Archivo

Archivo para Sábado, 19 de junio de 2021

Zitto

Sábado, 19 de junio de 2021

Del blog Nova Bella:

triste-signo-de-silencio-joven-hombre_1149-1803

  “Son cosas para cuya expresión

no está hecho el lenguaje”

*

Henri Bergson

Henri_Bergson_1878

***

 

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

Posteísmo y no-dualidad. (I)

Sábado, 19 de junio de 2021

CaminantePosteísmo y no-dualidad. Un cambio de paradigma.

I. Introducción

No me parece casual el debate que, en este último tiempo, se está produciendo en torno al -así suelen nombrarlo- “no-teísmo[1]. Más bien, tal debate revela la profunda crisis por la que está atravesando el teísmo, y que se manifiesta en diversos síntomas que van desde una cierta reserva, incluso resistencia, cada vez más generalizada, para pronunciar la palabra “Dios”, hasta una desafección creciente hacia lo religioso, de manera particular entre las generaciones más jóvenes. Por lo que se refiere a nuestro propio ámbito sociocultural y a la tradición religiosa que ha imperado en él, resulta llamativo el grado de disonancia que provocan, tanto los dogmas centrales del cristianismo (creación, encarnación, redención, trinidad, inmaculada concepción, asunción), como las normas morales en el campo de la sexualidad y la cuestión sobre el lugar de la mujer en la iglesia.

Somos cada vez más conscientes de que los dogmas teológicos -a pesar de haber sido asumidos como “caídos del cielo” y dotados de “validez eterna”son solo constructos religiosos, con fecha de caducidad. Este reconocimiento va de la mano de la superación del paradigma teísta y dualista del que provenimos [2].

Se trata de un paradigma en el que se mueve aún la mayoría de los teólogos. Pero no es difícil advertir signos que hablan de su superación. Lo que ocurre es que, cuando un paradigma se siente amenazado porque advierte el nacimiento de otro nuevo, reacciona a la defensiva…, hasta que finalmente el nuevo, antes rechazado sin contemplaciones, termina siendo finalmente aceptado. Las reacciones “bruscas” de muchos teólogos ante lo que llaman “nueva espiritualidad”, aun sin negar el acierto de algunas de sus críticas, se entienden desde aquella actitud defensiva.

Todo ello me hace pensar que somos testigos de una crisis profunda, que afecta al propio núcleo teísta: no tiene que ver solo con un conjunto de creencias y de normas morales, sino con el propio teísmo, como configuración religiosa que se está viendo superada por la propia evolución de nuestra capacidad de comprensión.

La “escucha” del debate ha producido en mí un movimiento a expresar algunas cuestiones relativas al mismo, y que dividiré en tres puntos: posteísmo, no-dualidad y propuesta de una clave de comprensión, temas que trataré en tres entregas sucesivas.

En muchas personas, entre las que me cuento, la superación del teísmo ha ido de la mano de la emergencia de una espiritualidad no-religiosa o trans-religiosa, expresada en clave no-dual. Ese es el motivo por el que abordaré ambas cuestiones (posteísmo y no-dualidad), introduciendo la que considero una clave decisiva para favorecer la comprensión: la cuestión acerca de lo que somos.

Desde mi punto de vista, nos hallamos en una auténtica encrucijada, no ya solo “religiosa”, sino humana, que se concreta en un profundo cambio de paradigma. El paradigma del que provenimos -materialista, teísta y dualista- da signos de agotamiento ante la emergencia de otro postmaterialista, espiritual y no-dual. La encrucijada, por tanto, como puede ocurrir con todo tipo de crisis, abriga una promesa de mayor plenitud.

Respeto profundamente el posicionamiento de cada persona y tengo presentes los sabios versos de León Felipe: “Nadie fue ayer, / ni va hoy, / ni irá mañana / hacia Dios / por este mismo camino / que yo voy. / Para cada hombre guarda / un rayo nuevo de luz el sol… / y un camino virgen / Dios”. Sé por propia experiencia que cada persona se encuentra en un momento preciso y ha de recorrer su propio camino, según también su peculiar ritmo. Es justamente la variedad de posturas la que da como resultado la “sinfonía” del conjunto.

