Archivo

Archivo para Domingo, 19 de junio de 2016

El que quiera seguirme…

Domingo, 19 de junio de 2016
jesus_jovenes
Al pasar vio a Leví, el de Alfeo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice:
«Sígueme».
Él se levantó y le siguió.
(Mc 2, 14).

*

Tú eres el Mesías de Dios… El Hijo del hombre tiene que padecer mucho… Él se levantó y le siguió.

*

“Resulta natural en los periodos de renovación eclesiástica que la sagrada Escritura se nos vuelva mucho más rica. Tras las indispensables órdenes del día y consignas de combate de las controversias eclesiásticas, bullen una búsqueda e investigación intensas referentes a lo único que nos interesa: Jesucristo mismo. ¿Qué ha querido decirnos Jesús? ¿Qué quiere hoy de nosotros? ¿Cómo nos ayuda hoy a ser cristianos fieles?

En definitiva, lo importante para nosotros no es lo que quiere este o aquel hombre de Iglesia, sino saber lo que quiere Jesús. Cuando acudimos a la predicación deseamos oír sus propias palabras. No sólo por interés personal, sino pensando también en todos los hombres para los que la Iglesia y su mensaje se han vuelto extraños. Estamos firmemente persuadidos de que serían otros hombres completamente distintos los que escucharían la Palabra, y otros hombres completamente distintos los que se apartarían de ella, si Jesús mismo y Jesús solo, con su palabra, se encontrase en medio de nosotros en la predicación.”

*

Dietrich Bonhoeffer
El Precio de la Gracia. Ed. Sígueme, 1968n

bonhoeffer2

***

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó:

“¿Quién dice la gente que soy yo?”

Ellos contestaron:

“Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.”

Él les preguntó:

“Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?

Pedro tomó la palabra y dijo:

“El Mesías de Dios.

Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió:

“El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.”

Y, dirigiéndose a todos, dijo:

“El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará.”

*

Lucas 9, 18-24

***

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

“Creemos en Jesús”. 12 Tiempo ordinario – C (Lucas 9,18-24)

Domingo, 19 de junio de 2016

12-TO-300x279Las primeras generaciones cristianas conservaron el recuerdo de este episodio evangélico como un relato de importancia vital para los seguidores de Jesús. Su intuición era certera. Sabían que la Iglesia de Jesús debería escuchar una y otra vez la pregunta que un día hizo Jesús a sus discípulos en las cercanías de Cesárea de Filipo: «Vosotros, quién decís que soy yo?».

Si en las comunidades cristianas dejamos apagar nuestra fe en Jesús, perderemos nuestra identidad. No acertaremos a vivir con audacia creadora la misión que Jesús nos confió; no nos atreveremos a enfrentarnos al momento actual, abiertos a la novedad de su Espíritu; nos asfixiaremos en nuestra mediocridad.

No son tiempos fáciles los nuestros. Si no volvemos a Jesús con más verdad y fidelidad, la desorientación nos irá paralizando; nuestras grandes palabras seguirán perdiendo credibilidad. Jesús es la clave, el fundamento y la fuente de todo lo que somos, decimos y hacemos. ¿Quién es hoy Jesús para los cristianos?

Nosotros confesamos, como Pedro, que Jesús es el «Mesías de Dios», el Enviado del Padre. Es cierto: Dios ha amado tanto al mundo que nos ha regalado a Jesús. ¿Sabemos los cristianos acoger, cuidar, disfrutar y celebrar este gran regalo de Dios? ¿Es Jesús el centro de nuestras celebraciones, encuentros y reuniones?

Lo confesamos también «Hijo de Dios». Él nos puede enseñar a conocer mejor a Dios, a confiar más en su bondad de Padre, a escuchar con más fe su llamada a construir un mundo más fraterno y justo para todos. ¿Estamos descubriendo en nuestras comunidades el verdadero rostro de Dios encarnado en Jesús? ¿Sabemos anunciarlo y comunicarlo como una gran noticia para todos?

Llamamos a Jesús «Salvador» porque tiene fuerza para humanizar nuestras vidas, liberar nuestras personas y encaminar la historia humana hacia su verdadera y definitiva salvación. ¿Es esta la esperanza que se respira entre nosotros? ¿Es esta la paz que se contagia desde nuestras comunidades?

Confesamos a Jesús como nuestro único «Señor». No queremos tener otros señores ni someternos a ídolos falsos. Pero ¿ocupa Jesús realmente el centro de nuestras vidas? ¿Le damos primacía absoluta en nuestras comunidades? ¿Lo ponemos por encima de todo y de todos? ¿Somos de Jesús? ¿Es él quien nos anima y hace vivir?

La gran tarea de los cristianos es hoy aunar fuerzas y abrir caminos para reafirmar mucho más la centralidad de Jesús en su Iglesia. Todo lo demás viene después.

José Antonio Pagola

Biblia, Espiritualidad , , , ,

“Tú eres el Mesías de Dios. El Hijo del hombre tiene que padecer mucho”. Domingo 19 de junio de 2016 12º Ordinario

Domingo, 19 de junio de 2016

37-ordinarioC12 cerezoLeído en Koinonia:

Zacarías 12, 10-11; 13, 1: Mirarán al que atravesaron.
Salmo responsorial: 62: Mi alma está sedienta de ti, Señor, Dios mío.
Gálatas 3, 26-29: Los que habéis sido bautizados os habéis revestido de Cristo.
Lucas 9, 18-24: Tú eres el Mesías de Dios. El Hijo del hombre tiene que padecer mucho

La primera lectura hace referencia a los tiempos mesiánicos. “Derramaré sobre la casa de David un espíritu de gracia y oración. Y mirarán al que traspasaron” y llorarán como quien llora a un primogénito. El “traspasado” recuerda al Siervo de Yahveh, figura de Cristo en su Pasión. San Juan concluye la crucifixión de Jesús diciendo: “para que se cumplan las Escrituras: mirarán al que traspasaron”. Dios concede la conversión del corazón por medio de una víctima que es Cristo, el Siervo paciente; su cuerpo traspasado se mirará con la mirada salvadora de la fe.

