Archivo

Archivo para Sábado, 25 de septiembre de 2021

Verse

Sábado, 25 de septiembre de 2021

Del blog Nova Bella:

806CB7EB-D981-46C1-A9D6-8181930EAF8E


Es tan difícil verse a uno mismo

como mirar para atrás sin volverse.

*

Henry David Thoreau

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

¿Desde dónde miras?

Sábado, 25 de septiembre de 2021

los-10-mejores-modelos-masculinos1-1Alpargatas, escaleras, helicóptero, avioneta, avión, satélites son lugares para contemplar la realidad. ¿Desde qué lugar contemplamos el mundo y hablamos? La mirada es muy diferente según dónde estemos situados: ¿Desde dónde miras? Las visiones son totalmente diferentes y todas válidas, pero reductoras. Ahora bien, si no se conjuga la visión global con la acción local se obtiene una mirada o pensamiento esquizofrénico. Es decir, nada que ver con la realidad.

Es necesaria siempre la serenidad interior para que el discurso elabore la conjugación de la globalidad con la acción local. Sólo esta coherencia de la palabra y el hecho crea y genera confianza. Y esta confianza básica o epistémica se da en un entorno donde se vive y se transmite. Es una necesidad de primer orden para dialogar, relacionarse, crecer y madurar tanto individualmente como colectivamente. Solo es preciso oír a los responsables de la vida ciudadana apelando a la confianza. Pero la confianza nunca se impone, se gana. Fácil de perder y difícil de recuperar. Y esto incluye también, y con mucha más razón, a la justicia, sea la que sea.

Pero la mayoría hablamos desde el nivel del suelo, es decir, pisando nuestro metro cuadrado con las alpargatas. Miramos y contemplamos la realidad con una percepción muy reducida y desde un cerebro concreto, por tanto, limitado. En esta percepción ponemos una atención concentrada y también limitada. Hechas estas operaciones hacemos un salto brutal, mágico y muy humano: Damos una explicación de totalidad, de generalización. Y si esto lo acompañamos con un buen razonamiento o una explicación con un buen ejemplo, lo convertimos en un mito. Nos creemos que es la “verdad objetiva” o mejor aún: que cae del cielo o es voluntad divina. Una creencia intocable.

Y entonces viene la réplica cientificista, no científica: ¿Puedes demostrarlo? Y nos damos cuenta de que cada objeto tiene su utilidad y eficacia. Es decir, no nos sirve la misma escala para sacar unas bombillas o subir a un lugar elevado. Cada objeto o finalidad pide su método o escala. Cosa que se olvida con muchísima frecuencia. Una sola escalera o un solo método: el científico., Pero, ¿quién impone solo este? No la ciencia, sino el poder.

Y si entramos, como he indicado, en el mundo de la opinión, ¿desde dónde la construyo? Y pensando en la crisis humanitaria, ¿cómo podemos configurar un nuevo mundo mundial? ¿Se trata de hacer una nueva Humanidad donde las fronteras son porosas o los idiomas se pierden?; o ¿un grupo pequeño, el llamado Club Bilderberg, mueve los hilos sin alma? Nos encontramos que el mundo financiero no queda bajo el control de ningún Estado, como tampoco no tiene fronteras porque va más allá de estas divisiones porosas. Además el Estado absorbe las diversas naciones, las cuales quieren mantener su propia historia. Esto es nuevo y viejo a la vez. Una nación quiere colonizar a otra. Y de ahí la gran violencia del poder. Y hoy, siglo XXI, la gran lucha de quién guía la Humanidad: ¿Estados Unidos, la vieja Europa, la nueva China, la Rusia imperial o el imperio Otomano? A nivel mundial, ¿qué partido político quiere hacer suyo el poder? El gran cuodlibeto es: ¿Por qué quieren guiar? Ciertamente, la búsqueda del poder por el poder para el poder y más, sustentando en el mundo del dinero. Y nada más. ¿Opinión o realidad?

Y ante un panorama así, es preciso que la información devengue conocimiento y éste se convierta en sabiduría. Así evitar que la información sea desinformación o ignorancia. Hay que reflexionar y tener capacidad crítica, formarse no sólo un pensamiento propio sino una opinión propia. Un nuevo discurso donde quepa la pluralidad, la inclusión y el respecto a cualquier ser humano. No tragarse las informaciones como verdades intocables, firme quien firme el artículo: Nadie es “dios”. Una cosa es la realidad real y la otra es la realidad virtual. La primera es el metro cuadrado en el que vivimos, de la que somos responsables y sacamos la visión; y la otra dependerá de las fuentes informativas: Hay que poner en duda siempre las “oficiales”.

