Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Bruno Le Maire’

Sarkozy: “Hay que desechar el matrimonio gay”

Martes, 18 de noviembre de 2014

14160768464708Nicolas Sarkozy, en un acto en Saint Etienne. JEFF PACHOUD AFP

Nicolas Sarkozy, en su empeño por volver a la primera fila de la política francesa, no ha dudado en sumarse a la ola de homofobia que recorre Francia y que parece haber arraigado con fuerza entre los sectores más conservadores. En un acto de Sens commun, movimiento político vinculado a la UMP y nacido al calor de las movilizaciones contra el matrimonio igualitario, Sarkozy ha prometido derogar la ley que lo hace posible si llega de nuevo al poder. Lo cierto es que la declaración de Sarkozy parece sobre todo un movimiento táctico para hacerse con el favor del sector más conservador de su partido frente a su gran rival interno, Alain Juppé, que se ha posicionado en favor del matrimonio igualitario y de la adopción homoparental. ¿Hay que recordar, Sarkozy ha sido acusado de corrupción y tráfico de influencias por las autoridades francesas?.

El expresidente francés Nicolas Sarkozy defiende ahora “derogar” la ley que regula el matrimonio homosexual después de haber propuesto hasta el momento una “reescritura” de la norma, promulgada en mayo de 2013. 

Nicolas Sarkozy, a la caza en Francia del voto antihomosexual

El ex presidente apuesta por reescribir la ley actual para permitir la unión entre gays

Rechaza, sin embargo, la adopción en el seno de las parejas homosexuales

La carrera por el liderazgo del principal partido de la oposición en Francia, la UMP, alcanzó ayer su punto álgido con un evento inusual. Convocados por la organización que se opone al matrimonio entre homosexuales, los tres candidatos a la presidencia de la formación -Nicolas Sarkozy, Hervé Mariton y Bruno Le Maire- coincidieron en un mismo acto. La ocasión era perfecta para cazar adeptos entre los votantes de derechas que se oponen a estas bodas y los que las toleran.

En el acto participaban los tres candidatos a la presidencia de la UMP, el principal partido de la derecha francesa: el propio Sarkozy, Hervé Mariton y Bruno Le Maire. Como era de esperar, los seguidores de Sens commun, movimiento político vinculado a la UMP que comparte ADN con la Manif pour tous, el conocido lobby homófobo francés, reclamaron a los tres candidatos que se posicionaran frente al matrimonio igualitario. Fue entonces cuando Sarkozy, que comenzaba su intervención proponiendo modificar “de cabo a rabo” la ley que permite en Francia el matrimonio entre personas del mismo sexo, acababa prometiendo lisa y llanamente su derogación. “He dicho que la ley debe ser reescrita de cabo a rabo, pero si preferís digo que lo hay que hacer es derogarla para hacer una nueva, en francés es lo mismo. Si así os parece mejor, eso cuesta poco”, declaraba el expresidente entre los vítores de un público entregado.

A petición del equipo de campaña del ex presidente, los rivales no se cruzaron en el atril. Juntos pero no revueltos, cada uno trató de sacar músculo en este debate sin cara a cara que puede ser crucial para que los militantes decidan a finales de noviembre quién será el presidente de la formación y el posible candidato a las elecciones presidenciales de 2017.

En este examen oral colectivo, Nicolas Sarkozy se vendió como el líder capaz de unir fuerzas dentro de la UMP. “No quiero que imitemos al Partido Socialista“, señaló en referencia a la fractura abierta dentro de la izquierda entre los que apoyan la política de François Hollande y los que la contestan.

El ex presidente no quiso un cara a cara en la tribuna, los tres políticos sí respondieron a las preguntas de los asistentes sobre el tema de la familia y la polémica ley del matrimonio homosexual. El acto había sido convocado por la organización Sens Común, la vertiente política de la Manif Pour Tous, el movimiento ciudadano creado en 2013 en oposición a la norma impulsada por François Hollande.

