Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Javier Martínez’

Media docena de obispos, investigados o imputados por la Justicia española

Sábado, 6 de mayo de 2017

los-obispos-espanoles-con-el-papa

Los arzobispos de Oviedo y Zaragoza, y los obispos de Cuenca, Mallorca o Cádiz

Desde la muerte de Franco y hasta hoy, sólo un prelado había sido juzgado ante un tribunal civil

(Jesús Bastante).- ¿Puede un obispo acabar en el banquillo en España? La lógica democrática, en la que todos los ciudadanos son iguales ante la ley, nos haría entender que sí. Sin embargo, desde la muerte de Franco, sólo un prelado, hasta la fecha, ha sido juzgado ante un tribunal civil.

Se trató del todavía arzobispo de Granada, el siempre polémico Javier Martínez, quien en diciembre de 2007 fue condenado al pago de una multa de 3.750 euros por un delito de coacciones y una falta de injurias contra un sacerdote que lo denunció. Sin embargo, tras apelar -y junto a él la Fiscalía provincial-, la Audiencia provincial lo absolvió de todos los delitos por considerarlos prescritos.

Sin embargo, en los últimos meses, parece haberse roto el “muro de silencio” respecto a las presuntas actuaciones delictivas de algunos prelados de nuestro país. En estos momentos, al menos media docena de obispos y arzobispos españoles están siendo investigados -alguno de ellos imputados– en procedimientos penales. “Cuesta mucho, porque España sigue siendo un país política y jurídicamente católico, pero no cabe duda de que estamos avanzando en una laicidad efectiva”, revela a uno de los mayores expertos en Derecho Canónico.

Sin embargo, y pese a lo que pudiera parecer, con la ley en la mano no es tan sencillo que un obispo acabe sentándose en el banquillo. Así, en el “Instrumento de Ratificación de España al Acuerdo entre la Santa Sede y el Estado Español“, firmado en la Ciudad del Vaticano el 28 de julio de 1976 (cuando continuaba vigente el Concordato de 1953, y no se habían firmado los Acuerdos de 1979 ni, evidentemente, la Constitución), que a día de hoy sigue teniendo rango de ley internacional, se afirma que “si un clérigo o religioso es demandado criminalmente, la competente Autoridad lo notificará a su respectivo Ordinario. Si el demandado fuera Obispo, o persona a él equiparada en el Derecho Canónico, la notificación se hará a la Santa Sede“.

Esto es: los obispos, como “ciudadanos vaticanos”, tienen una especie de doble protección, al uso del personal diplomático. Roma tiene que darse por enterada antes de que un obispo pueda sentarse ante un Tribunal español como acusado.

Teniendo esto en cuenta, resulta especialmente relevante que, en los últimos meses, la Santa Sede haya permitido que algunos prelados hayan tenido que declarar, en calidad de imputados, en distintos casos, que van desde el escándalo de los ERE de Andalucía a la demanda de una ex notaria del Arzobispado de Zaragoza, pasando por la inhabilitación de eclesiásticos (entre ellos, el actual obispo de Bilbao, Mario Iceta, o el obispo auxiliar de Sevilla, Santiago Gómez Sierra) por el fiasco de Cajasur, o la denuncia de varias misioneras contra el arzobispo de Oviedo y el obispo de Cuenca por la supuesta venta fraudulenta de varios inmuebles de Lumen Dei.

“La actitud del Papa Francisco tiene mucho que ver en esto”, añade una fuente cercana a Nunciatura, que desvela cómo el actual Nuncio en España, Renzo Frattini, está al margen de cualquier decisión en este sentido. Roma tiene otros interlocutores en España”, afirma.

Estos son, hasta la fecha, los casos más sonados, de obispos españoles ante los tribunales:

Caso Lumen Dei

El próximo 29 de mayo, el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, y el obispo de Cuenca, José María Yanguas, habrán de comparecer ante el Juzgado de Primera Instancia número 77 de Madrid en calidad de imputados. La denuncia parte de 268 misioneras de la Asociación Privada Lumen Dei, que acusan a Sanz y Yanguas de haber usurpado la titularidad de su asociación para vender los bienes de la misma por 12,7 millones de euros. El juez, además, desestimó la petición de ambos prelados, que consideraban que la Justicia civil no era competente para valorar un conflicto de índole eclesiástico. Finalmente, ambos se sentarán en el banquillo, como acusados.

El ordenador de la ex notaria de Zaragoza

El arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, declaró el pasado 3 de marzo ante el Juzgado de Instrucción número 11 de la capital aragonesa, investigado por el presunto espionaje a una exnotaria del Tribunal Interdiocesano. El juez le imputa un posible delito “injerencia en el derecho a la intimidad”, al haber ordenado el hackeo del ordenador de esta mujer, tras su despido, y utilizar datos provenientes de su whatsapp privado para avalar su despido procedente.

Las investigaciones del Grupo de Delitos Tecnológicos de la Jefatura Superior de Policía de Aragón concluyeron que esas conversaciones habían sido extraídas del ordenador de la notaria tras su despido y sin su permiso, lo cual, tanto para los agentes como para la Fiscalía y para el juez puede, indiciariamente, constituir un delito de descubrimiento y revelación de secretos, penado con hasta cuatro años de prisión y multas que pueden alcanzar los 216.000 euros.

