Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Viviane Morales’

La ciudadanía LGBTI de Colombia marcha por el Estado laico ante la arremetida fundamentalista contra sus derechos

Jueves, 6 de julio de 2017

marcha-lgtbi-bogota-2017-300x167“Seres libres, Estado laico” fue el lema de la XXI marcha de la ciudadanía LGBTI de Bogotá, que este domingo 2 de julio movilizó a decenas de miles de personas en la capital colombiana (entre 55.000 y 80.000, según las fuentes). El lema de este año, en favor del Estado laico, fue elegido como respuesta a la arremetida fundamentalista que vive en estos momentos Colombia y que persigue revertir los importantes avances en derechos que la población LGBTI colombiana ha alcanzado (principalmente de la mano de la Corte Constitucional).

Colectivos LGBTI, feministas, ecologistas, ateos, iglesias inclusivas, partidos políticos y empresas como Google Colombia o IBM, entre otras, marcharon hasta la céntrica Plaza de Bolívar, ubicada entre el Congreso de la República y el Palacio de Justicia. Dos escenarios que encierran un simbolismo especial, al representar las dos caras de la sensibilidad institucional hacia la lucha en favor de la igualdad de las personas LGTBI: el más adverso y el más favorable. En Colombia, recordemos, el avance de los derechos LGTB se ha producido no por decisión de las fuerzas políticas representadas en el legislativo, sino a golpe de sentencia de la Corte Constitucional“Más que una manifestación es una marcha que congrega a los ciudadanos con la voluntad de decirle al Estado y a la sociedad que la comunidad LGBTI está aquí construyéndose de forma diversa”, declaró al respecto el director de Diversidad Sexual de la Alcaldía de Bogotá, Juan Carlos Prieto.

“Esto es un mensaje muy claro a las diferentes confesionalidades, somos respetuosos de la religión, pero marchamos para que haya un Estado laico y seres libres. La Biblia no puede continuar siendo usada como un escenario de discriminación a esta población”, manifestó por su parte Alejandro Michells, miembro de la Mesa LGBT de Bogotá. Y es que el embate de los movimientos religiosos más conservadores es en estos momentos muy fuerte. Buena muestra de ello ha sido el intento de referendo para prohibir la adopción por parejas del mismo sexo y personas viudas, separadas y solteras, una iniciativa liderada por la senadora evangélica Viviane Morales y apoyada por grupos evangélicos y por la Iglesia católica, o el hecho de que numerosos pastores evangélicos hayan hecho de la homofobia su señuelo para hacer carrera política. Otra muestra es el anuncio del consumado homófobo Alejandro Ordoñez, que durante los años que fue procurador general ejerció como el mayor enemigo de los derechos LGTBI (en temas como el matrimonio igualitario, la adopción homoparental, las leyes contra la discriminación o el reconocimiento de la identidad de género en el documento de identidad, entre otros), que ha lanzado su candidatura como precandidato presidencial prometiendo modificar la Constitución de 1991 y limitando las facultades de la Corte Constitucional.

El discurso central, que tuvo lugar en la histórica Plaza de Bolívar, recordó que el pasado año 106 personas fueron asesinadas en Colombia por su orientación sexual o identidad o expresión de género, que los episodios de violencia policial contra personas LGTBI han aumentado en los últimos años, o que la sentencia de la Corte Constitucional que, a raíz del caso Sergio Urrego, ordenaba al Ministerio de Educación Nacional revisar los manuales de convivencia para combatir el acoso por LGTBIfobia sigue sin implementarse (un fallo que de hecho desató la ira de los sectores homófobos), evidenciando la necesidad de pugnar por la separación entre Estado e iglesias en Colombia. “A los pastores venidos a la escena política quiero decirles que no es justo ni honesto que en el juego político, se use a la población LGBTI como el chivo expiatorio de su falsa cruzada moral. Es injusto y vil que para conseguir votos los pastores nos señalan de ser los destructores de la familia y la sociedad, cuando los verdaderos males que afectan a todas las familias son el desempleo, el subempleo, la baja calidad y cobertura de la salud y la educación; cuando el verdadero mal moral es la rampante corrupción de los políticos de siempre con los que ahora los pastores se han unido para negar nuestros derechos y negarle al  país la oportunidad de vivir en paz y reconciliación. Esto es vergonzoso. Es intolerable”, expresó Ferney Rodríguez, de Bogotá Atea, ante las personas que llenaban la plaza.

Cabe señalar que la de Bogotá no fue la única marcha que se celebró este domingo. Las hubo en 27 ciudades y pueblos de toda Colombia, de los cuales Sogamoso y Corozal lo hacían por primera vez.

Insertamos a continuación un vídeo que recoge el discurso central del acto de Bogotá:

Puedes ver también algunas imágenes de la marcha aquí.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El bus tránsfobo de HazteOír llega a Colombia, enfrentando a ultraconservadores y a partidarios de los derechos LGTB en Bogotá

Miércoles, 24 de mayo de 2017

bus_odio_colombia-300x150HazteOír y su marca internacional CitizenGo comienzan la ruta del autobús del odio LGTBfóbico en América Latina. Colombia se ha convertido en el primer país del continente que recibe la indeseada visita del vehículo tránsfobo. Pero la elección no ha sido en absoluto arbitraria, pues coincide con el reciente rechazo al referéndum contra la adopción por parejas del mismo sexo, promovido por Viviane Morales. Las organizaciones españolas contrarias a la igualdad cuentan con la colaboración de la Mesa Nacional de Educación y Autonomía (Menacea) y el Movimiento Nacional por la Familia de Colombia. Representantes de estas organizaciones, junto a grupos cristianos, acompañaron la llegada del bus tránsfobo a la plaza de Bolívar, frente a la sede del Congreso. El concejal bogotano Marco Fidel Ramírez, conocido por su trayectoria LGTBfóbica, se paseó delante del autobús con una gran banderola en la que se podía leer “Jesucristo es el señor”. Activistas y partidarios de los derechos LGTB han desplegado pancartas y han lanzado pintura multicolor al autobús.

Tras el rechazo que el “autobús del odio” de HazteOír cosechó en los Estados Unidos, su andadura se traslada ahora a América Latina, empezando por Colombia. El lema escogido en esta ocasión es “Los niños nacen siendo niños, las niñas nacen siendo niñas. Es biología, no ideología”. Como decíamos, la llegada del vehículo tránsfobo a Colombia coincide con el intenso debate LGTBfóbico que ha despertado la frustrada iniciativa de la senadora Viviane Morales para intentar impedir, mediante referéndum, la adopción por parejas del mismo sexo en el país. Tampoco es casual que el autobús se aparcara frente a la sede del Congreso.

