Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Despertar’

Un sueño en otro

Miércoles, 28 de julio de 2021

Del blog Nova Bella:

1-NB-05.27-425x355

“Estamos cerca de despertar

cuando soñamos que soñamos”

*

Novalis

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Velad

Domingo, 1 de diciembre de 2019

veillez

Primer domingo de Adviento

Pequeño ejercicio para despertarse.
Veamos los verbos:
Velar
no saber
venir
encontrar
las cosas negativas (aquellas a las que sería necesario evitar)
no saber
no haría falta
no encontraros dormidos
¡Qué bello texto!
El Señor viene por nosotros.
¡Todo lo que despliega para venir a nosotros!
Y nosotros:
Justo estar allí,
disponibles, a la espera,
acogiendo a Aquél que viene,
Despiertos …
*
Zabulon

***

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:

–  “Cuando venga el Hijo del hombre, pasará como en tiempo de Noé. Antes del diluvio, la gente comía y bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca; y cuando menos lo esperaban llegó el diluvio y se los llevó a todos; lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre: Dos hombres estarán en el campo: a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo: a una se la llevarán y a otra la dejarán. Por lo tanto, estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa. Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre.”

*

Mateo 24,37-44

***

 

Arsenio fue un romano culto con rango de senador que vivió en la corte del emperador Teodosio como tutor de los príncipes Arcadio y Honorio. Cuando vivía aún en el palacio, el aoba Arsenio oró a Dios con estas palabras: «Señor, guíame por el camino de la salvación ». Y oyó una voz que le contestó: «Arsenio, huye del mundo y te salvarás».

Después de navegar secretamente de Roma a Alejandría y de vivir una vida solitaria en el desierto, Arsenio oró de nuevo: «Señor, guíame por el camino de la salvación» y de nuevo oyó una voz que le respondía: «Arsenio, huye, guarda silencio, ora continuamente porque éstas son las fuentes déla vida».

Las palabras huye, guarda silencio y ora resumen la espiritualidad del desierto. Indican tres formas de evitar que el mundo nos configure a su imagen, tres formas, por lo tanto, de vida en el Espíritu.

*

H. J. M. Nouwen,
El camino del corazón,
Madrid 1986, 13

***

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

“La maravillosa paradoja del despertar”, por Jeff Foster.

Martes, 19 de noviembre de 2019

despertarEres un ser humano profundamente conectado a todos y a todo en formas inimaginables, dependes del universo entero y de todos aquellos que te rodean – de la ropa que vistes, de los alimentos que comes, de las palabras que utilizas, de las historias que escuchas, lees y observas, del aire que respiras, de este mensaje que estás leyendo ahora. Como ser humano estás lastimado y eres perfectamente imperfecto, estás aprendiendo cómo amar nuevamente después de haberlo olvidado a través de tantos años de condicionamiento y estás aprendiendo cómo sentir, cómo conectarte, cómo hablar honesta y libremente y cómo escuchar con compasión y sin prejuicios. Este es un camino de sanación y realización que va profundizándose cada vez más y que no tiene fin. Algunas enseñanzas enfatizan este punto de vista “relativo”.

Exactamente al mismo tiempo, eres la consciencia misma, anterior a todos los conceptos, eres siempre presente, ya completo, nunca dependes de nada ni de nadie. No existe ninguna duda respecto de tu despertar o tu iluminación a través del tiempo ya que siempre has sido Eso, mucho antes del surgimiento del tiempo. Tú estás aquí antes que cualquier pregunta y respuesta. No hay sanación debido a que no hay nadie a quién sanar, y tampoco hay ningún futuro externo al Ahora. Para la consciencia, no hay sufrimiento. Para la consciencia, no hay lucha. Algunas enseñanzas espirituales enfatizan este punto de vista “absoluto”, o incluso aseguran que este es el único punto de vista.

