Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Todo’

Magda Bennásar: Que todo sea uno III: Y la palabra se está haciendo carne.

Sábado, 20 de febrero de 2021

a_51Estaba finalizando el domingo, día de la Resurrección, y como el pueblo judío que se reunía al atardecer del viernes para celebrar su Sabbath, el pueblo de Jesús, el Ungido, nos reunimos el domingo para celebrar la Vida, entre dos luces.

Estaban presentes la antigua luz de la tradición: los textos sagrados rumiados, contemplados largamente por un grupo de mujeres y algún varón, que con sencillez, pudor y delicadeza comparten con una sonrisa envidiable (imaginad el típico celebrante sonriendo, inaudito…); y la nueva luz aún en ciernes, del trabajo imparable del Espíritu en el pueblo de Dios hoy.

¿Por qué en ciernes? Porque esa nueva luz todavía tiene que entrar en las horas de frío y oscuridad de la noche, de la crítica y persecución de parte de la cristiandad, y gracias a esa purificación el cristianismo podrá salir de las catacumbas, donde lleva tiempo gestándose, y ahora la pandemia está haciendo florecer. Gran paradoja de la evolución.

Esa nueva luz es el presente y el futuro de un cristianismo enraizado en la experiencia pascual de las discípulas y discípulos.

La cristiandad nos dice que ahora las mujeres podemos ser lectoras… hace 60 años que lo somos y proclamadoras en retiros, catequesis, acompañamientos de enfermos, catecumenados, acompañantes de procesos personales…

El cristianismo nos dice, está aquí, está ocurriendo ¿no lo ves? Es un “de facto”. Mujeres y hombres, laicos, acompañando en celebraciones de la Palabra, en procesos de crecimiento en la Fe. La cristiandad dice misas, el cristianismo invita a un seguimiento, a una participación, a ser agentes de pastoral, pero sobre todo a que seamos discípul@s.

Yo el domingo, y tantas otras veces, vi a mujeres y hombres que oran la Palabra, la rumian, se dejan interpelar por ella, y van a sus tareas con un corazón “pasado por el filtro de la Ruah”. Otro sentir, otra mirada, y mucha inquietud envuelta en paz.

Yo el domingo vi que cuando poníamos nuestras necesidades sobre la mesa de nuestra casa, donde comemos, compartimos, discutimos… salía de las entrañas la plegaria, no del libro de las preces que otro ha escrito porque nosotros no sabemos hacerlo.

Yo sentí que cuando bendecíamos nuestro pan y vino, había una fuerte sensación de silencio habitado, aun teniendo el servicio online, porque la experiencia de Dios atraviesa pantallas y países. Las hermanas de África se unieron a personas de las cuatro puntas de España.

Y cuando dábamos gracias, la sonrisa traspasaba la seriedad de la liturgia. Como decía Mabel: “para qué necesitamos más” y Pilar ¿cuándo es la próxima?, y Marisa “nos vemos pronto” y Juanjo sonreía contagiosamente y Kika que llegó tarde nos miraba como diciendo aquí pasa algo, y en efecto. Pasó el Espíritu. Y decidimos que queríamos que se quedase. Y se formó una comunidad cristiana. Otra de las que no quieren ya más cristiandad.

Y cuando dentro de otros 50 años, nuestras nietas puedan ser ordenadas, nosotras desde nuestros lugares de descanso sonreiremos y nos haremos un guiño la Ruah y todos los que ya andemos por otros caminos un poco “más allá”.

Si al final ¡tanta lucha para lo breve y rápida que es la vida! Hagámosla llevadera y cristiana. Sin necesidad de semanas de oración para la unidad, que llevan montón de años rezando y no lo consiguen, porque seguimos en la cristiandad: dogmas, doctrina, normas…

El cristianismo no tiene fronteras porque es la Palabra quien convoca e inspira y unifica. ¿Acaso no nació Jesús este año porque la misa del gallo online en que participé la celebró una mujer ordenada y además convocada obispa por su comunidad?

Ella y tantas otras fueron convocadas a un ministerio. La pregunta es ¿qué necesitamos para descubrir nuestra llamada y vivirla?

Yo no pido ser ordenada porque considero que con el Bautismo tengo plenitud de dones, y además no llego: sacerdote, profeta, compañera de camino de tantos y tantas.

¿Qué hago? Madrugar para orar largo y sin prisas, y después de escucharle tratar de vivirlo ¿cómo? Desde lo que soy y veo: escribo, organizo comunidades, preparo retiros online y presenciales, preparo cursos actualizados de discipulado desde una fe adulta, acompaño a personas en sus procesos de seguimiento, voy donde me llaman, vivo en comunidad para ser más auténtica y dejarme acompañar y mejorar. Y así veo la sinergia del día a día cuando lo compartes todo, y estás siendo guiada por la Palabra del amanecer que se va desplegando durante el día en cantidad de situaciones que las viviría diferente si no fuera por lo que he oído en el silencio.

Siento una necesidad enorme de que más personas descubran la fuerza de la Palabra escuchada en el silencio y en el barullo interior de la vida de cada uno y de la situación social. Entiendo que vivirlo en comunidad es una riqueza indescriptible que tenemos que redescubrir. Le doy gracias al carisma de mi comunidad sfcc: “que todo sea Uno” porque siento que me unifica primero a mí y me lanza a quitar cadenas y barreras sobre todo mentales y religiosas de la cristiandad para que el Cristo pueda emerger desde los inicios de todo como el gran Amor-Energía que potencia la evolución también espiritual de cada persona.

No podemos detenernos en la época de los dinosaurios porque fueron extinguidos, algo así como el modelo de jerarquía ahora, en palabras del papa Francisco, él no les llama dinosaurios pero sí clericales, corruptos… no sé, todo se está moviendo.

Por eso es casi obligatorio sustituir los maestros que idearon la cristiandad por las y los que gestan cristianismo. Quedas invitad@.

Magda Bennásar, sfcc

Fuente Fe Adulta

Espiritualidad ,

Magda Bennásar: Que todo sea uno II.

Miércoles, 10 de febrero de 2021

a_51¿Cómo lograr nuestra unificación-integración como personas? ¿Cómo ir siendo yo un@ conmigo mism@?