Por su parte, el prelado admitió en su declaración haber ordenado el rastreo del aparato dentro de una investigación interna sobre la notaria y relacionada con su despido, recurrió su inclusión en la causa y pidió el sobreseimiento. Sostiene que el ordenador es propiedad del arzobispado y que el chequeo fue realizado antes del despido.

Caso ERE

La pasada semana, el obispo emérito de Cádiz y Ceuta, Antonio Ceballos, declaró como investigado en la causa de los ERE de Andalucía. El prelado está acusado de haber recibido 300.000 euros para una residencia de ancianos, algo que, según la Guardia Civil, podrá suponer un delito de tráfico de influencias.

La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Algeciras (Cádiz) señalaba en un atestado que Ceballos, obispo entre diciembre de 1993 y agosto de 2011, tuvo una “intervención directa” con la consejería para la consecución de la ayuda económica, que se hizo “prescindiendo del procedimiento” establecido. Esa ayuda se concedió “vulnerándose la igualdad, imparcialidad, objetividad y transparencia”. El prelado, en su declaración, admitió los hechos, pero subrayó que “lo hice con buena voluntad porque soy sensible a los puestos de trabajo, lo mismo si se hubiera tratado de ustedes hubiera hecho lo mismo”.

Obispo de Mallorca y las Jerónimas

En Mallorca, las monjas jerónimas han presentado una demanda ante los tribunales contra la diócesis, su anterior responsable (el obispo Javier Salinas, destituido por el Vaticano después de que se descubriera su “especial relación” con su secretaria) y su actual administrador apostólico, el también obispo auxiliar de Barcelona, Sebastiá Taltavull, a quienes acusan de haber inmatriculado “de forma fraudulenta” el convento donde residen, que al parecer ya habría sido vendido a una multinacional para la construcción de un hotel.

Junto a estos casos, en los últimos años, varios obispos han sido demandados ante los juzgados por presuntos “delitos de odio” contra la comunidad LGTB. Entre ellos, algunos de los obispos “de hierro” más conocidos en nuestro país, como el arzobispo de Granada, Javier Martínez; el obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig; el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla; o el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández. En todos estos casos, sin embargo, ha primado una supuesta “libertad religiosa” para que las demandas no fueran admitidas a trámite.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

ONG que ayuda a pacientes con VIH solicita subvención prometida por gobierno argentino

Miércoles, 27 de abril de 2016

consultorio-amigable-para-redesDiversidad Pergaminense es la ONG que creó el Consultorio Amigable con el objetivo de atender a pacientes con VIH sin cobertura social, pero la subvención del Ministerio de Salud con la que tenían prevista su financiación nunca llegó.

Desde que hace un año, cuando se creara el Consultorio Amigable para atender a pacientes con VIH sin cobertura social, los profesionales sanitarios han estado trabajando ad honorem, es decir, sin obtener ninguna retribución económica por sus servicios por parte del paciente. Los gastos de la prestación estaban asegurados por Diversidad Pergaminense, la ONG que obtuvo el aval del gobierno local de Pergamino y del Ministerio de Salud de Argentina, que prometieron financiar las actividades con un subsidio de 220 mil pesos semestrales que nunca llegaron.

De los 60 pacientes que atienden actualmente, algunos de ellos son menores de edad. Entre los profesionales que prestan sus servicios se encuentra una médico de infecciones, una generalista, una psicóloga y varios asistentes sanitarios que proporcionan al paciente, no sólo toda la atención sanitaria que necesita, sino también el apoyo y la orientación psicológica para saber vivir con la enfermedad. Asimismo, reciben habitualmente a todas aquellas personas que desean hacerse las pruebas del VIH u otras infecciones que puedan haber contraído.

«Somos un grupo que estamos trabajando para lograr la inclusión social de todas y cada una de las personas en todos los ámbitos de la sociedad», explica la ONG en su página de Facebook. Su presidenta, Pamela Rodríguez, explica que el consultorio «está funcionando bien, la gente viene a atenderse y a partir de las estrategias que desplegamos, logramos que cada vez sean más los que consiguen una mejor adherencia al tratamiento». Sin embargo, en los últimos días, la falta de recursos supone un problema que necesita solución. Por eso ahora, dado que el municipio ha cumplido con su parte en el acuerdo, facilitando el Centro de Atención Primaria de la Salud, espacio físico donde realizan su actividad, reclaman ahora la subvención del gobierno central, para poder remunerar debidamente al personal sanitario.

«El subsidio tenía que llegar de nación, pero en virtud de que este trámite está frenado, lo que necesitamos es encontrar el modo de garantizar a la médica infectóloga, a la psicóloga y a los promotores comunitarios que desde hace meses están trabajando son percibir nada a cambio», explicó Rodríguez, que lleva ya tiempo manteniendo reuniones con el intendente, Javier Martínez, y con el Secretario de Salud del Municipio, Matías Villeta, para conseguir una solución, además de que ha enviado una petición al Consejo Deliberante para solicitar el respaldo de sus gestiones y que puedan así obtener los recursos que necesitan para continuar con su labor.

