Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Yaoundé’

La policía de Camerún arresta a 25 personas sospechosas de ser homosexuales

Martes, 22 de mayo de 2018

frame-cabecera-facebookEn una redada a un club de copas y una sala de cine gay de Yaoundé, la policía arresta a 25 hombres sospechosos de ser homosexuales, de los que libera a 2 de ellos, dejando a los otros 23 bajo custodia, que son liberados tras una campaña de presión de varios grupos de derechos LGBT. La homosexualidad no es legal en Camerún.  

En la madrugada del sábado, 12 de mayo, la policía desarrolla dos redadas deteniendo a 25 personas sospechosas de ser homosexuales, la primera se produce en un club nocturno llamado Le Mistral y la segunda en una sala de cine en Yaoundé. Las fuerzas de la autoridad de Camerún deciden irrumpir en el club de nocturno tras encontrar varias personas en solicitando el acceso que les niegan por encontrarse ya cerrado, la policía rompe las puertas y arresta a siete personas en su interior, incluidos un bailarín, un camarero y un guardia de seguridad. A continuación irrumpen en una sala de cine gay cercana, deteniendo a dieciocho personas más.

«Personalmente, no juzgo a nadie y no condeno a nadie sobre la base de su orientación sexual», asegura Pargait Nana, comandante de la policía, recordando que «Camerún tiene leyes para hacer cumplir», explicando que los acusados son detenidos por no tener una tarjeta de identidad nacional, estar en posesión de narcóticos y ser homosexuales. Familiares de los detenidos se personan en las dependencias de la policía reclamando su puesta en libertad, pero los oficiales de policía les responde que son homosexuales y merecen lo que les está pasando.

«A pesar de las amenazas de la policía, mantuvimos la calma. Fuimos brutalizados y luego fuimos liberados», declara uno de los los 25 detenidos, explicando que son interrogados a lo largo de toda la noche, negándoseles comida y bebida durante todo el proceso. Tras liberar a dos de ellos, los otros veintitrés quedan en custodia durante dos días, a la espera de que testificaran ante el juez al siguiente lunes, 14 de mayo, siendo finalmente liberados tras una campaña de presión de varios grupos de derechos LGBT.

Las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo se pueden castigar con penas de prisión de hasta 5 años en Camerún. Según Michel Yogue, abogado que suele ayudar en la defensa de las personas acusadas de homosexualidad, rara vez se atrapa a alguien manteniendo relaciones sexuales, pero a menudo son arrestadas en función de estereotipos como el vestuario, sus hábitos, sus gestos o incluso su trabajo. Los peluqueros suelen ser acosados por las autoridades mientras que un juez llega a condenar a una persona por consumir Baileys, que considera una bebida habitual femenina. Simplemente tener amigos homosexuales y apoyarles puede llevarte a la cárcel, según defiende Eric Sama cuando solicita asilo en los Estados Unidos negando ser homosexual, lo que no le impide ser perseguido de la misma manera por defender los derechos LGBT en Camerún.

«No queremos homosexuales en nuestra comunidad» es el mensaje que junto con un ladrillo le lanzan a través de una ventana de su domicilio, siendo agredido por un grupo antigay, siendo retenida su madre durante dos días y emitiéndose una orden de arresto contra él después de publicar un mensaje defendiendo los derechos de los homosexuales en un publicación universitaria. A pesar de todo, el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito 11 le niega finalmente el asilo al considerar de que no está en peligro si regresa a su país. Lo cierto es que la policía no llega a arrestarle al estar en el hospital recuperándose de la agresión cuando es extendida la orden de detención, además de tener en cuenta un informe del Departamento de Estado de 2015 según el que se afirma que «las condiciones en Camerún están mejorando para las personas homosexuales» al haber «disminuido drásticamente» las detenciones contra los miembros del colectivo LGBT.

La dura realidad camerunesa para las personas LGTB

El último suceso homófobo del que tuvimos noticia, fue en enero pasado cuando un grupo de militares cameruneses asaltó brutalmente un local de ambiente homosexual en la localidad de Gaorua. El asalto se saldó con un muerto, tres heridos graves —uno de los cuales ha perdido un ojo— y un número no determinado de heridos leves. No se ha abierto ninguna investigación al respecto, ni se han presentado denuncias, por lo que los asaltantes quedarán impunes de sus crímenes.

A finales de 2012, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresaba su preocupación por la situación de las personas LGTB en Camerún, realmente complicada. Y es que cada poco tiempo se producen noticias de detenciones, algunas de las cuales hemos recogido a lo largo de los últimos años.

En febrero de 2012 informamos de la detención de al menos tres mujeres lesbianas. Poco antes, en enero de 2012, eran cuatro hombres los detenidos. En noviembre de 2011 tres hombres fueron condenados a cinco años de cárcel acusados de mantener relaciones homosexuales en un coche (una de las pruebas que el juez tuvo en cuenta fue que los acusados hubieran estado bebiendo Baileys, un licor considerado típicamente femenino. Por fortuna este caso fue luego reconsiderado). En octubre de 2011 se condenó a tres años de cárcel a Jean-Claude Roger Mbédé por declararse a otro hombre por SMS, pena que fue confirmada en diciembre de 2012. Lamentablemente, en enero de 2014 Jean-Claude fallecíaabandonado por su familia, por las complicaciones derivadas del maltrato sufrido.

En abril de 2011 se detuvo a otros tres jóvenes acusados de homosexualidad. En marzo de 2011 un nuevo detenido fue condenado a 36 meses de cárcel, motivo por el cual Amnistía Internacional llevó a cabo una acción. En octubre de 2010 dos jóvenes sufrían una detención y un trato degradante por parte de la Policía. En mayo de 2010 dos detenidos fueron luego condenados a cinco meses de cárcel. En marzo de 2010 otra detención se mezcló con un intento de extorsión por parte de la Policía a un ciudadano australiano. En diciembre de 2009 un joven fue finalmente liberado tras permanecer varios días en prisión en condiciones miserables.

