Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Caacupé’

Colectivos LGTB desconfían de la visita de Francisco a Paraguay e instalan carteles de parejas gays

Viernes, 10 de julio de 2015

cartel_papa_paraguayEl papa, que llegará el viernes a Asunción, tiene previsto reunirse el sábado con portavoces de la sociedad civil en el estadio León Condou, una cita en la que estará presente Simón Cazal, representante de la organización LGTB Somosgay.

Instalan carteles de parejas gays por la visita del papa Francisco a Paraguay

Cuatro carteles gigantes que muestran fotos de parejas del mismo sexo y una frase del papa Francisco se instalarán en el trayecto que recorrerá el sumo pontífice en Paraguay, en busca de crear conciencia sobre la discriminación, dijo este miércoles SomosGayla organización que impulsó la iniciativa.

Francisco llegará a la capital Asunción el viernes, en la última escala de una visita por Sudamérica, donde se reunirá el sábado con grupos de la sociedad civil, incluyendo representantes de organizaciones homosexuales. Los avisos muestran una pareja abrazada y la frase “Si aceptan al Señor y tienen buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlos?”, que el papa pronunció en el 2013 cuando se le preguntó sobre las parejas del mismo sexo.

Dos carteles están siendo instalados en las intersecciones de avenidas de la capital por las que el papa transitará, dijo el portavoz del grupo SomosGay, Sergio López. Otros dos se instalarán en la localidad de Caacupé, considerada la capital religiosa del país y ubicada a 60 kilómetros al sur de Asunción, donde Francisco oficiará el sábado una multitudinaria misa. “La idea es (…) entablar un diálogo con la sociedad paraguaya con los planteamientos que había hecho el papa Francisco en su momento, instando también a la Iglesia católica a dejar de lado las conductas discriminativas”, dijo López.

Varios grupos minoritarios denunciaron censura porque la organización del evento papal les prohibió usar distintivos en el encuentro con Francisco, en el que participará el líder de SomosGay, Simón Cazal.

Dentro de esta visita a Paraguay, está previsto que Francisco se reúna el sábado con grupos de la sociedad civil, incluyendo representantes de organizaciones homosexuales, pero activistas por los derechos de las personas LGTB aseguraron que no creen que la visita del papa Francisco a Paraguay, en la que mantendrá un encuentro en el estadio León Condou, una cita en la que estará presente Simón Cazal, representante de la organización LGTB Somosgay ayude a combatir la homofobia en el país. El papa, que llegará el viernes a Asunción, tiene previsto reunirse el sábado con portavoces de la sociedad civil en el estadio León Condou, una cita en la que estará presente Simón Cazal, representante de la organización LGTB Somosgay.

La Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP) también envió invitaciones para este encuentro a otras organizaciones por los derechos de las personas LGTB, como Aireana, organización feminista que representa a mujeres lesbianas, o Panambi, que reúne a personas transexuales, transgénero y travestis de Paraguay.

Sin embargo, estas organizaciones declinaron la invitación y aseguraron que tienen pocas expectativas de que el encuentro con el papa provoque algún cambio en la mentalidad de los sectores más fundamentalistas de la iglesia y la sociedad paraguaya. “El papa compara a las personas trans con armas nucleares. Pero después nos invita a este evento, en el que se va a escuchar el mismo discurso de siempre, que defiende la discriminación”, expresó Mariana Sepúlveda, de la asociación Panambi. La activista explicó que su organización rechazó participar en el encuentro con el papa para “mantener la coherencia”, ya que exigen que Paraguay sea “un Estado laico y sin discriminación”.

Por su parte, la presidenta de Panambi, Iren Rotela, publicó en las redes sociales una carta abierta dirigida al papa Francisco, en la que le solicita que “exija a sus iglesias y emisarios que dejen libre al Estado paraguayo para que pueda hacer políticas públicas que beneficien a todo su pueblo, un pueblo que es diverso y dentro del que existen las personas LGBT”.

Este pedido se hizo días después de que Rotela interpelara al presidente paraguayo, Horacio Cartes, para que investigue los 54 asesinatos a personas trans ocurridos en Paraguay desde la caída de la dictadura, en 1989, durante un acto de conmemoración de la independencia estadounidense en el que ambos coincidieron.

