Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Mario Adinolfi’

Un periodista y político católico de Italia defiende que “el estilo de vida gay” promueven el asesinato

Jueves, 23 de febrero de 2017

imagesLa presencia de la Iglesia Católica en los medios de comunicación italianos continúa arrojando declaraciones que buscan de forma premeditada el fomento del odio social hacia la comunidad LGTB.

Mario Adinolfi, un periodista y político católico italiano que pertenece a Il Popolo della Famiglia, ha expresado que “el estilo de vida homosexual fomenta un comportamiento violento y promueve el ensañamiento”, entre otras declaraciones que ha llevado a cabo para fomentar el odio. La Iglesia Católica trabaja para impedir que tales prejuicios, implantados por ella misma, corran su misma suerte: la extinción.

Adinolfi ha indicado, en referencia a “datos sobre los asesinos homosexuales” que el mismo tendría, que existe un vínculo entre la orientación sexual y la propensión al asesinato, fomentando la perpetuación de los prejuicios existentes en la sociedad italiana contra la diversidad sexual.

Este personaje, muy conocido en la prensa italiana controlada por la Iglesia Católica, ha expresado que la “propensión al asesinato” que tendría la comunidad gay se agrava por “la imagen de víctimas” que vendería dicho colectivo, alegando que “aman eximirse a sí mismos de cualquier tipo de responsabilidad”.

Adinolfi también ha defendido que la ciudadanía homosexual lleva a cabo un “adoctrinamiento” sobre su orientación sexual entre los demás, expresando que deberían hacerse cargo de la responsabilidad de “los daños causados por su propaganda“.

Colectivos LGTB italianos como Arcigay han condenado enérgicamente las declaraciones de Adinolfi, vinculando el fomento del odio que está realizando la Iglesia Católica contra la comunidad LGTB con el incremento en el número de crímenes de odio hacia dicho colectivo.

Desde Arcigay han defendido que el predicador católico hace uso de una “distorsión” de los hechos para “crear odio hacia las personas homosexuales” mediante el uso de “mala fe y una profunda ideología nociva”.

La influencia de la Iglesia Católica en Italia solo es comparable en cuanto a consecuencias negativas para las minorías sexuales a la ejercida por la Iglesia Ortodoxa en Rusia, la cual, en colaboración con el gobierno del presidente ruso Vladimir Putin, está llevando a cabo una persecución de las relaciones homosexuales en el país, impidiendo la visibilidad de tal colectivo al considerarlo “propaganda gay”.

Fuente Gaybug, vía Universogay

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , ,

Italia: se reactiva el proyecto de uniones civiles para parejas del mismo sexo… con resultado final aún incierto

Viernes, 16 de octubre de 2015

Italy's Prime Minister Renzi smiles as he arrives to lead a news conference at Chigi palace in RomeDespués de años de espera, por primera vez en la historia de Italia el Senado debatirá este miércoles una propuesta de ley de uniones civiles entre personas del mismo sexo. Ello no significa, ni mucho menos, que su aprobación sea inminente, ni siquiera que esté asegurada, al menos en su redacción actual. Pero sí supone un punto de inflexión después de que el primer ministro Matteo Renzi haya ido dando largas una y otra vez al proyecto, que ya en mayo fue visto por la Comisión de Justicia de la cámara alta. El éxito final, en cualquier caso, dependerá del delicado equilibrio existente en el seno del Partido Democrático (PD) entre los democristianos y el resto. 

Italia es el único gran país de Europa occidental que carece de reconocimiento alguno de las parejas del mismo sexo, más allá de algunas iniciativas locales de escaso alcance práctico. Y ello pese a que tras el histórico resultado del referéndum irlandés sobre el matrimonio igualitario el primer ministro italiano Matteo Renzi declaraba que “las uniones civiles no pueden retrasarse más”. Curiosamente, el propio Renzi era el que había actuado hasta entonces como freno al proyecto (el Parlamento salido de las elecciones de 2013 no debería tener, en teoría, especiales dificultades para aprobarlo). Lo cierto es que pese a la enésima promesa de Renzi, han tenido que pasar casi cinco meses para que el proyecto simplemente se desatasque.

