Archivo

Archivo para Domingo, 31 de julio de 2016

Tomad, Señor y recibid…

Domingo, 31 de julio de 2016

En la Fiesta de San Ignacio de Loyola (Azpeitia, c. 23/10/1491-Roma, 31/08/1556), la pregunta es acuciante: “¿Qué he hecho por Cristo? ¿Qué hago por Cristo? ¿Qué debo hacer por Cristo?

une-c3a9glise-misc3a9ricordieuse

Tomad, Señor, y recibid
toda mi libertad,
mi memoria,
mi entendimiento
y toda mi voluntad,
todo mi haber
y mi poseer;
Vos me lo diste;
a Vos, Señor, lo torno;
todo es vuestro,
disponed todo a vuestra voluntad;
dadme vuestro amor y gracia,
que esto me basta.

*

San Ignacio de Loyola, Ejercicios Espirituales,
Cuarta Semana, Contemplación para alcanzar amor, Primer punto.

***

San_Ignacio

 

En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús:

“Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia.”

Él le contestó:

“Hombre, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre vosotros?”

Y dijo a la gente:

– “Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes.

Y les propuso una parábola:

“Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos: ¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha.”

Y se dijo:

“Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí mismo: hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come, bebe y date buena vida.”

Pero Dios le dijo:

“Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será? “

Así será el que amasa riquezas para sí y no es rico ante Dios.”

*

Lucas 12, 13-21

***

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

“Desenmascarar la insensatez”. 18 Tiempo ordinario – C (Lucas 11,13-21)

Domingo, 31 de julio de 2016

18-TO-600x448El protagonista de la pequeña parábola del «rico insensato» es un terrateniente como aquellos que conoció Jesús en Galilea. Hombres poderosos que explotaban sin piedad a los campesinos, pensando solo en aumentar su bienestar. La gente los temía y envidiaba: sin duda eran los más afortunados. Para Jesús, son los más insensatos.

Sorprendido por una cosecha que desborda sus expectativas, el rico propietario se ve obligado a reflexionar: «¿Qué haré?». Habla consigo mismo. En su horizonte no aparece nadie más. No parece tener esposa, hijos, amigos ni vecinos. No piensa en los campesinos que trabajan sus tierras. Solo le preocupa su bienestar y su riqueza: mi cosecha, mis graneros, mis bienes, mi vida…

El rico no se da cuenta de que vive encerrado en sí mismo, prisionero de una lógica que lo deshumaniza vaciándolo de toda dignidad. Solo vive para acumular, almacenar y aumentar su bienestar material: «Construiré graneros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí mismo: Hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come y date buena vida».

De pronto, de manera inesperada, Jesús le hace intervenir al mismo Dios. Su grito interrumpe los sueños e ilusiones del rico: «Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?». Esta es la sentencia de Dios: la vida de este rico es un fracaso y una insensatez.

Agranda sus graneros, pero no sabe ensanchar el horizonte de su vida. Acrecienta su riqueza, pero empequeñece y empobrece su vida. Acumula bienes, pero no conoce la amistad, el amor generoso, la alegría ni la solidaridad. No sabe dar ni compartir, solo acaparar. ¿Qué hay de humano en esta vida?

La crisis económica que estamos sufriendo es una «crisis de ambición»: los países ricos, los grandes bancos, los poderosos de la tierra… hemos querido vivir por encima de nuestras posibilidades, soñando con acumular bienestar sin límite alguno y olvidando cada vez más a los que se hunden en la pobreza y el hambre. Pero, de pronto nuestra seguridad se ha venido abajo.

Esta crisis no es una más. Es un «signo de los tiempos» que hemos de leer a la luz del evangelio. No es difícil escuchar la voz de Dios en el fondo de nuestras conciencias: «Basta ya de tanta insensatez y tanta insolidaridad cruel». Nunca superaremos nuestras crisis económicas sin luchar por un cambio profundo de nuestro estilo de vida: hemos de vivir de manera más austera; hemos de compartir más nuestro bienestar.

José Antonio Pagola

Biblia, Espiritualidad , , , ,

“Lo que has acumulado, ¿de quién será?”. Domingo 31 de julio de 2016. 18º domingo del Tiempo Ordinario.

Domingo, 31 de julio de 2016

43-ordinarioC18 cerezoLeído en Koinonia:

Eclesiastés 1, 2; 2, 21-23: ¿Qué saca el hombre de todos los trabajos?
Salmo responsorial: 89: Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.
Colosenses 3, 1-5. 9-11: Buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo.
Lucas 12, 13-21: Lo que has acumulado, ¿de quién será?.

La 1ª lectura nos enfrenta con preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez. El Eclesiastés pertenece a un grupo de libros que llamamos sapienciales. La “sabiduría” es un amplio concepto que puede englobar desde la habilidad manual de un artesano hasta el arte para desenvolverse en la sociedad, la madurez intelectual… representa una actitud de personas y pueblos cuya finalidad es encontrar respuestas a los grandes interrogantes y misterios de la existencia humana.

Podemos calificar de contestatario al autor del Eclesiastés. Es una voz escéptica y crítica, disidente frente a la tradición sapiencial que confía ilimitadamente en las posibilidades de la razón y sabiduría humanas. El sabio Qohélet es un autor, por lo menos, desconcertante. La pregunta que mueve toda la reflexión de su libro es ésta: “¿Qué provecho saca el hombre de todos los afanes que persigue bajo el sol?” (1,3) y su respuesta: vanidad de vanidades (se puede traducir también por vaciedad, sin sentido…) todo es vanidad (1,2.17; 2,1.11. 17. 20. 23. 26; 12,8)

Éste parece un libro muy poco religioso. ¿Cómo se nos propone a los cristianos este libro, como Palabra de Dios, con esa respuesta tan materialista, tan poco optimista…? O esta otra conclusión: “la felicidad consiste en comer, beber y disfrutar de todo el trabajo que se hace bajo el sol, durante los días que Dios da al hombre, pues esa es su recompensa” (5,17) es como decir vulgarmente “comamos y bebamos, que mañana moriremos…”

El autor recorre a lo largo de su libro todas las esferas del ámbito humano: trabajo, riqueza, dolor, alegría, decepciones, religión, justicia, sabiduría, ignorancia, el tiempo, la muerte… buscando respuesta a su pregunta. Hagamos lo que hagamos en nuestra vida, al final el destino es el mismo para todos los hombres: la muerte, ¿la nada? Es una pregunta seria ¿qué pintamos aquí, en la tierra? ¿para qué vivir, trabajar, luchar, amar, pensar, esforzarnos en la ecología, la educación, la política, los derechos humanos…? Breve es nuestra vida sobre la tierra (Sab 2,1), la mayor parte de nuestra vida es fatiga inútil, que pasa aprisa y vuela (Salmo 89, 10). La experiencia humana es como “atrapar vientos” una tarea inútil y decepcionante. Viene a nuestra mente aquella otra frase evangélica: “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero…?”.

