Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Sol’

Uno de Enero 2019, Día del Sol. Fiesta de Dios Padre y de María Madre

Martes, 1 de enero de 2019

49072846_1144786495698541_6328167224372625408_nDel blog de Xabier Pikaza:

Nació Jesús según la tradición del hemisferio norte el 25 de Diciembre, solsticio de invierno, cuando empezaba a celebrarse la fiesta del Sol, que dejaba de menguar, tras haber declinado a lo largo de otoño.

Tras una semana en que el Sol apenas se había elevado en el horizonte, siete días de frío y poca luz, el sol comenzaba (¡ha comenzado a elevarse!) de manera que se puede celebrar ya el Año Nuevo, tres fiestas en una, este día en que Sol ha empezado a crecer, añadiendo unos minutos a los días:

1. Hoy, Uno de Eneero, es la fiesta del año nuevo del Sol (imagen 2: Sol niño en el vientre de María Madre), que con su luz y calor ofrece a la tierra un nuevo ciclo de vida. No olvidemos hoy al Sol, que es la luz de nuestra tierra, primer signo del Cristo, a quien los cristianos celebraron desde antiguo como Sol Naciente, no sol de imperios que dominan e imponen su norma sobre el mundo, sino sol de amor, plantas que crecen, otra vez la Vida. No olvidemos que esta fiesta es una celebración compartida, con todos aquellos que dan gracias por el Sol, en oriente y occidente.

2. Ésta es la fiesta del año nuevo de María, la Madre de Dios, la Virgen de Enero (que significa Tiempo de la puerta, ianua, puerta abierta a la vida, a quien muchos cristianos católicos celebran hoy como “madre de la vida” (Imagen 2: María madre del año niño), como signo y recuerdo de la gran maternidad del cosmos, que se enciende de rojo de amor, como esta mañana de frío en Castilla, alumbrando el horizonte. Con ella decimos hoy Dios es Madre, y celebramos la fiesta universal de María… Pero ésta no es sólo una Fiesta de Cristianos, sino de todos los hombres y mujeres que celebran y honran a sus madres, que son con el sol el principio de la vida (como decían los medievales).

49099524_1144781155699075_5091609593977503744_n3. Es finalmente la fiesta del año nuevo del Padre Dios, y así quiero recordarlo en especial esta mañana, recordando que es la Fiesta del Dios Padre. Cuando le preguntó Moisés un día como hoy en la montaña de la Zarza Ardiendo quién era, Dios le respondió soy el que soy (=Yahvé), sin darle mas respuesta. Pero Jesús vino a decirnos que no tengamos miedo en llamarle Abba, Aitá: Dios es Padre. Esta es la fiesta de los padres que se oponen a las madres, sino que comparten con ellas el camino de la vida que se ofrece, se regala, se celebra.

De esa manera, hoy, Uno de Enero, acabado el solsticio de invierno del hemisferio norte, podemos declarar comenzado el Año Nuevo del Sol, simbolizado por la Madre Universal, Naría, Fiesta del Padre Dios y de todos los padres.

Definitivamente, el sol se eleva, empieza a recorrer la marcha del año 2019 de la era cristiana, animado por el Dios que es Padre y Madre, con el Sol de Jesús, a la semana de su nacimiento, quiero deseas felicidades, 375 días de felicidad 2019, a todos los amigos del blog, a los familiares y los lectores.

Detalle AmpliadoSe ha cumplido el tiempo, no podemos seguir en la violencia y el odio. Llega, tiene que llegar el Reino del Sol hijo de Dios, la nueva creación, con ese Dios de Miguel Ángel (imagen 3), que abraza con la izquierda a la Mujer Sabiduría, tocando con los dedos de su mano derecha nuestros dedos (¡todos somos Adán!), mientras nos dice: ¡Feliz Año, levantaos ya, vivid sin miedo, pues yo estoy con vosotros!

Llega el Reino de la Humanidad fraterna, tiene que llegar, porque Dios es Padre/Madre y podemos re-nacer y re-novarnos (buscar la paz, vivir en ella) porque somos sus hijos .

Con esta fe en el Dios creador, Padre de los años, Padre/Madre quiero saludar a todos los amigos y comentaristas del blog al comienzo de este Año Nuevo de la Era Cristiana (era común), 2019.