A día de hoy, la propuesta que está sobre la mesa es la presentada por la senadora Monica Cirinnà en junio de 2014, que reconocería a las parejas del mismo sexo su derecho a contraer una unión civil con derechos similares a los del matrimonio salvo la adopción conjunta (aunque sí permitiría, bajo ciertas circunstancias, la adopción de los hijos que ya tenga la pareja). Un proyecto que como dijimos arriba recibió la aprobación de la Comisión de Justicia del Senado en mayo, tras lo cual tuvo lugar una gran movilización conservadora, que culminó a finales de junio con una multitudinaria manifestación en Roma. Pocas semanas después el Tribunal Europeo de Derechos Humanos el que condenaba a Italia por no reconocer las parejas del mismo sexo, en una sentencia referida a tres parejas de hombres a las que el Estado italiano ni ha permitido contraer matrimonio ni les ha ofertado una regulación alternativa (y ello pese a que la propia justicia italiana ha demandado en repetidas veces a su Parlamento que lo haga).

Durante este tiempo, Matteo Renzi ha intentado llegar a un acuerdo con su socio principal de gobierno, el Nuevo Centroderecha (NCD) de Angelino Alfano, que se niega a aceptar el proyecto de Cirinnà y prefiere una regulación de menor nivel que ni siquiera contemple la posible adopción de los hijos de la pareja. No ha sido posible. Renzi, partidario de dejar libertad de voto en esta última cuestión, se ha visto abocado a dejar de lado a Alfano y hacer lo que hasta ahora había rechazado: conseguir el apoyo del Movimiento 5 Estrellas (M5S) y de Izquierda Ecología Libertad (SEL), dos fuerzas con las que si quisiera el PD tendría mayoría suficiente para aprobar el proyecto, para al menos iniciar la discusión en el pleno del Senado.

Las distintas sensibilidades en el seno del PD dificultan el pronóstico

Y decimos “al menos” porque ni mucho menos está segura su aprobación, pese al apoyo de M5S y SEL, debido a la división existente dentro del PD, un partido que es en realidad una amalgama de democristianos, centristas, socialdemócratas y socialistas en el que es posible encontrar, por ejemplo, a uno de los líderes más destacados del movimiento homófobo italiano: el diputado Mario Adinolfi. En el sector democristiano del PD, de hecho, el primer ministro Renzi cuenta con grandes apoyos (él mismo proviene de esa familia ideológica). Una expresión más de la “excepción italiana”: hablamos de un país en el que la Iglesia católica posee poderosas terminales en prácticamente todos los partidos políticos. De hecho, un sector del PD está ya maniobrando para impulsar una alternativa a la adopción de los hijos de la pareja, que se retrasaría hasta que el hijo tuviese 18 años y optase voluntariamente por ella. Mientras tanto se crearía una especie de “custodia reforzada” que precisaría de una aprobación por parte de los servicios sociales.

Está por ver qué sucede. Por lo pronto, habrá que ver hasta dónde llega la discusión este miércoles, que en cualquier caso se interrumpirá a mediodía y posiblemente no se reanude hasta noviembre. Más allá de eso, habrá que ver qué hace finalmente el PD en materia de adopción: Renzi piensa dejar libertad de voto en esa materia. El M5S y SEL son partidarios de dejar el proyecto tal como está y no rebajarlo más. Mientras, entre los partidos de centro-derecha y derecha predomina, aunque con diferentes grados de intensidad, la negativa al proyecto de Cirinnà.

