Archivo

Archivo para Viernes, 16 de julio de 2021

El Dios imaginado

Viernes, 16 de julio de 2021

Del blog Amigos de Thomas Merton:

484948_470885762967265_1937929249_n

Acaso no exista un objeto mental de magnitud equivalente a la de la imagen de Dios. Ninguna otra representación psíquica posee un referente tan ilimitado en su extensión ni entraña las dimensiones de absolutez e infinitud que atribuimos a la divinidad. A esto se añade la carga afectiva que generalmente implica. La magnitud psíquica Dios cobra, pues, un potencial extremadamente significativo. Como totalidad, viene a responder a las exigencias más primitivas del psiquismo humano y a las valencias más intensas de su mundo afectivo. No en vano, en su negativa de aceptar cualquier tipo de limitación, sitúa a menudo el loco a la divinidad en el centro de sus alucinaciones y delirios.

Por la misma razón, la religión ha dispuesto siempre en su favor de un capital psíquico que le distingue del resto de las instituciones culturales. Las alianzas, rivalidades, complicidades y luchas marcan las relaciones de la religión con el resto de las instituciones socioculturales, las cuales se han visto involucradas en complejas conexiones con una institución que, como ninguna otra, muestra emblemáticamente el sello de la totalidad y, desde ahí, manifiesta su enorme poder de fascinación.

La psicología contemporánea ha puesto de manifiesto que el Dios imaginado hunde sus raíces en las estructuras más primitivas del psiquismo y se configura así como una fuerza capaz de impulsar el desarrollo y la maduración de la persona y también de potenciar las fuerzas más destructivas del individuo y de la colectividad. Francisco de Asís y Savonarola, Juan de la Cruz y Miguel de Molinos, Oscar Romero y el imán Jomeini se pronunciaron todos en el nombre de Dios.

Profetas, místicos y oferentes contaron siempre con sus terribles parodias (fanáticos, alumbrados y sacrificadores). Y, sin embargo, fue el mismo objeto mental – el Dios imaginado – el que impulsó a unos y otros en las distintas articulaciones de su experiencia religiosa”.

*

Carlos Domínguez Morano

Selecciones de teología

(1996, volumen  137)

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad

Sinodalidad y espiritualidad

Viernes, 16 de julio de 2021

Abre camino“El Espíritu se derrama y vive en espiritualidades muy diversas y plurales”

“Este nuevo Sínodo puede y debe ser un acontecimiento innovador para una Iglesia que se hace pueblo de Dios en los pueblos de la tierra”

“Si la Iglesia, como nos invita el Papa Francisco, asume ponerse en camino sinodal debe mirar, en primer lugar, a quienes sufren, a las personas y pueblos pobres, a emigrantes, refugiados, a quienes están en el abismo de la marginación”

“Esta ‘nueva sinodalidad’ inspirada por el Espíritu, que late en tantas espiritualidades, es dialogante, solidaria, abierta, compartida, liberadora”

“Sin embargo todavía persisten reticencias autoritarias jerárquicas y clericales y posiciones conservadoras recurrentes”

El camino de la Iglesia está trazado, según la Constitución pastoral del Vaticano II, entre “los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias sobre todo de los pobres y de cuantos sufren”. Es su hoja de ruta para cumplir su misión en salida al mundo en que vive y al que está enviada, “ungida” por el Espíritu, como Jesús de Nazaret, a fin de dar la “buena noticia a los pobres, la libertad a los cautivos y oprimidos…” (Lc 4,18). Sólo siguiendo esa dirección será fiel a quien vino para realizar la más profunda liberación de la humanidad y la plenitud de toda la creación. Esta es la misión que constituye su identidad, desde la comunidad más humilde hasta su extensa presencia en este mundo.

Desde aquí nace y se concreta el sentido de la sinodalidad, es decir, de su “caminar juntos”, de su andadura común, movida por el Espíritu al servicio solidario de la humanidad.