Con el autor, el lector sigue con fruición ese recorrido por la existencia humana, por el devenir Por mucho que nos afanemos, nada nos vamos a llevar…

En la época del destierro se empezó a desarrollar la teoría de la retribución personal y del destino individual: el pueblo elegido profesaba una doctrina de retribución colectivista: la bondad o maldad de un individuo tenía repercusiones en el grupo y en los descendientes. En el contexto del exilio estas ideas van cambiando: cada persona recibía en vida la recompensa adecuada a su conducta (2Re 14, 5-6; Jer 31, 29-30; Ez 18, 2-3. 26-27). Sin embargo, la experiencia desmentía este principio. Después del destierro este problema ocupa un puesto primordial en la reflexión sapiencial, y no resulta fácil encontrar una respuesta adecuada. El libro de Job refleja vivamente este drama, apuntando distintas soluciones, pero ninguna definitiva ni convincente: Job es invitado a entrar en el misterio de Dios y desde ahí poder relativizar su dolor, su desesperación y pretensiones. Qohelet se hace eco del mismo escándalo y lo amplía: aún suponiendo que el justo siempre recibiera bienes, tal recompensa no es proporcional al esfuerzo que pone el hombre en conseguirla, pues no da plena satisfacción a los anhelos del ser humano. Tanto Job como Qohelet se mueven en el ámbito de retribución intramundana, no atisban nada más allá de la muerte.

No está mal que Qohélet nos recuerde el sabor de las cosas sencillas, el disfrute de las cosas ordinarias, que también son don de Dios. En esto conectaría muy bien con la mentalidad de la postmodernidad: presentista, del carpe diem (aprovecha el día)… No hace falta que hagamos un esfuerzo grandísimo en salir de esta realidad temporal para encontrar a Dios. Él es compañero cercano de todo lo que vivimos. Nos lo dice la fe. La vida tiene sentido porque somos personas humanas, no animalitos, y en nuestros genes llevamos escrita esa búsqueda de sentido, porque estamos hechos “a imagen y semejanza de Dios”, un Dios creador, que se mueve, que sale de sí, que inventa, que busca.

Evangelio: la vida no depende de los bienes

Va en la misma línea sapiencial que la 1ª lectura: el ser humano busca sin descanso la alegría y la felicidad, pero en torno a esta búsqueda planean serios peligros. Uno de ellos: poner la felicidad en la acumulación insaciable de bienes, la codicia. Leer más…

Biblia, Espiritualidad , , , ,

Dom 31.7.16. Sobre el Sentido de la falta de sentido (Qohelet)

Domingo, 31 de julio de 2016

13880353_624239977753198_2708353074857380453_nDel blog de xabier Pikaza:

Domingo 18. Tiempo ordinario. Ciclo C.
Nos “coge” este domingo de verano (hemisferio norte) en plena crisis, agravada en línea socio-religiosa con el asesinato absurdo y muy racional del Presbítero de Normandía, en manos de Isis. En ese contexto, la misa del domingo, nos ofrece dos lecturas fuertes:

— El evangelio de Lucas, que habla de repartir de la herencia de la tierra, y del riesgo que tiene la riqueza.

–El libro del Eclesiastés/Qohelet (el Hombre de la Asamblea), que reflexiona sobre la falta se sentido de un mundo donde nada se resuelve, todo acaba siendo vanidad y viento (pura muerte).

Desde ese fondo, he querido pararme y meditar con el Qohelet, quizá la lectura más inquietante de la Biblia… para entender mejor el Evangelio (Lc 12, 13-21) del que trataré mañana:

Jesús (como el Qohelet) nos enseña a “ser Camino” allí donde no hay camino, a crear sentido donde parece negarse cualquier tipo de sentido. Ésta es una buena meditación para el final de julio del 2016:

13659023_624240207753175_6838252036095090203_n
— Cuando siguen muriendo los pobres de medio mundo, aplastados por la prepotencia de un sistema rico, abandonados, olvidados, en un basurero… y parece que Dios y las religiones callan.

— Cuando el “orden” de una pretendida cultura superior impide que los pueblos pobres encuentren un camino, cuando el poder se emplea para engañar y destruir a los demás, no para sanar…

Cuando aumentan los gritos de los que quieren imponer una solución por la fuerza (aunque ello implique el grito más hondo miles y millones de muertos, como quiere a lo grande el capitalismo triunfante, como quiere a lo rabioso un tipo de Isis reactiva).

— Cuando la rabia de algunos estalla por encima de los pretendidos dioses, … y parece que las mismas religiones encienden el conflicto, como si estuvieran manejadas por hilos invisibles pero muy activos de violencia…

En eso contexto quiero ofrecer una meditación con el Qohelet. Ayer presenté la locura de “irracional” (¡y muy racional!) del asesinato de un cura francés en Normandía…

hqdefault

Sin palabra para entender lo sucedido, vuelvo a la Biblia, para meditar con la primera lectura del domingo 19 la inquietante reflexión del Eclesiastés o Qohelet:

¡Vanidad de vanidades, dice Qohelet; vanidad de vanidades, todo es vanidad! ¿Qué saca el hombre de todos los trabajos y preocupaciones que le fatigan bajo el sol? De día, su tarea es sufrir y penar, de noche no descansa su mente. También esto es vanidad (Qoh 1)

Ofrezco así una intensa meditación sobre el Sentido de la falta de sentido de la vida . Las tres imágenes de esta postal quieren recoger esa experiencia:

–Muchacho que palpa el vacío, contra una pared sin eco, sin voz que le responda, sin mano que salga al encuentro de su mano.