Demasiadas incógnitas, en definitiva. El diario La Stampa, de centro-izquierda, se mostraba este martes pesimista y consideraba que, a la luz de cómo se presenta el calendario político, lo realista es pensar que “Italia no tendrá esta ley, quedará como una mancha negra en el mundo occidental avanzado, encasillado entre Moldavia y Polonia, punta de un iceberg de integrismo confesional y de negación de los derechos civiles”. Ojalá se equivoque.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

El Tribunal de Estrasburgo condena a Italia por no reconocer las parejas del mismo sexo

Viernes, 24 de julio de 2015

tribunal-europeo-de-derechos-humanos-de-estrasburgoLa Corte Europea de Derechos Humanos considera que Italia debería introducir reconocimiento legal para las parejas homosexuales. Los jueces condenan al país por violación de los derechos de tres parejas del mismo sexo.

Italia debe reconocer las parejas del mismo sexo. Así lo determina el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en una sentencia referida a tres parejas de hombres a las que el Estado italiano ni ha permitido contraer matrimonio ni les ha ofertado una regulación alternativa, pese a que la propia justicia italiana ha demandado en repetidas veces a su Parlamento que legisle de una vez sobre la materia.

La propia Corte Constitucional de Italia dictaminó en 2010 que los derechos de las parejas del mismo sexo debían ser reconocidos bajo una forma u otra, aunque la fórmula no fuese necesariamente la del matrimonio (si bien tampoco había nada que constitucionalmente impidiese esta posibilidad, si el Parlamento lo decidía). Una línea argumentativa que han seguido después otros tribunales italianos sin que al legislativo le haya parecido urgente hacerles caso en estos últimos cinco años.

La sentencia de la Corte Constitucional italiana obedecía, de hecho, a dos requerimientos interpuestos por tribunales inferiores después de que dos parejas del mismo sexo recurrieran la negativa a celebrar su matrimonio. Una de ellas era la formada por Enrico Oliari y su novio, precisamente una de las tres parejas que han acabado recurriendo ante la justicia europea, que ahora les da la razón. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, por unanimidad de los siete jueces que han participado en la sentencia, considera que el Estado italiano, al no reconocer las parejas del mismo sexo, ha violado el artículo 8 de la Convención Europea de Derechos Humanos, que consagra el derecho al respeto a la vida privada y familiar, y le condena a indemnizar a cada uno de los demandantes con 5.000 euros (10.000 euros por pareja), además de abonarles las costas del proceso, que ascienden a 4.000 euros (en el caso de una de las parejas) y 10.000 (conjuntamente para las otras dos parejas).

El alto tribunal sugiere al Estado italiano que promueva una unión civil como la opción más apropiada para garantizar los derechos de las parejas demandantes, sin hacer referencia alguna al matrimonio igualitario. No es de extrañar, dado que ya en 2010 Estrasburgo sentenció que aunque las parejas del mismo sexo merecen protección jurídica los estados europeos no están obligados a permitir el matrimonio igualitario. El tribunal optó entonces por la interpretación mas restrictiva de la Convención Europea de Derechos Humanos, aunque aclaraba que su fallo no suponía posicionamiento en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo, sino que consideraba que este asunto pertenece al ámbito de la soberanía de cada estado.

El Tribunal de Estrasburgo sostiene que “la protección jurídica actualmente disponible para las parejas del mismo sexo no sólo no garantiza las necesidades básicas para una pareja que está en una relación estable, sino que tampoco da ningún tipo de confianza”.

En concreto, la Corte condena a Italia por la violación de los derechos de las tres parejas del mismo sexo. Italia tendrá que pagar 5.000 euros por los daños morales causados “por violación del derecho al respeto de la vida privada y familiar”.

Las parejas, naturales de Trento, Mián y Liss (provincia de Milán) habían presentado un recurso al Tribunal de Estrasburgo porque sus ayuntamientos les impedían la posibilidad de unirse civilmente. La sentencia será firme si tras tres meses los solicitantes o el gobierno no impugnan y vuelven a someter a examen la cuestión.

El pasado 10 de junio, en la Asamblea del Partido Demócrata, el Primer Ministro Matteo Renzi prometió la aprobación a finales de este año de una ley de uniones civiles, tras su aprobación en la Cámara Baja del Parlamento.