No pretendo, por tanto, abrir un debate, sino únicamente compartir mi experiencia personal; intentar poner palabras a lo que, en este momento, me es dado comprender.

———————————————————————————-

[1] Deseo citar únicamente dos libros: Roger LENAERS, Aunque no haya un Dios ahí arriba, Abya Yala, Quito 2013; y José ARREGI, José María VIGIL, Santiago VILLAMAYOR y otros, Después de Dios. Otro modelo es posible, Colección “Nuevo Tiempo Axial”, marzo 2021. Este último puede descargarse de manera gratuita, para lo que basta poner el título en el buscador; o desde la web de “Espiritualidad Pamplona-Iruña”:    https://www.espiritualidadpamplona-irunea.org/wp-content/uploads/2021/04/Despues-de-Dios.-Otro-modelo-modelo-es-posible-Arregi-Vigil-y-otros.pdf

En respuesta a una airada reacción de José María Castillo -que pone de manifiesto que la teología, incluso la más “abierta”, se encuentra en un paradigma dogmáticamente teísta y religiosamente absolutista, olvidando que todas las formas religiosas son solo constructos mentales-, José Arregi escribe: “Nos hallamos en una encrucijada histórica en la que se nos abren tres alternativas: a) Seguir aferrados a esa imagen de Dios concebida básicamente en Sumeria hace unos 7000 años y todavía vigente en el magisterio oficial y en el imaginario popular, así como en la teología predominante; b) Dejar de utilizar el término “Dios”, al menos hasta que dicho imaginario común persista; c) Superar radicalmente el imaginario tradicional y pasar de la imagen teísta de “Dios” a la afirmación de Dios como Misterio fontal y eterno de todo. Nosotras solo descartamos la primera opción, que por lo demás consideramos contraria no solo a la cultura actual, sino a la inspiración de fondo de la Biblia y de las enseñanzas expresas de las grandes místicas y místicos de la tradición cristiana y de otras tradiciones religiosas… Por eso, afirmamos que Dios es “no-teísta” o “transteísta” en el sentido señalado”:        https://www.religiondigital.org/opinion/Respuestas-Jose-Arregi-Maria-Castillo_0_2341265859.html

Aporta luz también la respuesta de Santiago Villamayor: https://www.atrio.org/2021/05/la-trascendencia-de-lo-inmanente/

En este debate, han sido varios los teólogos que han adoptado distintos posicionamientos, como puede verse en portales de información religiosa. La mayoría de ellos se mueven en un paradigma teísta y dualista y en una epistemología decididamente dogmática.

[2] “El discurso de fondo de toda la teología actual -escribe Santiago Villamayor- no encuentra eco en la sociedad y no se atreve a poner en cuestión sus creencias y simbolismos. Ni el Dios omnipotente y arriba, ni Jesús como Hijo de Dios, son hoy creíbles. Y menos la Redención”:                                  https://www.atrio.org/2021/05/la-trascendencia-de-lo-inmanente/

Enrique Martínez Lozano

Fuente Boletín Semanal

Espiritualidad , ,

“¿Tiene salvación la Iglesia católica?”, por Juan José Tamayo

Sábado, 19 de junio de 2021

31OwMWwOqFS._SX314_BO1,204,203,200_“¿Es terminal la enfermedad de la Iglesia?”  

