Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Gabriel J. Martín’

El programa MYHYV busca a su primer tronista gay: alguien joven que no parezca homosexual

Viernes, 1 de febrero de 2019

logo-MYHYV-300x149Como excepción, traemos esta noticia de un programa realmente prescindible y muy alejado de los más mínimos valores sociales pero que, debido a la última astracanada, ha dado rienda suelta a los tópicos más deleznables de la homofobia…

El programa de citas de Cuatro Mujeres y hombres y viceversa (MYHYV), presentado por Toñi Moreno desde el pasado año, contará próximamente con su primer tronista homosexual. Eso sí, parece que la productora del espacio —Bulldog TV— está buscando candidatos que no tengan pluma. Hombres ‘masculinos’ y chicas ‘femeninas’. Muchos seguidores del programa no han tardado en cargar las tintas contra la productora a través de las redes sociales, criticando sus requisitos de selección.

Todo empezó cuando Claudia —una de las pretendientas del tronista Santanta— comentó que le gustaría tener una cita con la tronista chica, una joven llamada Jenni. «Este es un programa para encontrar el amor, y yo siempre he venido aquí sincera. A mí hay otra persona que me encaja, que es tronista, y que es Jenni», comentó, para sorpresa de los allí presentes. «Se lo diremos a Jenni, y ella contestará. ¡Yo vivo para ese programa! ¡Ya no puedo dormir en toda la noche!», le respondía la presentadora, visiblemente contenta.

Resulta curioso que, a pesar de llevar más de diez años en antena y de haber contado con infinidad de tronistas y pretendientes hasta la fecha, el programa no haya contado hasta ahora con un trono protagonizado por un hombre homosexual. Todos sus tronistas y pretendientes han sido heterosexuales (al menos públicamente…), a pesar de que otros programas del estilo ya hubiesen dado el paso y de que Emma García —su antigua presentadora— llevase tiempo pidiendo, tanto a los productores como a los directores del espacio, que hubiese un «trono gay». En 2016, de hecho, ya se anunció de manera informal que este sería realidad ese mismo año, sería, aunque al final no se materializó.

Eso sí, según señalaba el diario 20minutos hace pocos días, la productora del conocido espacio está buscando ya a sus primeros tronistas homosexuales —después de años de rumores—. «No se buscan estereotipos ni perfiles demasiado marcados. Las primeras llamadas ya se han producido, e incluso los primeros candidatos al trono podrían hacer sus castings la próxima semana», señalaba la bloguera Rosy Runrún hace unos días.

¿Plumofobia en Mediaset?

Lo curioso del asunto es que, en el caso de las chicas, buscan a una mujer  «joven, femenina, clara, con carácter y guapa». Y, en el de los chicos, quieren «un hombre guapo, masculino, sin pluma y con cuerpazo de tronista». Heteronormatividad al poder. ¿Plumofobia a la vista? «La plumofobia lleva años pululando por todas partes, desde los inicios de la historia y del propio movimiento», señala a dosmanzanas el psicólogo Gabriel J. Martín. «Probablemente, los requisitos para el casting no hayan sido acertados. No deberían haber planteado la pluma como un criterio de exclusión, sino permitir que cualquiera se presentase».

«Pero te hago otra reflexión: si el tronista fuera un chico claramente con pluma, ¿no crees que habría salido otro montón de gente quejándose de que siempre se proyecta ‘una imagen estereotipada del colectivo’? Hicieran lo que hicieran, la iban a cagar… así que supongo que han decidido cagarla apostando por un estereotipo corporal que sea acorde a lo que suelen presentar en su programa», apostilla Martín que, aun así, considera que «han hecho mal en convertir la pluma en un criterio de exclusión, aunque también es un programa que excluye a los gordos, a los feos… y a los inteligentes».

Conviene recordar, en este aspecto, que ya desde sus comienzos MYHYV ha recibido numerosas críticas por su superficialidad, la banalización de las relaciones de pareja y el permanente culto a la belleza física normativa que promueve. Tampoco han faltado las acusaciones de machismo. En 2015, desde la plataforma change.org se promovió incluso una campaña para que Mediaset lo retirase, que llegó a a superar las 167.000 firmas.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Gabriel J. Martín te explica por qué Richard Cohen es un mentiroso

Jueves, 26 de enero de 2017

gabrieljmartin300En estos momentos, si no se ha aburrido ya de hablar, hay un señor gay que dice que ya no es gay en Youtube dando una charla sobre cómo dejar de ser gay. Lo ha organizado todo HazteOir, que ya sabéis que se preocupan mucho por la sociedad y como buenas personas heterosexuales han decidido que es importantísimo que podamos dejar de ser gays.

Que el problema no lo tienes tú por ser gay sino los que no te aceptan por ser gay.

Mientras esperamos a que Cristina Cifuentes responda a la pregunta que le ha planteado Carla Antonelli sobre si hará algo contra la charlita con la Ley LGTB de la Comunidad de Madrid en la mano, vamos a compartiros este vídeo que es mucho mejor.