Italia, una situación tercermundista en materia de derechos LGTB

Italia es, recordemos, el único gran país de Europa occidental que carece todavía de reconocimiento alguno de las parejas del mismo sexo, más allá de algunas iniciativas locales de escaso alcance real. Recientemente, tras el histórico resultado del referéndum irlandés sobre el matrimonio igualitario, el primer ministro Matteo Renzi declaraba que “las uniones civiles no pueden retrasarse más”. Y ello pese a que el propio Renzi ha actuado en el pasado como freno al proyecto (el Parlamento salido de las elecciones de 2013 no debía tener, en teoría, especiales dificultades para aprobar un proyecto así).

Por el momento, existe un proyecto presentado por la senadora Monica Cirinnà en junio de 2014, que reconocería a las parejas del mismo sexo su derecho a contraer una unión civil con derechos similares a los del matrimonio salvo la adopción conjunta (sí permitiría, bajo ciertas circunstancias, la adopción de los hijos que ya tenga la pareja) que ya ha recibido el visto bueno de la Comisión de Justicia del Senado, cámara en la que sin embargo el proyecto permanece estancado. Pero tras el referéndum irlandés Cirinnà se mostraba esperanzada y declaraba que “finalmente ha llegado el momento de que se apruebe antes del verano”.

Por el momento, no ha sido así, y de hecho lo que sucedió antes del verano fue una gran movilización de los sectores conservadores de la sociedad italiana, que a finales de junio organizaron una gran manifestación en Roma. Conviene tener en cuenta que en Italia la Iglesia católica cuenta con terminales activas en prácticamente todos los partidos. Uno de los líderes del movimiento homófobo en ese país es, por ejemplo, Mario Adinolfi, diputado del Partido Democrático –el mismo al que pertenecen Renzi y la senadora Cirinnà–.

Habrá que ver ahora si la sentencia de Estrasburgo sirve para acelerar el proyecto. Cabe recordar, en este sentido, que algo muy parecido ha pasado con Grecia, país al que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó en 2013 por no reconocer las parejas del mismo sexo y le instó a modificar su ley de uniones para incluirlas, aunque no ha sido hasta la llegada de Syriza al gobierno griego cuando este ha iniciado el proceso para dar cumplimiento a la sentencia.

Foto: Matteo Renzi via FB

Fuente Ragap y Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Multitudinaria manifestación contra un proyecto de ley de uniones entre personas del mismo sexo en Italia

Jueves, 25 de junio de 2015

8f97e3a0505e9907d580cdc102cfb904-kn9-U106036648206aPG-700x394@LaStampa.itAnte la perspectiva de un posible reconocimiento jurídico de las parejas del mismo sexo, los sectores sociales más conservadores muestran la intensidad de su odio homófobo en Italia manifestándose de forma multitudinaria en las calles, como antes lo hicieran en España o en Francia. La diferencia es que mientras en estos dos últimos países la intensa reacción homófoba se producía frente al matrimonio igualitario, en Italia lo hace contra una propuesta de ley de uniones civiles que ni siquiera contempla la adopción conjunta. 

La fortaleza de los homófobos es indudable en Italia. Según sus promotores, más de un millón de personas salieron a las calles de Roma este sábado para protestar contra un proyecto que en las últimas semanas parece haber salido de su letargo. Según el Ministerio del Interior, fueron 400.000 personas. Muy posiblemente ambas cifras son exageradas (el Ministerio del Interior italiano está en las manos de Angelino Alfano, político derechista contrario al proyecto de uniones civiles y que hizo público en redes sociales su apoyo a la manifestación, aunque no acudió en persona), pero en cualquier caso fueron decenas de miles de personas las que acudieron al centro de la capital italiana para hacer una gran demostración de fuerza.