“El libro está escrito a modo de un riguroso y detallado informe sobre la situación clínica de la Iglesia católica con sus síntomas, patogénesis y etiología (causas de la enfermedad), diagnóstico, operaciones, terapia, medicamentos, plan de salvamiento y periodo de convalecencia”

“Küng descubre la existencia de dos modelos de Iglesia: el centralista, monárquico y autoritario, cuya romanización alcanza su cima con Inocencio III (1198-1216) y el comunitario de las iglesias locales, federadas fuera del ámbito de Roma”

“Küng no pierde la esperanza de que sobrevivirá, pero no a cualquier precio, sino a condición de que se someta a una terapia ecuménica profunda”

Tras el reciente fallecimiento del teólogo Hans Küng a los 93 años en Tubinga (Alemania), he vuelto a leer su libro ¿Tiene salvación la Iglesia?, publicado en castellano en 2013 por la editorial Trotta. Me ha resultado enormemente clarificador tanto en sus análisis críticos como en la propuesta de alternativas. Creo que tiene plena actualidad hoy. En él el teólogo suizo ejerce dos funciones. Una es la de crítico del rumbo restauracionista de los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, que duraron más de un tercio de siglo (1979-2013) ¡una eternidad para quienes hemos tenido que sufrirlos en nuestra propia carne! Función esta poco agradable, confiesa, pero “en la actual situación –anterior a la elección de Francisco- no puedo permanecer callado”.

Otra es la de reformador eclesial teniendo como referencia el Concilio Vaticano II y como horizonte los procesos de transformación que desemboquen en un cambio de paradigma eclesial. Ambas funciones viene ejerciéndolas desde hace más de sesenta años con la publicación del libro El concilio y la unión de los cristianos (1960) y su participación en el Concilio Vaticano II como perito teológico designado por Juan XXIII junto con Rahner, Schillebeeckx, Ratzinger, Congar…

El libro está escrito a modo de un riguroso y detallado informe sobre la situación clínica de la Iglesia católica con sus síntomas, patogénesis y etiología (causas de la enfermedad), diagnóstico, operaciones, terapia, medicamentos, plan de salvamiento y periodo de convalecencia. Ejerce la labor de “terapeuta” con toda crudeza y de forma tajante pero no con intención iconoclasta, sino guiado por “el amor a la Iglesia”.

El diagnóstico era entonces que se encontraba “gravemente enferma” por mor del sistema de dominación católico-romano consolidado durante el siglo XX, que entre otras características presentaba las siguientes: monopolio del poder y de la verdad, recursos espiritual-antiespiritual a la violencia, papado monárquico-absolutista y aversión a la sexualidad.

“Difícilmente –aseveraba- habrá entre las grandes instituciones de nuestros países democráticos ninguna otra que proceda de forma tan inhumana con quienes piensan distinto y con los críticos entre sus propias filas, ninguna que discrimine tanto a las mujeres” (subrayado mío). Juicio ciertamente severo, pero que describe de manera certera la situación de la Iglesia católica durante los últimos treinta y cinco años.

La enfermedad no es de hoy; tiene una larga historia, y Küng hace un ejercicio de memoria del sistema romano, desde Pedro, “¿el primer papa?”, hasta nuestros días como condición necesaria para su curación. Lo que descubre es la existencia de dos modelos de Iglesia: el centralista, monárquico y autoritario, cuya romanización alcanza su cima con Inocencio III (1198-1216) y el comunitario de las iglesias locales, federadas fuera del ámbito de Roma.

Presta especial atención a la actitud defensiva del catolicismo oficial ante la modernidad y a las infecciones víricas que transmitió a la población: aversión a la ciencia, al progreso, a los derechos humanos, a la democracia, y consideración de la tradición como único criterio de verdad conforme a la ecuación verdad=tradición=papa, que llevó a Pío IX a afirmar “la traditione sono io”. Solo muy tardíamente, y a medias, la Iglesia asumió la reforma y la modernidad. Destaca aquí el importante papel reanimador de Juan XXIII.

¿Es terminal la enfermedad de la Iglesia?

¿Es terminal la enfermedad que padece la Iglesia católica o tiene todavía salvación? Küng no pierde la esperanza de que sobrevivirá, pero no a cualquier precio, sino a condición de que se someta a una terapia ecuménica profunda, cuyo criterio no puede ser el derecho canónico, sino el Jesús histórico tal como es testimoniado en los evangelios. Debe asumir una responsabilidad social. No puede encerrarse en el exclusivismo confesional, sino que ha de estar ecuménicamente abierta y revocar las excomuniones.