Pero aquí está el problema:

Negar lo relativo, aferrarse a lo absoluto, evitar o alejarte de la vía humana hará que te mantengas permanentemente lastimado y atrapado en el sufrimiento, rechazando tus heridas o incapaz de reconocerlas, incluso si crees que estás completamente despierto y libre de historias y personalidad.

Negar lo absoluto, aferrarte a lo relativo, olvidar aquello que realmente eres, hará que seas por siempre un buscador, que te mantengas siempre atrás de algo y atrapado en las historias, incluso si crees que estás completamente sanado a un nivel humano, según tu concepto.

He conocido a mucha gente a través de los años, algunos de ellos maestros espirituales que afirman estar completamente despiertos, perfectamente libres, que dicen cosas como “no hay nadie aquí” y “no soy una persona” y “no hay ningún yo” y sin embargo, claramente, a nivel relativo humano, siguen sintiéndose sumamente lastimados, luchando con un dolor oculto e inconsciente, reflejando sus heridas no resueltas en otros – en sus familias, amigos, incluso en sus estudiantes – lastimando a otros y justificándose con una ingeniosa “lógica no dual” (por ejemplo, “no hay elección”, “todo es proyección tuya”, etc., etc.). Una iluminación sin compasión es como un océano sin sus miríadas de olas, como una madre cósmica despojada de sus amados hijos. He hablado mucho acerca de cómo yo caí alguna vez dentro de ese árido desierto espiritual. Un sitio nada agradable. Sin embargo, también es parte del viaje.

También he conocido a mucha gente a través de los años que se consideran seres humanos completamente evolucionados, íntegros, exitosos, felices, incluso humanos perfectos, y muy en el fondo, siguen sintiéndose separados de la vida de alguna manera, se sienten vacíos por dentro, todavía sienten un anhelo por algo que no han logrado alcanzar pero que tampoco pueden definir. Cuando nuestra humanidad pierde el piso, nos quedamos atrapados en el drama humano sin fundamento y empezamos a sentirnos sumamente vacíos independientemente de lo que logremos crecer y evolucionar. Por mucho que nos esforcemos y nos dediquemos a buscar, nunca somos capaces de llegar allí. También he conocido bastante bien esta parte del viaje.

¿Cuándo asimilaremos esta divina paradoja? ¿Cuándo dejaremos de dividir lo “absoluto” de lo “relativo” y cuándo llegaremos a comprender que tanto nuestra humanidad como nuestro despertar, nuestra naturaleza de Buda y nuestra experiencia humana, nuestra espiritualidad y nuestras vidas tal y como las vivimos, el camino de la sanación y el no-camino del despertar al momento presente nunca estuvieron divididos desde un principio?

En constante sanación, desde el punto de vista humano; y siempre ya sanado, como la consciencia misma. Ambos en perfecta intimidad.

Jeff Foster

Boletín semanal de Enrique Martínez Lozano

Fuente:  http://www.facebook.com/jeff-foster-en-español/

Espiritualidad , ,

Estar despierto

Lunes, 7 de mayo de 2018

Del blog Pays de Zabulon:

danseur-de-rue

Una persona que no camina al ritmo de la sociedad y que baila con la música que brota de sí misma es una excelente definición de estar despierto.

*

Anthony De Mello

***

 

Anthony De Mello es un sacerdote, jesuita, nacido en Bombay en 1931 fallecido en New York en 1987. Psicoterapeuta y especialista en el acompañamiento personal, ha publicado numerosas obras de espiritualidad.

 

Fuente foto: bailarín callejero en Cuba, fotografiado por Omar Z. Robles

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad ,

Despertad

Miércoles, 14 de marzo de 2018

Del blog Nova Bella:

tumblr_o5smzna7w41r8oj7wo1_1280

La gran tragedia de la vida no es tanto lo que sufrimos como lo que nos perdemos. Los seres humanos nacen dormidos, viven dormidos y mueren dormidos… No despertamos jamás. Y eso es justamente lo que pretende la espiritualidad: despertar.