Imágenes: Del altar del Santa María del Sol Niño que nace, según un modelo bizantino, del año 1460, Virgen del Adviento (en la catedral de Córdoba, España, en el recinto de la Mezquita), y del Dios Creador de Miguel Ángel (Capilla Sixtina,Vaticano).

1. La figura de Dios Padre

Dios es Padre/Madre de todos, no sólo de algunos creyentes especiales, pero nosotros, los cristianos, le recordamos hoy de esa manera, como Fuente gratuita de Vida, comenzando el año a los siete días del Nacimiento de Jesús, cuando se celebraba su circuncisión, es decir, su entrada en el pacto israelita, que ha empezado a ser, de manera muy precisa e intensa, un Pacto Universal, Alianza de Humanidad para todos los pueblos y personas. Así, las fiestas de la Navidad y Año Nuevo nos sitúan ante el don de la paternidad de Dios, ante la tarea de una alianza universal.

La imagen de Miguel Ángel de la Capilla Sixtina nos empieza presentando a Dios como un hombre poderoso, rodeado del halo de la divinidad, extendiendo su mano derecha de un modo afirmativo, dando así vida al Hombre que surge desnudo de los dedos de su amor.

imagesEs un Dios que crea, y nosotros provenimos de su mano derecha, de su amor extendido. Es un Dios que ama: con su mano izquierda abraza a una Mujer, algo más pequeña, inmensamente bella: su Sabiduría y su ternura, su amor femenino. Este Dios Padre/Madre, varón y mujer, mano derecha extendida para crear y mano izquierda arqueada para abrazar, es el Dios de la Vida a quien hoy celebramos.

Ese Dios del brazo extendido y la mano amorosa, varón y mujer, está creando al Hombre (Adán/Jesús) que recibe la vida de sus dedos cariñosos y frágiles, que rozan y acarician la piel de sus dedo. Según la tradición, este hombre creado es un varón desnudo, clara su belleza y misterio de hombre. Pero en el fondo, quien sepa leer, sabe que es un hombre/mujer, pronto ya para amar, para crear nueva vida, para poblar la tierra. A su lado y con él hay que ver a la mujer que está con él y en él, ambos desnudos para vivir, sin más valor que su propia humanidad.

49496940_1144781625699028_7083122488170774528_nAsí queremos vernos hoy, desnudos y limpios, sin más capital que nuestra propia humanidad… Desnudos salidos de la madre/tierra (de la madre/madre, del Dios/Madre)… todos nosotros, varones y mujeres, cristianos y musulmanes. Así, desnudos y amados, somos lo más grande. Dejemos las armas (sin armas nacimos), dejemos a un lado el dinero, las diversas culturas y religiones, las diferencias…

Veámonos desnudos en Dios, ante la vida, desde Trump hasta el Primer Ministro de España, desde el Papa hasta el Gran Mufti de una gran Mezquita, desnudos todos, banqueros que ganan cientos de millones de euros al año hasta pobres parados que estrenan el año con deudas y deudas, y casa vacía o requisada por los bancos y los fondos buitre (¡con perdón de los buenos buitres de los montes!).

Sea como fuere, demos gracias a Dios, porque estamos vivos, con un cuerpo frágil (fragilísimo) y fuerte (¡lo más fuerte!), amenazado y lleno de esperanza, dispuesto al amor, en las manos de Dios.

veámonos así, todos hijos de Dios y de su sabiduría amorosa, femenina, desnudos así, unos y otros, hombres y mujeres, y veremos que nos sobran muchas cosas: búsqueda de armas y de seguridades, violencia de sistemas económicos y de terroristas quizá sin sistema.
Veámonos así, desnudos todos, y veremos que tenemos mucho que desaprender (que olvidar, que perdonar), para aprender a vivir, este Año Nuevo, un año en que yo quiero que llegue (¡queremos que llegue!) para todos el el Reino, sin que nadie se imponga sobre nadie, sin que nadie destruya a nadie. ¡Feliz año para todos!

Con lo anterior ya basta. Ha querido ser mi felicitación, como hace casi trece años, cuando empezaba este blog (el 18.107.96). Pero si alguien quiere seguir y meditar conmigo sobre el Dios Padre según el Evangelio puede hacerlo. Sigue por tanto una reflexión ya más específicamente cristiana.

2. Abba Padre. La primera palabra

La primera palabra del niño, la primera voz del año, la mayor aportación del mensaje de Jesús que ya tiene (según la liturgia) una semana es: Abba, Padre:

Gracias por el año, gracias por la vida.
Gracias porque tú, Dios, eres Abba.

