Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Nikki Haley’

Crece la preocupación entre activistas del colectivo LGBT en África por la influencia de Donald Trump

Martes, 24 de octubre de 2017

Watch-Nigerias-Cure-For-Gays-by-Ikenna-on-Whats-Up-Africa.JPG5_Activistas por los derechos del colectivo LGBT en África manifiestan su creciente preocupación por la influencia negativa de Donald Trump que podría traducirse en el retroceso de los pocos logros alcanzados en un continente mayoritariamente homofóbico. 

Que defender los derechos del colectivo LGBT en África, donde muchos países tienen leyes contra la homosexualidad, puede ser muy peligroso lo sabe bien Joseph Achille Tiedjou, de 32 años de edad, quien vive en Camerún con la amenaza diaria de ser acosado, como lo fuera hace meses su colega Jules Eloundou, o arrestado con el mínimo pretexto. Si bien en la última década se sentían amparados de alguna manera por el apoyo de la Administración de Barack Obama y la solidaridad internacional, los activistas temen ahora que este escenario se revierta a la vista del retroceso favorecido por el efecto Donald Trump, así como que se traduzca en la revocación del apoyo proporcionado por los Estados Unidos para la lucha contra el VIH, el sida y otros programas que indirectamente han contribuido a la formación de grupos que defienden los derechos humanos.

«Tengo tantas preocupaciones con la nueva administración (…). Se sabía que Obama estaba muy comprometido. Hillary Clinton fue una campeona de los derechos LGBT y obtuvo muchas garantías al abordar específicamente estos problemas», declara el activista preocupado por medidas como la prohibición de que las personas transexuales formen parte del ejército estadounidense y otras medidas tomadas por su administración en lo que prevé será un progresivo retroceso de los derechos en los Estados Unidos, que podría influir en el continente africano donde ya es uno de los colectivos más vulnerables.

El gobierno de Obama llegó a hacer de los derechos del colectivo LGBT un pilar de su política interior, influyendo muy positivamente también en su mensaje al exterior, en lo que en África algunos interpretaron como un empuje de las «ideas occidentales», al crear la figura del enviado especial sobre los derechos LGBT, como también constituía posteriormente la ONU, figura que una coalición de 54 países africanos reclamaba desapareciera. El hecho de que Donald Trump haya mantenido en este puesto a Randy Berry no ha servido para tranquilizar a aquellos que viven en países donde la homosexualidad es perseguida o incluso castigada con penas de muerte, incrementándose su alarma ante el constate retroceso de los derechos de la comunidad, una agenda confirmada definitivamente el pasado viernes por el propio presidente estadounidense.

«La diferencia con la administración anterior fue que los derechos de las personas LGBT eran explícitamente parte de la política exterior. Por lo tanto, los grupos LGBT de todo el mundo podían confiar absolutamente en el apoyo moral y, de hecho, material que provenía del gobierno de los Estados Unidos, que marcaba una enorme diferencia (…). Bajo esta administración, ya no vamos a ver ese compromiso proactivo en torno a los derechos LGBT», asegura Graeme Reid, director del Programa de Derechos de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales de Human Rights Watch, aludiendo al reiterado nombramiento de «funcionarios abiertamente homofóbicos» para altos cargos de su gobierno, así como la retirada de protección laboral al colectivo a nivel estatal.

La penúltima muestra de la ausencia de compromiso de la Administración Trump con la comunidad LGBT internacional se produce hace menos de dos semanas, cuando Nikki Haley vota en contra de una resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para prohibir la aplicación de la pena de muerte por el delito de homosexualidad cuando se trata de relaciones sexuales consensuadas. La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, ha pretendido salir del paso aludiendo a «preocupaciones más amplias con el enfoque de la resolución para condenar la pena de muerte en otras circunstancias», asegurando que los Estados Unidos «condena inequívocamente la aplicación de la pena de muerte por conductas como la homosexualidad».

