Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Carlos Martínez’

Entrevista: Marlén Viñayo, la cineasta que cuenta la vida de dos ex pandilleros gays en una prisión de El Salvador

Sábado, 17 de julio de 2021

IMPERDONABLE-POSTER-717x1024“Hay personas a las que es más fácil matar que amar a otra de su mismo sexo”

“Imperdonable” es un corto documental que explora la relación entre dos jóvenes expandilleros gays en una cárcel de El Salvador. Entrevistamos a su directora, Marlén Viñayo.

Fotos: Neil Brandvold y La Jaula Abierta.

La cineasta española Marlén Viñayo rompió los esquemas de la imagen que se tiene de las dinámicas al interior de las sangrientas pandillas o maras en El Salvador. Lo hizo con el cortometraje documental Imperdonable (2020), producción que cuenta la relación entre dos expandilleros en una prisión del empobrecido país centroamericano.

Grabado al interior de la cárcel de San Francisco Gotera en 2019, el documental explora el vínculo entre dos jóvenes ex pandilleros encarcelados por homicidio, extorsión y asociaciones terroristas. Conviven dentro de una celda de dos metros, y la reconvierten en una especie de hogar donde comparten alimentos, anhelos y el interminable tiempo que les falta para cumplir con sus condenas. El documental ha tenido mucho impacto a nivel nacional e internacional.

Viñayo, llevaba siete años viviendo aquí en El Salvador cuando tuvo sus primeros acercamientos a esta historia. Nunca se había interesado por hacer un documental sobre pandillas. Creía que que era un tema que ya se había explicado e investigado y contado mucho, y que ella no tenía nada para aportar. “Pero cuando me contaron de estas personas, pues me interesó inmediatamente”, cuenta a Presentes en esta entrevista. “Creía que podía mostrar un nuevo punto de vista y una imagen diferente sobre las pandillas. Y por eso fue que me interesó. Conocer su relación ya fue algo muy sorprendente, sobre todo porque uno no entra en la cárcel esperando encontrarse amor”, dice la cineasta que también es directora de La Cachada (2019).

La pandilla, homofóbica y machista

Las pandillas se caracterizan, entre otras cosas, por ser intolerantes con la diversidad sexual entre sus miembros y también con gente de las comunidades. Tu película ha roto con todos los esquemas en ese sentido. ¿Qué significó para ti abordar en la película un tema tan sensible como las relaciones entre dos hombres ex pandilleros? 

Antes que nada, el hecho de que ellos hayan sido ex pandilleros y ahora hayan dicho abiertamente que eran gays no cambia la postura de la pandilla. La pandilla sigue siendo una organización criminal profundamente homofóbica y machista. Y ellos, en cuanto sospechan que uno de sus miembros es gay, lo asesinan de unas formas horribles. Ellos están vivos, eso fue lo sorprendente. Pues, por ciertas circunstancias, como por ejemplo, que estaban en esa cárcel y no les han podido asesinar. Pero la pandilla sí tiene esa norma. Porque para ellos, si uno de sus miembros es gay, es algo que les avergüenza como organización. El hecho de conocer a estas personas fue muy sorprendente, sobre todo que estuvieran vivos.

Marlen-VinayoMarlén Viñayo. Foto: La Jaula Abierta

Las grabaciones insumieron 12 días de rodaje. Fueron días intensos y sorprendentes. “Puedes darte cuenta que esas son personas muy complejas. En un momento te van a estar contando con la frialdad absoluta cómo asesinaban personas y a los cinco minutos están mostrando ternura y amor y cuidados entre ellos”, dice Viñayo.

¿Tú sabes cómo se ha recibido en la pandilla la película?

Pues, no. La película ha estado aquí en El Salvador y ha estado online. Y ahora está otra vez online y la verdad no tenemos información veraz.

En los doce días de rodaje ¿cómo percibiste la convivencia de los protagonistas? Como me decías en un momento, ellos podían pasar de estar describiendo un crimen y en un segundo podían estar demostrándose ternura. ¿Cómo fue para ti ver estas demostraciones dentro de una cárcel?

Pues para mí fue sorprendente el hecho de conocerles y pasar ahí esos días con ellos, y me generó muchos conflictos internos. Porque llegó un momento donde yo no sabía qué sentía por ellos. Era una vorágine de sentimientos y una confusión. Y como que de alguna manera me intentaba forzar a que tenía que definir qué sentía por ellos. Hasta que llegó un momento en el que dije “bueno, no. No puedo y no tengo por qué definir lo que siento por ellos”. Entonces, intenté, a través de esa película, transmitir esta complejidad y la confusión que yo tenía interna, sobre qué sentía por ellos. Intenté transmitirlo en la película. Y entonces no es una película que trate de ofrecer respuestas. Nunca fue la idea. Trata de generar preguntas y que los espectadores la vean, la sientan y generen reflexiones y preguntas en ellos.

De encierros y libertades

¿Lograste identificar alguno de los temores de los protagonistas de vivir bajo el estigma impuesto por la sociedad?

Sí, claro, porque ellos saben perfectamente que están amenazados de muerte. Y están amenazados de muerte por varios motivos. El primero, porque se salieron de la pandilla y se tacharon los tatuajes, están conviviendo con personas de la pandilla opuesta y además, han reconocido abiertamente que son gays y tienen una relación de pareja. La pandilla lo sabe, la pandilla lo sabía cuando nosotros llegamos ahí. Entonces, ellos saben que tienen un riesgo de muerte que no se pueden quitar. Es muy duro porque saben que si salen de la cárcel, no tienen adónde ir. Había una escena que no está en la película que en la que uno de los personajes, uno de los protagonistas le pregunta a Walter, al protagonista, ¿qué haría si si un día le dijeran que estaba libre? Entonces le preguntó que ¿qué haría él? Se quedaba pensando y decía: ‘No sé, no sé qué haría. No sé a dónde iría porque no tengo dónde ir, a mi comunidad no puedo ir. A mi casa no puedo ir y no sé qué haría. Tal vez me metería en una alcantarilla’.

pandilleros-gaysFoto: Neil Brandvold

Es una contradicción porque parecería que se sienten más seguros dentro de una prisión que fuera de ella. 

Sí, de hecho, de alguna manera yo recuerdo el primer día que el productor Carlos Martínez los conoció. Uno de ellos dijo que en esa celda pequeña que por fin se sentía libre. Cuando Carlos me contó a mí que les había conocido y lo que había hablado con ellos, esa fue una de las cosas que se me quedó dando vueltas en la cabeza. Es decir, cómo puede ser posible que una persona diga que se siente libre en una celda de dos metros por uno ¿qué tiene afuera de esa celda?. Qué le espera afuera para que allí, en ese espacio inhumano, se sienta libre.

Uno de ellos dice en la película que es más fácil asesinar a una persona que amar a otro hombre.