En julio de 2013, se conoció la sentencia a prisión de dos hombres detenidos dos años antes por mantener relaciones homosexuales. También en 2013, fue sentenciado a nueve años de cárcel Cornelius Fonya, acusado de mantener relaciones con un joven de 19 años, en un juicio plagado de irregularidades. Su abogado, Walter Atoh, ha debido huir del país tras ser amenazado de muerte, mientras se dilucida la apelación. Más recientemente, en junio de 2014, se dio a conocer la historia de una pareja homosexual que se vio obligada a huir de su localidad tras ser ataca por sus vecinos y detenida por la policía.

A finales de 2015, Joshua Mbarga, un activista LGTB, sufrió la invasión de su hogar por unos delincuentes que intentaron matarle tras robarle con total impunidad. Alertada por los vecinos, la Policía intervino hasta que los asaltantes decidieron acusar a Mbarga de pretender mantener relaciones sexuales con uno de ellos. En ese momento la víctima se convirtió en objeto de investigación. En octubre de este 2016, tuvo lugar una redada masiva en un local de ambiente LGTB de Yaoundé, con un fuerte dispositivo policial que detuvo a todos los clientes y trabajadores presentes en el local. En diciembre del mismo año, fueron detenidos otros doce hombres por posesión de lubricantes y preservativos, algo considerado por las autoridades como prueba de comportamiento homosexual.  A finales de 2017, tres jóvenes fueron detenidos tras caer en una trampa tendida por miembros del ejército, por lo que deberán ser juzgados por un tribunal militar.

Uno de los sucesos más terribles tuvo lugar en julio de 2013, cuando fue brutalmente torturado y asesinado en su domicilio el activista LGTB Eric Ohena Lembembe, conocido por su labor en apoyo a los enfermos de sida y por sus continuas denuncias de las leyes homófobas del gobierno de Camerún y su pasividad ante la violencia desatada contra la población LGTB.

Y estos son solo los casos que trascienden a los medios internacionales. Según Human Rights Watch, al menos 28 personas han sido detenidas por delitos relacionados con la homosexualidad en los últimos tres años.

Además de todos estos episodios de homofobia,  también nos hemos hecho eco de la serie de vídeos “Homosexuales en Camerún: gentes como tú y yo”, breves reportajes que recogen testimonios de personas LGTB perseguidas por su orientación sexual en el país africano.

En Camerún, como citábamos anteriormente, las relaciones homosexuales están penadas con hasta cinco años de cárcel, pero según la activista LGTB Alice Nkom solo se puede detener a una persona si se la encuentra en situación de “flagrante delito”. Desgraciadamente, tal y como corrobora Human Rights Watch, son cada vez más los casos en los que la Policía ignora este requerimiento. Hace ahora cuatro años las autoridades políticas de Camerún rehusaron de hecho seguir las recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas de despenalizar la homosexualidad y actuar contra la violencia homofóbica.

Fuente Universogay/Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Detenidos doce hombres en Camerún sospechosos de ser homosexuales por poseer preservativos y lubricantes

Viernes, 16 de diciembre de 2016

Frame-Cabecera-FacebookDoce hombres han sido detenidos en Camerún bajo la sospecha de ser homosexuales. El indicio que motivó la detención fue la posesión de preservativos y lubricantes, algo que a los agentes de Policía les resultó una clara evidencia de homosexualidad. Aunque ya han sido liberados tras la intervención de los servicios legales del proyecto Global Fund’s HIV/AIDS, el asunto adquiere un cariz de alta gravedad, pues difunde el mensaje de que la mera tenencia de preservativos puede ser motivo de detención. Según los afectados, los profilácticos y lubricantes les fueron facilitados por ONUSIDA, precisamente en el Día Internacional contra el VIH.

Según un comunicado conjunto de Alternatives Cameroon y Humanity First Cameroon, los hechos comenzaron el pasado 29 de noviembre en Yaoundé, la capital de Camerún, cuando dos jóvenes fueron interceptados por agentes de Policía, quienes les solicitaron que se identificasen. Al carecer de documentos de identidad en ese momento, procedieron a registrarles. Entre otras posesiones, les hallaron preservativos y lubricantes, lo cual, al parecer, fue prueba ineludible para los agentes de que eran homosexuales, por lo que les instaron a confesar dónde habían conseguido ese material.

Temerosos de las consecuencias, los jóvenes condujeron a los policías hasta un videoclub, señalando al portero como su suministrador. En ese momento en el local se encontraban 12 personas viendo un vídeo, a quienes a su vez procedieron a registrar. En su poder también encontraron profilácticos y lubricantes. Interrogados por su procedencia, declararon que el material preventivo les había sido facilitado por miembros de ONUSIDA, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida, precisamente en su campaña por el Día Internacional contra el VIH.

Según el portero, los dueños del local fueron presionados por los agentes para declarar que los 12 clientes eran homosexuales y que frecuentaban el videoclub por ese motivo. Todos ellos fueron detenidos y conducidos a la comisaría del distrito de Emombo. Una vez que tuvo conocimiento del asunto, el presidente de Humanity First Cameroon, Jules Eloundou, solicitó la colaboración de Jatan Ndongo, abogado del proyecto Global Fund’s  HIV/AIDS.

El 30 de noviembre, día siguiente a la detención, Ndongo logró entrevistarse con el responsable de la comisaría y negoció la liberación de los 12 detenidos, que fueron puestos en libertad el 1 de diciembre. Todo un logro si se tiene en cuenta que el comisario responsable, Jean Esso, es conocido por ser implacable en la persecución de homosexuales, y su comisaría tiene en su haber continuadas detenciones de hombres que presuntamente han mantenido relaciones con personas de su mismo sexo.

Para las asociaciones que luchan contra el VIH, estas detenciones adquieren especial gravedad, al difundir el mensaje de que la posesión de material preventivo como preservativos o lubricante puede ser motivo de arresto y conllevar cargos por homosexualidad —recordemos que las relaciones homosexuales están castigadas en Camerún con penas de hasta cinco años de cárcel—, lo que dificultaría los esfuerzos realizados para combatir el VIH entre la población homosexual y bisexual masculina camerunesa, cuya tasa de prevalencia alcanza el 35 %.