En la plaza de Bolívar de Bogotá, este sábado, se congregaron en torno al vehículo representantes HazteOír y CitizenGo, junto a miembros de la Mesa Nacional de Educación y Autonomía (Menacea) y el Movimiento Nacional por la Familia de Colombia. También su unieron grupos cristianos, que llegaron a montar una carpa desde la que lanzaron proclamas contra la igualdad, en materia de identidad de género y de orientación sexual. Entre ellos se encontraba el concejal bogotano Marco Fidel Ramírez (conocido por protagonizar distintas polémicas LGTBfóbicas), que ondeó una banderola con la inscripción “Jesucristo es el señor”. El autocar tránsfobo estuvo protegido por agentes de la policía.

Por otra parte, un grupo de activistas y de partidarios de los derechos LGTB quisieron protestar y demostrar su malestar por esta campaña de odio tránsfobo. En este sentido, desplegaron pancartas con mensajes como “los niños trans existen” o “la infancia trans tiene derechos en Colombia”. La policía desalojó a los activistas igualitarios, haciendo uso de la fuerza, cuando intentaron impedir la permanencia del autobús en la plaza de Bolívar. Entonces, algunos manifestantes lanzaron pintura multicolor contra el vehículo, impactando también contra algunos agentes y miembros de las organizaciones convocantes. Así se expresaba tras el choque el concejal Ramírez:

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

El gobierno de Colombia tumba el referendo contra la adopción de parejas del mismo sexo

Sábado, 13 de mayo de 2017

1703_bEl gobierno de Colombia tumba el intento de referendo contra la adopción de personas del mismo sexo propuesto por Viviane Morales que había sido fervientemente defendido por un youtuber, Fernando Merchán, a quien su propio primo envía una carta señalando sus contradicciones al haber sido ambos criados en adopción, siendo uno abiertamente homosexual y radicalmente homofóbico el otro.

El gobierno de Colombia tumba con 20 votos contra 12 el intento de referendo contra la adopción de personas del mismo sexo propuesto por Viviane Morales. «Destaco decisión de la Cámara sobre adopción igualitaria. No se pueden desconocer los derechos fundamentales de las personas y la Constitución», publicaba en su cuenta de Twiter el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, celebrando la decisión de la cámara, después de ocho horas de debate este miércoles, 10 de mayo.

En realidad no se esperaba menos del gobierno de Colombia que combate con una legislación inclusiva la intolerancia de los más radicales en uno de esos países en los que la lucha por los derechos civiles no sólo es encarnizada, sino que parece más una postura política con el objetivo de mermar el apoyo al contrincante que luchar a favor de las personas. Mientras el gobierno legisla a favor de las personas, castigando las conductas homofóbicas en los centros de enseñanza y aprobando el matrimonio entre parejas del mismo sexo o la Corte Constitucional convierte en delito utilizar de manera peyorativa términos como «marica», «maricón» o «mariquita», en la calle la situación es muy diferente al estar hablando de un país que el año pasado registraba su cifra de asesinatos a miembros de la comunidad LGBT más alta desde 2012, con episodios tan lamentables como el de Estefany Stefanell Pérez, a quien un grupo de vecinos desnuda en la calle después de haber sido asesinada para saber su género o el de Heydeth González, que se suicida por causa del acoso social y el rechazo familiar. Todo esto a pesar de acciones inclusivas como la de la Corte Interamericana de derechos Humanos, que condena a Colombia por negar la pensión de viudedad a un homosexual y la reciente campaña de Bancolombia, que incluye a una pareja del mismo sexo como modelo de nuevas familias con la mayor naturalidad.

En este clima, no es de extrañar que aquellos que hablan de la «dictadura gay», como el youtuber Oswaldo Ortiz, más conocido por su seudónimo, Super 00, sean tildados como radicales cristianos, en lugar de las personas compasivas que deberían ser, dada la naturaleza de la religión que dicen profesar. Sus contradicciones llegan a tal punto que su propio primo, Fernando Merchán, abiertamente homosexual y casado con una persona de su mismo sexo, le recrimina en una emotiva carta que haya olvidado que ambos han recibido la misma educación y han vivido en un entorno que ahora critica reclamando que no puedan tener otros menores necesitados como lo estaban ellos dos en su día. Su primo no entiende que el youtuber no tuviera inconveniente en felicitarle tras casarse con una persona del mismo sexo y anunciarle la intención de la pareja de adoptar un menor, tal y como ellos mismos habían sido antes adoptados y criados por sus dos tías. Una carta que habla por sí misma y que reproduzco a continuación:

«Querido Oswaldo,»

«Nacimos en 1983, tú en octubre y yo en mayo. Mi infancia a tu lado estuvo llena de muchos momentos felices. Los juegos, las competencias, la casa de los abuelos, los paseos, el amor de nuestra querida familia. Imposible olvidar momentos tan bonitos que vivimos juntos, sin embargo, hoy esos recuerdos son opacados por tus videos, mensajes, sarcasmo e insultos hacia tu propia familia».

«Hijos de dos hermanas, cuando éramos pequeños nuestras madres nos inculcaron los mismos tres valores: la educación, la fe y la familia. Con esfuerzo y dedicación estudiamos la misma carrera y nos graduamos de la misma profesión. Rezamos de memoria las mismas oraciones y creímos en el mismo Dios».

«Más o menos por la misma época, tu conformaste una familia heterosexual y tienes dos hermosas hijas a quienes poco veo pero a quienes amo porque también son mi familia; yo en cambio, me casé con otro hombre y en enero próximo seremos padres de dos pequeños hermanitos ¿recuerdas que te conté y me felicitaste?»

«Hasta hoy, tú hacías política con mis sentimientos y los de millones de personas y yo guardaba silencio sufriendo por tus ofensas. Anoche tuve un sueño un poco raro que motivó esta carta que con respeto te escribo. Soñé que mi esposo, nuestros hijos y yo, llegábamos a un aeropuerto internacional y que tú eras el oficial de emigración quien rechazaba nuestro ingreso al país ordenando nuestra separación por no ser una familia “como debe ser”. Desperté sudando, nervioso, triste y preocupado. Por eso decidí escribirte».

«El Referendo Discriminatorio promovido por la Honorable Senadora Vivian Morales y tan apoyado por ti, busca que personas solteras, viudas o parejas del mismo sexo no puedan adoptar en Colombia. Es increíble como esta iniciativa toca sensiblemente a nuestra querida familia y tú lo

sabes. Sí, primo hermano, la familia de la cual tú y yo hacemos parte. Te recuerdo como nos afecta».

«Nuestra querida tía Maria E, quien nunca se casó y permanece soltera, optó hace unos años por adoptar una pequeña niña de tan solo 8 días de nacida, hoy I.R.L tiene 5 años, va a un buen colegio, vive feliz con nuestra tía a quien le ha cambiado la vida positivamente pues pasó de vivir en soledad, a tener una razón de existir y de luchar cada día».