 Por tanto si la Iglesia, como nos invita el Papa Francisco, asume ponerse en camino sinodal debe mirar, en primer lugar, a quienes sufren, a las personas y pueblos pobres, a emigrantes, refugiados, a quienes están en el abismo de la marginación al que gran parte de la humanidad ha sido avocada por sistemas y poderes inhumanos, impulsores de una “economía de la exclusión y la inequidad”.

A esta sinodalidad le impulsa el Espíritu que se derrama y vive en espiritualidades muy diversas y plurales; en especial en aquellas que se experimentan y viven dentro de esa marginalidad económica, cultural, social, política. Estas espiritualidades ofrecen a la sinodalidad su talante para caminar juntos en la construcción del mundo justo y fraternal, en una tierra cuidada, casa común, en el amor universal y en la fraternidad sin fronteras, tal como Francisco propone en Fratelli tutti y Laudato si’.

Esta “nueva sinodalidad” inspirada por el Espíritu, que late en tantas espiritualidades, es dialogante, solidaria, abierta, compartida, liberadora. Parte, como insiste el mismo Papa, “de lo bajo, de la gente, de los problemas de cada día”. Su diálogo se realiza, sin excepciones, con las plurales espiritualidades, en especial con aquellas que una falsa altivez espiritualista ha excluido y olvidado.

Por eso la espiritualidad sinodal debe ponerse a la escucha de otras espiritualidades que se viven en las periferias del mundo actual; de las que están extendidas en otras culturas, pueblos y religiones; de las que ofrecen y practican un profundo sentido místico, como las orientales. Pero no para incluirlas en sus dogmas y doctrinas, sino para aprender de ellas y de su sabiduría respetando sus diferencias y pluralidad. Porque, como también recordó el mismo Concilio, reconoce en ellas lo que hay de “verdadero y santo”.

Por tanto, la auténtica sinodalidad también es caminar junto a quienes buscan, viven y experimentan la sabiduría en sus experiencias espirituales tan diversas, indígenas, de otras creencias religiosas, de otras convicciones y experiencias, también agnósticas y ateas. De lo contrario corremos el riesgo de una sinodalidad cerrada en los ámbitos eclesiásticos que recorte los horizontes e impida caminar hacia una apertura solidaria para ofrecer respuestas comunes y participación solidaria al atormentado mundo de hoy, en especial en estos tiempos de pandemia y de sus consecuencias de creciente empobrecimiento y desigualdad.

En consecuencia, la sinodalidad debe ser dialogante con esas espiritualidades que, incluso más allá de instituciones religiosas, viven la presencia del Espíritu en el corazón de la humanidad, en toda la creación, con un sentido holístico.

Una espiritualidad sinodal nos invita, por tanto, a escuchar con empatía, a dialogar con libertad, a aprender con humildad, a comunicarnos sin miedo ni reservas porque el Espíritu sopla donde quiere (Jn 4,8). Impulsar tal sinodalidad es confiar en ese Espíritu. El Papa, no lo duda cuando insiste en que el Sínodo “debe comenzar desde las pequeñas comunidades, de las pequeñas parroquias… de la totalidad del Pueblo de Dios”. Estos lugares serán aptos si viven los problemas de cada día en su entorno, si están cerca y comparten las búsquedas, esperanzas de las personas y grupos más necesitados con los que conviven, si su centro no es la parroquia y su culto, sino la situación de quienes sufren, si su compromiso les lleva a unirse a sus luchas por la justicia, la fraternidad, la igualdad.

Sin embargo todavía persisten reticencias autoritarias jerárquicas y clericales y posiciones conservadoras recurrentes. Muchas de las llamadas comunidades cristianas e Iglesias particulares están alejadas de la vida y se encierran temerosas en sus prácticas devocionales. Por tanto se hace necesaria y urgente una espiritualidad de la audacia, de la parresia, de la utopía, de la profecía, del diálogo donde todas las personas aprendemos de todas, en especial de las más humildes, marginadas, desprotegidas. Esto supone cambiar posturas eclesiásticas dominantes para poder escuchar al Espíritu que se manifiesta en los signos de los tiempos, en la vida de las personas, mujeres y hombres con sus problemas de cada día, en los conflictos y luchas liberadoras.