Los crímenes contra personas LGTB están “legitimados por el discurso del odio que los líderes religiosos pronuncian desde púlpitos y altares“, según denunció a Efe Rosa Posa, de la organización Aireana.

Este colectivo también fue invitado a participar en el encuentro en el León Condou, pero Posa explicó que la organización no comparecerá dado que en el evento “no hay posibilidades para el diálogo, y las preguntas están limitadas”, por lo que “da la sensación de que lo único que quiere la Iglesia es llenar el estadio”. La activista argumentó que el papa Francisco “genera ciertas expectativas”, aunque dijo que posee un “discurso ambiguo y contradictorio” en relación con las personas LGTB, pero aseguró que el acto en Paraguay “no va a cambiar nada”. “El papa dice que él no es nadie para juzgar a los homosexuales, pero después acude a Francia y pide la abolición del matrimonio igualitario, o carga contra las personas trans”, ilustró Posa.

Explicó además que, por influencia de ciertos mensajes de la Iglesia católica, muchas familias paraguayas someten a sus hijos homosexuales o bisexuales a “torturas” disfrazadas de presuntas “terapias” para modificar su orientación sexual, o su identidad de género en el caso de los jóvenes trans. Los abusos también incluyen castigos como la incomunicación, la prohibición de salir a la calle, la violencia física o verbal en el ámbito familiar, e incluso las detenciones arbitrarias de parejas homosexuales en la vía pública por parte de las fuerzas de seguridad, según la representante de Aireana.

Posa recordó la necesidad de que Paraguay cuente con una ley contra toda forma de discriminación, como ya existe en otros países de la región, que contribuya a “educar en el respeto a la diversidad sexual” y persiga este tipo de situaciones que “vulneran los derechos humanos”.

Fuente Agencias

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

Encuentro Nacional reunirá personas LGBT y familiares de todo Paraguay

Lunes, 17 de noviembre de 2014

congreso_lgbt_paraguayoEste Congreso merece especial atención, ya que es una iniciativa histórica para la población LGBT de ser escuchada y construir demandas políticas de movilización hacia diversas instituciones de gobierno y la sociedad civil”, afirman desde la organización.

En el marco del proyecto Araroky Táva: Ambientes sociales favorables para la participación juvenil activa el ejercicio de sus Derechos Humanos impulsado por SOMOSGAY con el apoyo de la Unión Europea, la Fundación Triángulo de España y la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID), el día sábado 22 de noviembre se llevará a cabo el Encuentro para familiares y amigos de personas LGBT y el Congreso Nacional LGBT desde las 10:00 hasta las 16:00 hs. en la sala de conferencias del Parque Hotel Alta Gracia, en la ciudad de Caacupé.

Los talleres participativos del Encuentro de Padres serán llevados a cabo por las especialistas en los temas; la Educadora Rossana Mayeregger, Yolanda Mujica y Eugenia Insaurralde, con un fuerte componente experiencial, donde las y los familiares puedan ahondar en las mayores situaciones cotidianas con referencia al tema de la diversidad sexual, los derechos humanos y la discriminación.

El camino que inicia el Congreso Nacional LGBT es el de una serie de conferencias departamentales y municipales, que gradualmente se realizarán a medio plazo, en las cuales se llevaría la discusión de las principales demandas políticas LGBT. Se espera cubrir varias cuestiones en este III Congreso Nacional, como el trabajo, la justicia y la seguridad pública, la salud y el bienestar, el deporte y la educación para las personas lesbianas, gay, bisexuales y trans, enfocadas a delinear estrategias para fortalecer la ciudadanía LGBT, así como para combatir la violencia, la homofobia y la discriminación.

Este III Congreso Nacional busca reunir a activistas de todo el país por el avance de la consolidación de un movimiento de justicia social que apoye la construcción de una sociedad paraguaya sin exclusiones. Para este evento, están invitados a participar los activistas LGBT interesados en las discusiones, debates y temas previstos a trabajar durante los dos días del evento.

Como resultado de este Congreso se aspira al establecimiento de líneas de trabajo de la Federación LGBT Paraguaya a través del Primer Plan de Ciudadanía LGBT de Paraguay, que guiará sus actividades para garantizar los derechos civiles, sociales, económicos y políticos para la población LGBT.

