Archivo

Archivo para Sábado, 10 de julio de 2021

Amistad verdadera

Sábado, 10 de julio de 2021

Del blog de Henri Nouwen:

dqn0r5txqaa9cqq

Cuando nos preguntamos honestamente cuáles personas son las más importantes y queridas en nuestras vidas, descubrimos a menudo que son aquellas que, en lugar de brindar consejos, soluciones o curas, eligen mejor compartir nuestro dolor y tocar nuestras heridas con mano tierna y cariñosa. El amigo que puede guardar silencio con nosotros en un momento de desesperación o confusión, que puede quedarse con nosotros a la hora de una pena y pérdida, que puede admitir no saber, no curar, no sanar y sin embargo encarar con nosotros la realidad de nuestras debilidades: ese es un verdadero amigo.

*

Henri Nouwen

6a00d8341c734753ef010536a9efc1970c-800wi

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Posteísmo y no-dualidad. Un cambio de paradigma (IV).

Sábado, 10 de julio de 2021

No-dualidad.3Posteísmo y no-dualidad. Un cambio de paradigma

IV. No-Dualidad

Hace poco recibí un correo de una persona que me decía: “Creo que entiendo lo que es la no-dualidad, pero no la puedo razonar”. La mente no puede “razonar”, ni siquiera entender la no-dualidad, porque ella misma es dual. Pensar implica, además de objetivar, “separar” el sujeto conocedor del objeto conocido. Ahí nace el “yo” y la mente termina pensando que la realidad es una suma de objetos separados, porque así es como ella la percibe.

La no-dualidad no puede, por tanto, ser pensada. Lo más que podemos alcanzar, a través de la mente, es reconocer que tal planteamiento, no solo no carece de sentido, sino que posee una poderosa potencia explicativa. Nada más. La no-dualidad puede percibirse, no razonando, sino justamente en el silencio de la mente: sea porque se ha vivido una experiencia de comprensión en la que el pensamiento queda completamente suspendido, sea gracias a una práctica del silencio de la mente, que nos permite ver desde “otro” lugar.

Alguien ha escrito también que “el planteamiento de la no-dualidad parece contradecir toda la experiencia humana”. Así es, tal como “parecía” contradecirla el heliocentrismo a quien estaba anclado en la “evidencia” de que el sol giraba alrededor de la tierra.

Sin embargo, incluso la física moderna afirma la interrelación, hasta el punto de que el físico Carlo Rovelli se atreve a escribir: “El aspecto relacional de todas las variables físicas es uno de los descubrimientos básicos de la mecánica cuántica”. Si pudiéramos adentrarnos progresivamente en lo más minúsculo de la materia -del organismo a los órganos, células, moléculas, átomos, partículas subatómicas…-, lo que descubriríamos al final del recorrido serían ondas de vibración, cuerdas vibrantes y campos cuánticos. Todo ello apunta hacia un Vacío originario, matriz de todas las formas. Lo cual le ha llevado al filósofo postmaterialista Jordi Pigem a escribir que “la base de la realidad no es la materia, es la consciencia”. En la misma línea, el gran físico cuántico James Jean afirmaba que “el universo material se deriva de la consciencia, y no al revés”. Y el astrofísico Richard Conn Henry: “El universo es inmaterial, mental y espiritual”. Con lo cual, el planteamiento de la no-dualidad no parece ya tan “contradictorio” con la realidad como algunos pensaban.

Sin querer extenderme demasiado, deseo simplemente puntualizar algunas cuestiones relativas a la no-dualidad que suelen ser tergiversadas con frecuencia. Probablemente por la misma razón por la que no puede ser “razonada”. Cuando se pretende entender la no-dualidad desde la mente, es imposible captar su significado.

Los puntos que deseo clarificar son aquellos que con mayor frecuencia son mal entendidos:

· La no-dualidad no niega las diferencias. Lo que afirma es que diferencia no es sinónimo de separación. Somos diferentes, pero somos lo mismo. La realidad es un despliegue de formas diferentes, pero todas ellas no son sino “formas” surgiendo de un mismo fondo y compartiendo una misma identidad profunda.