¿Qué aspectos necesitan atención en nuestra interioridad? ¿Cómo superar la dualidad con la que nuestra mente está formateada?…

Son muchas las preguntas que se desprenden de uno de los últimos párrafos de Que todo sea Uno, recientemente publicado.

La respuesta con sentido nos la da la sabiduría de siglos de mujeres y hombres de diferentes religiones y espiritualidades: esa respuesta la tienes tú, en tu interioridad, y llegas a ella por la meditación.

Y llegamos a meditar cuando hacemos silencio, de verdad, con la ayuda de la respiración y de la palabra elegida para volver a nuestro centro.

Este ejercicio, repetido dos veces al día, con fidelidad minuciosa, con cariño y respeto, va consiguiendo que nuestra mente deje de controlar e iniciemos el descenso a nuestra realidad, a nuestra verdad, para llegar a descubrir nuestra sabiduría interior.

Jesús se iba al monte a orar. Se iba al huerto. “Se iba” porque en medio de lo que está unificado, la naturaleza, y dócil al Espíritu creador que promueve la evolución, él y nosotros encontramos la energía que nos conduce a una sanación progresiva de nuestra mente cansada por información que no puede procesar y que acumula, como un colesterol del alma.

Entra en lo secreto. Cierra la puerta. Y habla con tu Abba que está en ese espacio de vida y luz.

Respirar es lo primero que hacemos al nacer y lo último. Si dejamos de respirar todo se termina. ¿Nos damos cuenta de lo que esto significa? La clave de la unificación de todo nuestro ser: mente, corazón, cuerpo, está en esta respiración consciente que bombea la vida, y que permite que todo el laboratorio que somos, funcione. Dicen los expertos que muchas de las enfermedades que padecemos tienen su origen en una respiración deficiente.

Sencillo: si la respiración permite la vida biológica, incluyendo la mental, la respiración es también, por lógica, la clave de la espiritualidad integradora de toda la persona.

Cuando consigues entrar en esa respiración que te conduce a tu centro, dicen los expertos que gota a gota va desbloqueándose  el hielo acumulado en las frías tormentas de nuestra vida: falta de cariño, traumas y dolor por abusos,  por faltas de respeto, por ignorancia de nuestra identidad.

La pregunta que nos hacemos hoy es, y yo ¿me respeto? Somos muchos y muchas las personas que hemos sido ninguneados, pero la respuesta de si me dejo atrapar por todo ello está dentro de nosotros. La respiración es precisamente otra palabra para comprender qué hace el Espíritu. El Espíritu, Ruah en hebreo, es aire, es dinamismo, es presencia que permea todo, que mueve nuestra energía.

Cuando respiramos tomamos consciencia de que ese aire además de oxígeno que la madre naturaleza nos regala a todas horas  y segundos de nuestra existencia, es el Espíritu mismo de Dios que entra en nuestro ser y realiza la sanación y unificación que nosotros, ni con todo nuestro esfuerzo y ciencia podemos realizar.

Sí, es ella, la Ruah, la que entra, si le abro la puerta, y “cena conmigo” es decir, comparte mi vida, mi entorno, lo que me desestabiliza y en diálogo silencioso, respira conmigo, me conecta a su bomba de oxígeno para que recupere el aliento y así la vida.

Respira y vive. Y si, como Jesús, y tantas personas, puedes salir a la naturaleza, a tu monte, a tu huerto o jardín, a tu orilla de mar…respirar y mirar el entorno, es un bálsamo que cuando quieres darte cuenta ha relajado tu tensión, ha bajado la intensidad de tus dudas y preguntas mentales y ha ido masajeando tu corazón ralentizado por una respiración pobre. También ha reducido tu dolor físico y síquico ya que, en unión con la hermana tierra, te sientes acompañada, liberada e invitada a ser uno con ella. Respira y Vive. Es algo así como cuando Jesús decía “levántate y anda”.

Próximamente uniremos a este proceso el trabajo de Dios en nosotros cuando incluimos la Palabra, al respirar en nuestro silencio. Merece la pena. Será el apartado III de Que todo sea Uno.

Magda Bennásar, sfcc

Fuente fe Adulta

Espiritualidad ,

Que todo sea uno

Viernes, 5 de febrero de 2021

a_51“Padre, guárdalos unidos a tu persona-eso que me has entregado-, para que sean uno como lo somos nosotros” (Juan 17,11b)

Me atrae esta traducción, porque refleja una gran intimidad y confianza de Jesús en su Padre (Abba). Si comprendiéramos un poco el significado y las consecuencias de esa relación, tendríamos más fuerza para vivir con menos agobio y negatividad. Me descoloca que se inviertan miles de millones en todo el mundo para informarnos de cada contagiado de covid a todas horas, y lo que es vital de verdad se quede encerrado en un libro no leído en una estantería.

Me da la impresión de que teniendo la fórmula no damos en el clavo. Tal vez no hemos hecho del todo nuestra la esencia del amor incondicional y total de Dios.

Ese amor materno, cercano, al que Jesús llama Abba le permite aceptar el regalo de la persona de ese Abba en su vida porque experimenta que esa relación es tan buena que unifica todo. Y que esa unidad no es una ecuación o una exégesis complicada que hay que interpretar, esa unidad, si es tal, produce amor.

¿De qué amor estamos hablando? De la calidad de amor que toma forma en todo y en todos: desde la naturaleza al último niño o niña naciendo en estos momentos en todo el mundo.

Muchas personas temen demasiada cercanía con la divinidad, por una mala formación religiosa. Debemos de-construir los ídolos que intoxican nuestra mente y espíritu, causándonos incluso enfermedad que significa ausencia de firmeza, en nuestros cuerpos y mentes.

El amor es una experiencia inexplicable, sólo podemos poner ejemplos, espejos, de ahí el término Abba que emerge de la relación de Jesús con el Dios que va experimentando.

Casi seguro que las personas que leemos estas líneas somos madres o padres o abuelas o consagrados que deseamos una formación integral positiva y actualizada para nuestros seres queridos o alumnos.

La toma de consciencia de Jesús de que Dios es como un Abba, nos invita a entrar en una relación con ese Dios que él nos transmite y dejar que esa relación se desarrolle.

