Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Partido Conservador (Canadá)’

La Cámara de los Comunes de Canadá aprueba por unanimidad la prohibición de las pseudoterapias de conversión

Martes, 7 de diciembre de 2021

canada-rainbow-flagBuenas noticias desde Canadá: la Cámara de los Comunes ha aprobado por unanimidad un proyecto de ley para prohibir la práctica de las mal llamadas «terapias» reparadoras o de conversión, que pretenden modificar la orientación sexual o la identidad de género de sus pretendidos pacientes. Se trata de una iniciativa que el Gobierno liberal de Justin Trudeau ya promovió en la anterior legislatura. Se espera que el Senado ratifique el texto aprobado por la cámara baja, con lo que Canadá se uniría al reducido grupo de países que han vetado estos infames procedimientos.

La campaña contra las «terapias» de conversión en Canadá comenzó en septiembre de 2018. Se recogieron más de 18.000 firmas por su prohibición, pero en marzo de 2019 el Gobierno federal rechazó legislar sobre el asunto, alegando que se trata de una competencia de los territorios y las provincias. Las de Manitoba, Ontario y Nueva Escocia, así como la ciudad de Vancouver, ya habían aprobado normas para penalizar estas peligrosas prácticas. A ellos se unirían posteriormente Prince Edward Island, Quebec, Yukon y las ciudades de Edmonton y Calgary. A pesar del varapalo inicial que supuso la negativa del Gobierno de Justin Trudeau, los activistas siguieron presionando por una prohibición a nivel nacional.

En abril de 2019, un senador liberal (el partido de Trudeau) presentó una proposición de ley para vetar las «terapias» reparativas. La iniciativa de Serge Joyal no llegó a aprobarse antes de que acabara esa legislatura en otoño de ese mismo año. Mientras tanto, el colegio de abogados hizo un llamamiento al Gobierno para que analizara sus competencias para prohibir las pseudoterapias o, al menos, eliminar los beneficios fiscales de los que disfrutan los grupos que las llevan a cabo. La administración de Trudeau reaccionó enviando una carta a todas las provincias y territorios para pedirles que vetaran estas prácticas.

Durante la campaña electoral para las elecciones de octubre de 2019, los liberales del primer ministro prometieron finalmente hacerse cargo del asunto. El partido de Trudeau se mantuvo como primera fuerza política, aunque perdiendo la mayoría. El nuevo Gobierno, entonces sí, declaró como prioritaria la prohibición a nivel federal de las «terapias» de conversión. En marzo de 2020, el ministro de Justicia David Lametti presentó un proyecto de ley de reforma del Código Penal para tipificar como delito la publicidad y la práctica de estas pseudoterapias en menores de edad. La Cámara de los Comunes aprobó la medida en junio de este año, con los votos en contra de 62 diputados conservadores (de un total de 119). La iniciativa, sin embargo, entró en vía muerta antes de su tramitación en el Senado, debido a la disolución del Parlamento que precedió a las elecciones anticipadas del pasado mes de septiembre.

Tras la nueva victoria, aunque sin mayoría absoluta, de los liberales de Trudeau, el Gobierno reactivó la propuesta con una importante novedad: el veto será total y no solo se aplicará a menores de edad. El pasado miércoles, la Cámara de los Comunes le dio su visto bueno, esta vez por unanimidad. Un apoyo generalizado que sorprendió a muchos diputados liberales, algunos de los cuales se abrazaron a sus rivales conservadores en agradecimiento por su apoyo a la medida. Ahora pasará al Senado, donde no se espera tampoco una importante oposición. Todo indica que, esta vez sí, se convertirá en una ley que prevé penas de hasta cinco años de cárcel para quien inflija estas prácticas y hasta dos para quien se beneficie económicamente de las mismas o las publicite.

La situación en otros países

Cuando entre en vigor la nueva norma, Canadá se unirá al reducido grupo de países que han prohibido las pseudoterapias de conversión, ya sea de manera general o en menores de edad.