No puede seguir configurándose patriarcalmente, sino que las mujeres deben tener acceso a todos los ministerios eclesiales. Es fundamental la reforma de la Curia con criterios evangélicos y resulta urgente la transparencia en las finanzas. El clero y el pueblo deben participar en la elección de los obispos, como se hizo en los primeros siglos del cristianismo. Es necesario abolir la Inquisición, todavía vigente de facto, y toda forma de represión. No se puede seguir imponiendo el celibato a los obispos y los sacerdotes, sino dejarlo opcional. Debe facilitarse, en fin, la comunión eucarística interconfesional. ¡Excelente programa de reforma a realizar bajo el liderazgo del papa Francisco! Creo, sin embargo, que los pasos del papa actual, hasta ahora, no han ido en esa dirección, salvo algunas muestras tímidas de reforma.

Hans Küng. ¿Optimista o pesimista ante la Iglesia católica del futuro?

Tras haber experimentado el cambio de paradigma de la iglesia de Pío XII a Juan XXIII y la caída del Imperio soviético, Küng tiene la confianza de que “debe producirse un cambio, incluso una revolución radical… De hecho es cuestión de tiempo” (La Iglesia católica, Mondadori, o. c., 258).

Küng se plantea todavía otra pregunta: ¿Es la catolicidad de la Iglesia católica solo un principio de fe o también una realidad vivida en la práctica? Hay fenómenos que le llevan a afirmar que se trata de una realidad: la teología de la liberación, los movimientos pacifistas cristianos, los movimientos ashram en la India, los grupos de base en el Sur global, la presencia y la participación de los movimientos cristianos en los Foros Sociales Mundiales, y de los cristianos y cristianas en los movimientos sociales.

¿Ha vuelto el Gran Inquisidor?

Hans Küng recuerda una escena de la historia de la Iglesia contemporánea que le ha preocupado e incomodado indignado como pocas. Sucedió el 8 de abril de 2005 en la Plaza de San Pedro durante las exequias de Juan Pablo II. El decano del colegio cardenalicio Joseph Ratzinger, vestido de púrpura solemne, desciende la escalinata en dirección al ataúd del Papa difunto, junto al que se alza el crucifijo de estilo realista que representa al Cristo sufriente y crucificado.

“Me resulta imposible imaginar mayor contraste”, comenta el teólogo de Tubinga. A un lado se encuentra el Inquisidor de la Fe, responsable del sufrimiento de tantos colegas y de tantos niños, niñas, adolescentes y jóvenes objeto de abusos sexuales que él encubrió cuando era prefecto para la Congregación para la Doctrina de la Fe. En ese momento personificaba el poder del nuevo imperio romano, como queda patente con la presencia de doscientos invitados de Estado, entre los que se encontraba, en la primera fila, la familia de George Bush. Al otro el Ecce homo de Nazaret, predicador de la paz”.

Ante esta escena, al teólogo suizo le viene a la memoria el relato de Dostoievski sobre el Gran Inquisidor, que ha hecho prisionero a Cristo, le llama a su presencia y le pregunta: “¿Por qué has venido a molestarnos? Vete y no vuelvas más. No regreses nunca, nunca más”. Parece que Cristo le ha hecho caso y, durante el gobierno de los nuevos inquisidores, ha abandonado la Iglesia. ¿Dónde habrá ido?

Decálogo para el futuro del cristianismo

Tras la lectura del libro, propongo el siguiente decálogo de las transformaciones que considero necesarias en el seno de la Iglesia católica como condición necesaria para que el cristianismo pueda recuperar la credibilidad perdida.

1. Enraizarse en su origen cristiano conforme al evangelio de Jesús de Nazaret, proseguir sus prácticas de liberación en el mundo injusto y desigual en el que perviven, e incluso crecen, las desigualdades de etnia, cultura, religión, clase social, género, identidad sexual, etc.

2. Renunciar al patriarcado en el que está instalada la Iglesia católica, utilizar un lenguaje inclusivo e incorporar a las mujeres a todos los ministerios y funciones eclesiales.