*

Anthony de Mello

mistico

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

“Meditar y despertar”, por Enrique Martínez Lozano

Viernes, 13 de enero de 2017

despertarLa esencia del despertar consiste en ser conscientes, permanecer atentos –nuestro mayor problema es la inatención– y contemplar clara y directamente la verdad de nuestra experiencia, instante tras instante.

La contemplación de la verdad –la realidad tal como es– transforma. Deja que la lluvia del silencio caiga sobre la mente…, que limpie, que drene… Ver “lo que hay”, nos libera de ello. Lo visto se libera, lo no visto se repite. Soy esclavo de todo lo que no he visto interiormente y la libertad empieza cuando me doy cuenta, cuando soy consciente de lo que soy.

Contemplar  (meditar) es aprender a mirar sin pensar, sin interpretar, sin valorar; es permanecer serenamente atento a lo que sucede, exterior e interiormente. No evites lo que está, no traigas lo que no está, mantente presente. No se trata de reprimir, sino de ver, sin apego ni rechazo, sin darle fuerza.

El poder del amor es el poder del desapego. El apego deriva del miedo y enmascara el amor. Es necesario soltar todo para asumirlo sin aferramiento, sin miedo. El amor es la ley universal que soluciona todos los “problemas”. Se te dará en cada momento lo que necesites. Todo lo que te llegue será lo adecuado. La consciencia nos lleva a donde tenemos que ir. Sigue tu propia dirección, es única.

No es que las cosas no te vayan a afectar. Pero podrás reconocerte como un “recipiente” amplio, capaz de acoger todo lo que aparece, del mismo modo que el océano acoge todas las olas que surgen en él, o que el firmamento acoge todas las nubes que lo surcan.

La realidad no es como la pensamos, la concebimos o la representamos. Lo que llamamos “nuestro mundo” no es algo que esté “ahí fuera”, independiente de nosotros; eso es solo una modelación de lo real hecha a nuestra medida, de acuerdo con nuestras necesidades y deseos, y en función de nuestra capacidad cerebral, nuestros sensores y nuestra acción.

Tal como nos hace comprender la física cuántica, “yo” no soy yo, sino únicamente un cruce de caminos entre informaciones del universo, una red de vibraciones cuánticas; mi presunta identidad individual o mi separación del resto de la humanidad (o del universo) es tan solo una falacia de mi mente. “Somos –escribe el físico Carlo Rovelli– una red de interrelaciones… La sustancia primera de nuestros pensamientos es una riquísima información recogida, intercambiada, acumulada y continuamente elaborada” [i].

Nuestras personas no son “reales”, sino un simple momento de “Eso”, lo único que realmente es. Detrás de las apariencias que crea nuestra mente, lo que hay es Eso –la realidad de la realidad– que se halla más allá de todas nuestras modulaciones… y que, al mismo tiempo, constituye nuestra verdadera identidad.

Eso está más allá de la mente y de sus construcciones. Podemos intuirlo, vislumbrarlo o incluso captarlo –porque lo somos–, pero para nuestra mente será siempre como un inmenso abismo inacotable. Nuestras personas son meras “formas” que adopta aquella inmensidad irrepresentable.

Para crecer en comprensión, necesitamos tomar distancia de nuestras propias construcciones mentales y, acallada la mente, acceder al “conocimiento silencioso” que nos introduce en lo realmente real, en esa “inmensidad abismal” que los místicos han nombrado como “Nada” –porque ahí nuestra mente y nuestro corazón no tienen dónde agarrarse– y que, para sorpresa de la mente, constituye nuestra verdadera identidad [ii].

Ahí acaban las preguntas –toda pregunta denota ignorancia, porque cualquier inquietud o interés se refiere, por necesidad, al reino de lo aparente y, por tanto, irreal e inexistente– para emerger un Silencio en el que todo se diluye en la Nada; en el aquí y ahora, que es siempre el eterno presente (el tiempo es una ficción más del mundo de la apariencia).