Gabriel J. Martín sí que tiene una formación (que no tiene Cohen), él habla con datos y con ciencia (no con palabrería y la Biblia, que es lo que hace Cohen), es valiente y no se esconde para que le acepten (como sí hace Cohen) y, sobre todo, no te miente. Que es lo que hace Cohen.

Probablemente no te hace falta ver el vídeo porque sabes perfectamente que HazteOir y Richard Cohen son nocivos y su mensaje no te cala, pero vas a tener argumentos para rebatir tonterías.

Y si conoces a alguien que lo necesita, por favor, compártelo.

Obviamente, suscríbete a su canal de Youtube.

Y ya que estás, por favor, por favor, por favor te lo pido, tienes que leer su libro “Quiérete mucho, maricón.

Fuente EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

La Plataforma Gais contra el VIH anuncia una campaña de movilizaciones

Sábado, 28 de noviembre de 2015

noticias_file_foto_1026254_1448286717La nueva Plataforma Gais Contra el VIH considera del todo irresponsable que el Departament de Salut no haya sido capaz de aprobar un plan de acción contra el VIH esta pasada legislatura, a pesar de que Catalunya sea uno de los países europeos más afectados por la epidemia, con 700 nuevas infecciones anuales, la mayor parte de las cuales concentradas en hombres gais, bisexuales, otros hombres que tienen sexo con hombres y mujeres transexuales. Asimismo, la respuesta que hasta ahora ha dado el Ajuntament de Barcelona a este grave problema de salud pública también es, según apostillan, ‘del todo insuficiente’.

‘La aparición de una nueva herramienta de prevención como la profilaxis preexposición (PrEP), enmarcada en una estrategia combinada que incluya un mayor acceso a los cribados de VIH y otras ITS y el tratamiento como prevención, constituye una oportunidad histórica para detener el goteo de nuevas infecciones en los grupos de población más afectados como el nuestro que inexcusablemente debe ser aprovechada’, explican desde la Plataforma.

Desde Projectedels NOMS (entidad de referencia en nuestro país en el campo del VIH/sida) y Afirma’t (asociación LGTB con una fuerte implantación en este colectivo) quieren dejar claro que  ‘no permitiremos que Catalunya quede al margen de una respuesta efectiva a la epidemia, por eso hemos impulsado la nueva Plataforma Gais Contra el VIH. Tenemos derecho a la salud sexual y no desfalleceremos hasta que nos sea respetado’, dice el comunicado que han remitido a los medios.

Por todo lo expuesto, han presentado las estrategias que entienden imprescindibles para reducir la incidencia del VIH en el colectivo LGBTI en consonancia con el objetivo de ONUSIDA de disminuir de manera significativa las nuevas infecciones antes de 2020. También darán detalles de la concentración de protesta que preparan para este 1 de diciembre con la que iniciarán una campaña de movilizaciones.

La presentación a los medios de comunicación tuvo lugar este 26 de noviembre, a las 11 de la mañana, en el Centre Cívic Pati Llimona, situado en la calle Regomir 3, de Barcelona.

Intervinieron: Michael Meulbroek, presidente de Projectedels NOMS-Hispanosida, Gabriel J. Martín, presidente de Afirma’t, Ferran Pujol, director de BCN Checkpoint y Dr. PepColl, FundacióLluita contra la Sida.

Fuente Ragap

General , , , , , , , , , , ,

‘Entre dos sexos’, Samanta Villar aborda el tema de la intersexualidad

Viernes, 6 de febrero de 2015

Con la intervención en el reportaje de Gabriel J. Martín, colaborador de ‘Cáscara amarga‘.

Este viernes a las 22.30 horas en ‘Conexión Samanta’.

Samanta Villar vuelve a Cuatro con la séptima temporada de ‘Conexión Samanta’. El formato producido por Boca a Boca, uno de los buques insignia de la cadena de Mediaset, vuelve a las pantallas de los telespectadores.

En el segundo programa de la nueva temporada de Samanta Villar, que comenzó la semana pasada, la reportera abarca el tema de la intersexualidad, una anomalía orgánica por la cual un individuo presenta discrepancia entre su sexo y sus genitales, poseyendo por tanto características genéticas propias de varón y de mujer, en grado variable.

Samanta Villar presentará a la audiencia del programa de Cuatro la historia de una serie de personas, entre los que se encuentra el psicólogo Gabriel J. Martín, colaborador de ‘Cáscara amarga’, que sufrieron esta anomalía en sus propias carnes y acercará al espectador a la vida de estas personas que han tenido que superar grandes retos en su vida.

Fuente Cáscara Amarga

Cine/TV/Videos, General , , , , , , ,

La Homosexualidad a lo largo del ciclo vital: retos y singularidades (I), por Carmen Paniagua

Martes, 3 de febrero de 2015

66841_630588500314321_534261659_nCon motivo del Orgullo, en Psicomemorias hicieron un interesante post sobre los retos y singularidades que se puede encontrar el colectivo en el desarrollo de su vida.

A lo largo de esta semana, se celebran en Madrid los actos estatales del Orgullo LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales). Aunque el 28 de Junio es el día internacional del Orgullo LGTB, del 2 al 6 de julio habrá diferentes actividades reivindicativas bajo el eslogan “Nos manifestamos por quienes no pueden”, en alusión a aquellos países cuyas legislaciones prohíben y/o persiguen la homosexualidad.