Creo poder decir que muchas personas estamos viviendo esta experiencia hace años, con sus más y sus menos, pero con fidelidad y seriedad y podemos decir hoy que ese profundo texto, nos lleva más allá de las personas a integrar al cosmos:

Que TODO sea uno, nos saca del antropomorfismo exacerbado que la cultura occidental nos ha impuesto y la institución eclesiástica ha cultivado, y nos lanza a una súper maravillosa integración de todo lo creado en labios de Jesús.

Padre que Todo sea uno. Que no rompamos esa unidad de la vida, en sus millones de formas, en ese entramado indescriptible de eco sistemas, de hábitats, de redes y conexiones que permiten que todo fluya, que la vida siga, que el oxígeno esté siempre ahí y el mar no salga de su cauce y el agua dulce se almacene en los acuíferos y pozos en el subsuelo y las flores se dispongan para que las abejas entren en su corazón y se lleven el polen que hará posible que en nuestras mesas haya fruta y verdura y carne y pescado y vino y cerveza y miel y nueces…

Todo está ahí, siguiendo unas leyes de un amor infinitamente sabio que otorga la capacidad a cada ser vivo a desarrollarse, a dejarse hacer en un ciclo fascinante de corrientes, vientos, lluvias, sequías, producción y cariño.

Que todo sea uno significa también que dejemos ser para no invadir y con esa actitud dividir, es decir, romper el ciclo de la vida, y ser incluso involuntariamente los que interrumpimos las cadenas de vida y energía que producen todo.

El bosque, como ejemplo de unión, tiene su modo de comunicarse los peligros. Si un árbol está enfermo el resto se pone en marcha y le hacen llegar nutrientes sanadores, y le protegen desde sus claves, de la mano invasora, destructora, avariciosa, consumista del que se cree el rey de la creación.

Y si eso es así, si nuestra capacidad maravillosa de ser conscientes nos conduce al egoísmo letal, ¿qué primeros pasos podemos dar para convertirnos, por lo menos, en seres tan integrados como los árboles?

Ellos, los árboles, viven la experiencia de todos ser uno, se ayudan, protegen, cuidan y saben que sólo si cada uno está bien enraizado puede estar firme y hacer bosque, vivir su identidad y cuidar de los otros.

¿Qué nos falta al ser humano para vivir algo tan básico y aparentemente tan poco común?

Me atrevo a lanzar que es la propia persona la que está dividida por dentro. Es decir, nosotros, como colectivo humano, no hemos logrado la integración de mente-espíritu-cuerpo. Mucha culpa la tiene el dualismo que nos ha valorado el espíritu por encima del cuerpo, o la mente-razón por encima de la experiencia.

Que Todo sea Uno. Que estemos integrados. Que trabajemos en la naturaleza y con ella para que nos enseñe, para que de su mano aprendamos a integrarnos en diálogo de amor con el Dios que nos da una creatividad como la suya y una oportunidad de tiempo limitada para realizarnos en comunión con todo.

Os invito a meditar como proceso hacia esa integración. A escuchar a las personas que hacemos Lectura Orante de la Palabra, porque nos conecta con el bosque que es nuestra interioridad y nos pone en comunión con Todos y Todo.

El camino es precioso y la experiencia única. Sabes que puedes ponerte en contacto si lo deseas.

Que Todo sea uno, este año 2021 nos invita y urge a ello.

Magda Bennásar Oliver, sfcc

Fuente Fe Adulta

Espiritualidad ,

Todo

Martes, 22 de diciembre de 2020

jesus pasion joven apasionado fuerza

En Cristo lo tenemos todo.

Somos todos del Señor y Cristo es todo para nosotros:

si deseas sanar tus heridas, él es médico;

si estás angustiado por la sed de la fiebre, él es fuente;

si te encuentras oprimido por la culpa, él es justicia;

si tienes necesidad de ayuda, él es poder;

si tienes miedo de la muerte, él es vida;

si deseas el paraíso, él es vía;

si aborreces las tinieblas, él es luz;

si andas en busca de comida, él es alimento.

*

Ambrosio de Milán,
«Sobre la virginidad» 99.

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad ,

“Los muertos viven”, por José Arregui

Viernes, 1 de noviembre de 2019

t8835aErmita de Santa Engracia

Leído en su blog:

En el corazón o la memoria de todo

Las campanas de Aizarna han tocado a muerto. Han irrumpido en la calma de la mañana otoñal, difundiendo en el valle la memoria de Luisa, abuela nonagenaria del caserío Irure, mujer de extraordinaria fortaleza y ternura, mujer hecha hospitalidad materna para todo el que llegase, fuera quien fuera y como fuera. Las ondas sonoras del bronce han ascendido por el horizonte de Santa Engracia hacia el Infinito, fundiéndose con la música del universo sin medida.

¿Y Luisa, su espíritu, su conciencia, ‘ella’… a dónde se han ido? ¿Se habrá disuelto en la nada al apagarse su viva sonrisa, su dulce mirada, la luminosa paz de sus ojos? La pregunta me turba, pero no puedo pensar razonablemente que algo, alguien, alguna de las infinitas formas del Ser se disuelva en la nada. La nada no existe, ni de ella puede surgir algo. Toda forma es una conjunción de formas precedentes. Y todo lo que constituye a cada cosa en su figura concreta se convierte luego en otra cosa y en otra, y así sin cesar, en constante transformación. Nada se convierte en nada.

Cuando en otoño se suelta del tallo el rabillo de la hoja y, balanceándose en el aire, cae al suelo, vuelve a convertirse en tierra y la tierra en savia, la savia en yema, hoja, flor, fruto, y semilla envuelta en fruto. El fruto se convierte en alimento de seres vivos, y la semilla en germen en el seno de la tierra. La vida seguirá viviente en nuevas formas, inagotables y maravillosas. Nada se aniquila, todo se transforma. El milagro de la primavera empieza en el otoño, y la abundancia del verano en el desierto del invierno. O a la inversa: el verano viene del otoño y el invierno de la primavera, en la rueda de la vida en que todo es uno.

En la espiral de la vida más bien, pues nada vuelve a ser lo que fue, ni la misma forma se repite nunca. Observad y admirad: de incontables hojas que han sido, son y serán en la tierra, no ha habido, ni hay ni habrá jamás dos iguales. Ni dos granitos de arena ni dos toques de campana exactamente iguales, a pesar de las apariencias. Ni siquiera, al parecer, han existido ni existen ni existirán dos átomos que sean idénticos del todo. Asombroso. Cada forma, viviente o no viviente, desde lo infinitamente pequeño hasta lo infinitamente grande, en el universo entero, es diferente de todas las demás. Cada ser es único y distinto. Infinita dignidad de cada ser. Infinito respeto a cada ser.