Ser homosexual es ilegal en más de 33 países africanos, penándose incluso con pena de muerte en 4 de ellos: Sudán, Mauritania, el norte de Nigeria y el sur de Somalia, según Amnistía Internacional. La situación del colectivo es crítica en países como Kenia, en el que se consideran legales los exámenes anales; Uganda, cuyo presidente sostiene que no habría homosexuales en el continente africano si no hubiera habido colonización; o Tanzania, donde su gobierno ha llegado a impedir a las ONGs que presenten sus servicios a miembros del colectivo LGBT.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Estados Unidos se ve forzado a aclarar que se opone a la aplicación de la pena de muerte para castigar las relaciones homosexuales

Viernes, 6 de octubre de 2017

historia-de-la-bandera-del-orgullo-gay-9Estados Unidos se ha visto forzado a salir al paso de las informaciones que le acusaban de haberse opuesto a una resolución del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas que condenaba la aplicación de la pena de muerte por mantener relaciones homosexuales. Lo cierto, como explicábamos hace dos días, es que ese titular descontextualizado puede ser malinterpretado. La resolución era un texto globalmente crítico con la pena de muerte, y de ahí deriva la oposición estadounidense, que no es nueva (textos similares se han votado en ocasiones anteriores y Estados Unidos también ha votado en contra). Lo importante, en este caso, es que por primera vez se incluía una mención a la aplicación de la pena de muerte a las personas que mantienen relaciones homosexuales, a la que Estados Unidos, según ha confirmado ahora, se opone. Una clarificación que colectivos en defensa de los derechos LGTB consideran oportuna, aunque no ha despejado todas las críticas.

Lo explicamos en nuestra anterior entrada (en la que detallamos además el voto de los diferentes países). La resolución A/HRC/36/L.6 del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aborda la pena de muerte y condena su aplicación cuando no es garantista y supone una violación de derechos humanos fundamentales. Condena, por ejemplo, la pena de muerte contra personas con discapacidad mental o intelectual, contra quienes eran menores de 18 años en el momento de la comisión del delito o contra mujeres embarazadas. También “deplora” que las personas pobres o económicamente vulnerables y los extranjeros sean condenados a muerte de manera desproporcionada. Por lo que se refiere al ámbito LGTB, lo interesante de esta resolución es que por primera vez incluye la cuestión LGTB entre sus considerandos y recomendaciones. Lo hace, en concreto, en tres ocasiones:

  • La primera, en su parte introductoria, al tomar nota de los informes del secretario general de Naciones Unidas sobre la cuestión de la pena de muerte, en el último de los cuales “examinó los efectos desproporcionados de la aplicación de la pena de muerte a personas pobres o económicamente vulnerables, los extranjeros, las personas que ejercen el derecho a la libertad de religión o de creencias y la libertad de expresión, y la aplicación discriminatoria de la pena de muerte contra las minorías raciales y étnicas, su aplicación discriminatoria por motivos de género u orientación sexual, y su aplicación a personas con discapacidad mental e intelectual”.
  • La segunda, cuando expresamente condena “la imposición de la pena de muerte como sanción por determinadas formas de conducta, como la apostasía, la blasfemia, el adulterio y las relaciones homosexuales consentidas, y expresando profunda preocupación por el hecho de que la pena de muerte por adulterio se imponga de manera desproporcionada a las mujeres”.
  • Finalmente, la tercera mención tiene lugar cuando insta “a los Estados que todavía no han abolido la pena de muerte a velar por que esta no se imponga como sanción por determinadas formas de conducta, como la apostasía, la blasfemia, el adulterio y las relaciones homosexuales consentidas”.

Se trata, en este sentido, de un avance importante, que la propia ILGA (Asociación Internacional de Gais, Lesbianas, Bisexuales, Trans e Intersexuales) saludaba como “histórico”. Sin embargo, mediáticamente quedó ensombrecido por el voto contrario de los Estados Unidos, que hizo que numerosos medios de comunicación señalasen en sus titulares a este país como opuesto a una condena a la pena de muerte por mantener relaciones homosexuales. También fue criticado por organizaciones defensoras de los derechos LGTB. “La embajadora Haley [en referencia a Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas] ha fallado a la comunidad LGBTQ al no pronunciarse contra el uso bárbaro de la pena de muerte para castigar a personas que tienen relaciones homosexuales”, declaró Ty Cobb, responsable del área internacional de Human Rights Campaign (la mayor organización de defensa de los derechos LGTB en Estados Unidos). “El desprecio flagrante de esta administración hacia los derechos humanos y las vidas de las personas LGBTQ en el mundo es más que vergonzoso”, añadió.

