Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Gran Vía’

El escritor Javier Ruescas hace pública la agresión homófoba sufrida por su novio a manos de un policía municipal de Madrid

Viernes, 9 de julio de 2021

denuncia-agresión-policía-municipal-Madrid-300x139El joven escritor Javier Ruescas ha hecho pública en redes sociales la denuncia que ha interpuesto contra un agente de la Policía Municipal de Madrid por una agresión de carácter homófobo. Sucedió la pasada madrugada, en plenas celebraciones del Orgullo LGTBI de Madrid, cuando Ruescas y el grupo que le acompañaba abandonaba el barrio de Chueca y tras atravesar uno de los controles policiales que regulaban el aforo.

«Anoche sufrimos una agresión por parte de la policía municipal de Madrid. Puede que este mensaje no llegue a nada, pero quiero contar lo que sucedió para que, si por desgracia, os sucede algo similar, sepáis como reaccionar», comienza el relato publicado por Ruescas. El escritor denuncia que sobre las 02:50 de la madrugada de este domingo, cuando iba en compañía de varias personas, entre ellas su novio, y juntos abandonaban el barrio de Chueca camino de la Gran Vía por la calle Clavel de Madrid, el grupo se topó con el dispositivo policial que controlaba el acceso al barrio en ese punto. «Mi novio, Andrés, se adelantó unos pasos al grupo. Quiso darse la vuelta para despedirse de un amigo, cuando se dio cuenta de que ya había cruzado la valla y no podía volver. El policía municipal le dijo textualmente: ‘¿a dónde te crees que vas, bombón?’, que fue cuando llegamos a su lado. Y él le preguntó que a quién le estaba llamando bombón. El policía le soltó: ‘a ti, maricón’. Entonces, viendo lo que podía ocurrir, nos alejamos de allí hacia Gran Vía. Mi novio iba farfullando cabreado sobre el trato recibido hasta que de pronto el policía (de al menos 1,95 metros y cuadrado como un armario) sale del control donde estaba con toda su agresividad, camina varios metros hacia la Gran Vía, donde ya estábamos nosotros, y le arrea un guantazo con la mano abierta por algo que creía haber oído».

«Al momento, mientras empujamos a Andrés lejos de ahí, los compañeros del policía municipal se llevan al hombre, con la mirada inyectada de rabia, lo hacen desaparecer dentro de la calle por la que no podemos pasar y cuando vamos a pedir identificaciones por esta agresión injustificad y desproporcionada, ellos primero nos dicen que no, que por qué nos van a dar su número de placa si ellos no han hecho nada, todo con cara incluso de sorpresa por lo que les estábamos pidiendo, y después incluso tratando de amedrentarnos diciéndonos que tuviéramos cuidado, que Andrés habí incurrido en un delito por haberse encarado a la policía», prosigue el relato de Ruescas. «Se aprovechan literalmente del momento, del susto, del shock, de que es la primera vez que vives esto, para que el tiempo pase y, en lugar de ofrecerte ayuda, te achantes y te marches sin molestar», se lamenta.

«Les decimos que queremos denunciar y aún tienen las narices de decirnos que, bueno, si queremos, tenemos que esperar a ir a la comisaría de policía municipal a las 09:00 AM, que a esas horas está todo cerrado. Todo esto con un tono tranquilizador que me desconcertó aún más. pPor supuesto que no les hacemos caso, porque es evidente que quieren escurrir el bulto, y nos dirigimos Andrés, unos amigos que habían sido testigos y yo a la comisaría de la calle Montera. Pero ahí nos dicen que no podemos poner la denuncia y que eso tenemos que hacerlo en la calle Leganitos [comisaría de la Policia Nacional]. Y ahí nos vamos. Nos pidieron los datos, se los dimos y nos tomaron parte de la denuncia», continúa el relato. «¿Qué ocurre? Que debido al shock del momento, de estar preocupados por separarlos, de comprobar que Andrés estuviera bien, perdimos los segundos necesarios para conseguir placas, grabar, tomar los datos del coche en el que se llevaron al agresor… Y aunque nos dicen que van a revisar las cámaras de seguridad, la realidad es que es muy difícil que haya un efecto real con ese policía que, haciendo uso de la brutalidad, le estampó la mano en la cara con violencia a un chaval. Y la realidad que subyace detrás de todo esto es que cualquiera podemos ser víctimas de estas agresiones. Y voy a confesar algo: durante un microsegundo, de tanto verlo en redes, pelis, series… yo pensé: ‘claro, es normal, es policía y nos pega’. Durante un segundo, sí, pero lo pensé. Para despuès darme cuenta de lo surrealista que era todo y lo equivocado que estaba y reaccionar. La policía no puede agredir de esa manera. No puede. No debe. No tienen que comportarse como matones. Deben tener autocontrol, y más en situaciones como esa en la que no había ninguna agreisón por parte nuestra. Menos mal que los policias nacionales que estuvieron con nosotros en comisaría fueron amables, considerados y se mostraron atentos en todo momento. Me llevo al menos eso», asegura Ruescas.