En el vecino Estados Unidos la primera en hacerlo fue California En EE.UU., California fue el primero en hacerlo en 2012, no sin controversia. Le siguieron el también estado de Nueva Jersey (varios meses después), Washington D.C. (cuyo Consejo legislativo aprobó la norma por unanimidad en 2014) y más tarde se sumaron los estados de  OregonIllinoisVermont,  Nuevo MéxicoRhode Island, Nevada, Connecticut, Washington,  Hawái, MarylandDelaware y New HampshireNueva York, Colorado y Massachusetts, cuyo texto entró en vigor en 2019 tras la firma del gobernador republicano Charlie Baker.

En abril del mismo año  también  se les unía Puerto Rico, estado asociado a los Estados Unidos, aunque en este caso lo hacía mediante una orden ejecutiva firmada por su gobernador, Ricardo Roselló, después de que la Cámara de Representantes puertorriqueña rechazara tramitar un proyecto de ley aprobado por el Senado. Y en mayo, la Cámara de Representantes de Maine aprobó el proyecto de ley 1025 por 91 votos a favor (de demócratas, independientes y cinco republicanos) frente a 46 en contra (todos ellos republicanos). Su tramitación continuó en el Senado, donde salió adelante el día 21 de mayo por 25 votos afirmativos (de los demócratas y cinco republicanos), frente a 9 contrarios (todos republicanos).

Hay además numerosos condados y ciudades que haciendo uso de sus competencias locales han promulgado normas similares. Denver, precisamente la capital de Colorado, lo aprobó por ejemplo en enero de 2019  por decisión unánime de sus concejales, así como el estado de Utah.

Y en julio, era Ciudad de México quien prohibía las «terapias» de conversión de la orientación sexual y la identidad de género. Y en octubre de 2020, en el Estado de México. y en julio de 2021 el Estado de Yucatán.

En Europa la pionera fue Malta, que aprobó una ley en 2016. Irlanda y el Reino Unido también están dando pasos en esta dirección. La siguió Alemania el año pasado, aunque con un texto limitado a los menores de edad y con ciertas ambigüedades que el próximo Gobierno de Olaf Scholz se ha comprometido a revisar. El próximo país en sumarse será posiblemente Francia, cuya Asamblea Nacional aprobó en octubre, también por unanimidad, el veto a las pseudoterapias de conversión. Irlanda ha dado pasos en la misma dirección, antes de la disolución del Parlamento con la convocatoria de elecciones en 2020, y también se debate sobre el asunto en Austria. En mayo de este año, el Gobierno británico de Boris Johnson anunció un proyecto de ley, mientras que en Albania existe un veto de facto, toda vez que el colegio de Psicología prohíbe a sus miembros la práctica de cualquier procedimiento encaminado a intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género, ya sea en menores de edad o en adultos.

En España, mientras tanto, la prohibición de este tipo de intervenciones ha sido ya contemplada en varias normas autonómicas y era una de las disposiciones que preveía la prometida ley en favor de la igualdad y no discriminación de las personas LGTBI que se discutió en el Congreso de los Diputados (aunque el PP intentó «colar»una proposición alternativa, en forma de enmienda a la totalidad, que no contemplaba este aspecto).  Un proyecto que naufragó con la convocatoria de las elecciones de abril de 2019. Tras la repetición electoral, el acuerdo de Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos contempla «la aprobación de una Ley contra la Discriminación de las Personas LGTBI incluyendo la prohibición a nivel nacional de las llamadas terapias de reversión».

Y, por fin, El Gobierno de España presidido por Pedro Sánchez, presentó el pasado junio el proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos LGTBI, que incluye la prohibición de las pseudoterapias de conversión.