Tal ha sido el alcance de la noticia que el Departamento de Estado se ha visto obligado a desmentir que Estados Unidos apoye de alguna manera la aplicación de la pena de muerte a las personas homosexuales. lo ha hecho con una breve intervención de su portavoz Heather Nauert, ante la prensa, en la que explicó que su país votó contra la resolución debido “a más amplias reservas hacia la forma en la que la resolución condenaba la pena de muerte en todas las circunstancias”. Conviene recordar, en este punto, que Estados Unidos aplica la pena de muerte en 31 de sus 50 estados, y de hecho en 2016 se situó entre los diez países del mundo con más personas ejecutadas. “Los Estados Unidos condenan de forma inequívoca la aplicación de la pena de muerte para conductas tales como la homosexualidad, la blasfemia, el adulterio o la apostasía. No consideramos que tales conductas deban ser objeto de criminalización”, añadió:

La propia embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, quiso explicar en Twitter que el voto estadounidense no podía entenderse como un refrendo a la aplicación de la pena de muerte para castigar las relaciones homosexuales. “Siempre hemos luchado en favor de la justicia para la comunidad LGBT”, afirmaba Haley, que insistía en que su voto era el mismo que el que en su momento ejerció la administración Obama contra una resolución similar (si bien aquella no incluía referencia alguna a las personas homosexuales):

Las aclaraciones de la administración Trump han sido bienvenidas, por ejemplo, Por Jessica Stern, directora ejecutiva de OutRight Action International, que ha querido echar en esta ocasión echarle un guante. “Sería un error interpretar su oposición a la resolución contra la pena de muerte como un cambio en sus políticas”, ha asegurado Stern, insistiendo en que su organización segurá denunciando a la administración Trump por cada uno de los pasos que dé en contra de los derechos LGTB. Desde Human Rights Campaign, por su parte, y tras la condena inicial a la que antes hacíamos mención, han agradecido la clarificación aunque siguen mostrando su preocupación por el abandono del compromiso de Estados Unidos con los derechos LGTB a nivel global.

No faltan, en cualquier caso, los activistas que consideran ingenuo pensar que no oponerse con firmeza a la pena de muerte no afecta a los derechos LGTB. “La pena de muerte es también un asunto LGTBQ. Uno puede verlo en el modo en el que se aplica en Arabia Saudí, Yemen, Sudán y otros lugares”, ha afirmado por ejemplo Ryan Thoreson, investigador en el programa de derechos LGTB de Human Rights Watch. “Cuando los Estados Unidos no están dispuestos a denunciarlo, incluso en una relsoución irreprochable como esta, envía una señal de tolerancia hacia la pena de muerte que debería preocupar mucho a las personas LGTBQ”, ha añadido.

Países que castigan la homosexualidad con la muerte

De acuerdo al último informe de ILGA sobre Homofobia de Estado, publicado en mayo, la pena de muerte para los actos sexuales entre personas del mismo sexo se aplica en 8 estados miembros de Naciones Unidas. En 4 de ellos (Arabia Saudí, Irán, Sudán y Yemen) se aplica en todo el estado; en 2 (Nigeria y Somalia) se aplica solo en provincias específicas. En zonas de otros 2 países (Irak y Siria), es implementado por tribunales locales, vigilantes o actores no formalmente estatales (es el caso del Estado Islámico).