3. Renunciar a la exclusividad confesional y a la autor-referencialidad, practicar el ecumenismo con acciones verdaderamente ecuménicas como la abolición tanto de todas las excomuniones recíprocas como de las condenas a teólogas y teólogos católicos, la plena hermandad eucarística y el reconocimiento de los ministerios de las iglesias cristianas hermanas.

4. Renunciar al eurocentrismo y al imperialismo romano, aprender de otras religiones y reconocer una autonomía adecuada a las iglesias nacionales, regionales y locales.

5. Apoyar un orden social mundial justo, crítico del neoliberalismo y de la necro-política, que elimine la brecha cada vez mayor entre personas y países ricos y pobres.

6. Defender un orden mundial respetuoso del pluriverso cultural, religioso, étnico y afectivo sexual, sin aporofobia, xenofobia ni racismo epistemológico, social o económico, ni lgtbi-fobia.

7. Abogar por un orden mundial fraterno-sororal con igualdad de derechos y responsabilidades de hombres, mujeres y otras identidades afectivo sexuales, más allá de la heteronormatividad y de la binariedad sexual.

8. Trabajar por un orden mundial que construya la paz basada en la justicia y contribuya a la resolución de los conflictos a través de la negociación y del diálogo.

9. Comprometerse en la construcción de un orden mundial que reconozca y respete la dignidad, la integridad y los derechos de la Tierra y la hermandad de los seres humanos con todos los seres del Planeta.

10. Potenciar el diálogo y la paz entre las religiones y las naciones como contribución a la paz mundial y alternativa al choque de civilizaciones y a las guerras de religiones, que todavía existen.

Biblioteca, General, Iglesia Católica , , ,

Coherencia eucarística … ¿Pero para quién?

Sábado, 19 de junio de 2021

Biden-Harris-misa_2306779366_15255044_660x371Hoy (17 de junio), la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) se reúne virtualmente para su asamblea de junio. En la agenda está si el Comité de Doctrina recibirá la aprobación para desarrollar un documento sobre coherencia eucarística. Si bien la atención se ha centrado en el presidente Joe Biden y el aborto, un documento de este tipo, y el espíritu que lo respalda, también podría crear nuevos problemas para los católicos LGBTQ.

La votación, que requiere solo una mayoría simple de los obispos reunidos para tener éxito, ha sido noticia durante meses como resultado de un grupo de trabajo establecido después de que Biden ganó las elecciones presidenciales en noviembre pasado. Los desarrollos incluyen una declaración hipercrítica de la Conferencia contra Biden el día de la inauguración; una intervención del cardenal Luis Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano, ordenando a los obispos que ralenticen este proceso (que casi ha sido ignorado); y una carta de más de 60 obispos estadounidenses preocupados pidiendo que se retrase el debate de la propuesta hasta que los obispos puedan reunirse en persona.

Estoy de acuerdo con muchos observadores que ven este esfuerzo como un esfuerzo directo para negar la Comunión al presidente Biden por sus desacuerdos políticos con los obispos de los EE. UU., O al menos dañar su imagen pública. El apoyo del presidente a los derechos reproductivos ha sido de vanguardia, pero también se incluye su defensa de los derechos LGBTQ. A pesar de los titulares y las declaraciones provocadoras de algunos obispos, cualquier documento final de enseñanza que pudiera producir el Comité de Doctrina necesitaría la aprobación unánime o una mayoría de dos tercios junto con la aprobación del Vaticano. Es probable que tampoco se dé la división entre la USCCB y la indicación del Vaticano de que no quiere que la comunión se utilice como arma política.

Pero el espíritu detrás del documento no necesita votación para tener éxito y podría ser bastante dañino. Una comprensión errónea de la coherencia eucarística, en la que el sacramento más sagrado del catolicismo se utiliza como arma para fines partidistas, podría significar un aumento en las negaciones de la Comunión. Los obispos tienen la discreción dentro de su propia diócesis para decidir si se implementa tal sanción. Algunos obispos, como el arzobispo Salvatore Cordileone de San Francisco y el obispo Thomas Paprocki de Springfield, Illinois, ambos con antecedentes LGBTQ negativos, han mostrado su voluntad de aumentar las apuestas.