«Lo siguiente que entendimos fue que nos que nos ha pasado es una agresión HOMÓFOBA. Con todas las letras de la palabra. Y que con ese ‘maricón’ y también con ese ‘bombón’ que soltó el policía dejó claro que una de las cosas que alimentó su rabia para salir del control en el que se encontraba y atizar a mi novio fue el asco que le surgió de las entrañas por encontrarse con un homosexual. Así que por favor: si por desgracia os ocurre algo similar, antes de denunciar, en ese instante, tratad de recopilar todos los datos que podáis. Y después, sí, denunciad. Id con testigos, a ser posible (desde aquí, mil gracias a los amigos que nos acompañaron anoche). La impotencia, la rabia y el miedo que ahora sentimos no nos lo quita nadie, pero lo llevan claro si piensan que nos vamos a callar. Puede que no encuentren ninguna prueba, pero al menos no vamos a guardar silencio», finaliza su testimonio:

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Nueva agresión homófoba en pleno centro de Madrid

Miércoles, 26 de agosto de 2015

Día-Internacional-contra-la-Homofobia-y-la-TransfobiaEnésima agresión homófoba en Madrid, ocurrida nuevamente en pleno centro de la capital y denunciada por el colectivo Arcópoli. Ocurrió en la madrugada del sábado 22 de agosto, en la confluencia de las calles Alcalá y Gran Vía, cuando dos chicos fueron agredidos por dos matones que se les acercaron y les preguntaron si eran “maricones”.

Según el comunicado difundido por Arcópoli, los dos chicos, de 25 años de edad, caminaban abrazados hacia la Plaza de Cibeles después de tomar algo por el barrio de Chueca, camino ya de vuelta a casa. Fue entonces, a la altura de la confluencia de Alcalá y Gran Vía, cuando se les acercaron los dos agresores, que tras preguntarles en tono despectivo si eran “maricones” e intimidarles, propinaron un puñetazo a uno de los dos jóvenes. Estos, asustados, pidieron auxilio. Fue la implicación de otro viandante la que por fin consiguió ahuyentar a los atacantes, no sin que antes estos intentaran además robar a las víctimas.

“El mismo sábado de madrugada, en cuanto tuvimos constancia de la agresión, Arcópoli atendió a una de las víctimas que acudió a nosotros. Al día siguiente, le animamos a que fuera a denunciar y finalmente la víctima que sufrió la agresión física ha interpuesto hoy, acompañado por voluntarios de Arcópoli, la correspondiente denuncia en la Comisaría de Policía de Madrid específica de los delitos de odio”, señala el comunicado del colectivo madrileño, que muestra su preocupación por el evidente aumento de las agresiones en las inmediaciones de Chueca, “cuando las parejas del mismo sexo siguen visibilizándose de forma espontánea, pero sin estar ya en el barrio”.

Puesto en comunicación a través de las redes sociales con dosmanzanas, uno de los chicos agredidos se felicita de que “por suerte” no les pasara nada grave, más allá del tremendo susto, y nos comunica, en su caso, su intención de denunciar la agresión mañana martes. ”Ni siquiera éramos pareja. Íbamos abrazados como amigos”, nos comenta.

“Desde Arcópoli venimos exigiendo a las administraciones un plan de choque que no se pone en marcha y más herramientas para poder luchar contra la violencia a nuestro colectivo. Necesitamos que se nos empiece a tomar en serio. El incremento de 2014 no ha sido puntual, como demuestran los casos de 2015”, ha señalado por su parte el coordinador de Arcópoli, Yago Blando.