«Ahora, nuestra otra tía AlbaLu, quien siendo no muy joven y sin tener hijos, perdió a su esposo y quedó viuda. Ella también optó por la adopción como una forma de llenar su vida de razones para seguir viviendo, hace varios años adoptó un pequeño niño de meses de nacido. Hoy S.R.L tiene más o menos 6 años, va a un colegio bilingüe, juega muy bien futbol y es el mejor de sus clases de matemáticas en Kumon. Ese pequeño será el bastón que cuidará a nuestra tía en su vejez ¿no crees?»

«Yo, tu primo hermano y compañero de juegos de infancia, hace casi 10 años conocí a un hombre con quien me casé hace 5 años y si todo sale bien y no hay cambios que devuelvan la legislación que hoy nos aplica a la edad de piedra, en enero del próximo año podremos ser padres de dos pequeños que amaremos, educaremos y a quienes vamos a proteger incluso con nuestras vidas si fuera necesario».

«Querido primo hermano, hay algo que me vengo preguntando hace ya varios meses y que quizás algún día puedas responderme sinceramente, ¿cómo es que tú – el mejor de tu clase, el consentido de nuestras tías, el mejor orador de nuestra familia, un profesional destacado con un futuro brillante, un hombre inteligente, generoso y altruista – ha decidido abanderarse con una causa tan irracional e injusta como esta del Referendo Discriminatorio?»

«Tal vez se vea fácil a primera vista, pero ¿Recuerdas la masacre de Orlando en junio pasado? ¿Viste el video de los Yihadistas que lanzan homosexuales de una terraza? ¿Leíste la carta del personal deun hospital en Cali en donde plantean que las personas que son homosexuales no tienen derechos? ¿Tienes presente el número de niños y niñas que han sido abandonados o retirados de sus familias heterosexuales y que están en el ICBF esperando ser adoptados? ¿Está bien seguir patrocinando todo esto?»

«Querido primo hermano, respetuosamente considero que existen medios más justos, menos hirientes con tu propia familia y más humanos para alcanzar tus sueños. Nuestras tías MariaE, AlbaLu y yo, somos solo una pequeña muestra de la irracionalidad de tu causa. Imagínate por un momento todos esos hogares como los nuestros que nunca podrán conformarse si el Referendo Discriminatorio que promueves activamente llegara a las urnas y eventualmente se convirtiera en ley».

«De verdad me entristece mucho cuando dices en todos tus videos e intervenciones que solo existe un modelo de familia aceptable. Querido primo hermano, por último ¿qué somos entonces tus tías con sus hijos y mi esposo y yo para ti?»

«Con amor y respeto. Fer».

Fuente Universogay

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Colombia: la propuesta de referéndum para prohibir adoptar a parejas del mismo sexo y personas solteras recibe el aval del Senado

Lunes, 19 de diciembre de 2016

20150211171627173vivian-1Preocupantes noticias las que no llegan desde Colombia, donde la iniciativa promovida por la senadora del Partido Liberal Viviane Morales para convocar un referéndum que prohiba adoptar a las parejas del mismo sexo (y de paso a todas las personas solteras, con el argumento de que los niños necesitan “un papá y una mamá”) avanza a paso firme. Este miércoles el Senado colombiano daba su apoyo a la iniciativa por 55 votos a favor y 22 en contra. La iniciativa discriminatoria debe pasar todavía el filtro de la Cámara de Representantes (donde es altamente probable su aprobación) y, finalmente, de la Corte Constitucional. El alto tribunal, que en su momento avaló la constitucionalidad de la adopción homoparental, parece quedar como la última esperanza de los partidarios de la igualdad. 

Colombia, como hemos recogido estos últimos años, ha dado pasos de gigante en lo que al reconocimiento de la homoparentalidad se refiere gracias a su Corte Constitucional. En noviembre de 2015, el más alto tribunal colombiano daba su visto bueno a la adopción homoparental conjunta por seis votos contra dos. Lo hacía centrándose en los derechos de los menores, “especialmente aquellos en situación de abandono, a tener una familia”. Un derecho que “se puede hacer efectivo brindándoles cualquier tipo de familia que se encuentre constitucionalmente reconocido, bien sea de aquellas conformadas por vínculos jurídicos, de las que surgen por vínculos naturales, o de las que se conforman por la voluntad responsable de sus integrantes”. Hay que tener en cuenta, en este sentido, el importante precedente que la misma Corte Constitucional sentó en 2011, cuando en otra histórica sentencia determinó que las parejas del mismo sexo están protegidas por el derecho constitucional a“conformar una familia”.

A los pocos días de la sentencia sobre la adopción, la Corte Constitucional fallaba también a favor de una pareja de hombres que en su momento no pudo registrar a sus dos hijos nacidos en Estados Unidos mediante gestación subrogada, ordenando además adecuar el formato de los registros de nacimiento para que estos admitiesen a los hijos de parejas del mismo sexo. La Corte consideró que los argumentos contrarios a estas inscripciones “se basan en una interpretación tradicional y heterosexual de la familia que aunque se encuentra plenamente protegida por la Constitución, no es la única unión familiar amparada por la Carta”.  Ello llevó, pocas semanas después, a que por primera vez dos mujeres pudiesen registrar como madres a su hija, concebida por inseminación artificial en la propia Colombia, sin tener que recurrir a la vía de la adopción en el seno de la misma pareja. Fue ya posteriormente, en primavera de este año, cuando la Corte Constitucional de Colombia fallaba a favor del matrimonio igualitario, una cuestión que en Colombia se ha mantenido jurídicamente disociada de la adopción homoparental.

En definitiva, toda una serie de pronunciamientos en favor de la realidad familiar homoparental que desataron las iras de los homófobos, según los cuales la Corte Constitucional, con este tipo de sentencias, está legislando de espaldas al Congreso, donde es altamente improbable que fuesen aprobadas. Especial éxito tuvo la iniciativa de la senadora liberal Viviane Morales, de convicciones evangélicas (y que contó para ello con el apoyo de numerosos congresistas de diversas fuerzas políticas) para promover un referéndum de reforma constitucional que solo permita adoptar a parejas de distinto sexo. Parejas del mismo sexo (que acaban de estrenar ese derecho) y personas solas (que ya lo disfrutaban) perderían la posibilidad de adoptar a los miles de niños que en Colombia carecen de una familia. Morales debía reunir un número de firmas equivalente al 5% del censo electoral (1.665.000), pero gracias a la intensa movilización tanto de los grupos evangélicos como de las parroquias católicas consiguió de hecho rebasar los 2 millones.

Voto a favor del Senado

Una vez superado el número de firmas necesario, es el Congreso el que debe pronunciarse. La primera cámara parlamentaria en pronunciarse ha sido el Senado. En septiembre, su Comisión primera aprobaba la iniciativa por 10 votos a favor y solo 2 en contra. Este martes, 13 de diciembre, el pleno del Senado le daba su respaldo, tras un agitado debate, por una diferencia menor, pero aún así amplia: 55 votos a favor y 22 en contra. A continuación, la iniciativa de Viviane Morales (que no ha dudado en recurrir a argumentos abiertamente homófobos, como que los hijos de parejas del mismo sexo se ven sometidos a abusos sexuales o que se ve alterado su desarrollo afectivo) debe ser discutida en la Cámara de Representantes, donde todo apunta a que también será aprobada.