–Sabio pensador Qohelet, al como pudo imaginae Miguel Ángel en la Sixtina, con una mujer sabia que recoge su reflexión en un libro.

–Guitarra cantora de la muerte. ¿… de los asesinos-hashashin que tomaban haschís para matar y morir por su “idea? ¿….de la Peste Negra… o del que canta: “soy el novio de la muerte”?…


Presentación

El hombre llamado Eclesiastés (= Qohelet, rey de Jerusalén, Varón de la Asamblea) es rico y goza de todas las fortunas: Es varón y rey, señor de muchos bienes, lleno de salud, de manera que podría ser feliz. Pero no encuentra sentido a la vida, pues los viejos caminos de la fe israelita se han quebrado… Vive en un cambio de tiempos como el nuestro. Los paradigmas antiguos, los viejos ejemplos, las certezas antiguas… Leer más…

Biblia, Espiritualidad , , , ,

Dos sabios ante la riqueza. Domingo 18 del Tiempo Ordinario. Ciclo C

Domingo, 31 de julio de 2016

ORunning_ColdSpring_710Del blog El Evangelio del Domingo, de José Luis Sicre:

El domingo pasado, el evangelio se fijó en un tema muy importante para Lucas: la oración. Este domingo recoge otra cuestión capital de su evangelio: la actitud ante la riqueza.

Una elección curiosa: la primera lectura

            En el Antiguo Testamento, la riqueza se ve a veces como signo de la bendición divina (casos de Abrahán y Salomón); otras, como un peligro, porque hace olvidarse de Dios y lleva al orgullo; los profetas la consideran a menudo fruto de la opresión y explotación; los sabios denuncian su carácter engañoso y traicionero. En esta última línea se inserta la primera lectura de hoy, que recoge dos reflexiones de Qohélet, el famoso autor del “Vanidad de vanidades, todo vanidad”.

            La primera reflexión afirma que todo lo conseguido en la vida, incluso de la manera más justa y adecuada, termina, a la hora de la muerte, en manos de otro que no ha trabajado (probablemente piensa en los hijos).

¡Vanidad de vanidades, dice Qohelet;

vanidad de vanidades, todo es vanidad!

Hay quien trabaja con sabiduría, ciencia y acierto,

y tiene que dejarle su porción a uno que no ha trabajado.

También esto es vanidad y grave desgracia.

            La segunda se refiere a la vanidad del esfuerzo humano. Sintetizando la vida en los dos tiempos fundamentales, día y noche, todo lo ve mal.

Entonces, ¿qué saca el hombre de todos los trabajos y preocupaciones que lo fatigan bajo el sol?

De día su tarea es sufrir y penar, de noche no descansa su mente.

También esto es vanidad.

            Ambos temas (lo conseguido en la vida y la vanidad del esfuerzo humano) aparecen en la descripción del protagonista de la parábola del evangelio.

Petición, parábola y enseñanza (Lc 12,31-21)

            En el evangelio de hoy podemos distinguir tres partes: el punto de partida, la parábola, y la enseñanza final.

            El punto de partida

            En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús:

            Maestro, di a mi hermano que reparta la herencia conmigo.

            El le respondió:

            ¡Hombre! ¿Quién me ha constituido juez o repartidor entre vosotros?

            Y les dijo:

            Mirad y guardaos de toda codicia, porque, aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes.

            Si esa misma propuesta se la hubieran hecho a un obispo o a un sacerdote, inmediatamente se habría sentido con derecho a intervenir, aconsejando compartir la herencia y encontrando numerosos motivos para ello. Jesús no se considera revestido de tal autoridad. Pero aprovecha para advertir del peligro de codicia, como si la abundancia de bienes garantizara la vida. Esta enseñanza la justifica, como es frecuente en él, con una parábola.

            La parábola.

Los campos de cierto hombre rico dieron mucho fruto; y pensaba entre sí, diciendo: “¿Qué haré, pues no tengo donde reunir mi cosecha?” Y se dijo: “Voy a hacer esto: Voy a demoler mis graneros, edificaré otros más grandes y reuniré allí todo mi trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes en reserva para muchos años. Descansa, come, bebe, banquetea”. Pero Dios le dijo: “¡Necio! esta misma noche te reclamarán el alma; las cosas que preparaste, ¿para quién serán?”

            A diferencia de Qohélet, Jesús no presenta al rico sufriendo, penando y sin lograr dormir, sino como una persona que ha conseguido enriquecerse sin esfuerzo; y su ilusión para el futuro no es aumentar su capital de forma angustiosa sino descansar, comer, beber y banquetear.

            Pero el rico de la parábola coincide con el de Qohélet en que, a la larga, ninguno de los dos podrá conservar su riqueza. La muerte hará que pase a los descendientes o a otra persona.

            La enseñanza final. 

        Si todo terminara aquí, podríamos leer los dos textos de este domingo como un debate entre sabios.

            Qohélet, aparentemente pesimista (todo lo obtenido es fruto de un duro esfuerzo y un día será de otros) resulta en realidad optimista, porque piensa que su discípulo dispondrá de años para gozar de sus bienes.

            Jesús, aparentemente optimista (el rico se enriquece sin mayor esfuerzo), enfoca la cuestión con un escepticismo cruel, porque la muerte pone fin a todos los proyectos.

            Pero la mayor diferencia entre Jesús y Qohélet la encontramos en la última frase.

            Así es el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios.

            Frente al mero disfrute pasivo de los propios bienes (Qohélet), Jesús aconseja una actitud práctica y positiva: enriquecerse a los ojos de Dios. Más adelante, sobre todo en el capítulo 16, dejará claro Lucas cómo se puede hacer esto: poniendo sus bienes al servicio de los demás.