Madrid: la LGTBfobia se hace visible

Hace solo una semana que recogíamos la noticia de otra agresión en Alcalá de Henares. Pocos días antes una mujer transexual era agredida en Madrid, en el barrio de Tetuán. Noticias de agresiones que se suman a las ocurridas en febrero y marzo de 2014 contra sendas parejas de chicos gais en pleno centro de la capital, la terrible paliza sufrida por una pareja gay en septiembre, la agresión verbal ocurrida en el metro en noviembre o la agresión a otros dos chicos en diciembre. Un escenario de violencia física y verbal preocupante, al que se suman episodios de discriminación como el ocurrido en un céntrico Burger King o el documento interno homófobo por el que Metro de Madrid se vio obligado a pedir disculpas.

Episodios que trascienden a la prensa, pero que no dejan de ser la punta de un inquietante iceberg. Según datos de la FELGTB, más del 70% de quienes sufren agresiones físicas o verbales o amenazas con tintes LGTBfóbicos no lo denuncia. O entre el 60 y el 90%, según la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Incluso así, el grupo más numeroso de los delitos de odio que sí fueron contabilizados en 2014 (513, un 39,9% del total) estuvieron motivados por la orientación sexual o la identidad de género de las víctimas.

Se mire por donde se mire, el problema es grave, y las administraciones públicas madrileñas deberían actuar de forma contundente. Resulta imperioso que el Ayuntamiento de Madrid ponga en marcha cuanto antes la prometida oficina municipal contra la discriminación y los delitos de odio, enmarcada en un plan de convivencia y tolerancia en la capital propuesto por el PSOE y que fue aprobado por el pleno del Ayuntamiento el pasado 22 de julio (con los votos a favor de socialistas y Ahora Madrid). Por lo que se refiere a la Comunidad de Madrid, seguimos a la espera de que el gobierno de Cristina Cifuentes adopte algún tipo de medida al respecto.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

“Víctimas, verdugos y agresiones homófobas”, por Ramón Martínez

Martes, 5 de mayo de 2015

ataques-homofobos-madridExcelente artículo que Ramón Martínez publica en Cascara Amarga

Para vosotros cuatro

“Es insultante para un buen español, ver a una panda de homosexuales en la calle presumiendo de su condición sexual”

“Los homosexuales que estaban en la calle San Miguel son gente intolerante, no respetan la condición sexual de la gran mayoría de la gente”

“Los homosexuales, como demuestran con su bandera multicolor, no tienen patria, son gente apátrida y moralmente enferma”

“¿Por qué tengo que aguantar que una banda de homosexuales se apodere de una zona de Palma con total impunidad?”

“Lo que tienen que hacer los homosexuales es respetar a los heterosexuales que somos la gran mayoría”

Todas estas perlas las escupía esta semana un energúmeno de esos que ensucian Twitter, un tal José Luis, @espectro17, que aunque bien pudiera ser una cuenta paródica, pues tanta estupidez en tan pocas líneas parece humanamente imposible, sirve de ejemplo ilustrativo de uno de los tópicos recurrentes de la posthomofobia, la nueva forma de la discriminación que se disfraza de tolerancia condicionada a un modelo de comportamiento preciso. El objetivo fundamental de esta homofobia que entiende que su discurso debe ser actualizado no es otro que la visibilidad. Ya no pueden decir públicamente que quieren quemarnos en hogueras ni recluirnos en campos de extermino: ahora su principal alegato es que “respetemos” su sexualidad, “respeto” que se consigue cuando las personas lesbianas, gais, bisexuales y transexuales desaparecemos de la vista de la población “mayoritaria” y “bienpensante” heterosexual. Interpretan nuestra visibilidad como un atentado contra su “derecho” a ser hegemonía, a ser los únicos depositarios de un privilegio tan simple y a la vez fundamental como ir con sus parejas heterosexuales agarrados del brazo por una calle cualquiera.

Si no nos doblegamos, si tratamos de ser tan visibles como ellos lo son siempre, en sus 364 días de orgullo heterosexual, les estamos atacando, somos “heterófobos”, igual que son “odiahombres” las feministas. Nos llamarán “mariconazis” como a ellas llaman “feminazis”, sin lograr comprender que lo que malentienden como un ataque no es otra cosa que comportarnos del mismo modo en que ellos lo hacen, visiblemente. Quizá estos argumentos de supina ignorancia son los que llevan a Jorge Fernández Díaz, ministro del interior de España, a incluir la heterosexualidad como una orientación sexual susceptible de discriminación en el Informe de Delitos de Odio de 2014; pero en todo caso, del mismo modo en que me he apresurado a denunciar la intolerancia del tuitero extravagante antes mencionado, lo que hay que hacer no es ceder a este discurso y denunciarlo también.