Pues cuando nos dijo esa frase en una entrevista nos sorprendió. Yo me quedé tan asombrada que cambió el rumbo de la película. Cuando él nos dijo esto, decidimos que a través de la película primero intentaríamos entender cómo esa frase que parece tan absurda, tiene sentido para algunas personas como para Walter que nos lo estaba diciendo. Entonces, tenemos que entender por qué y tratar de mostrarlo en la película. Ese fue como el punto de vista que decidimos abordar, partir una frase que nos marcó totalmente.

Dijiste que la película no pretende dar respuestas, pero ¿qué esperas que se provoque al verla? 

Nos gustaría que a través de esta película se haga un reflejo de una sociedad que tiene una brújula moral pervertida. Donde hay personas a las que es más fácil matar que amar a otra si es de su mismo sexo. Nos parecía interesante y que aportaba mucho al debate y a la reflexión como una historia desde un lugar aislado, como es una celda de aislamiento de una prisión, de la cárcel salvadoreña, podemos hablar y reflexionar sobre la sociedad en conjunto en la que vivimos.

 

Fuente Agencia Presentes

Cine/TV/Videos, General , , , , , , , , ,

La increíble historia de dos pandilleros violentos de bandas enemigas que se enamoran

Martes, 26 de enero de 2021

pandilleros-gaysSi vamos a hablar de violencia brutal y homofobia, uno de los ejemplos más exactos que podemos poner es el de los pandilleros de El Salvador.

El Salvador se caracteriza, lamentablemente, por albergar en su territorio a algunas de las pandillas más violentas de Centroamérica. La homosexualidad, o incluso comportamientos que parezcan indicarla, se pagan con la muerte.

Por eso esta historia de amor es tan sorprendente. El periodista Carlos Martínez lleva años adentrándose al mundo de los pandilleros y desde ahí ha visto los actos más espeluznantes y sanguinarios. Por eso cuando llegó a la cárcel de San Francisco Gotera, donde hay 1600 pandilleros de grupos rivales a punta de navaja todo el día, y se encontró con dos hombres tatuados por todo el cuerpo y condenados por crímenes muy violentos, se quedó impresionando al ver que eran novios, se querían y se protegían.

«(Los pandilleros) consideran la homosexualidad una especie de condición vergonzante y humillante. Por lo tanto, no solo desprecian la homosexualidad y a los homosexuales o cualquier otra expresión de identidad sexual o de género, como la sociedad salvadoreña, [sino que lo hacen] en fucsia. Es decir, los asesinan y los asesinan mediante la tortura. Y es de las primeras cosas que queda muy claro cuando uno conoce el fenómeno pandillero. Si sospechan de que alguien es gay o que tienen conductas que consideran gais los matan de una forma terrible», cuenta el periodista en una entrevista a El País.

Martínez contactó con una cineasta española, Marlén Viñayo, y así ha nacido un documental único en su especie: Imperdonable.

Imperdonable nos cuenta la historia de Geovanny, que con solo 12 años se unió a una pandilla, se convirtió en un sicario y despiadado y a sus 25 años cumple una condena de 30 en el penal. Ahí encontró el amor, en Steven, un pandillero de una banda enemiga.

“Yo pienso que matar a una persona sí es malo, pero no es tan difícil, pero amar a otro hombre es algo fuera de lo natural”. Esta frase de Geovanny puede mostrarnos la esencia del documental.

Imperdonable representará a El Salvador en los premios Óscar (es la primera vez), y ahí donde se ha estrenado la película de 35 minutos ha cosechado buenas críticas. Esperamos ansiosos poder vera.

Fuente Oveja Rosa

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Un juez dice que comparar la Ley LGTBI de Madrid con el fanatismo terrorista es libertad de expresión

Sábado, 20 de octubre de 2018

martinez_560x280

Carlos Martínez, director del colegio concertado financiado por la Comunidad de Madrid, Juan Pablo II de Alcorcón,  en el inicio del curso escolar envió una carta bastante repugnante a los padres de los alumnos en la que comparaba la ley contra la lgtbfobia aprobada en Madrid con  el “fanatismo terrorista”.

La Comunidad de Madrid realizó una investigación para esclarecer el asuntoy le pusieron una multa al director del colegio de 100 euros.

A los ultra católicos no les gustó la multa y fueron a un juez a reclamar su derecho a la libertad de expresión. Y un juez ha dicho que, efectivamente, la carta es libertad de expresión. Pero cuando el juez dice que es libertad de expresión… se refiere a la comparación de la Ley con el terrorismo, exclusivamente a eso. El juez no entra a valorar las connotaciones homófobas de las declaraciones de Martínez, que son lo que sancionó la Comunidad de Madrid al considerarlas expresiones vejatorias hacia el colectivo. Pero más concretamente, Martínez hacía clara referencia a las asociaciones LGTBI+ que visitan centros educativos por todo el país para educar a los jóvenes en la diversidad. De ahí lo del “fanatismo terrorista“. Es decir: el juez se ha ceñido a lo que le ha venido bien para no condenar a Martínez en lugar de analizar qué era lo que realmente estaba criticando el director del centro (y que sí es sancionable según la ley LGTBI+).

Los ultras celebran la sentencia porque creen (equivocadamente) que el juez ampara la homofobia como libertad de expresión, cuando lo que ampara es la crítica a la ley, por muy duro que sea; porque el juez considera que es una crítica únicamente a la ley, no al colectivo LGTB+. Algo en lo que, obviamente, no están de acuerdo en Arcópoli que es la asociación que denunció la carta frente a la Comunidad. Yago Blando, Coordinador de la entidad, lo ha dejado claro: “Esperamos que el Colegio Juan Pablo II cumpla la ley LGTB, pues bien puede criticarla, pero no saltársela. Así que esperamos que el 28 de junio de 2019 cuelguen la bandera arcoíris en su patio para fomentar el respeto a las personas LGTB. Desde Arcópoli se la regalamos.

Pero hay un detalle importante  que es algo que celebran desde Arcópoli porque es que resulta que en la demanda presentada por el colegio Juan Pablo II se pedía al juez que, dada la situación, analizara si la multa a Martínez era constitucional. Con eso intentaban, básicamente, poder tumbar la ley en el Tribunal Constitucional. Pero, aunque el juez ha afirmado que criticar la ley es libertad de expresión, también ha dejado claro que es “innecesario el examen de otras cuestiones así como el planteamiento de una cuestión de inconstitucionalidad“.

Fuente | ElDiario.es, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

El director del colegio concertado Juan Pablo II de Alcorcón exige que le quiten la multa por su carta homófoba argumentando que Cifuentes ha violado su libertad de expresión.

Sábado, 14 de enero de 2017

martinez_560x280El director del Colegio Juan Pablo II de Alcorcón,  Carlos Martínez, protesta porque la Comunidad de Madrid le ha puesto una multa al enviar una carta muy homófoba a los padres de sus alumnos comparando la Ley LGTB de la Comunidad de Madrid con el “fanatismo terrorista” islámico.