En la segunda lectura de hoy, el tema de la ley mosaica como innecesaria y abolida después de la venida de Cristo, pues la fe en él es lo que nos justifica ante Dios, es el problema básico de la carta a los Gálatas, en que Pablo responde a los judeocristianos que no acertaban a desprenderse de las formas judaizantes y que veían con recelo la doctrina y la praxis del apóstol.

Por eso, después de afirmar la función transitoria y pedagógica de la Ley, afirma Pablo el paso a la realización actual de las promesas en la venida de Cristo y en la fe del Evangelio. Cristo es el acontecimiento decisivo de la historia de salvación; por la fe en él y por el bautismo somos constituidos todos en hijo de Dios, somos justificados. Al decir todos acentúa Pablo que no solamente los judíos, sino también las demás razas y pueblos.

En cuanto al Evangelio, tres partes componen la lectura: 1) la confesión mesiánica de Pedro (vv. 18-21); 2) el primer anuncio de la Pasión (v. 22); Lucas ha omitido la reprimenda que Jesús dirige a Pedro, cuando éste, ante el anuncio de la Pasión, se opone a ello; 3) las condiciones para el seguimiento de Cristo (vv. 23-24)

Lucas es el único que nota significativamente la oración de Jesús que precede la confesión de mesianidad y al anuncio de la Pasión (v. 18). Como la figura del Mesías en la mente de los apóstoles estaba teñida de triunfalismos terrenos, Jesús les educa en ese gran misterio del Reino: su propia Pasión y Muerte (v. 22). Sigue finalmente un pasaje que nos recuerda el discurso apostólico de Mt. 10: condiciones que Jesús pide a sus seguidores: abnegación, disponibilidad absoluta y sufrimiento efectivo (vv. 23-24).

Si queremos ir con Jesús tenemos que aceptar sus condiciones y entenderlas como él las entiende. Negarse a sí mismo equivale a “no tener nada que ver” con la persona de la que se reniega. Negarse a sí mismo es descentrarse, no ser ya el centro de su propio proyecto (no es un negarse por negarse, en plan de un masoquismo que valora el auto-sufrimiento, no es eso). Es poner la vida entera al servicio del otro, en este caso el proyecto de Jesús. A esto Jesús le llama perder la vida por él. Y quien lo haga así “ganará”, salvará su vida. La condición que pone Jesús para seguirle no pretende quitarnos valor sino orientar nuestras energías y valores a la construcción del Reino que él inició negándose, también Él, a sí mismo, para cumplir en todo la voluntad del Padre.

¿En qué consiste, qué significa la metáfora de «cargar con la cruz»? ¿Es acaso soportarlo todo sin chistar como si toda contrariedad nos la mandara Dios mismo? ¿Es someterse al dolor por el dolor, como si el dolor fuera un valor en sí mismo? Algo –o demasiado– de esto lo hemos entendido así y no tiene nada que ver con la condición que pone Jesús para que sigamos sus pasos. Jesucristo quiere decir que todos los discípulos tienen que estar dispuestos a vivir de la misma manera que él vivió, aun sabiendo que este estilo de vida les va a acarrear la persecución y quizá la muerte. Esa es la cruz de Jesús y también debe ser la nuestra. No nos inventemos cruces a la medida, no las busquemos ni nos preocupemos demasiado por ellas. Sigamos los pasos de Jesús y otros nos las pondrán encima antes de lo que pensamos. Como dijo aquella bella expresión de los «carteles Eucaristía»: «Busca la Verdad; la Cruz, ya te la pondrán». Leer más…

Biblia, Espiritualidad , , , ,

Dom. 19.6.16. El precio de ser Cristo: Quien quiera ser Cristiano tome…

Domingo, 19 de junio de 2016

meme1428000780pcDel blog de Xabier Pikaza:

Dom 12. Tiempo ordinario, ciclo C. Lucas 9, 18-24 Domingo de la confesión y del seguimiento:

Éste es el domingo de Pedro que dice a Jesús ¡Tú eres el Cristo! pensando quizá que con eso ha resuelto la vida, pues tiene un buen “amo” para darle privilegios.

Éste es el domingo de Jesús que dice: El Hijo del Hombre tiene que padecer mucho, descubriendo lo que significa ser Cristo.

Estaba Jesús buscando su camino desde Dios, su camino de los hombres, en medio de un “mundo” que se volvía hostil al evangelio. Estaba descubriendo a Dios, por eso oraba y por eso pidió ayuda a sus amigos.

Estaba orando, rodeado de discípulos a quienes preguntó qué pensaban de su “oficio” y su camino. Pedro contestó que era el Cristo… como si estuviera dispuesto a seguirle

Pensaba Pedro bien, había reconocido que Jesús era el Mesías de Dios, pero no sabía aún lo que eso significaba. Por eso, Jesús le (les) mandó que guardaran silencio, mientras se abría el arco iris de su luz… Y ese arco iris se sigue abriendo para él y para todos. Buen día de domingo, amigos.

Texto (Lc 9, 18-24)

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó: “¿Quién dice la gente que soy yo?” Ellos contestaron: “Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.”
Él les preguntó: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?” Pedro tomó la palabra y dijo: “El Mesías de Dios.” Él les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió: “El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.”
Y, dirigiéndose a todos, dijo: “El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará.”