La dura realidad camerunesa para las personas LGTB

A finales de 2012, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresaba su preocupación por la situación de las personas LGTB en Camerún, realmente complicada. Y es que cada poco tiempo se producen noticias de detenciones, algunas de las cuales hemos recogido a lo largo de los últimos años.

En febrero de 2012 informamos de la detención de al menos tres mujeres lesbianas. Poco antes, en enero de 2012, eran cuatro hombres los detenidos. En noviembre de 2011 tres hombres fueron condenados a cinco años de cárcel acusados de mantener relaciones homosexuales en un coche (una de las pruebas que el juez tuvo en cuenta fue que los acusados hubieran estado bebiendo Baileys, un licor considerado típicamente femenino. Por fortuna este caso fue luego reconsiderado). En octubre de 2011 se condenó a tres años de cárcel a Jean-Claude Roger Mbédé por declararse a otro hombre por SMS, pena que fue confirmada en diciembre de 2012. Lamentablemente, en enero de 2014 Jean-Claude fallecía, abandonado por su familia, por las complicaciones derivadas del maltrato sufrido.

En abril de 2011 se detuvo a otros tres jóvenes acusados de homosexualidad. En marzo de 2011 un nuevo detenido fue condenado a 36 meses de cárcel, motivo por el cual Amnistía Internacional llevó a cabo una acción. En octubre de 2010 dos jóvenes sufrían una detención y un trato degradante por parte de la Policía. En mayo de 2010 dos detenidos fueron luego condenados a cinco meses de cárcel. En marzo de 2010 otra detención se mezcló con un intento de extorsión por parte de la Policía a un ciudadano australiano. En diciembre de 2009 un joven fue finalmente liberado tras permanecer varios días en prisión en condiciones miserables.

En julio de 2013, se conoció la sentencia a prisión de dos hombres detenidos dos años antes por mantener relaciones homosexuales. También en 2013, fue sentenciado a nueve años de cárcel Cornelius Fonya, acusado de mantener relaciones con un joven de 19 años, en un juicio plagado de irregularidades. Su abogado, Walter Atoh, ha debido huir del país tras ser amenazado de muerte, mientras se dilucida la apelación. Más recientemente, en junio de 2014, se dio a conocer la historia de una pareja homosexual que se vio obligada a huir de su localidad tras ser ataca por sus vecinos y detenida por la policía.

A finales de 2015, Joshua Mbarga, un activista LGTB, sufrió la invasión de su hogar por unos delincuentes que intentaron matarle tras robarle con total impunidad. Alertada por los vecinos, la Policía intervino hasta que los asaltantes decidieron acusar a Mbarga de pretender mantener relaciones sexuales con uno de ellos. En ese momento la víctima se convirtió en objeto de investigación.

Uno de los sucesos más terribles tuvo lugar en julio de 2013, cuando fue brutalmente torturado y asesinado en su domicilio el activista LGTB Eric Ohena Lembembe, conocido por su labor en apoyo a los enfermos de sida y por sus continuas denuncias de las leyes homófobas del gobierno de Camerún y su pasividad ante la violencia desatada contra la población LGTB.

Y estos son solo los casos que trascienden a los medios internacionales. Según Human Rights Watch, al menos 28 personas han sido detenidas por delitos relacionados con la homosexualidad en los últimos tres años.

Además de todos estos episodios de LGTbfobia,  también nos hemos hecho eco de la serie de vídeos “Homosexuales en Camerún: gentes como tú y yo”, breves reportajes que recogen testimonios de personas LGTB perseguidas por su orientación sexual en el país africano.

En Camerún, como citábamos anteriormente, las relaciones homosexuales están penadas con hasta cinco años de cárcel, pero según la activista LGTB Alice Nkom solo se puede detener a una persona si se la encuentra en situación de “flagrante delito”. Desgraciadamente, tal y como corrobora Human Rights Watch, son cada vez más los casos en los que la Policía ignora este requerimiento. Hace ahora dos años las autoridades políticas de Camerún rehusaron de hecho seguir las recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas de despenalizar la homosexualidad y actuar contra la violencia homofóbica.

En Camerún, las relaciones homosexuales están penadas con hasta cinco años de cárcel, pero según la activista LGTB Alice Nkom solo se puede detener a una persona si se la encuentra en situación de “flagrante delito”. Desgraciadamente, tal y como corrobora Human Rights Watch, son cada vez más los casos en los que la Policía ignora este requerimiento. Hace ahora tres años las autoridades políticas de Camerún rehusaron de hecho seguir las recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas de despenalizar la homosexualidad y actuar contra la violencia homofóbica.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

En una redada, la Policía de Camerún detiene a todos los clientes de un bar de ambiente LGTB de Yaoundé

Jueves, 13 de octubre de 2016
barrio-de-essos-yaounde-camerun-300x300

Barrio de Essos, Yaoundé

En la madrugada del pasado 9 de octubre tuvo lugar una redada masiva en un local de ambiente LGTB de la capital de Camerún, Yaoundé. Tras rodear el establecimiento y obligar a permanecer retenidos en el interior a todos los clientes y empleados, la Policía procedió a solicitar los documentos de identidad y a trasladar a los detenidos a diversas comisarías de la ciudad. Desde los colectivos de defensa de los derechos LGTB se dio la voz de alarma, mientras se denunciaba que las detenciones se han producido por “el único motivo de ser homosexuales”. Por otra parte, la asociación Humanity First Cameroon ha denunciado los robos, insultos y amenazas de que ha sido objeto su presidente, Jules Eloundou.

El Mistral es un local de ambiente LGTB del barrio de Essos, en Yaoundé, bastante frecuentado, donde muchos homosexuales pueden relajarse y disfrutar de momentos de esparcimiento. Pero a las dos y media de la madrugada del pasado domingo 9 de octubre, el establecimiento empezó a ser rodeado por numerosos vehículos policiales, que bloquearon todas las posibles salidas.

