Archivo

Archivo para Martes, 3 de mayo de 2022

Pascua: todo es diferente

Martes, 3 de mayo de 2022

Del blog de Henri Nouwen:

278157328_378815337584909_3391593532478433054_n

Mañana de Pascua. Una eucaristía muy simple y silenciosa alrededor de la mesa del comedor. Un grupo pequeño de amigos, contentos de estar juntos. Después del Evangelio, hablamos acerca de la Resurrección. Liz, que trabaja con mucha gente angustiada, dijo: Tenemos que seguir haciendo rodar las piedras enormes que le impiden a la gente salir de sus tumbas. Elizabeth, que vive con cuatro discapacitados en el hogar de El Arca, dijo: Después de la resurrección, Jesús tomó nuevamente el desayuno con sus amigos y les mostró la importancia de las cosas pequeñas y comunes de la vida. Alguien que se pregunta si puede ser llamada a ir a Honduras a trabajar allí con la comunidad, dijo: Es tan reconfortante saber que las heridas de Jesús permanecieron visibles en su cuerpo resucitadoNuestras heridas no son quitadas, sino que se transforman en fuentes de esperanza para otros.

A medida que todos hablaban me sentí muy cerca del acontecimiento de la Pascua. No era un acontecimiento espectacular que fuerza a la gente a creer. Más bien, era un acontecimiento espectacular para los amigos de Jesús, para aquellos que lo habían conocido, escuchado y creído en él. Era muy íntimo: una palabra aquí, un gesto allí, una toma de conciencia gradual de que algo nuevo estaba naciendo, pequeño, casi inadvertido, pero con la potencia de cambiar la faz de la tierra. María Magdalena escuchó su nombre. Juan y Pedro vieron la tumba vacía. Los amigos de Jesús sintieron que su corazón ardía en encuentros que tienen su expresión más acabada en las extraordinarias palabras: ¡Ha resucitado! Todo estaba igual que antes, mientras todo había cambiado.

Nosotros, sentados en círculo alrededor de la mesa, con un poco de pan y un poco de vino, hablando suavemente acerca de la forma en que lo reconocíamos en nuestras vidas, sabíamos, en lo profundo de nuestro corazón, que también para nosotros todo había cambiado mientras todo seguía igual. Nuestras luchas no han terminado. En la mañana de Pascua, todavía podemos sentir el dolor del mundo, de nuestras familias y amigos, de nuestros propios corazones. Todavía está allí, y estará allí por largo tiempo. Sin embargo, todo es diferente porque hemos encontrado a Jesús y hablado con Él.

Había una alegría simple y calma en nosotros, y una sensación muy profunda de ser amados por un amor que es más fuerte, mucho más fuerte que la muerte.

*

Henri Nouwen

Camino a casa. Un viaje espiritual, Lumen 1997

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

Aún así, el arco en la iglesia continúa doblándose

Martes, 3 de mayo de 2022

Breakfast_at_Dawn_webLa reflexión de hoy (III Domingo de Pascua), es del colaborador de Bondings 2.0 Michaelangelo Allocca, cuya breve biografía se puede encontrar haciendo clic aquí.

Las lecturas litúrgicas de hoy para el tercer domingo de Pascua se pueden encontrar aquí.

“¿Qué eres, un masoquista?” Nosotros, en la comunidad LGBTQ católica, a veces escuchamos esta pregunta de amigos no católicos bien intencionados, que se preguntan cómo podemos permanecer en una Iglesia que parece, en muchos sentidos, no querernos. Para obtener evidencia de que esto es común, no busque más allá de la guía de comentarios de este blog. No habría necesidad de una regla en contra de decirle a alguien que abandone la Iglesia, si esa sugerencia no se hiciera con frecuencia por la razón que mencioné al comienzo de este párrafo.

Esa pregunta me persigue cuando reflexiono sobre las lecturas de hoy. Siento una similitud entre nuestra comunidad y los Apóstoles en la primera lectura de hoy de Hechos 5. Con respecto al abuso y la persecución que experimentaron los Apóstoles, se nos dice que abandonaron el Sanedrín, “gozándose de haber sido hallados dignos de sufrir deshonra por por el bien del nombre.” ¿No deberíamos, como ellos, regocijarnos de ser encontrados dignos de sufrir la deshonra por el nombre de Jesús, quien siempre fue a los márgenes para encontrar a todos los que lo necesitaban, y siempre incluidos en lugar de excluidos? Y, sin embargo, ¿no es masoquista alegrarse del propio rechazo o persecución?