La estadística no es la cordura. La estadística no es la verdad objetiva. Hay que comprender que la guerra no es la paz, la esclavitud no es la libertad y la ignorancia no es la fuerza. Estos últimas ideas sacadas de la novela: 1984 (Ediciones 62. 2003) por George Orwell (1903). ¡Cuánta información es “infoxicación”! que es el exceso de información como intoxicación! La función del mass media, la mayoría de la prensa, es entrenar la mentalidad de la sociedad hacia la devoción al gobierno y al orden social, económico y político. Generar miedo a perder lo que se tiene, como el lugar del trabajo. Anular la objetividad total en pro de la verdad interesada, la cual se convierte en pro de la mentira en función de la codicia de la gente, mejor dicho, de algunas personas concretas, que tienen el poder invisible o, como se dice hoy, el “deep state”, o “la mano invisible”, que mueven los hilos del mundo financiero con el poder de decidir. ¿Qué les motiva? Tal vez sentir “el más poder”.

No olvidemos que el agua es al árbol como la libertad de expresión es a la democracia auténtica. Y hoy el (los) poder (es) tiene (n) los medios para controlar todo el mundo y del todo, salvo la consciencia profunda donde anida la libertad íntima.

Por lo tanto, ¿desde dónde miramos, observamos, contemplamos? ¿Dónde nos apoyamos para ver? Según el sitio, nuestra visión será más ancha, estrecha, pero siempre subjetiva, no subjetivista, honesta como válida, y siempre abierta al diálogo.

He leído un libro, que me atrevo a recomendar: Perdidos. ¿Quién maneja los Hilos del poder? Los planes secretos del Club Bilderberg, (mr.2013) por Cristina Martín Jiménez (1974).

Jaume PATUEL PUIG (1935), pedapsicogogo.

Fuente Fe Adulta

Espiritualidad ,

¿Es José Ignacio Munilla un “obispo restaurado”?

Sábado, 25 de septiembre de 2021

libro-de-munillaEl obispo es promotor activo de las terapias de ‘restauración homosexual’, a las que también se sometió Xabier Novell

Los curas de la diócesis hablan, en un informe remitido a la jerarquía, de “la obsesión por el sexo y extraña relación con el mundo homosexual” del obispo Munilla.

“Nuestro obispo ha orientado y acompañado a varios sacerdotes de nuestra diócesis a dichas terapias”, dicen los curas

“Recientemente ha nombrado párroco de un pueblo de cuatro mil habitantes a un presbítero que hace trece años abandonó el ejercicio sacerdotal, hizo pública su condición homosexual y ha vivido con su pareja en una localidad situada a pocos kilómetros del lugar donde hoy es párroco”, explican

Los curas creen que la realización de las terapias serían, para el obispo Munilla, como una especie de “peaje a pagar por todos los homosexuales que quieran ejercer como sacerdotes” en la diócesis donostiarra

¿Es José Ignacio Munilla, el prelado de San Sebastián, un “obispo restaurado”? En terminología de ‘Verdad y Libertad’, la especie de secta que se dedica a impartir terapias de reversión gay en España con ayuda de varios obispos, el ‘restaurado’ es una persona con tendencia homosexuales que, tras pasar por sus cursos, se ‘revierte’ o ‘se convierte’ y vuelve a su ser heterosexual, abandonando para siempre las tendencias gays.

 Jordi (nombre ficticio), la víctima que contó a RD que monseñor Novell se sometió a tales terapias, también asegura que monseñor Munilla estaba muy cercano a la organización:Tanto Novell como el arzobispo de Granada están de la mano de ‘Verdad y Libertad’. Munilla se hace presente en algunas convivencias”.

Las sospechas sobre monseñor Munilla aparecen ya en 2017, nada menos que en un informe secreto (al que ha tenido acceso RD) de un numeroso grupo de curas donostiarras. En el informe, enviado a la jerarquía española y vaticana, los sacerdotes dedican un epígrafe a lo que llaman “la obsesión por el sexo y extraña relación con el mundo homosexual” del obispo Munilla.

 En el escrito, los curas comienzan advirtiendo que se trata de “un tema delicado y grave, que escandaliza a nuestros fieles y que tendría que ser analizado por personas expertas”. Dada esa gravedad, ellos se limitan a señalar algunos hechos.

El primero es que “ya antes de ser obispo, D. José Ignacio Munilla se presentaba como ‘curador de homosexuales’ y hoy aparece en las redes sociales como ‘Munilla, el obispo que cura a los gays’: la gente se pregunta dónde ha aprendido esa ciencia”.

De hecho, Munilla aparece en dos videos de Youtube de hace 10 años. En el primero reconoce que acompaña a sacerdotes en este proceso exitoso y que, por lo tanto, “contra facta” no valen argumentos. Y, en el segundo, cita el caso del famoso cantante Richard Cohen, abanderado de la reversión. El que le rebate en los videos es un médico que, en la actualidad, es consejero del Gobierno de Navarra.

Los sacerdotes añaden en su informe que, ya en 2017, monseñor Munilla “mantiene relación con la plataforma ‘Verdad y Libertad’, que, al parecer, se dedica a realizar terapias con personas que sienten una ¡atracción por el mismo sexo’, considerando que la homosexualidad es una disposición psicológica que puede ser curada”.