Durante treinta minutos se impidió que los clientes y empleados pudieran abandonar el local, hasta que dos policías entraron en el local y solicitaron a todos los presentes sus documentos de identidad. Tras la identificación, fueron obligados a subir a los vehículos policiales, tanto aquellos que se habían identificado como los que no tenían documentación. Una vez desalojados, un comando de policías fuertemente armados registraron el establecimiento y capturaron a algunos que se habían podido esconder y trataban de huir. Todos ellos fueron conducidos a distintas comisarías de la ciudad, sin que por el momento se conozcan los cargos presentados.

Desde la cuenta de Facebook de CAMFAIDS, una asociación de defensa de los derechos LGTB y lucha contra el VIH, se daba la voz alarma con el siguiente texto:

ALERTA
Detenciones masivas en marcha en la ciudad de Yaoundé.

Varias personas que frecuentaban el local de copas MISTRAL, donde las personas LGBT acostumbran a reunirse los sábados para compartir momentos de convivencia, están siendo actualmente vejadas e investigadas por el único motivo de ser homosexuales, por ello damos este aviso para una mayor difusión; han sido conducidos a las comisarías del distrito 4, del distrito 16 y del distrito 14, sin razón aparente, incluso fueron arrestados aquellos que tenían documentos de identidad. Por ello CAMFAIDS difunde este aviso, para poner fin a todas estas intimidaciones y procedimientos que ya han durado bastante.

No hay que olvidar que, en Camerún, las prácticas homosexuales se castigan con penas de hasta cinco años de cárcel.

Robo y amenazas a un activista

jules-eloundou-presidente-de-humanity-first-cameroonTambién en Yaoundé vive y desarrolla su actividad Jules Eloundou, que es presidente de Humanity First Cameroon, una asociación de defensa de los derechos de las minorías. Recientemente han difundido la siguiente nota de prensa, en la que denuncian unos hechos producidos el pasado mes de agosto:

En la noche del 5 al 6 de agosto, el presidente de Humanity First Cameroon, Jules Eloundou, informó en su página de Facebook que había tenido lugar un robo en su casa mientras estaba ausente. Fueron sustraídos una gran suma de dinero y otros bienes valiosos. Los ladrones también dejaron una carta amenazante, en la que le llamaban”sucio maricón” y le recomendaban que tuviera cuidado, diciéndole: “sucio maricón, sé prudente…”.

En la noche del 8 al 9 de septiembre regresaron, golpearon brutalmente la puerta principal de la casa, que dañaron seriamente. Como el anterior robo le había infundido cierto temor, el presidente de la Humanity First había pedido a uno de sus amigos que le acompañara mientras conseguía dinero suficiente para poder abandonar ese barrio. La presencia de este amigo, que dormía en el sofá en la sala de estar, impidió que los agresores entraran en la casa. Después oír el brutal golpe que casi forzó la puerta, el amigo se asustó. Empezó a gritar para despertar a los vecinos. Los ladrones tuvieron que huir.

Para los miembros de Humanity First Cameroon la naturaleza homófoba del ataque es evidente, y se toman el asalto con gran preocupación. Todo esto es obviamente el resultado de un ataque dirigido y preparado, con la intención de causar daño a la víctima”, afirman en su comunicado. Ninguno de ellos olvida lo que le ocurrió a Eric Ohena Lembembe, director ejecutivo de CAMFAIDS, que fue brutalmente torturado y asesinado en su propio domicilio en 2013.

La dura realidad camerunesa para las personas LGTB

camerunA finales de 2012, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresaba su preocupación por la situación de las personas LGTB en Camerún, realmente complicada. Y es que cada poco tiempo se producen noticias de detenciones, algunas de las cuales hemos recogido a lo largo de los últimos años.

En febrero de 2012 informamos de la detención de al menos tres mujeres lesbianas. Poco antes, en enero de 2012, eran cuatro hombres los detenidos. En noviembre de 2011 tres hombres fueron condenados a cinco años de cárcel acusados de mantener relaciones homosexuales en un coche (una de las pruebas que el juez tuvo en cuenta fue que los acusados hubieran estado bebiendo Baileys, un licor considerado típicamente femenino. Por fortuna este caso fue luego reconsiderado). En octubre de 2011 se condenó a tres años de cárcel a Jean-Claude Roger Mbédé por declararse a otro hombre por SMS, pena que fue confirmada en diciembre de 2012. Lamentablemente, en enero de 2014 Jean-Claude fallecía, abandonado por su familia, por las complicaciones derivadas del maltrato sufrido.

En abril de 2011 se detuvo a otros tres jóvenes acusados de homosexualidad. En marzo de 2011 un nuevo detenido fue condenado a 36 meses de cárcel, motivo por el cual Amnistía Internacional llevó a cabo una acción. En octubre de 2010 dos jóvenes sufrían una detención y un trato degradante por parte de la Policía. En mayo de 2010 dos detenidos fueron luego condenados a cinco meses de cárcel. En marzo de 2010 otra detención se mezcló con un intento de extorsión por parte de la Policía a un ciudadano australiano. En diciembre de 2009 un joven fue finalmente liberado tras permanecer varios días en prisión en condiciones miserables.

En julio de 2013, se conoció la sentencia a prisión de dos hombres detenidos dos años antes por mantener relaciones homosexuales. También en 2013, fue sentenciado a nueve años de cárcel Cornelius Fonya, acusado de mantener relaciones con un joven de 19 años, en un juicio plagado de irregularidades. Su abogado, Walter Atoh, ha debido huir del país tras ser amenazado de muerte, mientras se dilucida la apelación. Más recientemente, en junio de 2014, se dio a conocer la historia de una pareja homosexual que se vio obligada a huir de su localidad tras ser ataca por sus vecinos y detenida por la policía.

A finales de 2015, Joshua Mbarga, un activista LGTB, sufrió la invasión de su hogar por unos delincuentes que intentaron matarle tras robarle con total impunidad. Alertada por los vecinos, la Policía intervino hasta que los asaltantes decidieron acusar a Mbarga de pretender mantener relaciones sexuales con uno de ellos. En ese momento la víctima se convirtió en objeto de investigación.