COMENTARIO

Parece evidente que, en un primer momento, la respuesta de Pedro es más exacta que aquella que han dado los de fuera, pues Jesús era el verdadero Cristo, es decir, el enviado salvador que debe reconstruir la identidad israelita, en clave de triunfo nacional, liberación social y plenitud humana, haciendo de esa forma que se cumplan las profecías bíblicas.

a. Confesión de Pedro

El sentido de esta confesión de Pedro y la respuesta de Jesús, que le impone silencio y se presenta como Hijo de Hombre, marca desde aquí todo el despliegue del evangelio. Ciertamente, la confesión de Jesús como Cristo ha cristalizado de un modo especial tras la pascua; pero todo nos permite suponer que Pedro (y otros discípulos) han visto a Jesús de esa manera y le han seguido pensando él va a manifestarse como Cristo triunfador. T

Pedro ha llamado a Jesús Cristo, y al hacerlo, ha querido situar su obra en el ámbito de las promesas y esperanzas mesiánicas de Israel. De esa forma ha reconocido el poder de Jesús y le ha visto como alguien que tiene facultades para realizar algo que los otros son incapaces de iniciar y culminar. Al llamarle Cristo le ha dicho que ha llegado la hora y le ha pedido que ponga esas facultades al servicio del triunfo nacional, que empiece ya su obra verdadera. Eso es lo que Pedro dice y quiere al designarle Cristo.

Esta designación (nominación) desencadena los acontecimientos. Hasta ahora, el proyecto de Jesús se presentaba como abierto, de manera que podía interpretarse y aplicarse quizá en varias direcciones. Pues bien, Pedro toma el liderazgo y quiere mover ese proyecto en la línea del mesianismo nacional triunfante de Israel. Lo que dice Pedro es bueno, conforme a la esperanza de Israel y a las posibilidades de Jesús, en ese momento crucial de su vida

b. Respuesta de Jesús: El Hijo del Hombre….

La “confesión” de Pedro ha acelerado historia de Jesús. Parecen claros los temas básicos (Jesús se sitúa en la línea del mesianismo israelita…), queda por fijar el coste del camino que Jesús ha comenzado. ¿Estará dispuesto a pagar el precio que supone crear una familia universal, empezando por los pobres, en grupos de comunicación de pan, superando así un tipo de nacionalismo religioso de Jerusalén?

¿Cómo ha de actuar, en esta situación, si es que quiere ser Cristo? ¿No tendrá que estar dispuesto a dar vida por ello? ¿No deberá reinterpretar desde aquí la tarea del Hijo del Hombre? En este contexto, el título “Cristo” resulta menos apropiado, a no ser que se reformule su sentido. Eso es precisamente lo que Jesús hará, presentándose como Hijo de Hombre.

Pedro le había dicho que es el Cristo, y Jesús, tras exigirles que guarden silencio sobre él, enseña a Pedro y a los otros diciendo: El Hijo del Hombre debe padecer… utilizando una fórmula teológica (dei) que significa “Dios lo quiere”, es necesario. Se pensaba que Cristo es quien hace, en creatividad triunfadora. Pues bien, Jesús descubre que el auténtico Cristo es quien sabe padecer, dejando que le hagan, quien ama en gratuidad, poniendo la vida a merced de los otros, para así transformarles.

Ha ofrecido solidaridad o reino de Dios, pero él descubre que los jueces del orden judío de Jerusalén no le aceptarán (no aprobarán su proyecto). Ha creado comunión, dando voz a los mudos, pan a los hambrientos, salud a los enfermos, pero los jerarcas religiosos y sociales de su pueblo le han juzgado peligroso y en nombre de su ley social estrecha, han empezado a perseguirle, de manera que si sube a Jerusalén podrán matarle. Así lo ha descubierto Jesús, así lo acepta, sabiendo que al final de ese camino se halla Dios: (al tercer día resucitará! La fe en el Dios de vida (cf. 12, 27) le mantiene decidido, incluso ante el fracaso, en esperanza de reino. Leer más…

Biblia, Espiritualidad , , , ,

¿Quién es Jesús? Domingo 12º Tiempo ordinario. Ciclo C

Domingo, 19 de junio de 2016

Y-vosotros-quién-decís-que-soy-yoDel blog El Evangelio del Domingo, de José Luis Sicre:

Desde que comienza su vida pública, la actividad de Jesús suscita una mezcla de desconcierto y curiosidad: ¿quién es este hombre? La pregunta adquiere una fuerza especial en el evangelio de hoy, donde es el mismo Jesús quien la plantea.

Una vez que Jesús estaba orando solo, en presencia de sus discípulos, les preguntó:

            ‒ ¿Quién dice la gente que soy yo?

            Ellos contestaron:

            ‒ Unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros dicen que ha vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.

            Él les preguntó:

            ‒ Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?

            Pedro tomó la palabra y dijo:

            ‒ El Mesías de Dios.

            El les prohibió terminantemente decírselo a nadie. Y añadió:

            ‒ El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día.

            Y, dirigiéndose a todos, dijo:

            ‒ El que quiera seguirme, que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará.

El relato de Lucas podemos dividirlo en introducción y cuatro partes: 1) lo que piensa la gente; 2) lo que piensa Pedro; 3) lo que piensa Jesús; 4) consecuencias para los oyentes.

Introducción

            A diferencia de Marcos, que sitúa esta escena mientras Jesús y los discípulos van de camino, Lucas lo presenta orando a solas, aunque los discípulos están cerca. A Lucas le gusta presentar a Jesús rezando en los momentos importantes, para inculcar a los cristianos la importancia de la oración.

Lo que piensa la gente

            Para la gente, Jesús no es un personaje real, sino un muerto que ha vuelto a la vida, se trate de Juan Bautista (asesinado poco antes), de Elías (muerto en el siglo IX a.C.) o de otro antiguo profeta. Resulta interesante que el pueblo vea a Jesús como uno de los antiguos profetas, en lo que pueden influir muchos aspectos: su poder de realizar milagros (mayor incluso que el de Moisés, Elías y Eliseo); su actuación pública, muy crítica con la institución oficial; su lenguaje claro y directo; el hecho de que recorra los pueblos y aldeas predicando, sin limitarse a hablar en el templo de Jerusalén. Pero hay otro aspecto: en tiempos de Jesús, el título de “profeta” tenía fuertes connotaciones políticas, y es muy posible que la gente, igual que los discípulos de Emáus, viesen a Jesús como un libertador.