Biblia, Espiritualidad , , , ,

Domingo XVIII del Tiempo Ordinario. 31 julio, 2016

Domingo, 31 de julio de 2016

TO-D-XVIII

“Maestro, dile a mi hermano que reparta
conmigo la herencia… “Tened mucho
cuidado con toda clase de avaricia; que
aunque se nade en la abundancia, la vida no
depende de las riquezas”.

Lc. 12,14.15

Este texto del evangelio de Lucas nos sonroja, nos saca los colores. Paradojas de la vida: no se nos cae de la boca la frase “estamos en crisis”. Y es verdad, hay mucha gente en el paro, otros con salaros bajos, otros con circunstancias que obligan gastar menos que en tiempos pasados. Y otros, se dedican a coger lo que no es suyo, que de eso abunda. No es malo lo que uno le dijo a Jesús: ¡Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia!

El Maestro trasciende esa petición. “Y añadió: tened mucho cuidado con toda clase de avaricia”, cambia de personaje ya no es uno, el que le ha expuesto la petición, son todos los que le escuchan: tened mucho cuidado… He aquí cómo Jesús nos sugiere lo necio que es un corazón ambicioso, un corazón que su única esperanza es “llenar sus graneros”, “nadar en la abundancia”, pasar la vida acumulando, aunque eso nos conduzca a no poder disfrutar de paz, sosiego, felicidad, en definitiva a no recrear-se, a no recrear la propia vida.

Lucas nos deja entrever que para Jesús las posesiones, el dinero no tienen más valor que aquello que nos facilita una vida en paz, una vida que nos ayude a crecer como personas, a descubrir la belleza de lo sencillo y lo pequeño: asombrarse ante un nuevo amanecer que se nos ofrece como una hoja en blanco para estrenar.

Hoy, a ti y a mí, se nos ha ofrecido la novedad de una jornada para vivirla en toda su plenitud. ¡Y eso es una inmensa riqueza! Se nos ofrece la posibilidad de acercarnos a la persona necesitada y compartir con ella lo que tienes y ella necesita. ¡Y esa es la mejor herencia!

Disfrutar de la inmensidad de la vida, del aire, de una amigable compañía. ¡Eso es la felicidad más intensa! No dejes que el corazón lo posea la envidia, los celos, el egoísmo, el rencor, sino que el Señor de nuestra existencia sea el Dios de la ternura, el dar y darnos, el amor sin medida. ¡Esa es la mejor posesión, eso es lo que mejor puedes repartir con tus hermanas y hermanos.

Y saberte vivido desde la comunión con Dios Trinidad, siempre en relación, acogida, entrega, escucha asombrada desde el silencio que favorece que puedas sentir que Jesús te dice: “con amor eterno te amo”. Eso desborda tus “graneros” que nunca se vaciarán y compartirás, repartirás y siempre tendrás más para entregar.

Trinidad Santa, Tú que eres comunión, relación y entrega:
Hoy,
yo te pido en nombre de las personas pobres, marginadas,
de las perseguidas, de quienes te buscan:
“Maestro, dile a mi hermana/o que reparta conmigo la herencia”,
que reparta tu amor, que reparta y comparta lo que le sobra
y así, construiremos un mundo más humano, más justo,
en el que todos cabemos y todos podemos tener su espacio.

*

Fuente:  Monasterio Monjas Trinitarias de Suesa

***

Biblia, Espiritualidad , , , ,

El Papa, en el centro del horror nazi: “Que se perpetúe en los siglos la memoria de la abominable tragedia que aquí se consumó”

Domingo, 31 de julio de 2016

papaaus_560x280Francisco visita Auschwitz, reza en la celda de Kolbe y llora junto a supervivientes del Holocausto

Bergoglio los mira, los siente… son algo sagrado. Santos, mártires vivientes de la mayor atrocidad humana

(Jesús Bastante).- Quiso entrar, y salir, a pie, en homenaje a los centenares de miles de personas que tuvieron que hacerlo y que jamás encontraron la salida. Francisco visitó esta mañana el epicentro de la “solución final”, del odio extremo del nazismo, en lo que sin duda ha sido el momento más emotivo de su visita a Polonia. El Papa, profundamente conmocionado, triste, en silencio, cruzó la puerta del campo de Auschwitz, donde un versículo manipulado del Evangelio, “El trabajo os hará libres”, llama a la muerte y la maldad. Hoy, igual que ayer, la locura sin sentido continúa provocando muerte.

Pocos minutos después de las nueve de la mañana, Bergoglio entró, solo, con los ojos fijados en el suelo de arena, el campo de exterminio de Auschwitz. Más de un millón y medio de personas fueron masacradas en este campo del horror. Francisco se presentó abatido. Durante diez minutos, sentado en un pequeño banco de madera, en silencio, solo, oró por todas las víctimas del odio. Sin hacer el más mínimo caso a las cámaras o a las miradas, respetuosas e impactadas, de su servicio de seguridad.

Sin pronunciar una palabra, Francisco oró por el horror y por las víctimas de la macabra condición humana, desde Maximiliano Kolbe -que intercambió su vida por la de otro en Auschwitz-, a la de Jacques Hamel, el sacerdote degollado por dos locos que, como quienes idearon el macabro cartel de entrada al campo de exterminio, manipulan y toman el nombre de su falso dios de muerte y odio en vano.

La masacre, la inhumanidad, la locura de una guerra que volvemos a vivir, “a pedazos”, como no se cansa de repetir Francisco. Hoy no hacían falta palabras, resulta imposible intentar explicar el inmenso odio que lleva al asesinato indiscriminado de más de seis millones de personas. No quiso Francisco pronunciar discurso alguno en Auschwitz, únicamente se hizo público el texto que escribió, de su puño y letra, en el libro de honor. Y que rezaba lo siguiente, según la narración oficial de Radio Vaticana en español (en el vídeo, minuto 41,32):

“Con un grito silencioso en el corazón, he rezado en este lugar por las víctimas de la Shoah, y por todas las víctimas del odio y de la guerra, camino sin retorno. Que se perpetúe en los siglos la memoria de la abominable tragedia que aquí se consumó, y sea motivo para que semejantes errores nunca más sucedan bajo el cielo, y sobre la Tierra no nos cansemos de construir, con la ayuda de Dios, una casa de paz para todos los pueblos”

Posteriormente, la sala de prensa añadió que, en castellano, el Papa habia escrito:

“Señor, te piedad de tu pueblo, señor perdón por tanta crueldad”.

