Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Objeción de Conciencia’

El Gobernador de Georgia anuncia su veto a la ley que permitiría discriminar a homosexuales

Jueves, 31 de marzo de 2016

gobernadorNathan Deal, gobernador de Georgia

De haber sido aprobado, protegería a líderes religiosos y a propietarios de negocios que se nieguen a dar servicios a homosexuales si consideran que contradice sus creencias religiosas.

“Ley de libertad religiosa” de Georgia permitiría la discriminación contra personas homosexuales.

Hollywood se había unido para rechazar el proyecto de ley homófobo de Georgia, destino muy apreciado en Hollywood para rodajes por sus jugosos incentivos fiscales.

Como recordaban desde Human Rigths Campaign, existen cerca de 200 proyectos de ley discriminatorios contra el colectivo LGTB, que afectan a 32 estados de los Estados Unidos, aún pendientes de resolución. Por eso, el goteo de este tipo de proyectos, que mayoritariamente se escudan en la supuesta defensa de la libertad religiosa, es constante. En estos últimos días se han aprobado tres de esas leyes, que en meyor o menor medida afectan a los derechos de las personas LGTB. En Carolina del Norte y Kansas han recibido el respaldo final de sus gobernadores y han sido promulgadas. En Georgia, sin embargo, la ley que hubiera permitido negar prestaciones, servicios y empleo a las personas LGTB por razones religiosas ha sido vetada por su gobernador, aunque aún puede debatirse el levantamiento de ese veto.

El gobernador de Georgia, Nathan Deal, dijo que vetarría el proyecto legislativo que protege a los detractores de los matrimonios entre personas del mismo sexo después que varias compañías amenazaran con boicotear al estado si se convertía en ley.

 Deal anunció su decisión en una conferencia de prensa en su oficina en el Capitolio estatal: “He examinado las protecciones que este proyecto se propone suministrar a la comunidad religiosa y no puedo hallar ejemplos de cualquiera de dichas circunstancias en nuestro estado. […] No creo que tengamos que discriminar a nadie para proteger a la comunidad religiosa en Georgia”.

El Senado y la Cámara de Representantes de Georgia, ambas en manos republicanas, aprobaron el proyecto de ley HB 757, que permitía rehusar la prestación de servicios por parte de empresas y comercios a las personas LGTB, siempre que se adujera “una sincera creencia religiosa”. Aún más, el texto aprobado concedía el derecho a las empresas de rechazar la contratación de personas LGTB, o incluso de despedir a las ya contratadas, si se aducía la misma excusa. El calado discriminatorio de la ley era tal, que el propio gobernador de Georgia, el también republicano Nathan Deal, expresó su desacuerdo cuando aún se estaba tramitando. La mayoría de legisladores republicanos aprobó el proyecto para satisfacer las exigencias de los sectores más consevadores del estado y a exaltadores de la religión. Así, el texto legal contemplaba una protección especial para las iglesias y grupos religiosos que se opusieran a casar a parejas del mismo sexo y a la instrumentalización de la fe como argumento para negarse a prestar un servicio o contratar a alguien para un trabajo determinado.

Los que se opusieron al proyecto defendieron que la ley pretendía legalizar la discriminación y podría ocasionar incongruencias con las ordenanzas locales que protegen a lesbianas, homosexuales, bisexuales y transexuales. En aquella ocasión, Deal advirtió de que si no desaparecía cualquier referencia a la discriminación de las personas LGBT del proyecto de ley, ejercería su derecho a veto. El gobernador estimaba que se debía proteger el derecho de los ciudadanos a profesar las creencias religiosas, pero que “para hacer eso no debemos discriminar a otras personas”. También esperaba que sus correligionarios “reconozcan que el mundo está cambiando a nuestro alrededor”. Es más, llegó a considerar en sus declaraciones que la discriminación de una minoría estaba en contra de las enseñanzas de Jesús en la Biblia.