 Con motivo de esta fecha, en Psicomemorias queremos hacer una exposición sobre los retos y singularidades que se puede encontrar este colectivo en el desarrollo normal de su vida, desde la infancia hasta la vejez.

 A pesar de las circunstancias negativas que se van a plantear como determinantes del desarrollo de homosexuales y bisexuales, no nos tornemos pesimistas. La mayoría de las personas homosexuales o bisexuales viven su orientación sexual con normalidad, con apoyo por parte de su entorno, sin sufrir discriminación y desarrollando una vida afectiva satisfactoria y visible.

 Aunque hay países que están aprobando leyes homófobas, cada vez son más los que se suman a legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo o a controlar la discriminación que pueda sufrir este colectivo. Estos cambios legislativos van de la mano de la acción social de las asociaciones LGTB y pro-derechos humanos, que van transformando y ampliando la visión que se tiene de la homosexualidad y la bisexualidad. Poco a poco se va aceptando (que no tolerando) la existencia de personas con orientaciones sexuales diferentes, nuevos tipos de familia y nuevas formas de vivir los afectos.

 Presentaremos toda esta información en dos entradas: la primera parte el 30 de Junio (Infancia y Adolescencia) y la segunda el 3 de Julio (Adultez, Familia y Vejez).

 Infancia y Adolescencia

 Ya hablamos en Psicomemorias de las hipótesis que baraja la ciencia sobre el origen y las causas de la homosexualidad, y dejamos claro el punto de vista desde el que debe partir la Psicología al respecto.

 Partimos, por ejemplo, de la existencia de un niño, Pablo, que, por los motivos anteriormente mencionados, es homosexual (o bisexual), sea ya consciente de ello o no. Entre todos los factores que van a actuar en la vida de Pablo, son unos cuantos los que, de forma muy interrelacionada, van a influir en mayor o menor medida en su camino hacia la asunción de su homosexualidad:

 1) Heterosexismo.

 Es la presunción de heterosexualidad que ejerce la sociedad sobre sus miembros. Desde todos los estamentos sociales (familia, escuela, trabajo, cultura, instituciones, etc.) se da por sentado la heterosexualidad y por consiguiente, se invisibiliza otras orientaciones sexuales existente.

 Con suerte Pablo tendrá a alguien que le explique que hay otras formas de amar, pero en el peor de los casos, crecerá sin encontrar un referente con quien sentirse identificado, lo que le llevará a intentar sentir y comportarse de la forma “normal” que es la única que conocería.

 Esto también implicaría la incertidumbre sobre cómo será el futuro para alguien como él o qué tipo de vida y de familia podría llevar. Todo quedaría muy claro si alguien le explica a Pablo o lo ve por sus propios ojos, que hay muchos tipos de familia y que en formar alguna de ellas puede estar su felicidad.

 Ante tal forma de entender la sexualidad, es normal que su familia le pregunte: “¿Pablo, hay alguna chica que te guste?”, sin llegar a hacer nunca la pregunta complementaria “¿Y algún chico?”, que daría a Pablo la libertad de responder en función de lo que realmente siente o podrá sentir cuando crezca. El pobre Pablo interiorizará desde su infancia que aquello por lo que no se le pregunta “no existe” y tendrá que ser él mismo el que desenmarañe esa mezcla de deseos y prejuicios, que le permitirán diferenciar poco a poco qué es lo que siente y qué es lo que quiere sentir, con el objetivo de que algún día ambas cosas sean lo mismo.

 2) Homofobia.

 Es un rechazo, discriminación o aversión hacia las personas homosexuales por el mero hecho de serlo. Es posible que alguna persona cercana a Pablo haya dicho alguna vez eso de: “Prefiero que mi hijo sea drogadicto a maricón”. Si encima esa frase la dice su padre o su madre, es muy probable que el camino hacia la asunción de su propia orientación sexual no vaya a ser fácil. Al menos no tan fácil que si fuera heterosexual o si, siendo homosexual, tuviera unos padres comprensivos que le permitieran expresar sus sentimientos y anhelos con total libertad y naturalidad.

 Sin embargo, esta forma abierta y directa no es la única que tiene la homofobia para hacer daño. Al igual que ocurre con otros tipos de discriminación (machismo, xenofobia, racismo…), puede hacerse más daño con el comportamiento sutil que con el comentario directo y evidente. Puede que la madre de Pablo le diga cuando sea más mayor: “Yo acepto tu vida, pero que no se entere tu abuela”. O el simple hecho de no preguntar por su vida sentimental o no poner el mismo esmero en la boda de Pablo que en la de su hija heterosexual. La homofobia sutil se convierte en un “perdonavidas”, en una “tolerancia” mal entendida, en una forma de resignarse a la situación que tenemos delante, sin llegar a aceptarla.

 Este conjunto de actitudes no sólo dificultará la vida del Pablo adolescente que ya haya salido del armario, sino que lo alejará de su familia y creará un pacto de silencio donde ni él querrá hacer partícipes a sus padres de su vida, ni ellos querrán serlo.