En cualquier caso, conviene recordar que el Consejo General de la Psicología, órgano coordinador y representativo de los Colegios Oficiales de Psicólogos de toda España, emitió ya en 2017 un comunicado en el que recordaba que las intervenciones que prometen «curar» la homosexualidad carecen de fundamento. No es ninguna novedad, pero en estos momentos en los que la promoción de este tipo de intervenciones parece reverdecer en nuestro país (casos recientes como el de la “terapeuta” Elena Lorenzo o las charlas de Jokin de Irala o de Richard Cohen así parecen indicarlo) toda aclaración es bienvenida. Mientras, el año pasado sufrimos un seminario sobre ayudar a cambiar sentimientos homosexuales. En todos casos, nuestros amigos de HazteOir estuvieron ahí apoyando a los homófobos…

Mientras tanto, el Parlamento Europeo ha exigido la prohibición de estas terapias.

«No» rotundo de los especialistas a las pseudoterapias reparadoras

La comunidad médica mundial en su inmensa mayoría condena estas prácticas y lucha para que los gobiernos las prohíban. A nivel internacional, ya en marzo de 2016 tenía lugar un histórico pronunciamiento de la Asociación Mundial de Psiquiatría en contra de las terribles «terapias» reparadoras, intervenciones que no solo se han mostrado ineficaces para cambiar la orientación sexual de una persona, sino que resultan muy peligrosas (los riesgos incluyen depresión, ansiedad y comportamiento autodestructivo). Prácticas contra las que ya antes se habían pronunciado numerosas organizaciones profesionales. Otras organizaciones que han alertado contra los riesgos de estas intervenciones son la Asociación Médica Británica, las más importantes organizaciones de psicoterapeutas del Reino Unido o, en España, el Colegio de Psicólogos de Madrid. Los testimonios de algunas de las personas atrapadas por las redes que promueven este tipo de prácticas (“ex-gais”) y que años después han conseguido liberarse son un buen ejemplo del daño que pueden llegar a sufrir.

En definitiva, la aplicación o recomendación de este tipo de prácticas van, hoy en día, en contra del conocimiento médico actual y de la lex artis que obliga a todo profesional sanitario.

Respecto al reto que suponen aquellas personas adultas que movidas por su fe religiosa conservadora acuden por voluntad propia a las consultas para cambiar su orientación sexual, ya desde hace años la Asociación Americana de Psicología recomienda ser “honestos” con ellos respecto a su eficacia, considerando que el objetivo en estos casos debe ser favorecer, sin imposiciones, la aceptación de la propia realidad. Posibles estrategias que sugería Judith Glasshold, la presidenta del comité que en 2009 revisó la evidencia disponible hasta esa fecha, eran insistir en determinados aspectos de la fe religiosa, como la esperanza y el perdón, frente a la condena de la homosexualidad, sugerir el acercamiento a confesiones religiosas que sí aceptan la realidad LGTB o, los casos más recalcitrantes, valorar la adopción del celibato como estilo de vida sin pretender cambiar la orientación.

De hecho, en julio de este año, nos enterábamos de que el Vaticano frenaba las “terapias de conversión” e instruía a los obispos españoles a desautorizar a un grupo de ex-gays. Sin embargo, con la dimisión del obispo  Xavier Novell nos enterábamos de que éste, participó, y avaló, ‘terapias de conversión’ de homosexuales hasta que fue frenado por el Vaticano. otros prelados que avalaban dichas prácticas (según las víctimas) serían: José Ignacio Munilla, Javier Martínez, Arturo Ros y  Juan Antonio Reig  avalarían estas prácticas

***

La historia de “X. X.”, un eclesiástico homosexual que pasó por las ‘terapias de conversión’ y “pensó que no tenía más opción que suicidarse”

***

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

***

Fuente Dosmanzanas/Cristianos Gays

 

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Gobierno de Canadá anuncia la equiparación de la edad de consentimiento del sexo anal con los demás tipos de relaciones

Viernes, 18 de noviembre de 2016

PARIS, FRANCE - NOVEMBER 29: Canadian Prime minister, Justin Trudeau makes a statement during a press conference next to French President Francois Hollande at the Elysee Presidential Palace on November 29, 2015 in Paris, France. France will host climate change conference COP21 in Paris from November 30 to December 11, 2015. (Photo by Chesnot/Getty Images) Justin Trudeau

El Gobierno federal de Canadá, liderado por el liberal Justin Trudeau, ha anunciado la puesta en marcha de un proyecto de ley para eliminar una discriminación anacrónica con respecto al coito anal. La iniciativa reducirá la edad de consentimiento para este tipo de relaciones de los actuales 18 años a los 16, para equipararla con la que está vigente para el sexo oral y vaginal.