“De hecho -concluyen los curas en este primer apartado- nuestro obispo ha orientado y acompañado a varios sacerdotes de nuestra diócesis a dichas terapias”.

El segundo hecho que aducen los sacerdotes en su informe es el siguiente: “Recientemente ha nombrado párroco de un pueblo de cuatro mil habitantes a un presbítero que hace trece años abandonó el ejercicio sacerdotal, hizo pública su condición homosexual y ha vivido con su pareja en una localidad situada a pocos kilómetros del lugar donde hoy es párroco”.

Y añaden: “Los fieles se muestran desconcertados; los presbíteros no sabemos qué decirles”.

Porque, además, los curas creen que la realización de las terapias serían, para el obispo Munilla, como una especie de “peaje a pagar por todos los homosexuales que quieran ejercer como sacerdotes” en la diócesis donostiarra. Un ‘peaje’ impuesto por el prelado, que confía a fondo perdido en el método de reversión de ‘Verdad y Libertad’.

 Más aún, los sacerdotes aseguran en su escrito que hay personas que dicen que el mismo obispo puede ser un ‘homosexual restaurado’ (lenguaje empleado, al parecer, en ‘Verdad y Libertad’)”.

El tercer hecho que reseñan los curas se refiere a un libro, titulado Sexo con alma y cuerpo‘, escrito en 2015 por monseñor Munilla en colaboración con la virgen consagrada Begoña Ruiz Pereda. La obra “debería ser conocida por la jerarquía, porque, vendido en nuestra librería diocesana, ha sido motivo de escándalo y de toda clase de comentarios jocosos”, concluyen los sacerdotes donostiarras, que ya no aguantan más, tras estar sufriendo durante 11 años, a un prelado de estas características.

¿Se decidirá, por fin, Roma a aceptar su renuncia o, al menos, a enviarle a una pequeña diócesis o se arriesgará a la repetición de un nuevo caso Novell en Donosti?

Fuente Religión Digital

Iglesia Católica , , ,

Maestro gay despedido gana demanda contra escuela católica y arquidiócesis

Sábado, 25 de septiembre de 2021

6a00d8341c730253ef01b7c737ab75970b-800wiLonnie Billard y su esposo Richard Donham

Un profesor gay de Carolina del Norte que fue despedido de su trabajo como sustituto en una escuela secundaria católica ganó su caso de discriminación sexual en un tribunal federal.

El The Daily Mail :

“U.S.. El juez de distrito Max Cogburn dictaminó el viernes (10 de septiembre) que Charlotte Catholic High School y la Arquidiócesis Católica Romana de Charlotte violaron las protecciones federales de Lonnie Billard contra la discriminación sexual bajo el Título VII de la Ley de Derechos Civiles.

Cogburn otorgó un juicio sumario a Billard, de 73 años, y dijo que aún se debe realizar un juicio para determinar los daños apropiados para él. Él y Richard Donham han estado casados durante seis años “.

CBS News informó sobre el comunicado que Billard emitió expresando su satisfacción con la decisión:

“Después de todo este tiempo, tengo una sensación de alivio y una sensación de reivindicación. Ojalá hubiera podido seguir enseñando todo este tiempo. La decisión de hoy valida que no hice nada malo por ser un hombre gay “.

El maestro había sido despedido en 2014, luego de que publicara la noticia de su matrimonio en las redes sociales. Había sido profesor sustituto de inglés y teatro en la escuela durante más de diez años, y en 2012 había recibido el premio al Maestro del Año.

Crux  informó sobre el razonamiento legal de la decisión del juez:

“Los acusados [la escuela y la arquidiócesis] dijeron que despidieron a Billard no porque fuera gay, sino porque ‘él participó en una’ defensa ‘que iba en contra de las creencias de la Iglesia Católica’ cuando anunció públicamente que se casaría con otro hombre, el sentencia dijo.

“Pero Cogburn dictaminó que la acción de la escuela no encajaba en las exenciones a la ley laboral que dan a las instituciones religiosas margen para exigir que ciertos empleados se adhieran a las enseñanzas religiosas, ni la acción de la escuela estaba protegida por los derechos constitucionales a la libertad religiosa.

“‘El demandante es un empleado laico, que llega al campus de una escuela religiosa con el propósito limitado de impartir clases seculares, sin el mandato de inculcar a los estudiantes las enseñanzas católicas’, escribió Cogburn”.

WCNC.com  informó la declaración que emitió la Arquidiócesis de Charlotte sobre el fallo:

“Estamos respetuosamente en desacuerdo con la decisión del tribunal de distrito y estamos considerando los próximos pasos. La Primera Enmienda, la ley federal y las recientes decisiones de la Corte Suprema reconocen los derechos de las organizaciones religiosas para tomar decisiones de empleo basadas en la observancia y preferencia religiosas. No obligan, ni deben, obligar a las escuelas religiosas a emplear maestros que contradigan públicamente sus enseñanzas.

