Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Hervé Mariton’

Tras asegurar hace poco más de un año que lo derogaría, Sarkozy dice ahora que mantendrá el matrimonio igualitario si llega al poder

Jueves, 28 de enero de 2016

14160768464708En materia de derechos LGTB, pocos políticos tan mentirosos hemos conocido como Nicolas Sarkozy. Durante su anterior etapa en la presidencia de la República Francesa incumplió su promesa de mejorar el reconocimiento de las uniones entre personas del mismo sexo. Tras perder las elecciones frente al socialista François Hollande, que sí cumplió con la promesa de legalizar el matrimonio igualitario (aunque dejó otras por el camino…) se convirtió en adalid de la peor homofobia, asegurando que derogaría la ley si volvía al poder. Ahora asegura que no lo hará.

La presidencia de Nicolas Sarkozy se caracterizó por la negativa a permitir ningún avance en materia LGTB, y ello pese a que en la campaña de 2007 había prometido mejorar el PACS (Pacte Civile de Solidarité, la figura jurídica abierta a las parejas del mismo sexo pero con derechos mucho más restringidos que los del matrimonio que el gobierno socialista de Lionel Jospin promovió en 1999) y convertirlo en una verdadera unión civil con derechos similares a los del matrimonio entre heterosexuales (dejando fuera la adopción). No fue así, y de hecho durante la campaña electoral de 2012 recuperó su perfil más conservador y justificó el incumplimiento de aquella promesa con el argumento de que “nos dimos cuenta de que sería inconstitucional reservar un contrato así solo a los homosexuales. Este contrato de unión civil habría socavado la institución del matrimonio”.

Finalmente el Partido Socialista francés se hizo con la mayoría en el Parlamento y Hollande ganó las presidenciales. El matrimonio igualitario fue finalmente aprobado, pero las fuerzas de la derecha (política y social) aprovecharon las vacilaciones de los socialistas durante el proceso y promovieron la que hasta la fecha ha sido la mayor campaña de odio contra el matrimonio igualitario vista en un país de la Europa occidental. GayLib, el que era grupo LGTB de la UMP, acabó de hecho por desvincularse del partido ante la hostilidad desplegada por sus compañeros. La reacción fue tal que movimientos fuertemente homófobos como la Manif pour tous adquirieron vida propia y se convirtieron desde entonces en agentes que condicionan de forma significativa la política francesa.

Sarkozy, en su afán por recuperar popularidad entre la derecha, se sumó sin dudarlo a la ola homófoba. En noviembre de 2014, en un acto de Sens commun, uno de los movimientos nacidos al calor de las movilizaciones contra el matrimonio igualitario pero afín a la UMP, prometió derogar la ley que lo hace posible si llegaba de nuevo al poder. En aquel momento Sarkozy hacía campaña para ser elegido presidente de la UMP (cosa que consiguió, por cierto) y sus declaraciones fueron interpretadas como un movimiento para hacerse con el favor del sector más conservador de su partido frente a su gran rival interno, Alain Juppé, que no se presentaba como candidato a ese cargo pero al que muchos ven como el gran rival de Sarkozy en las elecciones primarias de las que en 2017 deberá salir el próximo candidato conservador a la presidencia de la República. Juppé, más centrado que Sarkozy, se había alejado ya de los posicionamientos más extremos y se había declarado de forma explícita a favor del matrimonio igualitario y de la adopción homoparental.

Ahora Sarkozy, quizá habiendo recalculado sus fuerzas y ante la pujanza del Frente Nacional (un partido también contrario al matrimonio igualitario pero que en todo este proceso ha preferido huir de la primera línea), vuelve a dar un giro de 180 grados. Ha sido en un libro que acaba de publicarse, La France pour la vie, en el que repasa su trayectoria política, y en que “lamenta vivamente” no haber cumplido su viejo compromiso de aprobar la unión civil entre parejas del mismo sexo. Respecto al matrimonio igualitario, defiende que Hollande debería haberlo llevado a referéndum, pero una vez aprobado asegura que no ha lugar a dar marcha atrás y “descasar” a las parejas que han contraído matrimonio. “Es un punto sobre el que, lo asumo, he evolucionado”, afirma.