No quedan preguntas porque tampoco hay ya necesidad alguna de ver o de no ver, es decir, de ser o de no ser. Simplemente, todo es. Porque, en contra de la percepción de la mente, todo –el árbol, la piedra, la mesa…, la persona– es consciencia. Por lo que no vemos nunca otra cosa que no sea consciencia, en las infinitas formas que adopta. Consciencia plenamente consciente de sí, puesto que ya no se confunde con sus manifestaciones.

Enrique Martínez Lozano

[i] C. ROVELLI, Sette brevi lezioni di física, Adelphi, Milano 2014, p.76.

[ii] M. CORBÍ, El conocimiento silencioso. Las raíces de la cualidad humana (Una selección de textos a cargo de Teresa Guardans), Barcelona, Fragmenta 2016.

Fuente Fe Adulta

Espiritualidad ,

Velad

Domingo, 27 de noviembre de 2016

veillez

Primer domingo de Adviento

Pequeño ejercicio para despertarse.
Veamos los verbos:
Velar
no saber
venir
encontrar
las cosas negativas (aquellas a las que sería necesario evitar)
no saber
no haría falta
no encontraros dormidos
¡Qué bello texto!
El Señor viene por nosotros.
¡Todo lo que despliega para venir a nosotros!
Y nosotros:
Justo estar allí,
disponibles, a la espera,
acogiendo a Aquél que viene,
Despiertos …
*
Zabulon

***

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:

–  “Cuando venga el Hijo del hombre, pasará como en tiempo de Noé. Antes del diluvio, la gente comía y bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca; y cuando menos lo esperaban llegó el diluvio y se los llevó a todos; lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre: Dos hombres estarán en el campo: a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo: a una se la llevarán y a otra la dejarán. Por lo tanto, estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa. Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre.”

*

Mateo 24,37-44

***

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

El minuto heroico

Lunes, 23 de mayo de 2016

Eel-minuto-heroicoste minuto veloz ya ha aparecido en alguna de nuestras reflexiones comunitarias.

Todos tenemos ese minuto heroico del despertar diario. Cuando suena el despertador a veces nuestra mente se independiza y susurra: “… un minuto más…, solo un minutillo…” Volvemos a abrir los ojos y… ¡ya han pasado más de quince! Por eso lo llamamos así, “minuto heroico”, porque en ocasiones hay que hacer un acto de voluntad para incorporarse inmediatamente y comenzar el día con ánimo, disponibilidad y respondiendo a la invitación de la vida a sumergirse en ella.

Comenzar el día temprano tiene algo de “creatural” porque nuestros ritmos biológicos están conectados con la naturaleza. Por ello es más fácil orar al amanecer cuando aún la actividad no se ha asentado sobre nosotros. Cualquier corriente espiritual se sirve del tiempo del amanecer y del anochecer para orar o meditar. Tanto en un momento como en otro nuestro espíritu está más en relación con lo sobrenatural y “conectamos” con mayor facilidad.

¿Por qué madrugáis tanto todos los días? nos preguntan habitualmente los numerosos adolescentes que vienen por nuestra casa. Y es entonces cuando les hablamos de la belleza del amanecer, de nuestra conexión con la resurrección, también al alba, del Maestro. Les explicamos que tiene algo de “reyes magos” levantarse cuando sabemos que la mayor parte de la gente aún duerme y orar por ella, velando su descanso, bendiciendo humildemente sus vidas.

Por eso es tan importante el “minuto heroico”, porque rechazarlo es quizás perderse la oración del amanecer como hacía Jesús, porque el alma camina al ritmo de la luz y es hermosísimo orar en la noche en invierno o cantar con la mañana ya amanecida en el verano, tan llena de los despertares de otras criaturas.