“Las escuelas católicas que ofrece la Diócesis de Charlotte existen para brindar educación de alta calidad y transmitir la fe católica a la próxima generación. Como todas las escuelas religiosas, las escuelas católicas pueden emplear educadores que apoyen las enseñanzas de nuestra Iglesia y no se opongan públicamente a ellas “.

El informe de The Advocate señaló la naturaleza histórica de este caso por la igualdad LGBTQ:

“La decisión de hoy es una de las primeras aplicaciones de la prohibición de la Corte Suprema de discriminación sexual a los empleados de escuelas religiosas privadas”, dijo Irena Como, abogada senior de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles de Carolina del Norte, en un comunicado de prensa. La ACLU fue uno de los grupos que representaron a Billard. “ El tribunal envió un mensaje claro de que Charlotte Catholic violó la prohibición del Título VII sobre la discriminación sexual cuando despidió al Sr.Billard por anunciar su compromiso con su pareja del mismo sexo ”. En 2020, la Corte Suprema de EE. UU. Dictaminó en Bostock contra el condado de Clayton que la discriminación en el lugar de trabajo basada en la orientación sexual o la identidad de género es discriminación sexual según el Título VII “.

Como continuó diciendo:

“Las escuelas religiosas tienen derecho a decidir quién realizará funciones religiosas o enseñará doctrina religiosa, pero cuando contraten empleados para trabajos seculares, deben cumplir con el Título VII y no pueden discriminar por motivos de orientación sexual”.

Para leer la historia del despido de Lonnie Billard, haga clic aquí.

Este caso es potencialmente una gran victoria para aquellos preocupados por el terrible flagelo de las personas LGBTQ que son despedidas de las instituciones católicas. Sin embargo, es una vergüenza que los líderes y administradores católicos tengan que ser obligados por ley a respetar la dignidad y la igualdad de las personas LGBTQ. En lugar de reducir la perspectiva sobre quién es apto para ser parte de la Iglesia Católica o contratado por la Iglesia Católica, los líderes deben buscar ampliar su visión para beneficiarse de los dones que todas las personas aportan.

—Francis DeBernardo, New Ways Ministry, 13 de septiembre de 2021

Fuente New Ways Ministry,

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , ,

Julio César Boffano: “Me acosté con obispos y cardenales que de la boca para afuera eran homofóbicos”

Sábado, 25 de septiembre de 2021

1473106D-22C2-4843-95EE-796AE01980A9Un excura gay, abusado en su niñez, dice que el sexo es moneda corriente en el Vaticano, donde los homosexuales son mayoría.

09.09.2021 08:26

Por César Bianchi

Fotos: Javier Noceti

Julio César Boffano se consagró a Dios convencido de que era el camino para un mundo más justo, más igualitario, más esperanzador. Fue seminarista, se hizo sacerdote y como estudiante viajó a la capital italiana como miembro de la Compañía de Jesús. Allá en Roma, en el corazón mismo del Vaticano, descubrió mentiras, engaños, hipocresía; advirtió que la homosexualidad campeaba entre los religiosos y que él sería “un gay más”. Presenció (y sufrió) abusos de poder. Vio que el sexo y la lascivia eran moneda corriente y que los curas homosexuales eran más homofóbicos que la minoría, los hetero.

Tuvo sexo con practicantes, curas, obispos y cardenales. Hasta que uno de sus amantes, como Dios lo trajo al mundo -nunca mejor aplicado- y con una copa de champán en la mano, se burló del Todopoderoso. A Julio le empezó a caer la ficha: el importante religioso, sin la sotana (y despojado de toda prenda), se mofaba de todo en lo que él creía y en lo que el propio cardenal juraba creer. Algo no andaba bien, no cerraba.

Julio se asumió gay, y un día se lo contó a otro cura. Este le dijo que él también era gay y estaba orgulloso de serlo. Lo besó y lo invitó a la cama. Julio frecuentó saunas y boliches gays, y allí siguió cruzándose con muchos religiosos que en los pasillos del Vaticano se hacían los nunca vistos. Se unió a un grupo de curas homosexuales preocupados por la homofobia de la Iglesia Católica. Buscaban entender cómo podía ser que la Iglesia Católica promoviera la familia tradicional y despreciara la homosexualidad, si ellos, los elegidos de Dios, eran homosexuales. En esas reuniones discutían, reflexionaban, cenaban… y también tenían sexo entre ellos.

Julio César Boffano (54), ex cura devenido en político frenteamplista, hoy es concejal del municipio B de Montevideo, y trabaja como consultor en derechos humanos y comunicación integral. Acaba de lanzar su libro autobiográfico (Conocerme me hizo libre, de editorial Planeta) donde narra sus vivencias como cura en el cerno mismo de la Iglesia Católica Apostólica Romana. Denuncia vidas paralelas, privilegios y abusos, como el que le tocó vivir en carne propia cuando era solo un niño y el DT del baby fútbol en Paysandú le dijo que tenía que tomarle las medidas para el short y se lo llevó al vestuario.