Uno de los sucesos más terribles tuvo lugar en julio de 2013, cuando fue brutalmente torturado y asesinado en su domicilio el activista LGTB Eric Ohena Lembembe, conocido por su labor en apoyo a los enfermos de sida y por sus continuas denuncias de las leyes homófobas del gobierno de Camerún y su pasividad ante la violencia desatada contra la población LGTB.

Y estos son solo los casos que trascienden a los medios internacionales. Según Human Rights Watch, al menos 28 personas han sido detenidas por delitos relacionados con la homosexualidad en los últimos tres años.

Además de todos estos episodios de LGTbfobia,  también nos hemos hecho eco de la serie de vídeos “Homosexuales en Camerún: gentes como tú y yo”, breves reportajes que recogen testimonios de personas LGTB perseguidas por su orientación sexual en el país africano.

En Camerún, como citábamos anteriormente, las relaciones homosexuales están penadas con hasta cinco años de cárcel, pero según la activista LGTB Alice Nkom solo se puede detener a una persona si se la encuentra en situación de “flagrante delito”. Desgraciadamente, tal y como corrobora Human Rights Watch, son cada vez más los casos en los que la Policía ignora este requerimiento. Hace ahora dos años las autoridades políticas de Camerún rehusaron de hecho seguir las recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas de despenalizar la homosexualidad y actuar contra la violencia homofóbica.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Fallece en Camerún Eitel Joris Ella, director ejecutivo de la asociación de lucha contra el VIH y de defensa de los derechos humanos CAMFAIDS

Jueves, 6 de octubre de 2016

eitel-ella-ella-jorisEitel Joris Ella, director ejecutivo de CAMFAIDS —asociación camerunesa de lucha contra el VIH y de defensa de los derechos LGTB—, ha fallecido a causa de una enfermedad. Gran pérdida en lo humano, pero también para el grupo, queda una vez más sin su máximo responsable en un país donde cada ayuda, cada colaboración es de vital importancia para las personas que viven con el VIH y para todo el colectivo LGTB.

En enero de 2015, Eitel Joris Ella fue elegido director ejecutivo de CAMFAIDS, ocupando un cargo que había quedado desierto después de que Eric Ohena Lembembe fuera brutalmente torturado y asesinado en su propio domicilio en 2013. Aquel terrible suceso da idea de la extrema dureza y el enorme peligro que corren quienes tratan de luchar por el respeto de los derechos humanos en Camerún.

El pasado 1 de octubre, desde la cuenta de Facebook de CAMFAIDS se comunicaba el fallecimiento de Eitel Joris Ella, mencionando con sencillez que se había debido a una enfermedad. De inmediato, desde otras asociaciones llegaban mensajes de dolor y de pésame. Sandrine Ateh, directora ejecutiva de la Asociación por la Promoción de la Mujer, los resumía perfectamente afirmando que “la familia LGTB de Camerún, y de cualquier otro lugar, al completo se siente afectada. Ahora necesitamos mucha fortaleza”. El presidente de CAMFAIDS, Brice Evina, y los otros miembros de la asociación continuarán con su importante labor de apoyo a las personas con que viven con el VIH y de defensa de los derechos humanos, aunque ahora tristemente contarán con una mano menos.

Desde dosmanzanas expresamos nuestras condolencias por la pérdida de quien no puede calificarse más que como un valiente y un luchador.

La dura realidad camerunesa para las personas LGTB

A finales de 2012, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresaba su preocupación por la situación de las personas LGTB en Camerún, realmente complicada. Y es que cada poco tiempo se producen noticias de detenciones, algunas de las cuales hemos recogido a lo largo de los últimos años.

En febrero de 2012 informamos de la detención de al menos tres mujeres lesbianas. Poco antes, en enero de 2012, eran cuatro hombres los detenidos. En noviembre de 2011 tres hombres fueron condenados a cinco años de cárcel acusados de mantener relaciones homosexuales en un coche (una de las pruebas que el juez tuvo en cuenta fue que los acusados hubieran estado bebiendo Baileys, un licor considerado típicamente femenino. Por fortuna este caso fue luego reconsiderado). En octubre de 2011 se condenó a tres años de cárcel a Jean-Claude Roger Mbédé por declararse a otro hombre por SMS, pena que fue confirmada en diciembre de 2012. Lamentablemente, en enero de 2014 Jean-Claude fallecía, abandonado por su familia, por las complicaciones derivadas del maltrato sufrido.

En abril de 2011 se detuvo a otros tres jóvenes acusados de homosexualidad. En marzo de 2011 un nuevo detenido fue condenado a 36 meses de cárcel, motivo por el cual Amnistía Internacional llevó a cabo una acción. En octubre de 2010 dos jóvenes sufrían una detención y un trato degradante por parte de la Policía. En mayo de 2010 dos detenidos fueron luego condenados a cinco meses de cárcel. En marzo de 2010 otra detención se mezcló con un intento de extorsión por parte de la Policía a un ciudadano australiano. En diciembre de 2009 un joven fue finalmente liberado tras permanecer varios días en prisión en condiciones miserables.

En julio de 2013, se conoció la sentencia a prisión de dos hombres detenidos dos años antes por mantener relaciones homosexuales. También en 2013, fue sentenciado a nueve años de cárcel Cornelius Fonya, acusado de mantener relaciones con un joven de 19 años, en un juicio plagado de irregularidades. Su abogado, Walter Atoh, ha debido huir del país tras ser amenazado de muerte, mientras se dilucida la apelación. Más recientemente, en junio de 2014, se dio a conocer la historia de una pareja homosexual que se vio obligada a huir de su localidad tras ser ataca por sus vecinos y detenida por la policía.

A finales de 2015, Joshua Mbarga, un activista LGTB, sufrió la invasión de su hogar por unos delincuentes que intentaron matarle tras robarle con total impunidad. Alertada por los vecinos, la Policía intervino hasta que los asaltantes decidieron acusar a Mbarga de pretender mantener relaciones sexuales con uno de ellos. En ese momento la víctima se convirtió en objeto de investigación.