Para comprender lo que está sucediendo en Italia hay que retrotraerse unas semanas atrás, cuando el pueblo de Irlanda dio un ejemplo al mundo incorporando a su Constitución el matrimonio igualitario por amplia mayoría en un histórico referéndum. Un resultado que dejaba a Italia, que comparte con Irlanda su tradición católica, como prácticamente el único país de la Europa occidental que no reconoce los derechos de las parejas LGTB, ni mediante el matrimonio igualitario ni con la fórmula de la unión civil. El primer ministro Matteo Renzi declaraba tras conocer el resultado irlandés que “las uniones civiles no pueden retrasarse más”. Y ello pese a que el propio Renzi ha actuado en el pasado como freno al proyecto, y ello pese a el Parlamento salido de las elecciones de 2013 no debería tener, en teoría, especiales dificultades para aprobar un proyecto así. La misma Corte Constitucional dictaminaba en 2010 que los derechos de las parejas del mismo sexo deben ser reconocidos bajo una forma u otra, aunque la fórmula no sea el matrimonio (si bien tampoco hay nada que consitucionalmente impida esta posibilidad), línea argumentativa que han seguido después los tribunales italianos sin que al legislativo le haya parecido urgente hacerles caso.

Por el momento, existe un proyecto presentado por la senadora Monica Cirinnà en junio de 2014, que reconocería a las parejas del mismo sexo su derecho a contraer una unión civil con derechos similares a los del matrimonio salvo la adopción conjunta (sí permitiría, bajo ciertas circunstancias, la adopción de los hijos que ya tenga la pareja) que ya ha recibido el visto bueno de la Comisión de Justicia del Senado, aunque en principio le quedaría una larga rodadura. Pero tras el referéndum irlandés Cirinnà se mostraba esperanzada y declaraba que “finalmente ha llegado el momento de que se apruebe antes del verano”.

Unas previsiones que aunque no se han cumplido (el verano ya está aquí…) parecen haber despertado las alarmas de los homófobos y han desembocado en la gran manifestación de este sábado a favor de la familia tradicional y en contra de la “ideología de género” que se acompañará sin duda de más protestas. Protestas que por mucho que quieran difuminar (la Conferencia Episcopal Italiana se ha desmarcado de la convocatoria, aunque asegura compartir sus reivindicaciones, y se ha invitado a participar, por ejemplo, a Ben Mohamed, imán de la barriada romana de Centocelli) están promovidas y lideradas por el catolicismo más tradicionalista, que tiene gran fuerza en Italia. No faltó, por cierto, representación española: otro de los intervinientes fue Kiko Arguello, uno de los fundadores del Camino Neocatecumenal, los conocidos “kikos”.

También participaron políticos italianos de gran tradición homófoba, como Carlo Giovanardi, Paola Binetti, Maurizio Gasparri, Roberto Formigoni o Mario Adinolfi. Este último, que intervino como orador en el acto, es de hecho uno de los líderes del movimiento homófobo italiano, pese a ser diputado del Partido Democrático, el mismo al que pertenecen el primer ministro Renzi y la senadora Cirinnà. Adinolfi ha sido, de hecho, uno de los apoyos internos de Renzi (un político que, no olvidemos, proviene de la democracia cristiana). Una muestra más de lo complicado de la escena política en materia LGTB en Italia, un país en el que la Iglesia católica cuenta con terminales en prácticamente todos los partidos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El gobierno de Lombardía patrocina un evento homófobo con el logo de la Expo 2015 de Milán

Sábado, 10 de enero de 2015

no_expo“Defender la familia para defender la comunidad”, es el nombre del evento homófobo patrocinado por el gobierno de Lombardía bajo el paraguas de la Expo 2015, la exposición internacional que tendrá lugar en Milán de mayo a octubre próximos. El hecho de que el logo de la Expo 2015 sea utilizado para patrocinar el encuentro de destacados activistas contra los derechos LGTB, en el que no faltan los promotores de las infames “terapias reparadoras”, ha hecho sonar las alarmas de los colectivos LGTB en Italia, el país que ya se puede calificar sin género de dudas como el más retrasado de Europa occidental en el reconocimiento jurídico de derechos civiles a las personas homosexuales.