· La no-dualidad no niega el mundo de las formas; al contrario, lo característico de la no-dualidad es la afirmación de ambos polos de lo real. Asume un doble principio: el de exclusión (“yo no soy mi cuerpo, ni mi mente, ni mi psiquismo…”) y el de inclusión (“pero soy también mi cuerpo, mi mente, mi psiquismo…”). En el caso humano, se articula con sabiduría la personalidad (o yo) con y desde la identidad (consciencia). En la vivencia adecuada de esa articulación consiste la sabiduría.

· La no-dualidad no niega el proceso, sino que reconoce la paradoja. Si bien es cierto que, desde el plano profundo -más allá de las formas- todo es ya -todo, simplemente, es; somos plenitud-, esto no niega que, en el plano fenoménico o de las formas, todo es procesual. Lo cual puede resumirse de manera sintética en esta afirmación: estamos en proceso -como personas- de llegar a ser aquello que ya somos -en nuestra identidad profunda-.

· La no-dualidad no niega la acción ni el dinamismo de comprometerse. Al contrario, no-dualidad es amor y sinónimo de compromiso. Y es así porque la comprensión no-dual, al situarnos en la verdad de lo que somos, sin negar nada de lo que nos constituye, me hace reconocer que todo otro es no-otro de mí. Es lo que aprecio en Jesús de Nazaret: fue esta comprensión la que guio su actitud (“lo que le hacéis a otro, me lo hacéis a mí”) y su comportamiento, caracterizado por la más genuina compasión, que viene siempre de la mano de la comprensión. Con lo cual, el compromiso urge, pero naciendo del lugar adecuado: no del voluntarismo ni del dualismo -con las trampas que esto encierra-, sino de la comprensión. No hay un yo que se comprometa, pero eso no conduce a la pasividad, inactividad o indolencia narcisista, porque somos consciencia comprometida; al comprenderlo, empezamos a vivirnos desde nuestra verdadera identidad.

En síntesis, la comprensión no-dual, una vez que se ha superado la inercia de la mente -similar a las inercias que mantenían a la humanidad en antiguas creencias absolutizadas-, nos atrae poderosamente, porque refleja nuestro Anhelo más profundo, aquel que nos llama de vuelta a “casa”.

Nuestro drama consiste en vivirnos ignorantes y alejados (alienados) de lo que realmente somos, identificados con el yo y la mente pensante. El desafío pasa por silenciar la mente y atrevernos a mirarnos desde “otro lugar”, el lugar del no-pensamiento. Cuando se trasciende el pensamiento -sin renunciar nunca a la mente funcional ni a la lucidez crítica-, se advierte que no hay nada que conseguir ni nada que falte; no hay confusión, no hay yo y no hay que preocuparse por el nacimiento o la muerte. Estamos -siempre hemos estado- en “casa”. Desde esa comprensión vivimos el plano de las formas o del yo, en todas las dimensiones (psicológica, relacional, social, política, ecológica…). Lo que las religiones llamaban “Dios” -en consonancia con un determinado momento de la consciencia humana- es lo que ahora descubrimos como nuestra “casa”, la identidad una y última que nos constituye -consciencia, presencia, vida…- y el fondo luminoso (“Dios”/“dev” significa “luz”) de todo lo que es.

Lo que llamamos “Dios” no puede ser un Ser separado -¿cómo podría haber algo separado de lo real?-, sino un estado de ser. Más aún: la idea de un dios separado no puede ser sino factor de división, porque se piensa la divinidad como “un tercero” entre tú y yo. Por el contrario, al comprenderla como el Fondo común de todos los seres -nuestra identidad última-, la percibimos como la mayor fuerza de cohesión.

Por todo esto decía que, con la superación del teísmo, no se pierde nada valioso; se crece en comprensión y en plenitud de vida.