Quiero que éste sea el año del Abba, del Padre Dios que ha dado su vida a Jesús y nos la ha dado a nosotros. Éste es un Dios paradójico, que no dirige a su Reino y que, sin embargo, no quiere llamarse Rey, sino Padre.

Este Dios del año nuevo de Jesús es el mismo Dios de Israel, es Abinu-Malkenu (Nuestro Padre, nuestro Rey), pero Jesús ha querido llamarle básicamente “Abba” (padre, mi padre), invitándonos así a nacer al Año nuevo de Dios, en brazos del Padre

Abba es una palabra aramea que significa «papá». Con ella se dirigen los niños a sus padres, pero también las personas mayores, cuando quieren tratarles de un modo cariñoso. Jesús la ha utilizado en su oración, al referirse al Padre Dios. Es una palabra importantes, novedosa, y por eso Mc 14, 36 la cota en arameo y la tradición posterior la ha seguido empleando también en arameo, como nota distintiva de la plegaria cristiana (cf. Rom 8, 14; Gal 4, 6).

De todas formas, en la mayoría de los casos, los evangelios la han traducido al griego y así dicen: Patêr. Entre los lugares donde Jesús llama a Dios «Padre» pueden citarse los siguientes: Mc 11, 25; 13, 32; Mt 6, 9.32; 7, 11.21; 10, 20; 11, 25; 12, 50; 18, 10; Lc 6, 39; 23, 46 etc. Algunos de esos casos, especialmente en Mateo, son creaciones de la iglesia primitiva. Pero en el fondo de ellos late una profunda experiencia de Jesús, que destacaremos a continuación.

. 3. Abba, Padre/Madre, la palabra originaria

La singularidad de esa manera de relacionarse con Dios reside, precisamente, en su falta de singularidad. Esa palabra (Abba) expresa la absoluta inmediatez, la total cercanía del hombre respecto a su ser más querido, al que concibe como fuente amorosa y misteriosa de vida. No es una palabra secreta, cuyo sentido deba precisarse con cuidado (como el Yahvé de Ex 3, 14).

Ésta es la palabra de Año Nuevo, Abba, Padre ¿Empezamos?.

No es una palabra sabia, de eruditas discusiones, que sólo se comprende tras un largo proceso de aprendizaje escolar, sino la más sencilla, la que el niño aprende y sabe al principio de su vida, al referirse cariñosa y agradecida al padre (un padre materno), que es dador de vida. Leer más…

Biblia, Espiritualidad , , , , , , , , , ,

2017 d.C. Calendario del Sol, Año de Cristo

Miércoles, 4 de enero de 2017

2017-e1482942868364Del blog de Xabier Pikaza:

El calendario (cristiano o gregoriano), actualmente de uso común es de tipo solar (no soli-lunar, como el judío y el musulmán, aunque para la pascua los cristianos seguimos empleando un cómputo lunar) , y comienza una semana después del solsticio de invierno (en el solsticio se celebra el nacimiento de Jesús).

Éste es un calendario más antiguo, que fue fijado por los romanos para su imperio, centrado en el Sol (calendario juliano, introducido por Julio César, en el siglo I a.C.), y que fue ratificado por los cristianos (calendario gregoriano, del Papa Gregorio, a finales del siglo XVI).

De esa manera se vincula el nacimiento de Jesús (que sería el centro de la historia) con los ciclos del sol, y se añade que ha terminado el año 2016 d.C. (después de Cristo), porque Cristo habría nacido el año cero o el uno, según se cuente (aunque parece que nació el 6 a. C), y ha empezado el año 2017.

— En esa línea se suele decir d.C (=después de Cristo) o a.D. (=año del Dominus o Señor, que es Cristo). Cristo aparece así como “centro del tiempo”, marcando el antes y después, en una línea sucesiva que va tendiendo de un principio (hacia atrás) hacia un futuro.

imagesEn algunos lugares donde no se quiere destacar la figura o tiempo de Cristo se pone ya (sobre todo en ámbito judío, en Estados Unidos…), con las siglas en inglés: BEC y EC (antes/before de la EC, era comun, o EC, de la era común). El tema es el mismo, porque de hecho la Era Común es la referida a Cristo, en vez de referirse por ejemplo como a las Olimpiadas (cultura griega) o a la fundación de Roma.

