Inicio > Biblia, Espiritualidad > Dom 7.2.16. Arriésgate ya, no tengas miedo

Dom 7.2.16. Arriésgate ya, no tengas miedo

Domingo, 7 de febrero de 2016

pescamilagrosaDel blog de Xabier Pikaza:

Dom 5. Ciclo C. Lc 5, 1-11. Este es el evangelio de la nueva Pesca, tras la noche inútil. Evangelio de Pedro y de la Iglesia, de todos los cristianos.

Simón (a quien Jesús llamará después Pedro) y sus compañeros aparecen como pescadores cansados, tras una noche en blanco, pero que se arriesgan a iniciar de nuevo la tarea de la pesca, en un mar más profundo.

Hay dos barcas, con al menos cuatro pescadores, que arreglan las redes vacías pero estropeadas al sol de la mañana, mientras Jesús habla en la orilla a la gente. No les queda más que reparar los daños de la noche. No tienen ya faena

Vuelven de haber trabajado la noche entera, no han conseguido nada. Pero Jesús les pide que vuelvan, que inicien la tarea mar adentro, en lugares que no habían explorado todavía. Las palabras de Jesús a Simón y a sus compañeros son significativas:

‒ Les dice en griego (en la versión conservada por Lucas) epanagage eis to bathos, que significa que avancen (que naveguen y se arriesguan) más al interior (en zona más profunda de aguas, sin miedo a quedar lejos de la orilla).

‒ La traducción latina que se ha hecho tradicional dice duc in altum: lleva el barco a más hondura (altura), profundiza, elévate…, no te quedes pasmado donde estás. Esta traducción ha hecho fortuna y se utiliza como signo de llamada vocacional, dirigida no sólo a Pedro, sino a todos los cristianos: ¡Hay profundidades y alturas que debes explorar aún!
barca
‒ La versión castellana (rema mar adentro) pone de relieve el esfuerzo personal de los pescadores que se supone que han de remar (en teoría podían navegar a vela)… Éste es el Jesús que les lleva a remar, que les invita a esforzarse tras la noche inútil.

Simón y sus compañeros han de ser unos arriesgados, incluso aventurados por creer en Jesús y cumplir su encargo. Jesús les pide imaginación y esfuerzo, les lleva a nuevos mares… y asumen la tarea, y van a cuerpo, sin demora.

Desde ese fondo quiero interpretar esta historia de Jesús pescador y Pedro, las dos barcas con los compañeros, la historia de la iglesia, y en especial de los papas, en las reflexiones que siguen, tras la cita del texto.

Retomo el pulso y tarea de la historia, desde el pasado de Jesús y desde el presente de la iglesia, diciéndole a Francisco-Pedro: Duc in Altum, arriésgate ya, no tengas miedo…

Retomo esa tarea diciéndome, diciéndote lo mismo, pues todos en la Iglesia son (somos) de alguna forma Pedro y Papa, con sus compañeros, las dos barcas de la orilla… que han de estar dispuestas a levar el ancla con su esperanza. Buen domingo.

Texto: Lucas 5, 1-11

En aquel tiempo, la gente se agolpaba alrededor de Jesús para oír la palabra de Dios, estando él a orillas del lago de Genesaret. Vio dos barcas que estaban junto a la orilla; los pescadores habían desembarcado y estaban lavando las redes. Subió a una de las barcas, la de Simón, y le pidió que la apartara un poco de tierra. Desde la barca, sentado, enseñaba a la gente.

san pedro el pescador
Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: “Rema mar adentro, y echad las redes para pescar.”Simón contestó: “Maestro, nos hemos pasado la noche bregando y no hemos cogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes.”

Y, puestos a la obra, hicieron una redada de peces tan grande que reventaba la red. Hicieron señas a los socios de la otra barca, para que vinieran a echarles una mano. Se acercaron ellos y llenaron las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús diciendo: “Apártate de mí, Señor, que soy un pecador.”

Y es que el asombro se había apoderado de él y de los que estaban con él, al ver la redada de peces que habían cogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Jesús dijo a Simón: “No temas; desde ahora serás pescador de hombres.”Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.