Mi alma te ansía de noche, Señor, mi espíritu madruga por ti.
(Sal 63)

Te animamos a practicar lo del minuto heroico, no darte la media vuelta ante el inmisericorde despertador sino considerarlo un aliado en esto de vivir conscientemente, especialmente si te decides a hacer el sano ejercicio de madrugar un poco para que tu alma se despierte conectada con Dios.

¡Feliz despertar!

Espiritualidad ,

Oh, dormilón despiértate

Sábado, 2 de abril de 2016

Del blog Pays de Zabulon:

dormeur

 

El ave mañanera canta.

¿Cómo sabe que la aurora va a amanecer, mientras que el dragón de la noche enlaza todavía  el cielo de sus dobleces heladas y negras?

¿Dime, ave mañanera cómo, a través de la doble noche del cielo y de los árboles, encuentra su camino hasta en tus sueños, el mensajero que surge de Oriente?

El mundo no podía creer en ti cuando exclamaste: “viene, el sol, y ya no habrá más noche. “

¡Oh dormilón, despiértate!

Descubre tu frente, a la espera del primer rayo de bendita luz, y canta con el ave mañanera en alegre  fervor. “

*

Rabindranath Tagore,
La ofrenda lírica.

***

Fuente imagen : www.trentonthegreat.com

 

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Tú pones color en mi vida

Jueves, 14 de mayo de 2015

Del blog Pays de Zabulon:

couleurs

Tú pones color en mi vida

Qué chico tan divertido eres.
Tú pones color en mi vida.
Suavemente.

Sonríes, te asombras, te maravillas,
sorprendes, te inquietas
preguntas.

Das y recibes de manera tan simple.
Pones colores en mi vida.
Sin hacer nada
Sino siendo tú.

Y es refrescante, es tranquilizador.
Con qué naturalidad lo haces
Y me despiertas, me despiertas a mí mismo.

Te miro vivir,
me maravillo con tu belleza.
Cada vez más, la discierno y sé poner un nombre sobre ella
Ella es sencillez, es verdad,
Ella es generosidad.

couleurs-sweet-bleu-200x300

Te das, amigo mío,
Como nunca nadie se me entregó.
Te das, sin complejos y sin pudor,
das tu corazón, tus dudas, tus preguntas,
Y eres tan hermoso.

Pones colores en mi vida,
no es solamente el sweet azul vivo
que llevas directamente sobre la piel,
Ni siquiera tu boxer rojo tan sexy.
No, eres todo tú.

Hace mucho tiempo que te esperaba sin saberlo.
Eres un regalo del universo
En mi vida.

*

Zabulon

Couleurs-Franckie-Cammarata

(Fuente fotos: MaximVanderstappen, sweet azul, y Francky Cammarata en boxer rojo, modelo para Simóns: aquí; el body painting, allí)

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , , , ,

“500 años despertando”, por Gema Juan, OCD

Jueves, 16 de abril de 2015

16862716125_503b0cc78c_mDe su blog Juntos Andemos:

Teresa de Ahumada despertó a la vida un 28 de marzo, en 1515. Llegó de madrugada, desvelando a la familia y como anunciando ya que iba a pasar su vida despertando a las gentes.

Tal vez, porque pasó gran parte de su vida despertándose, pudo contagiar el hambre de luz que llevaba en sí. Y por lo mucho que le había costado acabar de despertar, abrir los ojos a la verdad, ya no los cerraría nunca a lo verdadero, ni permitiría a quienes andaban cerca de ella, dejar de vivir de cara a la luz.

A poco de comenzar el Libro de la Vida, Teresa escribió: «Comenzó [Dios] a despertarme de edad, a mi parecer, de seis o siete años». Y entrada en la adolescencia, contará que necesitó de «la buena compañía [de una monja] para tornar a despertar».

Despertaría, después, el valor que tenía en su interior, para atreverse a hacerse monja. Y, aunque al explicar cómo salió de su casa, escribía: fue «haciéndome una fuerza tan grande que, si el Señor no me ayudara, no bastaran mis consideraciones para ir adelante», también confesó que «a la hora me dio un tan gran contento de tener aquel estado, que nunca jamás me faltó hasta hoy». Así despertó en ella la vocación.