 

Enrique Martínez Lozano

Fuente Boletín semanal

Espiritualidad , ,

La Iglesia Evangélica Luterana de Estados Unidos crea espacios seguros LGTBI en sus campamentos de veranos

Sábado, 10 de julio de 2021

pride-960x526Por Steve Lundeberg (*) June 16, 2021

El ministerio del Naming Project (Proyecto Naming) organizó su primer campamento de verano para jóvenes y aliados LGBTQIA + en 2004. Ha realizado un campamento virtual los últimos dos años.

A menudo, lidiando con el rechazo y el aislamiento antes de la pandemia, muchos jóvenes LGBTQIA + han pasado por momentos aún más difíciles durante el COVID-19. En respuesta, los ministros luteranos inscritos y otros han establecido espacios virtuales seguros para que esos jóvenes aprendan y abrazen las intersecciones de su sexualidad, espiritualidad e identidad de género.

Dentro de la Iglesia Evangélica Luterana en América (ELCA), esos esfuerzos son parte de un viaje más amplio y necesario para hacer que la iglesia sea más acogedora para la comunidad LGBTQIA +, dijeron Ross Murray del Naming Project y Drew Stever del nuevo Campamento Queeranteen completamente virtual.

“Tenemos que asegurarnos de tener cada vez más espacios donde los jóvenes se sientan seguros para ser ellos mismos y hablar sobre sí mismos y sus vidas, y tener adultos en su vida que los apoyen”, dijo Murray, diácono de la ELCA y director senior de educación y formación en el GLAAD Media Institute. “Además de las presiones de la pandemia, los jóvenes LGBTQIA +, especialmente los jóvenes transgénero, están experimentando una avalancha de legislación en varios estados que intenta aislarlos de sus compañeros y adultos que los apoyan”.

Murray, cuyo llamado es tender un puente entre LGBTQIA + y las comunidades religiosas, cofundó el Proyecto Naming en 2003. El ministerio organizó su primer campamento de verano para jóvenes y aliados LGBTQIA + en agosto de 2004. Antes de COVID-19, el campamento se llevó a cabo en Bay Lake Camp en Deerwood, Minnesota, propiedad de First Lutheran Church en St. Paul. Virtual durante los últimos dos años, ahora presenta tantas actividades de campamento como sea posible que podrían replicarse en línea, incluidos juegos, canciones, manualidades y debates.

El Proyecto Naming está abierto a jóvenes de todas las orientaciones sexuales e identidades de género que quieran explorar y compartir la fe, experimentar la comunidad y abogar por un cambio sistémico en la iglesia y la sociedad.

“The Naming Project fue la primera vez que sentí que podía ser parte de la comunidad LGBT y cristiana”, dijo Jordyn Schmidt, residente de Dallas, una mujer transgénero de 20 años que estudia para ser asistente médica.

Miya Ochocki tuvo una experiencia similar de finalmente sentirse completa. “La espiritualidad y la sexualidad a menudo se sienten excluyentes entre sí”, dijo el nativo de Minneapolis de 21 años, que trabaja en educación especial y asiste a la universidad a tiempo parcial. “El campamento de verano de Naming Project fue el primer espacio seguro donde ejercía cómoda y abiertamente mi sexualidad y espiritualidad al mismo tiempo. Cualquier espacio que permita ambos factores es muy necesario y muestra a los miembros de la comunidad LGBTQ + que no tienen que renunciar a ninguna parte de sí mismos“.

Para ayudar a transmitir ese mensaje, la ELCA anunció hace un año una nueva iniciativa: ¡Inclusión total! Ampliando la bienvenida a Ministerios al aire libre de la ELCA. Una colaboración entre la IELA y los Ministerios Luteranos al Aire Libre, la iniciativa tiene como objetivo ayudar a los grupos de ministerios al aire libre a aprender cómo dar la bienvenida a aquellos que se identifican como LGBTQIA + y otros históricamente marginados por la iglesia.

Una comunidad de resiliencia

Stever, quien se declaró transgénero en 2016 durante su segundo mes de seminario, creció como luterano, “nunca me vi representado en el liderazgo de la iglesia, pero sabiendo que si Dios me amaba tenía que haber un lugar para las personas queer en la iglesia”.