Boffano asegura que los depredadores sexuales en la Iglesia se sienten redimidos o exculpados. Se convencen de que no están rompiendo el celibato por tener sexo con varones (muchas veces niños), dice. Y cuando alguno es denunciado, es transferido a otro destino, dado el sentido sanador del perdón.

-¿Por qué escribir un libro con tus vivencias como excura gay?

-Hace muchos años que Claudia Garín (editora de Planeta) me venía insistiendo con que mi historia era buena para un libro. Yo le decía que no. Hubo un momento en 2017, cuando yo estaba en Roma, ella me volvió a decir. Y le dije: “Está bien, ahora sí, estoy preparado”. Lo empecé a escribir recién en 2019. Me costó porque me removió muchas cosas, tuve que volver a hacer terapia en el medio del libro, tuve pesadillas. Me costó mucho contar el tema de mi abuso, que no lo sabía nadie. Eso para mí era muy importante: contar eso, cómo se pasa de víctima a sobreviviente y lo que implica para un varón. Eso está invisibilizado para los varones, hablo de reconocer que fuiste víctima de abuso sexual, de que fuiste violado. A la editorial le interesó más lo del ex cura gay y todo lo que viví adentro de la Iglesia. Me pareció importante que se supieran muchas cosas.

-Tu libro, biográfico y catártico, denuncia abusos sexuales en la Iglesia, habla de vidas paralelas, de hipocresía y doble discurso, y de cómo la Iglesia Católica es homofóbica, pero una gran mayoría de los curas en el entorno del Vaticano son gays. Decís: “Leyendo en investigaciones y relatos de religiosos que se apartaron de la Iglesia, descubrís que en el Vaticano la gran mayoría de los obispos y cardenales son homosexuales, entre estos, muchos practicantes. En la interna se refieren a ellos como ‘los que cantan en el coro’ o ‘los de la parroquia'”. Citás al periodista francés Frederic Martel y agregás: “La homosexualidad se extiende a medida que se asciende en la jerarquía católica, la proporción de homosexuales aumenta y en el colegio cardenalicio esta es la regla, la heterosexualidad es la excepción”. ¿No es una exageración?

-Eso es lo que te hace creer la Iglesia Católica. Es lo que la gente necesita creer: que estoy exagerando. No lo podés procesar, es muy difícil, es como el tema de los abusos. Pero Martel, que hizo una investigación de 500 páginas, lo demuestra con muchos testimonios y fuentes. Y es algo que sabemos. A ver, yo lo viví de adentro, me encontré con esa Roma, y fui encontrando que la heterosexualidad era la excepción. Incluso, los heterosexuales son más gay-friendly, y los homosexuales eran los más homofóbicos. Aunque yo me estuve acostando con un cura, un obispo, un cardenal, de la boca para afuera podían ser de lo más homofóbicos. Porque lo ven como un modo de proteger, un modo que no se sospeché sobre ellos. Es hipocresía.

-Incluso, más adelante decís que llama la atención que papas como Juan Pablo II y Benedicto XVI tuvieran un discurso tan homofóbico, cuando estuvieron rodeados de gays…

La prostitución masculina gay en Roma se mantiene, y en gran parte gracias a los curas. Y es horrible, es una pena, es una tristeza. Pero funciona así. Ahora con Francisco los curas tienen mucho miedo”

-Totalmente. Casi todos los curas, y los cardenales y los obispos, y los secretarios de esos dos papas eran gays. Y muchísimos practicantes. Pero no se dice, y no existe algo que no se dice. El pecado era decirlo, no hacerlo.

-En los alrededores de la estación de trenes romana, en Termini, “curas, obispos y cardenales del Vaticano” van a buscar trabajadores sexuales inmigrantes e indocumentados para tener sexo por un puñado de euros. Supongo que iban a buscar inmigrantes indocumentados porque al estar en una situación de irregularidad, no los podían denunciar. Por eso cuando había chantajes o robos, los religiosos nunca denunciaban. ¿no?

-Claro, los curas calladitos la boca. Y eso sigue pasando, mirá que yo viajo bastante a Roma y lo compruebo cada vez que voy. La prostitución masculina gay en Roma se mantiene, y en gran parte gracias a los curas. Y es horrible, es una pena, es una tristeza. Pero funciona así. Y ahora con un gran miedo, además, porque Francisco, que también está rodeado de muchos gays (no tantos como los dos anteriores), con Francisco los curas tienen mucho miedo. Ahora soy yo el que los protejo: les digo: “che, cuídate, no me mandes tal cosa, no te hagas ver conmigo cuando estoy ahí”.

-Menuda tarea la de asumirse gay en el Vaticano, ¿no? La enorme mayoría no se asumía, no había salido del closet. Y a vos te costó mucho encontrar el momento de planteárselo a un cura que escogiste para confiárselo. Y en el momento en que te decidís, el cura te contesta: “Yo soy gay, estoy orgullo de serlo” y te besa en la boca… Supongo que te habrá descolocado.