 Aunque nos hemos centrado en la homofobia en la familia, estas mismas formas directas o indirectas de discriminación podemos encontrarlas (o no) en todos los ámbitos de la sociedad.

 3) Homofobia interiorizada.

 Es un rechazo, discriminación o aversión que la persona homosexual tiene hacia los homosexuales (y por tanto hacia sí mismo). Gabriel J. Martín es un psicólogo especializado en el hombre homosexual y ha definido este concepto como: un entramado de representaciones mentales, presente en una persona homosexual, según la cual la homosexualidad se valora sistemáticamente en inferioridad respecto de la heterosexualidad. La homofobia interiorizada se manifiesta en sentimientos de vergüenza y culpa así como en una respuesta de ansiedad ante situaciones en las que la persona deba manifestar directa o indirectamente su homosexualidad.

 La homofobia que ataca desde dentro es tan peligrosa (o más) que la que lo hace desde fuera. La gran tiranía de una sociedad homófoba es hacer creer a los homosexuales que son ellos los que tienen un problema que tienen que ocultar o “curar”. Es posible que, en función de la homofobia que haya vivido Pablo en su infancia o adolescencia, interiorice mensajes (creencias irracionales, que se creen sin más) que permanecen latentes hasta el momento en que la propia homosexualidad se hace presente. Este conflicto podrá generar en Pablo vergüenza, culpa, frustración, conductas desadaptativas… ¡e incluso homofobia! Pues no hay que olvidar que el rechazo hacia la propia orientación sexual también se manifiesta hacia esos comportamientos o manifestaciones que se consideren “homosexuales” por parte de otras personas (también conocido en el argot popular como “Plumofobia”).

 Salida del armario

 El proceso que llevará a Pablo a aceptar su propia homosexualidad y sentirse identificado con ella, será completamente personal e idiosincrática. Es difícil hablar de etapas o fases que toda persona debe pasar, pues el contexto en el que cada uno crece es determinante en este sentido.

 Sin embargo, es muy probable que en torno a la pubertad, con el desarrollo de la sexualidad, las primeras atracciones y amores, se produzca un punto de inflexión. Pablo se empezará a dar cuenta no sólo de qué es lo que le gusta, sino que por mucho que intente fijarse en chicas de su edad, lo que le atrae son los chicos. Esta verdad sobre sí mismo que acaba de descubrir se llevará mejor o peor en base a como hayan influido e influyan en Pablo los tres conceptos descritos anteriormente: heterosexismo, homofobia y homofobia interiorizada.

 Si todo sale bien, y Pablo le echa valor al asunto, es posible que se produzca la salida del armario. Este concepto hace referencia a la comunicación abierta y visible de la propia homosexualidad a los otros. Hay quien la hace extensible a todo el mundo, quien sólo lo comunica a un círculo íntimo, o quien no lo dice a nadie nunca (ni siquiera a sí mismo). A medida que los tiempos cambian, las nuevas generaciones cada vez son más conscientes y cada vez se abren a más personas y de forma más precoz (es la ventaja que tiene crecer y desarrollarse ahora, y no hace 50 años, por ejemplo).

 El área joven de la FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) ha formulado diferentes materiales que pueden ser de utilidad para los jóvenes que están en proceso de visibilizarse y contar a quienes les rodean cuál es su orientación sexual. Dan pautas generales a tener en cuenta antes de decidirse a contarlo, qué respuestas son normales recibir, y cómo tratar a aquellos que no reaccionan como esperan. Leer más…

General, Sexualidad , , , , , , , , , , ,

“Si es indetectable es VIH intransmisible, y punto”, por Gabriel J. Martín

Sábado, 27 de diciembre de 2014

psicologia-gabriel-bannerUn interesante artículo que hemos leído en Cáscara Amarga:

Cuando llegue el momento, si el candidato a novio comienza con reproches o con el discursito de “eso me lo dices porque quieres convencerme”, aquí tienes sugerencia de respuesta.

Hoy me voy a dar un gusto. Porque me lo merezco. Desde 2008, con la Declaración de Suiza, se venía hablando de que una persona seropositiva, en tratamiento farmacológico y con carga viral indetectable, que no haya tenido ninguna ITS en los últimos 6 meses, no puede transmitir el VIH a su pareja sexual incluso si mantienen relaciones sexuales desprotegidas.