El discurso de odio, aun con las argumentaciones peregrinas con que se construye actualmente relevando la cuestión de la intolerancia a diferentes posicionamientos ideológicos, éticos o culturales, de respeto recíproco que no encierra sino una velada defensa del privilegio heterosexual, supone una amenaza global. Del mismo modo que denunciamos al tuitero absurdo será preciso denunciar al absurdo Ministro del Interior.

El pasado fin de semana cuatro jóvenes gais fueron agredidos física y verbalmente hasta en tres ocasiones por las mismas personas en una sola hora en las inmediaciones de la madrileña Gran Vía. Primero un fuerte golpe en el cuello al grito de “¡maricones!” de dos jóvenes que salieron corriendo. Por segunda vez los mismos agresores los encontraron cerca de la comisaría de la policía municipal, que tomó sus datos al observar el nuevo ataque y los dejó marchar. Si bien los cuatro chicos agredidos advirtió de que la escasa diligencia de los agentes municipales los ponía en riesgo, la única respuesta de uno de los policías fue que dejaran de montar escándalo. Así poco tiempo después se produjo la tercera agresión, más grave, tras de la cual fueron asistidos por la Policía Nacional y por Arcópoli. Los cuatro fueron al hospital y denunciaron en la comisaría que los agentes les indicaron al atenderles en el lugar de los hechos.

Hemos de esperar ahora para comprobar si el protocolo específico para tratar Delitos de Odio con el que se llenaban la boca en su momento el Ministro del Interior y la anterior Delegada del Gobierno, ya sólo candidata a presidir la Comunidad de Madrid, se ha puesto en funcionamiento. La intuición me dice que no o que se trata de un protocolo con infinitas carencias: las agresiones siguen aumentando –en Madrid se han duplicado y según los cálculos en España se produce un ataque por orientación sexual o identidad de género cara hora y tres cuartos–, aunque en los momentos previos a unas elecciones hasta el Partido Popular pretenda congraciarse con una parte del electorado al que ha venido humillando de manera recurrente. Ante su incapacidad política para impedir que una de cada diez personas viva amenazada es necesario preguntarnos qué hemos de hacer con los agresores y cómo es adecuado tratar a las víctimas.

Las respuestas, como siempre, las encontraremos en el Feminismo. Del mismo modo en que una vez conseguido el voto femenino se logró entender que el siguiente gran objetivo era erradicar la violencia que de diferentes formas padecen las mujeres, nuestro activismo debe ahora comprender que, una vez alcanzado el Matrimonio Igualitario, es la lucha contra las agresiones continuas contra lesbianas, gais, bisexuales y transexuales el que debe ser nuestro objetivo fundamental. Es preciso denunciar toda una Cultura de la homofobia –y bifobia y transfobia– que silencia e invisibiliza los atentados contra la vida, integridad y dignidad de las personas que no somos heterosexuales. Hemos de realizar un inmenso trabajo de análisis de nuestro contexto cultural, para descubrir todos los elementos que posibilitan que con total impunidad se produzcan a diario agresiones, del mismo modo en que hemos de precisar bajo cuántas máscaras puede esconderse el ataque contra nuestros derechos y aprender a percibir que no sólo es la violencia física la que debe ser objeto de nuestra atención, sino también y fundamentalmente la violencia simbólica y lingüística que hemos incorporado como parte de un sistema cultural del que hoy hay que denunciar su intolerancia hacia la diversidad.

Es preciso acompañar adecuadamente a las víctimas, ayudando a que comprendan que bajo ningún concepto son responsables de la agresión que han sufrido, desarrollando protocolos de atencion correctos que vayan más allá de las clásicas propuestas electoralistas. Hay que empoderar a todas las personas a las que nos han enseñado a vivir como ciudadanía de segunda para convencernos de que lo natural no es tener que resguardarnos en la privacidad y mantener silencio en lo público, de que nuestra seguridad no sólo es responsabilidad nuestra y por tanto no debemos andar vigilantes siempre para esquivar las amenazas. Es necesario que aprendamos a no vivir con miedo para poder vivir con dignidad.