Pero la Cámara de Representantes del estado desoyó los consejos del gobernador y aprobó definitivamente el proyecto de ley, haciéndoselo llegar posteriormente para su promulgación. Desde todo el país llegaron voces de protesta por la aprobación de la ley LGTBfoba, sobre todo, al menos por su repercusión, por parte de grandes empresas, corporaciones y equipos deportivos. La lista incluía a Atlanta Braves, Atlanta Falcons, Atlanta Hawks, Dell, Disney,Dow Chemical Company, la Cámara de Comercio de Georgia, Hilton, Intel, Intercontinental Hotels, Live Nation Entertainment, Marriott, Marvel, MailChimp, Metro Atlanta Chamber, Microsoft, la liga de fútbol americano (NFL), Paypal, Salesforce, Square, Time Warner, Turner, Twitter, Unilever, The Weinstein Company, Virgin, Yelp, AMC, Viacom, Starz, 21st Century Fox, Lionsgate, Netflix, CBS, Sony, Comcast y MGM.

Disney y su filial Marvel amenazaban con dejar de rodar en Georgia producciones como Guardianes de la Galaxia 2. La NFL informaba que, de promulgarse la ley, Atlanta no acogería la Superbowl en 2019, quizás el acontecimiento deportivo más importante de Estados Unidos. Estudios de televisión y cine radicados en Georgia, como Tyler Perry Studios, comunicaban que cambiarían su sede de estado si se aprobaba “el fanatismo”. Figuras del espectáculo expresaban su indignación y solicitaban su veto el gobernador.

Coca-Cola y otras empresas poderosas de Georgia se sumaron a la Liga Nacional de Fútbol, a prominentes figuras de Hollywood y a los más importantes estudios de cine para pedir a Deal que rechazara la propuesta. Algunos amenazaron boicotear al estado si el gobernador no ejercía el veto.

Deal dijo que hubiera aprobado el proyecto de ley en su forma original, que se limitaba a proteger a los clérigos que no quisieran unir matrimonios de personas del mismo sexo. Pero agregó que su veto tenía como fundamento “el carácter de nuestro estado y de nuestro pueblo; Georgia es un estado acogedor, lleno de gente amorosa, amable y generosa”.

Disney, Viacom, AMC, Starz, 21st Century Fox, Lionsgate y Weinstein Company son algunas de las compañías que rechazaron el proyecto de ley conocido como “HB 757 que, de ser aprobado, protegería a líderes religiosos y a propietarios de negocios que se nieguen a dar servicios a homosexuales si consideran que contradice sus creencias religiosas.

Estudios, compañías y cineastas de Hollywood se habían unido para mostrar su rechazo y amenazar, incluso, con un boicot a Georgia si finalmente el gobernador de este estado firma una polémica ley contra los homosexuales. “Disney y Marvel son compañías que van de la mano, y aunque hemos tenido experiencias geniales rodando en Georgia, planearemos trasladar nuestros equipo a otro lugar si cualquier legislación que permita prácticas discriminatorias se convierte en ley estatal”, aseguró ayer un portavoz de Disney, según el portal especializado Deadline.

También se pronunció la compañía Viacom, a la que pertenecen Paramount, Comedy Central, Nickelodeon y MTV, que aseguró que la diversidad y la aceptación son “valores centrales” de su empresa y urgió al gobernador de Georgia a “resistir y rechazar” el proyecto de ley, informó el medio especializado “The Hollywood Reporter”. Time Warner,  dijo que la ley “claramente viola los valores y principios de inclusión”, y Weinsten Company,  afirmó que no respaldará “la discriminación de las personas LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales) o de cualquier americano“, se unieron también al movimiento de rechazo.

Asimismo, los artistas de Hollywood movieron ficha y treinta figuras del cine firmaron una carta junto a The Human Rights Campaign, la mayor organización de Estados Unidos para la defensa de los derechos civiles de la comunidad LGBT. El texto, dirigido al gobernador de Georgia, el republicano Nathan Deal, pide que se vete el proyecto de ley para enviar así un “potente mensaje” de que este estado “no tolerará la discriminación contra ciudadanos, trabajadores y visitantes”. Entre los firmantes de esta carta de protesta se encuentran los actores Julianne Moore, Anne Hathaway y Matt Bome; los guionistas Diablo Cody y Aaron Sorkin, y los cineastas Gus Van Sant, Seth MacFarlane y Rob Reiner.

