privada de su libertad. Los dolores renales empezaron en octubre del año pasado, cuando estaba detenida en la Alcaidía de Olmos. La atención del SPB consistía en suministrarle Ibuprofeno. Ella fue notando cómo crecía una protuberancia y también cómo los penitenciarios incumplían su promesa de llevarla a un hospital extramuros para que la atendieran y trataran.

Cuando la trasladaron a la Unidad 32 de Florencio Varela, Mónica ya casi no podía caminar. Sus compañeras de pabellón entraron en una huelga de hambre para reclamarle al SPB que la hiciera tratar. La respuesta del SPB fue ponerla en un “buzón” – una celda de castigo – y dejarla horas sin atención. El 21 de mayo, una compañera que colaboraba con el área de Sanidad quiso levantarla, pero Mónica se desmoronó. “Se me murió el cuerpo totalmente”, escribió en su denuncia.

Al día siguiente, la operaron en el Hospital San Martín de La Plata. La protuberancia que ella notaba era un absceso epidural por una tuberculosis no atendida. Cuando salió del quirófano, los médicos le dijeron que no iba a volver a caminar: debería vivir el resto de su vida con pañales y sonda.

Días después, la volvieron a llevar a Olmos. La dejaron en una cama sin rotarla y se le formaron escaras, dejándola expuesta a infecciones múltiples. Una tortura adicional para alguien que vive con otras patologías crónicas.

La cárcel, un dispositivo para morir

“Esto que pasó con Mónica es algo sobre lo que veníamos alertando desde 2017, cuando murieron cuatro compañeras que estaban privadas de su libertad, dice Claudia Vásquez Haro, presidenta de Otrans.

PAMELA_MACEDO_PANDUROPamela Macedo Panduro falleció el 1 de enero mientras estaba detenida en la Unidad Penal Nro. 32 de Florencia Varela, Provincia de Buenos Aires.

La organización está por dar a conocer una investigación federal realizada con apoyo del Fondo Internacional Trans, que detalla los padecimientos de las personas trans en situación de encierro. “El informe va a dar cuenta de cómo se agravaron las condiciones de detención, malos tratos, tortura y muerte en estos cuatro años de macrismo”, adelanta. El 95 por ciento de las entrevistadas denunció que al menos una vez sufrió malos tratos, violencia verbal o física de las fuerzas de seguridad. En las cárceles, hay una triple discriminación– explica Vásquez Haro–: ser travesti, migrantes y pobres.

Según el último informe de la CPM, a diciembre del año pasado, eran 94 las mujeres trans detenidas en las cárceles bonaerenses. La mayoría de ellas están alojadas en la Unidad 32 de Florencio Varela. El resto se reparte entre la Unidad 44 de Batán y la Unidad 2 de Sierra Chica.

La población trans en cárceles creció un 36 por ciento entre 2017 y 2018 – al calor de la retórica manodurista. Hasta el año pasado, el 86 por ciento de las personas trans detenidas lo estaba por tener un procesamiento. O sea, sin sentencia ni revisión de sentencia. Como sucedió con Mónica.

La justicia le reclama a la justicia

El viernes, el presidente de la Corte Suprema de Justicia bonaerense, Eduardo de Lázzari, firmó una resolución en la que le apuntaba directamente al Procurador General Julio Conte Grand. Por un lado, le reclamaba que le informe qué se hizo con la denuncia que presentó Mónica desde el hospital. Por otro, hacía una exhortación a todas las autoridades que intervienen en el caso para que no entorpezcan la acción de defensores de los derechos humanos.

Mario Coriolano, defensor de Casación, fue a visitarla mientras estaba en una cama en Olmos. Lo hizo a partir de un pedido del Comité Nacional de Prevención de la Tortura (CNPT) – que consideró que la falta de atención, las burlas y el hostigamiento que padeció Mónica podía catalogarse como un caso de tortura. Terminó denunciado Coriolano por el titular del SPB, Xavier Areses, por haber supuestamente permitido el ingreso de una periodista – lo que sería prácticamente una hazaña porque es el propio SPB quien controla ingresos y egresos de las cárceles.