Lo que piensa Pedro

            Jesús quiere saber si sus discípulos comparten esta mentalidad o tienen una idea distinta: “Y vosotros, ¿quién decís que soy?” Es una pena que Pedro se lance inmediatamente a dar la respuesta, porque habría sido interesantísimo conocer las opiniones de los demás.

            Según Marcos, la respuesta de Pedro se limita a las palabras “Tú eres el Mesías”. Lucas añade: “El Mesías de Dios. Quizá quiere dejar claro a sus lectores que Pedro no ve a Jesús como un simple líder político, sino como el salvador político mandado por Dios.

            “Mesías”, que significa “ungido”, era el título de los reyes de Israel y Judá, ya que no se los coronaba sino se los “ungía” derramando aceite sobre su cabeza. La monarquía desapareció el siglo VI a.C., pero en los siglos II-I a.C., se difundió la esperanza de una restauración monárquica, y la imagen de un rey futuro ideal, de un MESÍAS con mayúscula, fue adquiriendo cada vez más fuerza. Los Salmos de Salomón, oraciones de origen fariseo, lo describen liberando a Jerusalén de los romanos, purificándola de pecadores, instaurando un gobierno justo y extendiendo su dominio a todas las naciones. Un rey que no confía en caballos, jinetes ni arcos, no atesora oro y plata para la guerra, está limpio de pecado para gobernar a un gran pueblo. En este contexto, la confesión de Pedro reviste una importancia y una novedad enormes.

Lo que piensa Jesús

            Jesús no comparte el entusiasmo político, nacionalista y triunfalista que se puede intuir en las palabras de Pedro. No quiere que se use el título de Mesías, para evitar equívocos (aunque después de su muerte se convertirá en el título más habitual para designarlo, porque Cristo es la traducción griega de “mesías”).       Él prefiere hablar de sí mismo como “el Hijo del Hombre”, título muy discutido, porque unos dicen que significa simplemente “este hombre”, “yo”, y otros le dan un sentido mucho más profundo, como el de un salvador definitivo.

            Lo importante para Jesús no es el título que se le aplique, sino su destino. Tiene que padecer, ser rechazado y asesinado. El rechazo se da por parte de ancianos, sumos sacerdotes y escribas. Los “ancianos” detentan el poder político; los sacerdotes, el poder religioso; los escribas, el intelectual. Es probablemente el único caso en la historia en que los tres poderes se han puesto de acuerdo para rechazar y condenar a muerte a una persona. Pero Jesús sabe que la última palabra no la tienen ellos, sino Dios, que lo resucitará.

Consecuencias para los oyentes

            La pregunta sobre quién es Jesús y cuál es su destino no es una pregunta de examen ni de concurso, que no modifica la vida. Debe provocar el deseo de seguirlo. Pero Jesús no es un político que intenta ganarse a la gente con falsas promesas. Deja muy claro que ir con él significa negarse a sí mismo, cargar con la cruz cada día, como añade Lucas. Estas palabras se entienden mejor en el contexto del siglo I, cuando los cristianos están siendo perseguidos y condenados a veces a muerte. Y en bastantes países actuales de África y Asia, donde no resulta extraño que estalle una bomba en la iglesia. Entonces adquiere pleno sentido lo que dice Jesús: “El que pierda su vida por mi causa la salvará”.

            ¿Habrá alguien dispuesto a seguir a Jesús, a cargar con la cruz cada día? Veinte siglos demuestran que sí. Y esto no se explica solo por decisión personal. Según la primera lectura (tomada del profeta Zacarías) es fruto de un cambio que Dios opera en nosotros al contemplar a Cristo crucificado. Frente a los tres grupos de poder que rechazan y condenan a Jesús, son muchos más los que se convierten, hacen duelo, y encuentran un manantial que los limpia de pecados e impurezas.

Así dice el Señor:

«Derramaré sobre la dinastía de David y sobre los habitantes de Jerusalén un espíritu de gracia y de clemencia. Me mirarán a mí, a quien traspasaron, harán llanto como llanto por el hijo único, y llorarán como se llora al primogénito. Aquel día, será grande el luto en Jerusalén, como el luto de Hadad-Rimón en el valle de Meguido.» Aquel día, se alumbrará un manantial, a la dinastía de David y a los habitantes de Jerusalén, contra pecados e impurezas.

Biblia, Espiritualidad , , , ,

Domingo XII del Tiempo Ordinario. 19 junio, 2016

Domingo, 19 de junio de 2016

TO-D-XII

Y  tú, ¿quién dices que soy yo?

Jesús estaba orando a solas y sus discípulos se le acercaron… y les dijo: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?”

Tenemos ante nuestros ojos una  bella imagen de Jesús: está orando a solas.

(Lee el texto de Lucas despacio, silenciosamente).Lc. 9,18-24

Creo que es un buen momento para acercarte en silencio a Jesús. Él está orando…, déjate enseñar por Él, mírale confiadamente y susúrrale al oído: “Maestro, enséñame a orar…”

Cierra los ojos y colócate en un ángulo de la escena que acabas de leer, de modo que puedas visibilizar lo que está ocurriendo y a lo que te acercas con sigilo, como de puntillas.

Jesús orando a solas: ¡qué buen momento! ¡Aprovéchalo! Es una buena manera de poder sintonizar con Él. Invoca su Espíritu y deja que te acompañe, te ayude; vuelve tu corazón una y otra vez a ese Jesús que está orando contigo.

Impresiona  ver a Jesús orando; está entregado a su relación con el Padre, con esa intimidad, con ese amor que se hace presente en el Espíritu Santo que le habita y le sostiene en la misión del Reino, el Espíritu que  le une con su Padre.