«Queremos que entre todos podamos resolver esta situación porque el Consultorio Amigable es el único dispositivo que existe en la ciudad para la atención de pacientes con VIH que no cuentan con cobertura social», concluye la presidenta de la ONG que no pierde la esperanza de conseguir una solución al conflicto.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Roma reactiva el “caso Romanones” tras el cierre de la instrucción judicial

Martes, 26 de enero de 2016

el-padre-roman-principal-encausadoEl padre Román…

Doctrina de la Fe decidirá sobre los siete sacerdotes que aún están en activo

La causa canónica se había detenido mientras la Justicia civil concluía la investigación

(Jesús Bastante).- El caso Romanones ha cerrado su fase de instrucción, pasando a juicio en la Audiencia Nacional. Pero la causa canónica por los abusos sexuales denunciados por el jovenDaniel, quien acusa a diez sacerdotes y dos laicos prosigue en Roma, en concreto en la Congregación para la Doctrina de la Fe, que ahora habrá de decidir sobre el futuro del arzobispo de Granada, Javier Martínez, y sobre las sanciones a los siete curas de la diócesis que, a fecha de hoy, continúan ejerciendo como tales en sus parroquias.

Durante varios meses, el caso se había mantenido latente en Roma, después de que la Santa Sede impeliese a Martínez a entregar la documentación que, hasta en nueve ocasiones, le había solicitado el juez -con tres advertencias de sanción, y la presencia de la Policía Judicial en la sede del Arzobispado incluidas-. Ahora, tras el cierre del sumario, Doctrina de la Fe recupera la iniciativa y continuará el proceso canónico, al que no afectan las prescripciones dictadas por el juez Antonio Moreno.

Así, mientras en el ámbito civil sólo se juzgará al padre Román, dado que en el caso del resto de los inicialmente imputados los posibles delitos ya habrían prescrito, no ocurre lo propio en el eclesiástico. La normativa canónica ofrece un plazo de hasta 20 años de prescripción de los delitos desde el momento en que el joven formuló su denuncia, después de que el mismísimo Papa Francisco le pidiera perdón en nombre de la Iglesia y le animase a llevar el caso ante los tribunales.

54cde08a935a4.r_1422897567642.54-0-1117-640Esto supone que los nueve sacerdotes -amén de Román- que no irán a juicio en Granada sí podrán hacerlo ante las autoridades vaticanas. Hay que recordar que siete de ellos, aún hoy, continúan ejerciendo como tales en sus respectivas parroquias, sin que el arzobispo de Granada les haya relevado de sus cargos.

El protocolo de Roma obligó a que fuera el propio Javier Martínez quien, el pasado mes de diciembre -el escrito fue registrado el pasado 15 de diciembre- hiciera llegar al juez una carta en la que le comunicaba que, tras la conclusión de la fase de instrucción, “lo comunicamos a la instancia correspondiente de la Santa Sede, a los efectos que la misma considera procedentes”, tal y como informa en su número de esta semana la revista Vida Nueva.

La actuación de la Santa Sede -para la que se ha consultado, amén de a la instrucción y a las autoridades granadinas, a diversos prelados españoles y a expertos en derecho canónico y procesal- también afecta al propio arzobispo, quien ha sido declarado, como titular de la diócesis, responsable civil subsidiario del caso de abusos, y no se descarta que tenga que acudir a declarar en el juicio, cuyas fechas se conocerán próximamente. Todo parece indicar que, una vez concluida la fase de instrucción, Roma moverá las piezas que, hasta el momento y para no interferir en la investigación, le corresponden.

Como ya informara RD, es más que posible que Javier Martínez sea enviado al Vaticano como secretario de la Congregación para las Iglesias Orientales, mientras que los siete sacerdotes que aún hoy ejercen como tales puedan ser suspendidos en sus funciones. Los diez clérigos, sin duda, serán objeto de juicio canónico, con penas que pueden llegar a la expulsión del estado clerical.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , ,

“Si el Papa le ha dado estos vuelos al niñito, estamos apañados”

Jueves, 5 de febrero de 2015

54cde08a935a4.r_1422897567642.54-0-1117-640Las escuchas telefónicas practicadas en el ‘caso romanones’ revelan que los curas pudieron armar con la suficiente antelación una estrategia para montar su defensa. Leído en Andaluces.es .

Amina Nasser

“Nos tenemos que preparar, de aquí a nada nos llaman a declarar”, le dice Francisco José Campos, exjuez diocesano, a su interlocutor, que la Policía Judicial no identifica en el sumario. La conversación tiene lugar el 17 de noviembre, el mismo día que trascendió la investigación judicial en la que estaban encartados diez curas diocesanos y dos laicos.

Las escuchas telefónicas practicadas a los miembros del grupo ‘los romanones’ por supuestos abusos sexuales a menores duraron unos pocos días. Los teléfonos fueron intervenidos el 17 de noviembre, un mes después del inicio de la investigación penal y de que el propio arzobispo de Granada, Javier Martínez, pusiera sobre aviso a los imputados al suspender ‘a divinis’ a tres de los diez sacerdotes encartados: Román Martínez Velázquez de Castro, a quien consideran el ‘líder’ del grupo, Manuel Morales Morales, expárroco de Órgiva, y Francisco José Campos.