Estupor de los grupos homófobos

La marcha atrás de Sarkozy, como era de esperar, ha generado estupor entre los grupos homófobos. Es el caso de La manif pour tous, que lo acusa de traicionar sus convicciones y que le ha solicitado ya una entrevista para pedirle explicaciones y ofrecerle “soluciones jurídicas” para las parejas ya casadas en caso de que se derogase la ley. El giro tampoco ha sentado bien en Sens commun, que lo califica de “deplorable” y que ha anunciado que no apoyará a ningún candidato republicano que no respete sus compromisos en esta materia.

También en su propio partido (que por cierto ya no es la UMP, formación que como tal dejó de existir en 2015 para convertirse en una nueva marca, “Los Republicanos”) se han comenzado a escuchar voces críticas. Es el caso de Hervé Mariton, el que fuera uno de sus competidores por la presidencia de la UMP y que también optará por ser elegido candidato de la derecha a las presidencia de la República, que en un tuit dice lamentar la marcha atrás de Sarkozy y asegura que él sí “mantiene su compromiso”.

Una situación política, en cualquier caso, poco prometedora

La marcha atrás de Sarkozy puede considerarse una buena noticia, más allá de que el personaje tenga un más que evidente déficit de credibilidad. En este momento, y salvo nuevo giro de la situación, los dos candidatos que parecen con más posibilidades de ser candidatos de la derecha a las próximas elecciones presidenciales, Juppé y Sarkozy, no serían hostiles al matrimonio igualitario.

En cualquier caso, incluso al margen de Los Republicanos, la situación de los derechos LGTB en Francia arroja pocos motivos para el optimismo, dada por un lado la pujanza del Frente Nacional y por otro el giro derechista del Partido Socialista tras el nombramiento como primer ministro de Manuel Valls. Valls, recordemos, dio al traste con las intenciones de su predecesor de permitir a las mujeres lesbianas el acceso a la reproducción asistida, solo permitido en Francia a parejas de distinto sexo, casadas o no, que además deben acreditar la esterilidad de al menos uno de sus miembros. Se trata de una prohibición total, que afecta tanto a la sanidad pública como a la privada, y que obliga a cualquier mujer francesa sin pareja masculina que desee ser madre a acudir (si se lo puede permitir) a clínicas privadas de países vecinos, como Bélgica, Holanda o España. Hace pocas semanas, de hecho, Le Monde denunciaba como aún hoy un médico que colabore con una pareja de lesbianas para ayudarle a ser madres se expone a una pena de cárcel de cinco años de prisión y multa de 75.000 euros. Increíble, pero cierto.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sarkozy: “Hay que desechar el matrimonio gay”

Martes, 18 de noviembre de 2014

14160768464708Nicolas Sarkozy, en un acto en Saint Etienne. JEFF PACHOUD AFP

Nicolas Sarkozy, en su empeño por volver a la primera fila de la política francesa, no ha dudado en sumarse a la ola de homofobia que recorre Francia y que parece haber arraigado con fuerza entre los sectores más conservadores. En un acto de Sens commun, movimiento político vinculado a la UMP y nacido al calor de las movilizaciones contra el matrimonio igualitario, Sarkozy ha prometido derogar la ley que lo hace posible si llega de nuevo al poder. Lo cierto es que la declaración de Sarkozy parece sobre todo un movimiento táctico para hacerse con el favor del sector más conservador de su partido frente a su gran rival interno, Alain Juppé, que se ha posicionado en favor del matrimonio igualitario y de la adopción homoparental. ¿Hay que recordar, Sarkozy ha sido acusado de corrupción y tráfico de influencias por las autoridades francesas?.

El expresidente francés Nicolas Sarkozy defiende ahora “derogar” la ley que regula el matrimonio homosexual después de haber propuesto hasta el momento una “reescritura” de la norma, promulgada en mayo de 2013. 

Nicolas Sarkozy, a la caza en Francia del voto antihomosexual

El ex presidente apuesta por reescribir la ley actual para permitir la unión entre gays

Rechaza, sin embargo, la adopción en el seno de las parejas homosexuales

La carrera por el liderazgo del principal partido de la oposición en Francia, la UMP, alcanzó ayer su punto álgido con un evento inusual. Convocados por la organización que se opone al matrimonio entre homosexuales, los tres candidatos a la presidencia de la formación -Nicolas Sarkozy, Hervé Mariton y Bruno Le Maire- coincidieron en un mismo acto. La ocasión era perfecta para cazar adeptos entre los votantes de derechas que se oponen a estas bodas y los que las toleran.

