Archivo

Archivo para Miércoles, 31 de marzo de 2021

No abandones

Miércoles, 31 de marzo de 2021

Del blog de José Arregi:

tumblr_ocpn16tmwd1upkxy7o1_1280

No abandones


Aunque te parezca que la noche no tiene fin,
aunque te abrume esta época sin abrazos,
aunque el aliento se hiele en tus entrañas,
aunque no veas florecer la primavera.
Porque tras la más profunda oscuridad
siempre apunta un nuevo día,
porque la eternidad se transparenta
en este instante único,
porque la mirada apasionada
deshace la nieve del alma,
porque los almendros derramarán
a su tiempo una fina lluvia de alegría.

No te desentiendas.

Aunque haya quienes se retiren a su guarida,
aunque algunos ideales se transformen en quimeras,
aunque la vibrante palabra se desvanezca en el aire,
aunque la perversión enlode la certidumbre.
Porque debemos seguir caminando
por el sendero de la compasión,
porque la utopía es la mesa compartida
que ofrece el pan de la ilusión y el vino del anhelo,
porque la conversación serena
siempre recrea las tardes de la amistad,
porque la integridad favorece
la corriente límpida de la confianza.

No abandones, no te desentiendas,
no te rindas, no renuncies.

Reaviva el ánimo con la fuerza del empeño.
Porque llegará a su tiempo
la brisa que acaricie tu semblante ya sin velos.
Porque pasearás por la orilla del mar
que tanto te seduce y anhelas.
Porque la luz del alba te deslumbrará
cada día con la promesa del encuentro.

Porque aún llevas las brasas dentro,
porque cada minuto es el inicio de un futuro
constelado de rostros, estrellas y sueños.

*

Miguel Ángel Mesa Bouzas

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad

“Se les escapó desnudo (Mc 14,52)”, por Dolores Aleixandre.

Miércoles, 31 de marzo de 2021

tumblr_n4795vxaML1s3px5po1_500Un artículo que ya habíamos publicado pero que volvemos a traer por este nuevo personaje, también misterioso, como el hombre del cántaro y que aparece en el relato de la Pasión escrito por Marcos y que parece indicarnos al Jesús despojado al que hemos de seguir despojados nosotros también…

De su blog Un grano de mostaza:

«Lo seguía también un muchacho envuelto en una sábana sobre la piel. Lo agarraron; pero él, soltando la sábana, se les escapó desnudo» (Mc 14,51-52). En este personaje misterioso del evangelio de Marcos y más allá de las preguntas que despierta (¿por qué aparece ahí? ¿qué tipo de seguidor representa? ¿qué significa ese lienzo de lino que le arrebatan? ¿está anticipando al otro joven que aparecerá después en el sepulcro?…), nos es posible contemplar una metáfora del propio Jesús que, despojado de todo, atraviesa desnudo y libre su Pasión.

Conocía los preceptos que acompañaban la celebración de la Pascua: «la cintura ceñida, las sandalias en los pies, un bastón en la mano…» (Ex 12,11) y se preparó para vivirla (“se dispuso” diría Ignacio) como aquel rey de la parábola que, antes de lanzarse a combatir, se sentó a calcular con qué fuerzas contaba (Cf. Lc 14,31).

¿Podemos saber algo sobre ello? “Saber” no es el verbo adecuado, como tampoco lo serían “constatar” o “comprobar”: el modo de aproximación sería una lectura contemplativa de las acciones y palabras de Jesús que preceden en Marcos al relato de la Pasión, disponiéndonos también nosotros a recibirlas, hospedarlas y ser alcanzados por ellas. Y esperar pacientemente, por si nos ofrecen algún indicio de cómo Jesús se iba disponiendo, cómo se iba simplificando, qué iba dejando atrás, qué convicciones y actitudes iba reforzando para que fueran el cinturón, las sandalias y el bastón que lo acompañarían en su viaje.

«Entró en Jerusalén y se dirigió al templo» (Mc 11,11)

La escena de la entrada de Jesús en Jerusalén tiene un final extraño: en el comienzo, la narración se demora ofreciendo todo tipo de detalles: envío de dos discípulos para buscar al borrico, resultado de su búsqueda, diálogo con los que preguntan el por qué de su acción y más tarde descripción de los gestos y aclamaciones de la comitiva que le acompaña. En cambio, la conclusión de esa entrada se resume en un solo verso: «Cuando entró en Jerusalén se dirigió al templo y observó todo a su alrededor pero, como ya era tarde, se fue a Betania con los doce» (Mc 10, 11).

Un viaje tan largo para un desenlace tan breve; tantos preparativos para una llegada que no suscita ninguna reacción; tanta solemnidad para entrar ahora en la ciudad a pie, sin cabalgadura, sin compañía y sin tumulto: un hombre solo haciendo un callado acto de presencia en el lugar que es para él «casa de oración» (Mc 11,17). Muy pronto se va a enfrentar con los que la han convertido en cueva de ladrones y va a pronunciar anuncios, enseñanzas y parábolas: ahora sólo importa su presencia de Hijo en ese espacio en que late la presencia de aquel a quien él llama Padre y que le ofrece tienda para hospedarse (Sal 15,1), recinto protector en el que guarecerse durante el peligro, escondite en el que abrigarse (Sal 27,5).