Según el escrito de alegaciones que ha presentado ante la Consejería de Políticas Sociales de Familia y al que ha tenido acceso Europa Press, este señor no entiende por qué le han puesto una multa por decir lo que dijo si la Inspección no encontró irregularidades en el centro. Centro que, por cierto, es concertado (recibe una millonada de dinero público) pero que eso no implica que sean sólo católicos porque “su propuesta no está reservada sólo a los católicos, sino abierta a todos los que comprendiendo y valorando la enorme contribución del humanismo cristiano a nuestra civilización, quieran transmitir a sus hijos estos valores, tengan un pleno respeto por su ideario y demuestren apreciar y compartir una propuesta educativa cualificada“.

Hay que recordarle que muchos de los alumnos que van al colegio lo hacen porque al ser un centro concertado el propio sistema los deriva allí. Así que menos excusas con lo de los valores cristianos y más respetar la libertad de los demás, porque el respeto a la libertad de cada uno pasa por reconocer que lo suyo  no es libertad de expresión: es homofobia.

 Y la homofobia nunca ha sido una opinión, y ahora gracias a esa Ley que tan poco le gusta es además un delito.

Y es que según el susodicho, la sanción que le impuso la Secretaría General Técnica de la Consejería “infringe gravemente el ordenamiento jurídico” al violar las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución Española reconoce.

Qué sabrá este señor de respeto a los derechos fundamentales, si fue capaz de comparar la Ley que protege al colectivo LGTB de gente como algunos que se dedican a escribir cartas comparándonos con el terrorismo islámico, olvidándose –entre muchos otros, como los asesinados por el DAESH– de los 50 muertos del atentado HOMÓFOBO del Club Pulse de Orlando.

A tu casa a llorar.

Fuente: La Información, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Se inicia una campaña absurda de apoyo al homófobo director del colegio Juan Pablo II

Jueves, 29 de diciembre de 2016

martinez_560x280La Fundación Educatio Servanda busca apoyos para defender al director homófobo del colegio de Alcorcón.

Hace unos días te contábamos que la Comunidad de Madrid había multado con 1.000 euros al director del colegio Juan Pablo II por aquella carta homófoba y repugnante en la que comparaba las leyes LGTB con el terrorismo. Ahora nos hemos enterado de que la Fundación Educatio Servanda, a la que pertenece el centro, ha comenzado una campaña de recogida de firmas para apoyar a Carlos Martínez, autor de la famosa misiva.

Y es que la Fundación asegura que “ellos muestran respeto hacia la dignidad de las personas y que todo hombre está dotado de una inmensa dignidad y que cualquier vulneración de esta conlleva una grave ofensa a Dios. Y por lo tanto, les parece loable la lucha contra cualquier discriminación sea cual sea  su naturaleza”… ¿A que es todo muy bonito? Pues desde aquí le decimos a los de Educatio Servanda que…

Si tanto les preocupa la dignidad de los demás que empiecen por la de los niños LGBT en general y de los trans en particular porque para esta gente estos niños y niñas deben ser extraterrestres que no tienen sentimientos ni sexualidad ni, por supuesto, la más mínima noción de identidad de género. En Educatio Servanda lo tienen muy claro: respetan a los homosexuales porque tienen muchos amigos gays, pero oye, sólo si son mayores de edad. Debe ser que antes uno no puede tener conciencia de lo que es, de lo que siente y de lo que le gusta. Los LGTB nos volvemos raritos el día que cumplimos los 18, antes somos normales.

El caso es que estos pobres cristianos se quejan de que el director del colegio ha sido sancionado “por pensar distinto” y “por no aceptar ideas como las que ya han comenzado a divulgarse en colegios” y aseguran que se trata de…. sí, has acertado: un ataque a su libertad de expresión. Y ya sabemos que para estos individuos la libertad de expresión consiste en “yo puedo discriminar, insultar y decir cómo debes ser pero tú no puedes decirme nada porque atentas contra mi libertad de decirte lo que a mi me salga de la entrepierna”.

 ¿Y por qué decimos que es absurda? Por dos motivos: Por un lado, nos llama la atención que el objetivo que se han marcado sea de 1600 firmas, ya que parece fácilmente alcanzable si tenemos en cuenta los millones de personas que se declaran católicos en este “bendito” país… Sin embargo, también es curioso el sistema de verificación de firmas que es… inexistente. Sí amigas. cualquiera puede firmar. De hecho, decidimos hacer una prueba… Mirad cómo hemos podido firmar una primera vez:

la-pelopony

Y le dimos a enviar… y oye. Funcionó. Luego pensamos… bueno, al menos no dejará votar dos veces y habrá alguna restricción por IP… Pero no. Resulta que volvimos a entrar y nos encontramos con este bonito mensaje:

la-pelopony-3

Y efectivamente, como “no La Pelopony” somos, hicimos click y pudimos votar de nuevo. Bueno, nosotros no… Votaron estos maravillosos personajes Disney:

mulan

jafar-jasminebella-durmiente

Fuente EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

La Comunidad de Madrid multa con 1.000 euros al director del colegio que comparó la ley madrileña contra la LGTBfobia con el fanatismo terrorista

Lunes, 26 de diciembre de 2016

martinez_560x280Al inicio del curso escolar, el director del colegio concertado Juan Pablo II de Alcorcón dirigió una carta de bienvenida a los alumnos en la que expresaba su rechazo hacia la ley madrileña contra la LGTBfobia, que comparaba con el “fanatismo terrorista”. Tras la denuncia presentada por el colectivo LGTB Arcópoli, la Consejería de Políticas Sociales ha establecido una multa de 1.000 euros para Carlos Martínez, que todavía dispone de la posibilidad de recurrir la sanción. Se trata del primer caso en el que se aplica la citada legislación desde que se aprobara el pasado verano. Arcópoli se felicita por esta resolución y se ofrece a dar charlas de diversidad sexual y de género en el centro educativo, ubicado en Alcorcón, pero exige a Carlos Martínez que se disculpe.

Como recogíamos en su momento, el pasado 9 de septiembre el director del centro educativo Juan Pablo II de Alcorcón, Carlos Martínez, dirigía a los alumnos y a sus familias una carta de bienvenida al curso escolar en la que expresaba su preocupación, en tanto que, según su opinión, “los atentados terroristas llegan a nuestras puertas, mientras que nuestros políticos parece que se entretienen en generar problemas inexistentes y complicar las cosas”. Martínez, además, en referencia a la ley que la Asamblea de Madrid impulsó contra la LGTBfobia aseguraba que su “parecido con el fanatismo terrorista es inquietante”.