Este evento busca ofrecer un espacio positivo para la discusión de los problemas de las y los gays, lesbianas, bisexuales y trans. Con este Congreso Nacional, además, se busca iniciar un proceso de fortalecimiento de las bases de activistas en el interior de nuestro país. Este objetivo se muestra clave para las metas de SOMOSGAY y la Federación LGBT Paraguaya en general, principalmente en lo referente a la creación de espacios de intercambio y aprendizaje que busquen empoderar a los y las activistas de todo el país, dando respuesta al centralismo puesto hasta ahora por el movimiento en la capital del país.

El formulario de inscripción se encuentra disponible en línea en este enlace: http://bit.ly/congresoform. Además, las inscripciones están disponibles vía telefónica y de manera presencial en El Centro Comunitario LGBT.

Fuente Somos Gay

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , ,

Monseñor Livieres se revuelve ante su expulsión: “El Papa Francisco tendrá que dar cuentas a Dios”

Domingo, 28 de septiembre de 2014

rogelio-livieresLemos en Religión Digital:

Durísima réplica del expulsado obispo de Ciudad del Este a Francisco

Destaca que tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI siempre le dieron su apoyo

Monseñor Melanio sobre Livieres: “Era un orgulloso…El Vaticano extirpó el tumor”

Lombardi: “Con su reacción es más fácil comprender por qué había un problema”

El líder laico Javier Miranda vincula al prelado con la desaparición de 300.000 dólares

Morirá matando. Fiel a su estilo, Rogelio Livieres Plano replicó a la notificación de su cese como obispo de Ciudad del Este con una durísima carta en la que asegura que el Papa Francisco “tendrá que dar cuentas a Dios”.

En una misiva enviada al prefecto de la Congregación de los Obispos, Marc Ouellet, Livieres afirma que su cese y el nombramiento de Ricardo Valenzuela como administrador apostólico, le fue informada prácticamente en simultáneo con la conferencia de prensa que dio este jueves en Paraguay el nuncio Eliseo Ariotti, y señala que ese hecho es una irregularidad más que se realiza en su contra.

“Tengo entendido que el Nuncio, prácticamente en simultáneo con el anuncio que Su Eminencia me acaba de dar, ha realizado una conferencia de prensa en el Paraguay y ya se dirige hacia la Diócesis para tomar control inmediato de la misma. El anuncio público por parte del Nuncio antes de que yo sea notificado por escrito del decreto es una irregularidad más en este anómalo proceso“, expresó.

Describe a lo ocurrido como “la intervención fulminante de la Diócesis” y manifestó que eso puede deberse al temor que tiene la iglesia “de que la mayoría del pueblo fiel reaccione negativamente ante la decisión tomada, ya que han manifestado abiertamente su apoyo a mi persona y gestión durante la Visita Apostólica”.

Recordó las palabras de despedida que mantuvo con el cardenal Santos Abril poco antes de retirarse tras la investigación que realizó en la Diócesis esteña. “Espero que reciban las decisiones de Roma con la misma apertura y docilidad con que me han recibido a mí“, había dicho el cardenal a lo que Livieres Plano resalta en una pregunta que pareciera ser que con eso ya se estaba indicando cual sería el resultado de la investigación.

livieres-contra-el-papa“¿Estaba indicando que el curso de acción estaba ya decidido antes de los informes finales y el examen del Santo Padre? En cualquier caso, no hay que temer rebeldía alguna. Los fieles han sido formados en la disciplina de la Iglesia y saben obedecer a las autoridades legítimas“, señala además en su carta.

Livieres Plano también resalta que desde su nombramiento como obispo recibió y demostró que fue víctima de ataques y maniobras destituyentes y que tanto el Papa Juan Pablo II como Benedicto XVI le dieron su apoyo, no así Francisco.

En un punto de la carta resalta que no fue notificado del informe que los enviados del Papa elaboraron con motivo de la Visita Apostólica que realizaron a la Diócesis y por ende no pudo responder a las acusaciones que hubiesen.