1. EL TEXTO EN LA HISTORIA. SIETE DATOS DE FONDO

Este pasaje, de de fondo histórico, refleja la historia del cristianismo primitivo, desde la perspectiva de Pedro y de sus primeros compañeros; al mismo tiempo ofrece una parábola de la situación tarea de la Iglesia en el momento actual. Éstos son siete datos de su historia:

1. Se llamaba Simón (nombre hebreo-arameo, como Simeón, el segundo hijo de Jacob, pero helenizado en forma de Simón)… y era de Betsaida, de oficio pescador, casado en Cafarnaúm (y viviendo posiblemente en la casa de su suegra, sin autonomía laboral). Tenía un hermano llamado Andrés, también de nombre helenizado. Debía ser hombre de cierto carácter.

2. Había sido discípulo de Juan Bautista (Jn 1, 36-42) donde Jesús le encontró probablemente, y le atrajo para su misión de Reino. Eso significa que era un hombre entrenado en cuestiones de “espíritu” o de religión. Había aceptado como Jesús la visión espiritual y de juicio de Juan Bautista (los bautista, penitentes…), pero se convirtió a Jesús (o con Jesús)… en un camino de conversiones que siguió a lo largo de su vida.

3. El Evangelio de Marcos (Mc 1, 16-42) ha recreado la vocación de este Simón y de sus tres compañeros (Andrés y los dos zebedeos) de un modo típico, en un contexto de pesca y playa. Es posible que esa recreación tenga un fondo histórico. Pedro y sus compañeros siguieron de algún modo pescando durante el tiempo del mensaje de Jesús… Jesús les conoció también en la playa, y ellos le enseñaron tareas de pesca.

4. Jesús llamó a Simón de un modo especial y le apellidó Pedro (Kefas, Roca…), quizá de un modo irónico… confiándole una tarea especial de firmeza en el comienzo de su tarea… Pero Pedro dejó a Jesús… en el momento de su detención en Getsemaní y le negó después ante una mujer insistente en el patio del sacerdote (Mc 15). Tenía, sin duda, iniciativas y propuestas, pero también vacilaciones; quiso el poder (cf. Mc 8), no le parecían buenas algunas ideas de Jesús, que llegó a llamarle “Satanás”, aunque le conservó a su lado.

5. Pedro creyó en Jesús tras su crucifixión e inició (con las mujeres y con otros discípulos) el camino de la Iglesia, ofreciendo el mensaje en especial a los judíos. Así le va Pablo, que mantiene con él una relación tirante pero de reconocimiento mutuo. Era un hombres convencido de Jesús, pero tuvo que irse convirtiendo (es decir, tuvo que ir precisando su visión del evangelio) en una historia larga de encuentros y desencuentros con Pablo (y con Santiago, el hermano de Jesús). No tuvo miedo a equivocarse, y, quizá por eso, parece que acabó terminó acertando, y de esa forma llegó hasta Roma, donde le mataron por los disturbios que surgían en torno al recuerdo y tarea de Jesús.

6. Pedro asumió por tanto la misión a los gentiles, en una línea cercana a la de Pablo…, aunque con ciertos matices distintos, por lo que tuvieron diferencias, que aparecen reflejadas en Gal 2 y Hch 15. Pero al fin asumió la tarea de Pablo, interpretando así el evangelio como misión universal, para lo que vino a Roma, que era un buen sitio entonces plantar el evangelio.

7. Cuando más tarde el Evangelio de Mateo quiso “centrar” la Iglesia, y buscar una figura que pudiera ser vínculo de unión entre las iglesias aún divididas, se fijó en Pedro, y rehízo el texto de su “confesión”, con la promesa de Jesús “Tú eres un pedrusco (petros), pero sobre esta roca (petra) fundaré mi iglesia… Te daré la llaves… (Mt 18)

Lo que pasa es que después es bien conocido. Los obispos de Roma han querido presentarse como herederos de este Simón-Pedro, asumiendo de esa forma una herencia conflictiva y fuerte, como supone el texto de Lucas que hoy comentamos, un texto-parábola que nos ayuda a interpretar mejor la función del Papa.

2. ENTENDER EL TEXTO. VERSIÓN DE LUCAS

1. Lucas recoge y recrea en este pasaje una tradición previa… que está en el fondo de Mc 1, 16-20 (la llamada a los primeros discípulos, a los que Jesús hará pescadores de hombres…). Hay sin duda un recuerdo histórico que evoca la faena de Simón-Pescador, pero recreado por la tradición pascual, que reconoce a Pedro y a los zebedeos (tres) o a Pedro-Andrés, con los zebedeos (cuatro) como los primeros testigos de Jesús, columnas de la Nueva Comunidad. En ese fondo se sitúa la imagen del mar y la barca, con la pesca cristiana.