Varios legisladores señalaron que la aprobación de la llamada “Ley de libertad religiosa” de Georgia crearía “ciudadanos de segunda clase” y permitiría la discriminación contra personas homosexuales.

El gobernador de Georgia ha expresado en varias ocasiones su preocupación ante la aprobación de la ley por parte de la legislatura estatal. No obstante, hasta el momento, no ha dicho si vetará o promulgará la “HB 757”. Conforme se acercaba la fecha límite del 3 de mayo, hasta cuando tenía de plazo Deal para pronunciarse, son cada vez más las empresas que se oponen a la propuesta, entre ellas las corporaciones Google, PayPal, Synovus, Intel y Hilton Worldwide.

Georgia se ha convertido en los últimos años en una pequeña meca del cine gracias a los incentivos fiscales aprobados para atraer a esta industria. De acuerdo con estimaciones de la industria, el estado ocuparía el tercer lugar en cuanto a producciones de cine y televisión, solo superado por California y Nueva York. Como muestra, Disney acaba de rodar en Georgia “Captain America: Civil War” y actualmente tiene en Atlanta la producción de “Guardians of the Galaxy 2“.

Y así ha sido, Nathan Deal comunicó este 28 de marzo que ejercía su derecho a veto y no promulgaba la ley. En un largo discurso, el gobernador explicaba lo innecesario de una ley semejante para proteger la libertad religiosa. Tomaba como ejemplo que la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos ya permitía a las iglesias rechazar la celebración de ceremonias que contraviniesen sus creencias, sin que se necesite que una ley lo estipulara. Curiosamente, también arguía que no son necesarias medidas especiales de protección por razones religiosas, porque en Georgia no existen leyes específicas que defiendan los derechos LGTB. Por supuesto, incluía referencias al daño económico y de imagen para el estado que la ley podía producir. Finalmente resumía así su decisión:

Como he dicho antes, no me parece que haya que discriminar a nadie para proteger a la comunidad de fieles de Georgia, de los cuales mi familia y yo formamos parte. Lo que haremos respecto a la ley HB 757 no estará encaminado únicamente a de la protección de la comunidad de fieles o la consecución de un clima de negocios que sirva para el crecimiento del empleo en Georgia.

Se trata también del carácter de nuestro estado y del carácter de su gente. Georgia es un estado de acogimiento, lleno de gente cálida, amable y cariñosa. Nuestras ciudades y nuestro campo están llenos de personas que adoran a Dios de miles de maneras y en muy diversos entornos. Nuestros ciudadanos trabajan los unos al lado de los otros sin tener en cuenta el color de su piel, o la religión que profesan. Estamos trabajando para mejorar la vida de nuestras familias y nuestras comunidades. Ese es el carácter de Georgia. Tengo la intención de hacer todo lo posible para que siga siendo así.

Por esta razón, veto la ley HB 757.

Chad Griffin, presidente de Human Rights Campaign, se ha felicitado por la decisión de Nathan Deal con las siguientes declaraciones: “El gobernador ha escuchado las voces de los habitantes de Georgia, de las organizaciones de derechos civiles, así como de los líderes de la industria del entretenimiento y del sector privado, que han condenado estos ataques a los derechos fundamentales de la población LGTB. Ha sentado un precedente que otras autoridades electas deben seguir”. Los líderes religiosos más intolerantes, sin embargo, han acusado al gobernador de rendirse ante la presión de las grandes empresas.

Los ponentes de la ley ya han amenazado con tomar medidas para revertir el veto. En todo caso, el gobernador Deal se ha unido así a sus homónimos de Indiana o Dakota del Sur, que también ejercieron su derecho a veto a leyes que vulneraban los derechos LGTB, influidos sin duda por la amenaza de graves pérdidas económicas si se terminaban promulgando.