La propuesta de referéndum, finalmente, debe ser sometida a revisión de constitucionalidad por la Corte Constitucional, lo que resulta paradójico ya que los derechos que el referéndum pretender retirar a una minoría fueron reconocidos precisamente por una decisión previa de la propia Corte. Varios exmagistrados de la Corte, de hecho, se han pronunciado públicamente en contra de la iniciativa:

Es en este punto del proceso en el que reposarían las esperanzas de los partidarios de la igualdad. Si aun así la iniciativa de referendum fuese declarado exequible (está claro que la presión a la que los miembros de la Corte se verán sometidos puede ser realmente insoportable) se procederá a su convocatoria. Para que el resultado sea considerado válido, requiere no solo que el resultado sea superior al 50% de los votos emitidos, sino que el voto afirmativo exceda de la cuarta parte del total del censo.

El presidente Santos, en contra

1703_bPrecisamente este miércoles, durante una visita que está realizando a España, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos (a cuya reelección contribuyó de forma indiscutible el colectivo LGTB) se mostraba públicamente en contra del referéndum. “Yo no estoy a favor de esa posición. Nosotros somos un Gobierno que ha promovido los derechos de todos los colombianos, incluyendo las minorías homosexuales”, declaraba.

Una postura que, por desgracia, no comparte la mayoría de los legisladores de su propio partido, el Partido de la U. En la votación que tuvo lugar el martes, 11 senadores del Partido de la U votaron a favor del referéndum, mientras que 6 lo hicieron en contra.

Multitud de niños en espera de ser adoptados

Lo verdaderamente paradójico de todo este asunto, en cualquier caso, es que la iniciativa de Viviane Morales para limitar la adopciones tiene lugar cuando el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) se ha visto obligado a lanzar una campaña para promover la adopción debido a la caída en el número de menores adoptados que se ha registrado en Colombia en los últimos años, lo que hace que cada vez más niños tengan que permanecer al cargo del estado sin poder acceder al cariño de una familia.

El ICBF, de hecho, fue uno de los organismos que en su momento avaló la adopción homoparental, al igual que han hecho la Defensoría del Pueblo, el Colegio Colombiano de Psicólogos y varias universidades (como la Universidad Nacional de Colombia, la Pontificia Universidad Javeriana, la Universidad del Valle y la Universidad de los Andes, que ya en 2012 emitieron informes a favor, o la Universidad Externado de Colombia).

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Pese a la presión de los grupos homófobos, el nuevo acuerdo de paz en Colombia sigue contemplando a las víctimas LGTBI

Martes, 22 de noviembre de 2016

Bandera_gay_ColombiaEl colectivo LGTBI siendo estando reconocido en el nuevo acuerdo de paz firmado entre el Gobierno colombiano y las guerrillas de las FARC. Un acuerdo que tuvo que ser reformulado después de que el acuerdo original fuese rechazado en un plebiscito (por la mínima y con una baja participación) celebrado el pasado 2 de octubre. Un resultado que en parte fue debido a la intensa movilización de los sectores conservadores más abiertamente homófobos, que criticaron con fiereza el hecho de que el acuerdo incorporase el enfoque de género y reconociese de forma específica a las víctimas LGTBI.

Como explicamos días antes del plebiscito, por primera vez en un proceso de este tipo los acuerdos incorporaron de forma expresa el enfoque de género y diversidad sexual, algo que fue celebrado por los colectivos LGTB colombianos, como Colombia Diversa o Caribe Afirmativo. El acuerdo reconocía como víctimas a las personas LGTBI, les permitía exigir justicia individual y colectiva por los daños motivados por la LGTBfobia y les reconocía el derecho a una atención diferencial y a una reparación integral. Permitía, asimismo, que las personas LGTBI se involucrasen en la construcción de la paz, asegurándoles que los derechos adquiridos serían realidad en todos los territorios de Colombia.

Es por todo ello que los colectivos LGTB apoyaron de forma rotunda el “sí”, pero también que por ejemplo muchas iglesias evangélicas utilizaron el argumento de que Colombia sería entregada a la “dictadura homosexual” (también al “ateísmo” y al “castrochavismo”) para movilizar a sus feligreses. El argumento de que los acuerdos de paz suponían la aceptación oficial de la “ideología de género” fue de hecho uno de los más utilizados por los partidarios del “no”. Y no solo por las pujantes iglesias evangélicas: también líderes políticos católicos utilizaron este argumento, y ello a pesar de que el papa Francisco había mostrado expresamente su satisfacción por el acuerdo de paz (aunque por lo que se refiere al plebiscito la Iglesia católica mantuvo la “neutralidad oficial”). Un ejemplo es el de Alejandro Ordóñez, que recientemente ha dejado su cargo como procurador general, desde el cual ha liderado múltiples batallas contra los avances en materia LGTB que se han ido produciendo en Colombia en los últimos años. Ordoñez, cuya reelección como procurador el Consejo de Estado declaró nulo en septiembre, se convirtió en otro de los rostros del “no”. “La Colombia creyente tiene la obligación de votar ‘no’”, llegó a asegurar“Aunque lo quieren negar, en más de 144 apartes del acuerdo hablan del enfoque de género, y en muchas de las utilizaciones de esa expresión está implícita la ideología de género”, fue una de las razones que argumentó.

Fuertes presiones de los líderes homófobos

Como recogíamos tras conocer el resultado del plebiscito, el peligro más inmediato era que una renegociación del acuerdo excluyese al colectivo LGTBI colombiano, que ya se enfrenta de hecho a numerosos desafíos (como la iniciativa de referéndum contra la adopción por parejas del mismo sexo y personas solteras que promueve la senadora liberal Viviane Morales). De hecho, las presiones de los homófobos, como recopilaba hace días Colombia Diversa. Alejandro Ordoñez se llegó a reunir con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y aseguró a la salida del encuentro que el acuerdo iba a ser “purgado” de la “ideología de género”. Líderes evangélicos (de distintas sensibilidades) también se reunieron con Santos, transmitiéndole la preocupación que el tema suscitaba entre varias de sus iglesias. Tras la reunión, los líderes evangélicos destacaron “el espíritu de grandeza y el gran pragmatismo político con que el presidente Santos recibió el resultado” del plebiscito.

20150211171627173vivian-1Incluso la mencionada senadora Morales llegó a viajar a Cuba para acordar con las FARC un documento de compromiso que asegurase que el enfoque de género recogido en el acuerdo se refería “a la reivindicación y protección especial de los derechos de la mujer como víctima principal del conflicto y como protagonista esencial en la construcción de la paz” y no a otros colectivos, así como que este no daba pie al reconocimiento expreso de los diferentes modelos de familia y respetaba “el derecho de los padres de familia a educar a sus hijos conforme a sus principios y valores”.