2. Lucas reelabora así una tradición que ha sido recreada también por Jn 21 (pesca milagrosa, misión…). Hay muchos elementos comunes entre las dos versiones, pero la de Juan está mucho más enriquecida, y así aparece como parábola total y conclusión del Evangelio: Los “pescadores” son en este caso siete (no tres o cuatro) y Pedro recibe una tarea especial de “pastorear” a las ovejas de Jesús (al lado del Discípulo amado). Ambos, Pedro-Pescador y el Amado son figuras de todas la Iglesia.

3. La novedad del texto de Lucas (y de Juan) está en el hecho de que Jesús (que es el Cristo pascual de la comunidad) pide a Pedro que vuelva a iniciar la faena, en un mar más profundo… más lejos de la costa. En un primer momento, Pedro y los suyos trabajaban cerca de la arena (entre judíos…). Pues bien, el Jesús pascual les pide que se arriesguen, que vayan más allá (que asuman en el fondo la tarea de Pablo, que es la misión de los gentiles). Sin este nuevo mandato de Jesús, y sin la “obediencia” de Pedro (que se pone en marcha, aunque tenga el riesgo de hundirse, como sabe y dice el texto paralelo pero Mt 14: Pedro caminando por el Agua) no habría surgido la Iglesia (con Pablo sólo era difícil crear iglesia vinculada a la historia de Jesús).

4. Este Pedro el “arrojado y arriesgado”, que va a pescar más lejos de la orilla, con sus compañeros, es el signo de la iglesia que debe aventurarse a romper los moldes hechos, la misión ya fijada… Es evidente que tiene el riesgo de fracasar y de hundirse (como sucede en Mt 14), pero si se queda en la orilla donde no hay olas, ni riesgos… la misión ha fracasado de antemano. Éste es el Pedro de la Iglesia que debe buscar, en este mar-mundo del año 2016, nueva “pecado” es un elemento esencial del cristianismo.

5. La tarea figura de este Pedro ha sido retomada de formas distintas por los cuatro evangelios (menos por el de Marcos, que deja el tema sin resolver, dando casi la impresión de que Pedro no se había convertido todavía…).

‒ Mateo presenta a Jesús sacando del agua a Pedro, para que no se ahogue (Mt 14)… y confiándole después la tarea de “abrir” las puertas de la Iglesia fuera de Israel (Mt 16), apareciendo así como piedra de base de la nueva comunidad…
‒ Lucas presenta a Jesús orando por Pedro, para que supere su riesgo de traición, para que pueda confortar a los hermanos y salir a mar abierto (Lc 22, 32).
‒ Jn 21 presenta a Pedro volviendo a la pesca en la noche, con el grupo de siete comprometidos de Jesús, para lanzarse desnudo al agua de mañana… y compartir la tarea del reino con Discípulo Amado.

6. Pedro ha realizado una acción arriesgada, al servicio de la misión universal de la Iglesia, teniendo que enfrentarse para ello con los mismos discípulos de Jerusalén, que le critican de hereje y aventado (cf. Hch 10…). El buen Pedro debe defenderse apelando al Espíritu Santo…, pero queda ante los de Jerusalén como un hombre “peligroso”, que inicia misiones “imposibles”, fuera del cerco sagrado de la buena ley de Jesús… Éste es el fondo de nuestra escena: Por Mandato del Jesús Pascual… Pedro se arriesga a pesar mar adentro…

7. La historia y memoria de este Simón Pedro en el recuerdo posterior de la iglesia resulta fascinante… Así podemos hablar de la historia de Pedro a lo largo de veinte siglos de Papado, con las contradicciones y valores que ella implica… En especial este año 2016, cuando nos preparamos para evocar el recuerdo y tarea de los 500 años de Reforma Protestante, que ha querido y quiere resituar la figura del apóstol.