Dos años después, comenzó una pasantía en la Iglesia Luterana St. Paul en Santa Mónica, California, que solicita específicamente seminaristas LGBTQIA +. Stever se graduó del Luther Seminary, St. Paul, Minnesota, en 2020 y acaba de comenzar su primera visita en Hope Lutheran Church en Hollywood, California.

“Como pasante, pasé mucho tiempo investigando la historia de la iglesia y su relación con la comunidad LGBTQIA + y no encontré grandes cosas, pero encontré formas en que la gente de la comunidad queer había sido resistente”, dijo Stever.

Una resiliencia similar llevó a Stever y su pareja, que tiene tres hijos, dos de los cuales se identifican como queer, a comenzar la lluvia de ideas que los llevó al Campamento Queeranteen.

Stever recuerda que “nunca me vi representado en el liderazgo de la iglesia, pero sabía que si Dios me amaba, tenía que haber un lugar para las personas queer en la iglesia. Los niños esperaban ansiosos el Encuentro Juvenil de los Estados del Oeste en 2020, pero luego se canceló”, dijo. “Así que pensamos que tal vez podríamos crear un campamento que sea virtual. Lo anunciamos en Facebook, pensando que sería pequeño, con nuestros hijos y sus amigos. Pero en unos días se compartió cientos de veces y cientos de personas de todo el mundo se inscribieron “.

El campamento interreligioso virtual de seis semanas comenzó en junio de 2020 y contó con reuniones de grupos pequeños y grandes y la creación de amistades que se extendieron por todo el mundo.

Un año después, con la pandemia mostrando signos de calmarse, Stever desvió sus esfuerzos de albergar una segunda versión del Campamento Queeranteen a favor de resaltar otros espacios inclusivos y simplemente “ver cuál es la necesidad y si podemos brindarla”.

Parte de la mayor necesidad, dijeron tanto él como Murray, es la sanación y la reconciliación continuas entre la IELA y los adoradores LGBTQIA +, incluidos los jóvenes que se han sentido algo excluidos de la discusión.

Históricamente, la discusión sobre las personas LGBTQIA + dentro de la iglesia se ha centrado en la ordenación y el reconocimiento de las relaciones, en lugar de la juventud, dijo Murray, y agregó: “El objetivo es la transformación de la sociedad y que nuestros jóvenes sean adultos saludables y productivos que continúen teniendo un relación con la iglesia “

(*) Steve Lundeberg es redactor de Comunicaciones de Investigación y Noticias de la Universidad Estatal de Oregon en Corvallis.

Fuente Living Lutheran

General, Iglesia Luterana , , ,

Estudiantes mormones celebran el Orgullo en una universidad anti LGTB+

Sábado, 10 de julio de 2021

los-estudiantes-mormones-lanzan-un-orgullo-desafiante-a-una-universidad-decididamente-anti-lgbtUn grupo anónimo de estudiantes de la Universidad Brigham Young (BYU) ha organizado el primer evento no oficial del Orgullo de la universidad mormona, a pesar de la postura históricamente anti-LGBT+ de la escuela.

Más de 1.000 personas se reunieron el lunes (28 de junio) en el Joaquin Park de Provo, Utah, para apoyar el evento LGBT+, según ellos. El grupo incluía a estudiantes actuales y antiguos, miembros de la comunidad LGBT+ de los alrededores, aliados e incluso algunos amigos peludos.

 Los manifestantes enarbolaron banderas del Orgullo caleidoscópicas y carteles que decían “El amor es la respuesta”, “Se te quiere” y “El odio no tiene casa aquí“. Muchos bailaron juntos con música de celebración durante el evento, e incluso hubo una pancarta “Free Britney” en la marcha.

La marcha del Orgullo no fue patrocinada oficialmente por la BYU, que pertenece a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. En cambio, fue organizada por un grupo completamente anónimo en línea llamado BYU Pride. El grupo “tiene como objetivo empoderar a los estudiantes para celebrar el progreso realizado por la comunidad LGBTQ+ en BYU y abogar por el cambio a través del activismo colaborativo”, según su cuenta de Instagram.