Sin embargo, en aplicación de esa misma ley que denostaba, Carlos Martínez tendrá que pagar una multa de 1.000 euros, impuesta por la Consejería de Políticas Sociales (en último término, cabe la posibilidad de que sea recurrida). Desde el colectivo Arcópoli han querido mostrar su satisfacción por la primera sanción de este tipo en la historia y en la Comunidad de Madrid”. Con todo, consideran que el hecho de multar “con miles de euros a la celebración del Orgullo y a fomentar el odio solo se imponga una sanción leve, es decepcionante. Asimismo, Arcópoli exigen a la Comunidad de Madrid que le digan al director del colegio que escriba otra carta explicando “que aquí no hay fanatismo terrorista“, pida disculpas por sus palabras hirientes, reconozca su error  y se ofrece a dar charlas de diversidad sexual y de género en el centro.

La ley madrileña, entre muchas otras medidas contra la discriminación de las personas LGTBI, obliga a los centros educativos a abordar en las aulas la diversidad sexual y de género, apartado que es el que ha despertado las iras tanto de los obispos como del director del Juan Pablo II. En cuanto al capítulo sancionador, que también es referenciado en la “carta de bienvenida”, las multas podrán llegar, en los casos muy graves, hasta los 45.000 euros, y además podrá imponerse la prohibición de acceder a cualquier tipo de ayuda pública de la Comunidad de Madrid por un periodo de hasta tres años, la inhabilitación temporal por un periodo de hasta tres años para ser titular de centros o servicios dedicados a la prestación de servicios públicos.

Silencio del alcalde de Alcorcón

David Pérez, alcalde de Alcorcón, se negó en su momento a recriminar la LGTBfóbica carta del director del colegio Juan Pablo II o a tomar medida alguna a este respecto. Por ello, Arcópoli desea que el primer regidor “se posicione ahora a favor de la igualdad y en contra del odio. Si por desgracia se vuelve a posicionar en contra de la igualdad, rogamos a los partidos de la oposición que tomen las medidas que sean necesarias para evitar que el Ayuntamiento siga bloqueando cualquier medida por la igualdad LGTB”.

Cabe recordar que David Pérez, también diputado del PP en la Asamblea de Madrid, fue uno de los dos ausentes durante la votación de la ley contra la LGTBfobia (aprobada por la unanimidad de los grupos parlamentarios). El propio Pérez, incluso, amenazó al colectivo Arcópoli con una demanda tras sus críticas por los reiterados incumplimientos del Gobierno local en materia LGTB, que concluyeron con la reprobación del alcalde por el pleno municipal.

Así lo explicaba Arcópoli: “en febrero se aprobó una iniciativa de Ciudadanos con la abstención del grupo Popular, en mayo el grupo Socialista presentó una moción para que con motivo del Orgullo LGTB la Corporación Municipal colgara la bandera arcoíris en la fachada del Ayuntamiento y, a pesar de ser aprobada, la iniciativa fue vetada por el alcalde. La concejal de Igualdad Susana Mozo (PP) afirmó que ’no se puede ser tolerante con los intolerantes [refiriéndose al Colectivo LGTB]’. En junio el grupo Ganar Alcorcón presentó otra moción para trabajar con el colectivo LGTB, y el grupo Municipal Popular nuevamente votó en contra. Todas las mociones fueron aprobadas, debido a la minoría del Grupo Popular en el Consistorio, pero el Equipo de Gobierno se niega a ejecutarlas”.

Ganar Alcorcón denuncia que el PP sigue amparando el discurso de odio del Colegio Juan Pablo II

Ganar Alcorcón considera insuficiente la sanción interpuesta por la Comunidad de Madrid al director del Colegio Juan Pablo II ante la gravedad de los hechos.

Ayer se conoció la sanción que aplicó el Gobierno de la Comunidad de Madrid al director del colegio concertado Juan Pablo II. Una sanción de 1.000 € que para Ganar Alcorcón es insuficiente en relación con la gravedad de las palabras homófobas, xenófobas y de incitación al odio que plasmó en su carta dirigida a las familias y a los alumnos y alumnas del centro. Además, Ganar Alcorcón lo compara con las sanciones que aplica el Gobierno municipal de Alcorcón a las vecinas y vecinas, mucho más duras, por el mero hecho de tocarse la cara en un gesto de “caradura” dirigido al Alcalde, por ejemplo.

El portavoz del grupo municipal Ganar Alcorcón, Jesús Santos, critica que “el Gobierno municipal del PP ha tenido una nueva oportunidad de condenar la carta del director de este colegio concertado, tras producirse esta simbólica sanción. En cambio, pasadas 24 horas, sigue manteniendo su silencio y, por tanto, amparando la intolerable homofobia y xenofobia, ya condenada por la Comunidad de Madrid y por los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Alcorcón. No nos es de extrañar a la luz de las declaraciones machistas que pronunció el Alcalde durante el Congreso Nacional de Educadores Católicos, recordemos que es organizado por la Fundación propietaria del Colegio Juan Pablo II. Comparten ideología”.

“La Fundación Educatio Servanda, propietaria de este colegio, recibe 4 millones de euros anuales por los conciertos educativos que tiene con la Comunidad de Madrid. La sanción es ridícula en relación con la gravedad del suceso, dado que supone la vulneración de los valores democráticos de convivencia y supone el adoctrinamiento de las niñas y niños, que son el futuro de nuestra sociedad, en unos valores inadmisibles. Consideramos que los conciertos educativos con esta Fundación deben concluirse de inmediato”, ha sentenciado Santos.

Fuente Agencias/ Dosmanzanas/Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

La Comunidad de Madrid denuncia ante la Fiscalía al director del colegio Juan Pablo II por homofobia y El PP de Alcorcón se niega a condenar la carta del colegio Juan Pablo II

Lunes, 31 de octubre de 2016

martinez_560x280Hace unas semanas te contábamos que el director del colegio Juan Pablo II de Madrid había enviado una carta bastante repugnante a los padres de los alumnos en la que comparaba la ley contra la lgtbfobia aprobada en Madrid con  el “fanatismo terrorista”. Tras la denuncia por parte de Arcópoli, la Comunidad ha decidido enviar el caso a la Fiscalía para ver si se ha cometido algún delito por homofobia. Y por si fuera poco, la Consejería de Políticas Sociales ha abierto una investigación para ver si el centro cumple el concierto educativo, y es que en caso de no hacerlo, podría suponer la retirada del mismo.

Y cuando hablamos de la retirada del concierto nos referimos a  que el gobierno podría retirarle los fondos. Es decir, podrían quedarse sin dinero. Y ahí, es donde les duele a los homófobos. Bueno, a todos menos a determinados grandes almacenes que parecen pasar de todo.