Sin embargo, en los años posteriores a esa declaración, fueron muchos los que se posicionaron en contra de la veracidad de esa afirmación y seguían manteniendo que el VIH se podía transmitir, que la concentración de virus en el semen es diferente de la concentración en sangre… y, además, algunos incluso argumentaban cosas tan paternalistas como “es que, si decimos que en esas condiciones ya no se transmite, la gente dejará de usar preservativo” (ergo: “la gente es tonta y, por eso, nosotros tenemos que cuidar de ella”).

treatment-as-prevention-Graphic-e1342995129198A raíz de que Science publicase su “Breakthrough of the year” en 2011 (Science 2011) yo pensé que los reticentes se darían por vencidos ante el peso de la evidencia científica: la revista Science consideraba que el hallazgo científico más importate de todo 2011 había sido la constatación empírica e incontestable de que una persona indetectable no puede transmitir el VIH. Pero no, algunos aún seguían dando la brasa. Y no se trataba de personas seropositivas que aún sintiesen ese miedo de poder ser un “foco de infección” que tantas veces me cuentan en consulta. No, no, no, se trataba de autoridades sanitarias y del personal de algunas ONG… incluso hasta hubo quien conspiró intentando que el presidente de la asociación de seropositivos para la que trabajo me llamase la atención porque yo “animaba a mis pacientes a no usar condón” (¡qué fuerte!, como si los psicólogos fuésemos los padres de nuestros pacientes en lugar de compañeros en el proceso de toma de decisiones… ¡qué falta de profesionalidad!). Menos mal que el presi es un tipo serio y sabe que mi trabajo consiste en explorar con los pacientes sus propias alternativas y evaluar todos los escenarios que el paciente se plantea… y no en hacer de su niñera.

Por todos los que están hartos de pasar miedo al rechazo y al estigma. 

Hoy me voy a dar el gusto de hablar de lo que se ha dicho en la CROI de Boston hace apenas una semana. Pero no me lo voy a dar por mí ni por aquellos a los que hago referencia, lo voy a hacer por los cientos (casi mil) hombres seropositivos a los que llevo atendidos a lo largo de estos años. Por sus novios. Por sus amigos, por sus padres y familiares. Por todos los que me escribís para decirme que habéis leído y llorado con Cielo, soy seropositivo. Por los que os váis a diagnosticar en el futuro. Por todos los que están hartos de pasar miedo al rechazo y al estigma. Hoy me voy a dar el gusto de explicar porqué un hombre seropositivo indetectable no puede transmitir el VIH.

Sé asertivo, cielo

En consulta, cuando trabajamos cómo comentar el estatus serológico con un candidato a novio, es normal que aparezca el miedo al rechazo y una cierta tendencia a casi implorar no ser abandonado. Yo, entonces, les suelto un speech que tengo muy aprendido de tantas veces como lo he repetido en sesiones individuales y talleres:

-“Verás, tú no tienes que implorarle que no te abandone. No existe ninguna razón por la que ningún ser humano deba arrastrarse pidiendo la aprobación del otro o que te ponga el “sello de calidad” y, sobre todo, tú no tienes que explicarle esto de la indetectabilidad para “convencerle de que no te deje” sino que es bueno que se lo plantees como que, en todo caso, compartes una información con él por su propio interés”.

Tú no tienes que explicarle esto de la indetectabilidad para convencerle de que no te deje. 

Suelo decir que, cuando llegue el momento, si el candidato a novio comienza con reproches o con el discursito de “eso me lo dices porque quieres convencerme”, le contestéis algo así como:

-“Mira… esto te lo voy a decir muy clarito y quiero que sepas que te lo digo por tu bien. Vivimos en una ciudad con una prevalencia del 20% de hombres seropositivos dentro de la comunidad gay. Igual soy yo el que te abandona mañana porque no me gusta como follas. Pero tú, debido a esa prevalencia, forzosamente… seguro… o sí o sí, te vas a encontrar con otro hombre seropositivo en tu vida más tarde o más temprano. Y quizá te enamores hasta las trancas. Y, como no me has querido creer cuando te lo he explicado, seguirás teniendo miedo. Y no podrás ser feliz a su lado por culpa de tu ignorancia y de tu desconfianza. El que tú sepas que un hombre seropositivo indetectable no puede transmitir el VIH no es algo que me beneficia a mí, es algo que tú necesitas saber para tu vida. Da igual que yo mañana no esté. El VIH sí seguirá estando a tu alrededor aunque tú no quieras verlo. En novios, en amantes, en amigos. Volverá a aparecer en tu vida y mejor para ti que estés bien informado”.

Y, entonces, chasqueas los dedos como las negras de las películas y te vas sin mirarle a la cara. Punto, set y partido, amor.

¿Cómo es posible que no se transmita?

tabla transmisión VIH

Lo primero que te dicen algunos es que (y de ahí la foto de portada) “el riesgo no desaparece: se reduce en un 96% pero, todavía, queda un 4% de probabilidad”. ¿Sí? Pues no. Te explico. En este enlace sobre Protocolo PPE tienes un documento hecho por un panel de expertos sobre VIH. El documento es de 2007 pero sigue siendo útil. Si vas a la tabla que he entresacado en esta ilustración, encontrarás una valoración del riesgo de transmisión del VIH en dependencia de la persona fuente y del tipo de práctica (de paso te comento que, como ves, tragarte el semen se considera una práctica de bajo riesgo incluso si él es seropositivo). Sirve para valorar si merece la pena, o no, administrar la profilaxis postexposición.

La única práctica que se considera de riesgo es la recepción anal con eyaculación por parte de una fuente seropositiva.