«Shema Yisrael: ´Adonay Elohenu Adonay ejad»: el Dios que es uno pide la respuesta de un corazón entero, único, no dividido y es eso lo que Jesús pone ante Él: ha dejado atrás cualquier pretensión de disponer de sí, cualquier previsión, estrategia o búsqueda propia. Está más allá de toda preocupación o inquietud: «Una sola cosa pido al Señor, eso voy buscando: habitar en su casa todos los días de mi vida…» (Sal 27,4). Había llegado para él el momento de descansar solo en Dios, de poner en Él solo la esperanza (Cf. Sal 62,6). Por eso aquella tarde no necesitaba ya hacer ni decir nada: le bastaba estar ahí, hacerse presente al Padre y contemplarlo todo con su mirada penetrante. Empezaba a anochecer. Ya era tiempo de emprender, silenciosamente, el retorno a Betania.

«Ha hecho una obra bella conmigo» (Mc 14,6)

Gracias a los evangelistas sabemos algo acerca de la extraña manera de Jesús de usar adverbios y adjetivos, tan poco coincidente con la nuestra: para él estaban dentro, cerca y arriba los que nosotros solemos considerar fuera, lejos y abajo y su criterio sobre lo más y lo menos, lo mucho o lo poco aparece con claridad en su juicio sobre el donativo de aquella viuda pobre: sus dos moneditas eran para él más que el mucho de los fariseos (Mc 13,43). Ella, junto a tantos otros pequeños, insignificantes y últimos, pertenecía a los que para el Reino son grandes, importantes y primeros.

Sabemos lo poco que le impresionaba la grandeza de las edificaciones del templo que tanto admiraban sus discípulos (Mc 13,1-2) y en la escena del joven que acudió a él llamándole «Maestro bueno”, conocemos su reacción ante otro adjetivo:

«- ¿Por qué me llamas bueno? Solo Dios es bueno» (Mc 10,18).

Y sobre lo bello ¿qué opinaba? Solo conservamos su apasionada defensa del gesto de la mujer que ungió su cabeza con perfume: «¡Dejadla! Ha hecho una obra bella conmigo» (kalós en griego es a la vez “bello” y “bueno”). Para él, la acción de la mujer no era sólo un ejemplo de generosidad o de bondad sino de belleza y así se va a recordar «allí donde se anuncie la buena noticia» (Mc 14,3-9).

El narrador se detiene en detalles sobre la calidad y el valor del frasco y del perfume, como si pretendiera conectar con lo que suele ser la reacción normal y espontánea ante lo valioso: guardarlo, retenerlo, administrarlo con cuidado y precaución. Por eso sorprende que el gesto de la mujer sea tan inadecuado e imprudente tratándose de un recipiente tan costoso y de un perfume tan exquisito: «lo rompió» y «lo derramó». La opinión de los asistentes a la cena (qué derroche, qué desperdicio, cuánto despilfarro, qué afrenta para los pobres…) descubre cuánto valoraban las posesiones caras y qué modo de manejarlas les parecía apropiado y satisfactorio. Pero la opinión de Jesús es otra: él encuentra bella la acción excesiva, desbordante y carente de medida de la mujer, tan parecida a su manera de amar. Por eso le brinda el juramento solemne de que su gesto, nacido de la gratuidad del amor, va a convertirse en una profecía viva de la que todos podrán aprender.

Como en tantas otras ocasiones, estaba dejando atrás la instintiva costumbre humana de retener y guardar y se adentraba en el ámbito de la gratuidad. Aquel frasco hecho mil pedazos sobre el suelo, se convertía en la parábola silenciosa que el Padre le narraba aquella noche y que convocaba su existencia al vaciamiento y a la entrega. Pero estaba también la promesa de que aquel perfume derramado y libre que él iba entregar cuando llegara su hora, iba a convertirse en la vida y la alegría del mundo. Y en su extrema y paradójica belleza.

«Al atardecer llegó con los doce» (Mc 14,17)

En el relato de Marcos sobre los preparativos de la cena pascual, hay un significativo desplazamiento de lenguaje. El texto comienza diciendo: «El primer día de los ázimos, cuando se inmolaba la víctima pascual, le dicen los discípulos: ¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?… » (Mc 14,12). Sin embargo, cuando es Jesús quien da las instrucciones para el dueño de la casa, habla de «cenar con mis discípulos», desaparecen las alusiones a lo litúrgico y no hay ya ni una palabra sobre ázimos, cordero, hierbas amargas, oraciones o textos bíblicos: solo pan y vino, lo esencial en una comida familiar. Quiere cenar con los suyos y para eso necesitan encontrar una sala en la que haya espacio para estar juntos: ese es el único objetivo que permanece y que Lucas subraya aún con más fuerza « ¡Cuánto he deseado cenar con vosotros esta Pascua!» (Lc 22, 15). El «con vosotros» es más intenso que la conmemoración del pasado, lo ritual deja paso a los gestos elementales que se hacen entre amigos: compartir el pan, beber de la misma copa, disfrutar de la mutua intimidad, entrar en el ámbito de las confidencias.

Su relación con ellos venía de lejos: llevaban largo tiempo caminando, descansando y comiendo juntos, compartiendo alegrías y rechazos, hablando de las cosas del Reino. Él buscaba su compañía, excepto cuando se marchaba solo a orar: había en él una atracción poderosa hacia la soledad y a la vez una necesidad irresistible de contar con los suyos como amigos y confidentes. Al principio ellos creyeron merecerlo: al fin y al cabo lo habían dejado todo para seguirle y se sentían orgullosos de haber dado aquel paso; les parecía natural que el Maestro tomara partido por ellos, como cuando los acusaron de coger espigas en sábado y él los defendió (Mc 2,23-27); o cuando el mar en tempestad casi hundía su barca y él le ordenó enmudecer (Mc 4,35-41); o cuando volvieron exhaustos de recorrer las aldeas y se los llevó a un lugar solitario para que descansaran (Mc 6,30-31).