El reconocimiento del colectivo LGTBI se mantiene

Por fortuna, una vez conocida la nueva versión del acuerdo, no parece que el daño haya sido grave, y los colectivos LGTB colombianos siguen considerándolo muy positivo. Es cierto que las iglesias han ganado peso en el proceso de implementación de los acuerdos, pero los derechos de las personas LGTBI se mantienen (de hecho, el afán por definirlos mejor y no dar lugar a interpretaciones que pudieran ser utilizadas en contra del acuerdo han llevado a que sean citadas aún más veces que en el anterior acuerdo). Por lo que se refiere a la familia, el texto se deja claro que se protege a esta y a sus integrantes como núcleo de la sociedad, pero no la define ni en un sentido ni en otro, aunque se mantiene una referencia al pluralismo y la no discriminación.

Algo que satisface suficientemente, por ejemplo, a Caribe Afirmativo, un colectivo que tras hacer un primer análisis del texto considera que sigue siendo positivo. “Caribe Afirmativo celebra que en el nuevo acuerdo (…) no solamente se haya mantenido el reconocimiento a la afectación que el conflicto armado hizo en relación a la orientación sexual o la identidad de género de lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersex, sino que también se continúa sosteniendo que, tal como se ha reflejado en el día a día en los territorios del país, son actores clave de la construcción de paz”, asegura su director, Wilson Castañeda. “Seguiremos estos días estudiando con mucho detenimiento el acuerdo y leeremos allí la competencia que tenemos como ciudadanas y ciudadanos en la construcción de paz. Desde ya asumimos un compromiso de rodear el acuerdo, cooperar en su implementación y hacer pedagogía en la región, saludando y agradeciendo el esfuerzo del equipo de negociación entre el gobierno y las FARC, los movimientos sociales, los medios de comunicación y la ciudadanía para construir una paz estable y duradera”, ha añadido.

Desde dosmanzanas nos felicitamos que así sea, y esperamos que pese a los tropiezos el proceso de paz en Colombia siga su camino.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , ,

Colombia: la movilización LGTBfoba, una de las razones del triunfo del “no” al acuerdo de paz

Martes, 11 de octubre de 2016

Bandera_gay_ColombiaMuy mala noticia para el colectivo LGTB el resultado del plebiscito sobre el acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC celebrado el pasado domingo. Con una participación del 34,7% del censo, el “no” se impuso con un 50,2% frente al 49,8% del “sí”. Todo apunta a que la movilización por el “sí”, que según las encuestas previas era la opción preferida de forma muy mayoritaria por el pueblo colombiano, fue menor que la del “no”. Aunque sin duda las causas del resultado son diversas, no conviene pasar por alto que detrás del rechazo al acuerdo de paz, que por primera vez incorporaba el enfoque de género y reconocía de forma específica a las víctimas LGTB, se encontraban los sectores conservadores más abiertamente homófobos, que de hecho no han dudado en utilizar este aspecto para hacer campaña.  

Como explicamos días antes del plebiscito, por primera vez en un proceso de este tipo los acuerdos incorporan de forma expresa el enfoque de género y diversidad sexual, algo que fue especialmente celebrado por los colectivos LGTB colombianos, como Colombia Diversa o Caribe Afirmativo. Se reconoce como víctimas a las personas LGTB, se les permite exigir justicia individual y colectiva por los daños motivados por la LGTBfobia y se les reconoce el derecho a una atención diferencial y a una reparación integral. El acuerdo permite, asimismo, que las personas LGTB se involucren en la construcción de la paz, asegurándoles que los derechos adquiridos serán realidad en todos los territorios de Colombia.

Es por todo ello que los colectivos LGTB apoyaron de forma rotunda el “sí”, pero también que por ejemplo muchas iglesias evangélicas utilizaron el argumento de que Colombia sería entregada a la “dictadura homosexual” (también al “ateísmo” y al “castrochavismo”…) para movilizar a sus feligreses. El argumento de que los acuerdos de paz suponían la aceptación oficial de la “ideología de género” fue de hecho uno de los más utilizados por los partidarios del “no”. Es el caso, por mencionar solo un ejemplo, de la megaiglesia Misión Carismática Internacional, a la que ya hemos hecho alusión en alguna ocasión anterior, y que constituye uno de los principales apoyos del Centro Democrático, el partido del expresidente Álvaro Uribe, líder principal de la oposición al acuerdo de paz. Otro de los que han defendido ardorosamente el “no” es el pastor evangélico y concejal bogotano Marco Fidel Ramírez, que tras conocer el resultado celebró el, a su juicio, fracaso de la “agenda homosexual”:

Pero también líderes políticos católicos utilizaron este argumento, y ello a pesar de que el papa Francisco había mostrado expresamente su satisfacción por el acuerdo de paz (por lo que se refiere al plebiscito, la Iglesia católica mantuvo sin embargo la “neutralidad oficial”). Un ejemplo es el de Alejandro Ordóñez, que acaba de abandonar su cargo como procurador general, desde el cual ha liderado múltiples batallas contra los avances en materia LGTB que se han ido produciendo en Colombia en los últimos años. Ordoñez, cuya reelección como procurador el Consejo de Estado declaró nulo en septiembre, se convirtió en otro de los rostros del “no”. “La Colombia creyente tiene la obligación de votar ‘no’”, llegó a asegurar“Aunque lo quieren negar, en más de 144 apartes del acuerdo hablan del enfoque de género, y en muchas de las utilizaciones de esa expresión está implícita la ideología de género”, fue una de las razones que argumentó.

El peligro: que una renegociación del acuerdo excluya al colectivo LGTB

Nadie sabe a ciencia cierta qué sucederá a partir de ahora. Tanto el presidente colombiano, Juan Manuel Santos (que este mismo viernes recibía un importante espaldarazo con la concesión del Premio Nobel de la Paz) como las FARC han anunciado su disposición a seguir avanzando en los acuerdos, pese al revés del plebiscito. Pero los opositores al proceso se sienten ahora legitimados y exigen una renegociación. En este contexto, pocos dudan de que uno de los puntos que peligran es precisamente su aspecto inclusivo.

De ahí que más de de 50 líderes LGTB colombianos hayan pedido expresamente a Juan Manuel Santos una cita para trasladarle la preocupación del colectivo por lo que puede suceder. “Rechazamos que las luchas sociales de los movimientos de mujeres y de sectores sociales LGBT sean estigmatizadas como ideologías foráneas o contrarias al bienestar social. No compartimos que los derechos de ningún sector social excluido o marginalizado como el nuestro y otros más, sean sometidos a las decisiones de mayorías, incluyendo los derechos de minorías políticas, sociales, étnicas o religiosas”, han expresado, de forma colectiva, los activistas, que exigen “que no se nos excluya de la posibilidad de vivir y participar en la construcción de una sociedad democrática y plural, manteniendo el enfoque de género y diversidad sexual en los acuerdos”.