En el acto participaban los tres candidatos a la presidencia de la UMP, el principal partido de la derecha francesa: el propio Sarkozy, Hervé Mariton y Bruno Le Maire. Como era de esperar, los seguidores de Sens commun, movimiento político vinculado a la UMP que comparte ADN con la Manif pour tous, el conocido lobby homófobo francés, reclamaron a los tres candidatos que se posicionaran frente al matrimonio igualitario. Fue entonces cuando Sarkozy, que comenzaba su intervención proponiendo modificar “de cabo a rabo” la ley que permite en Francia el matrimonio entre personas del mismo sexo, acababa prometiendo lisa y llanamente su derogación. “He dicho que la ley debe ser reescrita de cabo a rabo, pero si preferís digo que lo hay que hacer es derogarla para hacer una nueva, en francés es lo mismo. Si así os parece mejor, eso cuesta poco”, declaraba el expresidente entre los vítores de un público entregado.

A petición del equipo de campaña del ex presidente, los rivales no se cruzaron en el atril. Juntos pero no revueltos, cada uno trató de sacar músculo en este debate sin cara a cara que puede ser crucial para que los militantes decidan a finales de noviembre quién será el presidente de la formación y el posible candidato a las elecciones presidenciales de 2017.

En este examen oral colectivo, Nicolas Sarkozy se vendió como el líder capaz de unir fuerzas dentro de la UMP. “No quiero que imitemos al Partido Socialista“, señaló en referencia a la fractura abierta dentro de la izquierda entre los que apoyan la política de François Hollande y los que la contestan.

El ex presidente no quiso un cara a cara en la tribuna, los tres políticos sí respondieron a las preguntas de los asistentes sobre el tema de la familia y la polémica ley del matrimonio homosexual. El acto había sido convocado por la organización Sens Común, la vertiente política de la Manif Pour Tous, el movimiento ciudadano creado en 2013 en oposición a la norma impulsada por François Hollande.

Sarkozy vinculó su rechazo al matrimonio igualitario con su rechazo a la homoparentalidad. “No sirve de nada decir que se está en contra de la reproducción asistida [para las mujeres lesbianas] o de la gestación subrogada si uno no se compromete a abolir la ley Taubira. Con el matrimonio para todos, la separación entre el matrimonio y la filiación es imposible”, añadió. conviene recordar, en este punto, que no solo la UMP, sino el propio gobierno socialista de Manuel Valls rechazan tanto la apertura de la reproducción asistida a las mujeres lesbianas (que deben viajar para ello a países vecinos, como Bélgica o España, y que solo muy recientemente han visto parcialmente confirmada por la justicia francesa su derecho a verse reconocidas como madres de los hijos así concebidos) como la gestación subrogada.

Aplausos a Sarkozy

Le Maire fue abucheado cuando aseguró que no pensaba pedir la derogación de la ley actual. A Sarkozy la audiencia le aplaudió cuando dijo que la norma tenía que ser reescrita “de arriba abajo” para conservar estas uniones pero eliminar la posibilidad de que estas parejas puedan adoptar.

Hasta ahora el ex presidente se había pronunciado vagamente sobre este tema, algo que le habían reprochado muchos militantes del partido. “La ley debe ser reescrita de arriba abajo, incluso derogarla, al fin y al cabo es lo mismo, hay que desecharla“(…) Hay que derogarla para hacer otra. Yo quiero que exista un matrimonio para los homosexuales y un matrimonio para los heteros“, dijo. Declaraciones homófobas que preocupan al sector más liberal de Francia. Tras mencionar en el mitin la necesidad de una “reescritura completa” de la ley del matrimonio entre parejas del mismo sexo, Sarkozy rectificó sobre la marcha para defender su abolición. “Si preferís que digamos derogar la ley Taubira (por el nombre de la ministra de Justicia), para hacer otra, aunque quiera decir lo mismo (…), no cuesta nada llamarlo así”, dijo, en respuesta a los militantes que le pedían a voz en grito la “derogación”.

Decenas de miles de personas han salido a las calles de París en el último año para pedir la revocación del matrimonio igualitario convocados por el colectivo “Manif pour tous”, aunque las encuestas indican que el apoyo a este tipo de uniones mantiene un respaldo mayoritario entre la población.