El artículo 159 del Código Penal canadiense, por increíble que parezca, penaliza el sexo anal como un delito castigable con hasta diez años de prisión. Las excepciones son que se trate de una pareja casada de distinto sexo o que los participantes tengan más de 18 años. En ambos casos tiene que haber consentimiento y durante el acto no deben estar presentes terceras personas.

La distinción entre el sexo anal y los demás tipos de relaciones sexuales consentidas ya supone una discriminación chocante, sobre todo en un país avanzado en materia de derechos LGTB como Canadá. Pero es que además se da la circunstancia de que la edad de consentimiento para mantener otro tipo de contactos (orales o vaginales, por ejemplo) es de 16 años. Es por ello que la comunidad LGTB lleva años pidiendo la derogación del artículo 159.

El Gobierno de Trudeau ha atendido estas demandas y este lunes anunció un proyecto de ley, que ya adelantó en agosto, para eliminar la provisión discriminatoria. Se trata de la segunda vez que una iniciativa de este tipo llega a la Cámara de los Comunes canadiense. En 2011, la mayoría conservadora del entonces primer ministro Stephen Harper bloqueó la tramitación de una propuesta similar, procedente de un diputado del Nuevo Partido Democrático (NPD). La administración de Harper elevó la edad de consentimiento de los 14 a los 16 años en 2008, pero mantuvo la excepción del sexo anal.

El artículo 159 ya ha sido declarado inconstitucional por discriminatorio por los tribunales en Ontario, Quebec, Alberta, Columbia Británica y Nueva Escocia, así como a nivel federal. Pero en las cinco provincias y los tres territorios restantes sigue en vigor. De hecho, los activistas denuncian que los cuerpos de seguridad han seguido deteniendo a gente por este motivo en todo el territorio canadiense y que entre 2008 y 2014, 22 personas solo en Ontario recibieron cargos por practicar sexo anal.

Fuente Dosmanzanas

General , , , , , , , , , , , , ,

Tanto el primer ministro de Canadá como los aspirantes al liderazgo conservador acuden al Orgullo de Toronto y se anuncia la intención de crear carnés de género neutro

Sábado, 9 de julio de 2016

justin-trudeau-orgulloTe imaginas a RAJOY así en el ORGULLO? Así lo vivió su homólogo en Canadá, Justin Trudeau.

El primer ministro canadiense, el liberal Justin Trudeau, hizo historia el pasado domingo al convertirse en el primer jefe de gobierno de su país en participar en la marcha del Orgullo LGTB de Toronto, la más multitudinaria del país. Trudeau estuvo acompañado del alcalde de la ciudad, John Tory, y de la gobernadora de Ontario, la abiertamente lesbiana Kathleen Wynne. Pero también estuvieron presentes los tres candidatos a liderar el Partido Conservador, descabezado tras la derrota sufrida en 2015 Stephen Harper, el ex primer ministro que en su momento se opuso al matrimonio igualitario. La presencia conservadora al más alto nivel se produce después de que ese partido haya renunciado de forma expresa y mediante una votación congresual a su histórica oposición al matrimonio igualitario. 

Justin Trudeau, primer ministro canadiense, ha aprovechado su paso por el Toronto Pride para anunciar que las autoridades del país están abordando la posibilidad de que se pueda elegir una opción de género neutro en los documentos de identidad nacionales. Nos cuesta mucho pensar en ver algún día a quien sea presidente del gobierno marchando en el Orgullo LGBT de Madrid, pero esto en Canadá es una realidad. El primer ministro canadiense lo dio todo marchando por las calles en el reciente Orgullo LGBT de Toronto. Justin Trudeau tiene 44 años, mujer y tres hijos, y es el primer ministro de Canadá desde el pasado mes de noviembre. Y queda claro que su compromiso y apoyo al colectivo LGBT es real.