Apenas dos años después de ingresar en el monasterio de la Encarnación, Teresa enfermó gravemente. Reviviría de un modo inesperado, del que ella siempre dijo que era hacedor su querido san José y pensó que ya nunca perdería la luz recobrada con la salud. Sin embargo, poco después, volvió a perder el rumbo: «¡Quién dijera que había tan presto de caer, después de tantos regalos de Dios… que me despertaban a servirle!», y supo lo que era estar más enferma en el alma que en el cuerpo.

«Hasta que por su bondad lo puso todo [el Señor]… no ha habido en mí sino caer y levantar» —decía, Teresa. Y así anduvo, hasta que se dejó del todo en sus manos. A partir de entonces, despierta sin retorno y podrá decir: «Ya mi alma la despertó el Señor… y no quiere Su Majestad que se torne a cegar».

Quien así hablaba de su propia vida, había peleado con una «sombra de muerte». De viva voz y con la tinta de su pluma, mil veces había dicho que «deseaba vivir». Y haciéndose a sí misma una radiografía, escribía: «De mi natural suelo, cuando deseo una cosa, ser impetuosa en desearla». Teresa quería vivir y poseía una gran vitalidad.

Contaba Julián Marías que desde finales del s. XV, había en España «una acumulación increíble de vitalidad». Y lo que explica sobre la vitalidad, cuadra muy bien a esta mujer que, a principios del s. XVI, llegaba al mundo. Porque la vitalidad –decía Marías– consiste en la gana de vivir, en la aceptación de la vida, aunque sea adversa, y por tanto incluye infortunios y dificultades.

Y todavía añadía que para que la vitalidad fuera auténtica –y en ella cifraba el pensador buena parte de la regeneración social– necesitaba un punto sólido en el que asentar, para poder llevar adelante proyectos.

Teresa encontró en Cristo esa columna inquebrantable en la que apoyar su vida y sobre la que permanecer despierta. Una vez que hizo de Él su apoyo, ya no volvió atrás, ni se replegó en sueños vacíos. Y toda su increíble aventura fundacional, todavía sin asimilar tras cinco siglos, da cuenta de su vitalidad. De un empuje que –como seguía diciendo Marías– hace avanzar «sin que cuenten demasiado las dificultades, que se aceptan como un reto, un estímulo, una posibilidad de dar la propia medida».

Teresa tomó su medida de Cristo y con Él hizo frente a la catarata de obstáculos que encontró. Así, pudo decir a sus hermanas: «De penas que se acaban no hagáis caso de ellas cuando interviniere algún servicio mayor al que tantas pasó por nosotros». Cuando algo mayor está en juego, las dificultades son «penas que se acaban».

Las ganas de vivir que tenía hacían que quisiera contagiar a todos la alegría que había encontrado: la de entender que Jesús estaba siempre presente, en ella misma y en la vida del mundo, para «despertarnos, y no una vez sino cada día».

Esa certeza dejó en Teresa una «muy gran gana de no hablar sino cosas muy verdaderas», es decir, dejó en ella el deseo de dedicarse a lo que merece la pena, a las cosas que valen. Por eso, tantas páginas de sus obras hablan del amor, del «amarnos unos a otros». De un amor verdadero y concreto, que «no ha de ser fabricado en nuestra imaginación, sino probado por obras». Y por eso decía: «Si entendieseis lo que nos importa esta virtud, no traeríais otro estudio».

Teresa lleva despierta 500 añosy aún le queda mucho por decir . Sigue intacto su más profundo afán, su pasión por despertar: «El gran deseo que tengo de ser alguna parte para ayudaros a servir a este mi Dios y Señor».