Fuente Agencias/Cáscara Amarga/Dosmanzanas

Cristianismo (Iglesias), General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Vaticano desmiente que el Papa apoyara a Kim Davis, imputada por negarse a registrar matrimonios gay

Sábado, 3 de octubre de 2015

papa-e1443635687935Uno empieza ya a cansarse de tanto desmentido, Ya no nos vale que salga el sr. Lombardi des mintiendo no sé qué cosas…. Cuando Francisco quiere decir algo, lo dice él mismo… Pues eso, que salga él y diga que es mentira. Mientras tanto, seguiremos pensando que destila pura homofobia…

Se trató de “Un saludo muy breve y de cortesía”, no una reunión de 15 minutos

“Su encuentro con ella no debe ser considerado como un apoyo a su posición“, destaca la Santa Sede

La Santa Sede desmintió hoy “un apoyo de Francisco a la posición” de Kim Davis, la funcionaria norteamericana encarcelada por negarse a cumplir el fallo que legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo y a quien el pontífice vio durante su viaje a Estados Unidos.

“El Papa no se enteró de los detalles de la situación de la señora Davis y su encuentro con ella no debe ser considerado como un apoyo a su posición, afirmó la Santa Sede en un comunicado.

La misiva entregada a los periodistas acreditados aclara que Francisco se encontró con ella “en la Nunciatura de Washington” y se trató deun saludo muy breve y de cortesía al que el Papa se prestó con su característica gentileza y disponibilidad”.

La única audiencia concedida en la Nunciatura fue dada a un antiguo alumno suyo con su familia, agregó la nota divulgada “con el fin de contribuir a una comprensión objetiva”.

La noticia del encuentro entre ambos se conoció esta semana a través de la propia Davis, quien afirmó en una entrevista con la cadena ABC de Estados Unidos que se reunió con el líder de la Iglesia Católica durante 15 minutos en la sede diplomática del Vaticano en Washington y que éste la instó a “mantenerse firme”.

La mujer, funcionaria pública del estado de Kentucky, estuvo brevemente en prisión a inicios de septiembre tras negarse a emitir licencias de casamiento a parejas homosexuales luego que la Corte Suprema de ese país legalizara el matrimonio igualitario el 26 de junio pasado.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

El Papa sí tuvo tiempo de reunirse con la funcionaria que niega licencias matrimoniales a los gays

Jueves, 1 de octubre de 2015

papa-e1443635687935Sencillamente vergonzoso:

El papa Francisco se reunió en Washington con Kim Davis, la funcionaria estadounidense que pasó cinco días en la cárcel tras negarse a conceder licencias de matrimonio a parejas homosexuales. El encuentro, mantenido en secreto hasta este miércoles, ha sido confirmado por el Vaticano. El abogado de Davis ha revelado que la activista y su marido charlaron con el Pontífice durante unos 15 minutos y que el Papa les pidió que “rezaran por él”.

A pesar de que el Papa evitó abordar durante su estancia en Estados Unidos temas como el aborto o el matrimonio igualitario, su encuentro con Davis contrasta con el tono general de su visita. La reunión puede ser interpretada además como el respaldo de Francisco a Davis, una empleada de un condado de Kentucky que se ha situado en el centro de un intenso debate sobre la libertad religiosa en Estados Unidos.

Un comunicado de Liberty Counsel, la organización que defiende el caso de Davis, asegura que la pareja se reunió con el Pontífice en la Embajada del Vaticano en Washington el pasado jueves. El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, aseguró este miércoles que no negará que la reunión tuvo lugar pero carece de comentarios que añadir.

Si ayer lamentábamos que el Papa hubiera rechazado visitar a los jóvenes sin hogar LGBT de Nueva York en su reciente visita a Estados Unidos, hoy tenemos que lamentar un nuevo hecho que deja a Francisco muy mal.

Porque mientras no ha tenido tiempo de visitar a esos jóvenes sin casa, sí lo ha tenido para reunirse con Kim Davis, la tristemente famosa funcionaria católica que lleva todo el verano siendo noticia porque se ha negado a conceder licencias matrimoniales a parejas gays. De hecho, llegó a pasar cinco días en prisión, de la cual, por cierto, salió recibida como una auténtica heroína por grupos católicos.