Sin embargo, las cosas que él decía y las conductas insólitas que esperaba de ellos les resultaban ajenas a su manera de pensar y de sentir, a sus deseos, ambiciones y discordias y una distancia en apariencia insalvable se iba creando entre ellos: le sentían a veces como un extraño venido de un país lejano que les hablaba en un lenguaje incomprensible.

Pero aunque ninguno de ellos se sentía capaz de salvar aquella distancia, Jesús encontraba siempre la manera de hacerlo. El día en que admiró la fe de los que descolgaron por el tejado al paralítico (Mc 2,5), estaba en el fondo reconociéndose a sí mismo: también él removía obstáculos con tal de no estar separado de los suyos y nada le impedía seguir contando con su presencia y con su compañía, como si los necesitara hasta para respirar. Ellos se comportaban tal y como eran, más ocupados en sus pequeñas rencillas de poder que en escucharle, más interesados en lo inmediato que en acoger sus palabras, torpes de corazón a la hora de entenderlas. Pero él se había ido inmunizando contra la decepción: los quería tal como eran sin poderlo remediar, los disculpaba, seguía confiando en ellos.

«Todos vais a tropezar, como está escrito: Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas del rebaño» (Mc 14,27), dijo durante la cena. No habló de culpa, ni de abandono, ni de traición: eran amigos frágiles que tropezaban y no se puede culpar a un rebaño desorientado cuando se dispersa y se pierde. Sabía que iban a abandonarle pronto y que, si no habían sido capaces de comprenderle cuando les hablaba de sufrimiento y de muerte, tampoco lo serían para afrontarlo a su lado, pero sobre sus hombros no pesaba carga alguna de reproches o de recriminaciones. Libre de toda exigencia de que correspondieran a su amor, estaba seguro de que, lo mismo que su abandono en el Padre le daría fuerza para enfrentar su hora, aquel extraño apego que sentía por los suyos sería más fuerte que su decepción por su torpeza. Y seguiría considerándolos amigos, también cuando uno de ellos llegara al huerto para entregarle con un beso.

«El Hijo del hombre se va» (Mc 14,20)

Hay muchas maneras de narrar las cosas. En lugar del enunciado: «mi final está próximo», «emprendo el camino hacia la muerte»…, o alguna otra expresión semejante, en el anuncio de Marcos se elude el término “muerte” o el verbo “morir” y aparece el verbo hypagō que sugiere un modo de caminar no escogido por propia iniciativa sino guiado, conducido, sometido, bajo presión de algo o de alguien. “Irse” no significa “morir”, aunque haya que pasar por ahí: es el modo de caminar de Jesús como «Hijo del hombre», es consecuencia de haber elegido una determinada forma de existir. Según el texto, él no « se entrega» sino que «es entregado». Han sido su manera de vivir, sus elecciones, sus palabras, sus gestos, sus compañías, las que han ido tejiendo la trama en la que ahora tropieza y queda apresado. Con frecuencia, para hablar de situaciones así empleamos frases como: “él se lo ha buscado”, “se veía venir…”, “ahora, que se atenga a las consecuencias…”. Y esas son precisamente las causas del hypagō: si no se hubiera señalado tanto, si hubiera sido un poco más prudente, si hubiera medido más sus palabras, si no hubiera frecuentado ciertas compañías, si no hubiera provocado a los poderosos, si…

Y además ¿no ha elegido entrar en lo más hondo de la condición humana?, ¿no se ha atrevido a descender a donde están los últimos?, ¿no ha abrazado su misma condición, comportándose como un hombre cualquiera? No puede quejarse ahora y por eso «se va» de esa manera: sometido a las leyes que rigen la vida de los que carecen de privilegios, arrastrado por las consecuencias de sus opciones, aplastado por los resultados de conductas que podía haber evitado.

«El Hijo del hombre se va…», sometido como tantos seres humanos al poder de la violencia y de la injusticia pero promete: «Cuando sea puesto en pie, iré delante de vosotros a Galilea» (Mc 14,28). El “Pastor herido” se pone a la cabeza de quienes avanzan tras él recorriendo su «camino nuevo y vivo» (Heb 10,20). Y lo hacen con la confianza de saberse precedidos por el que no retuvo ávidamente la elección de su propio destino y se dejó conducir por Otro, también por las cañadas oscuras de la humilde obediencia.

«Servir y dar la vida en rescate por todos» (Mc 10,45)

«Señor, eres nuestro padre, tu nombre de siempre es nuestro redentor» (Is 63,16). Posiblemente algún sábado en la sinagoga escucharía Jesús esta invocación profética que hablaba de Dios como go’el. Y aprendería también en las tradiciones de su pueblo que, cuando la vida de alguien estaba en juego, ahí tenía que estar su go’el como pariente más próximo para hacerse cargo de su rescate (Lv 25, 47); y que si era sometido a la esclavitud, se arruinaba o moría sin descendencia, su go’el debía acudir a liberarle, a pagar sus deudas e impedir que su nombre se perdiera para siempre (Cf. Lv 25,25; Rt 4,1-11). Había sido un paso de gigante para Israel atreverse a invocar al Altísimo como go’el , considerarle como su familiar más próximo, recordarle que era cosa suya sacarles de la opresión y arrancarlos de la muerte.

«El Hijo del hombre no ha venido a que le sirvan, sino a servir y a dar la vida en rescate por todos» (Mc 10,45), afirmó Jesús un día, como quien ha comprendido y asumido el sentido de su existencia: quería estar junto a sus hermanos cuando su vida estuviera en juego, cuando peligrara su libertad, cuando les amenazaran la ruina y el olvido. No había venido a establecer principios, a imponer normas o a corregir errores, sino a alcanzar a los que se sentían lejos de Dios, sanar sus heridas, contarles historias de pastores que buscan y de hijos que vuelven a casa. Estaba entre ellos para querer a cada uno tal como era y a ponerse a su lado para llevarle más allá de donde estaba, hacia esa vida buena y abundante de la que afirmaba poseer el secreto.