DSCN9942

Cada ser es único y distinto, pero no separado ni solitario. Todo cuanto es desde siempre está conectado con todo lo que es, ha sido y será hasta siempre. Esa frágil hoja que ya amarillea y se mece a la brisa de la tarde no sería exactamente como es si en este universo, desde el primer Big Bang hasta hoy, hubiera faltado una sola partícula atómica en su forma exacta. Todos estamos interrelacionados con todos los seres, no solo del presente, sino también del pasado más lejano y del futuro más remoto. Solo nos distingue la forma, pero todas las formas estamos unidas. Somos interser, inter-seres, inter-vivientes, inter-humanos, ligados en todo con todo eternamente, desde el primer neutrón hasta las galaxias aún sin formarse. En la forma particular que somos siguen siendo y viviendo todos los seres que fueron e incluso serán, porque somos la transformación de lo que otros fueron, y otros serán la transformación de lo que nosotros somos. Cada ser guarda, se puede decir, la memoria viva de todo lo que fue en el pasado e incluso de lo que será en el futuro. De alguna manera, en cada ser es todo. Somos uno.

Y somos uno en el Todo sin forma que nos hace ser, en el Fondo de esta forma o ‘yo’ físico, mental y emocional, en el Fondo de esta conciencia individual que nos distingue y que erróneamente creemos que nos separa. Somos uno en el Ser, el Espíritu, el Aliento Vital que nos hace existir, respirar, vivir. Somos comunión de vida inmortal en formas infinitamente diversas. Somos uno en el Corazón eterno o la Memoria creadora que late en lo más profundo de las formas pasajeras. Cada forma encarna la Memoria del Todo. “La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros”. A ti, a mí, a todos, nos corresponde encarnar la Memoria vivificadora de todos los muertos. Cuando los recordamos, es decir, cuando los ‘traemos al Corazón’ bueno de la vida, los hacemos vivir. Infinita responsabilidad mística, ecológica, política: mantener viva la Vida o la Memoria de todos los seres.

Creo en “Dios” en cuanto Todo, Corazón, Memoria o Conciencia de todas las formas. Creo que, al igual que cuanto nace ‘muere’ a su antigua forma –incluida su conciencia individual separada–, cuanto muere ‘nace’ en el Todo, en la Memoria o en la Conciencia universal de todos los seres, en este universo o en otro, más allá del espacio y del tiempo, en una forma que desconocemos. Creo que el aliento vital no muere, que la vida resucita sin cesar, que cuando doblan las campanas anuncian la vida.

Biblia, Espiritualidad , , , , , , , , , , , , , , , ,

Todo habla

Lunes, 28 de octubre de 2019

Del blog Nova Bella:

Luizo_Vega_Cementerio_Pere_Lachaise_París_001-417x500

¿Supones que la tumba,

en musgo y noche envuelta,

tan solo sea silencio?

no todo es una voz,

y todo es un perfume

todo,

en el infinito,

dice una cosa a alguien.

*

Victor Hugo

mapplethorpe-4

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

Todo me habla de Dios

Viernes, 6 de septiembre de 2019

Del blog de Henri Nouwen:

941517_681794651853126_787067697_n

 “Cuando Dios se hizo carne en Jesucristo se unieron lo no creado y lo creado, lo eterno y lo temporal, lo divino y lo humano. Esta unidad significa que ahora todo lo que es mortal señala hacia lo inmortal, todo lo finito hacia lo infinito. En y a través de Jesús, toda la creación se ha convertido en un espléndido velo a través del cual se nos revela el rostro de Dios.

Esto se llama la propiedad sacramental del orden de la Creación. Todo lo que existe es sagrado, porque todo lo que es habla del amor redentor de Dios. Mares y vientos, montañas y árboles, el sol, la luna y las estrellas, y todos los animales y las personas se han vuelto sagradas, y nos ofrecen la posibilidad de ver destellos de Dios”.

*

Henri Nouwen
Pan para el viaje
Lumen

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , ,

El difícil todo

Domingo, 21 de julio de 2019

ec5049af-cfdb-40f7-8076-fb37dec72607

EL DIFICIL TODO

Tan sólo mejor
que la mejor parte
que escogió Maria,
el difícil todo.

Acoger el Verbo
dándose al servicio.
Vigilar Su Ausencia,
gritando su nombre.
Descubrir Su rostro
en todos los rostros.

Hacer del silencio
la mayor escucha.
Traducir en actos
las Sagradas Letras.

Combatir amando.
Morir por la vida,
luchando en la paz.

Derribar los troncos
con las viejas armas
quebradas de ira,
forradas de flores.

Cantar sobre el mundo
el Advenimiento
que el mundo reclama
quizá sin saberlo.

El difícil todo
que supo escoger
la otra María…

*

Pedro Casaldáliga

***

 

En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa.

Ésta tenía una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra.

Y Marta se multiplicaba para dar abasto con el servicio; hasta que se paró y dijo:

“Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano.”

Pero el Señor le contestó:

“Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán.”

*

Lucas 10, 38-42

***

El concepto de hospitalidad ha perdido en nuestra cultura mucha de su fuerza y se emplea a menudo en ambientes donde estaríamos más inclinados a esperar una piedad aguada que una búsqueda seria de auténtica espiritualidad cristiana. Ahora bien, si hay un concepto que merece ser llevado a la profundidad original y a su potencial evocador es el de hospitalidad. Se trata, en efecto, de uno de los términos bíblicos más ricos, un concepto que está en condiciones de ahondar y ensanchar nuestra percepción respecto a las relaciones con los hermanos. Los relatos del Antiguo y del Nuevo Testamento no se limitan únicamente a indicarnos qué grave es la obligación de acoger al extranjero en nuestra casa, sino que nos señalan también que los invitados traen consigo dones preciosos, unos dones que están ansiosos de mostrar a quienes les acogen. Los tres extranjeros recibidos de manera suntuosa por Abrahán en Mambré se le revelan como el Señor y le anuncian que Sara dará a luz un hijo.