Homófobo, tránsfobo y cobarde: Francisco recibe a la funcionaria encarcelada por obstaculizar bodas del mismo sexo… en secreto”

La noticia ha causado gran conmoción en el colectivo LGTB y en el sector más liberal de la sociedad estadounidense. El papa Francisco, en un ejercicio de homofobia que hace bueno a Joseph Ratzinger, recibió en privado a Kim Davis, la funcionaria evangélica de Kentucky que fue encarcelada durante unos pocos días al desobedecer la orden judicial que la instaba a desbloquear la concesión de licencias de matrimonio a las parejas del mismo sexo en su condado. Francisco, que rogó a Davis que se mantuviera fuerte, se ha revelado eso sí como un cobarde redomado: el Vaticano negoció para que la noticia no se hiciera pública hasta su regreso a Roma, impidiendo así que la expectación que sin duda hubiera creado echara por tierra la imagen “progresista” que se ha labrado en este viaje.

Ya con el papa en Roma, la noticia era hecha pública por Mathew Staver, el abogado de Kim Davis, que confirmaba que el encuentro tuvo lugar en la Nunciatura Apostólica de la Santa Sede en Washington D.C. (la embajada vaticana). Francisco recibió a Kim Davis y su marido durante algo menos de 15 minutos. El abogado de Davis no ha querido dar detalles sobre cómo se gesto el encuentro, ni de quién partió la idea, aunque todo apunta a que fue el propio Vaticano el que quiso tener ese “detalle” con la funcionaria rebelde (que por cierto ni siquiera es católica). Lo hizo, al parecer, con el compromiso de que nada se supiera sobre el encuentro hasta que el papa hubiese regresado a Roma, para no eclipsar el resto de su viaje. Una cobardía, dicho sea de paso, que el Vaticano mantiene incluso cuando la noticia ya se ha difundido. “La Santa Sede es consciente de las informaciones sobre el encuentro de Kim Davis con el Santo Padre. El Vaticano ni confirma el encuentro ni lo desmiente, y no habrá más información sobre el tema”, reza de hecho el comunicado hecho público por la oficina de prensa del Vaticano…

Quien sí ha hecho declaraciones es la propia Kim Davis, que ha manifestado que el papa Francisco le transmitió su solidaridad, le dio las gracias por su valor y le dijo que se mantuviera “fuerte”. “Yo estaba llorando. Las lágrimas salían de mis ojos. Yo no soy nadie”, ha declarado una “humilde” (según sus propias palabras) Kim Davis en una entrevista televisiva.

Davis, recordamos, es la funcionaria encargada de emitir las licencias de matrimonio en el condado de Rowan (en el estado de Kentucky), que no solo se negó a hacerlo a parejas del mismo sexo sino que además no permitía que sus subordinados lo hicieran. “Emitir una licencia matrimonial que entra en conflicto con la definición divina de matrimonio, con mi nombre en ella, viola mi conciencia. No es un tema inocuo para mí. Se trata del cielo o del infierno”, justificó. Al ser preguntada directamente por una pareja del mismo sexo sobre bajo qué autoridad les negaba su solicitud, respondió que “bajo la autoridad de Dios”. El juez federal David Bunning, que llegó a ofrecer a Davis la posibilidad de evitar la cárcel si accedía a que sus subordinados emitiesen las licencias de matrimonio (a lo que se negó) decretó finalmente su ingreso en prisión por un delito de desacato.