Por eso se compadeció de la situación de aquella mujer encorvada y la enderezó (Lc 13,10-17); por eso sintió el clamor de vergüenza de la mujer del flujo de sangre y su respuesta fue hacer fluir hacia ella la fuerza sanadora que había recibido del Padre (Mc 6,21-34); por eso supo ver en la sirofenicia una oveja perdida más allá de la casa de Israel y curó a su hija (Mt 15, 21-28); por eso se dejó atraer por la llamada silenciosa del hombrecillo que le observaba oculto detrás de las ramas de una higuera y le pidió hospedarse su casa (Lc 19,1-10).

Había elegido estar entre sus hermanos como uno de tantos, sirviendo en los lugares de abajo, allí donde estaba la gente más hundida por sentencias que los aplastaban: “está leproso”, “es una pecadora”, “es ciego de nacimiento”, “está muerta”, “ya huele mal”… Él hacía saltar por los aires aquellos yugos y los levantaba hacia la vida con la autoridad de su palabra: «queda limpio», «vete en paz», «recobra la vista», «está dormida», «¡sal fuera! ».

Realizó en medio de ellos los signos de su presencia de go’el y dominó el arte de acoger, amparar y ofrecer asilo entre sus brazos a las vidas heridas y a los cuerpos maltrechos de tantos hombres y mujeres: apiñados en torno a él, le escucharon proclamarlos «dichosos”, probaron el mejor de los vinos en una boda de pueblo, se sentaron en la hierba y comieron pan y peces hasta saciarse.

La noche en que iba a ser entregado, se quitó el manto, y con él toda pretensión de poder o de dominio. Se ciñó la toalla y, de rodillas, como el último de todos, fue lavando los pies de sus discípulos. Era esa su manera de disponerse a recibir el Nombre sobre todo nombre.

«Tomad, esto es mi cuerpo» (Mc 14,22)

Una vez contó la historia de un hombre que, para guardar su cosecha, derribó sus graneros y construyó otros mayores (Lc 12,18). Era una conducta incomprensible para él, que no sabía nada sobre acumular, guardar o retener y que tenía costumbres pródigas: dar, perder, dejar, vender, derramar, partir, entregar. Había nacido a la intemperie para que ninguna barrera le separara de nosotros y para hacer desaparecer cualquier miedo al tocar la carne frágil de un niño; murió fuera de los muros de la ciudad, sin protección ni defensas, porque nada hay tan vulnerable como el costado de un hombre crucificado. Sobre su cruz pusieron un titular malintencionado y equívoco que le arrebataba la verdad de su nombre y le imponía una identidad que nunca pretendió: ser «Rey de los judíos» (Jn 19,19).

Como si fueran dos páginas distantes del Evangelio pero que al doblarlas coinciden, la escena final de la vida de Jesús coincide con la de su nacimiento: en Belén lo contemplamos en un establo, un lugar abierto, sin puertas, cerrojos o alambradas. En el Calvario echan a suertes su túnica y vuelve a estar tan desnudo como en el pesebre. No era un extraño final para alguien que, a lo largo de toda su vida, había formado parte del colectivo de los que carecen de estrategias para proteger lo suyo: desde que salió de Nazaret, no supo ya lo que era disponer de casa propia ni de un lugar donde reclinar la cabeza. Pescaba, dormía y cruzaba el lago en una barca de amigos; comía y bebía donde le invitaban y, cuando fue él quien dio de comer a la gente, solo pudo ofrecerles como asiento la hierba de un descampado. Pidió prestados el borrico sobre el que entró en Jerusalén y la sala en la que se despidió con una cena de los que llamaba suyos, porque él sólo usaba los posesivos para decir «mi Padre» y «mis hermanos».

«Lo crucificaron y se repartieron su ropa, echando a suertes lo que le tocaba a cada uno» (Mc 15,24). La expresión griega es escueta: tís tí are, «quién cogía qué» sería su traducción elemental; o esta otra: “que cada cual coja lo que quiera”. Una trampa compleja y sombría, tejida con ocultos intereses, había caído sobre él atrapándolo como a un pájaro en la red de un cazador, pero él escapaba desnudo y su libertad despojada se convertía en la palabra definitiva de Dios al mundo. Ya no le quedaba nada, salvo su amor hasta el extremo y la túnica que ahora echaban a suertes. Le habían escuchado decir: «Mi vida es para vosotros: tomad, comed…» Ahora esas palabras cobraban un nuevo sentido: cada uno podía tomar de él lo que quisiera.

Y seguir haciendo lo mismo en memoria suya.

Dolores Aleixandre

Biblia, Espiritualidad , , , ,

Enric Vilà: “El tiempo demostrará que Doctrina de la Fe no tiene la última palabra”

Miércoles, 31 de marzo de 2021

s200_enric.vil_Teólogo, representante católico en el Foro Europeo de Grupos Cristianos LGTBI 

“El documento de Doctrina de la Fe es gratuitamente dañino y ofensivo para las personas LGTBI desde el punto de vista del lenguaje. No tiene base científica, y desde el punto de vista ético y teológico, es inconsistente”

“Condeno la estructura vaticana: estructura de pecado sin paliativos, habitada por reptiles, cuervos, chacales y otras especies en un darwinismo eclesial que Francisco intenta frenar y hacer lo que puede”

Diez días después de la polémica nota de Doctrina de la Fe, el rechazo de Roma a las bendiciones de matrimonios homosexuales sigue generando  respuestas condundentes en todos los niveles de la Iglesia universal y, por descontado, fuera de ella. En un intento de cerrar la vía abierta por Francisco y su deseo de abrir la puerta a una ley favorable a las uniones civiles entre gays, el dicasterio que marca la doctrina católica vuelve a sembrar dolor y desaliento entre un colectivo LGTBI que, a pesar de todo, considera que la lucha hasta alcanzar el reconocimiento no acaba aquí. Así lo ve, al menos, el teólogo y biblista Enric Vilà, representante de ACGIL (Asociación Cristiana de Gais y Lesbianas) en el Foro Europeo de Frupos Cristianos LGTBI.