Recordemos que la misiva, entre otras cosas, decía que era una pena que se pierda el tiempo en leyes absurdas cuando se podría estar defendiendo la familia y las raíces cristianas. Oye, qué manía tienen los cristianos con definir lo que es familia y lo que no. Además, también hablaba de los “valientes obispos” que ya no podrían seguir siendo homófobos.  Lo que igual no se esperaba este señor es que la mismísima Cristina Cifuentes saliera al paso diciendo que “este tipo de afirmaciones son de una gran radicalidad que incluyen afirmaciones que desde luego no es lo que recoge el espíritu de nuestra Constitución y de nuestra legislación y, desde luego, de la legislación de la Comunidad de Madrid, que hay que cumplir.

De momento las autoridades están revisando la oferta de actividades extraescolares, las asignaturas optativas y el cumplimiento de los currículos y parece ser que hasta ahora está todo en orden. Bueno, todo menos los pensamientos de Carlos Martínez, el director, que parecen bastante “desordenados”, que es una palabra que seguro que le gusta mucho.

Así que toca esperar y ver como se resuelve todo esto. Si por nosotros fuera, inhabilitaríamos al Sr. Martínez de por vida.

El PP de Alcorcón se niega a condenar la carta del colegio Juan Pablo II

Pues aunque la propia Comunidad de Madrid ha puesto el caso en manos de la fiscalía para que investiguen si se ha cometido un delito de odio tipificado precisamente en esa ley LGTBI, y aunque la Consejería de Políticas Sociales está investigando al centro para ver si cumple el concierto que tiene con la Comunidad (y si no lo cumple, quitarles el dinero), el PP del Ayuntamiento de Alcorcón ha dicho, básicamente, que a ellos esa carta les parece bien.

El gobierno de Alcorcón tiene un largo historial de enfrentamientos con el colectivo LGTB. Aunque su alcalde dice que no es homófobo (y lo dice muy alto y muy claro, en plan “voy a denunciar a Arcópoli por llamarme homófobo“), el grupo municipal del PP en esta localidad madrileña no ha votado a favor de ninguna propuesta a favor de la igualdad del colectivo. La última ha sido rechazar un programa contra la discriminación en las aulas y para el fomento de la convivencia e interculturalidad presentada por el PSOE y que contaba con el respaldo de todos los otros grupos (Ganar Alcorcón, Ciudadanos y La Izquierda).

Esa propuesta del PSOE llevaba en el texto, además, el compromiso de desarrollar la ley LGTB en lo que concierne a las competencias del ayuntamiento y poner en marcha un plan para fomentar la convivencia en los centros escolares públicos y concertados (como el Juan Pablo II); que es lo que exige la ley.

Pero al PP de Alcorcón esa ley debe parecerle también comparable al “fanatismo terrorista“, porque han dicho que nanai de la china. Que ellos no votan eso. Y tampoco quieren condenar la carta que Carlos Martínez, el director del Juan Pablo II, envió a los padres. Aunque el propio PP en la Comunidad lo haya hecho.

Yago Blando, el coordinador general de Arcópoli, sigue pidiendo al Ayuntamiento una reunión para saber exactamente cómo pretende el PP municipal fomentar la igualdad y cuáles son sus propuestas para luchar contra la discriminación del colectivo LGTB. Porque no tiene mucho sentido que por un lado digan que no son homófobos y que ellos son los primeros en luchar por la igualdad pero luego no sólo rechazar todas las propuestas sobre el tema de otros grupos sino ni siquiera plantear alguna.

¿Qué misterio se oculta en el PP de Alcorcón?

Arcópoli lamenta que el alcalde de Alcorcón se niegue a condenar la carta homófoba del colegio Juan Pablo II

El grupo municipal popular es el único grupo que vota en contra de una iniciativa para poner en marcha un programa contra la discriminación en las aulas y condenar las manifestaciones homófobas en los colegios de la ciudad.

Arcópoli vuelve a mostrar su estupor por la situación del gobierno de la ciudad de Alcorcón, ya que el equipo de David Pérez se niega a aprobar un programa contra la discriminación en las aulas y para el fomento de la convivencia e interculturalidad. A propuesta del grupo municipal socialista y con el voto afirmativo de toda la oposición (Ganar Alcorcón, Ciudadanos y La Izquierda) se presentó una iniciativa a raíz de la carta homófoba del director del colegio concertado Juan Pablo II para combatir este tipo de acciones y fomentar la igualdad.

El grupo municipal popular votó en contra de la propuesta socialista que pedía además desarrollar la ley LGTB en lo concerniente a las competencias municipales así como la puesta en marcha del programa para fomento de la convivencia en todos los centros docentes públicos y concertados, tal como exige la ley a día de hoy.

No alcanzamos a comprender que un grupo municipal que rechaza ser llamado homófobo se niegue sistemáticamente a aprobar cualquier tipo de iniciativa por la igualdad LGTB, a desarrollar la ley aprobada por la Asamblea de Madrid y a condenar que el director de un colegio sufragado con fondos públicos y que actúa en el término municipal de Alcorcón compare la lucha por la igualdad con el “fanatismo terrorista” tratando de adoctrinar así a su alumnado. La propia Comunidad de Madrid (del mismo color político que la alcaldía) ha llevado esta carta a la fiscalía por si es constitutiva de delito.

Desde Arcópoli nuestro Coordinador Yago Blando solicita de nuevo al grupo municipal una reunión que nunca concretan para tratar de comprender cómo luchan por la igualdad y cuáles son sus propuestas para combatir la discriminación al colectivo LGTB en su ciudad, cuando se niegan una y otra vez a aprobar resoluciones por la convivencia e incumplen acuerdos del pleno favorables al colectivo LGTB.

Fuente: Cadena Ser/Arcópoli, Estoy Bailando

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

La FAPA insta a que se retire el concierto al colegio Juan Pablo II

Jueves, 6 de octubre de 2016

martinez_560x280La federación de asociaciones de padres de alumnos de la Comunidad de Madrid Francisco Giner de los Ríos ha exigido este lunes que se retire “de forma inmediata” el concierto educativo al centro Juan Pablo II de Alcorcón, a raíz de la circular emitida por el centro en la que se cuestiona la ley LGTB de la Comunidad de Madrid.

La misiva que envió Carlos Martínez, director del colegio concertado Juan Pablo II situado en la localidad de Alcorcón, todavía guarda las brasas de la polémica.

El director de la escuela se encargó de arremeter con dureza contra la Ley madrileña de Protección Integral frente a la LGTBfobia, y compara el ”dogmatismo” de esta legislación con el ”fanatismo terrorista”.

En opinión de la FAPA, con la circular emitida se ha vulnerado el respeto obligado por mandato constitucional y se intenta educar con ella, por eso se cae en una profunda falta de respeto.

Así pues, la FAPA solicita a la Consejería de Educación que retire de forma inmediata el concierto al centro denominado Juan Pablo II y sito en Alcorcón, así como realice las actuaciones oportunas para garantizar que lo sucedido no vuelva a ocurrir bajo apercibimiento de tramitar su cierre si el comportamiento se repitiera, además de obligar al centro a que asuma los principios democráticos en todos sus actos.