Espiritualidad , , , ,

Velad

Domingo, 30 de noviembre de 2014

Del blog Pays de Zabulon:

veillez

“Velad entonces,
pues no sabéis
cuándo vendrá el dueño de la casa,
si al atardecer, o a medianoche,
o al canto del gallo, o al amanecer;
no sea que venga inesperadamente
y os encuentre dormidos.”

(Mc 13, 35-35)

*

Primer domingo de Adviento

Pequeño ejercicio para despertarse.
Veamos los verbos:
Velar
no saber
venir
encontrar
las cosas negativas (aquellas a las que sería necesario evitar)
no saber
no haría falta
no encontraros dormidos
¡Qué bello texto!
El Señor viene por nosotros.
¡Todo lo que despliega para venir a nosotros!
Y nosotros:
Justo estar allí,
disponibles, a la espera,
acogiendo a Aquél que viene,
Despiertos …
*
Zabulon

 

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

Adviento, Puerta de futuro (30.11.14): Despertad, han pasado las bestias

Domingo, 30 de noviembre de 2014

DHRYTDel blog de Xabier Pikaza:

Mc 13, 33-36. El domingo pasado terminaba el año litúrgico 2014 con una llamada de juicio y vigilancia. Empieza hoy el nuevo año 2015 con otra llamada, pero no de juicio sino de esperanza: Despertaos .

Por esperanza vivimos, pues si no fuera así nos habríamos matado hace milenios. Hemos vivido y seguimos avanzando sobre un abismo de amenazas,pero tenemos que despertar un año más y superar las tempestades, como puede evocar esa puerta sobre la playa del poniente, en As Catedrais, Ribadeo.

Ha pasado el tiempo de las tres bestias

1. El año 1848 lanzaron Marx y Engels su Manifiesto Comunista, anunciando que un gran fantasma recorre ya los caminos de Europa, y avanza imparable sobre el mundo, el fantasma comunista. Casi doscientos años han pasado y el fantasma con sus rasgos visionarios verdaderos no ha logrado no logra tomar un rostro humano, en plenitud y justicia. El “fantasma rojo” del comunismo (1ª Bestia)sigue aleteando en diversos lugares, pero no logra dar un sentido a la historia.

2. El año 1933 (27.5) proclamó Heidegger, en el discurso rectoral de Freiburg i.B., su ploclama platónico-nazi, diciendo que había que estar decididos” (con Entschlossenheit), en medio de la gran tormenta, citando y deformando una gran frase de Platón, (República, 497 d,9).«Todo lo grande está en medio de la tempestad» («Alles Grosse steht in Sturm»). La suya, no la de Platón, era la Sturm o tormenta (Sturm und Drang: Asalto e ímpetu) de las Fuerzas de Asalto del Nazismo, que intentaba recrear el universo mundo partiendo de los arios alemanes, los “animales rubios” de la historia (2ª Bestia). Han pasado cien años, y la decepción de esa “filosofía” sigue siendo más grande que nunca.

3. En tono ya muy menor, con rasgos de cinismo narcisista, el año 1992, F. Fukuyama proclamaba por fin la llegada del “último hombre”, con el fin de la historia (The End of History and the Last Man). Tras la impotencia del comunismo y la tragedia del nazismo había llegado ya el hombre definitivo, capitalista y liberal, al servicio de un mercado controlado por una élite de especuladores encabezados por la bestia blanca del Gran CVapital y sus aliados. Casi veinticinco años han pasado. La injusticia y ruindad de ese programa es más evidente que nunca.

Despertaos

Pues bien, tras esas tres bestias, dignas del Apocalipsis de Juan (donde hay también 3 o 4 avanzando por la historia), podemos detenernos una vez más y escuchar la palabra de la llegada (el Adviento) del Hombre de Dios, conforme a la esperanza profética, recreada por Jesús, de manera que podemos y debemos despertar. Es el tiempo de la gran palabra: Despertaos.