¿Qué opina de la negativa de Roma a abrir la puerta a las parejas del mismo sexo?

El documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe, desde el punto de vista del lenguaje es gratuitamente dañino y ofensivo para las personas LGTBI, sin base científica, teológica y éticamente inconsistente. Evidencia que la Iglesia a menudo habla de LGTBI pero no “con” personas LGTBI. Evidencia que en el Vaticano hay diferentes corrientes que luchan por la hegemonía (el lenguaje de la Pontificia Comisión Bíblica es frontalmente diferente a la Doctrina de la Fe) e incluso contra el Papa. La postura de gran parte de la Iglesia en Alemania de base y jerarquía por ejemplo y curas de Cataluña seguirán haciendo ceremonias de bendición a las comunidades como hasta ahora, obedeciendo su conciencia. El tiempo demostrará que Doctrina de la Fe no tiene la última palabra.

Francisco, “muy preocupado por el daño causado” por la nota de Doctrina de la Fe y prepara un “gesto de amor” a los católicos LGTBI. ¿Esperan algo más que gestos desde el colectivo?

Sí, francamente se esperan más gestos positivos que palabras. Quizás aún están por llegar: dejamos la puerta abierta. En cualquier caso, no pienso criticar abiertamente a este Papa porque no tiene ni punto de comparación con los anteriores, hablando de gays y otros mensajes centrales en Jesús. Lo que sí condeno es la estructura vaticana: estructura de pecado sin paliativos, habitada por reptiles, cuervos, chacales y otras especies en un darwinismo eclesial que Francisco intenta frenar y hacer lo que puede. ¿Esto no le exime que podría hacer más? pero: ¿Quién soy yo para juzgar a este papa?

Entonces, no considera homófobo a Francisco.

No, no lo es. Puede mejorar mucho: incorporar “gay” y mejor dicho “LGTBI”, de palabra y todos los textos eclesiales, ser valiente y dar más pasos adelante.

¿Cómo se han de entender aquellas palabras “quién soy yo para juzgar”?

Durante su primer año de pontificado, hay que entenderlas como espontáneas. Querían y son palabras humildes de alguien que dialoga con la sociedad civil pues generaliza para todos los gays. Y suponen la entrada de un Papa en el siglo XXI: utiliza la palabra “gay” (ya no sodomía, primer estadio no homosexuales, segundo estadio). Son lo más positivo a nivel verbal pronunciado hasta ahora. A nivel de gestos, lo mejor que ha hecho ha sido encontrarse con transexuales, lástima que haya sido en el ámbito privado.

¿En qué medida el Foro Europeo LGTBI es capaz de ejercer presión en el Vaticano?

Presionar en el sentido de hacer influir, como “lobby” eclesial, lo estamos haciendo, a través de nuestro trabajo generando documentos, comunicados, etc. El problema está en que hay una gran asimetría de poder que tiene la jerarquía y la que tiene el laicado. Lo que podemos decir sólo hace “cosquillas” al poder eclesial, monárquico, jerárquico, paternalista y nada permeable. Pero aquí estamos, haciendo resistencia activa, en conciencia.

***

Guardia-suizo_2274382546_14966610_667x375

Las lesbianas suizas piden la retirada de la Guardia oficial del Papa

Tras la publicación del ‘Responsum’ de Doctrina de la Fe

La Organización de Lesbianas exige al Estado alpino que deje de ser partícipe, a través del cuerpo militar, de una institución que promueve políticas discriminatorias para el colectivo LGTBI

Una semana después de la polémica decisión de la Congregación para la Doctrina de la Fe de considerar ilícitas las uniones entre homosexuales y prohibir su integración en la Iglesia católica, la Organización de Lesbianas de Suiza ha exigido a la Confederación una respuesta “contundente” a la política discriminatoria vaticana y ha pedido que retire de la Santa Sede a la Guardia Suiza, el cuerpo militar encargado de velar por la seguridad del pontífice y del pequeño Estado.

No obstante, tal como advertía este fin de semana el portal digital de noticias Cath.ch, el cuerpo militar pontificio fundado en 1506 a instancias del papa Julio II, es una institución que depende de la Santa Sede y no del Estado alpino, que no financia ni gestiona el cuerpo capitaneado por Christoph Graf y formado por jóvenes reclutas suizos que prestan su servicio en calidad de voluntarios.

Por su parte, Muriel Waeger, directora de la asociación francófona de gays y lesbianas, afirmó en referencia al “Responsum” de Doctrina de la Fe publicado el 15 de marzo, que la Iglesia ya está muy acostumbrada a protagonizar “este tipo de posicionamientos discriminatorios”. El texto emitido por el órgano vaticano para la custodiar la correcta doctrina en el seno de la Iglesia, ha desatado una ola de protestas a escala internacional, tanto dentro como fuera de la Iglesia.