Ahí habla el Espíritu para quien sabe escucharle en su cualidad humana profunda, en su relación con los demás, en el sufrimiento y también progresos y gozos, en el silencio contemplativo solidario; pero no, ciertamente, en la imposición y sumisión; menos aún en el alejamiento de los problemas de la gente o en quienes vuelven la vista cuando van por su camino sin atender a tantas personas tiradas y abandonadas en las cunetas de la vida.

Por supuesto, no todo lo que se presenta como espiritualidad es tal. El sentido critico y discernimiento son necesarios para no dejarse llevar por vientos cambiantes y navegar a la deriva. La auténtica espiritualidad proviene del Espíritu que es libertad, relación y compromiso ético y, en última instancia, amor. Para el cristiano su referencia básica es Jesucristo quien la llevó a sus últimas y plenas consecuencias dando su vida por los demás, para que todas y todos tengamos vida en abundancia (Jn 10,10).

A su vez, toda auténtica espiritualidad es sinodal, es decir, escucha otras experiencias en un diálogo comunicativo; camina compartiendo sus sentimientos espirituales más hondos y las luchas por sus aspiraciones a una vida digna en la justicia; conduce a una relación profunda que lleva a descubrir la unidad humana, cósmica, holística donde está el Espíritu que alienta la totalidad. Una espiritualidad sinodal es, por tanto, dialogante, compartida, relacionada, donde nadie está por encima de nadie y la única autoridad es servicio a los más humildes desde el evangelio liberador (Lc 4,18). No se aleja de la realidad en espiritualismos desencarnados ni, desde pretendidas verdades absolutas, se cierra al diálogo abierto y libre.

Siguiendo la línea y propuestas del Papa Francisco, este nuevo Sínodo puede y debe ser un acontecimiento innovador para una Iglesia que se hace pueblo de Dios en los pueblos de la tierra a fin de caminar juntos, sinodalmente, en la lucha por la justicia. Porque, como lo afirmó ya el Sínodo de 1971 en su documento sobre “Justicia en el mundo”: “La esperanza y el avance que animan profundamente al mundo, no son extraños al dinamismo liberador del evangelio y al poder del Espíritu que ha resucitada Cristo de la muerte… porque si el mensaje cristiano sobre el amor y la justicia no muestra su eficacia en la acción por la justicia en el mundo, muy difícilmente será creíble por los hombres de nuestro tiempo”.

Será, en consecuencia, una Iglesia sinodal, porque camina, sufre, acompaña y lucha guiada y alentada por el Espíritu liberador, que inspira tantas espiritualidades, para lograr pueblos hermanos en una tierra cuidada donde a nadie le falte techo, trabajo y pan dentro de la paz que brota de la dignidad humana y de la justicia.

Fuente Religión Digital

Cristianismo (Iglesias), Espiritualidad, Iglesia Católica , ,

Pablo d’Ors: “Jesús es un extraordinario arquetipo del yo más profundo”

Viernes, 16 de julio de 2021

Pablo-dOrs-Biografia-luz_2332876691_15497412_660x371El escritor y sacerdote madrileño habla de su obra más reciente, ‘Biografía de la luz’

“Ojalá nos guiaremos siempre no simplemente por lo que sentimos y pensamos, sino por el espíritu, por lo que somos, que es algo mucho más profundo. Lo que pensamos y sentimos es cambiante. En cambio, lo que somos es algo más estable, más fiable, más duradero”

“Admiro a Jesús no solamente por ser un profeta, sino porque fue un poeta. Tuvo una extraordinaria sensibilidad para captar las imágenes que subyacen en cada situación, así como una magnífica habilidad para atrapar el imaginario de sus oyentes”