Una de las organizadoras del evento, llamada Kendra, dijo a The Salt Lake Tribune  que ella y otras personas se unieron para iniciar la página de Instagram y el evento para mostrar su apoyo a la comunidad LGBT+ de la zona.

Pero dijo que nunca esperó la enorme afluencia de gente que se presentó en el evento del orgullo de la BYU. “Estamos aquí [en Provo y en la BYU], y estamos orgullosos de estar aquí para mostrar apoyo a las personas que están en un lugar difícil y extraño con su sexualidad”, explicó Kendra.

Stacey Harkey, oradora del BYU Pride y graduada de la universidad, les dijo que fue una “experiencia absolutamente estimulante” ver a tanta gente mostrando su orgullo y apoyo a las personas LGBT+. “Esperaba que hubiera mucha menos gente, y cuando llegué a las innumerables masas de personas que me apoyaban, me dio mucha esperanza para el futuro de la comunidad queer”, dijo Harkey. “Me preocupan los niños y jóvenes queer que crecen en comunidades intensamente religiosas, pero ver esa participación me hizo saber que las cosas están cambiando y que será diferente para ellos”.

Las fuentes les dijeron que los organizadores del evento deseaban permanecer en el anonimato para evitar represalias de los administradores.

Los estudiantes LGBT+ han experimentado una serie de maltratos en la BYU

Los estudiantes pueden ser expulsados por no respetar el estricto código de honor de la universidad. En 2007, la BYU modificó el código para permitir a los estudiantes identificarse abiertamente como homosexuales.

Sin embargo, desde hace tiempo se les prohíbe mantener relaciones con personas del mismo sexo. Hasta el año pasado, el código de honor prohibía específicamente el “comportamiento homosexual”. Pero la BYU aclaró posteriormente que sus principios contra las relaciones homosexuales “siguen siendo los mismos”.

En mayo, un profesor del departamento de religión de la BYU se enfrentó a una fuerte reacción después de utilizar un término mormón asociado a un anticristo para describir a un estudiante gay en Twitter.

Hank Smith, profesor asistente de enseñanza, etiquetó al estudiante LGBT+ como “Korihor“, que es un falso profeta y anticristo en el Libro de Mormón. Más tarde borró el polémico tuit y se disculpó, diciendo que su respuesta era “injustificada e injusta”.

Fuente Pink News

General, Historia LGTBI, Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones) , , ,

Una turba homófoba impide la celebración de Orgullo de Tiflis (Georgia) y arrasa la sede de sus organizadores

Sábado, 10 de julio de 2021

el-orgullo-de-tiflis-se-cancela-tras-la-aterradora-violencia-de-la-extrema-derecha-que-se-apodera-de-la-ciudadUna turba homófoba impidió el pasado lunes la celebración del que iba a ser primer Orgullo LGTBI de Tiflis, en Georgia, asaltando además la sede de sus organizadores, cuyo personal pudo por fortuna escapar a tiempo y evitar el que podría haber sido un fatal linchamiento. Los violentos también agredieron a numerosos periodistas que iban a cubrir el evento, a cuya celebración se habían opuesto tanto la influyente (y muy homófoba) Iglesia ortodoxa georgiana y el primer ministro del país, Irakli Garbibashvili, que horas antes había argumentado públicamente que «la mayoría de nuestra ciudadanía lo considera inaceptable».