En este sentido, Waeger, ha mostrado su preocupación por lo que este tipo de actitudes pueden suponer en los jóvenes reclutas de la Guardia, ya que, según asegura, “sabemos que algunos de ellos son homosexuales”. Por ello ha remarcado la necesidad de que Suiza lance un mensaje claro al Vaticano para alertar de las “gravísimas consecuencias” de sus palabras para los creyentes homosexuales, quienes, según Waeger, “pueden ser la causa de terapias de conversión, del rechazo de las familias y de los suicidios”.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , ,

El Papa nombra a Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de Karadima, miembro de la Comisión de Tutela de Menores del Vaticano

Miércoles, 31 de marzo de 2021

9789568410957La protección de menores del Vaticano es tarea de un hombre gay

El Papa Francisco le dijo a Juan Carlos Cruz que Dios ‘lo hizo’ gay

El chileno fue uno de los más críticos con el ‘Responsum’ de Doctrina de la Fe

Cruz, Hamilton y Murillo han sido tres de las víctimas que más han apoyado al Papa en su lucha contra la pederastia

“Muchas gracias al Papa Francisco por confiar en mí con este nombramiento. Lo agradezco profundamente. Esto renueva mi compromiso para seguir trabajando para terminar con la lacra del abuso y por tantos sobrevivientes que aún no obtienen justicia”, ha subrayado Cruz en Twitter

 

El Papa Francisco ha nombrado a Juan Carlos Cruz, un actor chileno gay que sobrevivió a los abusos sexuales de un sacerdote, para formar parte de un panel del Vaticano. Cruz ha sido nombrado miembro del Consejo Pontificio para la Protección de los Menores, creado por el Papa en 2013 en respuesta al escándalo de abusos sexuales de la Iglesia católica.

Nuevo gesto del Papa Francisco en su cruzada contra los abusos sexuales en la Iglesia. Un gesto cargado de significado, especialmente en estos días en los que el ‘Responsum’ de Doctrina de la Fe ha motivado mucha oposición. Uno de los más críticos, Juan Carlos Cruz, una de las víctimas de abusos de Fernando Karadima, ha sido nombrado miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores.

En un Bolletino cargado de noticias, Francisco ha prorrogado por un año el mandato de los miembros de la comisión, que son los siguientes: Monseñor Luis Manuel Alí Herrera; el Padre Hans Zollner, S.I.; la Hermana Jane Bertelsen F.M.D.M.; la Hna. María de los Ángeles, S.A. Arina Gonsalves R.J.M.; Sor Kayula Lesa, M.S.C.; Sor Hermenegild Makoro, C.P.S.; Prof. Ernesto Caffo; Dr. Gabriel Dy-Liacco; Prof. Benyam Dawit Mezmur; Prof. John Owen Neville; Sr. Nelson Giovannelli Rosendo dos Santo; Honorable Sra. Hanna Suchocka; Prof. Myriam Wijlens; Sra. Sinalelea Fe’ao; Sra. Teresa Kettelkamp Morris.

 E incluye al chileno Cruz, con el que mantiene una cordial relación y al que invitó, junto a sus compañeros James Hamilton y José Andres Murillo, a pasar unos días con él en Santa Marta mientras abordaba la revolución en una Iglesia chilena agotada por el peso de la pederastia.

“Muchas gracias al Papa Francisco por confiar en mí con este nombramiento. Lo agradezco profundamente. Esto renueva mi compromiso para seguir trabajando para terminar con la lacra del abuso y por tantos sobrevivientes que aún no obtienen justicia”, ha subrayado Cruz en Twitter.

Por otro lado, ha nombrado Subsecretaria para el Sector Fe y Desarrollo del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral a la Rev. Sor Alessandra Smerilli, F.M.A., profesora de Economía Política en la Pontificia Facultad de Ciencias de la Educación Auxilium de Roma.

Desde su creación, el panel ha contado con supervivientes de abusos sexuales a menores por parte del clero, pero Cruz es la primera persona abiertamente gay y la primera persona de América Latina en ser nombrada, según el Washington Blade. Cruz declaró a la publicación: “Me siento muy honrado. Soy un superviviente. Soy gay. Soy un laico. Soy católico”. “Sólo renueva mi compromiso de cambiar las cosas desde dentro”, añadió. “Por los supervivientes, por cada persona que se siente privada de sus derechos en la iglesia”.

Precisamente la semana pasada, Cruz se pronunció contra la Congregación para la Doctrina de la Fe, que respondió a la cuestión de la bendición de las uniones entre personas del mismo sexo en nombre del Vaticano, e insistió en que Dios “no bendice el pecado“.

Juan-Carlos-Cruz

Dijo a Associated Press en ese momento: “Si la Iglesia y la CDF no avanzan con el mundo … rechazando constantemente y hablando negativamente y no poniendo las prioridades donde deben estar, los católicos seguirán huyendo.”

Ahora, refiriéndose a la Inquisición española, dijo al Washington Blade: “Como católico, pediría inmediatamente un cambio en la dirección de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que cada día se parece más a la del infame Torquemada y no a la de los pastores que nos propone Francisco.”

En 2018, Juan Carlos Cruz habló con el Papa Francisco sobre su experiencia de abuso sexual infantil en la iglesia católica de Chile, y explicó que su calvario había sido desestimado por muchos obispos debido a su orientación sexual.

Según The Guardian, el Papa le dijo a Cruz: “Juan Carlos, que seas gay no importa. Dios te hizo así y te quiere así y no me importa. El Papa te quiere así. Tienes que ser feliz con lo que eres”.

Fuente Religión Digital/Washington Blade/Agencias

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Homenajean a 54 víctimas de la homofobia y Transfobia en el Memorial de la Diversidad

Miércoles, 31 de marzo de 2021

memorial2-820x394El nombre de 11 nuevas víctimas fatales de la homofobia y transfobia se sumó de manera permanente al Memorial por la Diversidad, lugar donde descansan los restos de Daniel Zamudio. Los crímenes de odio contra personas LGBTIQ+ aumentaron un 20% el último año

En el marco del noveno aniversario del crimen de odio que quitó la vida a Daniel Zamudio, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) llegó hoy hasta el Memorial de la Diversidad, ubicado en el Cementerio General, para recordar al joven y a otras 53 víctimas fatales que  han sido asesinadas en Chile en razón su orientación sexual o identidad de género.