“En todos mis libros procuro que aflore quien soy. Unos lo dejarán ver más claramente que otros, puede ser. La peculiaridad de Biografía de la luz es que es un libro sobre el evangelio, es decir: un escrito sobre otro escrito. Sí puedo decir que es el libro en el que he intentado escribir con menos ego”

“Nosotros no somos simplemente luminosos o simplemente oscuros. Somos las dos cosas. Igual que una jornada es día y noche. ¿Cuándo se abre el día? Cuando es más de noche. Cuanto más hondas son tus tinieblas, más posibilidades tienes de que se abra una luz genuina”

El libro ‘Biografía del silencio‘ nos invitaba a meditar. Este nuevo libro, Biografía de la luz, nos propone una aproximación a la espiritualidad. La pregunta ¿quién soy? se presenta como una piedra fundamental para acercarnos a la espiritualidad. ¿Puede la vida de Jesús dar pistas para reflexionar sobre nosotros mismos? 

Biografía de la luz es la continuación natural de Biografía del silencio (Siruela) por la sencilla razón que silencio y palabra son las dos caras de la misma moneda. Hacemos silencio en orden a la escucha. Y lo que escuchamos es la palabra, precisamente la voz de la conciencia. Por otro lado, la escucha de esa voz interior requiere de mapas o plantillas desde las que poder afinar el oído. Para mí, como cristiano, Jesús de Nazaret y, en concreto, el evangelio es la plantilla más adecuada que he podido encontrar. En ese sentido, preguntarme por mí es tanto como preguntarme por el yo más profundo, del cual Cristo es un extraordinario arquetipo.

¿Cree que la búsqueda espiritual y en concreto cuestionarnos sobre quienes somos es transgresor dentro de una cultura laica dominante? 

Seguramente es un acto contracultural. Todo nos invita a mirar hacia afuera y no hacia adentro. No tenemos el hábito de hacernos preguntas tan radicales de carácter existencial. En definitiva, leemos para responder esta pregunta, viajamos para responder esta pregunta, entramos en relación con los otros para responder esta pregunta. Detrás de las cosas esenciales que hacemos siempre está el gran dilema de la identidad.

¿La construcción de nuestra identidad tiene que ver con la búsqueda de un mandato interno o está vinculada con el papel que cada uno tiene en la sociedad? 

Siempre que hablamos de identidad existe la tentación de caer en el dilema de tener que escoger. Pero lo individual no excluye lo social o lo colectivo. Al contrario. Hablamos de dentro y de fuera, pero no deja de ser una metáfora. Realmente lo de dentro es un espejo de lo de fuera, y lo de fuera es un espejo de lo de dentro. Son categorías para entendernos. Las provocaciones en torno a la propia identidad vienen de todas partes, tanto de dentro como de fuera.

“El principal rasgo de una persona espiritual es su respeto a la realidad. Es decir: la no intervención, la confianza en que la realidad tiene los recursos indispensables”

Jesús llamó a dos pescadores y les dijo: veníos conmigo y os haré pescadores de hombres . Resulta sobrecogedora la inmediatez con que estos discípulos aceptaron la invitación de Jesús y le siguieron sin dudarlo. Acción pura. Dices que tanto la mente como el corazón tienden a degenerar en intelectualismo y sentimentalismo. ¿Cómo se consigue que nuestras acciones no se rijan por el intelecto y por las emociones?