La FAPA Francisco Giner de los Ríos ha mantenido un discurso sin fisuras en el comunicado de prensa, donde afirma que “respeta y defiende el derecho a la libertad de expresión, así como el de la libertad religiosa”, pero sostiene que “un centro que no respete los principios constitucionales y eduque en el respeto a los mismos y a los derechos y libertades, no puede estar abierto y ser considerado educativo, así como mucho menos puede recibir dinero público para que ello sea posible”.

Además, la organización ha indicado que uno de los requisitos para optar al concierto educativo es que “no se separen los alumnos y las alumnas en distintas clases”, al tiempo que asegura que el centro que emite la circular funciona de esa manera y además “no garantiza la gratuidad de la educación que allí se realiza, por lo que, al incumplir el sistema de conciertos, debería perder el concierto de forma inmediata”.

Fuente: Redacción Chueca

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , ,

La Comunidad de Madrid ordena una inspección al colegio cuyo director compara la ley madrileña contra la LGTBfobia con el fanatismo terrorista

Lunes, 3 de octubre de 2016

martinez_560x280Tras la difusión pública por parte de Arcópoli de la carta que el director del colegio Juan Pablo II de Alcorcón dirigió a sus alumnos, en la que comparaba la recientemente aprobada ley madrileña contra la LGTBfobia con el fanatismo terrorista, la administración autonómica ha comenzado a tomar medidas. La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid ha iniciado su procedimiento inspector para establecer si se ha infringido la normativa educativa vigente sobre conciertos educativos, y si cabe la apertura de un expediente sancionador. Por su parte, la portavocía de la Conferencia Episcopal, lejos de condenar el contenido de la misiva, defiende el derecho a proclamar “la visión de la Iglesia, y hacerlo con libertad”, y habla de no pasar a “inquisiciones laicas”.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid, que preside la popular Cristina Cifuentes, ha ordenado al Servicio de Inspección Educativa la elaboración de un informe sobre la carta que el director del colegio Juan Pablo II de Alcorcón —un colegio concertado financiado con fondos públicos— dirigió a sus alumnos. En la misiva, el director Carlos Martínez se ensañaba contra la recientemente aprobada ley madrileña contra la LGTBfobia, de la que llegaba a afirmar que “el parecido con el fanatismo terrorista es inquietante”. El texto también se refería al “fanatismo musulmán”, lo equiparaba con la “ideología de género“, y calificaba a ambos de “maquinaciones condenadas a la disolución y al fracaso”, recordando palabras del papa Juan Pablo II.

A la carta, el director acompañaba además una copia de la nota que tres obispos madrileños difundieron tras la aprobación de la ley contra la LGTBfobia, bajo el título de Tiempo de sanación [sic], no de lamentaciones, en la que calificaron la nueva normativa de “ataque a la libertad religiosa y de conciencia” e hicieron un llamamiento a la desobediencia civil.

218840Tales afirmaciones en una carta dirigida al alumnado podrían vulnerar la normativa educativa vigente sobre conciertos educativos. De ser así, se abriría el correspondiente expediente sancionador. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha declarado respecto al contenido de la carta que “este tipo de afirmaciones son de una gran radicalidad que incluyen afirmaciones que desde luego no es lo que recoge el espíritu de nuestra Constitución y de nuestra legislación, y desde luego, de la legislación de la Comunidad de Madrid, que hay que cumplir”. Asimismo, ha expresado su “discrepancia absoluta” con el texto.

Según Cifuentes, la radicalidad del mensaje es lo que ha ocasionado que “haya enviado al centro a los inspectores, para que ver qué actuaciones puede realizar la Comunidad de Madrid, puesto que se trata de un centro sostenido con fondos públicos”, sin bien aún se está a la espera de que la Consejería de Educación obtenga el informe inspector. Una vez en sus manos, “hay que ver dónde llega la libertad de expresión de esta persona, pero hay que ver si sus actuaciones como director del colegio pueden suponer también alguna forma de presionar o de influir a los padres, por eso la inspección está estudiando el asunto”, afirma la presidenta autonómica.

Desde la Consejería de Educación también se expresa la discrepancia con el contenido de la carta, dado que sus proclamas “no contribuyen al buen entendimiento, respeto y tolerancia que son necesarios para el desarrollo de un buen proyecto educativo”.

david-perez-en-la-fundacion-educatio-servandaDavid Perez en la Fundacion Educatio Servanda, a la que pertenece el colegio Juan Pablo II

Desde los grupos de la oposición municipal de la localidad donde se ubica el centro escolar, como Ganar Alcorcón, se pide que se eviten convenios con centros “que enarbolen prácticas antidemocráticas”. El ayuntamiento de Alcorcón, presidido por el popular David Pérez, estableció un convenio con el colegio Juan Pablo II para la realización de prácticas de Formación Profesional en diferentes especialidades. También fue uno de los centros a donde se derivaron alumnos que no consiguieron matricularse en los centros públicos que habían solicitado.

Los obispos no condenan y hablan de “inquisición laica”

jose-maria-gil-tamayo-300x222El portavoz de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, ha evitado condenar las expresiones del director del Juan Pablo II, pues, según sus palabras, “no entro en valoración de comportamientos concretos, no tengo todos los datos”. En lo que sí ha entrado es en argumentar que “la ideología de género no es compatible con la doctrina cristiana sobre la persona humana y sobre el matrimonio y la familia. Es una imposición contraria la antropología sobre el matrimonio y la familia”.

En cuanto a la posible sanción al colegio Juan Pablo II en aplicación de la normativa educativa vigente, el portavoz de los obispos ha defendido el poder ofrecer “la visión de la Iglesia, y hacerlo con libertad”, y ha considerado que “gracias a Dios hemos superado todas las inquisiciones. No pasemos a las inquisiciones laicas”. Para Gil Tamayo, “hay que respetar que la Iglesia tenga sus convicciones, en respeto exquisito a las personas. Y hemos de hacerlo con caridad y claridad”.

El colegio Juan Pablo II no rectifica y se fundamenta en el papa Francisco

Por su parte, la Fundación Educatio Servanda, a la que pertenece el colegio concertado Juan Pablo II, ha emitido un comunicado en el que no solo no rectifican las afirmaciones del director del centro, sino que exigen que se respeten.