También los discípulos le están contemplando y se acercan al Maestro…, no le hablan, permanecen en silencio, le miran y te invitan, a ti y a mí, a hacer lo mismo… (calla y contempla).

Y es Jesús quien toma la palabra, quien rompe el silencio…, y les pregunta ¿quién dice la gente que soy yo?…, Jesús escucha la respuesta de los discípulos.

Pero no le vale, no es suficiente y los quiere involucrar y los mete en este “encuentro vivo” con Él. Les lanza una nueva pregunta más profunda, más comprometida: “y vosotros ¿quién decís que soy yo?”.

Hoy, esta pregunta te la hace a ti: tú ¿quién dices que soy yo?.

Esta pregunta no la respondas a la ligera o con ideas preconcebidas. Acógela en tu corazón. Haz espacio de silencio para ser consciente de lo que vas a responder al Maestro. (silencio, silencio, silencio).

Responde desde el corazón.

Deja que tu corazón hable, no le paralices.

Pedro respondió: El Mesías de Dios.

Tú, responde con amor.

La pregunta que Jesús les ha hecho lleva también una petición: “les prohibió terminantemente que se lo dijeran a nadie”.

Lo íntimo, lo verdadero, lo que da vida a nuestra fe se guarda en lo secreto del corazón. Y, es ahí donde crece, en ese silencio vivo, en esa profundidad, donde solo moras tú y el Espíritu de Jesús, la relación  ‘única’  que se establece entre Dios y tu.

Y más adelante, Jesús da la respuesta a esa petición, a esa pregunta, les plantea el seguimiento, el discipulado:

“quien quiera venir en pos de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz cada día y me siga. Porque el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí, ése la salvará” (Lc 9,23-24)

Jesús les propone algo desconcertante, sí, pero precioso, algo que engloba la vida. Ser cristiana/o no es una teoría, tampoco unas leyes. Ser cristiana/o es vivir del evangelio, es un modo de vivir, no es algo que me pongo encima, algo exterior para cumplir, es la vida, el pensamiento traspasado por el amor, la bondad, la entrega.

Hoy, a ti, te invita a descubrir que el Reino de Dios te pertenece y te pide que lo hagas presente en este mundo.

¡Oh Dios, tú eres mi Dios, desde el alba te deseo;

estoy sediento de ti, por ti desfallezco,

como tierra reseca, agostada, sin agua.

Tu amor vale más que la vida,

te alabarán mis labios;

te bendeciré mientras viva,

te invocaré alzando mis manos.

En mi lecho me acuerdo de ti,

en ti medito en mis vigilias

porque tú has sido mi ayuda,

y a la sombra de tus alas canto de júbilo.

Estoy unido a ti, tu diestra me sostiene (Salmo 62)

Fuente: Monasterio Monjas Trinitarias de Suesa

Biblia, Espiritualidad , , , ,

TVE se disculpa por la imagen que usó en el telediario para ilustrar la matanza de Orlando

Domingo, 19 de junio de 2016

homofobia_TVEEn el cierre del Telediario 2 se mostró la imagen de un hombre empuñando una escopeta en forma de cruz contra un homosexual. TVE dice que el dibujo fue tomado de las redes sociales.

Tras recibir numerosas críticas en las redes sociales, Televisión Española ha pedido disculpas por una ilutración que se utilizó en el telediario 2 en relación con la tragedia de Orlando, la masacre perpetrada por Omar Mateen, quien mató a 50 personas e hirió a 53 en un tiroteo en un club gay.

“TVE pide disculpas por alguna de las ilustraciones emitidas en el cierre del telediario 2 del domingo, tomadas de las redes sociales“, dice la cadena en un comunicado.

“La imagen de un hombre empuñando una escopeta en forma de cruz contra un homosexual no fue elaborada por grafistas de TVE y es radicalmente contraria a su línea editorial, basada en el respeto a los sentimientos religiosos y la defensa de los principios constitucionales”, añade.

“TVE se compromete a poner los medios necesarios para evitar que se repitan episodios tan lamentables como este”, concluye el mensaje.

Fuente Cáscara Amarga

Cine/TV/Videos, General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Una mezquita en territorio gay

Domingo, 19 de junio de 2016

thumbEl Yumbo de Maspalomas es un ejemplo de convivencia entre la comunidad musulmana y los homosexuales

La bandera arco iris y el minarete de la mezquita están a la misma altura en el Yumbo de Maspalomas, el centro comercial del sur de Gran Canaria que se ha convertido en emblema de la comunidad homosexual.

En pocos lugares conviven tan estrechamente los cultos religiosos de los musulmanes y las desinhibidas fiestas del colectivo LGTB. La masacre de Orlando ha creado inquietud en unos y otros, reconocen el imán Habib Aoukan o los propietarios del Edén, Gilles y Younick. Aunque el Yumbo es ejemplo de tolerancia, creen que nadie está ya a salvo del fanatismo islámico o el terrorismo homófobo.

“Tener una mezquita junto a los locales de diversión de la comunidad gay es lo que nos quita el miedo, aquí convivimos a diario y nunca hemos tenido problemas porque los musulmanes son muy respetuosos, tal vez más tolerantes que muchos europeos”, asegura Eva López, relaciones públicas de varios bares y restaurantes del Yumbo. Cierto. A escasos metros de la puerta de la mezquita se encuentran clubes de nombres tan sugerentes como Macho Macho, Chez Fanny Boy’s, Ricky’s Cabaret, Zaza o Spartacus.