Uno de los sucesos más terribles tuvo lugar en julio de 2013, cuando fue brutalmente torturado y asesinado en su domicilio el activista LGTB Eric Ohena Lembembe, conocido por su labor en apoyo a los enfermos de sida y por sus continuas denuncias de las leyes homófobas del gobierno de Camerún y su pasividad ante la violencia desatada contra la población LGTB.

Y estos son solo los casos que trascienden a los medios internacionales. Según Human Rights Watch, al menos 28 personas han sido detenidas por delitos relacionados con la homosexualidad en los últimos tres años.

Además de todos estos episodios de LGTbfobia,  también nos hemos hecho eco de la serie de vídeos “Homosexuales en Camerún: gentes como tú y yo”, breves reportajes que recogen testimonios de personas LGTB perseguidas por su orientación sexual en el país africano.

En Camerún, como citábamos anteriormente, las relaciones homosexuales están penadas con hasta cinco años de cárcel, pero según la activista LGTB Alice Nkom solo se puede detener a una persona si se la encuentra en situación de “flagrante delito”. Desgraciadamente, tal y como corrobora Human Rights Watch, son cada vez más los casos en los que la Policía ignora este requerimiento. Hace ahora dos años las autoridades políticas de Camerún rehusaron de hecho seguir las recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas de despenalizar la homosexualidad y actuar contra la violencia homofóbica.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Camerún: un activista LGTB es asaltado en su domicilio y se convierte en investigado debido a su orientación sexual

Viernes, 6 de noviembre de 2015

camfaids-in-hrd-march-7-15-2015Joshua Mbarga, un activista LGTB de Camerún, sufrió la invasión de su hogar por unos delincuentes que intentaron matarle tras robarle con total impunidad. Alertada por los vecinos, la policía intervino hasta que los asaltantes decidieron acusar a Mbarga de pretender mantener relaciones sexuales con uno de ellos. En ese momento la víctima se convirtió en objeto de investigación. En Camerún, las prácticas homosexuales se castigan con penas de hasta cinco años de cárcel.

Las personas LGTB de Camerún no solo deben enfrentarse a unas leyes que castigan la normal vivencia de su orientación sexual con la cárcel, sino que también, indudablemente debido a ello, son las víctimas propicias de cualquier desaprensivo. Joshua Mbarga es el director de programas de CAMFAIDS, una asociación que presta ayuda y asesoramiento a las personas que viven con el VIH y también lucha por el reconocimiento de los derechos de la comunidad LGTB.

Residente en Yaoundé, la capital camerunesa, Mbarga vio cómo el pasado 12 de octubre su domicilio era asaltado, sus bienes eran robados y su vida era puesta en peligro, para encontrarse con que se transformaba en sospechoso en cuanto las fuerzas del orden eran informadas de su orientación sexual. Este es el relato que hacía de los hechos en primera persona:

Después de un largo día de trabajo en el centro de CAMFAIDS, yo estaba acostado en mi sofá, cuando de repente alguien trató de forzar la puerta, que estaba cerrada por dentro. Pregunté quién estaba allí.

Una voz desconocida me contestó que era el hermano de un vecino y que necesitaba urgentemente un destornillador para arreglar un contador de la luz roto.

Así que abrí la puerta para ver quién era y fui a buscar un destornillador, pero no encontré ninguno por ninguna parte.

Cuando volví, me encontré con que el extraño, sospechosamente, estaba rebuscando entre mis propiedades. Cuando le pedí que se fuera, se abalanzó sobre mí y trató de asfixiarme con una almohada.

Traté de pedir ayuda a mis vecinos, pero en su lugar llegó el cómplice de mi atacante, que se llamaba Yaya. Perdí el conocimiento y me robaron 47.000 francos cameruneses [unos 72 euros,  80 dólares], un ordenador portátil, mi teléfono y más artículos personales.

Mis vecinos, alertados por los ladridos de los perros, lograron retener a mi primer atacante, que llamaba Mbara Salle. Pero Yaya escapó con todo el botín.

Los investigadores de la policía de la comisaría de Emombo hablaron con el atacante, quien dijo que se había alterado mucho cuando le dijeron que yo le había propuesto a su hermano Yaya que tuviera sexo conmigo.

Eso cambió el curso de la investigación. Ahora el investigador empezó a preguntarme acerca de mi orientación sexual y amenazó con investigar en mi empresa de telefonía móvil para averiguar a quien había llamado por teléfono.

La cuestión adquiere todavía mayor gravedad, porque Mbara Salle, en declaraciones a una cadena de televisión, no dudó en reiterar públicamente sus amenazas: “Fui para matar a ese homosexual, porque ese es el destino que merecen todos los homosexuales”. Sin embargo, ha sido detenido únicamente bajo un cargo menor de asalto. Su hermano Yaya, que cuenta con antecedentes por delitos similares en el pasado, aún se halla en paradero desconocido.

La dura realidad camerunesa para las personas LGTB

A finales de 2012, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresaba su preocupación por la situación de las personas LGTB en Camerún, realmente complicada. Y es que cada poco tiempo se producen noticias de detenciones, algunas de las cuales hemos recogido a lo largo de los últimos años.

En febrero de 2012 informamos de la detención de al menos tres mujeres lesbianas. Poco antes, en enero de 2012, eran cuatro hombres los detenidos. En noviembre de 2011 tres hombres fueron condenados a cinco años de cárcel acusados de mantener relaciones homosexuales en un coche (una de las pruebas que el juez tuvo en cuenta fue que los acusados hubieran estado bebiendo Baileys, un licor considerado típicamente femenino. Por fortuna este caso fue luego reconsiderado). En octubre de 2011 se condenó a tres años de cárcel a Jean-Claude Roger Mbédé por declararse a otro hombre por SMS, pena que fue confirmada en diciembre de 2012. Lamentablemente, en enero de 2014 Jean-Claude fallecía, abandonado por su familia, por las complicaciones derivadas del maltrato sufrido.

En abril de 2011 se detuvo a otros tres jóvenes acusados de homosexualidad. En marzo de 2011 un nuevo detenido fue condenado a 36 meses de cárcel, motivo por el cual Amnistía Internacional llevó a cabo una acción. En octubre de 2010 dos jóvenes sufrían una detención y un trato degradante por parte de la Policía. En mayo de 2010 dos detenidos fueron luego condenados a cinco meses de cárcel. En marzo de 2010 otra detención se mezcló con un intento de extorsión por parte de la Policía a un ciudadano australiano. En diciembre de 2009 un joven fue finalmente liberado tras permanecer varios días en prisión en condiciones miserables.