Tengo una reacción similar a la segunda lectura, de Apocalipsis, donde la hueste celestial canta: “Digno es el Cordero que fue inmolado, de recibir el poder y las riquezas (… completa el resto del Mesías de Haendel)”. Escucho, “sí, bueno: los que son asesinados son dignos de recibir, etc…” Pero luego el persistente “¿qué eres, masoquista?” la voz habla de nuevo: en realidad no dice que el Cordero es digno porque fue inmolado; y además, ¿desde cuándo soy el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo?

En definitiva, sigo creyendo que es espiritualmente saludable identificarse y consolarse con el sufrimiento de los Apóstoles, y del mismo Jesús, y finalmente alabar a Dios, que con las palabras del salmo de hoy, “no permitió que mi los enemigos se regocijan por mí.” El salmista nos recuerda que los perseguidores pueden tener la ventaja por un tiempo, pero que no tienen la última palabra.

Y entonces mi sentimiento no es masoquismo, sino esperanza. No en el sentido de optimismo barato del “después de todo, mañana será otro día” de Scarlett O’Hara, sino en el sentido de la virtud teológica que le dijo al Dr. Martin Luther King que “el arco del universo moral es largo, pero se inclina hacia la justicia.” Veo esta larga flexión en la Iglesia tratando, centímetro a centímetro, de ponerse al día con el amor nutritivo y acogedor de Jesús, y abandonar la necesidad similar a la del Sanedrín de controlar y obligar.

En ese frente, tenemos palabras alentadoras de dos prelados europeos. El cardenal Jean-Claude Hollerich de Luxemburgo le dijo recientemente a un entrevistador que consideraba que la enseñanza actual sobre la homosexualidad “ya no es correcta” y no se basa en la ciencia, y recomendó una “revisión fundamental de la doctrina”. Luego, el obispo Georg Bätzing, jefe de la conferencia episcopal alemana, también dijo a una revista que la enseñanza de la Iglesia debe cambiar. Y cuando le preguntaron si las relaciones entre personas del mismo sexo estaban permitidas, dijo: “Sí, está bien si se hace con fidelidad y responsabilidad. No afecta la relación con Dios”. Si bien algunos podrían argumentar que tales declaraciones son demasiado escasas y demasiado tardías, tengo la edad suficiente para recordar cuando el concepto de un obispo, no importa un cardenal, hablando así era inconcebible.

Y, sin embargo, la curvatura del arco es siempre lenta, solo pulgada a pulgada: poco después, el cardenal George Pell le dijo a otro entrevistador que estos dos obispos deberían ser reprendidos, tal vez incluso silenciados, por el Dicasterio para la Doctrina de la Fe. Me pregunto si Pell se dio cuenta de lo bien que funcionó un intento de silenciar a los Apóstoles (Hechos 5:27-28) cuando el sumo sacerdote “les dio órdenes de dejar de enseñar”, y continuaron haciéndolo aún más audazmente. Pell estuvo una vez en el consejo de cardenales asesores del Papa Francisco, y muchos todavía notan sus declaraciones.

Aún así, el arco continúa doblándose. ¿Fueron reprendidos los obispos queer-positivos? ¿Se echaron atrás o se retractaron? No, en cambio, hubo repetición con énfasis. El cardenal Reinhard Marx de Munich-Freising (irónicamente, la misma diócesis que una vez estuvo encabezada por un cardenal llamado Ratzinger) repitió el llamado de Hollerich y Bätzing a un cambio en la enseñanza de la iglesia y su respaldo a la santidad potencial en las relaciones entre personas del mismo sexo. Lo más sorprendente de todo es que también anunció que él mismo había bendecido a parejas del mismo sexo. Marx nunca mencionó a Pell, pero es sorprendente, y dudo que sea una coincidencia, que hiciera sus declaraciones solo dos semanas después del ataque de Pell a los otros dos obispos. Marx (a diferencia de Pell) sigue siendo miembro del consejo de cardenales asesores del Papa Francisco, lo que sugiere que la influencia del lado de Pell puede estar disminuyendo.