En esa tabla puedes comprobar que la única práctica que se considera de riesgo es la recepción anal con eyaculación por parte de una fuente seropositiva (hablando en plata, maricón: que se te corra dentro un hombre seropositivo que no se medica). Si te fijas, el riesgo se evalúa entre un 0,8 y un 3% ¿lo has visto? ok, pues ¡¡¡ese es el porcentaje que se reduce en un 96%!!! Así, si reducimos esas cifras a su 4%, nos queda que la probabilidad de infectarte si tu novio seropositivo indetectable se te corre dentro oscila entre un 0,032 y un 0,12%… riesgo que -en esa misma tabla- puedes ver que se en encuentra un intervalo muy próximo a lo que se considera riesgo mínimo. Y ésta es la explicación. El tratamiento hace que el virus se quede en los reservorios de tu novio seropositivo y que, al no estar apenas presente en su semen, no pueda transmitírtelo.

¿Puedo follar a pelo con desconocidos que me dicen que están indetectables?

¿Ese señor con barba que te ha dicho que va a ir a tu casa vestido de rojo es Santa Claus… o un oso al que le gustan los kimonos? Chato, no me seas lerdo. Que tengas la constatación de que un hombre está indetectable y que ello te anime a tomar la decisión de no usar preservativo debería ser algo que dependa de un poco más de información que la que un desconocido te quiera proporcionar un sábado a las 3 de la mañana en la sauna. Tú haces siempre tus valoraciones y tú decides qué (y qué no) pero de lo que yo te estoy hablando es de que, si tu novio es seropositivo, sabes que se medica (porque hoy es mucho más ventajoso medicarse que no hacerlo) y que está indetectable porque has ido con él al médico y manejas toda la información, puedes tomar la decisión de no usar condón en vuestras relaciones sexuales incluso si él eyacula dentro de ti. Ahora, sobre si te puedes creer las palabras de alguien que has conocido hace un cuarto de hora, ¿qué quieres que te diga? es como creerte que, de verdad, sera “sólo la puntita”.

De 2.000 polvos, 0 infecciones (por poner un ejemplo).

pareja gay vihTenemos casuística muy interesante sobre la no transmisibilidad y he elegido tres muestras para concluir este artículo. El primer estudio fue uno que llevó a cabo el doctor Jorge del Romero en Madrid (Centro Sandoval) y se publicó en 2010. Compararon parejas serodicordantes heterosexuales. En un grupo, el positivo de la pareja no se medicaba y usaban preservativo en sus relaciones. En el otro grupo, que querían tener hijos, el positivo se medicaba y no usaban condón (repito: ¡querían tener hijos!). Los del grupo con-condón contabilizaron 1.500 coitos con resultado de una infección por rotura/mal uso del preservativo. El grupo de los sin-condón contabilizaron 2000 coitos y hubo ¡0 infecciones! (y un chorro de bebés). El titular del periódico no tenía precio: Los antivirales protegen aún mejor contra el VIH que los preservativos.

El segundo trabajo al que quiero aludir es al propio estudio que llevó a Science a concluir que este asunto era el hallazgo científico más importante de 2011, el HPTN 052 donde se llevó a cabo el seguimiento de 1.750 parejas serodiscordantes durante 6 años y medio, con participantes de 23 hospitales de países de los cinco continentes y que resultó en la conclusión de la que ya hemos hablado: indetectable = intransmisible.

Desarrollar fobia al sexo desprotegido es normal después del shock del diagnóstico del VIH.

Finalizaré con el resultado presentado en la CROI de este mismo año y del que hablaba al principio de este artículo (Estudio Partner) conducido con una cohorte de 1.110 parejas entre las cuales había un 40% de parejas gais participantes y que demuestra lo que ya sabemos: un hombre seropositivo con carga viral indetectable NO transmite el VIH a su pareja sexual aunque no usen preservativos. Se contabilizaron 16.400 coitos con cero infecciones (bueno, sí hubo alguna infección, pero resultó que el VIH no era del novio sino de otro que no se medicaba… esto de los cuernos también se explica en el estudio). Puedes leer en la noticia que “La doctora Alison Rodger, investigadora principal del estudio, llegó a cifrar en cero la probabilidad de transmisión sexual del VIH en parejas serodiscordantes”.
Si con esto sigues sin tener suficiente tranquilidad de cara a tus relaciones sexuales, no te preocupes: desarrollar fobia al sexo desprotegido es normal después del shock del diagnóstico.

Por otro lado, varias décadas de mensajes culpabilizadores hacia el hombre seropositivo haciéndole responsable de la salud sexual de sus parejas (como si sus parejas estuvieran incapacitadas para tomar decisiones) hace que muchos de vosotros sintáis pánico ante la idea de plantear sexo sin preservativo. Podemos trabajarlo en consulta si te apetece pero, de momento, me basta con que empieces a manejar esta información. Hay algo que repito a menudo en consulta: “los psicólogos somos científicos y, los científicos, no discutimos sobre ideologías sino que debatimos sobre evidencias y, en este caso, la evidencia está muy, muy, muy clara: si estas indetectable, no puedes transmitir tu VIH”. Piensa en cosas mejores (como, por ejemplo, de qué lo vas a untar antes de comértelo) y no en tener miedo de infectar a tu novio. Un beso muy fuerte y quiérete mucho, maricón.