Cuando se invita a los extranjeros que pueden dar miedo, entonces revelan al huésped las promesas que traen consigo. De este modo, los relatos bíblicos nos ayudan a darnos cuenta de que la hospitalidad es una virtud importante y – lo que es más, que en el marco de la hospitalidad, huésped e invitado pueden revelarse recíprocamente regalos preciosos, entregándose una vida nueva.

En estos últimos decenios, la psicología ha contribuido mucho a descubrir un nuevo modo de entender las relaciones interpersonales. Sin embargo, algunos de nosotros se han dejado impresionar hasta tal punto por los nuevos descubrimientos que han perdido de vista la enorme riqueza contenida y conservada en conceptos antiguos como el de hospitalidad. Ese concepto podría dar una nueva dimensión a nuestra comprensión de una relación benéfica y a la formación de una comunidad, nuevamente creativa, en un mundo que sufre de alienación y de extrañamiento.

*

H. J. Nouwen,
Viaggio spirítuale per l’uomo contemporáneo,
Brescia 81999, pp. 60 ss.

***

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

Todas las cosas en Dios

Sábado, 1 de junio de 2019

Del blog Nova Bella:

 

hombre_desnudo_en_campo

Cada una de estas grandezas que se dicen es Dios,

y todas ellas juntas son Dios.

Que por cuanto en este caso se une el alma con Dios

siente ser todas las cosas dios

*

San Juan de la Cruz,
C 14,4-6

Universoecovalle

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

El misterioso destino de cada uno.

Viernes, 22 de febrero de 2019

imagesCada uno de nosotros tiene la edad del universo que son 13,7 mil millones de años. Todos estábamos virtualmente juntos en aquel puntito, más pequeño que la cabeza de un alfiler, pero repleto de energía y de materia. Ocurrió la gran explosión y generó las enormes estrellas rojas dentro de las cuales se formaron todos los elementos físico-químicos que componen el universo y todos los seres que lo forman. Somos hijos e hijas de las estrellas y del polvo cósmico. Somos también la porción de la Tierra viva que ha llegado a sentir, a pensar, a amar y a venerar. Por nosotros la Tierra y el universo sienten que forman un gran Todo. Y nosotros podemos desarrollar la conciencia de esa pertenencia.

¿Cuál es nuestro lugar dentro de ese Todo? Más inmediatamente, ¿dentro del proceso de la evolución? ¿Dentro de la Madre Tierra? ¿Dentro de la historia humana? No nos es dado saberlo todavía. Tal vez será la gran revelación cuando hagamos el paso alquímico de este lado de la vida hacia el otro. Ahí, espero, todo quedará claro y nos sorprenderemos porque todos estamos umbilicalmente interrelacionados, formando la inmensa cadena de los seres y el tejido de la vida. Caeremos, así lo creo, en los brazos de Dios-Padre-y-Madre de infinita misericordia para quien la necesita por causa de sus maldades y en un abrazo amoroso eterno para los que se orientaron por el bien y por el amor. Después de pasar por la clínica de Dios-misericordia, los otros vendrán también.

Yo, de niño de pocos meses, estaba condenado a morir. Cuenta mi madre, y las tías siempre lo repetían, que yo tenía “el macaquiño”, expresión popular para la anemia profunda. Todo lo que ingería, lo vomitaba. Todos decían en dialecto véneto: “poareto, va morir”: “pobrecito, se va a morir”.

Mi madre, desesperada y a escondidas de mi padre que no creía en esas cosas, fue a la rezandera, a la vieja Campañola. Ella hizo sus rezos y le dijo: “dele un baño con estas hierbas y después de hacer el pan en el horno, espere hasta que esté tibio y meta a su hijito dentro”. Eso fue lo que hizo mi madre Regina. Me puso sobre la pala de sacar el pan horneado y me metió dentro. Y me dejó allí un buen rato.

Y ocurrió una transformación. Al sacarme del horno empecé a llorar, decían, y a buscar el pecho para chupar la leche materna. Después, mi madre, masticaba en su boca algunas comidas más fuertes y me las daba. Empecé a comer y a fortalecerme. Sobreviví. Y aquí estoy, oficialmente viejo, con 80 años cumplidos.

Pasé por varios peligros que podrían haberme costado la vida: un avión DC-10 en llamas rumbo a Nueva York; un accidente de automóvil contra un caballo muerto en la carretera que me rompió todo; un clavo enorme que cayó delante de mí cuando estudiaba en Múnich, que podría haberme matado si hubiera caído sobre mi cabeza; en los Alpes caí en un valle profundo cubierto de nieve y unos campesinos bávaros, viéndome con el hábito oscuro y que me hundía cada vez más, me sacaron con una cuerda. Y otros.

Norberto Bobbio me concedió el título de doctor honoris causa en política por la Universidad de Turín. Entendió que la teología de la liberación había realizado una contribución importante al afirmar la fuerza histórica de los pobres. El asistencialismo clásico o la mera solidaridad, manteniendo a los pobres siempre dependientes, es insuficiente. Ellos pueden ser sujetos de su liberación, cuando concientizados y organizados. Superamos el “para los pobres”, insistimos en el “caminar con los pobres”, siendo ellos los protagonistas, y quien pueda y tenga ese carisma viva como los pobres como lo hicieron tantos, como Dom Pedro Casaldáliga.

Recuerdo que comencé mi discurso de agradecimiento al título, concedido por esa notable figura que es Norberto Bobbio, diciendo: “vengo de la piedra lascada, del fondo de la historia, cuando a duras penas teníamos medios para sobrevivir. Mis abuelos italianos y mi familia desbravaron una región deshabitada y cubierta de pinares, Concórdia, en los confines de Santa Catarina. Ellos tuvieron que luchar para sobrevivir. Muchos murieron por falta de médicos. Después fui subiendo en la escala de la evolución: los 11 hermanos estudiaron, hicieron la universidad, yo pude terminar mis estudios en Alemania. Ahora estoy aquí en esta famosa universidad”. Y a pedido de Bobbio, hice un resumen de los propósitos de la Teología de la Liberación, que tiene como eje central la opción por los pobres contra su pobreza y a favor de la justicia social. Di muchos cursos por todo el mundo, escribí bastante, enjugué lágrimas y mantuve fuerte la esperanza de militantes que se frustraban con los rumbos de nuestro país.