 Mi prueba final de que veo a través de la lente de la esperanza, no del masoquismo, se encuentra en el evangelio de hoy. Juan 21 contiene dos episodios distintos, unidos por la idea de liderazgo como alimentación, no dictado; cuidar, no dar órdenes. La tercera vez que Jesús se encuentra con los apóstoles después de la Resurrección, los encuentra de regreso en sus trabajos de pesca, como si sus experiencias con él no hubieran cambiado. Sin embargo, no comienza con “aclaremos algunas cosas” (lo cual, en el evangelio de Juan, podría no ser sorprendente), sino con “Ven y almorza”. Él los encuentra donde están, atiende sus necesidades y pacientemente los deja andar a tientas hacia la verdad.

Luego selecciona al que tenía más motivos para avergonzarse y arrepentirse, y lo pone a cargo. En caso de que aún no esté claro de qué lado se pone Jesús, la comisión viene como “apacienta mis corderos… apacienta mis ovejas… apacienta mis ovejas”, y no corregirlos, dominarlos, reprenderlos. Así es como Jesús entiende el liderazgo, y eso es todo lo que necesito para tener la esperanza de que las voces amorosas y acogedoras finalmente triunfen.

—Michael Ángel Allocca, 1 de mayo de 2022

Fuente New Ways Ministry

Biblia, Espiritualidad , , , , ,

Obispo alemán defiende camino sinodal contra críticas de prelados LGBTQ-negativos

Martes, 3 de mayo de 2022

Bätzing,_Dr._Georg_2009-08-30Un importante obispo de Alemania defiende el Camino Sinodal de ese país después de que decenas de obispos internacionales publicaran una carta abierta en la que critican el proceso, que ha sido bastante LGBTQ positivo en los borradores de los documentos.

A principios de este mes, 74 obispos de una variedad de naciones emitieron una carta contra el Camino Sinodal y su supuesto “potencial de cisma”, según el National Catholic Reporter.  Los signatarios dijeron que el proceso estableció un “ejemplo destructivo” que podría socavar la autoridad de la iglesia. Dice en parte:

“1. Al no escuchar al Espíritu Santo y al Evangelio, las acciones del Camino Sinodal socavan la credibilidad de la autoridad de la Iglesia, incluida la del Papa Francisco; antropología cristiana y moralidad sexual; y la confiabilidad de las Escrituras.

“2. Si bien muestran una pátina de ideas y vocabulario religiosos, los documentos del Camino sinodal alemán parecen inspirados en gran medida no por las Escrituras y la Tradición, que, para el Concilio Vaticano II, son “un único depósito sagrado de la Palabra de Dios”, sino por el análisis sociológico. e ideologías políticas contemporáneas, incluidas las de género. . .

“5. El proceso del Camino Sinodal, en casi cada paso, es el trabajo de expertos y comités: burocratizados, obsesivamente críticos e introspectivos. Por lo tanto, en sí mismo refleja una forma generalizada de esclerosis de la Iglesia e, irónicamente, adquiere un tono anti-evangélico. En su efecto, el Camino Sinodal muestra más sumisión y obediencia al mundo y a las ideologías que a Jesucristo como Señor y Salvador”.

El punto final que hacen los obispos es que el Camino Sinodal, en lugar de promover la sinodalidad, podría llevar a los católicos a desconfiar más del concepto al sembrar una mayor confusión.

Los firmantes de la carta, que eran principalmente de los EE. UU. y Tanzania, incluyeron algunas de las voces más negativas LGBTQ de la iglesia. Incluyen al cardenal Raymond Burke, ex de St. Louis, el arzobispo Samuel Aquila de Denver, el arzobispo Charles Chaput, ex de Filadelfia, el arzobispo Salvatore Cordileone de San Francisco, el obispo Robert McManus de Worcester, el obispo Thomas Paprocki de Springfield y otros. También firmó el cardenal George Pell, ex funcionario del Vaticano y arzobispo de Sydney.