En la agenda del evento, previsto para el sábado 17 de enero, participan algunos de los más destacados activistas contra los derechos LGTB en Italia, promotores o sostenedores de movimientos homófobos como Sentinelli in Piedi o como la “franquicia italiana” de la Manif pour tous, el movimiento nacido como oposición a la aprobación del matrimonio igualitario en Francia que en su ramificación italiana está combatiendo duramente el proyecto de ley contra la discriminación homófoba que lleva años sobre la mesa. Entre ellos está la periodista y escritora Costanza Miriano, muy conocida en España por su libro Cásate y sé sumisa, pero que también destaca por su activismo anti-LGTB (en noviembre de 2013 explicábamos con mayor detalle su perfil).

También participa en el encuentro el diputado homófobo del Partido Democrático Mario Adinolfi, uno de los apoyos internos del primer ministro Matteo Renzi (no en vano el propio Renzi pertenece al sector democristiano del Partido Democrático). Hace pocos meses recogíamos precisamente la alegría de Adinolfi cuando Renzi anunciaba la paralización de la prometida ley de uniones civiles, que supeditaba en todo caso al éxito futuro de su paquete de reformas políticas. Adinolfi también publicaba en 2014 Voglio la mamma, un alegato en contra de lo que llama “falsos mitos del progreso” (entre los que incluye, como no podía ser de otra forma, el matrimonio igualitario) y en el que invita a la izquierda a defender posturas tradicionales en lo moral.

convegno_pioneer1Otros participantes en la reunión son el sacerdote Maurizio Botta o el psicoterapeuta Marco Scicchitano, todos ellos opuestos a reconocer derechos como el matrimonio igualitario o la adopción homoparental. El evento cuenta con el apoyo de organizaciones conservadoras próximas a la Iglesia católica, como Alleanza Cattolica o Fondazione Tempi, y de Obiettivo Chaire, una organización que promueve las “terapias reparadoras” de la homosexualidad.

Lamentable cobertura oficial

Lo más terrible del caso es que el evento está oficialmente patrocinado por la Región Lombardía -de hecho será clausurado por el propio presidente del gobierno lombardo, Roberto Maroni, de la Liga Norte- y se promociona bajo el paraguas de la Expo 2015, cuyo sello oficial aparece en el programa. Algo que ha desencadenado la indignación de los colectivos LGTB italianos -el presidente de Arcigay, Flavio Romani, ha denunciado el “uso ideológico” de las instituciones y considera que la utilización del logo de la Expo 2015 es “un insulto”- y ya ha despertado las primeras protestas por parte de diputados de Izquierda Ecología Libertad (SEL) o del Movimiento 5 Estrellas.

También ha surgido ya alguna disensión dentro de la propia Liga Norte, como la del vicepresidente del Consejo Regional de Lombardía (la cámara legislativa regional) Fabrizio Cecchetti, que ha declarado que posturas como las de  Obiettivo Chaire “carecen de fundamento médico o científico” y ha anunciado que no asistirá al evento. Según Gay.it, aunque por el momento no hay posicionamiento oficial los organizadores de la Expo 2015 estarían también molestos por la utilización del logo para este acto y estarían presionando al gobierno lombardo para que lo retire.

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El nuevo jarro de agua fría de Renzi a la prometida ley de uniones civiles desata la indignación de los colectivos LGTB italianos

Martes, 29 de julio de 2014

Italy's Prime Minister Renzi smiles as he arrives to lead a news conference at Chigi palace in RomeAyuntamientos italianos se rebelan ante la ausencia de una ley que legalice el matrimonio igualitario

Indignación de los colectivos LTGB italianos tras la entrevista que el primer ministro italiano Matteo Renzi ha concedido a Avvenire, el diario de la Conferencia Episcopal Italiana, en la que confirma que el proyecto de uniones civiles anunciado en junio, y que la senadora del Partido Democrático (PD) Monica Cirinnà ya había registrado en el Parlamento italiano, no será finalmente discutido. Renzi supedita ahora el reconocimiento de las parejas del mismo sexo a que se apruebe su paquete de reformas políticas y ha anunciado que será el propio gobierno italiano el que en su momento presente una propuesta.