-¡Totalmente! Mirá, hablamos mucho de salir del armario. Pero, ¿qué significa? Vos tenés que decírtelo vos mismo. Yo me lo decía: “No hay caso, me gustan los hombres”.  “Tengo que decírselo a alguien”, ese es el siguiente paso. Elegí un cura que me inspiraba confianza. Entonces le dije: “Creo, me parece, que soy homosexual”, como con miedo… Y él me dijo esas palabras: “Yo soy gay, estoy orgulloso de serlo”, y me encajó un chupón. Y sí me descolocó, pero me gustó al mismo tiempo. Y enseguida me dijo: “¿Querés hacer el amor conmigo?” Yo le dije que sí, pero no pude. Fuimos a la cama, pero no pude. Me apabulló la situación. Y eso es también un abuso, un abuso de poder. No se hace eso. Después descubrí que eso es muy común, sobre todo con los nuevos.

-¿Cómo podés ser un elegido de Dios, si la Iglesia condena la homosexualidad? ¿Te hacía ruido eso?

-Claro. Vos sentís que sos homosexual -que fue lo que me pasó a mí-, y te preguntás: “¿Cómo puedo ser homosexual y el elegido de Dios?” Te están diciendo que eso está mal, que es antinatural. Entonces, tenés que ocultarlo, tenés que negarlo, entonces se va creando esta doble vida, estas hipocresías. Yo sí tuve doble vida, pero nunca la hipocresía de salir a hablar en una homilía contra la homosexualidad o contra los divorciados. Fui muy coherente conmigo mismo.

Yo me acuerdo de mi juventud, que los curas a los que eran maricas, amanerados o lesbianas, eran discriminados. Entonces te preguntás: “Dios me eligió, pero yo siento esto… ¿Cómo es? ¿Dios se equivocó? ¿Yo me equivoqué?” Hasta que hice todo el proceso y terminé concluyendo: “Dios no tiene nada que ver con esto… O tiene todo que ver: me eligió gay, me creó gay y me quiere gay”.

-Decís, al comienzo del libro: “Ingresé en la vida religiosa y me convertí en un gay más en una gran comunidad masculina, donde el sexo es moneda corriente, y donde a partir de esos vínculos uno puede ascender y asegurarse una vida de privilegios”. ¿Qué tan moneda corriente es el sexo? ¿Quiénes son los privilegiados para ascender, y en detrimento de quiénes?

-Los curas heterosexuales no es que no tengan relaciones sexuales, lo que pasa que para ellos es más complicado porque, justamente, la mujer en determinado momento te dice: “Bueno, elegí” o “quedé embarazada”. Y ahí hay que tomar una decisión.

“Yo en el Vaticano elegía: ‘Aquel. Me quiero acostar con aquel’. Eso tenía que ver con que yo era joven, desfachatado y tenía una gran autoestima, pero después empecé a pensar: ‘Este no es el Julio con el que yo soñé'”

El sexo es moneda corriente si vos elegís que así sea. Muchos curas lo reprimen y lo canalizan por otro lado: con el poder, con un súper auto, con cargos o lujos. Es moneda corriente porque -como me pasó a mí- cuando empezás a tener sexo en Roma empezás a descubrir que es un montón de gente… que tus propios compañeros, que los curas que conocés en el Vaticano. Yo en el Vaticano elegía: “Aquel. Me quiero acostar con aquel”. Eso tenía que ver con que yo era joven, desfachatado y tenía una gran autoestima, pero después empecé a pensar: “Este no es el Julio con el que yo soñé en Paysandú, en la Pastoral Juvenil de la Iglesia. ¿Qué estoy haciendo?” ¡Sí que se puede ascender! Se puede ascender si ese es tu propósito. Si yo me acuesto con un cardenal, ahora mismo, por ejemplo, pero no sería yo… Y eso fue lo que me salvó. Fui yo que tomé la decisión de alejarme, porque no podía estar como víctima y sobreviviente de abuso en un lugar donde eso se sigue escondiendo.

-Llegaste a Roma por primera vez en 1998 para vivir y estudiar con los jesuitas, en el edificio Il Gesú. Fuiste a estudiar a la Universidad Gregoriana, fundada por Ignacio de Loyola, en el corazón del Vaticano. Vos decís que te educaban para “conocerte a tí mismo”, pero siempre cuando seas funcional al sistema. Empezaste a estudiar la teología de la liberación, que decís que es perseguida por la Iglesia Católica. ¿Por qué?

-La teología de la liberación no solo fue perseguida, fue prácticamente exterminada por la Iglesia Católica. Ahora surge de algunas otras iglesias y algunos movimientos de gente de los 70, pero fue prácticamente exterminada. ¿Por qué? Porque la teología de la liberación está vinculada con las izquierdas, en general, y porque pone en el centro a las personas con sus derechos vulnerados, y poner en el centro a las personas con los derechos vulnerados, que tienen que ver con el Jesús en el que yo creo… Eso cuestionó las estructuras de la Iglesia Católica, cuestionó las visiones teológicas, cuestionó el poder el Vaticano.