En respuesta, el obispo Georg Bätzing de Limburg, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, emitió su propia carta rechazando las afirmaciones de que el Camino Sinodal estaba dañando la autoridad de la iglesia o conduciendo al cisma. NCR  informó:

“[Bätzing escribió: ‘Esta ocasión y contexto es particularmente importante para nosotros, pero, desafortunadamente, no se menciona en absoluto en su carta. Sin embargo, me sorprendería mucho si usted y los firmantes de la carta abierta no vieran la importancia de la necesidad de enfrentar la cuestión del abuso como iglesia y sacar consecuencias para la iglesia y sus estructuras”.

“El obispo Bätzing dijo que era importante hablar abiertamente sobre el poder y el abuso de poder en la iglesia.

“‘Disfrazarse eufemísticamente, como trata de hacer en su carta, realmente no ayuda’, dijo el obispo. “Lamentablemente, tal abuso de poder, también por parte de las autoridades episcopales, no es solo una cosa del pasado, sino que también está sucediendo en el presente y conduce a violaciones masivas de los derechos y la integridad personal de los fieles y religiosos. . .’”

Bätzing ha defendido recientemente las acciones de la iglesia alemana contra cartas críticas de la Conferencia Episcopal Nórdica y también de un destacado prelado polaco.

El debate sobre el Camino Sinodal claramente se está extendiendo mucho más allá de las fronteras de Alemania a medida que la oposición conservadora se organiza para tratar de detener un proceso que, entre otros avances, ha valorado a las personas LGBTQ y sus relaciones de manera bastante positiva. Los documentos preliminares que se están considerando en el Camino Sinodal incluyen llamados a la iglesia para que bendiga a las parejas del mismo género y reconsidere las enseñanzas sobre la homosexualidad. Que los prelados LGBTQ-negativos estén tan preocupados por estos elementos muestra el potencial de cambio hacia una iglesia inclusiva que tienen estas propuestas.

—Robert Shine (él/él), New Ways Ministry, 27 de abril de 2022

Fuente New Ways Ministry

General, Iglesia Católica , ,

Firebird: la historia de los amantes gay en la URSS

Martes, 3 de mayo de 2022

firebirdEsta coproducción estonio-británica, que se estrenó el año pasado pero que de repente ha cobrado relevancia tras la invasión rusa de Ucrania, examina algunas de las formas en que un aparato estatal represivo y homófobo marca a los ciudadanos con la vergüenza. Basada en una historia real según los créditos iniciales, el escenario es a finales de la década de 1970, cuando la Unión Soviética aún ocupaba las naciones bálticas.

El joven ruso de provincias Sergey Serebrennikov (interpretado por el actor británico Tom Prior, también uno de los coautores del guión, junto con el director estonio Peeter Rebane y el creador de la historia Sergey Fetisov) está haciendo su servicio nacional en una base del ejército en Estonia. Tiene un tímido flirteo con la bella local Luisa (Diana Pozharskaya), secretaria en la base de un oficial al mando, y es amigo de su compañero de litera Volodja (Jake Henderson).

Sin embargo, cuando a Serguéi le asignan una especie de ayudante de cámara para el elegante piloto de caza Roman Matvajev (el actor ucraniano Oleg Zagorodnii), la atracción entre los dos hombres se vuelve física y pronto se besan con discos de Tchaikovsky y se escapan a Tallin para ver una representación del Pájaro de Fuego de Igor Stravinsky, de ahí el nombre de la película.

Por desgracia, era una época en la que la homosexualidad estaba prohibida en el ejército soviético -aunque la situación actual no es mucho mejor- y una fuente anónima delata al oficial local del KGB, por lo que Sergey y Roman tienen que ocultar su amor. El servicio de Sergey llega a su fin, y se traslada a Moscú para formarse como actor, encontrando un círculo más bohemio que le permite mantener la puerta del armario entreabierta, si no del todo. Pasan algunos años y, al estilo del clásico melodrama, Roman vuelve a aparecer, incapaz de abandonar a Sergey (como dicen en Brokeback Mountain), aunque entretanto se haya casado y haya tenido un hijo.