A pesar de tanto discurso sobre diálogo, misericordia, apertura, descentralización y respeto por la autoridad de las Iglesias locales, tampoco he tenido oportunidad de hablar con el Papa Francisco, ni siquiera para aclararle alguna duda o preocupación. Consecuentemente, no pude recibir ninguna corrección paternal -o fraternal, como se prefiera- de su parte. Sin ánimo de quejas inútiles, tal proceder sin formalidades, de manera indefinida y súbita, no parece muy justa, ni da lugar a una legítima defensa, ni a la corrección adecuada de posibles errores. Sólo he recibido presiones orales para renunciar“, expresa la carta.

Livieres Plano va más allá acusando a opositores y a la prensa local informen con anticipación, lo que finalmente se divulgó este jueves y resaltó que eso “es sin duda otro indicador de que algunas altas autoridades en el Vaticano, el Nuncio Apostólico y algunos Obispos del país estaban maniobrando de forma orquestada y dando filtraciones irresponsables para «orientar» el curso de acción y la opinión pública”.

Resalta que considera la decisión como “infundada y arbitraria y de la que el Papa tendrá que dar cuentas a Dios, ya que no a mí“.

Afirmó una vez más “ante quien quiera escucharlo que la substancia del caso ha sido una oposición y persecución ideológica, prosigue la carta. Sostiene además que con todo esto se busca mantener el statu quo en el manejo de la iglesia Católica en el país. “El que sufre las últimas consecuencias de lo que describo es el pueblo fiel, ya que las Iglesias particulares se mantienen en estado de letargo con gran éxodo a otras denominaciones, casi sin vocaciones sacerdotales o religiosas y con pocas esperanzas de un dinamismo auténtico y un crecimiento perdurable”, agrega. Señala que “el verdadero problema de la Iglesia en el Paraguay es la crisis de fe y de vida moral que una mala formación del clero ha ido perpetuando, junto con la negligencia de los Pastores”.

Casi hacia el final hasta nombra al ex obispo Fernando Lugo y lo pone de ejemplo de cómo se encuentra la problemática dentro de la iglesia paraguaya. “Lugo no es sino un signo de los tiempos de esta problemática reducción de la vida de la fe a las ideologías de moda y al relajamiento cómplice de la vida y disciplina del clero“, expresó. Acusa que entre los que se oponen a toda renovación dentro de la iglesia paraguaya están grupos políticos y asociaciones anti-católicas, además del apoyo de algunos religiosos de la Conferencia de Religiosos del Paraguay.

Finalmente, señala que se negó a renunciar por propia iniciativa por la “responsabilidad moral de obedecer a Dios antes que a los hombres”. Recordó igualmente al pueblo que “expresó abierta y públicamente su apoyo a la labor apostólica que hemos venido haciendo“. Y culminó con la frase El pueblo y yo hemos sido desoídos. En la parte de la firma ya se observa que escribió “Ex Obispo de Ciudad del Este (Paraguay)”.

Por su parte, el nuncio apostólico en el Paraguay, monseñor Eliseo Ariotti, y monseñor Claudio Giménez, obispo de Caacupé y presidente de la Conferencia Episcopal Paraguaya, informaron que la decisión de “sustituir” al obispo de Ciudad del Este, monseñor Rogelio Livieres Plano, se hizo necesaria por su “falta de disponibilidad” para presentar voluntariamente su renuncia. Asimismo, recordó que la Pontificia Congregación para los Obispos le pidió que lo hiciera tras la visita apostólica del pasado mes de julio.

En julio pasado, el cardenal Santos Abril y Castelló, arcipreste de la basílica de Santa María la Mayor en Roma, viajó a la diócesis de Ciudad del Este para interiorizarse sobre el ministerio pastoral del obispo Livieres, la situación de los seminarios locales -algo único en el país, ya que solo existe un seminario nacional, en Asunción- y el desempeño del padre Carlos Urrutigoity, acusado en publicaciones periodísticas por presunto abuso sexual.

Ésta es la carta de Livieres al prefecto de la Congregación de Obispos: Cardenal Marc Ouellet

Prefecto de la Congregación para los Obispos
Palazzo della Congregazioni,
Piazza Pio XII, 10,
00193 Roma, Italia

25 de septiembre de 2014

Eminencia Reverendísima:

Le agradezco la cordialidad con que me recibió el lunes 22 y el martes 23 de este mes en el Dicasterio que preside. Igualmente, la comunicación por teléfono que me ha hecho hace unos momentos de la decisión del Papa de declarar a la Diócesis de Ciudad del Este sede vacante y de nombrar a Mons. Ricardo Valenzuela como Administrador Apostólico.