Ningún miembro de la comitiva acompañó a Bergoglio durante su visita al centro del exterminio nazi. Únicamente, y a distancia prudencial, el servicio de seguridad. El Papa ni siquiera cruzó una palabra con el traductor, o el conductor, quien tras el momento de oración condujo a Francisco hasta el bloque 11, el lugar donde fue asesinado San Maximiliano Kolbe, tras decidir ponerse en el lugar de otro condenado a muerte. Como Jesús, colocándose en el lugar de quien más sufre.

A la entrada del bloque, Francisco se encontró, abrazó y lloró con un grupo de doce supervivientes. Setenta años después, el recuerdo sigue vivo en esos rostros, venerables ancianos que lograron salir vivos de un horror inimaginable. Su testimonio es una sacudida en la línea de flotación de nuestra humanidad.

El Papa los mira, los siente… son algo sagrado. Santos, mártires vivientes de la mayor atrocidad que ha conocido la humanidad. Uno de ellos enseña imágenes de su “vida” en Auschwitz, y uno se pregunta -seguramente también el propio Begoglio- de dónde sale la fuerza para sobrevivir de aquel horror y continuar viviendo, y formando una familia. Y regresando al lugar donde masacraron a los suyos, a todo un pueblo.

Tras este momento, Francisco encendió una lámpara votiva en memoria de todos los asesinados. El Papa de los muros tocó las piedras de Auschwitz y rezó, como antes lo hiciera en los muros de Belén o el de las Lamentaciones. Posteriormente, penetró en la “celda del hambre”, donde padeció y murió Maximiliano Kolbe. En la casi completa oscuridad, Francisco se sentó ante la lápida que recuerda el padecimiento del sacerdote polaco. Y se quedó solo, con la única imagen de una cámara fija. A su alrededor, nombres marcados con las uñas, con piedras, alguna cruz marcada en la pared. Se podía mascar el horror.

Bergoglio se agachó, cerró los ojos y desapareció el resto del mundo. En la oscuridad de la celda de Kolbe, de la celda de seis millones de asesinados por el horror nazi, el Papa oró en silencio, lamentando la insensatez humana, y después contempló las cámaras de gas, las galerías… “Que se perpetúe en los siglos la memoria de la abominable tragedia que aquí se consumó“, escribió Bergoglio, antes de regresar, por su propio pie, a las puertas del campo, sin alzar la vista para contemplar el macabro cartel.

O tal vez pensando que la frase original, hoy, sigue siendo mucho más real, mucho más Evangelio, mucho más de Jesús: “La verdad os hará libres”. Recordar que el hombre es capaz de provocar tal aberración, también es responsabilidad de los seguidores de Jesús. Sea con la palabra, sea, como hoy, con el silencio, el Papa volvió a clamar contra la oscuridad de la muerte. Aún hay esperanza para el mundo.

Después, el Papa se dirigió a Birkenau, donde continuó una visita silenciosa de homenaje a los millones de víctimas del nazismo. Francisco fue recibido por una ovación, aunque no impidió que Bergoglio se mantuviera en silencio, ajeno a los cardenales y obispos que, ahora sí, se encontraban en la tribuna de los invitados.

Tras rendir homenaje a las lápidas de piedra negra que recuerdan a los muertos del Holocausto, el Papa depositó una vela en el monumento a las víctimas de las naciones. Allí, tuvo lugar una oración interreligiosa, con presencia de un rabino y un sacerdote, uno de los supervivientes de Birkenau, que leyeron el salmo130. Después, el Papa saludó a una veintena de personas que salieron vivas del campo nazi, y a algunos de los “Justos entre las naciones”, aquellos que contribuyeron a salvar la vida de muchos judíos.

Fuente Religión Digital

Espiritualidad, General, Iglesia Católica, Judaísmo , , , ,

Je suis le prêtre. Mucho más que el asesinato de un cura

Domingo, 31 de julio de 2016

27966861003-82850c8f13-b_560x280Del blog de Xabier Pikaza:

Judíos, musulmanes y cristianos piden a Hollande que refuerce la vigilancia de los lugares de culto

Francisco se niega a identificar Islam con violencia

Los obispos franceses piden que “nadie se deje llevar por el odio y la violencia”

El asesinato de Jacques Hamel, en una iglesia de Normandía, mientras celebraba la eucaristía, rodeado por un pequeño grupo de cristianos, no ha sido un gesto absurdo, como algunos han podido pensar y decir, sino un acontecimiento de máxima racionalidad social y religiosa.

Yo me atrevería a decir que, mirado desde el occidente, de pasado cristiana, ésta ha sido, hasta el momento, la más significativa y provocadora de todas batallas de Isis. Sólo quedaría por delante el asesinato de un grupo de obispos o del mismo Papa.

Ciertamente, no es el comienzo de una tercera guerra mundial, en el sentido convencional del término (las armas de Isis no son por ahora las de USA, Rusia o China…), pero es el signo de un tercer tipo de guerra, cuyas marcas están apareciendo por doquier, desde USA hasta China, pasando por Oriente Medio, África Central o Europa… No es una guerra de religiones como tales, es la Guerra de la Religión.

Ha sido un salto cualitativo, en la guerra de ISIS contra un tipo de occidente:

— Tras el ataque contra cierta prensa satírica (Ye suis Hebdo…),
— contra una Sala Profana de Fiestas (Paris),
— contra la gente que celebra la fiesta de Francia (Niza)…
— Tras el ataque contra judíos,

ha llegado, al fin, este atentado directo contra un símbolo máximo del cristianismo francés y europeo: El asesinato ritual de un cura celebrando la eucaristía. Por eso debemos responder los que nos sintamos agredidos: Je suis le Prêtre, yo soy aquel presbítero anciano, al que han matado simplemente por serlo.