Como seguiré indicando, los judíos siguen utilizando su antiguo calendario, según el cual estaríamos en el año 5777 de la fundación del mundo (según el cómputo tradicional de los años bíblicos, fijado por Hilel).

Por su parte, los musulmanes comienzan a contar el tiempo desde la Hégira o gran ruptura de Muhammad y sus seguidores en 622 d.C. (con el paso de la Meca a Medina). Según eso, ellos están/estamos el 1438 (que empezó 3 de octubre de 2016, pues los años empiezan según un calendario lunar variable…).

Esta postal quiere abrir la puerta (ianua, ianuario, enero) del 2017, que a todos deseo que sea una puerta de corazón (como en la segunda imagen), tras haber dado el gran salto de la primera.

Calendario semanal.

Todos los pueblos han distinguido los tiempos, fijando unos ritmos sacrales y unos días especiales de fiesta (vinculados sobre todo a los ritmos solares y lunares y a los ciclos de la vegetación y de la vida).

Entre esos ritmos, uno de los más importantes ha sido el semanal, que tiene, probablemente un origen mesopotamio, pero que se ha extendido, por medio del judaísmo a la cultura de occidente (y, en un sentido más amplio, a todo el mundo moderno). La división del tiempo en semanas está vinculada al ritmo lunar (cada fase lunar de 28 días consta de cuatro semanas), pero se relaciona también (sin duda alguna) al “valor sagrado” del número siete, con sus aspectos uránicos o planetarios (los siete astros/planetas, los siete ángeles celestes etc.).

Cada semana nace el año, vuelve a surgir el tiempo. Esta división pasó a través del judaísmo (y de otros conductos) a la vida social romana, como lo recuerda todavía el nombre de los días de la semana, relacionados con los astros/dioses del panteón romano, que se siguen empleando todavía (con la excepción del sábado y domingo, que han recibido un nombre judío y cristiano).

Así, en varios de los idiomas europeos:

(1) Lunes, es día día de la luna (dies Lunae, dilluns, lundi, lunedi, mondey, Montag).
(2) Martes, día de Marte (dies Martis, dimars, mardi, martedi, tuesday, Dienstag [del dios Tyr]).
(3) Miércoles, día de Mercurio (dies Mercurii, dimecres, mercredi, mercoledi…).
(4) Jueves, día de Júpiter (Dies Iovis, dijous, jeudi, giovedi…).
(5) Viernes, día de Venus (Dies Veneris, divendres, vendredi, venerdi…).
(6) Sabado, día del Shabat judío (Dies Sabbath, dissabte, samedi, sabato…).
(7) Domingo, día del Dominus o Señor cristiano (Dies Domini, diumenge, dimanche, domenica…).

Gran parte de la tradición occidental, influida por el cristianismo, ha dejado de guardar en especial el Sábado judío y celebra el Domingo, que es el Día del Señor (de Jesús), aunque a veces se haya perdido la referencia a Cristo.

En otro contexto se puede recordar que originariamente, el domingo ha sido Día del Sol, no sólo en Roma, sino en otras culturas. Así lo muestra el mismo nombre en los idiomas germanos (Sonntag, sunday). Para el Islam, el día especial de recuerdo religioso ha pasado a ser el viernes.

2. Calendarios anuales (judaísmo)

El judaísmo ha tenido varios calendarios. El que se conserva y aplica en la actualidad es de tiempos posteriores al exilio de los judíos, siglo VI a. C. (es de origen básicamente babilonio). No ha sido aceptado por igual por todos los judíos antiguos, de manera que la diferencia en el cómputo de meses (con el cambio de las celebraciones) desencadenó cismas y divisiones en el judaísmo del Segundo Templo.

Algunos apocalípticos siguieron calendarios especiales, lo mismo que los esenios de Qumrán, que acusaron a los sacerdotes de Jerusalén de haber cambiado las fiestas y los días.

En su forma actual, el calendario judío fue fijado por Hilel II, en torno al 359 d. C., que calculó la fecha del “comienzo del mundo” (según la cronología interna de la Biblia), que habría caído (mirando hacia atrás, desde la actualidad) un 7 de nuestro octubre del 3761 a. C. El día primero habría sido un domingo (el día después del sábado), que correspondería al 1 de Tishrí del año 1. A partir de ahí se pueden calcular los años hebreos, añadiendo esos años al año gregoriano en curso. Así el año 2017 de nuestra era corresponde al 5777/6778 del cómputo hebreo (2017 + 3761 = 5778; el año 5778 judío comenzará con el otoño, el día 21 de septiembre, 1 del tishrel/tishri del 2017).