3. PEDRO, UNA TAREA ACTUAL

1. Los protestantes, en general, aceptan la misión de Pedro y le veneran como gran apóstol, junto a Pablo… Pero piensan que su misión no debe perpetuarse de manera personal en la Iglesia, a través de un papa de Roma. Por eso lo tienen más fácil: Pedro queda en el pasado, su tiempo terminó, le recordamos y agradecemos su misión… y así queda. Hay algunos protestantes que se quedan con la versión de Marcos, suponiendo que Pedro lo hizo al fin mal, pero creo que su lectura no recoge la dinámica del evangelio.

2. Los ortodoxos aceptan también la misión de Pedro y la colocan en el centro de las comunidades, pero recuerdan que había allí al menos dos barcas, la de Pedro-Andrés y la de los Zabedeos… y añaden que la barca y misión de Pedro no se puede separar de la misión de los demás testigos de Jesús y creadores de Iglesia. Pedro tiene que permanecer siempre con los demás, no puede separarse de ellos y tomar el mando único, como parece haber hecho en la Iglesia de Roma, haciendo que pasen a segunda categoría otras iglesias de Oriente y de occidente.

3. Los católicos lo tenemos quizá más dificultad (y más posibilidades) para situar a Pedro, pues pensamos que la misión de Pedro continúa y está expresada, de algún modo, en el Papa y en sus compañeros de Roma… Aquí está nuestra paradoja. Estos son dos de los riesgos de Pedro:

‒ Por un lado parece que papas lleven siglos haciendo de “rémora”, impidiendo que la barca de la Iglesia se arriesgue de verdad, buscando nuevos mares… No me imagino a los últimos papas remangándose como Pedro para llevar la barca de la iglesia a nuevos mares: Duc in Altum, vete más al fondo

‒ No me imagino al Papa echándose al agua (como Pedro en Jn 21, y en otra línea en Mt 14), ni escuchando de verdad la reprimenda de Jesús que le dice: ¡No me andes espiando al discípulo amado, que te he hecho pastor, no inquisidor! (aunque, por suerte, parece que Francisco se está echando al agua y quiere llevar in altum el barco de la Iglesia).

4. Recuperar a Pedro. Lo tenemos más difícil… pues los últimos papas (desde hace siglos) se siguen quedando en la orilla de Roma, no ven las cosas que hay más allá… Administran, y lo hacen bien, pero no salen a pescar a nuevos mares… De manera que nadie les puede criticar como criticaron a Pedro los buenos cristianos de Jerusalén por haber aceptado en la Iglesia a un tipo distinto de cristiano, como el centurión de Cesarea (Hch 10-11). A pesar de ello seguimos (yo sigo) confiando en el verdadero Pedro, el aventado de Jesús, que se pone a pensar de nuevo allí donde había fracasado la misión anterior. Estamos en un tiempo bueno para recuperar a Pedro, y con Pedro a Pablo y al Discípulo amado y a los otros.

5. Habrá que recordarle a Pedro “duc in altum”… Arriésgate Pedro (arriesgaos zebedeos, con Pablo…). Habrá que decírselo a Francisco-Pedro, un Papa de Roma que ha venido de Argentina, junto al gran río…, un Papa que quiere ser como Francisco de Así y como Ignacio de Loyola, un hombre de la nueva iglesia. Están movidos los mares de Roma, con la misión parada: “Nos hemos pasado la noche bregando (una noche de siglos) y no hemos “cogido” (pescado) nada; pero, por tu palabra, echaré las redes”. Hay una palabra de Jesús, que nos anima a salir de la noche y echar las redes y comenzar de nuevo, una nueva humanidad.

6. Vete más al fondo, Francisco-Pedro, tras una larga noche, con tu barca y con la otra (la de los zebedeos, con Andrés tu hermano…). Ya lo sé, lo mejor es quedarte donde estabas, ponerte trajes limpios, seguir quitando el polvo al mausoleo de Pedro en el gran Vaticano y en su Plaza… Ya sé que es más sencillo decir palabras hermosas. Pero Jesús te dice que vayas más al fondo, que te alejes de la orilla donde tu barca se ha varado, con el soplo y luz del nuevo día del evangelio.

7. Pero no es Pedro sólo a quien dice Jesús “duc in altum”. Ésta es una palabra que se dirige a todos nosotros, los cristianos de Jesús, que parecemos estar de retirada, reparando redes en la orilla, tras una larga noche inútil. ¡En pie, de nuevo a la tarea!

Biblia, Espiritualidad , , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.