Hay otros 5 estados (Afganistán, Emiratos Árabes Unidos, Pakistán, Catar y Mauritania) donde la interpretación de la sharía permite la pena de muerte, aunque ILGA no tiene conocimiento de que se esté invocando en estos momentos. Brunéi, un país que aprobó en 2014 una ley que debía implementarse en tres fases y que castigaba también con pena de muerte las relaciones homosexuales, queda por el momento fuera de la lista de ILGA al no haberse avanzado todavía hacia la segunda y tercera fase de implantación.

 Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

Donald Trump nombra al exdiplomático abiertamente gay, Richard Grenell, como embajador en Alemania

Miércoles, 6 de septiembre de 2017

getfile-aspxA expensas de que sea confirmado por el Senado, Donald Trump nombra como embajador de los Estados Unidos en Alemania a Richard Grenell, un exdiplomático abiertamente gay, superviviente de un linfoma, cocreador de una aplicación para ayudar a los pacientes con cáncer a personalizar y rastrear los efectos de la quimioterapia, que lleva 15 años con la misma pareja y ambos son cristianos evangélicos conservadores.

Tal y como se había rumoreado, el pasado viernes, 4 de septiembre, Donald Trump nombra como embajador de los Estados Unidos en Alemania a Richard Grenell. De 50 años de edad, se trata de un exdiplomático y comentarista de Fox News que se convertiría en el primer embajador abiertamente homosexual de la administración Trump. Algunos interpretan el nombramiento de Grenell como una recompensa por servir como portavoz de cuatro embajadores de la ONU durante el gobierno de George W. Bush, época en la que regularmente asumió el puesto de los embajadores durante las reuniones del Consejo de Seguridad de la ONU, consolidando su imagen pública como algo más que un mero enlace de prensa.

No es la primera vez que Grenell es nombrado por Trump para un puesto de relevancia, pero nunca ha terminado de ser ratificado pro el órgano competente. Anteriormente ya había sido considerado para el cargo de embajador de los Estados Unidos en la OTAN, cargo que finalmente recaía en Nikki Haley, ex gobernadora de Carolina del Sur. Igualmente, también había sido una opción para el cargo de embajador en la OTAN, que finalmente ocupaba Kay Bailey Hutchison, ex senadora de Texas.

Se espera que Grenell ocupe su nuevo cargo a finales de año, pero sólo si el Senado así lo confirma definitivamente, porque no es la primera vez que el hecho de ser abiertamente gay le ha llevado a dimitir de algún cargo en determinadas ocasiones. Grenell se había desempeñado como asesor de política exterior tanto para Mitt Romney como para John McCain durante sus respectivas campañas para la presidencia. Pero se vio obligado a dimitir de la campaña de Romney cuando el candidato se convirtió en diana de los conservadores por tener a una persona abiertamente gay en su círculo íntimo.

Superviviente de un linfoma no Hodgkin, Grenell es uno de los creadores de chemoWave, una aplicación móvil que ayuda a los pacientes con cáncer a seguir su dieta, hidratación, ejercicio, interacción social y compromiso mental durante la quimioterapia. La web de chemoWave incluye un video con Grenell y su pareja de 15 años, Matt Lashey, hablando de su experiencia con la enfermedad y su tratamiento. Ambos son cristianos evangélicos conservadores y Grenell ha utilizado en ocasiones su cuenta de Twitter para desafiar a sus críticos con preguntas sobre la Biblia.

El presidente Obama nombró a siete hombres abiertamente homosexuales para puestos de embajadores en España, Dinamarca, Nueva Zelanda, República Dominicana, Australia, Vietnam y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa. Anteriormente, el presidente Clinton había sido el primer presidente en nombrar a una persona abiertamente gay para el puestro de embajador: Jim Hormel, que lo fue en Luxemburgo, siendo el presidente George W. Bush el primer presidente republicano en nombrar a un embajador abiertamente gay: Michael Guest, que fue embajador en Rumania.

Fuente Universogay

General, Historia LGTB , , , , , ,

Un juez federal declara inconstitucional la prohibición del matrimonio igualitario en Carolina del Sur

Sábado, 15 de noviembre de 2014

1dDC7Q.AuSt.74El juez federal Richard Mark Gergel ha dictaminado que la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo establecida en las leyes de Carolina del Sur viola la Constitución de los Estados Unidos. La sentencia ha quedado en suspenso hasta el próximo 20 de noviembre, tiempo ofrecido a la administración del estado para que pueda presentar recurso. El fiscal general de Carolina del Sur ha comunicado que apelará el fallo del juez ante la Corte de Apelaciones del 4º Circuito.