Y hemos de ser implacables con los agresores. La mayor parte de los trabajos de investigación sobre las causas de la homofobia, bifobia y transfobia explican esta intolerancia en el miedo de quienes atacan a personas no heterosexuales a no ser ellos mismo tan heterosexuales como se creen. Se han llevado a cabo incluso estudios que han conseguido relacionar homofobia con homosexualidad y nos llegan en ocasiones noticias de que dos hombres presuntamente heterosexuales, condenados por ataques contra personas homosexuales, han contraído matrimonio estando en la cárcel. Es necesario entender que con el discurso de que los intolerantes son en realidad lesbianas, gais, bisexuales o transexuales que no asumen quienes son no hacemos sino conseguir únicamente dos cosas: justificar la violencia que los agresores nos infligen empatizando con ellos, porque “son como nosotros y no lo aceptan”; y plantear que de algún modo esa violencia nos la producimos unos a otros, los invisibles a los visibles, los no aceptados a los aceptados, sin responsabilizar de ella a los fundamentos de violencia con que se ha construido la heterosexualidad, principalmente en los varones. Hay que denunciar la violencia que se exige para corroborar la heterosexualidad, y la masculinidad prácticamente siempre, y no permitir que ni por un momento pueda responsabilizarse de la violencia a la propia cualidad de las víctimas, como individuo en sí o como rasgo constitutivo de su cualidad sexual o de género.

Empieza a conseguirse que la violencia de los maltratadores de mujeres no se justifique nunca por los efectos del alcohol, las drogas o la enfermedad mental –salvo en algunos discursos, incluso entre la nueva izquierda–, y hemos de dejar claro que la violencia contra quienes no somos heterosexuales no es posible justificarla tampoco en modo alguno. Nos da igual que acepten o no su sexualidad, que beban o se droguen: del mismo modo en que gritamos contra la violencia de género “no están locos, son asesinos”.

Y así, para terminar, tampoco debe ser un objetivo preguntarnos por qué se incrementan las agresiones, pues la cuestión es erradicarlas sin detenernos en analizar su origen más que para entender mejor cómo hacerlas desaparecer. Y porque además no es difícil saber cuáles son los motivos: dirigentes políticos que fingen empatizar con nuestras necesidades mientras es evidente su incapacidad y despreocupación cuando bajo sus mandatos se incrementa nuestra vulnerabilidad, como el caso de Cristina Cifuentes; y nuestra visibilidad, nuestra cada vez mayor visibilidad, que los energúmenos injustificables entienden –no nos importa por qué– como un atentado a sus derechos, que son privilegios, y creen que nuestro comportamiento justifica sus ataques. Seguiremos siendo visibles, cada vez más. Seguiremos caminando agarrados del brazo por la Gran Vía y por todas la calles, que también son nuestras. Para recordarlo, te espero esta tarde de sábado 2 de mayo a las 19.30 en la Plaza de Chueca. Basta ya de LGTBfobia.

ramon_martinez_observatorio_rosa

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Colón acogió esta vez la fiesta de todas las familias. Éxito indiscutible de la Manifestación Estatal del Orgullo LGTB 2014.

Domingo, 6 de julio de 2014

DSC_0850_new-copiaUn buen relato el que hace Dosmanzanas:

Éxito incuestionable de la Manifestación Estatal del Orgullo LGTB, un evento que este 2014 ha ganado impulso activista y reivindicativo al tiempo que mantiene su poder de convocatoria intacto. Su nuevo recorrido -un acierto- mejora además las insuficiencias del pasado año y le permite adquirir un nuevo esplendor en su tramo final. El acoso contra el Orgullo por parte del Ayuntamiento de Madrid ha podido debilitar su aspecto más puramente fiestero y comercial -los días previos de fiesta de barrio en Chueca se han resentido- pero no ha podido con una manifestación que a nuestro juicio puede considerarse la mejor de los últimos años.

Resulta imposible calcular la afluencia de personas a un evento que colapsa el centro de la ciudad durante horas y de naturaleza tan multiforme, pero desde luego hablamos de cientos de miles de personas implicadas de una forma u otra.

Los organizadores volvían a repetir este año la cifra de 1.200.000 personas del año pasado. No podemos confirmarlo, pero lo que estaba claro era que habían tanta o más gente que en 2013.

Por lo que se refiere al “núcleo” reivindicativo de la marcha, sí creemos que la afluencia fue mayor. Pese a echar de menos la presencia de algunas organizaciones (comprensible dada la cada vez mayor riqueza de Orgullos locales) nuestra impresión es que había más personas y -esto es importante- más familias. O quizá se trate de una impresión subjetiva provocada por la mejor organización, tanto a nivel espacial como de tiempos, que permitió visibilizar mejor pancartas y mensajes, centrados este año en la persecución de las personas LGTB a nivel internacional. “Nos manifestamos por quienes no pueden”, era el lema del Orgullo este año 2014 y que miles de personas hicieron suyo.