Si hablamos de derechos del colectivo LGTB podemos afirmar con absoluta convicción de que Canadá es uno de los países que más puede presumir, o dicho de otro modo, de los que menos tiene que avergonzarse.

En los últimos meses hemos visto como cuando existe la intención política, la legislación puede cambiarse sin ningún sobresalto. A lo largo de este año el país ha tomado numerosas iniciativas: Toronto ha dedicado por primera vez un mes entero a la conmemoración del Orgullo LGTB, han confirmado que los demandantes de asilo LGTB de Siria tendrán un lugar destacado en su cartera política, han garantizado los derechos de la comunidad trans en su nueva legislación y ahora planea un cambio en los documentos de identidad.

Ha sido el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, el que ha confirmado que están estudiando la mejor manera de llevarlo a cabo. Trudeau ha aprovechado su paso por el Toronto Pride, convirtiéndose en el primer máximo mandatario del país en acudir de manera oficial, para realizar unas declaraciones en la cadena CP24 en las que aborda la cuestión.

Trudeau ha afirmado que abordando la “mejor forma” para cambiar la legislación. “Forma parte del gran arco de la Historia que conduce a la justicia”, ha argumentado. Además, se ha referido a la flexibilización de la normativa sobre donación de sangre para hombres homosexuales señalando que “no es suficiente” y que van a modificarla de nuevo.

La semana pasada la provincia canadiense de Ontario anunció que permitirá la utilización de un tercer indicador de género, el X, en sus carnés de conducir, un primer paso para conseguir que un mayor número de personas se encuentre más cómodas con sus documentos de identidad.

La asistencia de Justin Trudeau al Orgullo LGTB de Toronto había sido anunciada hace meses. Lo cierto es que no supone una grandísima sorpresa, dada su conocida posición a favor de los derechos LGTB. De hecho ya había participado antes en la marcha, aunque no como jefe de gobierno. El propio Trudeau, de hecho, quiso restarle importancia. “No debería ser para tanto que un primer ministro vaya a una marcha del Orgullo. A partir de ahora no lo será”, declaró.

Trudeau quiso tener además un recuerdo especial para las víctimas de la masacre homófoba de Orlando, presentes en todo momento en la memoria de los manifestantes. “No podemos dejar que el odio avance”, manifestó. Trudeau colgó en su perfil de Twitter varias fotografías de su participación, acompañadas de la palabra “Pride” (“Orgullo”).

 

El primer ministro canadiense no fue, de hecho, el único cargo en participar en la marcha. También estuvo el alcalde de Toronto, John Tory (que pertenece a un partido de centro-derecha local) y la premier de la provincia de Ontario, de la que precisamente es capital Toronto, y que se convirtió en 2013 en la primera persona abiertamente LGTB en presidir un gobierno provincial en Canadá. Ambos dejaron también constancia en Twitter de su presencia en el Orgullo:  

Justin prometió que iría al Orgullo y así lo ha cumplido asistiendo el domingo a la manifestación del Orgullo LGBT más multitudinaria de Canadá, en Toronto. Así ha hecho historia, ya que es la primera vez que un primer ministro en el cargo asiste a este evento. Justin ya había ido al Orgullo en anteriores ocasiones, y en esta llevaba una banderita arcoíris que agitaba con mucha energía. Dijo a los medios durante la manifestación que “tenemos que alzar nuestra voz cada vez que haya intolerancia o discriminación. No podemos permitir el odio”. No dudó en parar a sacarse selfies con quien quisiera, dar abrazos efusivos y le restó importancia al hecho de que él estuviera allí, considerando que debería ser siempre lo normal.

En la galería puedes ver unas imágenes que deberían ser un ejemplo para numerosos políticos en todo el planeta. Así vivió el Orgullo LGBT Justin Trudeau, primer ministro de Canadá.