Una veintena de hombres oraban a mediodía de ayer lunes en el haram de la mezquita de Maspalomas, mientras en los alrededores se iniciaba la preparación de los locales para celebrar otra noche de fiesta. “Solo cerramos la mezquita un par de veces al año, en la cabalgata del carnaval y en el desfile de la Gay Pride, pero no porque estemos en contra de esos actos, sino porque hay tanta gente y música tan alta que no podríamos concentrarnos en nuestras oraciones”, comenta Abdelkader Mohamed, presidente de la Asociación Islámica de Maspalomas, quien rechaza de forma tajante la matanza perpetrada en la madrugada del domingo en Orlando.

“Nadie puede justificar una muerte en nombre del Islam, las personas que cometen esos atentados, ya sea en Estados Unidos, en Bruselas o en París hacen daño a nuestra comunidad y a nuestra religión, pues nos expone a los prejuicios de los ciudadanos que no conocen bien nuestras creencias“, añade Mohamed, quien descarta que un atentado como el que Florida pueda repetirse en Canarias. “Eso es obra de un loco o de un extremista contra los homosexuales, nunca de un musulmán”, apunta.

Habib Aoukan es el actual imán de la mezquita de Maspalomas y suscribe esas afirmaciones: “Esos atentados no solo nos hacen daño a nosotros, sino a toda la humanidad, porque ninguna religión permite matar a un semejante”.

El imán explica que el Corán prohibe la homosexualidad a las personas que profesan el islamismo, como también lo hace el cristianismo, pero puntualiza que “fuera de la religión, cada uno puede hacer lo que quiera con su sexualidad”. Aoukan resalta que las puertas de la mezquita también están abiertas a los turistas gais y muchos la han visitado a lo largo de sus treinta años de existencia.

¿Y a quién se le ocurrió instalar una mezquita en el epicentro de una de las comunidades gais más famosas del planeta? “Fue por casualidad”, señala Abdelkader Mohamed. En 1985, ante el aumento de la comunidad musulmana en el sur de Gran Canaria y las estrecheces de su anterior centro de oraciones, un miembro de la asociación compró uno de los terrenos del centro comercial.

“El Yumbo se construyó a principios de la década de 1980, pero al principio era una ruina porque nadie quería instalarse aquí; había una parcela a precio de ganga y construimos la mezquita, que con el tiempo se ha convertido en la puerta de entrada a los locales de ocio para los homosexuales“, rememora el presidente de la asociación musulmana.

Marco Aurelio Pérez, alcalde de San Bartolomé de Tirajana, sostiene que la matanza de Orlando “es una lección de lo que la humanidad no puede permitir” y frente a ello pone el ejemplo del Yumbo y de su municipio, donde conviven personas de 117 nacionalidades. “Aquí hemos conseguido que las razas, las religiones y las distintas tendencias sexuales vivan en armonía, solo nos queda confiar en que estas cosas no vuelvan a ocurrir nunca más”, subraya.

Religión y negocios

Cuando se abrió la mezquita de Tawban, que en el Corán significa “dejad el pecado y volved al camino correcto”, solo había unas pocas tiendas alrededor. Según Mohamed, “realmente fueron los bares gais los que dieron vida al Yumbo y levantaron los demás negocios”.

Los franceses Gilles y Younick regentan El Edén desde hace 14 años y confirman que tener una mezquita junto a su local “no supone ningún problema”. Ambos reconocen que la matanza de Orlando les genera “miedo” porque aún tienen en la memoria los atentados de París. “Aquí nunca ha pasado nada, pero siempre puede venir algún loco a hacernos daño; ningún lugar del mundo está seguro del terrorismo y del fanatismo“, declara Gilles.

El Famous es uno de los pocos locales gais que tiene actividad durante todo el día y sus mesas disponen de narguiles para fumar al estilo oriental. “Miedo no tenemos, pero está comprobado que el fanatismo religioso puede golpear en cualquier lugar, a los gais y a los heterosexuales ; al menos aquí sabemos que ningún loco tiene la posibilidad de comprar una metralleta capaz de matar a cincuenta personas en unos pocos minutos“, señala Federico Tiati, un italiano de Cerdeña que trabaja en el Famous desde hace unos meses. “Todos podemos ser víctimas de las personas que llevan la religión o la homofobia a esos extremos, pero no creo que aquí pueda ocurrir algo similar a lo de Orlando, agrega.

Tal es el grado de convivencia que varios musulmanes trabajan en los locales gais, sin que ello suponga una afrenta o un incumplimiento del Islam, por mucho que esa religión condene la homosexualidad. De hecho, algunos bares y restaurantes que lucen con orgullo la bandera arco iris son propiedad de musulmanes, apunta Eva López, una portuguesa criada en Alemania que no se siente atemorizada por lo ocurrido en Estados Unidos: “Estamos impactados, pero también tranquilos porque nadie va a atacar en un sitio donde hay una mezquita“.

Fuente La Provincia

General, Islam , , , , , , , , , , , , , ,

Reacciones católicas al atentado de Orlando: condena clara, pero grandes reticencias a la hora de aludir de forma expresa a la homofobia

Domingo, 19 de junio de 2016

beso-gay-vaticanoEntre las numerosas reacciones al atentado de Orlando no han faltado las procedentes de ámbitos religiosos, incluyendo la Iglesia católica. Pese a su carácter homófobo, el horror del ataque ha hecho que esta vez no les haya quedado más remedio que reaccionar y condenarlo. No obstante, llama la atención la “dificultad” que parecen tener a la hora de referirse al que al fin y al cabo es el motivo del crimen: la sexualidad real o percibida de quienes asistían la madrugada del sábado al club Pulse.

Esta vez no podían no reaccionar. Hasta los obispos más conservadores, de hecho, se han visto obligados a condenar la masacre de Orlando. No obstante, el hecho de que la doctrina oficial de la Iglesia católica rechace las relaciones homosexuales ha influido, probablemente, en que hayan medido mucho sus palabras. Más allá de la clara condena, apenas hay mención explícita al odio por orientación sexual o por identidad de género.