Es un largo entrenamiento. Ojalá que nos guiaremos siempre no simplemente por lo que sentimos y pensamos, sino por el espíritu, por lo que somos, que es algo mucho más profundo. Lo que pensamos y sentimos es cambiante. En cambio, lo que somos es algo más estable, más fiable, más duradero. ¿Cómo se entrena? Fundamentalmente abriendo espacios y tiempos de silencio, que es tanto como abriendo espacios y tiempos de recepción y acogida para realmente escuchar la realidad (antes de pretender transformarla). El principal rasgo de una persona espiritual es su respeto a la realidad. Es decir: la no intervención, la confianza en que la realidad tiene los recursos indispensables. Es como en la relación de ayuda, por poner un ejemplo. La primera norma de una auténtica ayuda consiste en creer en la autonomía del otro. Confiar en que cualquier persona tiene los recursos suficientes para conocerse, mejorarse y curarse. Si realmente crees eso, no le dices a nadie lo que tiene que hacer, sino que le escuchas para que por sí mismo vaya descubriendo qué debe hacer. Pues bien, esa relación de escucha debe darse de cara a la realidad en general.

Además de la lectura existencial (quién soy) y la mística (desde el interior), propone una lectura artística. Como artista, ¿cuál es la aportación que ésta perspectiva le ha dado en su interpretación del Evangelio?

Admiro a Jesús no solamente por ser un profeta, sino porque fue un poeta. Tuvo una extraordinaria sensibilidad para captar las imágenes que subyacen en cada situación, así como una magnífica habilidad para atrapar el imaginario de sus oyentes. En este sentido, fue un extraordinario poeta. Nosotros tenemos una mentalidad muy racional y reflexiva y, cuando leemos el texto sagrado, inmediatamente nos preguntamos qué significa. Tenemos siempre la voluntad de desentrañar, típica del intelectual.

Cuando hablo de lectura poética me refiero a leer un libro con la misma actitud con la que uno, por ejemplo, se va de excursión a la montaña. Cuando uno va a la montaña no quiere comprender la montaña, simplemente quiere vivir un día en la montaña, disfrutar del aire, del paisaje, de la naturaleza, de los animales… Si tuviéramos esa actitud (que entiendo es difícil) a la hora de leer, se despertarían cosas muy diferentes. Hemos identificado el mundo de la palabra con lo intelectual. Sin embargo, existe un mundo de la palabra que no es directamente intelectual sino es espiritual. Si alguien te dice: te quiero, lo más inteligente no es ponerse a pensar qué significan estas palabras, sino recibirlas y ver qué generan en tí.

En el epílogo comenta que comenzó a escribir este libro en una época en la que se ahogaba en sus propias tinieblas. Para que haya luz tiene que haber sombra. ¿Para encontrar un sentido tenemos que perdernos? 

Una vez más luz y sombra son las dos caras de la misma moneda. Igual que silencio y palabra. No podemos escuchar la palabra sin silencio. Y el silencio, a su vez, nos invita a escuchar la palabra. Con la luz y la oscuridad nos sucede exactamente lo mismo. La luz es la oscuridad alumbrada y la oscuridad es una luz que todavía no sabe que lo es. La realidad no es simplemente luminosa o simplemente oscura. Nosotros no somos simplemente luminosos o simplemente oscuros. Somos las dos cosas. Igual que una jornada es día y noche. ¿Cuándo se abre el día? Cuando es más de noche. Cuanto más hondas son tus tinieblas, más posibilidades tienes de que se abra una luz genuina. Esto desarticula nuestra idea un tanto ingenua o infantil de lo que es la iluminación.

‘Biografía de la luz’ refleja la mirada del sacerdote, la del artista y la mirada de la meditación con la cual usted tiene un vínculo muy estrecho. ¿Es éste el libro en el que vuelca más radicalmente su esencia?

Es difícil responder a esto. Es verdad que soy sacerdote y es verdad que soy escritor, pero también es verdad que, si no fuera sacerdote y no fuera escritor, no por ello dejaría de ser. Quizás habría tenido otras formas de expresión diferentes. Siendo para mí muy importantes la vocación literaria y la vocación espiritual, no dejan de ser coyunturales. No me identifico plenamente con ellas, porque creo que hay algo mucho más profundo. En contra de lo que dijo Ortega Gasset, yo no soy mis circunstancias. Las circunstancias me han llevado a ser sacerdote y a ser escritor, pero yo soy algo más radical, que no se agota en esto. Éstas son formas para expresar ese fondo.