El foco público de este debate en los últimos años han sido los líderes políticos. Otros católicos de alto perfil que son atacados por sus puntos de vista pro-elección y pro-LGBTQ incluyen a la presidenta Nancy Pelosi y al senador Dick Durbin. Sin embargo, las personas LGBTQ conocen demasiado bien los casos menos públicos, pero no menos dañinos, en los que se retienen los sacramentos debido a la orientación sexual, la identidad de género o el estado civil de una persona.

En los primeros días de Bondings 2.0, informamos sobre Barbara Johnson a quien se le negó la Comunión en el funeral de su madre porque era lesbiana. A Carol Parker y a su pareja, Josie Martin, también se les negó la Comunión en el funeral de la madre de Parker. Lew Pryeor y Pierre Leveillee fueron sancionados por contraer matrimonio civil. Muchas otras negaciones nunca se hacen públicas. Y luego está el costo cuando las personas LGBTQ no van a recibir la Comunión por temor a que se les niegue.

El Papa Francisco escribió en Evangelii Gaudium que la Eucaristía “no es un premio para los perfectos, sino una poderosa medicina y alimento para los débiles”. En cierto sentido, ninguno de nosotros es digno de recibir la Comunión. Solo a través de la infinita misericordia de Dios, que el Papa Francisco nos recuerda constantemente, podemos dar un paso adelante y unirnos al misterio de la celebración eucarística.

A pesar de la exhortación del Papa a la misericordia, algunos pastores se asignan a sí mismos a la posición divina de poder juzgar la dignidad de una persona para recibir la Eucaristía. El hecho de que los obispos tengan esta discusión sobre la coherencia eucarística puede animar a esos pastores a ser más agresivos en la retención de los sacramentos. Con demasiada frecuencia para estos pastores, la dignidad se reduce a si alguien es LGBTQ y, por lo tanto, se asume que está en estado de pecado.

El problema de hoy no se trata simplemente de negar la Comunión al presidente Biden. Se trata del tipo de iglesia que buscamos: una que excluya por los estrechos terrenos de la obsesión de algunos obispos con la sexualidad y el género o una que amplíe su bienvenida a todos los que creen. El ministerio de la mesa profética de Jesús nos da una pista bastante reveladora sobre su disposición a compartir su propio ser y presencia con la gente. Oremos para que los obispos de los Estados Unidos miren no solo a Jesús en el Precioso Cuerpo y Sangre, sino también a la presencia de Jesús en todo el Cuerpo de Cristo mientras trazan un camino a seguir.

—Robert Shine, New Ways Ministry, 17 de junio de 2021

Fuente New Ways Ministry

Cristianismo (Iglesias), General, Iglesia Católica , , , , , , ,

Detienen a una monja en Buenos Aires acusada de abuso sexual a una menor

Sábado, 19 de junio de 2021

Sor-Marina-monja-detenida_2349075073_15599587_660x371Sor Marina, de nombre María Fajardo, fue detenida en un convento en San Miguel acusada de abusar de una chica de 14 años, con agravante de abuso de autoridad

La adolescente dio detalles de los vejámenes y aseguró que además de los tocamientos la monja la espiaba

Investigan si hubo más víctimas y más religiosas involucradas en otros hogares. Entre los denunciantes, figuran también la Dirección de Niñez y Adolescencia de las localidades de Tres de Febrero, Pilar y Tigre

Una monja de la comunidad de las Hermanas Trinitarias fue detenida en las últimas horas en un convento de la localidad bonaerense de San Miguel acusada de abusar sexualmente de menores de edad que estaban a su guarda en sedes del Hogar Hermanas Trinitarias, informaron fuentes policiales y judiciales.