No podemos dar cuenta, obviamente, de todas y cada una de las reacciones. Nos parece con todo de interés glosar algunas. La más importante, lógicamente, ha sido la del Vaticano. La Santa Sede mostró su “dolor y execración” ante el ataque: “La terrible masacre ocurrida en Orlando, con un número altísimo de víctimas inocentes, ha suscitado en el papa Francisco y en todos nosotros los sentimientos más profundos de execración y de condena, de dolor y de turbamiento ante esta nueva manifestación de locura homicida y odio insensato. El papa Francisco se une en la oración y en la compasión al sufrimiento indecible de las familias de las víctimas y de los heridos y los encomienda al Señor para que puedan encontrar consuelo. Todos esperamos que se puedan identificar y combatir eficazmente lo antes posible las causas de esta violencia horrible y absurda, que turba tan profundamente el deseo de paz del pueblo americano y de toda la humanidad”.

También merece destacarse la de la Conferencia Episcopal estadounidense, que emitió su comunicado muy poco después de conocerse el alcance de la matanza: “Despertarnos con la indecible violencia en Orlando nos recuerda lo preciosa que es la vida humana. Nuestras oraciones están con las víctimas, sus familias y con todos los afectados por este acto terrible. El amor misericordioso de Cristo nos llama a la solidaridad con quienes sufren y a una resolución mayor para proteger la vida y dignidad de toda persona”.

Sólo hay una excepción destacable a esta ausencia de mención explícita a la realidad LGTB. Se trata de Robert Lynch, obispo de la diócesis de St. Petersburg, en Florida, cercana a la diócesis de Orlando. En una entrada en su blog, Lynch señala la excesiva libertad de la venta de armas como uno de lo factores que ha influido en la masacre. Igualmente, habla en contra de la islamofobia que puede azuzarse aprovechando el atentado, refiriéndose sobre todo al discurso del candidato republicano Donald Trump. Sin embargo, también apunta a la religión, y hace autocrítica: “Por desgracia es la religión, incluida la nuestra, la que apunta sobre todo verbalmente a las personas LGBT, y frecuentemente también alimenta el desprecio hacia los gais, lesbianas y transgénero. Los ataques de hoy a los hombres y mujeres LGBT plantan la semilla del desprecio, luego el odio, que últimamente puede llevar a la violencia. Esas mujeres y hombres cuyas vidas fueron segadas ayer de madrugada eran todas hechas a imagen y semejanza de Dios. Lo enseñamos. Lo deberíamos creer. Debemos dar un paso al frente por ello (…) Señalar a personas para su victimización a causa de su religión, orientación sexual o nacionalidad es necesariamente ofensivo a oídos de Dios. Tiene que parar también”.

En España

También en España hubo condenas. En primer lugar, la de la propia Conferencia Episcopal, que, en un tuit de su secretario general citaba la condena del Vaticano y añadía: “Nos unimos al dolor y oraciones del Papa por las víctimas y sus familias de la matanza de Orlando”. Destaca especialmente la de la archidiócesis de Valencia, con el cardenal Antonio Cañizares a la cabeza (reciente protagonista de varias polémicas en torno al “imperio gay” y los llamamientos a la desobediencia de las leyes sobre igualdad de género). Cañizares se apresuró a condenar el atentado expresando su “rechazo más absoluto”. De nuevo, ninguna mención a la motivación homófoba, aunque curiosamente la nota de prensa del arzobispado sí que puntualizó que el ataque se había producido “contra un club frecuentado por personas homosexuales”. Algo es algo…

Con todo, la reacción más llamativa, por decirlo de alguna manera, fue la del obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, uno de los más conservadores en la ya conservadora jerarquía católica española. En un tuit publicado el día del atentado, ponía la imagen de uno de los selfies publicados por el asesino haciendo poses, y se preguntaba si no sería el “narcisismo” la “causa última” del fanatismo, mostrando, eso sí, su “solidaridad y oración” con las víctimas. Ninguna mención a la homofobia:


Esta “contención” a la hora de referirse o mencionar explícitamente a las personas LGTB o a la homofobia no parece casual. En el fondo denota simplemente la dificultad de apoyar al colectivo LGTB cuando al mismo tiempo se mantiene el discurso condenatorio. En este sentido, el activista bisexual cristiano Eliel Cruz señala, acertadamente, que hay un problema de fondo cuando se sigue manteniendo la LGTBfobia en tantos discursos teológicos en todas las grandes religiones. “Estamos apuntando a creencias islámicas radicalizadas. Pero tenemos que entender que la mayoría de las religiones mundiales (…) predican una teología anti-LGTB que es insidiosa en la forma en que se manifiesta. Así, puede que los cristianos no nos lancen desde edificios. No nos disparan. Pero su teología nos está llevando a que queramos matarnos. Su teología nos anima a rezar a Dios para que nos quite el que seamos LGTBQ. Lleva a la muerte en cualquier caso”., asegura en una entrevista.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica

“Atentado en un club (gay) de Orlando”, por Carlos Osma

Domingo, 19 de junio de 2016

Orlando2De su blog Homoprotestantes:

Leo la noticia de la barbarie de Orlando en el periódico y ninguna pista sobre la razón por la que Omar Mateen eligió el Club Pulse para cometer el atentado y no el de la acera de enfrente. A primera vista la motivación parece ser xenófoba, porque se recalca varias veces que la discoteca celebraba una fiesta hispana. O en todo caso, por el fanatismo religioso del asesino, un atentado islamista, un nuevo ataque contra Occidente por parte de otro seguidor de ISIS. Bien es cierto que en un párrafo de la noticia se afirma que uno de los supervivientes, Dean, perdió a su novio en la tragedia. ¿Novio de Dean? ¿Es una errata o Dean era gay? ¿Había algún homosexual más en esa fiesta?