“Reiterando nuestro más absoluto respeto a quienes piensen de forma diferente”, comienza la declaración, “Educatio Servanda solicita idéntico respeto hacia todas las familias que, en pleno y legítimo uso de su libertad, han elegido el ideario y carácter propio de nuestros centros”, ya que, para la Fundación,”corresponde a los padres de familia tomar la decisión de optar por el modelo educativo que desean para sus hijos, un derecho reconocido y amparado por la Constitución Española en su artículo 27,3 y por el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Cabe recordar que, al ser un colegio concertado y recibir alumnos derivados por no obtener plaza en los centros públicos de la localidad, entre su alumnado actual podría haber niños y adolescentes LGTBI o musulmanes, o que simplemente no comulguen con la ideología del centro, que se habrían visto obligados a estudiar en el Juan Pablo II al no haber otra alternativa.

papa-francisco-serio-2El comunicado sigue defendiendo su postura, amparándose en el magisterio del papa Francisco “en relación con la llamada ideología de género”, quien afirmó en la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia 56 que “presenta una sociedad sin diferencias de sexo y vacía el fundamento antropológico de la familia”. La Fundación defiende que su ideario está fundamentado en  las palabras de Francisco en las que consideraba que “esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre el hombre y la mujer”.

Fuente Dosmanzanas/Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

Cuándo el odio a la comunidad LGTB llega desde la dirección de la escuela

Viernes, 30 de septiembre de 2016

martinez_560x280El director de un colegio concertado de Alcorcón compara la ley madrileña contra la LGTBfobia con el fanatismo terrorista en una carta al alumnado

En su carta de bienvenida al nuevo curso escolar, dirigida a los alumnos y sus familias, el director del colegio concertado Juan Pablo II de Alcorcón arremete contra la recientemente aprobada ley madrileña contra la LGTBfobia, a la que se refiere como “Ley de Ideología de Género”. Incluso llega a afirmar sobre la legislación aprobada por unanimidad de los grupos políticos en la Asamblea de Madrid que “el parecido con el fanatismo terrorista es inquietante”. La misiva iba acompañada de la nota conjunta del pasado mes de agosto de tres obispos madrileños, en la que se calificaba la nueva normativa autonómica de “un ataque a la libertad religiosa y de conciencia” y se hacía un llamamiento a la desobediencia civil a la ley. Desde el colectivo Arcópoli, que ha dado a conocer la misiva, se denuncia que “es inadmisible que hoy en día se afirme que educar en igualdad y tratar de eliminar prejuicios homófobos sea tachado como ‘fanatismo terrorista’ y sufragado con fondos públicos de la Comunidad de Madrid”

Carlos Martínez, director del colegio concertado Juan Pablo II situado en la localidad de Alcorcón, ha sido el encargado de enviar una carta al alumnado en la que arremete contra la Ley madrileña de Protección Integral frente a la LGTBfobia, y compara el ”dogmatismo” de esta legislación con el ”fanatismo terrorista”.

Ayer el bochorno nos llegaba desde México y hoy lo tenemos en la puerta de nuestra casa. Y es que si desde las tierras aztecas nos llegaban las declaraciones del arzobispo del país indicando que ”un niño tiene más posibilidades de sufrir abusos sexuales de un padre homosexual”, ahora, desde la localidad madrileña de Alcorcón nos llega una comparación tan loca como insultante.

El colegio Juan Pablo II de Alcorcón pertenece a la Fundación Educatio Servanda, pero se financia con fondos públicos provenientes de los impuestos de todos los ciudadanos, al ser un centro concertado. Una de sus características es la segregación por sexo, es decir, la educación se ofrece a los niños y a las niñas en clases separadas.

El pasado 9 de septiembre, el director del centro educativo, Carlos Martínez, ha dirigido a los alumnos y sus familias una carta de bienvenida al curso escolar, en la que expresa su preocupación por que “los atentados terroristas llegan a nuestras puertas, mientras que nuestros políticos parece que se entretienen en generar problemas inexistentes y complicar las cosas”.

34579_arcopoli-comunidad-de-madrid-colegio-alcorconLa misiva general firmada por Carlos Martínez afirma que es un ”despropósito pretender imponer una ideología a fuerza de sanciones’‘, en referencia a las sanciones recogidas en la ley, el director continúa diciendo que‘el parecido (de la ley) con el fanatismo terrorista es inquietante”. Además, califica de ”barbaridad prescindir de la verdad natural del hombre” y considera ”dogmatismo acusar de discriminación a quien piensa diferente”.

Tras referirse a los pasados atentados de Niza y abogar por la difusión de las creencias católicas, el director arremete con saña contra la recientemente aprobada ley madrileña contra la LGTBfobia, en los siguientes términos:

Y mientras tanto, nuestros políticos más cercanos [suponemos que en referencia a los representantes del Partido Popular], aquellos que deberían defender la familia y nuestras raíces cristianas, ocupados en complicar las cosas con legislaciones tan absurdas como la reciente Ley de Ideología de Género [sic] aprobada en la asamblea de Madrid. ¡Qué barbaridad prescindir de la verdad natural del hombre y del derecho  inalienable de los padres a la educación a los hijos! ¡Qué dogmatismo acusar de discriminación a quien piensa diferente! ¡Qué despropósito pretender imponer una ideología a fuerza de sanciones! La mentira siempre tiene miedo a la luz de la verdad y al contraste de ideas. El parecido con el fanatismo terrorista es inquietante.

A la carta, el director ha acompañado una copia de la nota que tres obispos madrileños difundieron tras la aprobación de la ley contra la LGTBfobia, bajo el título de Tiempo de sanación [sic], no de lamentaciones, en la que calificaron la nueva normativa de “ataque a la libertad religiosa y de conciencia” e hicieron un llamamiento a la desobediencia civil.

La ley contra la LGTBfobia

El 14 de julio de 2016, los cuatro grupos políticos de la Asamblea de Madrid (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos) aprobaron por unanimidad la denominada “Ley de protección integral contra la discriminación por diversidad sexual y de género de la Comunidad de Madrid”. Una norma, en definitiva, contra la discriminación por razones de orientación sexual e identidad de género y contra la LGTBfobia, que ha colocado a Madrid entre las comunidades que ya han aprobado iniciativas similares.

Impulsada por el Gobierno regional presidido por Cristina Cifuentes, el hecho de que el PP no disponga de mayoría absoluta en la Asamblea permitió que los grupos de la oposición enriquecieran el texto durante la tramitación parlamentaria de acuerdo a las reivindicaciones de los colectivos LGTB de la región, que ofrecieron su apoyo decidido al proyecto. La histórica votación quedó solo empañada por la ausencia de dos diputados del PP que no quisieron dar su apoyo a la ley, Luis Peral y David Pérez, este último precisamente alcalde de Alcorcón (que recientemente ha protagonizado otra polémica al anunciar su intención de demandar al colectivo Arcópoli).

La ley madrileña, entre muchas otras medidas contra la discriminación de las personas LGTBI, obliga a los centros educativos a abordar en las aulas la diversidad sexual y de género, apartado que es el que ha despertado las iras tanto de los obispos como del director del Juan Pablo II. En cuanto al capítulo sancionador, que también es referenciado en la “carta de bienvenida”, las multas podrán llegar, en los casos muy graves, hasta los 45.000 euros, y además podrá imponerse la prohibición de acceder a cualquier tipo de ayuda pública de la Comunidad de Madrid por un período de hasta tres años, la inhabilitación temporal por un periodo de hasta tres años para ser titular de centros o servicios dedicados a las prestación de servicios públicos.