En julio de 2013, se conoció la sentencia a prisión de dos hombres detenidos dos años antes por mantener relaciones homosexuales. También en 2013, fue sentenciado a nueve años de cárcel Cornelius Fonya, acusado de mantener relaciones con un joven de 19 años, en un juicio plagado de irregularidades. Su abogado, Walter Atoh, ha debido huir del país tras ser amenazado de muerte, mientras se dilucida la apelación. Más recientemente, en junio de 2014, se dio a conocer la historia de una pareja homosexual que se vio obligada a huir de su localidad tras ser ataca por sus vecinos y detenida por la policía.

Uno de los sucesos más terribles tuvo lugar en julio de 2013, cuando fue brutalmente torturado y asesinado en su domicilio el activista LGTB Eric Ohena Lembembe, conocido por su labor en apoyo a los enfermos de sida y por sus continuas denuncias de las leyes homófobas del gobierno de Camerún y su pasividad ante la violencia desatada contra la población LGTB.

Y estos son solo los casos que trascienden a los medios internacionales. Según Human Rights Watch, al menos 28 personas han sido detenidas por delitos relacionados con la homosexualidad en los últimos tres años.

Además de todos estos episodios de LGTbfobia, en dosmanzanas también nos hemos hecho eco de la serie de vídeos “Homosexuales en Camerún: gentes como tú y yo”, breves reportajes que recogen testimonios de personas LGTB perseguidas por su orientación sexual en el país africano.

En Camerún, como citábamos anteriormente, las relaciones homosexuales están penadas con hasta cinco años de cárcel, pero según la activista LGTB Alice Nkom solo se puede detener a una persona si se la encuentra en situación de “flagrante delito”. Desgraciadamente, tal y como corrobora Human Rights Watch, son cada vez más los casos en los que la Policía ignora este requerimiento. Hace ahora dos años las autoridades políticas de Camerún rehusaron de hecho seguir las recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas de despenalizar la homosexualidad y actuar contra la violencia homofóbica.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

En España se cometieron 513 crímenes de odio por LGBTfobia en 2014 y se duplicaron en la Comunidad de Madrid

Miércoles, 15 de abril de 2015

10850267_1045918412100914_1945857356539974836_n-300x300El Ministerio del Interior ha hecho público, por segundo año consecutivo, su informe sobre incidentes relacionados con los delitos de odio en España, referido a 2014 (que puedes descargar aquí). Los datos no son tranquilizadores: en 2014 se contabilizaron 1.285 delitos de odio, de los cuales el grupo más numeroso (513, un 39,9% del total) se debieron a orientación sexual o identidad de género. Las cifras son peores que las de 2013 (aunque el Ministerio advierte que ello no significa necesariamente que haya habido más delitos), y se si se tiene en cuenta que en esta materia solo se denuncian una parte de los delitos, el panorama es inquietante.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz ha presentado este martes un informe referido a los crímenes de odio en España durante el pasado 2014, en los que se cometieron un total de 1.285. Del total, los delitos racistas se cifraban en 475 casos, los dirigidos contra los discapacitados en 199, por creencias religiosas en 63 casos, y actitudes antisemitas 24 casos -diferenciados de los religiosos ya que están tipificadas como tal en el Código Penal-, y un 0,9 de delitos de aporofobia, acciones contra mendigos. Sin embargo, la lista la encabeza y por goleada los delitos de homofobia y transfobia: 513 casos registrados.

Los delitos de odio se distribuyen en estas seis categorías siguiendo una clasificación internacional establecida por la Agencia Europea de Derechos Humanos, según ha explicado Fernández Díaz, y apuntó que pese a que en el informe se las llame delito alguna de las algunas de las conductas registradas en este informe tan sólo son consideradas faltas administrativas en las leyes españolas. Para el año que viene se contabilizarán también los delitos relacionados con violencia de género y los delitos de motivación ideológica. Tras esta afirmación, desde RAGAP nos preguntamos si dentro de esta violencia de género se incluirá también la violencia intragénero, la que se produce dentro de parejas del mismo sexo.

En cuanto a la tipología delictiva, lo que más se repiten son las agresiones de tipo sexual, un total de 308 repartidas en 157 abusos sexuales, 77 agresiones sexuales y 74 agresiones sexuales con penetración. Le siguen las lesiones (179 casos), amenazas (145), vejaciones leves (84), injurias (63), actos racistas y xenófobos en el deporte (58), daños (41) y el resto (407). Los datos presentados en este informe reflejan un incremento del 9,6 por ciento de delitos de odio registrados durante el año 2013, algo que se justifica explicado que por primera vez se han integrado los resultados de todas las policías autonómicas.

Por distribución territorial, en lo que a los delitos LGTBfobos se refiere, las comunidades autónomas con mayor número de denuncias fueron Andalucía (188), Cataluña y Galicia (ambas con 43) y Baleares (41). Por provincias, una distribución más afinada, destaca muy singularmente Cádiz, provincia en la que se contabilizaron 115 incidentes, seguida de Sevilla (63), A Coruña y Baleares (41), Zaragoza (35), Barcelona (29), Madrid (26) y Valencia (20). Por el contrario, no se registraron incidentes en las provincias de Álava, Burgos, Cantabria, Cáceres, Córdoba, Guadalajara, Huelva, Jaén, La Rioja, Lugo, Ourense, Palencia, Salamanca, Soria y Teruel. No necesariamente esto último nos parece una buena noticia. Ello puede significar más bien que en estas provincias -al menos en algunas- hay una deficiencia en el reconocimiento de los incidentes. Resulta poco coherente, por mencionar un ejemplo llamativo, que Cádiz y Sevilla encabecen la clasificación provincial mientras que en las vecinas Córdoba, Huelva y Jaén no se haya contabilizado un solo delito…

Especial interés tiene ver el sexo de víctimas y agresores. En contra de lo algunos pudieran pensar, la mayoría de las víctimas de delitos por LGTBfobia que se denuncian fueron mujeres (401 víctimas, frente a 157 hombres). En cambio la inmensa mayoría de los agresores fueron hombres (264, frente a solo 9 mujeres). De hecho, de las seis tipologías de delitos de odio reconocidas en el estudio, es en los delitos por orientación sexual e identidad de género donde esta diferencia entre los dos sexos es más pronunciada. Resulta obvio que, aunque existan características propias, la violencia machista y la violencia LGTBfoba beben de las mismas fuentes.