Personal policial de la DDI de San Isidro se presentaron en el convento de Avenida Balbín al 775 en San Miguel y tras presentar la orden de allanamiento le pusieron las esposas a Sor Marina y se la llevaron detenida imputada por abuso sexual.

La monja fue acusada por una chica de 14 años, quien denunció sufrir tocamientos en sus genitales cuando se encontraba en el convento que aloja a menores de edad que no tienen dónde vivir.

La adolescente declaró en cámara Gesell y dio detalles de los vejámenes y aseguró que además de los tocamientos la monja la espiaba.

Con intervención del fiscal Marcelo Fuensalida se efectuó también otro allanamiento en el convento de la misma congregación en la localidad de Boulogne, en calle Carlos tejedor al 348.

Los abuso habrían comenzado el año pasado y continuaron hasta este año, y se investiga si otras menores fueron víctimas de Sor Marina y de otras monjas.

Sor Marina, de nombre María Fajardo, quedó imputada por el delito de abuso sexual simple agravado por haber sido cometido por el culto religioso por ser una persona encargada de la guarda aprovechando su relación de autoridad y que la víctima no haya podido consentir libremente dicho accionar.

Dentro de los denunciantes figuran también personal de la Dirección de Niñez y Adolescencia de las localidades de Tres de Febrero, Pilar y Tigre.

 

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

Absolvieron al único imputado en el transfemicidio de Alejandra “La Power” Benítez

Sábado, 19 de junio de 2021

F0A39E30-A58A-405F-B6C4-55876C737630La Power fue asesinada a balazos por la espalda el 5 de noviembre del año pasado, en la puerta del lugar donde vivía.

El transfemicidio en Tucumán de Alejandra “La Power” Benítez, una mujer trans de 34 años, quedó impune. Así lo decidió el tribunal compuesto por la jueza María Balcazar, el juez Rafael Marorito y la jueza Isabel Menéndez. En un fallo unánime absolvió al único imputado en la causa: Ricardo Puenzo.

La Power fue asesinada a balazos por la espalda el 5 de noviembre del año pasado en la puerta del lugar donde vivía- a pocas cuadras del centro de Tucumán.

En un resumen de los fundamentos –que se conocerán en su totalidad el 16 de junio- los jueces señalaron que las pruebas aportadas por el fiscal Carlos Sale y los representantes de las víctimas no alcanzaron para determinar la responsabilidad de Puenzo en los hechos.

“Estoy en total desacuerdo con la sentencia porque me parece que el Tribunal se ha equivocado en la valoración de la prueba y no comparto en la valoración que hizo de la investigación”, dijo a Presentes Carlos Garmendia, abogado querellante de la familia Benítez.

Los jueces calificaron de deficiente la investigación realizada por la fiscalía. El hecho puntual y concreto de quién realizó los disparos, a mi criterio, están más que probados. No hay posibilidad de otra hipótesis ni razones para seguir otra vía de investigación porque quedan descartadas desde el principio. De todos modos yo no dudo de la honorabilidad de los tres jueces pero sí creo que se han equivocado”, agrega Garmendia y lamenta el cambio en la declaración de Diego Mercado, principal testigo y víctima en la causa.

Víctima y testigo investigado por falso testimonio

Diego Mercado es la otra víctima que resultó con cuatro heridas de bala. En reiteradas declaraciones durante la investigación aseguró que la madrugada del 6 de noviembre se encontraba bebiendo en la vereda del lugar donde Alejandra vivía cuando el imputado llegó en una motocicleta. Indicó que presenció una discusión entre ‘La Power’ y Puenzo y que vio cuando este último sacó de entre sus ropas un arma de fuego y efectuó los disparos.

“Él dijo que entonces se dio vuelta y trató de correr hacia el portón para pedir ayuda pero Puenzo le disparó también. Dijo que quedó tendido en el piso como muerto y por eso el asesino se escapó. Dijo que Dios no quiso llevárselo para que haga justicia por mi hermana, pero llegó al juicio y mintió descaradamente”, dice Verónica Benítez, hermana de Alejandra.