En última instancia, es una historia bastante triste, no muy diferente de Brokeback, dada la ambientación de época y el tema del amor oculto. Pero el director Rebane, aunque bastante competente, no es Ang Lee. Prior y Zagorodnii tienen ciertamente una química romántica, pero los diálogos son a menudo un poco rígidos y hay algo extraño en las películas en las que los personajes hablan en inglés en lugar del idioma en el que se supone que hablan, en este caso el ruso. Se puede entender por qué los cineastas decidieron hacerlo así, pero hace que la película parezca anticuada y torpe. Es una pena, porque la exploración de la película sobre el amor, el coraje y el precio de decir la verdad es tan oportuna como siempre, y especialmente para los rusos.

Fuente Cromosomax

Cine/TV/Videos, General, Historia LGTBI , , , , , , , , ,

¿Es Canadá realmente un país abanderado de los derechos de las personas refugiadas LGTBI?

Martes, 3 de mayo de 2022

A6CD7511-F990-48C7-8960-8731875F0F01Las experiencias traumáticas a las que se enfrentan las personas refugiadas LGTBI en sus países de origen -desde amenazas de muerte hasta el encarcelamiento e incluso la tortura- hacen probable que sufran un trastorno de estrés postraumático, afirma Kelly Ernst, presidenta de la Fundación Fin del Arco Iris de Alberta. Y hacerles revivir este trauma durante el proceso de inmigración puede provocar una nueva traumatización.

Anna Charbonneau, educadora de la Brújula LGTBI+ de Montreal, dice: “Al tener que responder a preguntas espinosas relacionadas con la persecución por la que pasaron, reabren estas heridas”.

Cada año, las personas refugiadas perseguidas por su orientación sexual, identidad y expresión de género (SOGIE) lo dejan todo para ir a Canadá, donde esperan encontrar seguridad. Las relaciones entre personas del mismo sexo siguen siendo ilegales en 71 jurisdicciones, mientras que 15 estados criminalizan la identidad y la expresión de las personas transgénero, como se puede ver en el siguiente sitio. Aunque los viajes de las personas refugiadas LGTBI están llenos de escollos, sus problemas están lejos de terminar cuando llegan a Canadá.

Tanto en las audiencias de la Junta Directiva de Inmigración y Refugiados (IRB) como en las entrevistas de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), se presiona a los solicitantes de asilo para que aporten pruebas tanto de ser LGTBI+ como de ser perseguidos por ello.

Mohamad Altasseh, que ha pasado por la determinación de la condición de refugiado del ACNUR, dice que es profundamente intimidante.

Pero demostrar la identidad y la expresión sexual y de género de uno puede ser muy difícil.

“No hay ningún papel que diga que eres lesbiana, gay o bisexual”, dice Charbonneau, y añade que también puede ser difícil explicar la propia orientación sexual, la identidad y la expresión de género a un público canadiense.

“En su país, pueden utilizar términos diferentes o puede que ni siquiera tengan palabras para ello”, explica. “Contar mi historia una y otra vez fue duro”, dice Altasseh. “Me sentía muy vulnerable y muy desnuda”.

Además, dice Ernst, algunas de las preguntas que se hacen durante las audiencias del CEI pueden ser inapropiadas, ya que obligan a los demandantes “a responder a preguntas muy punzantes sobre el comportamiento sexual”.

Otro problema, según Ernst, es que los demandantes LGTBI+ de Canadá suelen tener que esperar dos años o más antes de la audiencia. Mientras tanto, no pueden acceder a los servicios lingüísticos básicos y de conciliación.

Añade que son frecuentes los retrasos en el tiempo de tramitación de los permisos de trabajo de las personas refugiadas, lo que significa que tienen que encontrar otros medios para comer y tener un techo.

Ernst afirma que las personas refugiadas LGTBI sufren una doble discriminación por ser LGTBI+ y pertenecer a una comunidad racializada, lo que a menudo hace que se les deniegue la vivienda y otros servicios. Puedes encontrar un informe al respecto aquí.

Según Horst Backé, de ROAR Refugee, en la isla de Vancouver, pueden enfrentarse a la homofobia y la transfobia en Canadá. “Una persona transgénero me dijo que nunca se había sentido tan insegura como al caminar por algunas de las calles principales de Vancouver”, dijo.

Además de estos obstáculos, Backé afirma que las personas refugiadas LGTBI se enfrentan generalmente a un intenso aislamiento social, que se ha visto aún más amplificado por la pandemia.