Los/as voceros/as del Movilh, Javiera Zúñiga y Óscar Rementería, instalaron en el Memorial de la Diversidad de manera permanente placas con los 11 nombres de las nuevas víctimas fatales de la homofobia y la transfobia, al tiempo que rindieron homenaje a las 54 personas LGBTI asesinadas en Chile por el mismo motivo, dejando una flor por cada una de ellas.De las 11 nuevas víctimas 4 fueron asesinadas en 2019 y una el 2017; pero el asesinato de esta última fue conocido dos años más tarde. Otras seis víctimas perdieron la vida en 2020, el año con más crímenes contra  las personas LGBTIQ+ del cual se tenga registro.

“Cada año asistimos a este lugar para recordar a Daniel Zamudio, en su fecha de nacimiento, y para homenajear a todas las víctimas de la homofobia y la transfobia. El año pasado, y dado que Recoleta se encontraba en cuarentena total, no pudimos asistir, por lo que hoy añadimos al Memorial los nombres de todas las víctimas de los crímenes de odio ocurridos en los últimos dos años”, apuntaron los/as voceros/as.

El homenaje se enmarcó en el crimen que el 27 de marzo del 2012 quitó al vida al joven Daniel Zamudio, quien  permaneció en coma durante 24 días tras ser torturado en razón de su orientación sexual por cuatro sujetos.

“El país y la sociedad deben conocer y sensibilizarse sobre la vulnerabilidad que afecta a las personas lesbianas, gays, bi, trans e intersex. De ahí que creáramos este memorial como un homenaje permanente todas las víctimas. Un memorial donde descansan los restos de Daniel”,  recordó el Movilh

“Insistiremos ante el Gobierno y en el Congreso Nacional en una reforma que dé fuerza a la Ley Zamudio, para que deje de ser un león sin dientes. Entre otros, proponemos una institucionalidad antidiscriminatoria e indemnización para las víctimas”, finalizó el MovilhDe acuerdo al XIX Informe Anual de los Derechos Humanos de la Diversidad Sexual y de Género, las denuncias y casos por homofobia y transfobia incrementaron un 14,1% en el último año. Al considerar solo los crímenes de odio, el aumento es del 20%, mientras que las agresiones físicas o verbales subieron un +80,8%.

Listado de víctimas fatales de la homofobia y la transfobia en Chile

1975: NN

1984: Mónica Briones Puccio

2002: Pilar Ibáñez Carrasco, Mauricio Ortega Julio, Amanda Jofré Cerda, Fernanda Covarrubias y Edgardo Vera.

2004: Bárbara Rivero Salazar, Andrea Sánchez Sánchez

2006: Ronald Zambra Donoso, Andrés Navarrete Collao y Viviana Cuevas Henríquez.

2007: Moria Donaire González, Graciela Carrasco Berríos, Alejandra Albornoz Jiménez

2010: Manuel Menéndez González, Ramón Saa Valdivia

2011: Cinthia González Rodríguez, Camila Guzmán Trujillo

2012: Daniel Zamudio Vera, Juan Manuel Vidal, Fernando Valdivia Chávez

2013: Lorenzo Vigueras Torres, José González Quiroga, Diego Aliaga Rosales, Arturo
Lomboi Muñoz

2014: Alejandro Bustamante Godoy, Esteban Parada Armijo, Wladimir Sepúlveda, Zaconi Orellana Acevedo, Dilan Vera Parra

2015: Claudio Olivares Bignani, Josefa Salazar Almeida, Teresa Ruiz Núñez

2016: Marcelo Lepe, Litzi Odalis Parales, Nicole Saavedra Bahamondes, Vicente Vera.

2017:  Susana Sanhueza, Álvaro Constanzo, , Ana Villarroel González

2018: Paloma Paredes Carrasco, José Ferrada Aguilera, Felipe Olguín Gómez

2019: Sussy Montalbán, Aliro Andrade Almonacid, Brenda Plaza Vallejos, Samuel Gamboa

2020: Miguel Miranda Bustos., Cynthia Leslie Velásquez, Marcelo Cea Espinoza, Jorge Ruz García, Miguel Arenas Rodríguez, Vicente González Lorca.

Fuente MOVILH

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Un padre detenido en Zaragoza por maltrato homófobo a su hijo gay

Miércoles, 31 de marzo de 2021

29397_acoso-escolar-bullyingSin duda son noticias esperanzadoras para tantos niños y jóvenes LGTB que no tienen la suerte de nacer en un hogar donde el amor prime por sobre todas las cosas, el amor y la comprensión por sobre la orientación sexual y la identidad de género.

Noticias que nos dan la tranquilidad de que en España las cosas (o la mayoría) se van haciendo bien. Esto ha sucedido en Zaragoza, donde un hombre de 45 años ha sido detenido por delitos de odio al maltratar a su hijo gay. Los hechos pasaron el miércoles, 24 de marzo, en las 23:50, en la calle Sor Juana de la Cruz de Zaragoza cuando una amiga de la víctima alertó al 091, después de que este le enviara un WhatsApp diciéndole que estaba atemorizado porque su padre lo había amenazado de muerte.

Y es que la semana pasada el chico gay escribió whatsapps a una amiga, muy agobiado porque su padre lo había amenazado de muerte por ser gay. Ella llamó a la policía, que rápidamente acudió al domicilio del adolescente.