Carolina del Sur (Estados Unidos) está más cerca de poder celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo. Un tribunal federal ha admitido a trámite el recurso contra la prohibición del matrimonio gay en este estado, el único del Cuarto Circuito de Apelaciones que todavía mantiene esta oposición a los enlaces igualitarios.

La jueza Michelle Childs mantiene que los demandantes han presentado argumentos suficientes y pueden seguir adelante con su demanda contra el fiscal superior del estado. Lo decidió el este lunes (10 de noviembre), según revela la prensa local.

El recurso fue presentado por una pareja de lesbianas, Katherine Bradacs y Tracie Goodwin (en la fotografía con sus tres hijos), dos militares casadas en Washington DC, que demandan al estado para que reconozca su unión. Mantienen que la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo es inconstitucional, que vulneran sus derechos y la igualdad ante la ley. La pareja había denunciado a la gobernadora y al fiscal general.

La jueza no se ha pronunciado sobre este caso, pero señala que “la demanda plantea cuestiones constitucionales federales y no debe ser trasladada a un tribunal estatal”.

Childs dictamina que la negativa de la Corte Suprema de Estados Unidos a escuchar una apelación de una decisión del Tribunal del Cuarto Circuito de Apelaciones, que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo en Virginia “establece que, de ser probados, la falta de reconocimiento de un matrimonio entre personas del mismo sexo legal fuera de estado y sus correspondientes derechos va en contra de la Decimocuarta Enmienda. Esta enmienda incluye, entre otras, la Cláusula del Debido Proceso y la Cláusula de Protección Igualitaria.

La decisión del alto tribunal en este caso abrió el camino para acabar con la prohibición del matrimonio gay en otros estados del circuito.

Childs ha desestimado la decisión contra la gobernadora Nikki Haley como acusada en la demanda, pero mantiene que la acusación puede continuar contra el Procurador General Alan Wilson. Wilson, por su parte, dice que este caso pertenece es competencia de la justicia del estado, no a nivel federal.

En Carolina del Sur existen otros tres recursos presentados contra la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo, si bien los jueces de momento solo se han pronunciado en este.

Carolina del Sur era el único estado dependiente de la Corte de Apelaciones del 4º Circuito en el que aún no se había dictado sentencia sobre el derecho al matrimonio igualitario. Esta Corte de Apelaciones ya había respaldado el fallo favorable a los enlaces entre personas del mismo sexo en Virginia, en el que se establecía que su prohibición violaba el derecho a la igual protección recogido en la Decimocuarta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. Contra esta decisión se presentó un recurso ante el Tribunal Supremo, sin que fuera admitido a trámite.

Por ello, al igual que ocurrió recientemente en el caso de Carolina del Norte, el juez Gergel se ha limitado en su exposición a acatar esta jurisprudencia, indicando que los argumentos en contra del matrimonio igualitario presentados por la fiscalía de Carolina del Sur ya habían sido desestimados en la disposición de la Corte de Apelaciones del 4º Circuito en el caso de Virginia. Esa disposición, en palabras del juez, “establece, sin lugar a dudas, el derecho de los demandantes a contraer matrimonio como parejas del mismo sexo”.

El juez, sin embargo, ha querido garantizar el derecho a la apelación de la administración de Carolina del Sur, dictando una suspensión temporal de su sentencia hasta el próximo 20 de noviembre, a semejanza de lo que establecieron los jueces que dictaminaron en los casos de Wyoming y Kansas. El fiscal general del estado sureño, Alan Wilson, ya ha comunicado su intención de recurrir ante la Corte de Apelaciones del 4º Circuito. El fiscal cree que es su obligación defender las leyes estatales siempre que haya un camino viable para ello, y la reciente decisión contraria al matrimonio entre personas del mismo sexo de la Corte de Apelaciones del 6º Circuito crea un conflicto que, según el fiscal, debe ser dirimido por el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, objetivo final de su apelación.