El dirigente había llegado al acto de ayer reforzado, tras conocerse esta semana que el ex primer ministro François Fillon intentó que el Elíseo presionara a la Justicia para que acelerara los procesos por corrupción abiertos contra Sarkozy. Este supuesto complot para eliminar al rival ha jugado a favor del ex mandatario que, a pesar de ello, no parte como favorito en la carrera por liderar la UMP.

Lucha de poder en la derecha francesa: Sarkozy frente a Juppé

El posicionamiento de Sarkozy era secundado por Hervé Mariton -nada sorprendente, teniendo en cuenta que se trata de un conocido opositor a la ley de matrimonio igualitario- pero no por Bruno Le Maire, el más joven y moderado de los tres candidatos a presidir la UMP, que reafirmaba -entre abucheos, eso sí- su ya conocida posición de no tocar la ley si el partido llega de nuevo al gobierno.

En cualquier caso, a pocos observadores de la política francesa se les escapa que el verdadero destinatario de la jugada era el principal rival político de Sarkozy, Alain Juppé, que aunque no se presenta a dirigir la UMP sí tiene intención de presentarse a las primarias para ser el candidato presidencial en 2017 (la que en definitiva es también la gran ambición política de Sarkozy). Juppé, que además de sempiterno alcalde de Burdeos ha ocupado varias carteras ministeriales y ha sido primer ministro, está considerado el político más popular de su partido y las encuestas le dan como el actual favorito de los electores del centro-derecha frente a Sarkozy.

Y es que Juppé, que parece deseoso de romper el cordón umbilical entre la UMP y la Manif por tous, se ha mostrado abiertamente favorable al matrimonio igualitario y a la adopción homoparental. Juppé comenzó su “proceso” publicando en octubre de 2012 una entrada en su propio blog en la que contaba que después de reunirse con activistas LGTB comprendía sus puntos de vista, añadiendo que aunque él hubiera preferido una ley de unión civil no se oponía al matrimonio igualitario. Entonces decía oponerse, sin embargo, a la adopción homoparental. Hace dos meses afirmaba ya con claridad que el matrimonio igualitario estaba integrado en la sociedad francesa y se mostraba opuesto a la reescritura de la ley, para finalmente, este 12 de noviembre, declararse favorable a la adopción homoparental después de un proceso de “madura reflexión”.

Recortando ventaja

El 36% de los franceses, según la última encuesta de popularidad de Ifop, prefieren al ausente en el acto de ayer, el ex ministro Alain Juppé. Un 21% se decanta por Sarkozy. Entre los simpatizantes de la UMP es el ex mandatario el que tiene ventaja, aunque esta se va recortando. Si hace unos meses apostaba por él un 59%, ahora sólo lo hace un 53%.

El efecto Sarkozy amenaza con desinflarse, sobre todo porque son los militantes de la UMP los que tendrán que votar al líder del partido en noviembre. Consciente de que la batalla es reñida, el ex presidente ha tratado de acaparar la atención mediática, con mítines programados en ciudades clave e introduciendo fórmulas novedosas en sus actos, como el debate abierto con los militantes que participan en sus actos.

“Es la misma relación de fuerzas (Sarkozy-Fillon) que había a principios de septiembre, antes de que Sarkozy anunciara su vuelta a la política. Es como si el tirón que supuso ese anuncio se hubiera disipado rápidamente”, aseguran en el Ifop.

Críticas en su propio partido

De hecho, las declaraciones de Sarkozy han recibido críticas de varios compañeros de su propio partido, instalado en una situación de permanente esquizofrenia por lo que al matrimonio igualitario se refiere. Es el caso de la antigua portavoz de Sarkozy y excandidata de la UMP a la alcaldía de París, Nathalie Kosciusko-Morizet, que en su momento se abstuvo en la Asamblea Nacional cuando se votó la ley de matrimonio igualitario (y que ya hace más de un año advirtió de que no se puede engañar a los electores prometiendo una marcha atrás que no es viable), de la exministra de Familia Nadine Morano o del senador conservador y abiertamente gay Roger Karoutchi, todos ellos reconocidos “sarkozystas”.