En el primer día de audiencia, Mercado declaró como testigo y víctima, y su testimonio contradijo todo lo que había sostenido con anterioridad. Aseguró que no había visto al imputado disparar, que solo vio los fogonazos porque estaba de espaldas y dejó en duda si había otra persona en el lugar. “Se vendió por dos pesos él. Si las cosas hubieran sido al revés mi hermana no hubiera parado hasta conseguir justicia porque todos saben que ella era una gran persona, solidaria y luchadora”, sostiene Verónica en diálogo con este medio.

 “Si bien tenemos en contra que la otra víctima mienta para favorecer al imputado, es tan evidente que mintió que el propio Tribunal pidió que se lo investigue por falso testimonio”, opina Garmendia y agrega: “hay una incongruencia por parte del Tribunal que a pesar de darse cuenta de que Mercado ha mentido le da lugar a la mentira y marca la posibilidad de una cuarta persona en el momento de los hechos y con eso fundamenta el beneficio de la duda”.

“La investigación no fue deficiente”

“No correspondía investigar otras pistas como sostuvo el Tribunal en el fallo si yo tenía a un sobreviviente señalando como autor de los disparos a Puenzo, indicó su estatura, sus características personales, hasta el extensor que tiene en la oreja”, dijo a Presentes el representante del Ministerio Público Fiscal, Carlos Sale. “Además hemos secuestrado de la casa de la madre de Puenzo un verdadero arsenal y si bien no encontramos la (pistola) 9 mm que coincide con los proyectiles encontrados, sí encontramos la funda de esa arma faltante”, señala el abogado y enumera otras pruebas que fueron presentadas durante el debate. “Hay todo un plexo probatorio que va direccionado a una sola persona que es Ricardo Puenzo. Había tres personas y eso no ha sido rebatido. De esas tres personas, hay dos víctimas, una fallecida y otra herida y una persona que resultó ilesa. Esa persona ilesa jamás declaró en el juicio, jamás intentó defenderse, ni intentó decir dónde estaba, qué ha hecho, qué pasó y además estuvo seis días prófuga”.

Tanto el abogado de la querella de la familia Benítez como el Fiscal esperarán los fundamentos para apelar el fallo e impugnarlo. “Llama mucho la atención no solo el cambio de la declaración de la otra víctima sino también la actitud de su abogado porque en su alegato pidió que no se juzgue al victimario de su representado por transfemicidio sino por homicidio simple. Eso no lo vi nunca. Creo que la acusación está bien, la investigación no fue deficiente y la sentencia no fue acorde, por eso esperaremos los fundamentos para entender por qué les ha quedado tantas dudas”, remata Sales.

Banco Rojo y mayor presencia policial para compensar la impunidad

En el resumen de los fundamentos que la jueza María Balcazar leyó al momento de dictar sentencia sostuvo que el Tribunal abordó el caso con perspectiva de género y exhortó a los Estados municipal y provincial a trabajar por la inclusión de las personas trans. Además ordenó que se colocara un banco rojo –que recuerda a las víctimas de femicidios y transfemicidios- en la plaza frente al lugar donde fue asesinada Alejandra y que se reforzara la presencia policial en la zona. Cabe mencionar que allí viven y trabajan mujeres trans que ejercen la prostitución. “A mí no me devuelve a mi hermana un banco rojo, yo vine a pedir justicia y me dan un banco rojo y un asesino en libertad”, lamentó Verónica Benítez.

Por su parte, Carlos Garmendia advierte que no duda de la honorabilidad de los tres jueces pero sí considera que se han equivocado. “Me parece importante que el poder judicial haga un esfuerzo por tener perspectiva de género y en particular de la población trans, pero ese esfuerzo no alcanzó para, desde esa mirada, valorar la prueba de forma correcta”.

El viernes 11, a las 10 de la mañana, familiares, activistas y amistades de Alejandra Benítez se concentrarán en la puerta de Tribunales Penales de la provincia para manifestar su disconformidad con el fallo y visibilizar lo que definen como un acto de impunidad.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.