El de Mónica es un caso testigo porque pone sobre la mesa lo más brutal y estereotipado del sistema de justicia: de un sector de los fiscales, de la judicatura y el SPB, dice Coriolano a Presentes. “Desde una perspectiva de género hay una intersección de vulnerabilidades. Es una mujer trans, peruana y eso llevó a que se la involucrara falsamente en un tema de drogas”.

unidad-penal-1122x561La resolución de De Lázzari surgió después de que llegaran ante el máximo tribunal provincial presentaciones de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), del CNPT y del Vicario Episcopal de Solidaridad de la Diócesis de Quilmes.

La CPM presentó dos hábeas corpus por la situación de Mónica y solicitó medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que extendió a todo el colectivo trans privado de su libertad en la provincia de Buenos Aires.Es probable que se repitan las presentaciones en las próximas semanas e incluso que se sumen nuevas organizaciones para apoyar el reclamo.

Mónica está actualmente detenida en prisión domiciliaria en el Hospital San Juan de Dios de La Plata, pero las organizaciones que siguen su caso vienen reclamando que se la traslade al Hospital El Dique, de Ensenada, porque es el centro médico ideal para tratar dolencias crónicas.

“Es de interés que estas situaciones no vuelvan a ocurrir. La respuesta del Estado para Mónica debe ser reparatoria”, reclama Ignacio Di Giano, director del Programa de Recepción de Denuncias de la CPM. “Esta chica entró caminando y se va a ir en una silla de ruedas en el mejor de los casos”.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Carta abierta para la Subsecretaria de Derechos Humanos de Chile Lorena Recabarren

Martes, 10 de septiembre de 2019

dwkwsnyx0aifimxAntes de de asumir cargo, Lorena Recabarren apoyaba el impulso del matrimonio igualitario. Ahora pone obstáculos para su avance. Esta es la respuesta del Movilh:

La primera vez que supimos de usted fue por sus declaraciones favorables el impulso del matrimonio igualitario y por enfatizar que esta legislación es un tema de derechos humanos. Y los derechos humanos, como se sabe, son universales, por lo que deben respetarse en todo momento y en todo lugar. No hay espacio para que se relativicen.

“Permitir que la institución del matrimonio esté disponible para todos, dice mucho acerca de la sociedad que somos y en la que queremos vivir. Una en que no haya ciudadanos de primera y de segunda clase”, dijo usted el 6 de julio del 2016 (El Libero).

Un año más tarde añadió que “desde Evópoli podemos impulsar que el tema se debata, nos gustaría». (Que Pasa 22 de septiembre, 2017)

Una vez que asumió como Subsecretaria de Derechos Humanos desde diversos frentes nos indicaron que usted sería una aliada fundamental para contribuir al avance del matrimonio igualitario, aún cuando no era un tema del programa de Gobierno y pese a que en, diversas ocasiones, el Presidente Piñera ha señalado que el “matrimonio es y debe ser entre un hombre y una mujer”.

No dudamos en que sería una aliada a los derechos humanos LGBTI por distintas razones. A sus declaraciones previas, se añadía una trayectoria de importantes referentes de la Derecha que se venían manifestando a favor del matrimonio igualitario, antes, durante y después de asumir un cargo público. Hay varios ministros/as subsecretarias/as que bajo la primera y la actual administración del Presidente Piñera se han pronunciado a favor. Y lo siguen haciendo.

Se trata de importante aliados de los derechos LGBTI, aliados conscientes de que el Presidente Piñera no censura, ni sanciona opiniones distintas en esta temática, aún cuando sean contrarias a sus actuales creencias. Aliados de Derecha, ministro/as, subsecretarios/as y parlamentarios/as que han contribuido al debate sobre la igualdad y a correr la cerca a favor de los derechos humanos LGBTI. Autoridades que son muy leales al Gobierno y a su Presidente y que, al mismo tiempo, nunca han abandonando aquellos principios que los impulsan a seguir sensibilizando en la universalidad de los derechos humanos y a generar alianzas y complicidades con los movimientos sociales que aspiran a ese fin. Aliados que saben el margen de maniobra con que cuentan y lo usan con astucia a favor de la igualdad.

En el lado opuesto, se han ubicado otras autoridades de Derecha que antes, durante y después de asumir cargos públicos, se mantienen firmes en su rechazo al matrimonio igualitario y a otros derechos LGBTI.