Pocos días después, Davis fue liberada, pero Bunning le impuso la obligación de no impedir que sus subordinados emitiesen las licencias de matrimonio. El culebrón, sin embargo no ha terminado todavía. Cómo termine finalmente será un buen termómetro de hasta qué punto el estado de derecho aguanta en Estados Unidos el embate del fundamentalismo cristiano. Ni Davis es la única funcionaria que opone resistencia al matrimonio igualitario ni el condado de Rowan es el único que ha obstaculizado la emisión de licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo. Hay otros varios, no solo en Kentucky, también en Alabama o en Texas, y diversos recursos judiciales están en curso pendientes de resolución definitiva. Lo que nadie esperaba, desde luego, es que el papa Francisco hiciera su aparición para apoyar tan abiertamente a Davis, erigida en mártir de una derecha religiosa fundamentalista de base evangélica con la que tradicionalmente la Iglesia católica estadounidense había procurado mantener distancias.

Pues bien, el Papa tuvo una reunión el pasado jueves con Kim Davis, a la que le dijo que fuera fuerte y le agradeció su valentía. “También me pidió que rezara por él y yo le pedí lo mismo”, añade Davis contando su encuentro con el Pontífice.

“Yo nunca pensé que conocería al Papa”, dice Davis en el mensaje. “¿Quién soy yo para tener esta oportunidad? Yo soy solo una funcionaria que ama a Jesús y que desea servirle con todo mi corazón”. La trabajadora de Kentucky asegura que Francisco fue “amable” durante la reunión y que le pidió que rezara por él. “Me dio las gracias por mi coraje y me pidió que sea fuerte”.

Davis alegó que firmar licencias de matrimonio de parejas del mismo sexo violaba sus creencias. Antes de entrar en prisión por desobedecer la ley federal, describió la obligación de suscribir esos matrimonios como una “decisión entre el Cielo y el Infierno”. Su estancia de cinco días en la cárcel por “escuchar la autoridad de Dios” le ganó el apodo de “la nueva Martin Luther King” entre la derecha más conservadora de Estados Unidos.

Los candidatos republicanos más conservadores han convertido a Davis en el rostro de la batalla conservadora en defensa de la libertad religiosa, que consideran amenazada tras la sentencia del Tribunal Supremo que reconoció el derecho al matrimonio igualitario. Apoyados en esa sentencia, los detractores de campañas como la de Davis le acusan de atacar los derechos de los homosexuales.

Según el abogado de David, el encuentro se organizó con el Vaticano, que puso como condición no hacer público este encuentro antes de que el Papa regresara al Vaticano. Tras conocer este encuentro, se entienden mejor las palabras del Papa que, en el avión de regreso, dijo a la prensa que la objeción de conciencia era un “derecho humano”. Se refería, claro, a Kim Davis.Durante su regreso a Roma, un periodista preguntó al papa Francisco si los empleados públicos estadounidenses pueden negarse, como hizo Davis, a entregar licencias de matrimonio a parejas homosexuales, reclamando así un derecho religioso. El Pontífice no hizo referencia directa a la funcionaria de Kentucky, alegando que no puede “tener en mente todos los casos de objeción de conciencia”, pero sí definió estas objeciones religiosas como un “derecho humano”.

La cobardía de Francisco

Ya en entradas anteriores hemos venido advirtiendo de la homofobia y transfobia de Francisco, que también en suelo estadounidense aprovechó para, durante su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, insistir en “la distinción natural entre hombre y mujer” y referirse al reconocimiento de las relaciones entre personas del mismo sexo como “imposición de modelos y estilos de vida anómalos”. Exactamente el mismo argumento que muchos líderes de países africanos, asiáticos e incluso del este de Europa utilizan para justificar la aprobación de infames legislaciones homófobas. El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, lo utilizaba pocos días después ante el mismo foro.

Y que Francisco, al que cuando fue elegido papa dosmanzanas calificó como “virulento homófobo” a la luz de su anterior trayectoria como arzobispo de Buenos Aires, no duda en alternar gestos aperturistas (el ya famoso “¿quién soy yo para juzgar?” o la recepción a un católico transexual español, por mencionar dos de los más señalados) con declaraciones abiertamente homófobas (como sus criticas a las leyes de matrimonio igualitario, que según él suponen una “amenaza a la familia”, o sus alabanzas al papel de la Iglesia católica de Eslovaquia en el referéndum homófobo celebrado en febrero en ese país) o tránsfobas (“Pensemos en las armas nucleares, en su capacidad de aniquilar en unos pocos instantes un alto número de vidas humanas. Pensemos en la manipulación genética, en la manipulación de la vida, o en la teoría de género, que no reconocen el orden de la creación. Con esta actitud, el hombre comete un nuevo pecado contra Dios el Creador”, expresaba Francisco en una entrevista).