14563575386_2dff9d076cDestacaron muy especialmente las consignas contra la alcaldesa Ana Botella al pasar frente a la nueva sede del Ayuntamiento, que una vez más su equipo de gobierno se ha negado a engalanar para la ocasión (a diferencia de lo sucedido con recientes acontecimientos futbolísticos). “Esa Botella, al contenedor”, fue uno de los gritos más coreados.

Se echó de menos a Pedro Zerolo

Otro de los gritos que más se escucharon fue “No estamos todos, falta Zerolo”. Y es que el histórico activista LGTB no pudo acudir a la marcha, como estaba previsto, al encontrarse con fiebre.

Él mismo se encargó de enviar un caluroso saludo a través de su cuenta de Twitter. “Por 1a vez en 30 años no podré estar en el Orgullo pero cantaré el ‘A quien le importa’ con fiebre y en cama ¡Viva el Orgullo LGTB!”tuiteaba desde su casa.

El tramo final del recorrido, un acierto

Lo cierto es que el nuevo recorrido (una larga línea recta que conecta la Glorieta de Atocha con la Plaza de Colón atravesando Neptuno y Cibeles y que evita giros abruptos como el del año pasado) favoreció la fluidez y la movilidad, tanto interna como externa, de los cientos de miles de personas que participaron de una forma u otra. También permitió brillar más que nunca a las 30 carrozas que animaron el evento en su parte más lúdica, que pudieron contar con un perímetro de seguridad que resultaba muy difícil mantener en la Gran Vía.

Especial mención tenemos que hacer a la nueva parte final del recorrido, el Paseo de Recoletos, que a diferencia de los sucedido en 2013 sí permite seguir con comodidad lo que sucede en el escenario, escuchar el manifiesto (puedes leer aquí el de este año) y disfrutar de la fiesta posterior. La amplitud y el desahogo de sus áreas laterales permite además, y esa sí es una novedad respecto a ediciones anteriores, que las familias con niños pequeños y cochecitos puedan también participar de la fiesta en este tramo final sin miedo a las apreturas, profundizando el carácter de fiesta familiar que cada vez más tiene el Orgullo. Colón si fue este año la fiesta de las familias. De todas las familias.

En cualquier caso, este año 2014 ha asistido a la constatación de un hecho: la comunidad LGTB madrileña siente suya la Gran Vía, que pese a no acoger la marcha del Orgullo se vio igualmente colapsada durante toda la tarde y la noche. Valga como muestra la siguiente fotografía, tomada alrededor de la medianoche:

14399972360_5654c22dedSigue siendo válida la afirmación que hacíamos el año pasado: el abandono de la Gran Vía no solo no ha hecho que el Orgullo vaya a menos, sino que ha permitido su expansión. Pero este año, a diferencia de lo sucedido en 2013 -cuando la Policía municipal comenzó a las dos de la madrugada sus maniobras para abrir al tráfico rodado una Gran Vía repleta de gente- el Ayuntamiento admitió la evidencia y mantuvo la avenida cortada al tráfico hasta altas horas de la madrugada. Seguimos echando de menos, eso sí, una mayor atención municipal al evento: la ausencia de contenedores de basura o de aseos portátiles fue clamorosa.

Quizá sea este el momento de poner punto final a la nostalgia de la Gran Vía como escenario principal de la manifestación, como en su momento tuvimos que hacer cuando el Orgullo abandonó la Puerta del Sol por su incapacidad para absorber a los manifestantes, y centrarse en conseguir una eficaz convivencia de espacios, sobre todo si tras las próximas elecciones municipales el nuevo gobierno de la ciudad -sea del signo que sea- es más favorable a la celebración del Orgullo. ¿Por qué elegir entre Colon y Gran Vía, si podemos tener las dos?

Las fiestas de Chueca se resienten

De lo que tampoco cabe duda es de que la restricción a los espacios de celebración en el propio barrio de Chueca y las limitaciones impuestas a sus establecimientos ha acabado por deslucir la fiesta durante los días previos a la marcha. Es cierto que se mantiene una gran afluencia de gente y que ha habido eventos fuera del barrio (como el concierto del viernes noche en el estadio Vicente Calderón, conmemorativo del 20 aniversario de la revista Shangay), pero el ambiente popular y verbenero que caracterizaba al barrio durante la semana del Orgullo se ha resentido.