Las imágenes son escalofriantes. Una turba homófoba formada por manifestantes de extrema derecha y afines a la Iglesia ortodoxa se concentró frente al edificio en el que se sitía la sede del Orgullo de Tiflis, compartida con la organización Shame Movement, el mismo día en el que en teoría iba a tener lugar la primera manifestación del Orgullo después de otro intento infructuoso en 2019. La manifestación propiamente dicha ya se había cancelado, ya que los homófobos habían ocupado el espacio urbano amenazando a todo aquel al que identificaban como activista sin que la policía hiciera nada por evitarlo. Numerosos periodistas fueron agredidos, así como un turista al que identificaron de forma errónea como un activista gay. Para rematar su obra, la turba decidió atacar la sede de los organizadores, que por fortuna habían abandonado ya el despacho, temiendo por su seguridad. Aunque el edificio estaba cerrado, un grupo de asaltantes escalaron la fachada hasta el tercer piso, saltaron al balcón, arrojaron a la calle las banderas arcoirís y vandalizaron la sede, destrozando todo lo que encontraron en su camino.

La Iglesia Ortodoxa de Georgia fue la principal organizadora de las protestas contra el Orgullo del lunes. Los sacerdotes ortodoxos fueron visibles en las protestas durante todo el día, y al menos en una ocasión parecieron participar en un ataque a un periodista. Al menos un sacerdote, el diácono Spiridon Tskipurishvili, dijo a la multitud frente al parlamento que estaban “obligados a cometer violencia por la patria”.

Priest-attack-journalist-05-07-21

Sacerdotes atacando a un periodista

Durante el día, el órgano rector de la Iglesia, el Patriarcado, emitió repetidamente declaraciones en las que pedía a los manifestantes que permanecieran en paz. El reverendo Shio Mujiri, titular del trono patriarcal, sugirió que para evitar futuros incidentes violentos, Georgia debería prohibir “insultar los sentimientos religiosos y nacionales”.

El Ministerio del Interior informó de que 55 personas fueron víctimas de ataques durante el día, incluidos 53 periodistas. Dijeron que ocho personas habían sido arrestadas por cargos administrativos, así como una por el intento de asesinato del turista que fue apuñalado.

El Comisionado de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, también condenó la violencia contra activistas y periodistas en Tbilisi, calificándola de “ilustración lamentable de las repetidas amenazas que enfrentan las personas LGBTI en Georgia”.

El siguiente vídeo recoge algunas imágenes de lo sucedido:

Manifestantes pro-LGTBI se concentran frente al Parlamento

Las reacciones a lo sucedido no se han hecho esperar. Internamente, la Oficina del Defensor del Pueblo de Georgia ha expresado su enérgica condena, ha lamentado el papel jugado por el primer ministro Garbibashvili, que considera que solo sirvió para exacerbar los ánimos, y ha recordado que es obligación del Estado garantizar los derechos de reunión y de manifestación. Lo sucedido también ha merecido la condena de la Oficina de Naciones Unidas en Georgia y de la Delegación de la Unión Europea, que han emitido un comunicado conjunto que han suscrito además 16 embajadas en el país caucásico, incluyendo la española.

Pero quizá la reacción más emocionante es la que ha tenido lugar este martes, un día después del ataque. Miles de personas se han concentrado frente al Parlamento, enarbolando banderas arcoíris, para expresar su protesta por lo sucedido. En esta ocasión, al menos en el momento de publicar esta entrada, los defensores de los derechos LGTBI  se han podido concentrar sin especiales dificultades pese a la presencia constante de contramanifestantes, muy posiblemente como consecuencia del eco internacional de lo sucedido el día anterior. En el perfil de Twitter del Orgullo de Tiflis (Tbilisi Pride) es posible disfrutar de algunas imágenes:

Llueve sobre mojado

Por desgracia, ya son muchos los antecedentes de violencia homófoba en Georgia. En 2019, cuando se intentó organizar por primera vez una manifestación del Orgullo, grupos nacionalistas azuzados por la Iglesia ortodoxa impidieron su celebración, pese a que se intentó en varias fechas distintas. También en 2019 esos mismos grupos intentaron de forma violenta impedir la exhibición en varias ciudades de la película And Then We Danced (Solo nos queda bailar), una coproducción sueco-georgiana de gran éxito internacional que precisamente narra el romance entre dos bailarines en el país caucásico.