A mí me gusta hablar de muchas iglesias dentro de la Iglesia Católica, porque al mismo tiempo tengo que ser respetuoso con una cantidad de gente que conozco, que quiero y que sé que se juegan la vida, y que están convencidos y hacen trabajos maravillosos. Pero tenés que saber que hay cuestiones en las que no se puede ser cómplice, porque traicionan y crucifican al Jesucristo en el que decís creer.

-En Roma comenzaste a frecuentar los saunas y boliches gays. ¿Ahí te cruzabas con otros curas gays, obispos, y gente del entorno del Vaticano?

-Sí, sobre todo con compañeros de mi comunidad. Y al otro día hacíamos como si nada. Me acuerdo que una vez uno me dejó una cartita en m cuarto diciéndome: “Tendríamos que ver por qué nos vimos en el lugar que nos vimos”. Y yo, que soy muy de encarar, lo encaré y le dije: “Che, ¿querés que hablemos?” Se puso todo colorado, le dio vergüenza; ahí empecé a descubrir… después conocí un decano de la facultad, y cuando conocí a uno que me presentó un cardenal, ya no precisé más ir a los saunas, porque el sexo lo tenía ahí mismo, en el Vaticano. Y no tenía que estar pagando la entrada de los saunas.

-¿Cómo es eso de que concebían al celibato como tener sexo con alguien de otro sexo, y si era entre personas del mismo sexo no estaban violado el celibato? Se hacían trampas al solitario…

-Eso parece joda, pero era así, y sigue siendo así. El celibato estaba concebido para las relaciones heterosexuales. Nosotros renunciamos a un vínculo con mujeres, porque como no se asume la homosexualidad… Y la mayoría de los casos de curas abusadores lo hacen con varones usan eso como excusa: “Yo no cometo una falta contra el celibato porque tengo relaciones con varones”. Y todavía hay gente que se lo cree, yo lo agarraba para la joda. Pero la concepción del celibato es heterosexual, ¡cuando la mayoría son gays!

-Tuviste un romance con “su eminencia, el cardenal Fulano” que era tu protector. ¿Recibiste beneficios o fuiste privilegiado por estar con él? Contás que por estar con él te enterabas de cosas que no debías enterarte…

-No, salvo alguna vez que me dio plata y alguna cosa… Es muy difícil entender la estructura de la Iglesia Católica, es complejo, pero digamos que yo me enteraba de cosas que tienen que ver con la curia de los jesuitas, que sí tiene que ver con este cardenal. Y sí me enteraba de cosas que no debía haberme enterado y de algún modo me podía haber ayudado. Pero yo era tan ingenuo, tan arriesgado a la vez, que nunca utilicé esa información porque no me importaba nada.

“La mayoría de los casos de curas abusadores que lo hacen con varones usan eso como excusa: ‘Yo no cometo una falta contra el celibato porque tengo relaciones con varones’. Y todavía hay gente que se lo cree”

Una cosa es coger -yo no tenía problema con eso-, pero ya usarlo para otras cosas me hubiese hecho sentir mal conmigo mismo. Entonces, no. no lo usé, no tuve privilegios y apenas pude, lo corté. Lo podría haber usado, incluso ahora, pero eso sí hubiese sido traicionarme.

-Te sumaste al grupo Inter-nos, un grupo de curas y religiosos gays. ¿Qué era Inter-nos? ¿Para qué servía?

-La finalidad era reflexionar sobre lo que vivíamos dentro de la Iglesia como curas, como religiosos gays. Éramos gays asumidos, pero escondidos… Muchas veces nos reuníamos en casa de alguno que tenía su pareja. Reflexionábamos sobre eso, cómo vivir esto, por qué Jesús nos hizo así y la Iglesia nos dice que está mal, y sobre todo, tratar de no ser hipócritas. Hacíamos reflexiones y terminábamos comiendo juntos, y a veces…

-¿En la cama?

-También, sí. Y yo cuando escribí eso dije: “Esto no tiene nada que ver con el objetivo”, pero después lo pensé. Pero muchas veces en la intimidad (no solo el sexo) te contabas cosas que a veces no le contabas a otra persona. Eso pasa habitualmente. Y fue muy importante ese grupo porque reflexionábamos, aunque no cambió nada… por ahí nos cambió a nosotros. Fuimos juntos a la Marcha Gay, por ejemplo. Y teníamos miedo de que nos descubrieran (en la Iglesia).

-Asociás a los jesuitas con la frase “los trapitos sucios se lavan en casa”. ¿Por qué?