De las conversaciones aparecidas en el sumario, al que ha tenido acceso andalucesdiario.es, se deduce que los imputados pudieron armar con la suficiente antelación una estrategia para montar su defensa. Casi todos los diálogos de los imputados se refieren a la investigación penal, a las citaciones de la Policía Judicial, al proceder de la Iglesia y del Papa, a las publicaciones de la prensa sobre el caso, al denunciante principal, D. R., de quien dicen que es como el pequeño Nicolás o a la posible prescripción de los delitos que les imputan.

“HA ENGATUSADO AL PAPA”

El día 17 de noviembre, los tres sacerdotes imputados como supuestos autores de los abusos sexuales estaban en Salamanca.

-“Teneis que estar tranquilos. No han salido nombres, no hay nada de nombres”, le dice Francisco José Campos a su familia.

-“Si lo mejor que puede pasar es ya que podamos hablar nosotros y que podamos defendemos, que ahora van a ser, lo mismo hoy, que mañana, dos días de noticias que yo os aconsejo que no las veáis para que no os pongáis peor, y ya está, y ya está, que éste ya sabéis que es un delincuente y que además, ha engatusado, por desgracia al Papa…”

En esa conversación, Campos le pide a sus familiares que estén tranquilos, que están en Salamanca para hablar con los profesores de allí, que ya les habían dicho que era previsible que el tema “podía saltar”.

-“ Y ha salido y ya está, y la prensa le da a esto mucha trascendencia, pero ya está, no os agobiéis”.

-“Es que me cago en sus muertos, hijos de puta, blasfemos, que son unos hijos de puta y unos blasfemos”, comenta su interlocutor, a quien este diario prefiere no identificar al no ser objeto de la causa penal.

En su respuesta, el exjuez diocesano se refiere al denunciante principal, el joven D. R., que denunció los supuestos abusos al Papa, al arzobispo de Granada y a la Fiscalía.

“VAMOS A MOVER LOS HILOS QUE TENEMOS QUE MOVER”

-“…Sabemos que es un delincuente que quiere hacemos daño…y gente que le ha dado crédito, no deberían de haberle dado crédito y más sin contrastar las noticias, sin haber hablado con nosotros … además tiene malas ideas y quiere hacer daño, pues tiene muchos medios y él se ha ido donde sabe que puede hacer daño, pero bueno, nosotros estamos en buenas manos y vamos a mover los hilos que tenemos que mover, pero por los cauces que hay que hacerlo… Si nos ponemos nerviosos, si empezamos a actuar indebidamente, al final le estamos dando carnaza a la prensa, le estamos dando carnaza la gente de fuera y esto quien tiene que decidir en última instancia son los jueces y es la Iglesia… ahí es donde nosotros estamos moviéndonos ahora”.

De las conversaciones se desprende que los imputados sospechaban que sus teléfonos estaban intervenidos. En varias ocasiones afirman que no pueden hablar más por teléfono y, de hecho, alguien les advierte de que los teléfonos podían estar ‘pinchados’.

-“Estamos en Salamanca, hemos venido a ver al abogado este canónico y hablar un poco con él… viendo un poco cómo plantear las cosas…”, explica Campos a un miembro de su familia, con quien habla de las filtraciones a la prensa.

“COMO EL PEQUEÑO NICOLÁS”

-“Este que es un iluminado, es que es como el pequeño Nicolás… pero es un delincuente con piel de cordero y que ha enredado al mismo Papa y a todo el que ha podido…”, comenta en alusión al joven denunciante.

-“Si el Papa está detrás de todo esto y le ha dado estos vuelos al niñito, estamos apañados”, afirma.

En esa conversación, parece haberse gestado la idea de movilizar a su gente para escribir cartas de apoyo a los imputados dirigidas al Papa.

-“El Papa ha leído su carta y lo ha llamado por teléfono” (en referencia al denunciante), ¿Por qué las personas que se sienten también víctimas de esta situación y de un juego sucio, no tienen derecho a que se las escuche?, reflexiona Campos con su interlocutora.

“LO DICE HASTA EL SUBDELEGADO DEL GOBIERNO”

Al día siguiente, el exjuez diocesano llama a uno de los miembros del grupo:

-“Estamos de camino, vamos por Despeñaperros, se habla incluso de que no se descartan detenciones inmediatas, estamos asustados, lo dice hasta el Subdelegado del Gobierno, me parece increíble que la Policía venga a por nosotros a nuestro domicilio”.

Su interlocutor lo tranquiliza, le dice que no se fíe de la prensa, que hay que llamar a su abogado. Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , , , , ,

Francisco fuerza una investigación sobre abusos sexuales en la Diócesis de Granada cuyo obispo no parece colaborar

Lunes, 17 de noviembre de 2014

la-tristeza-de-la-pederastiaCon información de Religión Digital

El juez de Granada podría ordenar en las próximas horas la detención de sacerdotes implicados en la trama de abusos

El Papa llama a una víctima y le asegura que “ya hay gente trabajando para que todo se pueda resolver”

Quiero pedirte perdón en nombre de toda la Iglesia. Estas heridas hacen que la Iglesia se resienta al completo”

Al menos una docena de implicados, entre sacerdotes y laicos, entre pederastas y encubridores, llevaron a cabo los presuntos abusos en distintas residencias de la provincia de Granada

La diócesis sólo se puso a disposición judicial tras la denuncia de la víctima y la llamada papal