Las personas LGTBI+ no tienen familia. Muy a menudo huyen de ella”, señala Backé. También tienen grandes dificultades para conectar con su comunidad etnocultural y/o religiosa en Canadá. “Les preocupa que las personas de las entidades tengan una visión del mundo similar a la de los lugares de los que huyen”, explica.

Abeer, que sólo proporcionó su nombre de pila por motivos de seguridad, es una refugiada lesbiana de 23 años procedente de Arabia Saudí, que llegó a Canadá en 2020 como parte del Programa de Refugiados Asistidos por el Gobierno (GAR). Tras la cuarentena obligatoria, fue enviada a una casa de acogida en Ottawa, donde las personas refugiadas esperan un alojamiento a más largo plazo.

“Mi asistente social me dijo que no sería mucho tiempo; quizá una o dos semanas. Pero creo que se olvidó de mí”, cuenta. “Me quedé en el refugio durante dos meses sin dinero, sin nada. Sólo tenía cuatro prendas de ropa”.

Estar en el limbo de la casa de acogida fue un reto mental para Abeer, que ya sufría depresión como consecuencia de experiencias traumáticas. “Me quedaba allí sin hacer nada”, dice. “Sentía que estaba en la cárcel”.

Como persona LGTBI+, Abeer también se sentía muy aislada en la casa de acogida. Dice que los demás solicitantes de asilo eran homófobos y transfóbicos, y que se negaban a contestarle o a reconocerla.

Tras varias semanas de espera sin saber por qué, Abeer volvió a ver a su asistente social. Le dijo que le estaban buscando una habitación en un centro compartido.

Abeer pidió un lugar propio, ya que vivir con otras personas formaba parte de su trauma y contribuiría a empeorar su depresión. Pero incluso después de mostrar una nota médica de su psiquiatra, éste hizo oídos sordos.

Sin ningún apoyo, la salud mental de Abeer siguió deteriorándose hasta que intentó suicidarse.

Finalmente, encontró un apartamento de soltera para ella. Pero empezar una nueva vida seguía siendo difícil, ya que la casa de acogida no le había proporcionado ningún recurso.

“En aquel momento necesitaba información, como ¿qué es un número de seguro social? ¿Dónde puedo encontrar un médico de familia? ¿Dónde puedo asistir a clases de inglés?”, dice la joven, que tuvo que averiguarlo todo por sí misma. También desearía que la hubieran dirigido a entidades LGTBI+ para poder conectar con la comunidad queer.

En respuesta a esta falta de apoyo, varias entidades sin ánimo de lucro de todo Canadá han desarrollado una serie de recursos para las personas refugiadas LGTBI. Por ejemplo, una iniciativa de Max Ottawa llamada “Queerspora”, ofrece recursos de salud sexual y mental para los recién llegados a los que les gustan los hombres, explica Altasseh, que trabaja para la entidad.

En cuanto al proyecto Brújula LGTBI+, proponen reuniones de preparación psicológica para la audiencia, además de varias actividades que pretenden romper el aislamiento social, dice Charbonneau. El programa también ofrece formación para sensibilizar a los abogados y proveedores de servicios sobre las realidades a las que se enfrentan las personas refugiadas LGTBI.

Abeer afirma que contratar a personas queer en la casa de acogida, o al menos educar a los asistentes sociales sobre los retos particulares de las personas LGTBI+, supondrá una gran diferencia.

Otras entidades, como ROAR Refugee, apadrinan de forma privada a las personas refugiadas recaudando fondos para cubrir sus necesidades durante un año.

“También les hacemos sentir bienvenidos. Les damos orientación y les ayudamos a conectar con una comunidad más amplia”, dice Backé.

Su esperanza es que haya más patrocinios privados, que según él ofrecen una ayuda de mayor calidad que el patrocinio gubernamental.

Fuente: The Star, vía KifKif

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sobrevivió a un intento de transfeminicidio en CDMX y policías la intimidaron para no denunciar

Martes, 3 de mayo de 2022

hotel-cdmxUna trabajadora sexual sufrió un ataque en un hotel en el centro de Ciudad de México. Denuncian que policías liberaron al agresor y la intimidaron para que no lo denunciara.