La Plaza de Chueca ha perdido su escenario, sustituido ahora por un botellón al uso, y Plaza del Rey y Callao (esta última en realidad fuera de Chueca) han quedado como los únicos espacios en los que tienen lugar actuaciones, con el consiguiente acúmulo de gente. Desde un punto de vista meramente activista puede parecer una pérdida menor frente a la fortaleza de la manifestación, pero no deja de ser un signo de que mantener el acoso en el largo plazo funciona. Y el acoso puede continuar.

Mientras, Cifuentes duda de que el Orgullo sea una manifestación

Por lo pronto, este sábado la prensa nos sorprendía con unas declaraciones de la delegada de Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, figura emergente dentro del PP y a quien no pocos  ven como posible sustituta como candidata de ese partido al Ayuntamiento de Madrid en lugar de Ana Botella. Cifuentes, a quien correspondió en última instancia la decisión de vetar este año el recorrido por la Gran Vía, dudaba de que el Orgullo, al incluir carrozas, pueda considerarse una manifestación. “Eso no es derecho de reunión, es otra cosa. Pero como tiene ese componente reivindicativo, es un acontecimiento a caballo entre ese derecho y algo más lúdico”, matizaba a continuación.

Afirmaciones que pueden parecer frívolas, pero que ocultan una importante carga de profundidad contra la propia marcha. Habrá que seguir ojo avizor, como siempre.

Como hemos hecho en años anteriores (2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012 y 2013) os dejamos con un par de galerías fotográficas de lo acontecido en Madrid. La primera recoge la parte más reivindicativa de la marcha. Intentamos recoger en ella instantáneas de todos los colectivos participantes, aunque pedimos disculpas se si nos escapó alguno. La segunda recoge algunas de las imágenes que nos resultaron más curiosas o llamativas. ¡Esperamos que os gusten!

img_3081-1***

General , , , , , , , , , , ,

El Orgullo LGTB 2014 terminará en Colón

Miércoles, 25 de junio de 2014

eje-Prado-Recoletos-Orgullo-2014Confirmado el recorrido definitivo del Orgullo en Madrid

La marcha estatal del Orgullo LGTB 2014 discurrirá finalmente desde la Glorieta de Atocha hasta la Plaza de Colón, recorriendo de sur a norte el histórico eje Prado-Recoletos. La Delegación del Gobierno en Madrid se ha negado a que la marcha vuelva a la Gran Vía, tal y como habían solicitado los organizadores, pero sí se ha mostrado conforme con la segunda opción que estos proponían. Un recorrido que en cualquier caso mejora el del pasado año, al evitar el giro Paseo del Prado-Calle de Alcalá que tanto deslució el tramo final, y que permitirá un “fin de fiesta” más desahogado.

Se trata de una noticia que nos produce sensaciones contrapuestas. Por un lado, parece consagrarse, al menos mientras el PP se mantenga al frente del Ayuntamiento de Madrid, el abandono del Orgullo de su recorrido tradicional a lo largo de la Gran Vía, sin duda la opción más vistosa. Los argumentos de esta decisión son los mismos que el año pasado: la dificultad de tránsito de los servicios de emergencias, dada la gran concentración de personas que llegaban a colapsar la emblemática avenida madrileña. En este sentido, la Delegación del Gobierno ha tenido en cuenta el informe emitido por el Ayuntamiento de Madrid, que se oponía en redondo a este trayecto. Razones de seguridad que por cierto ya fueron alegadas el año pasado para justifica el cambio de recorrido de la marcha de 2013, y que fue entonces asumido entonces por las organizaciones convocantes de la marcha, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), el colectivo madrileño COGAM y la Asociación de Empresarios y Profesionales para Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales de Madrid (AEGAL).

Este año, y a pesar de que hace varias semanas se anunció que el recorrido volvería a ser el mismo del año pasado, los organizadores solicitaron como primera opción la vuelta del Orgullo LGTB a la Gran Vía, siempre y cuando se dotara al evento de las adecuadas medidas de seguridad. No ha sido posible. La Delegación del Gobierno ha alegado las ya mencionadas razones de seguridad, ya que el recorrido “haría muy dificultoso y casi imposible el acceso a la zona de los servicios de urgencias y emergencias” y además ha señalado que Alcalá, Gran Vía y Plaza de España son vías principales de la red viaria, “constituyendo puntos neurálgicos de intercomunicación”. Argumento este último que llama la atención pocos días después de que ese mismo recorrido se cortase sin problema alguno para permitir el desfile de los nuevos reyes, Felipe y Letizia, por partida doble (camino del Congreso y de vuelta hacia el Palacio Real).