Roma confirma que el arzobispo de Granada “no está colaborando con lo que se ha pedido”

La diócesis reconoce en una nota la investigación llevada a cabo por Religión Digital

El Arzobispado de Granada admite haber tomado medidas únicamente contra “los sacerdotes directamente acusados de los abusos”

Javier Martínez, que no acudió a la Plenaria, aboga ahora por la “tolerancia cero”, pero no para los encubridores

Nuevo  caso de abusos a un menor de edad en la Iglesia Católica. Varios sacerdotes y personas laicas asociadas al Arzobispado de Granada han sido denunciadas por haber cometido abusos sexuales sobre un chico cuando era menor de edad. La víctima ha presentado una denuncia en la Fiscalía Superior de Andalucía que ya ha provocado que todos los implicados acaben apartados de su labor en la Iglesia. No se conocen muchos detalles del caso, que todavía se está investigando y que se encuentra en secreto de sumario en el Juzgado de Instrucción 4 de Granada.

Francisco ha forzado la investigación. El acusado puso su historia en conocimiento del Vaticano y el propio Papa Francisco se ha puesto en contacto con la víctima. Recordemos que Francisco pidió perdón por los abusos sexuales a menores y aseguró que la Iglesia “no dará un paso atrás”.

(Jesús Bastante).- “Me siento personalmente obligado a asumir todo el mal que una cantidad importante de sacerdotes hicieron”. El pasado 11 de abril, el Papa Francisco pedía perdón, en nombre de toda la Iglesia, por los casos de abusos sexuales por parte de sacerdotes, y se comprometía a “no dar ningún paso atrás respecto a la postura que tomaremos para corregir este problema y las sanciones que impondremos”. Más allá de las palabras, los hechos.

El siguiente relato es una muestra de que la actitud de “tolerancia cero” ante la pederastia se ha implantado, para quedarse, en la Santa Sede. Y que, si es preciso, es el propio Papa quien toma la iniciativa y obliga a los obispos a tomar medidas, eclesiásticas y penales. Es Bergoglio quien se acerca, hasta lo más íntimo, a las víctimas, para apoyarlas sin reservas y ayudarlas a que estos atroces delitos se denuncien y castiguen, en la Iglesia y también por los tribunales ordinarios.

la-cruz-de-los-abusos-sexualesAsí ha sucedido en un caso que afecta a una diócesis española, según esta investigación, confirmada por fuentes eclesiásticas españolas y vaticanas. Esta es la historia de Daniel, tal y como hemos podido reconstruir a partir de conversaciones con diversas fuentes, algunas de ellas especialmente cercanas a la víctima, durante las últimas semanas. Un relato que nos muestra el apoyo y el cariño del Papa a una de las víctimas de estos lobos disfrazados de pastores, que no dudan en destrozar la vida de los más débiles. :

Domingo, 10 de agosto. 17,23 horas. Daniel (nombre ficticio) conduce despacio por las calles de la ciudad que le vio crecer. A sus veintipocos años, está pasando un auténtico calvario. Víctima de brutales abusos sexuales por parte de varios sacerdotes en su adolescencia, tras varios años de silencio, se decidió a denunciar.

El semáforo se pone en rojo y suena su teléfono móvil. En la pantalla sólo aparece “número desconocido”. “¿Quién es?“, contesta Daniel. “¿Hablo con el señor Daniel?” responde, al otro lado del teléfono, una voz extrañamente conocida. “Sí, soy yo. ¿Quién llama?” “Buenas tardes hijo, soy el padre Jorge.” “Perdón -responde Daniel- se ha debido de equivocar. No conozco a ningún padre Jorge“. Y escucha asombrado: “Bueno, el Papa Francisco“.

Durante varios segundos Daniel no acierta a articular sonido alguno. Al otro lado, su interlocutor cree que ha colgado. “¿Sigue ahí?“. Su tono de voz es inconfundible. ¡Es el Papa!

Hijo, serénate. He leído tu carta varias veces. No he podido más que emocionarme y sentir un dolor inmenso al leer tu relato. Quiero pedirte perdón en nombre de toda la Iglesia de Cristo. Perdona este gravísimo pecado y gravísimo delito que has sufrido. Perdona, hijo mío, tanto dolor ocasionado y tanto como habrás sufrido. Estas heridas hacen que la Iglesia se resienta al completo“. Las lágrimas recorren el rostro de Daniel, que no puede parar de llorar, ni decir una sola palabra.

Hacía apenas unos días, después de años de haber intentado enterrar todo aquel horror en el vacío del olvido, e impulsado por el posible daño -similar al que él tuvo que vivir- que podrían estar sufriendo otros chicos y chicas, Daniel vació su alma en cinco largos, abrumadores e incontestables folios, que envió, casi sin pensar, a la atención de Sua Santità Francesco. ¿Destino? Secretaria de Estado, Palazzo Apostólico Vaticano, 00120 Città del Vaticano.

francisco-pidio-perdon-por-los-abusosAhora, el mismísimo Papa de Roma alzaba el teléfono y le llamaba. La conversación duró apenas unos minutos, pero hizo desaparecer de un plumazo la sensación de angustia con la que había vivido tantos años.