Por Georgina G. Alvarez
Patricio Oliver

CIUDAD DE MÉXICO, México. La noche del 22 de abril una mujer trans trabajadora sexual sufrió un intento de transfeminicidio en un hotel ubicado en el centro de la Ciudad de México. Un cliente la agredió e hirió con un arma punzocortante. Trabajadoras sexuales de la zona y defensoras de derechos humanos respondieron al llamado de apoyo y denuncian que la policía intimidó a la joven para inhibir su derecho a la seguridad y justicia, y dejaron en libertad a su agresor. Por su seguridad, Presentes reserva el nombre de la mujer atacada. La noticia fue confirmada por las dos organizaciones que acompañaron a la víctima.

“La compañera comentó que sintió que en algún momento él la iba a matar. Nos contó que empezaron a discutir, el tipo la empezó a golpear y atacar. Le puso la almohada en la cara, ella volteó la cabeza para poder respirar, se defendió y lo aventó con sus piernas. Escapó, gritó y la auxiliaron”, narró a Presentes Victoria Sámano, fundadora de LLECA. Se trata de una colectiva que trabaja con poblaciones callejeras LGBT+. Victoria fue una de las personas que acompañó a la joven esa noche.

Rocío Suárez es coordinadora del Centro de Apoyo a las Identidades Trans (CAIT). Contó en entrevista con esta agencia que la joven fue herida en su cuello y abdomen con un arma punzocortante “sin llegar a causar daño en órganos”. Además, señaló que policías de la patrulla MX-132-D2 del sector Buenavista de la Secretaría de Seguridad Ciudadana intimidaron a la mujer para que no denunciara a su atacante.

Intimidación a trabajadoras sexuales

La actuación policial, sobre todo con trabajadoras sexuales, tiene un patrón de intimidación. La policía empezó a limitar la denuncia al señalar que ella iba en calidad de “detenida” intentando justificar que el agresor fue un adulto mayor que también traía lesiones”, señaló Suárez.

También aclara: tener más de 60 años no justifica su agresión. “Además, como sucedió en un hotel donde trabajadoras sexuales viven y trabajan (incluída la joven que sobrevivió esa violencia), la policía la intimidó diciendo que eso podría traerle problemas en el sentido de que pudieran clausurar el hotel para investigarlo”.

En México la intimidación por parte de la policía contra mujeres trabajadoras sexuales no es un hecho aislado. Tan solo en la Ciudad de México el 64.9% de las mujeres trabajadoras sexuales han sido violentadas por alguna autoridad y solo el 22% han levantado una denuncia, de acuerdo a la encuesta Trabajo Sexual, derechos y no discriminación, elaborada en 2019 por el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (COPRED).

Otro dato: las mujeres trans son el grupo que más desconfía en las autoridades de justicia. Así lo indican datos del Diagnóstico nacional sobre discriminación hacia personas LGBTI, elaborado por Fundación Arcoíris y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas. Allí afirman que las razones más comunes por las que las personas LGBTI en México no denuncian son desconfianza; impunidad, miedo. Por temor a ser culpadas por el hecho e incluso porque les han recomendado no hacerlo. El documento señala que al momento de denunciar se enfrentan a violencias, discriminación e invisibilización de su identidad como personas LGBTI+.

“La intimidaron para no denunciar”

Victoria Sámano cuenta que cuando llegó al lugar, el atacante estaba dentro de la patrulla MX-132-D2, mientras los paramédicos atendían las heridas de la joven.

Sámano notó que la víctima estaba “muy angustiada” porque “los policías la amedrentaron con llevarla en calidad de detenida y la intimidaron para no denunciar (…) Decía que ‘y mis cosas quién las va a cuidar, si no tengo un lugar dónde trabajar cómo voy a comer, voy a perderlo todo’. De verdad estaba muy preocupada”. Y es que, la joven también vive en el hotel donde fue atacada.

Sámano y Esther (defensora de derechos humanos y trabajadora sexual que también acompañó a la joven), intentaron que no se la llevaran detenida. No lo lograron. Los policías les indicaron que la presentarían ante la Agencia 50 del Ministerio Público de la Fiscalía de la Ciudad de México, a tres kilómetros del hotel donde sucedieron los hechos.