Justin Trudeau, de 44 años, es hijo de Pierre Trudeau, el que fuera líder del Partido Liberal canadiense durante casi dos décadas y primer ministro en dos ocasiones (entre 1968 y 1979 y posteriormente de 1980 a 1984). Muchos lo consideran, de hecho, el padre del moderno Canadá. De ahí que la carrera política de su hijo, que se alzó con el liderazgo liberal en 2013, despertara tantas expectativas. Expectativas que no se vieron defraudadas gracias a su victoria en las elecciones del pasado octubre, que puso fin a los casi 9 años de mandato del conservador Stephen Harper.

Y los conservadores…

Precisamente si algo nos llama la atención, especialmente desde la perspectiva española, es la presencia en la marcha del Orgullo de los tres candidatos a liderar el Partido Conservador de Canadá tras la marcha de Harper: Kellie Leitch, Michael Chong y Maxime Bernier.

Hasta ahora, ningún líder nacional conservador había acudido al Orgullo de Toronto. No lo hizo desde luego Harper, del que el colectivo LGTB canadiense aún recuerda su fuerte oposición al matrimonio igualitario, aprobado a nivel federal en julio de 2005 (prácticamente al mismo tiempo que en España, aunque algunas provincias canadienses ya lo celebraban desde dos años antes por decisión judicial). La ley fue aprobada entonces con la oposición de los conservadores, que amenazaron con revisar el tema cuando ganaran las elecciones. Afortunadamente la primera victoria de Harper se produjo sin mayoría absoluta, y cuando en diciembre de 2006, su gobierno sometió a votación una iniciativa que en caso de haber sido aprobada hubiera supuesto “reabrir el debate” (en la que los conservadores tuvieron por cierto libertad de voto), una amplía mayoría de la Cámara de los Comunes (175 frente a 123) votó en contra de hacerlo, entre ellos doce diputados conservadores.

Tras aquella votación Harper admitió que no veía probable volver a debatir el tema, y de hecho la “reapertura del debate” sobre el matrimonio igualitario desapareció definitivamente del programa conservador. Pero no fue hasta hace unas pocas semanas que el Partido Conservador de Canadá abandonaba oficialmente su oposición al matrimonio igualitario, eliminando de su ideario la referencia al matrimonio como una institución a la que solo pueden acceder un hombre y una mujer. La decisión, dolorosa para el sector más tradicional del partido, fue adoptada por 1.036 votos a favor y 462 en contra.

Un reconocimiento oficial, explícito e inequívoco por parte de los conservadores canadienses de que en su momento se equivocaron oponiéndose a la igualdad jurídica de las parejas del mismo sexo, y que hoy hace posible que los candidatos a liderar el partido acudan al Orgullo sin que el colectivo LGTB pueda reprocharselo. Bien podría aprender, por ejemplo, el Partido Popular español, algunos de cuyos líderes expresaban hace unos días su malestar porque ningún representante del partido había sido invitado a portar la pancarta de cabecera del Orgullo LGTB de Madrid. La presidenta de la Comunidad de Madrid, que sí había sido invitada, no quiso de hecho estar presente por ese motivo, y envió en su lugar a dos consejeros de su gobierno.

Un grupo homófobo se infiltra en la marcha

En otro orden de cosas, dos incidentes alteraron la tranquilidad del Orgullo de Toronto. El primero de ellos, la protesta del movimiento Black Live Matters contra la violencia hacia las personas negras en Norteamérica, que de hecho participaba en la marcha pero que la bloqueó durante una media hora hasta que el director ejecutivo del Orgullo, Mathieu Chantelois, firmó un documento accediendo a sus demandas, que incluían una mayor representación de la población negra LGTB, así como el veto a que el año próximo participe en la marcha la Policía de Toronto por lo que consideran su actitud discriminatoria hacia la población negra.