El Vaticano parece estar tan perdido como yo, según la nota que P. Federico Lombardi ha enviado a los medios de comunicación, las víctimas son… inocentes (no se si de aquí tenemos que suponer que en otras ocasiones hay víctimas que se lo merecen), además comenta Lombardi que el Papa Francisco espera que pronto se esclarezcan las “oscuras razones” por las que Omar Mateen eligió este peculiar club para realizar el atentado más mortífero en territorio estadounidense desde las Torres Gemelas. ¿Oscuras razones? ¿Insinúa el vaticano que el lugar del atentado no se eligió al azar? ¿Hay alguna turbia y oscura razón por la que este fanático perturbado eligió el Club Pulse?

En el plató de Sky News, el escritor inglés Owen Jones monta un numerito y se marcha indignado de una tertulia que analizaba las razones de lo ocurrido en Orlando. El presentador y la otra tertuliana no paraban de contradecir a Owen cuando este afirmaba que el Club Pulse es un club gay y que estamos ante un atentado LGTBIfóbico. ¿Y porqué tanta gente ocultaba este dato? ¿Porqué se puede decir que se celebraba una fiesta hispana y no que esa fiesta era para la comunidad LGTBI hispana de la ciudad? Owen Jones antes de levantarse y salir del plató lanzó una certera pregunta: ¿Si el atentado hubiese ocurrido en una sinagoga no estaríamos hablando de antisemitismo? Entonces, si ha ocurrido en un club gay: ¿Por qué no decimos claramente que es un atentado LGTBIfóbico?

El conocido Padre Ángel en Madrid ha organizado un funeral en una iglesia católica de Madrid en memoria de las víctimas del atentado de Orlando. Cuando Alejandro, pastor de ICM de aquella ciudad, le propuso al Padre Ángel que el acto fuese ecuménico, éste le respondió por terceros que por respeto a su obispo no podía hacerlo, y que tenía miedo a que le “regañasen” por volver a juntarse con personas LGTBI. ¿Un funeral cristiano por las víctimas de un atentado LGTBIfóbico pero alejados de las “oscuras” personas LGTBI cristianas? La cuadratura del círculo a la que nos han acostumbrado muchas instituciones, denunciar la LGTBIfobia en un acto LGTBIfóbico. Y todo eso en nombre de Dios y ante las cámaras de televisión para mostrar lo moderno e inclusivo que es uno.

En Barcelona el President de la Generalitat y el resto de su Gobierno acudieron al acto que organizaron las entidades LGTBI de la ciudad condal, y ante una bandera gigante con un crespón negro mantuvieron un minuto de silencio para mostrar su repulsa  por la violencia LGTBIfóbica que tuvo lugar en el Club Pulse. Aquí se dijeron las cosas por su nombre, sin silencios ni ambigüedades. Pero para poco sirven las palabras si no hay medidas concretas que luchen por acabar con ella. ¿Qué utilidad tiene que se diga que existe una lacra que se llama LGTBIfobia que asesina a miles de personas cada año si no se hace nada para erradicarla? ¿En qué nos ayuda tener una ley contra la LGTBIfobia si no se implementa? La LGTBIfobia se tiene que trabajar desde la educación, formando a niños y niñas en la riqueza que supone la diversidad. Sin pasos firmes y concretos que hagan de los centros educativos lugares donde construir una sociedad más tolerante, sucesos terribles como los de Orlando se volverán a repetir. En los últimos seis años se han contabilizado casi 1800 personas asesinadas en el mundo por su orientación sexual o identidad de género, pero probablemente estas cifras sólo son la punta del iceberg. Sin políticas decididas no se acabará con el peligro que supone para todas y todos la LGTBIfobia.

Desde muchos foros cristianos fundamentalistas también ha habido una condena del atentado. Repiten que aunque no están de acuerdo con las “practicas” homosexuales, toda persona tiene derecho a la vida. No son capaces de darse cuenta que la religión ha dado razones y cobertura a la mente de este enfermo, probablemente homosexual, para realizar la masacre. Y que, aunque en un grado mucho menor, todos los días hay personas que tienen que padecer la violencia LGTBIfóbica en nombre de la religión. O en realidad sí que se dan cuenta, pero no les importa. Sería difícil encontrar en un contexto cristiano fundamentalista una persona que no conozca algún caso de un homosexual cristiano que fue maltratado y rechazado por su comunidad debido a su orientación sexual. Los discursos LGTBIfóbicos de la mayoría de instituciones cristianas disparan todos los días veneno que asesina a muchas personas. Y no lo hacen por su fe, porque Dios, porque Alá, no es un asesino. Es un Dios que nos ha hecho diversos como reflejo de su poder y de su amor. ¿Cómo es posible que con todo el dinero que manejan algunas de estas instituciones no hayan hecho estudios reales sobre las consecuencias de su LGTBIfobia? Quizás si lo hicieran se quedarían sin argumentos para defender la discriminación. No es cristianismo lo que predican, no es evangelio, es muerte.

Finalmente me alegro de todas las instituciones, seculares y también cristianas que han sabido poner nombre a lo que aquí a ocurrido, pero que además trabajan todos los días por construir una sociedad y unas iglesias donde las personas LGTBI no son sólo recordadas por las tragedias, sino donde pueden vivir con naturalidad y con libertad su orientación sexual o identidad de género, llamando a las cosas por su nombre, sin esconderse, y aportando todas sus capacidades. El 11 de Junio, justo en el mes donde celebramos el día del Orgullo, formará parte para siempre de nuestra historia, de la historia de la comunidad LGTBI. Una comunidad que siempre ha sabido llorar a sus muertos, pero también dignificarlos evitando que sean manipulados, borrados o ignorados. El 11 de Junio tuvo lugar un atentado, quizás terrorista, pero seguro que LGTBIfóbico. Y las víctimas tienen derecho a que se sepa que fueron asesinadas por sentir, por amar, por entenderse, por percibirse, de una manera diferente a la mayoría.

Carlos Osma

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.