¿Cuál será mi destino? No lo sé. Tomé como lema el que era de mi padre, que lo vivía: “quien no vive para servir, no sirve para vivir”. A Dios la última palabra.

Leonardo Boff

Fuente Atrio

*Leonardo Boff es teólogo, filósofo y ha escrito por sus 80 años: “Reflexiones de un viejo teólogo y pensador”, Vozes 2019.

Traducción de Mª José Gavito Milano

Espiritualidad , ,

Liturgia cósmica II: El ‘todo’ bañado de presencia.

Viernes, 11 de enero de 2019

canticosolAunque ya pasó el Adviento, este artículo vale para todo tiempo…

Es su presencia en la que nos situamos con reverencia cuando los primeros rayos de sol bañan el pedazo de tierra que habitamos. Es la presencia de lo sagrado en lo cotidiano lo que dignifica y sacramentaliza la vida, los gestos, las personas, el planeta, Gaia, tierra que nos abraza y alimenta y mantiene en órbita en el cosmos. Es ella, Gaia, quien nos sostiene y nutre.

No me fue difícil quedarme boquiabierta hace unos días, y creo que eso es orar, cuando en mi oración de la tarde caminando en el bosque cerca de casa, de pronto al levantar la vista, veo que en el centro del lago congelado los patos que normalmente nadan y juegan y hacen carreras, esa tarde, congeladitos de frío (lo sé porque como yo estaban encogidos), están haciendo una danza circular. Sí, patinando en círculo cerrado sobre el hielo, se movían al unísono ofreciendo una imagen de cuento de hadas.

No fue sólo la belleza del regalo que estaba delante de mis ojos lo que me tenía maravillada, como a una niña, sino saber lo que significa el círculo y la danza en círculo.

Ellos, los patos saben mucho más de lo sagrado que los humanos. Tal vez alguien nos puede contar qué significa cuando los patos danzan en círculo, pero para mí, se convirtieron en mi comunidad con la que me uní danzando con ellos en mitad de aquel frío bosque lleno de belleza y de barro.

Lo circular representa lo sagrado. Eso que tanto hambreamos  y que yo encontré en el bosque esa tarde de invierno gris y me llenó de luz y de presencia. Hermano bosque, hermanos patos y patas. Hermano cisne blanco y cisne negro.

Y las campanas de la Abadía vieja acompañando la danza de todo en el TODO. Y rodeada de barro y hojas muertas, y ramas caídas y rotas por los vientos del norte que arrecian. Aquí no hay montañas ¡cuánto las echo de menos!, ni mar, que es la mitad de mi oxígeno, pero hay lagos y canales y bosques y la gente saluda, con reverencia, una pequeña inclinación de cabeza con sonrisa…en ese rincón no es difícil sentirte una con todo, no es difícil rezar sin darte cuenta.

Si orar es asombrarse ante la belleza y la presencia del misterio en todo, nos sobra asfalto y nos falta dosis de naturaleza para dejar de pensar y dar vueltas y parlotear…y dejar que la liturgia del bosque nos cure, nos abrace, nos bendiga, nos iguale.

En el canto que ofrecemos al final, música de nuestra hermana Teresa Takken, nos invitan a orar con Rut, lástima que está en neerlandés poético y traducirlo ni con google me sale bien. Inspirado en la oración de Rut: TOTAL CONFIANZA  en el Todo a través de todo, arriesgando todo por el todo: “VERTROUWEN

Esta no es una imagen de belleza natural, es la historia de la aventura de nuestra matriarca Rut. La historia la sabéis, por ello hoy os invito a entrar también en la liturgia cósmica de los y las que trabajan la tierra, la cultivan, la miman, la defienden porque la aman y la necesitan.

Y muchos de los que la aman  la tienen que dejar, por todo lo que es no-sagrado, lo degenerado en nuestros hermanos que arrollan con sus intereses y miedos la vida frágil de millones de personas en exilio.

Considero a Rut la hermana mayor de los que dejan lo propio para ir en búsqueda de tierra  y paz. Rut es mi comunidad, porque ella no busca su pan sino el pan de Noemí. Rut entiende de lo sagrado y lo siente en Noemí y no la deja.

Noemí vuelve a su tierra Belén, tierra del pan, pero Rut deja la suya por la de su suegra. A mí este texto me hace danzar en agradecimiento por la belleza sagrada que expresa en su amor incondicional, sororal, gratuito, arriesgado. Algo así como entiendo el amor célibe, libre de interés, gratuito y generoso.

Es la dignidad de esta extranjera que recoge las semillas dejadas en el campo, la que la convierte en modelo de todas las mujeres y también hombres que por dar pan y educación a sus hijos e hijas huyen de lo no sagrado dejando sus tierras sagradas, para buscar en nuestros campos “semillas abandonadas”.

Nuestra dignidad se alimenta y fortalece cuando volvemos a Casa. Nuestra casa común. Hoy arrasada por unos, bellamente dignificada por otros, sobre todo los pobres y los bosques con sus criaturas que nos ponen en contacto con la niña que con su asombro maravillado nos recuerda que estamos vivas y que muchas estos días no pueden considerar ninguna  belleza litúrgica porque sufren.

Estamos en la tercera semana de Adviento, la del gozo, la del asombro. La de la sororidad con danza, y con generosidad. Así, paso a paso iremos entrando en la tierra sagrada, la nuestra, que habíamos abandonado. Con la luz del Adviento, en medio de la oscuridad de las largas noches de invierno.

VERTROUWEN”

Magda Bennásar Oliver

Espiritualidad ,

Liturgia cosmica: Adviento.

Lunes, 10 de diciembre de 2018

canticosolTodo es energía en diversos grados de concentración y estabilización, en complejísimos sistemas de relaciones en los que todo está interconectado con todo, originando la sinfonía universal, las montañas, los microorganismos, los animales, los seres humanos. Todo posee su interioridad. Por eso todo es espiritual. En el nivel actual del proceso cósmico de la evolución emerge, esa energía, en su forma más densa y consistente en el ser humano. Aquí la interioridad y la complejidad han alcanzado una expresión auto-consciente (parafraseando a Boff)

El Adviento nos invita a entrar en el espacio sagrado de lo que puede significar un nuevo paradigma o modelo-forma de vivir en comunión y respeto con TODO.