En todos mis libros, y tengo 12 títulos publicados, procuro que aflore quien soy. Unos lo dejarán ver más claramente que otros, puede ser. La peculiaridad de Biografía de la luz es que es un libro sobre el evangelio, es decir: un escrito sobre otro escrito. Sí puedo decir que es el libro en el que he intentado escribir con menos ego. Procuro que ese afán de apropiación o dominio, que llamamos ego, aflore lo menos posible. El tiempo dirá si es el libro que más me representa. Me da en la nariz que no va ser así. Tanto este libro como Lecciones de ilusión (Editorial Anagrama) son libros muy ambiciosos y extensos, aunque no necesariamente que los mejores o los más reveladores de mi identidad. Eso el tiempo lo dirá.

¿Considera que la aproximación al evangelio desde la vertiente existencial, meditativa y artística es la más adecuada para los tiempos que corren? 

Desde luego que sí. Creo que es legítima la lectura literal, más directa o infantil. Es legítima la lectura histórica crítica para aquellos a quienes interesa una lectura más científica . Y es legítima la lectura teológica, propia de la confesión cristiana. Pero esta lectura, que como apuntábamos es una lectura existencial, meditativa y poética , creo que responde a un hueco que no estaba cubierto. Por otra parte, quiere responder a la sensibilidad y al lenguaje de muchos de nuestros contemporáneos. Con toda modestia considero que es un libro necesario, había algo que no estaba dicho y aquí hay al menos un intento.

Biblioteca, Espiritualidad, General , ,

Ricky Martin a los homófobos: «Tu hijo no se volverá gay por ver a homosexuales en la calle»

Viernes, 16 de julio de 2021

ricky-martin-y-sus-hijosRicky Martin ya no se calla. Estuvo muchos años ocultando su orientación sexual por miedo a perjudicar su carrera como cantante, pero desde que rompió el silencio ya no se calla.

Ricky Martin es sin duda un referente de visibilidad homosexual. Después de algunos años en el armario se armó de valor y habló abiertamente de su orientación sexual. Desde ahí ha sido imparable, y hoy junto a su marido y los 4 hijos que tienen conforman una de las familias homoparentales más famosas del mundo.

Hace unos días denunció que Instagram le obligó a borrar una foto besando a su hijo. “¿Cuándo una foto de un padre y un hijo va contra las norma de Instagram? Cuando a los homófobos no les gustan tu foto e Instagram la borra”, comentaba en sus redes.

Se pronunció contra el asesinato de Samuel, el joven enfermero de A Coruña que fue asesinado salvajemente por una jauría de homófobos, y también abrió su corazón para hablar del miedo que le provocó la homofobia desatada que vivió en sus redes al publicar unas fotos románticas con su marido, Jwan Yosef.

 

Y Ricky Martin vuelve a la carga. Y gracias por eso. No pedimos permiso por existir, ni permiso ni perdón. Solo pedimos respeto. Y así lo ha dejado claro con un mensaje

 Tu hijo no se va a volver gay porque le hablen de diversidad en la escuela ni por ver gays en la calle. Pero, si tu hijo es gay, a lo que mejor ver gays con la misma naturalidad con la que ve heterosexuales hará que no pase una infancia de mierda e infeliz”.

“Y, por el contrario, si tu hijo es heterosexual y ve gays con la misma naturalidad que ve heterosexuales, a lo mejor no se vuelve un miserable homofóbico que piense que la diversidad es una ideología”.

Fuente Oveja Rosa

General, Historia LGTBI , ,

La resolución canónica en una disputa laboral LGBTQ podría tener importantes implicaciones

Viernes, 16 de julio de 2021

EscuelaJesuitaVaticano_BrebeufJesuit_240919La Arquidiócesis de Indiana y una escuela secundaria jesuita local permanecen en un punto muerto en un caso canónico después de que un tribunal de Indiana desestimó una demanda civil contra la arquidiócesis.