El calendario hebreo tiene la particularidad de que vincula el año lunar con el solar (cosa que no hace el gregoriano). Para ello, los meses son algo más cortos que en el calendario gregoriano y cada 19 años se añade en primavera un mes nuevo (el we’adar), de 13 días, para que correspondan los ciclos lunares y solares (de manera que la pascua no sea fiesta cambiante como en el calendario cristiano, que ha terminado siendo simplemente solar).

Las fiestas principales son las de Pascua (Nisan), Pentecostés (Siwan) y Yom Kippur y Tabernáculos (Tishrí), que marcan el Año Nuevo. Son también importantes las fiestas de la Dedicación y Purim (en Kisleu y ‘Adar).

1. Nîsan (Neh 2,1; Est 3,7) (del 13 Marzo 13 al 11-14 Abril)
2. ‘Iyyar (del 12 Abril 12 11-14 mayo)
3. Sîwan (Est 8,9; Baruc 1,8) (del 11 Mayo al 9 Junio)
4. Támmûz (Cf. Ez 8,14) (del 10 Junio 10 al 9 Julio 9)
5. ‘Abh (del 10 Julio 10 al 7 Agosto)
6. ‘Elûl (Neh 6,15; IMac 4,27) 8 Agosto 8 al 6 Septiembre
7- Tíshrî. del 6 Septiembre al 5 Octubre
8. Márhéshwan o Héshwan Del 6Octubre al 4 noviembre
9. Kíslew (Zac 7,1; Neh 1,1) 5 Nov. al 3 Diciembre
10 Tebeth (Est 2,16) del 4 Diciembre 4 al 1 Enero
11. Shebhat (Zac 1,7, IMac 6,14 2 al 31 de Enero
12. ‘Adar (Es 6,15; Est 8,12) 1 Febrero al 2 Marzo
(13) We’Adar (intercalado) de3 Marzo 3 al 10 13 Marzo

3. Calendario semanal cristiano.

El cristianismo ha aceptado el ritmo semanal del judaísmo (y del entorno romano-helenista), pero sin conceder al sábado el sentido que tenía en el judaísmo. Por eso, la tradición cristiana ha recordado las polémicas de Jesús sobre el cumplimiento del sábado; ciertamente, Jesús no ha venido a romper la “ley del sábado”, pero la ha interpretado en línea de servicio al hombre, más que de sacralidad cerrada en sí mismo, porque “el sábado ha sido hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado” (cf. Mc 2, 27).

Por otra parte, el paso del sábado al domingo, como día de celebración cristiana, se ha realizado de un modo gradual, aunque bastante rápido. Ello se debe a que la experiencia pascual de los primeros cristianos está vinculada al primer día de la semana, es decir, al día después del sábado (cf. Mc 16, 2; Mt 28, 1; Lc 24, 1, Jn 20, 1; Hech 20, 7; 1 Cor 16, 2). En ese contexto, Ap 1, 10 habla ya del Día del Señor, como día especial de alabanza.

«El domingo se distingue expresamente del sábado, al que sucede cronológicamente cada semana, y cuya prescripción litúrgica reemplaza para los cristianos. Realiza plenamente, en la Pascua de Cristo, la verdad espiritual del sábado judío y anuncia el descanso eterno del hombre en Dios.

Porque el culto de la ley preparaba el misterio de Cristo, y lo que se practicaba en ella prefiguraba algún rasgo relativo a Cristo (cf 1 o 10, 11): «Los que vivían según el orden de cosas antiguo han pasado a la nueva esperanza, no observando ya el sábado, sino el día del Señor, en el que nuestra vida es bendecida por El y por su muerte». (S. Ignacio de Antioquía, Magn. 9, 1). La celebración del domingo cumple la prescripción moral, inscrita en el corazón del hombre, de ‘dar a Dios un culto exterior, visible, público y regular bajo el signo de su bondad universal hacia los hombres’ (S. Tomás de A., s. th. 2-2, 122, 4). El culto dominical realiza el precepto moral de la Antigua Alianza, cuyo ritmo y espíritu recoge celebrando cada semana al Creador y Redentor de su pueblo» (Catecismo de la iglesia católica, num. 2175-6)

4. Calendarios anuales modernos (en occidente).

El cristianismo no ha elaborado un calendario totalmente nuevo, sino que ha seguido el calendario judío, pero adaptándolo luego al ciclo solas, con lo que las fiestas “lunares” (dependientes de los ciclos de la luna: Pascua y Pentecostés) se convirtieron en fiestas móviles. En este contexto, tuvo lugar la primera gran disputa cristiana, en torno al día de la celebración de la pascua de Jesús que quedó vinculada al calendario lunar (la primera luna llena de primavera). Por lo demás, los cristianos aceptaron y perfeccionaron el calendario romano de Julio César (llamado Juliano).