Cuando la policía preguntó al chico, él señaló que su padre llevaba mucho tiempo maltratándolo psicológicamente por su orientación sexual, en algunas ocasiones el maltrato también había sido físico. Concretamente, estos actos de violencia hacia el joven, que empezaron hace más de dos años, no solos eran psíquicos, sino que en alguna ocasión se dieron agresiones físicas. La víctima vivía constantemente sufriendo amenazas y humillaciones en público y, al estar atemorizado, nunca se atrevió a denunciar.

La madre del chico negó los hechos, pero se constató que ella también llevaba años sufriendo violencia machista, desde los 8 años que llevaban en España (vinieron de Moldavia), pero nunca se atrevieron a denunciar.

La policía no podía localizar al agresor, y el hijo reveló que estaba escondido en la casa, en el armario de la limpieza que estaba en la terraza de los vecinos.

En ese momento fue inmediatamente detenido, puesto que además del crimen de odio hacia su hijo y la violencia hacia su esposa, pesaba sobre él una orden de detención y extradición de parte de la Interpol, por delitos de tráfico de drogas en Moldavia.

Fuente Agencias

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Continúa búsqueda de Tehuel, joven trans de 22 años desaparecido desde el 11 de marzo

Miércoles, 31 de marzo de 2021

TEHUEL-1-1200x600Tehuel es un joven trans al que vieron por última vez el 11 de marzo, en Alejandro Korn, provincia de Bs. As.

Noticia en progresión

Tehuel De la Torre, joven trans que el viernes 26 de marzo cumplió 22 años, desapareció el 11 de marzo pasado. Ese día salió de su casa de San Vicente hacia el barrio La Esperanza, en Alejandro Korn. La primera persona en denunciar su ausencia fue su pareja. Lo hizo en la comisaría primera de San Vicente y declaró que el joven fue a la casa de un hombre que conocía, L.A.R, de 37 años, para una entrevista de trabajo como mozo en un evento.

En un operativo policial en la casa de esta persona, se encontró un teléfono incendiado y prendas que podrían pertenecer a Tehuel, por la descripción de su pareja. El hombre se encuentra detenido. Y hay también otra persona detenida, acusada de encubrimiento.

En diálogo con Presentes, Verónica Alarcón, hermana del joven desaparecido, insistió: “Hay que seguir buscando para encontrarlo. Hoy es un día especial, es su cumpleaños, y está toda la familia destrozada por no poder tenerlo acá”. En torno a las hipótesis que investiga la Justicia, la mujer opinó: “Yo creo que estuvo en la casa de este hombre. Él lo conocía de antes porque ambos participaban en marchas. Creo que desde hace unos tres años, aproximadamente”.

La investigación está en manos de la fiscala Karina Guyot, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Descentralizada de San Vicente. Participan en los operativos de búsqueda la Gendarmería Nacional y perros entrenados de la Policía Federal Argentina. Los rastrillajes, algunos de las fuerzas de seguridad y otros en los cuales se suman los vecinos de San Vicente, se multiplicaron en los últimos días en las zonas descampadas de los alrededores de los barrios de La Esperanza y La Laurita, de Alejandro Korn.

Mientras avanzan los peritajes sobre los elementos secuestrados en la casa del sospechoso y realizó un levantamiento de rastros en busca de restos de sangre para un cotejo de ADN.

El viernes a la tarde se realizó una marcha de antorchas en su nombre, con el lema “El silencio de Tehuel es nuestro grito de justicia”. Tuvo como punto de partida El Cruce de Alejandro Korn (Hipólito Yrigoyen -ruta provincial 210- y Presidente Perón-) y finalizó en Mansilla al 1200, en el barrio La Esperanza, donde el joven fue visto por última vez.

Tehuel-OBELISCO-1024x1024Para el lunes se convocó en Ciudad de Buenos Aires

Verónica describió a Tehuel como un chico muy familiero, que se encargaba de los mandados y algunas tareas de la casa, y que se encontraba en la búsqueda de trabajo. “Cuando yo llegaba le pedía que me haga algún mandado, tomábamos mates, compartíamos muchas cosas, es muy divertido”, agregó.

A Tehuel le falta un año para terminar la escuela secundaria. Abandonó para poder “agarrar más changas”, tales como cortar el pasto, vender cosas de panadería. “Vivían el día a día, era necesario su aporte en la casa”, dijo su hermana.

Al trascender la noticia de la desaparición, en numerosos medios de comunicación se generó confusión sobre su identidad de género de Tehuel. Incluso una parte de su familia se mostró “ofuscada” por algo tan básico como su derecho a la identidad de género como como varón trans y en más de una oportunidad no quisieron reconocerla.

Al ser consultada sobre el tema, Verónica contó que Tehuel expresó su identidad desde los 13 años. “De parte de la familia del lado de mi mamá estaba todo bien. Lo entendíamos perfecto. Incluso, que yo sepa, no tenía tampoco problemas en la escuela por discriminación”.  Muy emocionada por la fecha, cerró la entrevista con un mensaje para su hermano: “Feliz cumpleaños, donde sea que estés”.

Para aportar datos

La última vez que vieron a Tehuel, estaba vestido con un pantalón gris, una camisa manga corta blanca y una campera azul, gorra y zapatillas azules. Tiene contextura robusta, tez blanca, cabello corto de color oscuro y mide alrededor de 1,56 metros.

“Si alguien sabe de algo por favor llame a la policía, la familia lo espera”, pidió su hermana. Quien tenga alguna información sobre su paradero debe comunicarse con la UFI Descentralizada de San Vicente: por teléfono al 0221-429-3015 o por mail en perdes@mseg.gba.gov.ar.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.