Rechazada la suspensión de la sentencia de Kansas (ACTUALIZACIÓN)

g232141_u82512_sonia-sotomayor-time-magazineEn Kansas hubo una sentencia favorable al matrimonio igualitario, que quedó en suspenso hasta las 5 de la tarde del 11 de noviembre para que pudieran formalizarse los recursos. Las primeras bodas de parejas del mismo sexo, por tanto, deberían haber empezado a celebrarse este jueves 12 de noviembre.

Pero la Fiscalía General presentó una solicitud de suspensión permanente de la sentencia ante Corte de Apelaciones del 10º Circuito, que fue rechazada. Sin embargo, la administración de Kansas recurrió esta decisión ante la juez del Tribunal Supremo Sonia Sotomayor, supervisora del 10º Circuito, que decidió suspender cautelarmente la sentencia hasta que el panel completo del alto tribunal decidiera al respecto. Esta medida garantista era semejante a la que tomó el juez Anthony M. Kennedy en el caso de Idaho, que finalmente se resolvió con la desestimación de la solicitud de suspensión.

Y, efectivamente, antes de acabar la jornada de este 12 de noviembre, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha emitido una orden por la que rehúsa la suspensión de la sentencia que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo en Kansas, que ya es de total aplicación. Como novedad respecto a casos anteriores, en la orden se aclara que la decisión se ha tomado con los votos en contra de los jueces Scalia y Thomas, lo que quizás pueda servir de pista para futuras decisiones del alto tribunal sobre este asunto.

Una lista cada vez mayor y una situación cada vez más compleja

Con la incorporación definitiva de Kansas, el matrimonio igualitario ya es completamente legal en 33 estados de los Estados Unidos. En Carolina del Sur, como ya hemos visto, la sentencia favorable está suspendida cautelarmente, aunque su Corte de Apelaciones correspondiente ya ha sentado jurisprudencia favorable. Únicamente restaría Montana como estado cuya Corte de Apelaciones (el 9º Circuito) ha dictaminado a favor de los enlaces entre personas del mismo sexo, pero donde aún no se ha dictado sentencia sobre este asunto en un tribunal federal.

En Ohio, Michigan, Kentucky y Tennesse, las sentencias favorables dictadas por los jueces federales han sido revocadas por la Corte de Apelaciones del 6º Circuito, la única en dictaminar en contra de la igualdad de derechos de las personas LGTB. Este dictamen será recurrido ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, según han comunicado los equipos legales que defienden a las parejas del mismo sexo demandantes.

En otros estados existen sentencias favorables de jueces federales que aún están pendientes de ser revisadas por las correspondientes Cortes de Apelación, como es el caso de Florida  (11º Circuito), Texas (5º Circuito) y Misuri (8º Circuito). Por el momento solo ha habido un estado en el que un juez federal ha considerado constitucional prohibir el matrimonio igualitario: Luisiana, sentencia que también debe ser revisada por la Corte de Apelaciones (también, en este caso, la del 5º Circuito). En Arkansas, finalmente, es la Corte Suprema del estado la que debe revisar una decisión favorable al matrimonio igualitario emitida por un juez estatal, no federal.

Los estados donde el matrimonio entre personas del mismo sexo ya está plenamente vigente son, en este momento, Alaska, Arizona, California, Carolina del Norte, Colorado, Connecticut, Delaware, Hawaii, Idaho, Illinois, Indiana, Iowa, Kansas, Maine, Maryland, Massachusetts, Minnesota, Nevada, New Hampshire, Nueva Jersey, Nueva York, Nuevo México, Oklahoma, Oregón, Pensilvania, Rhode Island, Utah, Virginia, Virginia Occidental, Vermont, Washington, Wisconsin y Wyoming. A ellos hay que sumar el Distrito de Columbia y 10 jurisdicciones tribales.

Fuente Ragap y Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.