El calendario juliano es básicamente solar; se impuso en Roma en tiempo de Julio Cesar (año 46 a. C.) y se ha extendido por todo el mundo occidental (en los países de tradición ortodoxa sólo a principios del siglo XX); a pesar de ello, la mayoría de las iglesias ortodoxas siguen hoy (en su liturgia) el calendario juliano. El año comienza una semana después del solsticio de invierno, cuando se suponía que nuevo año solar había ya tomado cuerpo.

El calendario gregoriano (actualmente vigente en casi todo el mundo occidental) es una reforma del calendario juliano, promovida por el papa Gregorio XIII, el año 1582, con el deseo de que, conforme a lo exigido por el Concilio de Nicea (año 325), la pascua cristiana se celebrara el domingo que sigue al primer plenilunio de primavera; eso se debía al hecho de que, según el calendario juliano, cada año solar se atrasaba unos 10 minutos, por lo que al cabo de 1257 años (del 325 al 1582) el desfase era de unos diez días. Por eso se tuvo que pasar del 4 de octubre de 1582 al 15 de octubre (sin cambiar los días de la semana). Este calendario gregoriano, tampoco es perfecto, de manera que al cabo de unos 3000 años tendrá que ajustarse de nuevo, pero ya con una diferencia mínima.

El año cristiano

El año cristiano. En el contexto anterior se ha introducido el cómputo del tiempo, realizado a partir de los cálculos del nacimiento de Jesús. Entramos ahora en el año 2017: Jesús habría nacido el año cero… han pasado 2009 años de su nacimiento Ese cómputo parece equivocado, el que lo hizo, hacia el VI (un tal Dionisio el Exiguo) se equivocó en unos seis años, de forma que deberíamos estar en el año 2015 después de Cristo. Esta numeración (d. C. = después de Cristo) suele aceptarse sin más en occidente y en casi todo el mundo, aunque muchos ponen EC (eran común), para no citar así a Cristo.

El ciclo de Pascua es móvil, porque conserva el calendario lunar. El Domingo de Pascua (que sigue al equinoccio de primavera) puede oscilar del 22 de marzo al 25 de abril. A la Pascua le precede (44 días antes) el Miércoles de ceniza, que marca el comienzo del tiempo de Cuaresma, que empieza el domingo siguiente y consta de seis semanas.

La última de ellas es la Semana Santa, que empieza con el Domingo de Ramos, se centra en los días del Jueves Santo (Cena del Señor) y del Viernes Santo (Muerte del Señor), desembocando en el Domingo de Pascua (resurrección). Siguen a la Pascua los cuarenta días del ciclo pascual, que culminan con la Ascensión del Señor, a la que siguen los diez días que preceden a la Venida del Espíritu Santo o Pentecostés.

El ciclo de Navidad sigue el calendario solar, pues, conforme a una costumbre romana, el día del Nacimiento quedó fijado el 25 de diciembre, día tradicional del “nacimiento del sol” (solsticio de invierno). Preceden a la Navidad cuatro semanas de preparación (adviento) y le siguen dos semanas de ampliación, en las que se celebra el Año Nuevo (6 de Enero) y la Epifanía (de enero). El resto del año se llama tiempo ordinario, aunque puede estar y está también jalonado por una serie de fiestas del Señor, de la Virgen María y de los santos.

Espiritualidad, General , ,

El sol de la Justicia

Martes, 20 de enero de 2015

Del blog de la Communion Béthanie:

2014 con Dios llama y Vivir por el Espíritu +

En 1932, dos mujeres entregan su existencia a Dios y reciben en su oración, día día, palabras de Vida. Dos libros van a nacer de este compañerismo con Cristo, que te proponemos descubrir a lo largo de este año.

tumblr_mevge3uFf81qgucp7o1_1280

Estoy ahí para entrar contigo en los rincones oscuros,

por lo que incluso hasta el lugar más negro

puede ser alumbrado

por los rayos del Sol de Justicia. “

*
El 12 de enero, Vivir por el Espíritu.