Pero ya antes habíamos recogido otros incidentes. Allá por 2013, por ejemplo, los contramanifestantes homófobos provocaron varios heridos en Tiflis al atacar una concentración convocada con motivo del Día Internacional contra la LGTBIfobia. Y en 2018 un joven agredía a un activista LGTBI que se encontraba pronunciando un discurso para un pequeño grupo en una vía pública de Tiflis, solo unos días después de que las amenazas de la extrema derecha obligaran al activismo a desconvocar otra manifestación por el Día contra la LGTBIfobia.

Fuente Dosmanzanas/OCMedia

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Ortodoxa , , , , , , , , , , , , , , , ,

Consulado niega repatriación de Kaory, mujer trans hondureña fallecida en México

Sábado, 10 de julio de 2021

Kaory-1-1-1-602x301Kaory había huido de Honduras amenazada de muerte. La activista mexicana Kenya Cuevas reclamó su cuerpo y solicitó su repatriación pero el consulado hondureño la negó.

 La madrugada del 22 de junio Kaory Cantarero, una mujer trans de 27 años originaria de Honduras, falleció de un ataque cardíaco en un centro de rehabilitación en el Estado de México. La activista mexicana Kenya Cuevas reclamó su cuerpo y solicitó su repatriación, sin embargo, el consulado hondureño negó este servicio por no cumplir el protocolo.

“Ella ya tenía muchas convulsiones en la calle por el consumo de alcohol. El viernes (18 de junio) me llamó y me dijo que quería ir al grupo (de alcohólicos anónimos). La aceptaron, le dieron cuidados, la revisaron y se dieron cuenta que llegó muy deteriorada. En la hoja de ingreso constataron golpes y moretones de tanta convulsión”, explica Kenya en entrevista.

Durante su estancia en el centro de rehabilitación, Kaory presentó convulsiones y delirios y la madrugada del martes 22 de junio sufrió un ataque cardíaco fulminante. “Hablando con el médico legista me comentó que ella ya tenía varios preinfartos pero este fue el que terminó con su vida”, agrega la activista.

La muerte de Kaory fue confirmada por paramédicos. A los minutos Kenya Cuevas fue notificada y ella a su vez contactó a la madre de Kaory, quien reside en España. “Cuando le di la noticia se puso mal y me dijo que quería ver a su hija, entonces la enlazamos por videollamada con el grupo (centro de rehabilitación)”, menciona Kenya.

Consulado niega repatriación de Kaory

Kenya tuvo que conseguir el número personal del cónsul de Honduras en México, Gabriel Rubio, pues al marcar al Consulado no atendían. Tras múltiples intentos fallidos, el funcionario finalmente respondió: “ya no se va a poder hacer la repatriación por nuestra parte porque ustedes no respetaron el protocolo”.

Presentes logró contactarse con Miriam Ávalos, asistente consular, y nos respondió lo mismo: “la señorita Kenya no respetó el protocolo”. Al cuestionar por qué, dijo que “para que se haga la repatriación se debe notificar al momento que fallece un connacional para que el Consulado se encargue de reconocer el cuerpo, de sacarlo de SEMEFO y hacer las diligencias. Una vez que los familiares lo sacaron o lo tienen velando, ellos ya no pueden venir a decirnos a nosotros ‘queremos que ustedes paguen por mandarlo a Honduras’, porque ese no es el protocolo que sigue la cancillería”.

La asistente también subrayó: “y solamente madre y padre son los únicos que pueden hacer la solicitud de la repatriación del cuerpo”. De acuerdo a esta hoja informativa de la Cancillería de Honduras, la solicitud de repatriación la puede hacer un familiar de primer o segundo grado de consanguinidad.

Al solicitar el cuerpo, Kenya lo hizo como organización civil que tiene esa facultad, no como familiar. Asimismo, la Ley de Protección de los Hondureños Migrantes y sus Familias, menciona que “los recursos del Fondo de Solidaridad con el Migrante Hondureño (FOSMIH) se destinarán para repatriar los cuerpos de hondureños fallecidos en el exterior y cuyas familias no tengan recursos para hacerlo”.