Cuentas con todo mi apoyo hijo mío y el apoyo de toda la Iglesia. Yo tengo próximo el viaje a Corea, pero ya hay gente trabajando para que todo esto se pueda resolver. Doy gracias a Dios porque conserves la Fe y continúes en la Iglesia. Reza por mí, hijo mío, igual que yo lo haré, sin duda, por ti, tu familia y el resto de víctimas de este grave delito cometido por sacerdotes. Te mando mi bendición y el apoyo de la Iglesia al completo. Un fuerte abrazo hijo“.

Francisco prometió “tolerancia cero” ante los pederastas y sus cómplices. Días después de la llamada, el obispo de la diócesis donde se produjeron los abusos recibió una llamada de la Santa Sede en la que se le impelía a tomar cartas en el asunto y colaborar, eclesial y penalmente, para que los presuntos pederastas –la investigación de la Policía judicial, que en estos momentos concluye sus trabajos– sientan el peso de la Justicia, así como asegurar la protección de todas las posibles víctimas. Porque Daniel no fue el único objetivo de los lobos.

En los últimos días, Daniel ha recibido otra noticia desde Roma: Francisco quiere invitarle a participar en la comisión de víctimas de abusos por parte de sacerdotes, presidida por el cardenal O’Malley y que volverá a reunirse a primeros de diciembre. Dicha comisión ayudará al Papa a continuar trabajando para que la “tolerancia cero” frente a la pederastia sea una auténtica realidad.

Y es que las cosas están cambiando a marchas forzadas. La “primavera de la Iglesia” también está siendo realidad en el modo de afrontar a los pederastas y sus encubridores. La petición de perdón del Papa, “en nombre de toda la Iglesia de Cristo” por “este gravísimo pecado y gravísimo delito que has sufrido”, es un aldabonazo a las conciencias de los católicos, y un espaldarazo a los que, durante años, han sostenido que la Iglesia, para poder ser fiel al mensaje de Cristo, debe colocarse siempre al lado de los que más sufren. Le pese a quien le pese.

francisco-javier-martinezJesús Martínez, arzobispo de Granada

El mismísimo cardenal O’Malley, presidente de la comisión de abusos, reiteraba este mismo fin de semana que la Santa Sede “aplicará la tolerancia cero contra los sacerdotes pedófilos y quienes los encubren“. Las autoridades vaticanas, recalcó el capuchino, “están pensando en la idea de establecer protocolos, para saber cómo responder cuando un obispo no asegura la protección de los niños de su diócesis”.

La actitud, y la toma de decisiones del Papa y sus colaboradores, también han calado en el episcopado de nuestro país. Daniel ya no está solo. Quien sí podría ser señalado es el obispo de la diócesis donde se produjeron los abusos, quien tras la reprimenda papal, formalizó la denuncia ante el Juzgado, y apartó a alguno de los implicados de sus parroquias, suspendiéndoles a divinis, pero colocando en sus puestos a otros sacerdotes investigados por los mismos delitos. Semanas después, la diócesis en cuestión, afirman fuentes vaticanas, “no está colaborando con lo que se ha pedido“.

La Asamblea Plenaria del Episcopado, que arranca este lunes, hablará de este asunto en sesión reservada. La apuesta por la total transparencia del Papa Francisco cuenta con el respaldo del cardenal Antonio Cañizares y del arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, quienes están informados del desarrollo de los acontecimientos prácticamente al minuto.

Ambos prelados abordarán este escándalo en sesión reservada, dando nombres y apellidos de los responsables de estos abusos -algo que, para no entorpecer el buen fin de la investigación judicial, no puede hacer esta información-, y exigiendo al prelado responsable de la diócesis -que lo seguía siendo a la hora de elaborar este texto- que tome medidas ejemplarizantes y sin componendas, para evitar que los abusos sigan produciéndose.

Y es que, por fortuna, las cosas están cambiando también en el seno de la jerarquía eclesiástica. Con el Papa a la cabeza, las víctimas están recuperando su dignidad y su carácter en el interior de la Iglesia. El caso que nos ocupa puede marcar un antes y un después acerca de la actitud de la Iglesia española frente al escándalo de los abusos sexuales. Una actitud decidida de acogida a las víctimas y de persecución de los culpables, sean sacerdotes, laicos o religiosos.

Como afirmaba en su biografía el vicepresidente del Episcopado -primer obispo español en denunciar ante las autoridades españolas un caso de abusos-, Carlos Osoro, “la pederastia es un pecado, y también es un delito. Lo ha dicho el Papa y yo creo que es así. No se puede permitir que una persona anule la dignidad de otros“, afirma el arzobispo de Madrid, quien sostiene que lo principal es “acompañar a la persona que ha sido víctima y a su familia. La víctima es quien más marcado está, y hay que estar con ella en todas las circunstancias. Y no es fácil, porque muchas veces esta persona se siente dolida y no quiere saber nada con la institución, porque relaciona -y es lógico- a la persona que le hizo tanto daño con la institución a la que pertenecía“.