Tengo entendido que el Nuncio, prácticamente en simultáneo con el anuncio que Su Eminencia me acaba de dar, ha realizado una conferencia de prensa en el Paraguay y ya se dirige hacia la Diócesis para tomar control inmediato de la misma. El anuncio público por parte del Nuncio antes de que yo sea notificado por escrito del decreto es una irregularidad más en este anómalo proceso. La intervención fulminante de la Diócesis puede quizás deberse al temor de que la mayoría del pueblo fiel reaccione negativamente ante la decisión tomada, ya que han manifiestado abiertamente su apoyo a mi persona y gestión durante la Visita Apostólica. En este sentido recuerdo las palabras de despedida del Cardenal Santos y Abril: «espero que reciban las decisiones de Roma con la misma apertura y docilidad con que me han recibido a mí». ¿Estaba indicando que el curso de acción estaba ya decidido antes de los informes finales y el examen del Santo Padre? En cualquier caso, no hay que temer rebeldía alguna. Los fieles han sido formados en la disciplina de la Iglesia y saben obedecer a las autoridades legítimas.

Las conversaciones que hemos mantenido y, aparentemente ya que no los he visto, los documentos oficiales, dan por justificación para tan grave decisión la tensión en la comunión eclesial entre los Obispos del Paraguay y mi persona y Diócesis: «no estamos en comunión», habría declarado el Nuncio en su conferencia.

Por mi parte, creo haber demostrado que los ataques y maniobras destituyentes de la que he sido objeto se iniciaron ya desde mi nombramiento como Obispo, antes incluso de que pudiera poner un pie en la Diócesis -hay correspondencia de la época entre los Obispos del Paraguay con el Dicasterio que Su Eminencia preside como prueba fehaciente de ello. Mi caso no ha sido el único en el que una Conferencia Episcopal se ha opuesto sistemáticamente a un nombramiento hecho por el Papa contra su parecer. Yo tuve la gracia de que, en mi caso, los Papas san Juan Pablo II y Benedicto XVI me apoyaran para seguir adelante. Entiendo ahora que el Papa Francisco haya decidido retirarme ese apoyo.

Sólo quiero destacar que no recibí en ningún momento un informe escrito sobre la Visita Apostólica y, por consiguiente, tampoco he podido responder debidamente a él. A pesar de tanto discurso sobre diálogo, misericordia, apertura, descentralización y respeto por la autoridad de las Iglesias locales, tampoco he tenido oportunidad de hablar con el Papa Francisco, ni siquiera para aclararle alguna duda o preocupación. Consecuentemente, no pude recibir ninguna corrección paternal -o fraternal, como se prefiera- de su parte. Sin ánimo de quejas inútiles, tal proceder sin formalidades, de manera indefinida y súbita, no parece muy justa, ni da lugar a una legítima defensa, ni a la corrección adecuada de posibles errores. Sólo he recibido presiones orales para renunciar.

Que mis opositores y la prensa local hayan recientemente estado informando en los medios, no de lo que había pasado, sino de lo que iba a suceder, incluso en los más mínimos detalles, es sin duda otro indicador de que algunas altas autoridades en el Vaticano, el Nuncio Apostólico y algunos Obispos del país estaban maniobrando de forma orquestada y dando filtraciones irresponsables para «orientar» el curso de acción y la opinión pública.

Como hijo obediente de la Iglesia, acepto, sin embargo, esta decisión por más que la considero infundada y arbitraria y de la que el Papa tendrá que dar cuentas a Dios, ya que no a mí. Más allá de los muchos errores humanos que haya cometido, y por los cuales desde ya pido perdón a Dios y a quienes hayan sufrido por ello, afirmo una vez más ante quien quiera escucharlo que la substancia del caso ha sido una oposición y persecución ideológica.