Pues bien, su postura es inusual y extraña al interior de la Derecha. Y quizás única. Usted pasó de apoyar públicamente el matrimonio igualitario, a generar estrategias y barreras para impedir su avance. Ha desconocido públicamente los compromisos explícitos y literales asumidos por el Estado en el sistema interamericano de derechos humanos para impulsar el matrimonio igualitario. Y deslinda responsabilidades a otro Poder, el Legislativo, como si no fuese el Ejecutivo parte del Estado, así como la entidad que nos representa en el sistema internacional de derechos humanos.

Ha llegado más lejos, justamente hoy en La Tercera, al evadir o desconocer que la negación del matrimonio igualitario sí constituye discriminación y una vulneración a los derechos humanos de las personas en razón de su orientación sexual o identidad de género. Un aspecto que la Corte Interamericana de Derechos Humanos considera una violación a la Convención Americana de Derechos Humanos, la misma que, dada la investidura de su cargo, usted debiese salir a proteger y defender en todo contexto.

No hubo interés de su parte para establecer alianzas o complicidades para el avance de nuestros derechos humanos, a diferencia de lo ocurrido con otras autoridades de Derecha que, sin perder la lealtad hacia el Gobierno, mueven sus piezas a favor de la igualdad. Tampoco usted tuvo confianza en el movimiento LGBTI, ni en su capacidad de entender que pasito a paso, en contexto y en conjunto podemos ir impidiendo que los derechos humano se relativicen, un aspecto que sí tienen internalizado todas las otras autoridades de Derecha favorables al matrimonio igualitario.

En el ejercicio de su cargo, usted se ha transformado en un obstáculo para nuestros derechos humanos. Y también en un activa militante anti-derechos LGBTI toda vez que no trepida en salir a justificar públicamente que el matrimonio igualitario no merece o no debe impulsarse, dando así masividad a discursos contrarios a nuestros derechos.

Así fue como usted cambió de «principios» como quien cambia de zapatos y ajustó su visión sobre los derechos humanos a aspiraciones desconocidas hasta ahora, pero que seguro en nada se relacionan con un cargo público, ni tampoco con la misión de su propio partido. Ni menos con la misión de una Subsecretaría de Derechos Humanos.

Durante mucho tiempo, Jacqueline Van Rysselberghe presidió la Comisión de Derechos Humanos del Senado, pese que el cargo es, por esencia, una antípoda de sus principios. Ahora sucede algo parecido: el cargo de Subsecretaria de Derechos Humanos que ostenta es contrario a las políticas y estrategias que usted está emprendiendo. Sin embargo, Van Rysselberghe tiene un punto a favor: ella no disfrazó su visión sobre los derechos humanos LGBTI, el cual es inalterable en el espacio público y privado. En ese caso, uno sabe con quién habla y esa es la base para el diálogo de todo tipo, incluido con opositores.

Quizás alguna vez usted llegue al Parlamento y vote a favor del matrimonio igualitario. El punto será que nadie comprenderá porque lo hace, ni nadie sabrá si su postura es genuina. Más aún, no sería raro verla en un futuro más lejano movilizándose desde algún cargo público para que se derogue la ley de matrimonio igualitario que contó con su propio voto favorable.

Usted pasará a la historia como la Subsecretaria de Derechos Humanos que afectó el avance de la igualdad para las personas LGBTI y para las familias homoparentales. Lamentable realidad, triste decepción, nocivo impacto en los derechos humanos.

Movilh.

Fuente MOVILH

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Paraguay: Echaron a una pareja gay de un shopping de Asunción por besarse

Martes, 10 de septiembre de 2019

paraguay-shopping-962x481Por Juliana Quintana

El Shopping Mariscal López (Asunción) fue protagonista de un nuevo caso discriminación y homo-odio. El jueves 29 de agosto, Adison Montiel (22) y Mattias Ayala (19) fueron a cenar al patio de comidas del shopping a las 20 horas. Antes, decidieron pasar al baño, y mientras se arreglaban frente al espejo, se dieron un beso. Un guardia de seguridad, que los estaba observando desde una de las cámaras, ingresó al sanitario y les gritó «degenerados, no pueden estar así».

