Inicio > General, Homofobia/ Transfobia., Islam > ¿Es Canadá realmente un país abanderado de los derechos de las personas refugiadas LGTBI?

¿Es Canadá realmente un país abanderado de los derechos de las personas refugiadas LGTBI?

Martes, 3 de mayo de 2022

A6CD7511-F990-48C7-8960-8731875F0F01Las experiencias traumáticas a las que se enfrentan las personas refugiadas LGTBI en sus países de origen -desde amenazas de muerte hasta el encarcelamiento e incluso la tortura- hacen probable que sufran un trastorno de estrés postraumático, afirma Kelly Ernst, presidenta de la Fundación Fin del Arco Iris de Alberta. Y hacerles revivir este trauma durante el proceso de inmigración puede provocar una nueva traumatización.

Anna Charbonneau, educadora de la Brújula LGTBI+ de Montreal, dice: “Al tener que responder a preguntas espinosas relacionadas con la persecución por la que pasaron, reabren estas heridas”.

Cada año, las personas refugiadas perseguidas por su orientación sexual, identidad y expresión de género (SOGIE) lo dejan todo para ir a Canadá, donde esperan encontrar seguridad. Las relaciones entre personas del mismo sexo siguen siendo ilegales en 71 jurisdicciones, mientras que 15 estados criminalizan la identidad y la expresión de las personas transgénero, como se puede ver en el siguiente sitio. Aunque los viajes de las personas refugiadas LGTBI están llenos de escollos, sus problemas están lejos de terminar cuando llegan a Canadá.

Tanto en las audiencias de la Junta Directiva de Inmigración y Refugiados (IRB) como en las entrevistas de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), se presiona a los solicitantes de asilo para que aporten pruebas tanto de ser LGTBI+ como de ser perseguidos por ello.

Mohamad Altasseh, que ha pasado por la determinación de la condición de refugiado del ACNUR, dice que es profundamente intimidante.

Pero demostrar la identidad y la expresión sexual y de género de uno puede ser muy difícil.

“No hay ningún papel que diga que eres lesbiana, gay o bisexual”, dice Charbonneau, y añade que también puede ser difícil explicar la propia orientación sexual, la identidad y la expresión de género a un público canadiense.

“En su país, pueden utilizar términos diferentes o puede que ni siquiera tengan palabras para ello”, explica. “Contar mi historia una y otra vez fue duro”, dice Altasseh. “Me sentía muy vulnerable y muy desnuda”.

Además, dice Ernst, algunas de las preguntas que se hacen durante las audiencias del CEI pueden ser inapropiadas, ya que obligan a los demandantes “a responder a preguntas muy punzantes sobre el comportamiento sexual”.

Otro problema, según Ernst, es que los demandantes LGTBI+ de Canadá suelen tener que esperar dos años o más antes de la audiencia. Mientras tanto, no pueden acceder a los servicios lingüísticos básicos y de conciliación.

Añade que son frecuentes los retrasos en el tiempo de tramitación de los permisos de trabajo de las personas refugiadas, lo que significa que tienen que encontrar otros medios para comer y tener un techo.

Ernst afirma que las personas refugiadas LGTBI sufren una doble discriminación por ser LGTBI+ y pertenecer a una comunidad racializada, lo que a menudo hace que se les deniegue la vivienda y otros servicios. Puedes encontrar un informe al respecto aquí.

Según Horst Backé, de ROAR Refugee, en la isla de Vancouver, pueden enfrentarse a la homofobia y la transfobia en Canadá. “Una persona transgénero me dijo que nunca se había sentido tan insegura como al caminar por algunas de las calles principales de Vancouver”, dijo.

Además de estos obstáculos, Backé afirma que las personas refugiadas LGTBI se enfrentan generalmente a un intenso aislamiento social, que se ha visto aún más amplificado por la pandemia.

Las personas LGTBI+ no tienen familia. Muy a menudo huyen de ella”, señala Backé. También tienen grandes dificultades para conectar con su comunidad etnocultural y/o religiosa en Canadá. “Les preocupa que las personas de las entidades tengan una visión del mundo similar a la de los lugares de los que huyen”, explica.

Abeer, que sólo proporcionó su nombre de pila por motivos de seguridad, es una refugiada lesbiana de 23 años procedente de Arabia Saudí, que llegó a Canadá en 2020 como parte del Programa de Refugiados Asistidos por el Gobierno (GAR). Tras la cuarentena obligatoria, fue enviada a una casa de acogida en Ottawa, donde las personas refugiadas esperan un alojamiento a más largo plazo.

“Mi asistente social me dijo que no sería mucho tiempo; quizá una o dos semanas. Pero creo que se olvidó de mí”, cuenta. “Me quedé en el refugio durante dos meses sin dinero, sin nada. Sólo tenía cuatro prendas de ropa”.

Estar en el limbo de la casa de acogida fue un reto mental para Abeer, que ya sufría depresión como consecuencia de experiencias traumáticas. “Me quedaba allí sin hacer nada”, dice. “Sentía que estaba en la cárcel”.

Como persona LGTBI+, Abeer también se sentía muy aislada en la casa de acogida. Dice que los demás solicitantes de asilo eran homófobos y transfóbicos, y que se negaban a contestarle o a reconocerla.

Tras varias semanas de espera sin saber por qué, Abeer volvió a ver a su asistente social. Le dijo que le estaban buscando una habitación en un centro compartido.

Abeer pidió un lugar propio, ya que vivir con otras personas formaba parte de su trauma y contribuiría a empeorar su depresión. Pero incluso después de mostrar una nota médica de su psiquiatra, éste hizo oídos sordos.

Sin ningún apoyo, la salud mental de Abeer siguió deteriorándose hasta que intentó suicidarse.

Finalmente, encontró un apartamento de soltera para ella. Pero empezar una nueva vida seguía siendo difícil, ya que la casa de acogida no le había proporcionado ningún recurso.

“En aquel momento necesitaba información, como ¿qué es un número de seguro social? ¿Dónde puedo encontrar un médico de familia? ¿Dónde puedo asistir a clases de inglés?”, dice la joven, que tuvo que averiguarlo todo por sí misma. También desearía que la hubieran dirigido a entidades LGTBI+ para poder conectar con la comunidad queer.

En respuesta a esta falta de apoyo, varias entidades sin ánimo de lucro de todo Canadá han desarrollado una serie de recursos para las personas refugiadas LGTBI. Por ejemplo, una iniciativa de Max Ottawa llamada “Queerspora”, ofrece recursos de salud sexual y mental para los recién llegados a los que les gustan los hombres, explica Altasseh, que trabaja para la entidad.

En cuanto al proyecto Brújula LGTBI+, proponen reuniones de preparación psicológica para la audiencia, además de varias actividades que pretenden romper el aislamiento social, dice Charbonneau. El programa también ofrece formación para sensibilizar a los abogados y proveedores de servicios sobre las realidades a las que se enfrentan las personas refugiadas LGTBI.

Abeer afirma que contratar a personas queer en la casa de acogida, o al menos educar a los asistentes sociales sobre los retos particulares de las personas LGTBI+, supondrá una gran diferencia.

Otras entidades, como ROAR Refugee, apadrinan de forma privada a las personas refugiadas recaudando fondos para cubrir sus necesidades durante un año.

“También les hacemos sentir bienvenidos. Les damos orientación y les ayudamos a conectar con una comunidad más amplia”, dice Backé.

Su esperanza es que haya más patrocinios privados, que según él ofrecen una ayuda de mayor calidad que el patrocinio gubernamental.

Fuente: The Star, vía KifKif

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.