Todos somos J. Hamel, cura francés, asesinado mientras celebraba a Cristo.

No es un terrorismo en estado vulgar o indiferenciado, matando a cualquiera, en una sala de fiestas o la calle, sino un asesinato cualificado, contra un hombre concreto (un cura), en un momento muy significativo (cuando celebraba), en un lugar de gran importancia (una iglesia de Normandía que Isis quiere convertir pronto en Mezquita…)…

Es un gesto de máxima racionalidad invertida, la durísima claridad del “sacrificio” (del chivo expiatorio, de la muerte del contrario), para suscitar así un mundo invertido, al servicio del Dios tipo Islam-Isis (contra el Dios de Jesús, que habría sido secuestrado y pervertido por los cristianos).

No importa que Jacques Hamel fuera bueno o malo, que hubiera ayudado a los musulmanes o no, que fuera un anciano valiente… Sólo importa que era “cura”, un representante pervertido de un Jesús Nazareno que, según cierta parte del Islam, tiene que ser Musulmán…

Jacques Hamel encarna, ante los ojos de millones de musulmanes, la perversión de un Jesús (de un cristianismo) que se ha hecho francés, occidental, antimusulmán… Matar a este cura mientras celebra es un signo de lo que tendría que ser (y será, según Isis) el triunfo final del Islam, un acto de valentía. Aquí tenemos, frente a frente, dos tipos de martirios.

— El martirio o testimonio de Jacques Hamel, que simplemente se deja matar…, un hombre que en este momento representa a todos los franceses (dice M. Hollande), a todos los cristianos (decimos otros…), a todos los sacrificados de la historia humana, lo mismo que Jesús crucificado. Jacques es el testigo de la no violencia cristiana. Por eso digo. Je suis Jacques Hamel.

— El martirio de los dos militantes de Isis que se inmolan matando, … y que así que aparecen muchos musulmanes como testigos de la violencia necesaria, de la guerra santa del Islam contra todas las falsificaciones cristianas, occidentales…

Ellos han matado y han querido morir como mártires: Han sacrificado sus vidas para gloria y triunfo de cierto Islam. Están siendo celebrados como mártires abatidos a la puerta de una iglesia católica cuando salían de haber cumplido su tarea, de haber realizado su misión para gloria de un Allah Akbar a su medida. Se han creído mártires, no son más que asesinos.

Éste ha sido un martirio que quiere ser grabado y difundido a todos los vientos, por toda la tierra… Que todos lo vean.

(a) Primero la ejecución grabada del cura francés, el símbolo de un cristianismo pervertido que tendría que morir, para que se pueda extender la figura del Jesús musulmán, sometido a Allah.

(b) Después la ejecución y muerte (martirio por Allah) de los dos militantes de Isis, grabado por las cámaras de fuera… Éste quiere ser el martirio de dos portadores de la racionalidad suprema del Dios del sometimiento, al que se han entregado ellos mismos por su muerte, integrándose así en su Allah Akbar, Rey Supremo, Realidad de todas las Realidades.

No sé si han empezado a difundirse las imágenes de la “ejecución” de Jacques Hamel, no sé si se están difundiendo las imágenes de la muerte de los dos militantes de Isis a manos de la policía francesa. Con esa intención han matado y se han dejado al fin matar. Quizá sería mejor que esas imágenes no se difundieran.

Isis está actuando como un ejército de la mejor (peor) propaganda del mundo, en una guerra hecha a gestos de televisión. Así han de entenderse los videos que ha venido mandando, con destrucción de edificios “paganos”, con asesinato de cristianos, con ejecuciones masivas de oponentes… Pienso que lo mejor que se le puede hacer en este campo es no hacerle caso, no darle importancia…

Isis ha querido ponernos ante la guerra final en estado puro, ante la madre de todas las guerras y martirios: Dos valientes soldados islámicos de la Gran Yihad en contra de un cobarde cura francés, que no sería más que escoria o residuo de un cristianismo anti-musulmán, que morirá muy pronto, para que la Iglesia donde él celebraba misa en Normandía, con cinco o seis pobres fieles… se convierta pronto en Gran Mezquita donde miles de musulmanes se inclinen mañana ante Allah Akbar (tras haber quitado las imágenes cristianas, de fondo pagano y haber colocado cuidadosamente la Mirhab o dirección de la oración: ¡Todos inclinados hacia la Meca, todos sometidos al Dios de la pura sumisión!

Ciertamente, el Islam es más que Isis, es mucho más que martirio matando a los representantes del Jesús Cristiano en Europa… para hacer así que Jesús sea musulmán… El Islam es mucho más, es misterio, mística y misericordia… Pero si el Islam mundial no reacciona inmediatamente, como un solo hombre, contra estos dos Musulmanes de Isis, vamos tener que pensar que está irremisiblemente pervertido y condenado a muerte.

diccionario-de-las-tres-religiones---pdf

Hablaré dentro de dos o tres días del martirio en clave cristiana y musulmana…, de la problemática de fondo del Islam y el cristianismo… Hoy sólo quería decir que este asesinato de Jacques Hamel entra plenamente dentro de la lógica más perversa de cierto Islam pervertido, contra el que deben reaccionar los verdaderos musulmanes. Mientras tanto quiero repetir solamente: Je suis cette prêtre, je suis Jacques Hamel. Yo soy ese presbítero cristiano, yo soy Jacques Hamel.

((El miedo de esta falsa guerra, y el deseo de superarla en lo posible, hizo que Abdelmumin Aya y un servidor escribiéramos hace unos años un Diccionario de las tres religiones, que es en el fondo un Diccionario del Islam y el Cristianismo))

Cristianismo (Iglesias), Espiritualidad, Islam , , , , ,

Musulmanes y cristianos rezan juntos en el lugar donde fue asesinado Jacques Hamel

Domingo, 31 de julio de 2016

musulmanes-dejan-flores-junto-a-la-iglesia_560x280La parroquia cedió el terreno para la mezquita del pueblo

El imán, a los agresores: “No son parte de la humanidad”

Los líderes islámicos franceses piden a los musulmanes que vayan el domingo a misa

“¿Cómo se les ocurre que nosotros vamos a odiar a la misma gente que nos ayudó … a rezarle a Alá en este pueblo? ¿Cómo se le ocurre a ustedes eso, señor asesino, señor criminal?”