Según The Pillar en junio de 2019, el arzobispo de Indianápolis, Charles Thompson, emitió un decreto que prohibía a la Escuela Preparatoria Jesuita Brebeuf llamarse a sí misma católica. Esto sucedió después de que Thompson ordenó a la escuela no renovar el contrato de Layton Payne-Elliot, un maestro que está en un matrimonio del mismo sexo. Brebeuf se negó. Poco después, su esposo, Joshua Payne-Elliot, fue despedido de la cercana Cathedral High School. Joshua presentó una demanda civil contra la arquidiócesis, que fue desestimada en mayo.

La provincia del Medio Oeste de los jesuitas apeló la decisión del arzobispo de eliminar la designación católica de la escuela a la Congregación para la Educación Católica del Vaticano en 2019.A medida que se examina el caso, el decreto permanece suspendido y, según los informes, el cardenal Joseph Tobin de Newark, ex arzobispo de Indianápolis, es mediar en el enfrentamiento.

La orden de Thompson de despedir a los maestros y su posterior decreto hacia Brebeuf Jesuit se centra en una política arquidiocesana que designa a todos los maestros como “ministros“. Dado que los EE. UU. La decisión de la Corte Suprema de 2012 en Hosanna-Tabor, muchos EE. UU. Las diócesis han introducido esta política como una forma de garantizar que sus escuelas católicas puedan evitar las leyes de no discriminación. El alcance canónico de esta política está en juego en el caso Brebeuf.

Según el derecho canónico, un obispo local puede proporcionar una “regulación general” de las escuelas católicas, pero reconoce la “autonomía con respecto a la dirección interna” de escuelas como Brebeuf Jesuit que son administradas por congregaciones religiosas.

Llamar a todos los maestros diocesanos “ministros” los designa, efectivamente, como maestros de religión. En los tribunales civiles, esto se ha encontrado, según The Pillar, “una expresión aceptable del carácter religioso de las escuelas católicas”. El Pilar explicó:

“Si bien la ley canónica le da al obispo el poder de ‘nombrar o aprobar maestros de religión e incluso de removerlos o exigir que sean removidos si una razón de religión o moral lo requiere’, extendiendo este canon para acomodar la designación de la política arquidiocesana de todos profesores como profesores de religión no ha sido probado a nivel de Roma.

“Si Roma se pronunciara a favor de la aplicabilidad de la política en el caso de Brebeuf, muchos considerarían que abre la puerta para que los obispos locales ejerzan un nivel de autoridad mucho mayor sobre el funcionamiento interno de las escuelas administradas por la religión.

“Por otro lado, si Roma anulara efectivamente la designación de la política de todos los maestros en las escuelas católicas como maestros de religión, eso podría usarse en un desafío renovado en Estados Unidos. tribunales a la capacidad de las escuelas católicas para contratar y despedir maestros de acuerdo con los requisitos morales de la fe.

“Cualquiera de esos resultados probablemente se interpretaría ampliamente como un voto directo del Vaticano sobre el tema subyacente de si es apropiado que una persona en una unión civil del mismo sexo enseñe en una escuela católica, algo que es poco probable que el Vaticano quiera que sea”. visto para hacer “.

Al negarse a despedir a Layton Payne-Elliot a pesar de las demandas arquidiocesanas, el liderazgo de Brebeuf Jesuit y la provincia del Medio Oeste de los jesuitas se han adherido a la enseñanza católica que centra la dignidad de la persona humana. Defienden no solo a su propio empleado, sino a los empleados LGBTQ en todas las instituciones católicas.