No es un momento fácil para Colombia, y menos aún para sus ciudadanos LGTB, que además se enfrentan a serias amenazas (como la iniciativa de referéndum contra la adopción por parejas del mismo sexo y personas solteras que promueve la senadora Viviane Morales). En este contexto, lo sucedido el pasado domingo no es una buena señal. Como bien expresa Ferney Yesyd Rodríguez, colaborador de dosmanzanas desde Colombia, “en nuestro país, los defensores de derechos LGBTI, organizaciones feministas y derechos individuales en general saben que este saboteo al proceso de paz fue organizado por las iglesias para pedir los derechos alcanzados por las mujeres y la población LGBT en bandeja de plata”. Estaremos atentos a lo que sucede.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La comunidad LGTB saluda los acuerdos de paz en Colombia, que por primera la reconocen como víctima del conflicto

Sábado, 1 de octubre de 2016

paz-es-diversidad-colombia-300x163Desde España, que tanto ha sufrido por el terrorismo de ETA y el yihadista, no podemos sino felicitarnos del logro de la Paz…

Gran noticia de la que nos felicitamos los que hacemos Cristianos Gays, que tantas muestras de aprecio recibimos de las personas que nos seguís desde América Latina. La firma del acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC ya se ha producido. Queda aún por solventar un importante escollo, el plebiscito convocado el próximo domingo. Pero será luego cuando llegue lo difícil: llevarlo a la realidad. Pero desde la perspectiva LGTB, que es la que a nosotros nos interesa, un dato nos hace ser optimistas: por primera vez un acuerdo de este tipo incorpora el enfoque de género, de forma que “se garantice la inclusión y el ejercicio de los derechos en igualdad de condiciones para toda la sociedad y específicamente para las mujeres y la población LGBTI”. Un aspecto que ha sido saludado por los colectivos colombianos.

Más de 260.000 personas asesinadas entre 1985 y 2015. Casi 50.000 desaparecidas. Más de 37.000 secuestros. Más de 11.000 víctimas de minas antipersona. Más de 12.000 víctimas de violencia sexual. Casi 10.000 personas torturadas. Mas de seis millones y medio de desplazados. Son algunas de las cifras que ilustran la magnitud de la tragedia que ha asolado Colombia durante años de enfrentamiento entre Gobierno colombiano, guerrrilla de las FARC y fuerzas paramilitares. Un doloroso conflicto al que por fin se vislumbra una salida real tras varios años de diálogo entre el gobierno de Juan Manuel Santos, que ha sido capaz de resistir los embates del uribismo, y las FARC, materializados en los acuerdos de paz refrendados en Cartagena de Indias este lunes, 26 de septiembre, y que aún debe recibir el visto bueno de los colombianos en el plebiscito convocado el próximo 2 de octubre y autorizado el pasado julio por la Corte Constitucional.

Unos acuerdos que por primera vez en un proceso de paz de este tipo incorporan de forma expresa el enfoque de género y diversidad sexual, como bien ha celebrado el colectivo Colombia Diversa, que no ha dudado en lanzar en redes sociales la campaña #PazEsDiversidad en apoyo al “sí” en el plebiscito. Unos acuerdos que por primera vez en un proceso de paz de este tipo incorporan de forma expresa el enfoque de género y diversidad sexual, como bien ha celebrado el colectivo Colombia Diversa, que no ha dudado en lanzar en redes sociales la campaña #PazEsDiversidad en apoyo al “sí” en el plebiscito.

Y es que, según ha expresado este colectivo, “los prejuicios sociales con respecto a las orientaciones sexuales e identidades de género diversas, la exclusión estructural y la pobreza hacen a las personas lesbianas, gais, bisexuales y trans vulnerables a los crímenes perpetrados por parte de los grupos guerrilleros, paramilitares y la Fuerza Pública en un conflicto armado. A su vez el conflicto armado agrava y profundiza ciertas formas de violencia y exclusión social contra la población LGBT”. “Bajo ningún mecanismo la construcción de una Colombia en paz puede implicar el retroceso en la garantía de los derechos que han sido reconocidos a gays, lesbianas, bisexuales y trans. Colombia Diversa está convencida de que la paz incluye la posibilidad de desarrollar una vida en condiciones dignas en la que prevalezca el respeto por la singularidad, la igualdad de oportunidades y la justicia social”, ha añadido.

Colombia Diversa defiende el “sí” en el plebiscito del próximo domingo porque los acuerdos reconocen como víctimas a las personas LGTB, les permite exigir justicia individual y colectiva por los daños motivados por la LGTBfobia y les reconoce el derecho a una atención diferencial y a una reparación integral como víctimas del conflicto. Permite, asimismo, que las personas LGTB se involucren el la construcción de la paz, asegurándoles que los derechos adquiridos serán realidad en todos los territorios de Colombia:

acuerdo-paz-colombia-en-clave-lgtbi

También el colectivo Caribe Afirmativo defiende con ahínco los acuerdos de paz y se muestra firmemente partidario del “sí”. Las razones las explica bien el siguiente vídeo, realizado por Caribe Afirmativo con el apoyo de la Fundación Friedrich Ebert.

Caribe Afirmativo, de hecho, ha organizado a lo largo de este mes de septiembre diversos talleres con personas LGTB sobre el acuerdo y ha anunciado la apertura de cuatro “casas de paz” en localidades del Caribe colombiano en las que víctimas LGTB del conflicto armado puedan superar los estragos de la guerra.

El líder de las FARC recuerda al colectivo LGTB

Una buena señal, sin duda, es que durante el acto de firma de los acuerdos de paz el líder de las FARC, Rodrigo Londoño (conocido también por su apodo, “Timochenko”), haya incluido expresamente al colectivo LGTBI en sus agradecimientos por apoyar el proceso de paz, junto a “artistas, campesinos, comunidades religiosas, niños del país y partidos políticos”.

Esperamos y deseamos que el camino que ahora empieza, y que será largo y difícil de transitar, acabe desembocando en una paz verdadera en la que las personas LGTB en Colombia se sientan cómodas. Y que al mismo tiempo que la situación jurídica del colectivo mejora en ese país (aún con serias amenazas, como la iniciativa de referéndum contra la adopción por parejas del mismo sexo y personas solteras que promueve la senadora Viviane Morales) lo haga la situación social.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

Colombia: los avances en homoparentalidad, en serio peligro por una iniciativa de referéndum promovida por una senadora liberal

Jueves, 22 de septiembre de 2016

viviane_moralesPreocupante situación la que vive Colombia, cuyos recientes avances en materia de homoparentalidad se enfrentan al posible éxito de la iniciativa promovida por la senadora del Partido Liberal Viviane Morales, que desde hace más de un año persigue la convocatoria de un referéndum para promover una reforma constitucional que prohiba a las parejas del mismo sexo (y de paso a todas las personas solteras, con el manido argumento de que los niños necesitan “un papá y una mamá”) adoptar en ese país. Tras acabar de reunir en primavera las firmas necesarias, la pelota está ahora en el tejado del Congreso. Y por el momento ha pasado el primer filtro, gracias a una clase política entregada a los prejuicios más conservadores, tanto desde el tradicional ámbito católico como desde el cada vez más pujante lobby evangélico.