No es éste el caso de Daniel, que conserva su fe como un tesoro que le ha permitido sobrevivir a esta tragedia. Y con el Papa Francisco como principal aliado en una lucha que, ahora, cada vez está más cerca de vencer, y que sólo concluirá con la condena, penal y también eclesial, de todos y cada uno de los lobos implicados. Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , ,

El complicado tránsito de Lola para llegar a ser mujer

Martes, 7 de octubre de 2014

1411663887_009688_1411665691_noticia_normalLola y su familia en el salón de su casa, en Gran Canaria. / Quique Curbelo

 

Frenar una pubertad de pesadilla

El uso de inhibidores hormonales evita que los transexuales se desarrollen en la adolescencia

La falta de una normativa nacional causa desigualdades entre las comunidades autónomas

 

Maisie estaba bañando a su hijo de cuatro años cuando este le dijo por primera vez que era una niña y quería comportarse como tal. El psicólogo recomendó a sus padres que no se preocuparan y que dejaran que jugara y se vistiera como quisiese. Cuando creciera, ya verían. En casa, era feliz. Se ponía la ropa de su madre y siempre había muñecas por reyes. Pero en la calle seguía actuando y vistiendo como un chico. “Por miedo”, asegura ahora, con 15 años. “Miedo a no entender lo que me pasaba, miedo al rechazo… Pero fingiendo ser lo que no era me sentía mal, como si me disfrazara para salir a la calle”.

Años después, a través de una amiga, conoció a gente a la que le había pasado algo similar. “Comprendí que era transexual”, recuerda. Tenía 11 años y mucho miedo. Pero decidió empezar a ser Lola públicamente. Sus padres aceptaron su decisión; la habían visto vestirse y comportarse como una chica durante siete años y habían sido partícipes de todo el proceso. Su padre, además, es trabajador social, lo que facilitó las cosas. Para otras familias resulta más difícil aceptar la situación y los menores tienen problemas de aceptación tanto dentro como fuera de casa.

Lola asegura que lo vivió como una “liberación”, aunque fue también un camino difícil. Las burlas de sus compañeros no le hicieron la vida fácil en el instituto, y su autoestima cayó. “Sentía que nadie me iba a querer así“, relata.

A la desazón de sentirse incomprendida se sumó la preocupación por la adolescencia. Ansiedad, insomnio, pérdida del apetito… Pensar en la pubertad la agobiaba.No podía imaginarse con barba o una nuez pronunciada. “Cuando me salía algo de vello, iba corriendo a por la cera. Yo no quería eso“.

Su familia pidió entonces ayuda médica. No sabían cómo enfrentarse a lo que le estaba pasando a Lola. Su pediatra, de un centro de salud público, le recomendó que usara bloqueadores hormonales: un fármaco que inhibe la orden que el cerebro manda al cuerpo para que produzca hormonas sexuales. La idea es que se paralice el desarrollo hasta que el menor tenga edad para decidir si quiere comenzar un tratamiento hormonal más definitivo —16 o 18 años según la comunidad autónoma—. Hace unos cinco años que los inhibidores empezaron a utilizarse en España con este fin. Su efecto es reversible. Si en algún momento Lola dejara de tomarlos, su cuerpo desarrollaría caracteres sexuales masculinos. “Cuando el tratamiento se retira, la naturaleza sigue su curso“, afirma Javier Martínez, su endocrinólogo.

Para empezar a ponerse estas inyecciones, la joven necesitó un informe psiquiátrico que garantizase su transexualidad. Este es, para muchas familias, un aspecto esencial. ¿Cómo saber si tu hijo o hija, que apenas está empezando a vivir, es realmente transexual? Los psiquiatras explican los parámetros que estudian en sus valoraciones: la aversión que estos niños suelen presentar hacia sus genitales; el malestar que les provoca que se refieran a ellos en el sexo contrario al que sienten; y, sobre todo, la persistencia en el tiempo de estos comportamientos.

Los menores pasan por un pediatra, un psiquiatra y un endocrino

En el caso de Lola, un psiquiatra de la sanidad pública acreditó la transexualidad. Antes, ya habían redactado sus valoraciones un psicólogo y un pediatra. Tras un último examen del endocrino, pudo comenzar a los 13 años el tratamiento con inhibidores hormonales, que ha pagado íntegramente la sanidad pública. Durante los dos últimos años, Lola ha recogido las inyecciones en el hospital y su madre, enfermera, se las ha puesto en casa. En este tiempo, la adolescente ha continuado creciendo, pero sin desarrollarse sexualmente. Su vida ha cambiado a mejor, asegura. “Soy muy feliz, y, en gran medida, gracias a los inhibidores“, relata.

Lola vive en Canarias, una comunidad autónoma que permite y sufraga el uso de bloqueadores hormonales para adolescentes transexuales, que se dispensan solo si existe autorización de los padres. Pero la situación es totalmente distinta en otras regiones. No existe en España una política ni directriz común al respecto. La normativa estatal solo prevé este tratamiento para niños con pubertad precoz —que se desarrollan sexualmente demasiado pronto—, pero no para adolescentes transexuales. El Ministerio de Sanidad afirma que es competencia de las autonomías y cada una de ellas lo ha organizado de una manera. Algunas lo autorizan y otras no. Y las condiciones son distintas en cada uno de los casos.