 Musulmanes y cristianos oraron juntos el viernes en la mezquita del poblado en Normandía donde un cura fue asesinado hace pocos días, y un imam denunció a los agresores.

Los asesinos no son musulmanes, no son parte de la civilización, no son parte de la humanidad, dijo el imam. “Ustedes tienen la civilización equivocada porque ustedes no pertenecen a la civilización. Ustedes tienen la humanidad equivocada porque ustedes no pertenecen a la humanidad”, dijo el imam Abdelatif Hmitou, presidente de la asociación de musulmanes en Francia.

Agregó:Ustedes se equivocan sobre nosotros los musulmanes, y no les perdonaremos por esto“. El imam reiteró su llamado para que todos los musulmanes de Francia vayan a iglesias y muestren solidaridad con los cristianos en su lugar espiritual.

Muchos musulmanes vinieron de toda Francia para poder asistir al evento en memoria del cura Jacques Hamel, que tenía 85 años cuando fue asesinado por dos jóvenes que entraron a la iglesia y tomaron rehenes.

musulmanes-y-cristianos-rezan-juntosEl grupo que se hace llamar Estado Islámico se atribuyó el crimen. El imam Hmitou se dirigió directamente a los asesinos, exhortándoles: “¿Cómo se les ocurre que nosotros vamos a odiar a la misma gente que nos ayudó … a rezarle a Alá en este pueblo? ¿Cómo se le ocurre a ustedes eso, señor asesino, señor criminal?”. Se refería a la iglesia St. Therese, que le vendió al grupo islámico, por una suma meramente simbólica, un terreno adyacente para que pudieran construir la mezquita.

Los dos agresores, ambos de 19 años de edad, fueron abatidos por la policía cuando huían de la iglesia St. Etienne, donde mantuvieron como rehenes a dos monjas y a una pareja anciana, y asesinaron al sacerdote degollándolo. Otra monja logró escapar y le avisó a la policía.

Fuente religión Digital/Agencias

***

Y el mismo día del asesinato, el prior de la Communion Béthanie escribía lo siguiente:

Queridas hermanas, hermanos, amigos,

En una iglesia de la diócesis de Ruán, acaba de vivirse un acto de violencia sin nombre. Nuestra Communion Béthanie ruega y ofrece este espacio de fraternidad, como nos invita Monseigneur Dominique Lebrun, arzobispo de Ruán.

No, no responderemos al odio por el odio. ¡ Jamás! Este es nuestro camino escarpado en el seguimiento de Jesús el Cristo.

Disfrutando de algunos días de descanso, estoy leyendo una obra del padre Christian Salenson: “Christian de Chergé una teología de la esperanza “. Esta mañana, meditaba de nuevo sobre la última oración de los monjes de Tibhirine: Señor, desármame, desármalos. Roguemos…

Su hermano, Jean-Michel + prior de la Communion Béthanie

83d4454b8e3b961138a3654d6cf7aae6

***

Iglesia Católica, Islam , , , , , , , , , , ,

“Hermanos, salid con un cuchillo,con lo que sea necesario, y atacadlos, matadlos en masa”

Domingo, 31 de julio de 2016

28519109772-d60f38f09c-b_720x241Difunden nuevas grabaciones de los terroristas de Normandía: “Vamos a destruir vuestro país”

“Los tiempos han cambiado. Ahora sufriréis lo que nuestros hermanos y hermanas han sufrido”

Abdel Malik Petitjean, uno de los terroristas de Normandía, ha animado a los musulmanes a “despertar” y atacar con los medios que puedan objetivos de los países que forman parte de la coalición internacional contra Estado Islámico, en un nuevo vídeo difundido por la agencia de noticias Amaq, vinculada a la organización terrorista.

Petitjean habla directamente al presidente y al primer ministro de Francia, François Hollande y Manuel Valls, respectivamente.

“Los tiempos han cambiado. Ahora sufriréis lo que nuestros hermanos y hermanas han sufrido. Vamos a destruir vuestro país, dice.

“Hermanos, salid con un cuchillo, con lo que sea necesario, y atacadlos, matadlos en masa“, añade apelando al “despertar” de los musulmanes en suelo europeo, como verdugos, y a la coalición internacional contra el Estado Islámico, como víctima.

Estados Unidos lidera una coalición internacional integrada por más de 60 países -entre ellos España- que desde hace dos años bombardea las posiciones de combate de los milicianos de negro en el territorio que controlan en Iraq y Siria.

La identidad de Petitjean se ha conocido después de que apareciera junto al segundo terrorista de Normandía, Adel Kermiche, en otra grabación difundida por Amaq este miércoles en la que ambos juran lealtad al Estado Islámico.

Dos hombres armados con cuchillos y falsos explosivos irrumpieron alrededor de las 9.00 del martes en la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray, en Normandía, y retuvieron como rehenes al párroco, Jacques Hamel, tres religiosas y una pareja de feligreses.

Las autoridades francesas intentaron negociar con ellos, pero aún así degollaron a Hamel y lo grabaron en vídeo, por lo que finalmente fueron abatidos por la Policía mientras gritaban “Allahu Akbar” (“Alá es el más grande”).

abdel-malik-petitjeanKermiche, de 19 años de edad y originario de la región gala de Seine-Maritime, estaba bajo vigilancia electrónica porque en los últimos años había intentado viajar hasta dos veces a Siria para unirse al Estado Islámico.

En las semanas previas al ataque, en su cuenta de Telegram -un servicio de mensajería encriptado y por eso especialmente apreciado por los terroristas- Kermiche había alardeado de su intención de perpetrar una masacre, según grabaciones publicadas esta semana por la revista L’Express.