Colombia ha dado pasos de gigante en lo que al reconocimiento de la homoparentalidad se refiere gracias a su Corte Constitucional. En noviembre pasado, el más alto tribunal colombiano daba su visto bueno a la adopción homoparental conjunta por seis votos contra dos. Lo hacía centrándose en los derechos de los menores, “especialmente aquellos en situación de abandono, a tener una familia”. Un derecho que “se puede hacer efectivo brindándoles cualquier tipo de familia que se encuentre constitucionalmente reconocido, bien sea de aquellas conformadas por vínculos jurídicos, de las que surgen por vínculos naturales, o de las que se conforman por la voluntad responsable de sus integrantes”. Hay que tener en cuenta que ya en 2011, en otra histórica sentencia, la Corte Constitucional de Colombia determinó que las parejas del mismo sexo están protegidas por el derecho constitucional a“conformar una familia”.

A los pocos días de la histórica sentencia sobre la adopción la Corte Constitucional fallaba también a favor de una pareja de hombres que en su momento no pudo registrar a sus dos hijos nacidos en California mediante gestación subrogada, ordenando además adecuar el formato de los registros de nacimiento para que estos admitiesen a los hijos de parejas del mismo sexo. La Corte consideró que los argumentos contrarios a estas inscripciones “se basan en una interpretación tradicional y heterosexual de la familia que aunque se encuentra plenamente protegida por la Constitución, no es la única unión familiar amparada por la Carta”. Ello llevó, pocas semanas después, a que por primera vez dos mujeres pudiesen registrar como madres a su hija, concebida por inseminación artificial en la propia Colombia, sin tener que recurrir a la vía de la adopción en el seno de la misma pareja.

Posteriormente, ya en primavera de 2016, la Corte Constitucional de Colombia fallaba a favor del matrimonio igualitario, una cuestión que en Colombia se ha mantenido jurídicamente disociada de la adopción homoparental.

En definitiva, toda una serie de pronunciamientos en favor de la realidad familiar homoparental que desataron las iras de los homófobos, según los cuales la Corte Constitucional, con este tipo de sentencias, está legislando de espaldas al Congreso, donde es altamente improbable que fuesen aprobadas. Especial éxito tuvo la iniciativa de la senadora liberal Viviane Morales, de convicciones evangélicas (y que contó para ello con el apoyo de numerosos congresistas de diversas fuerzas políticas) para promover un referéndum de reforma constitucional que solo permita adoptar a parejas de distinto sexo. Parejas del mismo sexo (que acaban de estrenar ese derecho) y personas solas (que ya lo disfrutaban) perderían la posibilidad de adoptar a los miles de niños que en Colombia carecen de una familia. Morales debía reunir un número de firmas equivalente al 5% del censo electoral (1.665.000), pero gracias a la intensa movilización tanto de los grupos evangélicos como de las parroquias católicas consiguió de hecho rebasar los 2 millones.

Comisión 1ª del Senado: 10 votos a favor y 2 en contra de la iniciativa homófoba

Una vez superado el número de firmas necesario, es el Congreso el que debe pronunciarse. Si la iniciativa pasa el filtro de Cámara de Representantes y Senado, debe ser entonces sometida finalmente a revisión de constitucionalidad por la Corte Constitucional. Solo en caso de ser declarado exequible se procederá a su convocatoria. Si se llega a celebrar, requiere no solo que el resultado sea superior al 50% de los votos emitidos, sino que el voto afirmativo exceda de la cuarta parte del total del censo.

Aún queda, en definitiva, recorrido por delante antes de perder la batalla de los derechos. Pero las señales no son desde luego tranquilizadoras: la iniciativa de Morales (que no ha dudado en usar argumentos abiertamente homófobos para promocionar su iniciativa, como que los hijos de parejas del mismo sexo se ven sometidos a abusos sexuales o que se ve alterado su propio desarrollo afectivo, presentando por ejemplo “un riesgo elevado de actividad sexual temprana y embarazo adolescente” entre las hijas) ha pasado el primer filtro hace pocos días: la Comisión primera del Senado, donde tras dos sesiones y dos audiencias públicas fue aprobada nada más y nada menos que por 10 votos a favor y solo 2 en contra.

Y si la iniciativa es finalmente aprobada por el Congreso (lo que a día de hoy parece verosímil) será la propia Corte Constitucional la que deberá revisarla… y dirimir si es constitucional someter a referéndum derechos fundamentales de una minoría, reconocidos precisamente como consecuencia de una decisión previa de la propia Corte. Varios exmagistrados de la Corte, de hecho, se han pronunciado públicamente en contra de la iniciativa:

Como bien decía un editorial que el diario El Espectador publicó tras conocerse el resultado de la votacion, “El problema con la pregunta del referendo, y con el apoyo que ha recibido en su primer debate en el Congreso, es que dice que es justo que una mayoría de personas decida, sustentándose en prejuicios y estudios científicos con falencias, que hay familias mejores que otras, y proyectos de vida que valen más que otros. Eso es una discriminación inaceptable y que vulnera el derecho de los niños huérfanos a tener más opciones de ser adoptados”.

Lo que está claro es que en esa coyuntura la presión a la que los miembros de la Corte se verán sometidos puede ser realmente insoportable…

Multitud de niños en espera de ser adoptados

Estaremos atentos a lo que sucede. Lo paradójico de todo este asunto es que la iniciativa de la homófoba Morales para limitar la adopciones tiene lugar cuando el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) se ha visto obligado a lanzar una campaña para promover la adopción debido a la caída en el número de menores adoptados que se ha registrado en Colombia en los últimos años, lo que hace que cada vez más niños tengan que permanecer al cargo del estado sin poder acceder al cariño de una familia.

El ICBF, de hecho, fue uno de los organismos que en su momento avaló la adopción homoparental, al igual que han hecho la Defensoría del Pueblo, el Colegio Colombiano de Psicólogos y varias universidades (como la Universidad Nacional de Colombia, la Pontificia Universidad Javeriana, la Universidad del Valle y la Universidad de los Andes, que ya en 2012 emitieron informes a favor, o la Universidad Externado de Colombia).

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Senadora colombiana promueve un referéndum contra la adopción homoparental

Martes, 5 de abril de 2016

viviane_moralesRecogen 2 millones de firmas contra adopción homoparental en Colombia

La política Viviane Morales pretende que la ley “garantice” el derecho de los niños “a crecer con un papá y una mamá”, restringiendo las adopciones y limitándolas únicamente a las parejas heterosexuales.