“Siempre he dicho que los derechos civiles forman parte de un paquete que parte de las reformas constitucionales. Una vez que el Parlamento haya terminado de votar estas, discutiremos sobre lo que creo que debe ser una representación completa y precisa de la unión civil según el modelo alemán. El proyecto Cirinnà quedará superado, porque también en este campo habrá una propuesta ad hoc del gobierno, que promoverá su propia iniciativa”, ha afirmado Renzi al diario católico italiano.

En definitiva, la promesa de que en otoño se discutiría un proyecto de ley de uniones civiles que concedería a las parejas del mismo sexo derechos equivalentes a los del matrimonio, salvo la adopción conjunta (sí se contemplaba la posibilidad de que uno de los miembros de la unión pudiera adoptar a los hijos del otro) es ya papel mojado, y las familias LGTB quedan a la espera de que las reformas políticas en Italia evolucionen de acuerdo a los deseos de Renzi. Lo que el primer ministro proponga entonces, y solo entonces, solo él lo sabe en este momento.

En este punto conviene precisar que Matteo Renzi se encuentra sumido en un proceso de reformas cuyo objetivo es consolidar en Italia un sistema político bipartidista en el que el partido más votado gobierne sin ataduras parlamentarias. Entre estas reformas se cuenta un cambio de la ley electoral, ya pactada con Silvio Berlusconi, que impone umbrales mucho más altos a los partidos minoritarios para conseguir representación y otorga un “premio de mayoría” en la Cámara de Diputados al partido más votado, y una reforma del Senado, que en Italia tiene hoy día verdaderos poderes legislativos, y que quedaría convertido en una cámara testimonial que ni siquiera sería elegida por sufragio universal. Reforma esta última que exige además un cambio constitucional (que si no es apoyado por dos tercios de las cámaras debe ser aprobada en referéndum).

Satisfacción de los homófobos

Si bien Renzi no ha especificado de qué forma el proyecto de uniones civiles presentado por la senadora Cirinnà será “superado” por un futuro proyecto del gobierno (que en este momento está sostenido por una coalición entre el PD de Renzi y varias formaciones de derecha), las reacciones a sus palabras no auguran nada bueno. Un ejemplo es la alegría que ha mostrado el diputado homófobo del PD Mario Adinolfi (precisamente uno de los apoyos internos de Renzi y perteneciente como el propio primer ministro al ala democristiana del partido), que considera que “la batalla está ganada, y parecía difícil. Pero la guerra no. Renzi sigue hablando del modelo alemán (…) Pero al menos hemos ganado espacio político y tiempo”.

Entre los colectivos LGTB la reacción es de incredulidad e indignación. Arcigay critica el “enésimo cambio de ruta” y considera “grotesco” y “al límite de la esquizofrenia” que Renzi vete ahora la discusión de un proyecto de ley acorde con sus promesas y presentado por una senadora del partido del que él mismo es secretario general. El presidente de Arcigay, Flavio Romani, ha exigido a Renzi que defina claramente qué es lo que tiene en mente ofrecer a las parejas del mismo sexo y se deje de una vez de “trucos”.

También Aurelio Mancuso, de Equality Italia, y Franco Grillini, de GayNet, han criticado con dureza a Renzi. Incluso miembros del PD, como el senador abiertamente gay Sergio Lo Giudice, se muestran perplejos. Lo Giudice defiende que sea un debate parlamentario abierto a las fuerzas políticas y libre de “vínculos de mayoría” el que aborde el asunto. “Me temo que una propuesta del gobierno endurecerá la situación, en lugar de ayudar a encontrar una solución”, ha declarado.

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.