Ese cambio de modelo, o transformación de nuestro modo de pensarnos, de vivirnos, demanda un nuevo descubrimiento de lo sagrado que siempre se relaciona con el cosmos. Dicen los que contemplan la realidad que ha sido la pérdida de lo sagrado en nuestro vivir diario, lo que está causando el gran desasosiego cósmico actual.

Lo sagrado es una cualidad que nos hace experimentar todo con respeto y veneración. Es una actitud de no-dominio, no-abuso, para que vaya siendo una experiencia vivida desde otro registro. Necesitamos intuir esa liturgia cósmica, o sentido de celebración con todo el cosmos, con toda la humanidad. Recuerda que desde tu energía contemplativa tu intencionalidad influye ya como bálsamo en las heridas del planeta y de las personas.

Todo posee su interioridad, todo es espiritual: ¿Por qué hemos tardado tanto en reconocerlo aunque lo intuíamos? ¿Por qué nos hemos dedicado a “utilizarlo” todo y a todos para nuestro provecho, como generación y cultura, si desde el fondo de nuestra consciencia “sentíamos” que “así no”? Sobre todo viendo cómo sufre el planeta y las personas, desde dentro nos están indicando un nuevo paradigma.

Y todo podría empezar con tu liturgia cósmica, en como vives y celebras lo sagrado en ti y en todo.

Creo poder decir que Adviento es algo así como un tiempo especial de una densidad hacia dentro maravillosa. Una liturgia cósmica: cuatro semanas de evolución hacia la Luz. Con todas las imágenes de la naturaleza y de la humanidad traídas a nuestra consciencia a través de textos proféticos preciosos, de anuncio de la Vida.

Hoy empieza un tiempo propicio en ese silencio que la oscuridad proporciona, una luz tenue, una voz tenue: prepara caminos, tus caminos, los que vas a andar desde el otro paradigma…estos son los caminos del Señor, los nuestros.

Él no va a venir, porque está, quienes estamos ausentes de consciencia somos los humanos. Por ello el viejo profeta poeta nos invita a progresivamente ir preparando el camino, el paradigma que queremos vivir, que se nos susurra con voz tenue, con reverencia y respeto, porque para el Espíritu nosotr@s sí somos lugar sagrado.

Podríamos seguir desde el lenguaje bíblico diciendo:… y de entre nosotros, hay uno que nos unifica, nos hace comprender quienes somos, quienes podemos llegar a ser, sacándonos de la absurda rutina en la que vivimos cuando no somos conscientes de quienes somos, de la importancia ineludible de ser uno con él, en él y con el cosmos, porque al final todo es lo mismo, somos parte del todo, y nos influimos. Ese Uno es Jesús, energía concentrada y consciente de amor, compasión, creatividad.

Y, ¿quién va a cambiar el paradigma del empresario que se resiste a producir de otra manera, sin emitir gases tóxicos, porque las ganancias serán inferiores, las normativas o el brillo de los ojos de su hijo, su nieto, mirando el bosque, el mar, la abeja…y tenga que responder a sus preguntas ¿por qué está enfermo todo eso tan bonito papá? ¿quién es el hombre malo que no lo cuida?

Yo este Adviento pediría a todas las personas que lean estas humildes líneas, que pongamos sobre la mesa del cosmos, para nuestra liturgia cósmica, todo aquello que sabemos hacer: tocar instrumentos, escribir, cocinar, sembrar, dibujar, pintar, enseñar, contar chistes…y lo compartamos, priorizando tiempos y encuentros.

Cuando tu hija te oiga tocar el instrumento, o cantar, o cocinar y llevarle un plato a alguien, o sembrar un árbol para compensar al planeta por haber usado un avión, como hace una amiga belga…iremos cambiando el paradigma. Y la ilusión en los ojos de tu pequeño se convertirá en brillo en tus ojos llenos de respeto y veneración.

Luego estáis los que estos días sufrís más, porque habéis perdido a un ser querido o porque no hay deseos de reuniones familiares que se avecinan cargadas de langostinos (pobres)… A vosotros y vosotras os decimos que si pudierais transformar eso que parece negativo viviéndolo desde otro paradigma: ayudar a alguien, cocinar para alguien, tocar para alguien, escribir para alguien, hacerle la compra a alguien. Te sentirías mejor y devolverías el brillo en los ojos a los que te miran y quieren y sufren al verte sufrir.

Pues todo ese popurrí de “ir tomando consciencia de que soy consciente” nos puede llevar a dejar de lamentar lo que no hay, en las parroquias, en las familias…y añadir tristeza al Universo, para “aportar” un cambio.

Amenazamos con seguir en el tema Liturgia Cósmica, Adviento.

Magda Bennásar

Fuente Fe Adulta

Biblia, Espiritualidad , ,

En todo

Miércoles, 2 de mayo de 2018

Del blog Nova Bella:

a_39

“Aquél que anda por buen camino tiene a Dios en todos los lugares: en la calle y en medio de toda la gente exactamente lo mismo que en la Iglesia, o en el desierto, o en la celda, o en la plaza”

*

Maestro Eckhart

ninos_-asturias-1964-marco-9-50x60cm

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , , , ,

Todo es Dios…

Martes, 6 de febrero de 2018

Del blog de la Comunidad Anawin de Zaragoza:

homem-vestindo-colete-segurando-vinho-vidro_1368-3237

Quiero proponer un brindis: por Dios que esta en todas partes, en las calles y en las plazas.

En las encrucijadas de los caminos y en las puertas de las ciudades.

En las joyas de las mujeres hermosas y en las blasfemias de los hombres.

En los campanarios, en los claustros, en los sermones de los curas y en las oraciones de los niños.

En las sentencias de los jueces y en el miedo.

En las manos de los artistas, en el nacimiento y abandono de los niños.

Entre las sabanas de los moribundos, en las camas de los hospitales y en el patíbulo de los ajusticiados.

En las suplicas de los pobres y en la caridad de los ricos.

En el silencio de la noche, en el sonido de las campanas y de los órganos.

Hombres y mujeres, todo se hace en su nombre y por su voluntad, nada de lo humano le es ajeno, nada de lo divino le es extraño. Todo es Dios.

*

La Peste, cap 2

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

En el amor

Viernes, 7 de julio de 2017

Del blog Nova Bella:

239dc448-dd3d-440d-aa2f-3204ee5c9c32

Quiero ser todo en el amor…

Quiero ser todo en el amor
el amante
la amada
el vértigo
la brisa
el agua que refleja
y esa nube blanca
vaporosa
indecisa
que nos cubre un instante.