Una iniciativa de la senadora colombiana Viviane Morales busca que el Congreso avale la voluntad de los colombianos que creen que los niños deben tener un papá y una mamá y que se oponen a la adopción por parte de parejas del mismo sexo.

En noviembre de 2015, en un histórico fallo, la Corte Constitucional colombiana dictó que ninguna persona homosexual podía ser excluida de un proceso de adopción, lo que les abrió la puerta para adoptar a menores que hubieran sido abandonados por sus padres y estuvieran al cuidado del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

La medida, celebrada por la comunidad LGBT en el país, fue condenada por algunos sectores como la iglesia y la bancada conservadora del Congreso. Morales lideró desde ese entonces una campaña llamada ‘Firme por papá y mamá’.

La senadora colombiana Viviane Morales ha logrado recoger las firmas necesarias para promover un referéndum que limite la adopción de menores sólo a parejas heterosexuales. Con esta iniciativa, Colombia viviría una regresión en materia de derechos sociales, ya que desde el año pasado está aprobada una ley que permite adoptar a las parejas del mismo sexo.

Más de 2 millones de personas firmaron la iniciativa que busca que el Congreso avale un referendo para que sea el pueblo colombiano quien decida si las las parejas del mismo sexo pueden adoptar o no. Este 29 de marzo Morales llevó ante la Registraduría las firmas que recolectó.

Según activistas de los derechos de los LGBT, como la organización Colombia Diversa, no es constitucional un referendo porque se está poniendo a la mayoría a elegir sobre un derecho de las minorías.

Según la senadora, la aprobación de la ley que permite a los homosexuales adoptar, desafía al 85% de los colombianos, que se manifestaron en contra. De hecho, Morales consiguió recoger más de dos millones de firmas aunque por ley sólo era necesaria la mitad. “Nos aportaron cientos de firmas a cambio de nada. No hubo una sola recompensa económica, ni política, ni de reconocimiento social o propagandístico porque esto sólo fue por convicción. Superamos en más de 470.000 la exigencia legal y así como cumplimos los términos también dimos ejemplo en integridad, solidaridad, movilización y valor civil”, dijo la senadora.

El argumento central del referéndum es que debe respetarse el derecho constitucional de la conformación de la familia y los derechos de los niños a crecer con un padre y una madre. A la iniciativa de Morales se sumaron parroquias católicas y otras iglesias cristianas. “La adopción no es un derecho fundamental ni un derecho de los adultos, si fuera así yo le podría exigir al Estado que me de un niño en adopción. El derecho que estamos defendiendo es el de los niños que deben tener una familia”, explica Morales.

Para Elizabeth Castillo, abogada y coordinadora del grupo de mamás lesbianas, se trata de una “iniciativa populista que no tiene fundamento jurídico ni soporte constitucional y se va a caer en las revisiones constitucionales”. “Sí, adoptar no es derecho. Pero los homosexuales, como cualquier ciudadano, tenemos el derecho a formar familia. Bien sea teniendo hijos biológicos o adoptados. Ese derecho se estaría violando”, añade.

Según Morales, hay más de 45 senadores que apoyan el referendo y asegura que de ir a referendo la iniciativa pasaría. La senadora añade que no se trata de un argumento religioso, pero sí moral y político, aunque respaldado en estudios científicos. “Los estudios en más de 13 países dicen que los hijos que crecen en hogares más estables son en los que hay hombre y mujer: tienen mejores resultados en la escuela, menos posibilidad de caer en el alcoholismo, en drogadicción, menos riesgo de embarazos adolescentes y delincuencia juvenil”, afirma. “Claro, también hay otros estudios que pueden explorar otras posiciones, pero el Estado no se puede poner a jugar ni a hacer experimentos sociales donde los conejillos de indias son los niños más vulnerables”.

Castillo afirma que están seguros que la iniciativa no va a tener futuro. Pero sí está de acuerdo con la senadora en un punto: los niños criados por parejas monoparentales son distintos. “Los estudios señalan que son distintos: más respetuosos con la diferencia, menos tolerantes con la discriminación, criados en situaciones más favorables que en hogares heterosexuales”, dice. “Con la iniciativa quieren limitar los derechos de la población homosexual. Nosotros ya podemos adoptar, podemos constituir familia. Si llegara a ser tramitada en Congreso, la Corte Constitucional no va a acoger la iniciativa porque va en contradicción de todos sus postulados de diversidad sexual”.

El proceso del referendo apenas comienza: si la Registraduría acepta las firmas, la iniciativa irá al Congreso donde deberá ser aprobado en dos debates en cada cámara. De ser así pasa a la Corte Constitucional para aprobar y se convoca al referendo. Si todo eso ocurre, los colombianos tendrán la última palabra.

Fuente: CNN en Español, vía Cáscara Amarga/SentidoG

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Piden investigar a los magistrados que avalaron la adopción homoparental en Colombia

Lunes, 16 de noviembre de 2015

adopcion_homosexualEl concejal Marco Fidel Ramírez considera que la decisión viola la Constitución y los derechos fundamentales de los niños.

Una senadora, Viviane Morales, ha iniciado una campaña de recogida de firmas contra la sentencia.

La Corte Constitucional de Colombia avaló la adopción para parejas homosexuales la semana pasada pero esta decisión no ha estado exenta de polémica. Una de las más graves es la protagonizada por Marco Fidel Ramírez, un concejal de Bogotá que ha solicitado a la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes que los magistrados que tomaron la decisión sean investigados porque considera que emitieron un veredicto contrario a la Ley.

El concejal Ramírez entiende que los magistrados violaron el artículo 42 de la Constitución de Colombia que establece a la familia como núcleo fundamental de la sociedad “por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla”.

Ramírez, de posiciones claramente conservadores y religiosas, piensa que la decisión del alto tribunal colombiano también viola los derechos fundamentales de los niños. El texto legal que aprobó el Constitucional es el Código de Infancia y Adolescencia, la norma que regula las adopciones en Colombia y que, por primera vez, incluía la posibilidad de la adopción para parejas del mismo sexo. Para el alto tribunal la identidad sexual del solicitante no puede ser un criterio para definir si una persona puede adoptar o no.

Defender los derechos del niño es la principal excusa de quienes se oponen a la decisión del alto tribunal. También en contra de esta decisión se ha mostrado el colegio Guillermo Carey que aprovechó una circular interna en la que se explicaban las actividades del final del año para pedir a los padres que firmen en contra de la sentencia del alto tribunal. La noticia causó gran revuelo entre la comunidad LGBT colombiana y entre la sociedad en general.

Noemí Janson, la portavoz del colegio, ha declarado que “como institución debemos defender los derechos de los niños. A diario vemos que cuando se fractura la estructura de la familia, los mayores afectados son los menores”. Sin embargo, asegura, la firma por parte de los padres es opcional y se engloba dentro de la iniciativa de la senadora Viviane Morales, que también se opone a la decisión de la Corte Constitucional.

Fuente Cáscara amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.