—Beth Mueller Stewart, Ministerio New Ways, 30 de junio de 2021

Fuente

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Las naciones insulares de Santa Lucía y San Cristóbal y Nieves se niegan una vez más a legalizar el sexo gay

Viernes, 16 de julio de 2021

infonavit_igualdad

Las naciones insulares de Santa Lucía y San Cristóban y Nieves han optado una vez más por defender una cruel ley de la era colonial que penaliza la homosexualidad.

Las dos islas del Caribe oriental rechazaron los llamamientos del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para despenalizar las relaciones homosexuales entre adultos que consintieran, que sus códigos penales todavía consideran “sodomía” y “delitos abominables”.

El delito conlleva hasta 10 años de prisión en ambos países, mientras que Saint Kitts y Nevis incluye un castigo adicional de trabajos forzados.

Si bien las leyes rara vez se aplican, tienen un impacto pernicioso al reforzar los prejuicios sociales, otorgando sanciones sociales y legales de manera efectiva por el estigma, la discriminación y la violencia contra las personas LGBT +.

Se instó a ambos países a derogar las leyes después de la revisión periódica universal del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, un informe completo de cinco años sobre la evolución de los derechos humanos en los 193 estados miembros de la ONU.

Según Human Rights Watch, tanto los gobiernos de Santa Lucía como los de Saint Kitts y Nevis se negaron obstinadamente a hacerlo.

Cosmos Richardson, representante de Santa Lucía ante la ONU, afirmó que la nación “se mantuvo dedicada a defender sus compromisos internacionales para la promoción y protección de los derechos humanos de su pueblo”.

1280px-Flag_of_Saint_Lucia.svg Santa Lucía

Toby, un hombre gay de 38 años de Santa Lucía, no comparte su confianza y le dijo a Human Rights Watch que el ostracismo familiar lo llevó a cinco intentos de suicidio y a abandonar su hogar.

Recordó cómo en 2016, él y su pareja fueron agredidos cuando entraban a su casa una tarde. “[Sabía que] estaba motivado por ser gays porque se usaba el término ‘buller’. Cuando estábamos entrando a la casa, salió un auto, dos personas saltaron… se levantó una pistola y trataron de apretar el gatillo, pero el gatillo no funcionó. Le dije a mi novio que corriera. Me apuñalaron, varias veces, la más profunda fue por debajo del ombligo. A mi novio también lo atacaron con piedras ”.

Richard, un hombre gay de 20 años que trabaja en una organización de la sociedad civil en Santa Lucía, también dijo que recibió amenazas de muerte en línea debido a su orientación sexual.

2560px-Flag_of_Saint_Kitts_and_Nevis.svgSan Cristóbal y Nieves

Habló de un ataque aterrador por parte de un grupo de hombres que lo seguían mientras caminaba solo, gritando insultos homofóbicos y amenazando con golpearlo. En otra ocasión, estaba caminando con su hermana cuando alguien gritó: “¡Oh, es gay, vamos a reventarle la cabeza, apuñalarlo y matarlo!” “Hasta que se despenalice la conducta consensuada entre personas del mismo sexo, las personas LGBT + en Santa Lucía como Richard seguirán sufriendo bajo el estigma de la ley”, dijo Human Rights Watch. “A pesar del comentario de Santa Lucía de que ‘promoverá una cultura de no violencia y no discriminación contra todos los ciudadanos, incluida la comunidad LGBTQI’, las respuestas del gobierno a las recomendaciones sobre criminalización hechas durante este ciclo plantean serias preocupaciones sobre su compromiso con los derechos humanos y proteger y apoyar a sus residentes LGBT ”.

Además de recomendar la despenalización de la homosexualidad, el informe de la ONU también instó a Santa Lucía y Saint Kitts y Nevis a adoptar leyes integrales que prohíban la discriminación por motivos de identidad de género y orientación sexual, como en la vivienda, la educación o la atención médica.

Temas relacionados: Caribe, despenalización de la homosexualidad, sexo gay, Santa Lucía, Naciones Unidas

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.