*

Claribel Alegría

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Dios todo nos da gratis

Viernes, 29 de julio de 2016

a_1s

“Id y proclamad que el reino de Dios está cerca. Sanad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, expulsad demonios. Gratis lo recibisteis; dadlo gratis”.
(Mt 10,7-15)

 

“Dar gratis lo que gratis hemos recibido”.

Y como todo lo hemos recibido gratis, gratis lo tendremos que dar.

No es fácil entender:

Que Dios todo nos lo da gratis.

Que Dios no nos cobra ni su amor ni su salvación.

Que Dios no cobra nada, y que es suficiente pedirle.

Acostumbrados a “comprarlo todo”, hasta el agua, no resulta fácil a nuestra mentalidad entender la gratuidad.

Y a Dios no podremos entenderle si no entendemos la gratuidad.

El amor que “se vende” no es amor. Se hace “mercancía”.

La amistad que “se vende” no es amistad. Se hace “mercancía”.

El cariño que “se vende” no es cariño. Se hace “mercancía”.

La generosidad “que se vende” ya no es generosidad. Se hace “mercancía”.

El perdón que “se vende” ya no es perdón. Se hace “mercancía”.

La reconciliación que “se vende” no es reconciliación. Se hace “mercancía”.

El Evangelio que “se vende” ya no es Evangelio. Se hace “mercancía”.

Y Dios no es mercancía, por eso no está en venta.

El Reino de Dios no es mercancía, por eso no está en venta.

Dios es don gratuito.

El Reino de Dios no es mercancía, por eso no está en venta.

Se anuncia y se ofrece.

La gracia de Dios no es mercancía, por eso no está en venta.

El Bautismo no es mercancía, por eso no está en venta.

La vida sería otra cosa si, en vez de “mercado” la convirtiésemos en gratuidad.

La vida sería otra cosa si, los servicios que prestamos fuesen gratuitos y no vendidos.

La vida sería otra cosa si, supiésemos sonreír al que nos pone cara de tranca.

La vida sería otra cosa si, supiésemos dar la mano al que nos ha negado la suya.

La vida sería otra cosa si, supiésemos saludar al que tuerce la cara para no vernos.

La vida sería otra cosa si, supiésemos acompañar al que cree no nos necesita.

¿Alguien se imagina un mundo en el que el “pan fuese gratuito”?

¿Alguien se imagina un mundo en el que el “el pescado y la carne” fuesen gratuitos?

¿Alguien se imagina un mundo en el que “las medicinas” fuesen gratuitas?

Sí, ya sé que hoy por hoy todo esto es un sueño.

Y sin embargo, Dios todo nos lo da gratuitamente.

Entonces ¿por qué lo que hemos recibido gratis, no lo damos gratis?

Sí, ya sé que la gratuidad no hace ricos ni es tan rentable como el “vender y comprar”.

Pero también sé que con la gratuidad:

El hombre sería hombre y no “consumidor”.

El hombre sería persona y no “productor”.

El hombre sería persona y no “comprador”.

Como este es el mundo que nosotros hemos construido, estamos contentos con él.

¿Le preguntamos a Dios si no preferirá que lo volvamos a hacer?

*

Juan Jauregui Castelo

Periodista Digital

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , ,

El difícil todo

Domingo, 17 de julio de 2016

ec5049af-cfdb-40f7-8076-fb37dec72607

EL DIFICIL TODO

Tan sólo mejor
que la mejor parte
que escogió Maria,
el difícil todo.

Acoger el Verbo
dándose al servicio.
Vigilar Su Ausencia,
gritando su nombre.
Descubrir Su rostro
en todos los rostros.

Hacer del silencio
la mayor escucha.
Traducir en actos
las Sagradas Letras.

Combatir amando.
Morir por la vida,
luchando en la paz.

Derribar los troncos
con las viejas armas
quebradas de ira,
forradas de flores.

Cantar sobre el mundo
el Advenimiento
que el mundo reclama
quizá sin saberlo.

El difícil todo
que supo escoger
la otra María…

*

Pedro Casaldáliga

***

 

En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa.

Ésta tenía una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra.

Y Marta se multiplicaba para dar abasto con el servicio; hasta que se paró y dijo:

“Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano.”

Pero el Señor le contestó:

“Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán.”

*

Lucas 10, 38-42

***

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

Estamos en nuestra casa

Lunes, 25 de abril de 2016

Del blog de la Communion Béthanie:

Tras las huellas vivas de Etty Hillesum

Mientras que nuestro mundo contemporáneo atraviese una crisis de sentido, una joven mujer judía puede ayudarnos a atravesar la prueba y a guardar la esperanza.

Del 1941 al 1943, en Amsterdam, Etty Hillesum mantiene un diario de una densidad excepcional. Consigna en 11 cuadernos las últimas experiencias de su vida. Este extraordinario documento es un verdadero testamento espiritual. Descubrimos allí su fe inquebrantable en el hombre al mismo tiempo que éste comte sus más negras fechorías durante la segunda guerra mundial. Etty Hillesum murió en Auschwitz el 30 de noviembre de 1943 después de haber pasado los últimos meses de su vida en el campo de tránsito de Westerbork al servicio de sus hermanos judíos.

a_d2

 

” Estamos en nuestra casa.

Por todas partes por donde se extienda el cielo,

estamos en nuestra casa.

En cualquier lugar de esta tierra,

si lo llevamos todo en nosotros,

estamos en nuestra casa. “

*
Etty Hillesum
1192871981
***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , ,

No te equivoques…

Martes, 7 de abril de 2015

Del blog de la Communion Béthanie:

2014 con Dios llama y Vivir por el Espíritu +

En 1932, dos mujeres entregan su existencia a Dios y reciben en su oración, día día, palabras de Vida. Dos libros van a nacer de este compañerismo con Cristo, que te proponemos descubrir a lo largo de este año.

1_20120702_031514

“Haz de la vida un todo que te obligue.

Qué cada etapa de la vida sea aceptada

hasta que haya logrado plenamente su fin,

es decir para que te haya enseñado

la paciencia, la armonía interior y la paz.”

*
El 11 de marzo, Vivir por el Espíritu.

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.