-Porque eso lo aprendí ahí, lo aprendí en la Compañía, te lo decían permanentemente. Pero además la actitud jesuítica es esa, el jesuita que nos comemos (dulce por fuera y salado por dentro) tiene que ver con eso, con que las cosas las tenemos que ver entre nosotros. El concepto del fundador, Ignacio de Loyola, es eso: la obediencia, lo que el superior te pide es lo que Dios te está pidiendo. Y las cosas las hablamos adentro y no salen (no deben salir) de acá adentro. Son muy buenos en eso.

-En la Compañía de Jesús empezaron a vigilarte y perseguirte, porque vos eras rebelde y desobediente. ¿En qué cosas desobedecías? ¿Qué les molestaba de vos? ¿Cómo te perseguían?

-Lo que molesta en la Compañía era que te salgas de la norma de la obediencia.  No si cogés o no cogés; me lo dijo un superior a mí: “No importa que lo hagas, lo importante es que no se sepa”. Lo que molestaba era la militancia explícita, que vos hagas una militancia explícita de la diversidad sexual. Por eso fue un escándalo en mi ordenación, en 2002 acá en Uruguay, sólo por agradecer al grupo de gays y lesbiana que me habían acompañado en Roma. ¡Se armó un escándalo y hasta salió en la prensa! No se hace explícito, no te salgas de la norma, no seas muy diferente.

Leer más…

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Atacan a golpes a chique no binarie en La Plata: “¡Naciste hombre, no mujer!”

Sábado, 25 de septiembre de 2021

E3A97699-8834-46D4-B21A-7C8C8BFCCA01

El martes 7 de septiembre Winfried Fallon, una persona no binarie de 24 años, grabó un video mientras era golpeade por un grupo de personas. Le gritaban “puto de mierda”, “naciste hombre, no mujer”, le decían a su mamá que lo tenía que “volver a parir”. Mientras, le pegaban piñas en la cara. Winfried, además, vive con síndrome de Asperger, un tipo de autismo.

Winfried fue a acompañar a su mamá Susana a mudarse. La relación con el propietario ya era mala, a ella ya la habían maltratado verbalmente varias veces. Ese día a las ocho de la mañana empezaba la mudanza, pero el flete tardó en llegar por la lluvia. Entonces el propietario empezó a amedrentar a Winfried y a su madre para que salieran. Primero con insultos, después con gas pimienta y al final con golpes. En ese momento, Winfried empezó a grabar.

Mi hijo es un autista de alta inteligencia, es un síndrome de asperger. Es un no binario, no tiene rótulos para su sexualidad. Es un ser libre. Cuando nos íbamos empezaron a agredirnos, a pegarme. Se puso él interponiéndose para que no me golpeen. Comenzaron a agredirlo por su sexualidad, por sus modos”, contó a Presentes su madre, Susana.

33ABB268-FAF8-4B94-A670-7B9107F0275B

Después de ese momento, Winfried fue a la comisaría 16 de La Plata donde radicó la denuncia por violencia. Allí se presentó con el nombre que aparece en su documento, tenía miedo a la discriminación. 

De acuerdo con el Observatorio de Crímenes de Odio de 2020 de la Federación Argentina LGBT, de todos los crímenes de odio registrados el año pasado, el 43% (66) fueron lesiones al derecho a la integridad física, es decir violencia física que no terminó en muerte.

Me siento shockeado con las cosas que sucedieron. Lo de ayer fue un antes y un después, porque por primera vez siento a conciencia y en carne propia cuando la gente de la comunidad LGBTIQ+ dice que hoy estamos vivos y mañana no sabemos. Yo fui agredido por mi sexualidad, por mi género y por mi discapacidad”, dijo Winfried a Presentes. 

No puede haber una agresión a punto de querer matarlo. Le decían: yo te mato”, contó su madre.

Una persona sin violencia

Joaquín Fernández es compañero de la facultad de Periodismo de Winfried. Cuando vio el video, sintió que se trataba de un ataque cargado de odio. “Personalmente el video es horrible, mi amigue no es una persona violenta, eso lo puedo confirmar yo y todes quienes le conocen, así que ponerse a grabar debe haber sido lo único que atinó a hacer. Sé que debe estar bajo mucho estrés”.

Winfried, contó Joaquín, suele preguntar cómo expresarse sobre ciertas cosas o en ciertas situaciones, “ya que por el asperger algunas claves sociales no las entiende, pero eso le transforma en alguien que está constantemente atente y que se preocupa por les otres y como estes se sienten”.

“Mi madre me crió diciendome que las cosas no se resuelven con violencia, sino con paz”, explicó elle.

Winfried estudió el secundario en la ciudad de Necochea. Antes vivió en Santa Cruz, y después llegó a La Plata, donde estudia periodismo. Ya está en cuarto año. Ahora, para resguardar a su madre, se fue a vivir con un chico que necesitaba compañere de departamento, y le dejó el suyo a Susana.

Mi  gran meta es convertirme en un gran periodista y una gran misión que tengo es trabajar por la comunidad no sólo LGBTIQ+, sino también para ayudar a los chicos con discapacidad”, concluyó.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.