Las cifras, como ya adelantábamos en el encabezamiento, suponen un empeoramiento respecto a las de 2013 (puedes descargar aquí el informe correspondiente a ese año), pero según el Ministerio del Interior no por ello debe deducirse necesariamente que haya habido más delitos, al haberse desarrollado en este tiempo programas de formación y sensibilización a los distintos cuerpos policiales, haberse establecido procedimientos operativos más eficaces (como la implementación de un protocolo de delitos de odio) y haberse hecho un mayor esfuerzo de acercamiento a las víctimas para que estas sean conscientes de la necesidad de denunciar lo sucedido.

Todo ello, según el Ministerio, puede explicar el que haya existido un mayor número de contabilizaciones sin que necesariamente haya un crecimiento real de las agresiones respecto al año anterior.

La FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales) ha hecho público un comunicado en el que celebra la continuidad en la recogida de datos por parte del Ministerio del Interior, pero recuerda que según sus propios datos más del 70% de quienes sufren agresiones físicas o verbales o amenazas con tintes LGTBfóbicos no lo denuncia (entre el 60 y el 90%, según la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea).

La FELGTB ha pedido también al gobierno español que promueva una ley de protección integral contra los delitos de odio que regule las denuncias, su tratamiento y  el apoyo a las víctimas y ha aprovechado para insistir en su preocupación por la negación del derecho de asilo a Christelle Nangnou, perseguida en Camerún por lesbiana. “Resulta paradójico que el Ministro de Interior el mismo día que habla de la necesidad de combatir la LGTBfobia permita que una mujer que ha huido de su país perseguida por su orientación sexual continúe en una sala de no admitidos del Aeropuerto de Barajas sin ver reconocido su derecho a protección y refugio, tal y como reconoce nuestra ley”, ha destacado su presidente, Jesús Generelo.

También la confederación COLEGAS ha reaccionado ante la publicación del informe. Esta organización considera ”muy positivo” que España se integre en la lista de los principales países de la Unión Europea “que recogen tan exhaustivamente los datos de incidentes sobre delitos de odio” pero recurre al mismo símil de iceberg para explicar que en esos otros países el número de incidentes registrados es mayor. “La infradenuncia es el principal caballo de batalla de las organizaciones LGBT y las fuerzas de seguridad (…) por lo que es crucial la plena colaboración entre sociedad civil y las fuerzas y cuerpos de seguridad para aumentar la confianza mediante campañas específicas destinadas a la población LGBT. Desde COLEGAS animamos a la población LGBT a que denuncie cualquier tipo de incidente del que sea víctima por nimio que parezca, ya que es la única forma de que se luche contra la LGBTfobia social que aún permanece en la sociedad española a pesar de los avances legislativos en materia de igualdad en los últimos años. También pedimos colaboración al resto de la población a que denuncie cualquier incidente del que sea testigo o tenga conocimiento”, ha declarado su presidente, Paco Ramírez.

En el informe del Ministerio del Interior revela que en la Comunidad de Madrid se registraron 26 delitos de odio por LGTBfobia en 2014, frente a los 12 registrados en 2013.

De los 102 delitos de odio registrados en la Comunidad de Madrid, 26 lo han sido por la orientación sexual o la identidad de género de la víctima. Es un incremento de más del 115% en un solo año, el mayor aumento de entre todas las comunidades autónomas. Desde la asociacíon madrileña Arcópoli afirman que “es necesario poner en perspectiva este dato con la situación de que, aproximadamente, el 90% de las agresiones por LGTBfobia que se producen no se denuncian, como pudo atestiguar esta entidad con los testimonios de las víctimas a las que ayuda“.

Igualmente destacan la importancia de tener en cuenta que el registro no recoge las faltas, sino únicamente los delitos, con lo que quedan fuera muchos de los incidentes basados en la LGTBfobia y que sí han sido denunciados.

Arcópoli ha exigido, como viene haciendo desde el pasado mes octubre, un plan de choque urgente a las instituciones madrileñas ante el aumento de agresiones que han llegado hasta ellos. A este respecto, la asociación se ha reunido con la Directora General de Asuntos Sociales, con la Delegación de Gobierno, con los Grupos Parlamentarios Autonómicos, y con Metro de Madrid. También han solicitado en numerosas ocasiones una reunión con RTVAM que no ha tenido respuesta.

“Sin embargo, el resultado continúa siendo infructuoso y, salvo Metro de Madrid, ninguna otra institución ha aprobado ninguna medida urgente para atajar este alarmante aumento de agresiones”, denuncian.

Además, desde Arcópoli han reclamado para la próxima legislatura una Ley Contra la LGTBfobia que dote a las entidades de herramientas para combatir las agresiones que, lejos de remitir, van en aumento en toda España, y muy especialmente en la Comunidad de Madrid. Asimismo, han solicitado la implantación del protocolo policial Contra los Delitos de Odio y formación a la policía en este tema, para que conozcan las particularidades y sensibilidades de este colectivo, el más agredido en España.

El coordinador de Arcópoli, Yago Blando, ha declarado que “una vez más comprobamos que somos uno de los colectivos más vulnerables y desprotegidos de la Comunidad de Madrid. Reclamamos a los partidos que de cara a las próximas elecciones se comprometan a aprobar una Ley Contra la LGTBfobia como la recientemente aprobada en Extremadura o la catalana para dotar a la sociedad de las herramientas necesarias para combatir la LGTBfobia y así poder crear una región en la que quepamos todas y todos”.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.