Empieza así otra vez el Adviento y vamos a celebrar de nuevo la esperanza, marcada por la Venida de Dios en quien creemos, Dios del sol y de la tarde huidiza sobre el agua de la vida. Así lo proclama este evangelio, que extiende ante nosotros una vía de esperanza. La palabra de este tiempo es “velad”, es decir, despertaos (agrhypneite: salid del sueño), mantened vuestra esperanza ante la llegado del Hombre Nuevo, no dejéis que el miedo o el sueño os domine. Buen día a todos, buen Adviento. Llega Dios, es decir, llegamos nosotros mismos.

Texto litúrgico ampliado: Mc 13, 28-36

No me quiero limitar al texto reducido de la liturgia (Mc 13, 33-36). Prefiero verlo en su entorno (Mc 13, 28-26), mirado desde todo Mc 13, el más duro y más consolador de todos los textos de esperanza cristiana, un pasaje lleno de guerras y enfrentamientos, de hambres y terrores, pero también de caminos abiertos y presencias activas.

Este capítulo recoge la palabra que Jesús dirigió a sus cuatro discípulos primeros (Pedro y Andrés, Santiago y Juan), sobre el Monte de los Olivos, abriendo sus ojos, para que vieran el misterio de los tiempos (cf. Mc 13, 3-4).

(El material de este comentario lo tomo de mi Evangelio de Marcos, Verbo Divino, Estella 2010)

a. (Está a las puertas)….

28 Fijaos en lo que sucede con la higuera. Cuando sus ramas se ponen tiernas y brotan las hojas, conocéis que se acerca el verano. 29 Pues lo mismo vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que ya está cerca, a las puertas.

b. (En esta generación, ya ha llegado)

30 Os aseguro que no pasará esta generación sin que todo esto suceda. 31 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

b’ (Ni Cristo sabe, ni lo sabe el Hijo)

32 En cuanto al día y la hora, nadie sabe nada, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sino sólo el Padre.

a’ (despertad)

¡Cuidado! Despertaos (agrhypneite: salid del sueño), porque no sabéis cuándo llegará el momento. 34 Sucederá lo mismo que con aquel que se ausentó de su casa, encomendó a cada uno de los siervos su tarea y encargó al portero que velase. 35 Así que velad, porque no sabéis cuándo llegará el dueño de casa, si al atardecer, a media noche, al canto del gallo o al amanecer. 36 No sea que llegue de improviso y os encuentre dormidos. 37 Lo que a vosotros os digo, lo digo a todos: ¡Velad!

Éste es el final del final

El evangelio de Marcos ha dicho lo importante sobre la crisis de los tiempos, con la llegada del Hijo del Hombre, es decir, de la humanidad verdadera (Mc 13,24-27). Pero a fin de completar ese mensaje (¡viene el Hijo del Hombre!) en forma positiva, en clave de advertencia eclesial, este pasaje recoge dos palabras distintas complementarias.

Este mensaje tiene dos elementos, lo mismo que la gran palabra de Mc 1, 14-15 (convertíos…). (a) Por un lado la certeza de que hay Dios, y Dios mismo nos despierta, desde dentro, para que podamos asumir nuestra más honda realidad de humanos/divinos. (b) Por otro lado la exigencia de que nosotros mismos salgamos del sueño en que estamos hundidos, un sueño de fantasías (Marx), de violencias (Heidegger), de impotencias aprovechadas por los “listos de turno” (Fukuyama).

Esta es nuestra definición más honda: Somos seres que podemos despertar…

— (b) Todas estas cosas han de suceder en esta generación (13, 30). Ésta es una palabra que se puede atribuir al Jesús histórico: en esta misma generación (en este tiempo que es el nuestro) se cumple ya todo. Estamos al fin de los tiempos, ante la Hora decisivo. El Evangelio de Marcos dirige esta palabra de Jesús a los lectores/oyentes de su evangelio. Ahora, cuando se proclama esta palabra, sucederán estas cosas. Leer más…

Biblia, Espiritualidad , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.