La verdadera unidad eclesial es la que se edifica a partir de la Eucaristía y el respeto, observancia y obediencia a la fe de la Iglesia enseñada normativamente por el Magisterio, articulada en la disciplina eclesial y vivida en la liturgia. Ahora, empero, se busca imponer una unidad basada, no sobre la ley divina, sino sobre acuerdos humanos y el mantenimiento del statu quo. En el Paraguay, concretamente, sobre la deficiente formación de un único Seminario Nacional -deficiencias señaladas no por mí, sino autoritativamente por la Congregación para la Educación Católica en carta a los Obispos de 2008. En contraposición, y sin criticar lo que hacían otros Obispos, aunque hay materia de sobra, yo me aboqué a establecer un Seminario diocesano según las normas de la Iglesia. Lo hice, además, no sólo porque tengo el deber y el derecho, reconocido por las leyes generales de la Iglesia, sino con la aprobación específica de la Santa Sede, inequívocamente ratificada durante la última visita ad limina de 2008.

Nuestro Seminario diocesano ha dado excelentes frutos reconocidos por recientes cartas laudatorias de la Santa Sede en al menos tres oportunidades durante el pontificado anterior, por los Obispos que nos han visitado y, últimamente, por los Visitadores Apostólicos. Toda sugerencia hecha por la Santa Sede en relación a mejoras sobre el modo de llevar adelante el Seminario, se han cumplido fielmente.

El otro criterio de unidad eclesiástica es la convivencia acrítica entre nosotros basada en la uniformidad de acción y pensamiento, lo que excluye el disentimiento por defensa de la verdad y la legítima variedad de dones y carismas. A esta uniformidad ideológica se la impone con el eufemismo de «colegialidad».

El que sufre las últimas consecuencias de lo que describo es el pueblo fiel, ya que las Iglesias particulares se mantienen en estado de letargo, con gran éxodo a otras denominaciones, casi sin vocaciones sacerdotales o religiosas, y con pocas esperanzas de un dinamismo auténtico y un crecimiento perdurable.

El verdadero problema de la Iglesia en el Paraguay es la crisis de fe y de vida moral que una mala formación del clero ha ido perpetuando, junto con la negligencia de los Pastores. Lugo no es sino un signo de los tiempos de esta problemática reducción de la vida de la fe a las ideologías de moda y al relajamiento cómplice de la vida y disciplina del clero. Como ya he dicho, no me ha sido dado conocer el informe del Cardenal Santos y Abril sobre la Visita Apostólica. Pero si fuera su opinión que el problema de la Iglesia en el Paraguay es un problema de sacristía que se resuelve cambiando al sacristán, estaría profunda y trágimente equivocado.

La oposicion a toda renovación y cambio en la Iglesia en el Paraguay no sólo ha contado con Obispos, sino también con el apoyo de grupos políticos y asociaciones anti-católicas, además del apoyo de algunos religiosos de la Conferencia de Religiosos del Paraguay -los que conocen la crisis de la vida religiosa a nivel mundial no se sorprenderán de esto último. El vocero pagado y reiteradamente mentiroso para tales maniobras ha sido siempre un tal Javier Miranda. Todo esto se hizo con la pretensión de mostrar «divisón» dentro de la misma Iglesia diocesana. Aunque la verdad demostrada y probada es la amplia aceptación entre el laicado de la labor que veníamos haciendo.

Del mismo modo que, antes de aceptar mi nombramiento como Obispo, me creí en la obligación de expresar vivamente mi sentimiento de incapacidad ante tamaña responsabilidad, después de haber aceptado dicha carga, con todo el peso de la autoridad divina y de los derechos y deberes que me asisten, he mantenido la gravísima responsabilidad moral de obedecer a Dios antes que a los hombres. Por eso me he negado a renunciar por propia iniciativa, queriendo así dar testimonio hasta el final de la verdad y la libertad espiritual que un Pastor debe tener. Tarea que espero continuar ahora desde mi nueva situación de servicio en la Iglesia.

La Diócesis de Ciudad del Este es un caso a considerar que ha crecido y multiplicado sus frutos en todos los aspectos de la vida eclesial, para felicidad del pueblo fiel y devoto que busca las fuentes de la fe y de la vida espiritual, y no ideologías politizadas y diluídas creencias que se acomodan a las opiniones reinantes. Ese pueblo expresó abierta y públicamente su apoyo a la labor apostólica que hemos venido haciendo. El pueblo y yo hemos sido desoídos.

Suyo afectísimo en Cristo,

+ Rogelio Livieres
Ex obispo de Ciudad del Este (Paraguay)

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.