Canarias, Andalucía, Asturias, Navarra, Castilla y León y la Comunidad Valenciana permiten que estos jóvenes puedan acceder al fármaco en cuanto su cuerpo comienza a cambiar. En Extremadura solo se recetan a partir de los 14 años, y en Murcia, Cantabria y Baleares a partir de los 16. Los protocolos suelen ser parecidos. El pediatra hace de primer filtro. Si cree que el niño puede ser transexual, lo remite a un psicólogo y a un psiquiatra. Este último es el que confirma la transexualidad del menor. Y, finalmente, un endocrino certifica que no hay ningún motivo médico por el que se desaconseje el bloqueador hormonal.

No existe ninguna norma ni protocolo común de ámbito estatal

Por otro lado hay autonomías en las que ni se regula ni se sufraga. País Vasco y La Rioja no tienen un protocolo de actuación. Afirman que nunca se les ha presentado un caso así. Galicia no autoriza su uso para adolescentes transexuales: exige que sean mayores de edad para poder tomarlos. Aragón no tiene ninguna normativa. Deja el tema a criterio de cada médico y los facultativos, por si acaso y, ante la falta de seguridad jurídica, no los recetan. Castilla-La Mancha y Cataluña no han ofrecido datos.

Madrid está preparando un protocolo con la Fiscalía de Menores de asistencia a estos jóvenes. Incluir o no la dispensación del fármaco es uno de los temas que se están estudiando. Por ahora, esta terapia no se aplica. El PP rechazó el pasado mayo una proposición de ley que el PSM presentó en la Asamblea de Madrid, y que apoyaron IU y UPyD, y que establecía, entre otras cosas, el tratamiento con bloqueadores y una documentación administrativa donde figurase el nuevo nombre y el sexo sentido por el menor. Otra dificultad con la que se encuentran estos jóvenes: Lola no quiere sacarse el bono del autobús porque figuraría el nombre que le dieron al nacer y tendría que dar explicaciones.

No hay un registro de menores transexuales en España. La asociación de padres y madres de niños transexuales Chrysallis ayuda a más de 150 familias y afirma que la cifra aumenta cada semana. Ana Belén Gómez, psicóloga del Programa de Información y Atención a Homosexuales y Transexuales (PIAHT) de la Comunidad de Madrid, opina que probablemente haya muchos más casos de los que se conocen: “Hay niños que aprenden a esconder cómo se sienten por temor al rechazo”.

Estoy pagando por que mi hijo reciba un tratamiento que otros niños tienen gratis. Natalia, la madre de Patrick

Patrick tiene 12 años y es de Benasque, un municipio de Huesca de unos 2.000 habitantes. Su madre, Natalia, cuenta que la primera vez que acudió al sistema sanitario aragonés para pedir información sobre la transexualidad, no había especialización: “Nosotros investigábamos a la par que ellos y nos informábamos mutuamente“.

Todos los que rodean a Patrick aseguran que, a pesar de tener genitales femeninos, es un chico. Una percepción familiar que le ha permitido vivir una infancia feliz. Pero cuando la pubertad llamó a su puerta, comenzaron los terrores nocturnos. A pesar de tener un informe que confirmaba la transexualidad de su hijo, Natalia no consiguió que ningún endocrino, ni público ni privado, le recetara bloqueadores en Aragón, una de las autonomías sin protocolo de actuación.

La familia se desplazó hasta una clínica privada de Barcelona para acceder al fármaco. El joven recibió su primera dosis en julio y los terrores nocturnos desaparecieron. “Estoy pagando por que mi hijo reciba un tratamiento que otros niños tienen gratis”, critica Natalia, quien lleva gastados casi 2.500 euros entre gastos médicos y viajes. Las familias piden igualdad de condiciones para todos y comprensión para estos menores. “Que les dejen crecer tranquilos, como a todos los niños”, dice una de las madres.

Crecimiento y fertilidad

La relación entre los bloqueadores hormonales y el crecimiento está sujeta a debate. Los endocrinos tienen una vasta experiencia en el uso de estos tratamientos en niños con pubertad precoz y no han observado que afecte a la estatura final, según Itxaso Rica, jefa de sección de Endocrinología Pediátrica en el Hospital de Cruces de Barakaldo (Bizkaia). Pero la situación con adolescentes transexuales podría ser diferente: la edad de los pacientes y la duración del tratamiento son distintas y, al parar el desarrollo hormonal, el momento del estirón podría variar.

Rica opina que aunque no pueden estar seguros de si los bloqueadores influyen en la talla final, ella no lo considera un problema; “realizar revisiones al adolescente y tratar cada caso de manera individualizada es necesario para aplicar un medicamento que tiene mayores beneficios emocionales y psicológicos que posibles desventajas”, señala la endocrina.

Javier Martínez, el endocrino de Lola, una chica transexual de Canarias, defiende sin embargo que al retrasar la pubertad se prolonga el crecimiento. De este modo, se sigue ganando altura hasta el posterior proceso de hormonación y el estirón.

Otro efecto secundario que se alega es que podría causar esterilidad. Martínez explica que esto no es completamente cierto: “Al frenar la producción de hormonas sexuales, causamos una infertilidad temporal, pero desaparece al retirar el fármaco”.

Pero es un tema polémico porque muchos adolescentes pasarán directamente de los bloqueadores a tomar un tratamiento hormonal más definitivo —que podría provocar una esterilidad permanente— en cuanto cumplan los 16 o los 18 años, dependiendo de la comunidad autónoma.

Fuente El País

General , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.