“Ese día nos estábamos arreglando un poco porque fue una jornada laboral super larga y nos teníamos que encontrar con unos amigos. De repente, mi novio me da un pico y yo le digo  ‘ey, acá hay una cámara’ porque yo sabía que era así de complicado estar en el Mariscal. Y ni bien terminé de decir esto, entra un guardia dándole una patada a la puerta, re prepotente, y nos dice: ‘Acá no se pueden coger, son unos enfermos’”, contó Mattias, en diálogo con Presentes.

El guardia les ordenó que abandonaran las instalaciones del shopping con el argumento de que estaban teniendo «conductas que no corresponden en lugares públicos», y delante de la gente que se encontraba en el patio de comidas, pidió refuerzos y comenzó a gritarles “enfermos”, “degenerados”, “se van a ir a la calle». Entre dos guardias, los llevaron hasta la salida y, en el camino, los increparon con comentarios del tipo “¿por qué se besan si son dos hombres?”.

«Ni siquiera vas a llegar a mi edad en tu condición»

Mattias intentó contestar, y uno de los guardias le dijo: «Vos no me hables, ni siquiera vas a llegar a mi edad en tu condición». Fue ahí que Mattias sacó su celular y alcanzó a grabar el rostro de uno de ellos. «Lo que me dijo fue bastante fuerte porque ya nos estaban tratando de locos, de enfermos y muchas cosas, pero esta gente en serio nos odia”, manifestó.

“Todo el mundo se dio vuelta a mirarnos como si fuera que éramos unos delincuentes. Encima, el guardia le prohibió a Mattias que grabe porque, la verdad solo él le contestaba. Yo me quedé helado, nunca viví una situación similar”, siguió Adison.

¿Pink washing?

El 2 de septiembre, el shopping lanzó una campaña publicitaria titulada Romper las etiquetas, en la que se visibiliza a personas diversas rasgando carteles que llevan inscriptas palabras como “bullying”, “prejuicio”, “maltrato animal”, “racismo”. Y este fue el detonante para que Mattias y Adison se animaran a denunciar en redes lo que vivieron.

“Cuando me enteré, me puse demasiado nervioso, y ahí, de verdad, ya no me importó más nada”, manifestó Adison. Junto con Mattías decidieron denunciar lo ocurrido desde sus cuentas personales de Facebook, Twitter e Instagram. Compartieron el video del guardia de seguridad y exigieron una respuesta por parte del shopping.

“Al principio, nosotros no íbamos a hacer absolutamente nada, nos íbamos a quedar callados pero cuando se lanzó eso dijimos no. Imaginate saber la verdad y tener todos los medios para contarla y quedarte callado para que un shopping o un lugar de encuentro para muchas personas LGBT, les esté mintiendo de esa forma. Yo creo que nadie debería pasar por algo así”, reforzó Matti.

El gerente de guardias del Mariscal López llamó por teléfono a Adison para disculparse por el mal desempeño de sus funcionarios. “Me dijo que todo era culpa de los guardias que se precipitaron. Puede ser, pero ellos deberían capacitar a su gente. Están haciendo una campaña grande contra la discriminación. El gerente me pidió disculpas por el shopping pero a mí no me sirve que me pidan disculpas solo a mí y no a mi novio o que no coordinen con nosotros una reunión”, expresó Adison.

Un historial de discriminación en shoppings

Pero no es la primera vez que un shopping de Asunción echa a personas LGBTIQ+ de sus instalaciones. En junio de este año, a Lola Asunción, una mujer trans, le prohibieron el ingreso al Shopping del Sol. Hizo el descargo desde su cuenta de Facebook y escribió: “Me siento ahora como un animal o una persona indeseada sin valor y mega triste en Paraguay como mujer trans”.

En el 2016, un funcionario del Shopping Villa Morra echó de sus instalaciones a Carol Sotelo y su entonces pareja, Carmen Valdez, por tomarse las manos. El hombre se sentó sin pedir permiso en la mesa exigiéndoles «compostura y buen comportamiento». «Nos dijo que si vamos a seguir así que nos retiremos del lugar», recordó Carol.

En Paraguay, todavía no existe una ley contra forma de discriminación y el gobierno de Mario Abdo Benítez reafirmó su posición en contra de los derechos LGTBIQ+, tanto en espacios internacionales de derechos humanos como en el ámbito nacional por la falta de implementación de políticas públicas.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.