Karoutchi, que ha opinado incluso que la derogación de la ley sería inconstitucional,  se ha mostrado favorable sin embargo a una reforma legal que cierre definitivamente las puertas al acceso de las mujeres lesbianas a la reproducción asistida o de cualquier pareja a la gestación subrogada. Un nuevo y lamentable ejemplo de que se puede ser abiertamente gay y contrario a los derechos LGTB…

Fuente El Mundo y Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La justicia francesa amplía los derechos de los matrimonios homosexuales

Miércoles, 24 de septiembre de 2014

noticias_file_foto_863147_1411484104Los hijos concebidos por inseminación artificial pueden ser adoptados por las parejas lesbianas

En Francia, las parejas lesbianas sufren ciertos obstáculos legales para adoptar legalmente al hijo concebido por una de las esposas mediante inseminación artificial. El Tribunal Supremo ha fallado ahora, sin embargo, que tal posibilidad debe ser admitida en interés del menor aunque tal inseminación, con donante anónimo, se haga fuera del territorio francés y vulnerando, de alguna manera, el marco legal galo. Según la alta instancia, el hecho de que se recurra a ese sistema “no es obstáculo alguno para que la esposa de la madre pueda adoptar al bebé así concebido”. Se trata de una decisión polémica en un país cuyos movimientos conservadores en contra del matrimonio homosexual siguen tan activos que han logrado paralizar algunos de los proyectos sociales del Gobierno de François Hollande.

Entre esos proyecto gubernamentales estaba precisamente una ley que permitía la filiación de los hijos habidos en parejas lesbianas mediante inseminación artificial. Para el movimiento Manif pour tous (Manifestación para todos, en respuesta a la legalización del matrimonio gay, bautizado en Francia como ‘Matrimonio para todos’), el recurso a la inseminación artificial de donante anónimo, así como al vientre de alquiler, es un puro mercadeo de seres humanos y un ataque a la familia tradicional. La ministra delegada de la Familia, Dominique Bertinotti, tuvo que dejar archivado en un cajón su proyecto de ley, que suponía una cierta revolución en Francia del derecho de familia, y Hollande prescindió de ella en la última remodelación del Gobierno, en marzo de este año.

La retirada del proyecto Bertinotti es celebrada como una victoria por parte de Manif pour tous que, por cierto, prepara otra vasta manifestación para el 5 de octubre en París y Burdeos. Su bestia negra es ahora la nueva ministra de Educación, Najat Vallaud-Belkacem, impulsora de la última reforma de la ley de igualdad, la ampliación del derecho al aborto y partidaria de introducir en la escuela la formación de género, proyecto también retirado.

En mayo del pasado año, el Consejo Constitucional francés afirmó que la inseminación artificial, reservada en principio en Francia para parejas heterosexuales con problemas de infertilidad, no está abierta para las parejas de mujeres. En base a tal argumento, el tribunal penal de Versalles falló en abril de este año que no admitía la adopción de un niño en el seno de una pareja lesbiana que había concebido mediante inseminación artificial en el extranjero porque era un “fraude de ley”. El Supremo asegura ahora que no lo es.

Frente a la nueva posición del Gobierno socialista francés, los jueces avanzan en el capítulo social en contra de los movimientos más conservadores. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo condenó a Francia el pasado mes de junio por no inscribir el nacimiento de un bebé nacido en el extranjero gracias a una práctica prohibida en Francia: el viente de alquiler. En campaña electoral, François Hollande se mostró partidario de analizar este asunto, pero no se comprometió a legislar al respecto antes de un debate profundo por miedo a impulsar un cierto mercadeo de cuerpos. Dos parejas francesas que habían logrado tener hijos mediante este sistema en Estados Unidos apelaron a la justicia, pero perdieron el caso ante el Supremo francés.

El matrimonio homosexual, legalizado en Francia en abril del pasado año, es todavía un asunto polémico. Para el diputado Hervé Mariton, de centroderecha y candidato a presidir la UMP (Unión por un Movimiento Popular), el principal partido de la oposición, el fallo judicial se alinea esa ley que abrió la puerta al matrimonio gay, incluido el derecho a la filiación de los hijos. “La única manera de salir de esta espiral es su retirada”, ha declarado a Le Figaro. “Cualquier otra respuesta es hipócrita pues ese texto no impide la fecundación asistida. Para evitarlo, es necesaria a abrogación de la ley”.

Nicolas Sarkozy, dispuesto a volver al palacio del Elíseo en 2017 tomando primero las riendas de la UMP, ha criticado duramente la forma en la que Hollande introdujo la ley, dividiendo a la sociedad y, sobre todo, “utilizando a los homosexuales contra la familia”. No quiso, sin embargo, aclarar si derogaría la norma una vez en la presidencia del país.

Fuente el País

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.