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

Un fin de semana al borde del Garona

Sábado, 9 de agosto de 2014

Del blog À Corps… À Coeur:

un-week-end-au-bord-de-la-garonne

 

Hay una música en el suspiro de la caña;

Hay una música en el arroyo burbujeante;

Hay una música en todas las  cosas,

Si los hombres pudieran escucharlo.

*

George Gordon Byron – Don Juan

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , , , , , , , ,

La Parábola de la Vidriera

Lunes, 23 de junio de 2014

Del blog de la Communion Béthanie:gaystainedglass

Una vidriera por la noche es una pared opaca,
tan sombría como la piedra
en la cual está engastada.

Hace falta luz
para cantar la sinfonía de los colores
cuyas relaciones constituyen su música.

En vano describiríamos sus colores,
en vano describiríamos el sol
que los hace vivir.

Conocemos el encanto de la vidriera
sólo exponiéndolo a la luz que la revela
transparentándose a través de su mosaico de vidrio.

Nuestra naturaleza es la vidriera sepultada en la noche.
Nuestra personalidad es el día que le alumbra
y que enciende en ella un hogar de luz.

Pero este día no tiene su fuente en nosotros.
Emana del Sol,
del Sol vivo que es la Verdad en persona.

Es el Sol vivo que los hombres buscan
en sus tinieblas.

No les hablemos del Sol,
esto no les servirá de nada.

Comuniquemosles su presencia
borrando en nosotros todo lo que no es de él.

Si su día nace en ellos,
conocerán quién es y quiénes son
en el canto de su vidriera.

La vida nace de la Vida.
Si brota en nosotros
de su fuente divina claramente manifestada,
¿quién se negará a beber de esta fuente
reconociéndola
como la Vida de su vida?

*

r12g

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , ,

Un escudo contra el ojo del impuro.

Lunes, 28 de abril de 2014

Del blog À Corps… À Coeur:

lebouclier

Y el Tejedor dijo:

Háblanos de los vestidos.

Y él respondió:

Tus vestidos esconden mucho de vuestra belleza y sin embargo no cubren lo que no es bello.

Y aunque buscas en los vestidos el sentirte libre en tu intimidad, puedes hallar en ellos un arnés y una cadena.

¡Si pudieras presentarte con menos ropaje ante el sol y el viento.!

Pues el aliento de la vida está en los rayos del sol y la mano de la vida, en el viento.

Algunos de entre vosotros dicen: “Es el viento del Norte el que teje los vestidos que llevamos”

Y yo digo: ¡Cierto, el viento del Norte! Pero,  hilaba lavergüenza con el hilo de tus atontados nervios.

Y, al terminar su obra, rió estrepitosamente en el bosque.

No olvides que no hay mejor escudo contra los ojos del impuro que el pudor mismo.

Y cuando no haya más concupiscencia, ¿El pudor acaso no aparecerá entonces, como un estorbo y deshonra de la mente?

No olvides que la tierra ama sentir tus pies desnudos y que los vientos hacen su delicia al jugar con tus cabellos.

*
Kahlil Gibran, en ” El Profeta

publicado en ” En la Parte exterior ” de E. Armand, en enero de 1935

le-bouclier
***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , , , , , , , ,

Ve hacia ti mismo

Sábado, 29 de marzo de 2014

Del blog À Corps… À  Coeur:

va-vers-toi-meme

Ve hacia ti mismo.
Asómbrate de ti.
Acoge la polifonía que te habita.
Los colores de tu paleta son más de lo que te imaginas.
Despierta las luces de tu vidriera interior.
¿ Ya has contemplado una vidriera de cerca?
Visto desde el exterior, parece un poco gris y triste.
es necesario entrar en el santuario o en la casa.
Y sentarse.
N o sólo un día, una vez.
Sentarse a menudo, algunos minutos, pero a horas diferentes, cuando hay un buen sol,
cuando llueve, en el tiempo de la nieve o de la niebla.
¡Qué vida tiene una vidriera!
En cada estación cada día una luz nueva.
Siéntate cerca de ti, respira fuerte, deja un poco de aire invadirte, y dite que la primera vidriera, eres tú.

*

Gabriel Ringlet

vaverstoimc3aame1

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.