Gabriel J. Martín es psicólogo especializado en VIH, Psicología Gay y colaborador de Cáscara amarga.

General , , ,

Intersexualidad: “Nunca me sentí niña y mi comportamiento masculino era un problema”

Lunes, 10 de noviembre de 2014

combo-gabriel--644x362GABRIEL J. MARTÍN / RAÚL T. PÜig Gabriel, cuando era Patricia de niño y en la actualidad

Al nacer, Gabriel fue considerado niña, pero tenía ocultos sus órganos sexuales masculinos. Sus 43 años de vida han sido una lucha por encontrar su identidad y superar un problema que afecta en diferente grado a uno de cada 2.000 bebés. Lo relata en ABC.es

.
«Yo no quería ser un héroe. A menudo pienso que, si me lo hubiesen consultado antes, yo hubiera rechazado la oferta. Pero la vida no pregunta y, como le tenía que tocar a uno de cada diez millones de varones nacidos vivos, me tocó a mí». Cuando Gabriel J. Martín nació en San Fernando (Cádiz) un 12 de julio de 1971, en plena puesta de sol, sus genitales eran tan ambiguos que el médico los creyó femeninos. Y así fue como él se convirtió en ella: Patricia, una niña que nunca se sintió una niña y que, con la llegada de la adolescencia, en vez de crecerle los pechos y bajarle la regla, le salió barba y vello por todas las partes de su cuerpo. Lo que antes era llamado «Hermafrodita», un término proveniente de la mitología griega, en la post modernidad toma un giro semántico. Así surge la «intersexualidad», un término para muchos desconocido que esconde miles de historias, llenas de dudas, contradicciones y, en ocasiones, una irrefrenable búsqueda de la verdadera identidad.

.
Es el caso de Gabriel, o Patricia hasta los 16 años, que sufrió un trastorno del desarrollo sexual. «Nací con los testículos alojados en las ingles. Mis vesículas seminales y próstata estaban en su sitio y funcionales, pero el resto de órganos estaban modificados al nacer. No tenía escroto, mi pene era muy pequeño y tenía un hipospadias (la salida de la uretra) donde deberían estar los testículos. Los médicos me hicieron una exploración muy superficial y creyeron que yo era una niña… así que me llamaron Patricia y me educaron en femenino»

La historia de Gabriel no es común, pero tampoco algo aislado. Se estima que el 0,018% de la población nace con una intersexualidad, aunque muy poca gente lo expresa públicamente. «En porcentaje, hay más personas nacidas con genitales intersexuales que, por ejemplo, mujeres transexuales. Todo el mundo tiene el referente de una mujer transexual pero a nosotros casi nadie nos conoce. Y eso es porque estamos muy ‘armarizados’. Primero por el propio estigma, porque como la gente no va a entender nuestro caso preferimos ahorrarnos las explicaciones. Y segundo porque este asunto se suele resolver dentro del ámbito de la familia».

«Vete donde nadie te conozca»

Sin embargo, la incomprensión de sus más próximos llevó a Gabriel a vivir un infierno hasta cumplir la mayoría de edad. «Nunca me sentí niña y mi comportamiento masculino siempre fue un problema. Me gustaba jugar con los demás niños a la guerra, al fútbol, a policías y a los vaqueros. Odiaba las muñecas, los vestiditos y los juegos de niñas», rememora. Conforme fue creciendo, la situación empeoró. En plena pubertad, su cuerpo comenzó a mostrarse como lo que realmente era: un hombre. «De pequeño tenía pinta de ‘machorra’, aunque mi madre tenía empeño en que disimulara. A los doce o trece años se rindió y empecé a usar ropa unisex, vaqueros, zapatillas… Pero yo no me podía comprar calzoncillos, ni unos shorts para ir a la playa. Tenía que bañarme vestido en el mar si es que quería hacerlo, o quedarme en casa todo el verano. Evitaba orinar en los baños públicos y me afeitaba a escondidas una barba que ya no sabía cómo disimular», se lamenta Gabriel, que no contó nunca con la ayuda de sus padres. «Decidieron mirar para otro lado y nunca me llevaron al médico. Mi madre me pidió que estudiase mucho, que hiciera una carrera y encontrara un buen trabajo lejos de San Fernando, donde nadie me conociese y pudiera hacer mi vida. Es duro que te destierren para poder ser tú mismo pero es más duro que lo haga tu propia madre». Esa barrera ha sido, por desgracia, definitiva en la relación actual con sus padres. «Me generaron un sentimiento de culpa que terminó derivando en una comunicación totalmente nula con ellos. Por suerte, hoy en día la inmensa mayoría de padres y madres ya hacen lo correcto de ‘motu propio’: buscan ayuda médica, hablan con sus hijos y les apoyan en unas vivencias duras para encontrar soluciones a sus problemas»

.
Poco después de descubrir a través de un libro lo que realmente le sucedía, tuvieron que extirparle los testículos ya que los tenía inguinales y podían tumorizar. Ahora, «engorda como un gato castrado» y eso tiene que contrarrestarlo con mucho gimnasio. «Además cada mañana, al salir del gimnasio, tengo que aplicarme en el abdomen una dosis muy controlada de gel de testosterona suplementaria». Sobre si su anomalía ha supuesto algún problema en su vida sexual, señala: «Mi pene es aún algo menor que la media y los cirujanos no pudieron corregirme el hipospadias. Eso, al principio, me originó cierta inseguridad, pero, con los años he aprendido que no es un problema en absoluto para tener unas relaciones sexuales muy satisfactorias».