Especialmente llamativas son las referencias contenidas en la encíclica Laudato si’ (“Alabado seas”) sobre el medio ambiente, que tantas alabanzas recibió de ambientes progresistas, donde el papa aprovechó para considerar que el respeto a la ecología incluye “la aceptación del propio cuerpo como don de Dios” y su “valoración en su femineidad o masculinidad” para “reconocerse a sí mismo en el encuentro con el diferente”. Según el argentino, ”cancelar la diferencia sexual” no es una actitud sana. Transfobia pura y dura disfrazada de ecología.

En definitiva, ya sabíamos que Francisco es homófobo y tránsfobo, pese a sus gestos aperturistas (amplificados en numerosas ocasiones por unos medios de comunicación que insisten en presentar al argentino como el gran reformador de la Iglesia, algo que a día de hoy está muy lejos de ser cierto). Lo que no sabíamos es que además era un cobarde incapaz de mostrar abiertamente su LGTBfobia. ¿Por qué no permitió que su encuentro con Davis se conociese? ¿Por qué al ser preguntado por su opinión acerca del caso Davis en su vuelo de vuelta se limitó a hacer una defensa genérica de la “objeción de conciencia”, asegurando incluso que él “no podía tener en la cabeza” todos los posibles casos, sin mencionar que él mismo acababa de encontrarse con la persona sobre la que se le preguntaba expresamente?

En este sentido, estamos de acuerdo con el columnista Michelangelo Signorile, que en la edición estadounidense de The Huffington Post señala que el papa “demuestra ser contrario a mucho de lo que enseña y predica. Habla sobre diálogo y sobre tener el valor de defender las propias convicciones. Pero escondió su reunión con Davis debajo de la alfombra, como si estuviera avergonzado, y con toda certeza no queriendo abordar frontalmente el tema. Hasta los que apoyan a Davis deberían encontrarlo insultante”. 

Fuente Agencias, Dosmanzanas y AmbienteG

Foto | Twitter ABCNews

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

Concejal popular se niega a dimitir tras negarse a casar a una pareja lesbiana

Miércoles, 10 de diciembre de 2014

Oscar-Ramírez-Lara3x3Oscar Ramírez, el concejal del PP en Barcelona que se negó a casar a una pareja de lesbianas argumentando “objeción de conciencia”, se negó a dimitir de su cargo el pasado jueves tras la petición del Consejo Municipal de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales.

A mediados del pasado mes de octubre, Oscar Ramírez, presidente del distrito de Sarrià-Sant Gervasi, se negó tajantemente a oficiar la boda de una pareja de lesbianas por su “objeción de conciencia. Tras la polémica originada, el caso llegó el pasado día 5 al Consejo Municipal donde pidieron explicaciones al concejal.

Ramírez se defendió arguyendo que a pesar de su negativa la boda se llevó a cabo y que él hizo todo lo posible para que el enlace tuviera lugar. Estas explicaciones provocaron la réplica de Eugeni Rodríguez, presidente del Observatorio Contra la Homofobia, que muy indignado le contestó: “Sólo faltaría que no se hubiese celebrado la boda siendo un derecho constitucional”.

Desde ICV-EiUA, el grupo que llevó el caso al Consejo Municipal, se quejaron de que el asunto no fuera tratado como punto del día (lo hizo en el turno de ruegos y preguntas) por lo que no pudo ser votado por el pleno del distrito. Asimismo, solicitó al Gobierno municipal que se comprometan a actuar para que se cumpla la demanda del colectivo LGTB. El regidor del distrito por CiU, Joan Puigdollers, explicó que las decisiones del el Consejo Municipal LGTB deben ser aprobadas siempre por el Gobierno municipal ya que “sólo es un órgano de participación ciudadana”.