El padre de Kaory desde San Pedro Sula solicitó la repatriación y la funcionaria Ávalos confirmó en entrevista que será él quien reciba el cuerpo en Honduras. Pese a ello, el pago por la repatriación a la funeraria que aún conserva a Kaory no correrá a cuenta del Consulado de Honduras en México sino gracias al apoyo del Comité Internacional de la Cruz Roja. La funeraria aún no da fecha para la repatriación.

Kaory huyó de Honduras por amenazas

“Era muy carismática, para todo le encontraba el chiste, reía mucho, también era muy solidaria”, así la recuerda Kenya Cuevas, quien conoció a Kaory de cerca pues estuvo dentro de la Casa Hogar Paola Buenrostro, un refugio para mujeres trans, fundado por ella.

En 2011 Kaory Cantarero tuvo que salir de San Pedro Sula, Honduras tras recibir amenazas de muerte, apenas tenía 17 años. Ese año y hasta 2015 esa ciudad fue catalogada como la más violenta del mundo, según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal. Otro factor para salir de su país es la violencia por prejuicio que enfrentan las mujeres trans; de 2009 a 2020 la Red Lésbica Cattrachas registró 119 asesinatos contra personas trans, mayormente mujeres.

“Entre las causas que obligan a una mujer trans a salir están las violencias estructurales, la ausencia de voluntad política para la creación e implementación de leyes en beneficio de esta población. Honduras no cuenta con leyes que protejan a las personas LGBTI+ y en particular a las personas trans, ni siquiera son reconocidas”, comenta en entrevista Osman Lara, activista LGBT hondureño maestrando ciencias sociales y migraciones internacionales.

El día de su cumpleaños, el 29 de agosto, Kaory decidió “egresar del refugio”. A las pocas semanas de salir empezó a vivir en situación de calle, a consumir alcohol y a ejercer el trabajo sexual en la zona de metro Revolución en la Ciudad de México.

“Durante las jornada en Revolución la intentamos convencer para que regresara (al refugio), pero siempre hubo resistencia y es que, yo lo he dicho siempre, venimos arrastrando muchos monstruos, cosas que nos han pasado. Y Kaory se sumió en una depresión muy profunda porque asesinaron a uno de sus hermanos, eso, más la droga, el alcohol que es una de las primeras demandas en el trabajo sexual para aguantar. Todo eso te envuelve en un círculo vicioso, y es muy difícil salir de ahí y de una vida totalmente precarizada de derechos”, sostiene Kenya.

“No estuvo solita”

El activismo de Kenya Cuevas la ha llevado a recuperar del SEMEFO (Servicio Médico Forense) a cerca de 40 cuerpos de mujeres trans para que no sean enterrados en fosas comunes, esto gracias al acta constitutiva de su organización, Casa de las Muñecas Tiresias, que le permite reclamar; identificar; velar y enterrar, y así dignificar sus muertes.

Kaory no fue la excepción. “Solicité el cuerpo porque sé que ellos no iban a investigar de dónde era, conozco el sistema y eso iba a provocar que ella fuera a una fosa común. En todo ese rato también estuve marque y marque y marque al Consulado de Honduras y nunca me contestaron”, cuenta Kenya en entrevista.

Kenya dice estar decepcionada, pues ante el llamado de apoyo no hubo respuestas. “Estoy indignada con toda la comunidad LGBT y los activistas. No hubo nada de apoyo, ni en redes, ni en el velorio, nadie se preocupó, ni el comité de la marcha. Las únicas que apoyaron fueron el CAIT, Haciendo Calle, las mismas trabajadoras sexuales y un joven que llevó café y se quedó hasta las tres de la mañana”.

Kenya asumió los gastos funerarios para velar a Kaory en la Ciudad de México: 5 mil pesos por dos días, pero se alargó a cuatro noches. Al cuestionar por qué, ella dice “es que solo así podían ir a verla las personas que sí la conocieron en Revolución. No estuvo solita”. Kaory fue despedida con shows de imitación, música y coronas de flores.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.