“Coges un cuchillo, vas a una iglesia y haces una carnicería. ¡Bim! Cortas dos o tres cabezas y está bien. Se acabó”, dictó el joven en un mensaje de audio que luego compartió con un grupo de unos 200 radicales. “Bajad lo que va a seguir”, añadió a las ocho y medio de la misma mañana del asesinato de Jacques Hamel, “y compartidlo entre muchos”: mensaje que revela su intención de difundir el vídeo que los terroristas grabaron del atentado, pero que habrían sido frustrada por las autoridades francesas cuando les abatieron a los atacantes de varios disparos.

Petitjean, por su parte, tenía 19 años y era natural de Saboya. Las autoridades francesas le tenían en el punto de mira desde el 29 de junio tras recibir información de los servicios secretos de otro país alertando de su radicalización y de que podría atentar.

Este atentado sigue a los del 14 de julio en Niza -que causó 84 muertos- y el 13 de noviembre en París -con 130 víctimas mortales-, lo que ha llevado al presidente, François Hollande, a afirmar que Francia “está en guerra” contra el yihadismo.

Fuente: Religión Digital/Agencias

Cristianismo (Iglesias), Islam , , , , , , , , , ,

El Vaticano no quiere a Fernández Díaz como embajador ante la Santa Sede

Domingo, 31 de julio de 2016

28582110235-da22110204-b_560x280El Gobierno está sondeando la posibilidad de mandar al ministro a Roma

Sectores cristianos critican sus políticas contra los refugiados y las vallas de Ceuta y Melilla

(Jesús Bastante).- Es uno de los políticos más alabados por los sectores ultracatólicos en España. Miembro del Opus Dei, reconocido católico de misa diaria (hasta asegura tener un ángel de la guardia, Marcelo, que le ayuda a tomar decisiones y a aparcar), Jorge Fernández Díaz aspira a llegar al Vaticano y a hacerlo por la puerta grande: como embajador de España ante la Santa Sede.

El actual Ministro de Interior en funciones jamás ha escondido su condición de católico ni miembro del Opus Dei, uno de los grupos más ultraconservadores. Como tal, Fernández Díaz mantiene unas excelentes relaciones con el actual Nuncio (embajador) en España, Renzo Fratini, y con los cardenales Rouco Varela y Cañizares. Desde hace algunos años, además, es un asiduo en las principales ceremonias católicas dentro y fuera de nuestro país.

Así, se pudo ver a Fernández Díaz asistiendo, como un fiel más, a la beatificación de Álvaro del Portillo, sucesor de Escrivá de Balaguer al frente del Opus. Fernández Díaz también ha representado al Gobierno en algunas canonizaciones y al nombramiento de Ricardo Blázquez, actual presidente de la Conferencia Episcopal, como cardenal.

El Ejecutivo sondea al Vaticano

El destino de Fernández Díaz es uno de los desafíos que habrá de afrontar Mariano Rajoy en el hipotético caso de que se le permita formar gobierno. Paralelamente a meter su nombre en la tríada de posibles presidentes del Congreso, desde hace semanas miembros del Ejecutivo están sondeando al Vaticano la posibilidad de que el Ministro de Interior sea el representante de España ante el Papa, según confirman fuentes tanto de la Santa Sede como de la Iglesia española. Sobre el papel, la trayectoria de Fernández Díaz no admitiría dudas para el Vaticano… antes de que llegara el Papa Francisco.

Según confirman fuentes eclesiásticas, el Papa Francisco “preferiría” no tener que encontrarse en la tesitura de otorgar el correspondiente plácet a Fernández Díaz como embajador. Desde el Vaticano se recuerda que, a diferencia de otros pontífices, Francisco “está muy informado” de lo que sucede en el mundo, y no únicamente por los “cauces oficiales” (Nunciatura, Conferencia Episcopal, embajador o Gobierno), sino que Bergoglio tiene “sus propios contactos”.

Roma plantea un “silencio administrativo”

Entre ellos, varios eclesiásticos y responsables de acción social y caritativa de la Iglesia, que han hecho llegar al Vaticano sus serias dudas sobre la conveniencia de que Fernández Díaz represente a España. Aunque la Santa Sede no suele inmiscuirse en este tipo de nombramientos, y el procedimiento normal es el de aceptar el plácet (y más en el caso de nuestro país, el primero con el que los Estados pontificios tuvieron relaciones diplomáticas), en este caso Francisco podría actuar como en el reciente caso de la embajada de Francia. Entonces, el Gobierno de Hollande presentó a Laurent Stefanini, abiertamente gay. Roma no negó el plácet, pero sí lo demoró en una suerte de “silencio administrativo” que obligó al ejecutivo francés a presentar, un año después, otro candidato, al que la Santa Sede recibió de inmediato.

Fuentes consultadas resaltan que el Papa conoce las críticas que sectores católicos han hecho de las políticas de Interior respecto a la acogida de inmigrantes y refugiados, con especial relevancia a la situación en las vallas de Ceuta y Melilla o los centros de internamiento de extranjeros. Otras voces, como las del arzobispo de Tánger, Santiago Agrelo, o la dominica sor Lucía Caram, han sido más claras y han mostrado su rotunda negativa a las políticas llevadas a cabo por Fernández Díaz.

La oposición al nombramiento es especialmente cruda en Catalunya, donde colectivos cristianos, agrupados en torno a Esglèsia Plural, han lanzado una campaña de recogida de firmas para evitar que Fernández Diaz llegue a la Embajada. Según la asociación “si se llega a materializar sería uno de los golpes más duros en las últimas décadas para la Iglesia catalana y también para el proceso que el país ha emprendido hacia su autodeterminación que culminará, muy probablemente, con la creación de un nuevo Estado“. Los impulsores de la campaña tildan a Fernández Díaz de ser “un ultracatólico confeso” que “pondrá al servicio de la derrota del Papa sus habilidades como conspirador”.

Sea como fuere, lo cierto es que en Roma se admite que la candidatura de Fernández Díaz podría presentarse de inmediato, siempre y cuando Rajoy supere la investidura y vuelva a convertirse en presidente del Gobierno. Uno de sus primeros cambios será Fernández Díaz, cuya actuación al frente de Interior ha estado marcada por la polémica. Cuentan que todos los caminos conducen a Roma. El del todavía Ministro de Interior, tal vez, no culmine en la Ciudad Eterna.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.