El caso ha llegado hasta el Síndic de Greuges, que ha exigido al Ayuntamiento de Barcelona que “los concejales que tengan alguna reserva personal para oficiar estas ceremonias comuniquen su objeción en el mismo momento en que reciben la delegación del alcalde”, con el fin de garantizar la normalización del matrimonio igualitario.

Fuente Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Un concejal del PP en Barcelona se niega a celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo

Miércoles, 22 de octubre de 2014

Oscar-Ramírez-Lara3x3Leemos en El País

El Ayuntamiento insiste en que nunca se ha dejado de oficiar una boda

A. y E. son una pareja de chicas que se quieren casar. Su boda, si nada extraordinario ocurre, será a mediados de noviembre, en el distrito barcelonés de Sarrià. La oficiará un concejal diferente al que, por el turno de rotación propio de la Administración, le correspondería. Óscar Ramírez, concejal del Partido Popular y presidente de dicho distrito, alegó “objeción de conciencia” para no realizar la ceremonia.

La celebración de las bodas civiles es una potestad que el Código Civil le da a los jueces y los alcaldes. La misma norma establece que esta obligación puede ser delagada en los concejales, algo que también está estipulado de la Carta Municipal de Barcelona. Cada Consistorio es autónomo para determinar cómo se reparte el oficio de las uniones.

En 2013 en Barcelona, se celebraron 1.138 bodas en el Ayuntamiento. Este volumen hace que la ciudad haya dividido la celebración en once ruedas de turnos: uno en el Saló de Cent del Consistorio y diez más en las diferentes sedes de distritos.

En el edificio de la plaza de Sant Jaume, las ceremonias se las rotan el alcalde, los cinco tenientes de alcalde y los presidentes de los grupos municipales. En los distritos, en cambio, esta responsabilidad se delega en los presidentes de distrito (todos de diferentes fuerzas de la oposición) o en los regidores de distrito (todos de CiU). En casos excepcionales, cualquier regidor puede casar, previa petición de los novios y el visto bueno del alcalde.

Los mismos concejales se organizan para celebrar las bodas —casi siempre en fin de semana— de una manera muy informal y de acuerdo a sus agendas personales, siempre con cierta antelación. Desde el Ayuntamiento insisten en que no es obligatorio para los regidores casar y que nunca se dejan de efectuar ceremonias. “Se atienden todas las peticiones”, explica una portavoz municipal.

En la programación de matrimonios de uno de los fines de semana de noviembre, a Ramírez le correspondía celebrar la unión de A. y E. El concejal popular se negó y el personal del distrito tuvo que hacer cambios de última hora en las agendas para poder encontrar a otro regidor disponible que hiciera la boda.

El malestar por la decisión de Ramírez fue llevada incluso al último pleno del distrito, donde el grupo de Iniciativa preguntó sobre el tema durante el informe del regidor. El presidente del distrito alegó “objeción de conciencia” para no celebrar la boda, según explicaron varios de los presentes en el pleno.

Ramírez insistió ayer que se trataba de “un tema personal”. Desde el grupo municipal del PP explicaron que desde que se aprobó el matrimonio entre parejas del mismo sexo en 2005 el partido dio libertad a sus regidores para que “cada uno haga lo que crea” e insisten que siempre se buscan fórmulas para que las bodas se celebren con normalidad.

El incidente ha molestado a los grupos de la oposición. Iniciativa, por ejemplo, lo llevará al próximo Consejo Municipal de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGTB), donde pedirá que su presidenta Francina Vila —regidora de derechos civiles— que se reúna con Alberto Fernández Díaz, presidente del Grupo Municipal Popular, para que se aclaren los hechos. “No se puede impedir el ejercicio de un derecho civil paradigmático, por el cual el alcalde y los concejales de Barcelona se deben comprometer a autorizar un matrimonio independientemente de la identidad sexual de los contrayentes”, asegura la concejal Janet Sanz (ICV), que también se queja de la falta de asistencia del PP al Consejo LGBT.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.