792-nos-manifestamos-por-quienes-no-pueden-lema-del-orgullo-de-madrid-2014

Como noticia positiva, la Delegación de Gobierno sí ha accedido a la segunda alternativa propuesta por los organizadores: que la marcha siga hacia el norte por el Paseo de Recoletos tras bordear la Cibeles, para terminar en la Plaza de Colón. Una opción que por cierto ya propusimos en dosmanzanas en julio de 2013, después de vivir en primera persona la marcha del Orgullo 2013. El giro a la altura de Cibeles resultó forzado, y el blindaje policial del que fue objeto el Ayuntamiento de Madrid interrumpió en este punto el fluir natural de la marcha e hizo imposible acercarse al escenario de la Puerta de Alcalá.

La finalización en Colon, por otra parte, mantendrá una mejor interconexión entre la marcha y el vecino barrio de Chueca.

 En 2013, en cualquier caso, tampoco ayudó el evidente desprecio del Ayuntamiento al que al fin y al cabo es el evento popular más multitudinario de la ciudad. Ausencia de baños químicos, falta de contenedores de basura adicionales a lo largo del recorrido, iluminación apagada a lo largo del Paseo del Prado, blindaje del espacio urbano en torno a la sede del Ayuntamiento…

Esperamos que este año el Ayuntamiento madrileño responda mejor, aunque no resulta desde luego prometedor la persistente actitud de hostilidad municipal hacia las organizaciones convocantes, sobre las que pende la amenaza de una cuantiosa multa que las dejaría en una situación muy difícil.

20130706_pancarrta_orgullo_2013

Fuente Dosmanzanas

General , , , , , , , , , ,

Dos agresiones homófobas en plena Gran Vía de Madrid en pocos días. Una de ellas al grito de «¡Maricones, os vais a enterar!»

Martes, 4 de marzo de 2014

Día-Internacional-contra-la-Homofobia-y-la-TransfobiaDos agresiones homófobas han ocurrido en el plazo de pocos días en la Gran Vía de Madrid, en pleno centro de la capital de España. En ambos casos las víctimas eran parejas de chicos a los que sus agresores insultaron y atacaron al identificarlos como gays.

La primera de las agresiones ocurría el sábado 22 de febrero, alrededor de las 5 de la madrugada, en el interior de una conocida hamburguesería situada en la esquina con la calle Montera. Dos jóvenes gays de 26 y 32 años advirtieron a una mujer que no se colara con la exclamación “tranquila, cari”. En ese momento, dos individuos que ni siquiera tenían relación con la mujer comenzaron a mofarse e insultar a la pareja. Los dos chicos intentaron evitar el enfrentamiento, contestando que no querían “peleas ni malos rollos”, pero los atacantes hicieron caso omiso y comenzaron a agredirlos. Uno de los agresores llegó a mostrar una navaja, aunque no la utilizó. Afortunadamente la policía se presentó de inmediato y pudo detener a Ignacio D.H., de 34 años, y Álvaro B.G., de 33, acusados de un delito de lesiones.

Los agredidos fueron atendidos en el mismo lugar por una ambulancia. Uno de ellos fue trasladado a la Clínica de la Concepción por un traumatismo facial, aunque afortunadamente su estado no revestía gravedad.

También sobre las 5 de la madrugada, pero en este caso del lunes 3 de marzo, otros dos jóvenes eran agredidos en la esquina de Gran Vía con la calle Hortaleza, a pocos metros del lugar de la agresión ya descrita. Otros dos jóvenes eran agredidos al ser reconocidos como gays por dos individuos, que en este caso se apearon de un coche. Los atacantes al parecer mostraban signos de embriaguez. También en este caso la policía se personó en el lugar e identificó a los agresores, a los que también atribuyó un delito de lesiones. Las víctimas, que presentaban contusiones, fueron atendidos en el mismo lugar antes de acudir a comisaría para cursar la correspondiente denuncia.

La zona donde ocurrieron las agresiones es un área muy transitada las 24 horas del día, que se encuentra -para el que no conozca Madrid- no lejos del barrio de Chueca, en un punto intermedio entre este y la Puerta del Sol. Es un lugar en el que la visibilidad LGTB es máxima. El hecho de que en un lugar así se produzcan agresiones homófobas (aunque sea a altas horas de la madrugada) resulta desde luego preocupante.

Leer más…

Homofobia/ Transfobia. , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.