“Los policías no siguieron los protocolos”

Cuando Victoria y Esther llegaron a la Agencia del Ministerio Público para brindar el acompañamiento, el policía de la puerta les dijo a secas: “ya se fue, otorgó el perdón”.

Rocío Suárez destaca: es importante señalar que el perdón debe ir entrecomillado debido al contexto de intimidación policial. “Creemos que nuevamente antes de llegar al MP (Ministerio Público) pudo ser intimidada en la patrulla para no denunciar. Sabemos que nunca entró al MP, sabemos que los policías liberaron al agresor y que a ella ni siquiera la regresaron al hotel, tuvo que volver por sus medios”.

De acuerdo al Código Penal de la Ciudad de México el perdón debe otorgarse ante el Ministerio Público. Así lo indica: “se extingue la pretensión punitiva respecto a los delitos que se persiguen por querella (como algunos tipos de lesiones), siempre que el perdón del ofendido se conceda ante el Ministerio Público si éste no ha ejercitado la acción penal, o ante el órgano jurisdiccional antes de que cause ejecutoria la sentencia”.

También señala, en su artículo 138, que las lesiones calificadas son aquellas que se cometan con: “ventaja, traición, alevosía, retribución, por el medio empleado, saña, en estado de alteración voluntaria u odio”. En ésta última agravante se toma en cuenta la identidad de género, ocupación o actividad de la víctima, entre otras. 

“Los policías incumplieron los protocolos. Es grave porque son los primeros respondientes ante cualquier situación. Valoran, trasladan, hacen el primer reporte, resguardan las evidencias (…) Su actuar va en contra de los protocolos de atención a casos que involucran a personas de la diversidad sexual, tan solo por decir uno de los protocolos que incumplen. Y sin mencionar el protocolo ante una denuncia porque es el MP quien en función de cómo clasifique el delito que se hace lo correspondiente, ya sea por querella —que aplica para algunos tipos de lesiones— o por intento de homicidio”.

De acuerdo a la explicación de Rocío Suárez, la policía inhibió los derechos de seguridad y acceso a la justicia de esta mujer.

Advierte: “esta situación tiene conexión con otros hechos que se han dado, por mencionar el propio intento de feminicidio que vivió Natalia (Natalia Lane, defensora de los derechos humanos y trabajadora sexual); el asesinato de una trabajadora sexual cis hace apenas ochos días. Son hechos que fomentan la impunidad. Dan también un mensaje de que es fácil agredir a una persona trans, a una persona trabajadora sexual y que esto no va a tener ninguna consecuencia.

“El Estado es el responsable del actuar de la policía”

Ante el actuar de los policías, el Centro de Apoyo a las Identidades Trans solicitará una reunión con la Secretaría de Ciudadana de la Ciudad de México, con el fin de evidenciar que «no son hechos aislados». Y que hay una actuación de la policía «que va en contra del acceso a la seguridad y la justicia”.

Además, buscarán a la compañera que vivió el ataque con el fin de reiterar su acompañamiento y apoyo. Rocío compartió que la Fiscalía de Feminicidios de la ciudad la contactó para hacerle saber que la mujer sobreviviente del intento de transfeminicidio puede realizar ahí la denuncia por la agresión que sufrió. También levantar una queja por las acciones de los policías ante la Comisión local de Derechos Humanos. 

“En función de la reunión con la Secretaría queremos reiterar que el Estado es el responsable del actuar de la policía. No es la falta de un policía, es la falta de la institución que sus elementos no cumplen los protocolos que existen”, puntualizó la activista.

Rocío Suárez reiteró que más allá de las capacitaciones, para mejorar los protocolos es necesario el trabajo conjunto entre instituciones. Desde el CAIT han propuesto la reactivación de Abogadas de las Mujeres, una estrategia adscrita a la Secretaría de las Mujeres àra asesorar y acompañar a mujeres a iniciar una carpeta de investigación, comparecer ante el Ministerio Público y tramitar medidas de protección. Considera que la creación de una área específica dentro de la Fiscalía que atienda a las trabajadoras sexuales “podría redundar en que las poblaciones puedan denunciar. Y convertirse en un factor decisivo para inhibir actos de discriminación”.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.