Una realidad más visible

La lucha por el reconocimiento de la intersexualidad es cada vez más patente. La legislación alemana permite desde el año pasado una tercera opción para aquellos casos en los que no se sepa de qué sexo es un bebé al nacer y Australia reconoce la posibilidad de inscribir a un recién nacido bajo el neutral «tercer sexo». Sin embargo, Gabriel matiza: «Lo que son intersexuales son los genitales, pero no la identidad sexual. Los que hemos nacido con esta condición, tenemos la identidad sexual tan dicotomizada en hombre/mujer como la mayoría del resto de la población».

Ahora Gabriel es psicólogo, pionero en nuestro país de la gay affirmative psychology, y ayuda a través de su blog y su canal de Youtube a personas que quieren vivir su afectividad con absoluta naturalidad. «Yo mismo hasta los 34 viví con ese estigma interiorizado. Vergüenza, inseguridad, miedos, angustias, traumas. Que hoy me sienta bien conmigo mismo y haya sido capaz de solucionar mis problemas, no significa que siempre haya sido así. Lo peor no es lo que te ocurre, sin el estado psicológico en que te sume», asegura. Como cuando en un ataque de vergüenza, destruyó todas las fotos que encontró de su infancia como Patricia, queriendo borrar así un pasado traumático que le perseguía. Sin embargo, la fortuna quiso que años después, y una vez superado el trauma, encontrara en un sobre más fotografías suyas de su niñez. «La verdad es que de pequeño era una monería», dice entre risas. Y así, Patricia y Gabriel volvieron a encontrarse en el camino.

Intersexualidad

General , , , , , , ,

La homofobia incrementa la propagación del VIH.

Viernes, 23 de mayo de 2014

header12Con motivo del día mundial contra la homofobia y transfobia, CESIDA insiste en la necesidad de prevenir discriminaciones que aumentan la vulnerabilidad frente al VIH.

La Coordinadora Estatal de VIH/Sida (CESIDA), coincidiendo con el Día Mundial contra la Homofobia y Transfobia que se celebra este sábado 17 de mayo, remarca la preocupante situación que vive el colectivo de personas transexuales, de hombres gais, bisexuales y de otros hombres que tienen sexo con hombres, ya que las infecciones por VIH en estos sectores de la población siguen aumentando de manera preocupante. Así, desde CESIDA se insiste en la necesidad de prevenir y dar respuesta a la discriminación social de personas por orientación sexual e identidad de género, con el fin de reducir su vulnerabilidad frente al VIH.

Para ello, Gabriel J. Martín, experto en gay afirmative psychology que atiende el servicio de psicología de Gais Positius, entidad miembro de CESIDA, aconseja que es necesario tener presente el efecto de la sindemia que forman la homofobia interiorizada con el VIH: “Personas que han vivido en entornos muy homofóbicos y transfóbicos han interiorizado los prejuicios. Eso provoca problemas de ansiedad y dificultad para visibilizarse como gay o como transexual”.

Uno de los efectos más palpables de haber interiorizado estos prejuicios es la resistencia a acercarse a organizaciones LGTB y conectar con otras personas homosexuales, bisexuales y transexuales. Y añade Martín que “esto nos vulnerabiliza frente al VIH ya que, en España, muchas de las mejores fuentes de información sobre el VIH y su transmisión están en organizaciones LGTB que hacen campañas preventivas e informativas a lo largo de todo el año. Sentir vergüenza de que te vean entrar en una organización LGTB hace a estas personas más vulnerables frente al VIH.

“Por otro lado, y una vez que se produce el diagnóstico, quienes peor lo llevan son las personas que más han interiorizado los prejuicios porque son quienes más culpa y vergüenza sienten ante el hecho de haberse infectado. No es natural que personas con una infección grave se culpabilicen de ello y se sientan en la necesidad de esconderse. Un afectado por cualquier problemática de salud busca el apoyo y la empatía de los que le rodean, justo lo contrario de lo que hacen algunas personas homosexuales, bisexuales y transexuales que viven con VIH”, expresa Martín.

CESIDA recuerda que toda persona que convive con una infección crónica necesita el apoyo de su red de amigos, familia y, desde luego, poder encontrar otros iguales con los que compartir experiencias para normalizar una situación que, mirada sin prejuicios, no es más que una situación médica. “Sin este contacto, sin esta adquisición de experiencias y aprendizajes, no es posible esta normalización. Aquí es, precisamente, donde la homofobia y transfobia dificultan la adaptación a la convivencia con el VIH”, concreta el psicólogo de Gais Positius y “la mejor manera de solucionarlo es a través de una educación sexual libre de prejuicios”, completa Miguel Luis Tomás, secretario general de CESIDA.

Fuente Cáscara Amarga

Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.