Bastante más desagradable es el segundo incidente: la participación en la marcha de un grupo abiertamente homófobo, que de hecho se inscribió oficialmente bajo el pseudónimo “Gay Zombies Cannabis Consumers Association” (“asociación de gais zombies consumidores de cannabis”, podríamos traducir). Lo que parecía un divertido grupo de personas LGTB “procannabis” camufladas con disfraces verdes no era más que un grupo de homófobos pertenecientes a un movimiento cristiano extremista, liderado por  Bill Whatcott, que ya ha sido condenado con anterioridad por la justicia canadiense por su discurso de odio. El grupo repartió de hecho entre los asistentes lo que parecían cajas de condones que en realidad ocultaban desagradables mensajes homófobos.

Confiemos en que el peso de la justicia canadiense vuelva a caer sobre este grupo, empeñado en difundir odio allí donde precisamente las personas se manifiestan celebrando la diversidad.

Fuente: Redacción Chueca/Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Partido Conservador de Canadá elimina de forma oficial la oposición al matrimonio igualitario de su ideario

Miércoles, 1 de junio de 2016

Partido-Conservador-Canada-matrimonio-igualitario-300x165El Partido Conservador de Canadá, que tras perder las elecciones el pasado mes de octubre ha celebrado del 26 al 28 de mayo su convención anual, ha decidido abandonar oficialmente su oposición al matrimonio igualitario, eliminando de su ideario la referencia al matrimonio como una institución a la que solo pueden acceder un hombre y una mujer. La decisión, dolorosa para el sector más tradicional del partido, fue adoptada por 1.036 votos a favor y 462 en contra.

Canadá aprobó el matrimonio igualitario por decisión de su Parlamento federal en julio de 2005, prácticamente al mismo tiempo que España, aunque algunas provincias canadienses ya celebraban matrimonios entre personas del mismo sexo desde dos años antes por decisión judicial. Por aquella época los conservadores, liderados por Stephen Harper, se opusieron de forma rotunda, y de hecho amenazaron con revisar el tema cuando ganaran las elecciones, algo que sucedió de hecho en enero de 2006. Afortunadamente aquella primera victoria de Harper se produjo sin mayoría absoluta, y cuando en diciembre de 2006 su gobierno sometió a votación una iniciativa que en caso de haber sido aprobada hubiera supuesto “reabrir el debate” (en la que los conservadores tuvieron por cierto libertad de voto), una amplía mayoría de la Cámara de los Comunes (175 frente a 123) votó en contra de hacerlo, entre ellos doce diputados conservadores.

Tras aquella votación Harper admitió que no veía probable volver a debatir el tema, y de hecho la “reapertura del debate” sobre el matrimonio igualitario desapareció definitivamente del programa con el que los conservadores se presentaron a las siguientes elecciones. Sin embargo el Partido Conservador seguía manteniendo en su ideario la defensa de la definición tradicional de matrimonio como una institución reservada a parejas de distinto sexo. Algo que no gustaba entre los partidarios de renovar el ideario conservador y adaptarlo a los nuevos tiempos, y más en una sociedad como la canadiense, en la que el apoyo social al matrimonio igualitario es muy elevado y cuyo nuevo primer ministro, el liberal Justin Trudeau, es un reconocido defensor de los derechos LGTB.

Es por eso que el Partido Conservador canadiense, en plena transición hacia un nuevo liderazgo tras la retirada de Harper, ha decidido someter a votación la cuestión. El resultado, inesperadamente positivo: el 69% de los delegados conservadores votaron a favor de que su partido abandonase de forma oficial su antigua posición contraria al matrimonio igualitario. Algo que ha causado malestar entre el sector más tradicional del partido pero que ha sido saludado por sus miembros más renovadores, como puede apreciarse en el siguiente vídeo…

Nunca es tarde si la dicha es buena, que dirían algunos. Bienvenido sea este reconocimiento oficial y explícito por parte de los conservadores canadienses de que en su momento se equivocaron oponiéndose a la igualdad jurídica de las parejas del mismo sexo. Algo que echamos de menos en otros lugares…

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.