Los obispos contra los derechos LGTB

Tras la aprobación de la ley contra la LGTBfobia, no tardó en llegar una nota firmada por los obispos de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla; de Getafe, Joaquín María López de Andújar, y el obispo titular de Mentesa (diócesis titular sin territorio asignado) y auxiliar de Getafe, José Rico. Se trataba de los mismos tres obispos que ya antes cargaron contra el órgano legislativo autonómico por aprobar una avanzada ley integral de transexualidad, por lo que parece consolidarse en la Iglesia madrileña una especie de “triunvirato del odio” ferozmente opuesto a los derechos de las personas LGTB.

Los obispos consideraban la ley “un ataque a la libertad religiosa” y se mostraban especialmente enfurecidos por el hecho de que incluyese entre las infracciones muy graves la promoción y realización de terapias de aversión o conversión con la finalidad de modificar la orientación sexual o identidad de género de una persona. Algo que los obispos consideraban “un atentado a la libertad de expresión, a la libertad de cátedra, a la libertad de los científicos y profesionales en la búsqueda de la verdad, y a la libertad de las personas para orientar su vida o para pedir ayuda, incluso religiosa, en aquello que crean necesitar”. Tras expresar su rabia por los contenidos de la ley, los obispos aseguraban que “cuando no se busca la Verdad, cuando no se respetan ni siquiera los argumentos de la biología inherente a la genealogía de la persona, se impone por ley la ideología —en este caso la ‘ideología de género’—  y se coacciona la libertad con sanciones y persecución: nada nuevo bajo el sol”.

Arcópoli insta a que se tomen medidas

Quien ha dado a conocer públicamente la misiva del director del Juan Pablo II de Alcorcón ha sido el colectivo Arcópoli, en su compromiso con la lucha contra la LGTBfobia. También han emitido el siguiente comunicado de denuncia y exigencia de medidas al respecto. La asociación Arcópoli ha exigido a la Comunidad de Madrid que revise el concierto educativo que tiene con el Colegio de la polémica. Y es que atendiendo a la nueva Ley contra la LGTBfobia de la Comunidad, se la deberían retirar los fondos que recibe cada año por parte de las instituciones.

Arcópoli ha intentado varias veces reunirse con la Secretaría del Centro Educativo para poder ver cómo ir implantando la ley así como debatir sobre la opinión sesgada con la que tratan de adoctrinar a sus alumnos, pero nadie del Colegio ha respondido a su invitación.

También se ha puesto contacto con la Comunidad de Madrid para expresar nuestra preocupación ante la situación del alumnado LGTB en este centro sufragado con dinero público, ya que, supuestamente, según alumnos que se han puesto en contacto con Arcópoli, el único mensaje que se transmite acerca del colectivo es que ”la homosexualidad es una enfermedad” y que ”es posible curar a los homosexuales”.

En coordinador de Arcópoli, Yago Blando, ha reclamado que la Consejería de Educación se implique y exija a este colegio, “que desafía las leyes”, la realización de “acciones de respeto hacia el colectivo LGTB en el centro para salvaguardar su dignidad y la igualdad de todos los alumnos”.

Arcópoli exige a la Comunidad de Madrid que revise el concierto educativo que tiene con el Colegio Juan Pablo II de la ciudad de Alcorcón debido a las informaciones que nos han ido llegando a través de sus alumnos. Según la documentación facilitada, el director del colegio envió una carta firmada a todos los estudiantes para incitarles a no cumplir la ley aprobada por unanimidad en la Asamblea de Madrid y poder evitar “la ideología de género” afirmando que la ley “conculca los derechos fundamentales”.

Arcópoli ha intentado varias veces reunirse con la Secretaría del Centro Educativo para poder ver cómo ir implantando la ley así como debatir sobre la opinión sesgada con la que tratan de adoctrinar a sus alumnos, pero nadie del Colegio ha respondido a nuestra invitación. También nos hemos puesto en contacto con la Comunidad de Madrid para expresar nuestra preocupación ante la situación del alumnado LGTB en este centro sufragado con dinero público, ya que, supuestamente, según alumnos que se han puesto en contacto con Arcópoli, el único mensaje que se transmite acerca del colectivo LGTB es que “la homosexualidad es una enfermedad” y que “es posible curar a los homosexuales”.

Desde Arcópoli creemos que la libertad de enseñanza no ampara la vulneración de la dignidad ni el ataque a la igualdad de derechos o al libre desarrollo de la personalidad. La libertad religiosa no permite que cualquier religión pueda adoctrinar en sus colegios a sus estudiantes en contra de la Constitución, de la Organización Mundial de la Salud y de las leyes emanadas de los Parlamentos. Preocupante precedente tendríamos si permitiésemos a una religión adoctrinar en los colegios en contra de las leyes españolas.

Creemos que en España no deben caber los centros educativos sufragados con fondos públicos donde se adoctrine a menores de edad afirmando que determinadas leyes españolas parecen “fanatismo terrorista” porque clamen por la igualdad para homosexuales, transexuales y bisexuales. La libertad religiosa no debe permitir vulnerar el derecho a la igualdad ni a la libertad, seguir infundiendo mentiras y prejuicios sobre la orientación sexual en pleno s.XXI a menores de edad en el momento clave de su desarrollo personal, solo conlleva mayor sufrimiento a los adolescentes LGTB, de los cuales un 43% ha llegado a pensar en el suicidio como una opción.

La ley LGTB de la Comunidad de Madrid reivindica el derecho a la integridad psíquica, en todas las fases de su vida y los ámbitos de actuación así como defiende el reconocimiento de la personalidad incluido el derecho de la persona a construir una autodefinición con respecto a la orientación sexual. Esto se ve claramente vulnerado en este centro educativo de la CAM. Según esta ley, la Consejería de educación favorecerá la realización de actividades específicas para el reconocimiento de la igualdad del colectivo LGTBI y exigimos a esta Consejería que así lo haga y si no se cumple, se retire el concierto educativo, por vulneración de la ley LGTB.

Yago Blando, Coordinador de Arcópoli, exige que la Consejería de Educación se implique y exija a este colegio que desafía las leyes, la realización de acciones de respeto hacia el colectivo LGTB en el centro para salvaguardar su dignidad y la igualdad de todos los alumnos: “es inadmisible que hoy en día se afirme que educar en igualdad y tratar de eliminar prejuicios homófobos sea tachado como “fanatismo terrorista” y sufragado con fondos públicos de la Comunidad de Madrid”.

 

Fuente  Redacción Chueca/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.