Sarkozy vinculó su rechazo al matrimonio igualitario con su rechazo a la homoparentalidad. “No sirve de nada decir que se está en contra de la reproducción asistida [para las mujeres lesbianas] o de la gestación subrogada si uno no se compromete a abolir la ley Taubira. Con el matrimonio para todos, la separación entre el matrimonio y la filiación es imposible”, añadió. conviene recordar, en este punto, que no solo la UMP, sino el propio gobierno socialista de Manuel Valls rechazan tanto la apertura de la reproducción asistida a las mujeres lesbianas (que deben viajar para ello a países vecinos, como Bélgica o España, y que solo muy recientemente han visto parcialmente confirmada por la justicia francesa su derecho a verse reconocidas como madres de los hijos así concebidos) como la gestación subrogada.

Aplausos a Sarkozy

Le Maire fue abucheado cuando aseguró que no pensaba pedir la derogación de la ley actual. A Sarkozy la audiencia le aplaudió cuando dijo que la norma tenía que ser reescrita “de arriba abajo” para conservar estas uniones pero eliminar la posibilidad de que estas parejas puedan adoptar.

Hasta ahora el ex presidente se había pronunciado vagamente sobre este tema, algo que le habían reprochado muchos militantes del partido. “La ley debe ser reescrita de arriba abajo, incluso derogarla, al fin y al cabo es lo mismo, hay que desecharla“(…) Hay que derogarla para hacer otra. Yo quiero que exista un matrimonio para los homosexuales y un matrimonio para los heteros“, dijo. Declaraciones homófobas que preocupan al sector más liberal de Francia. Tras mencionar en el mitin la necesidad de una “reescritura completa” de la ley del matrimonio entre parejas del mismo sexo, Sarkozy rectificó sobre la marcha para defender su abolición. “Si preferís que digamos derogar la ley Taubira (por el nombre de la ministra de Justicia), para hacer otra, aunque quiera decir lo mismo (…), no cuesta nada llamarlo así”, dijo, en respuesta a los militantes que le pedían a voz en grito la “derogación”.

Decenas de miles de personas han salido a las calles de París en el último año para pedir la revocación del matrimonio igualitario convocados por el colectivo “Manif pour tous”, aunque las encuestas indican que el apoyo a este tipo de uniones mantiene un respaldo mayoritario entre la población.

El dirigente había llegado al acto de ayer reforzado, tras conocerse esta semana que el ex primer ministro François Fillon intentó que el Elíseo presionara a la Justicia para que acelerara los procesos por corrupción abiertos contra Sarkozy. Este supuesto complot para eliminar al rival ha jugado a favor del ex mandatario que, a pesar de ello, no parte como favorito en la carrera por liderar la UMP.

Lucha de poder en la derecha francesa: Sarkozy frente a Juppé

El posicionamiento de Sarkozy era secundado por Hervé Mariton -nada sorprendente, teniendo en cuenta que se trata de un conocido opositor a la ley de matrimonio igualitario- pero no por Bruno Le Maire, el más joven y moderado de los tres candidatos a presidir la UMP, que reafirmaba -entre abucheos, eso sí- su ya conocida posición de no tocar la ley si el partido llega de nuevo al gobierno.

En cualquier caso, a pocos observadores de la política francesa se les escapa que el verdadero destinatario de la jugada era el principal rival político de Sarkozy, Alain Juppé, que aunque no se presenta a dirigir la UMP sí tiene intención de presentarse a las primarias para ser el candidato presidencial en 2017 (la que en definitiva es también la gran ambición política de Sarkozy). Juppé, que además de sempiterno alcalde de Burdeos ha ocupado varias carteras ministeriales y ha sido primer ministro, está considerado el político más popular de su partido y las encuestas le dan como el actual favorito de los electores del centro-derecha frente a Sarkozy.

Y es que Juppé, que parece deseoso de romper el cordón umbilical entre la UMP y la Manif por tous, se ha mostrado abiertamente favorable al matrimonio igualitario y a la adopción homoparental. Juppé comenzó su “proceso” publicando en octubre de 2012 una entrada en su propio blog en la que contaba que después de reunirse con activistas LGTB comprendía sus puntos de vista, añadiendo que aunque él hubiera preferido una ley de unión civil no se oponía al matrimonio igualitario. Entonces decía oponerse, sin embargo, a la adopción homoparental. Hace dos meses afirmaba ya con claridad que el matrimonio igualitario estaba integrado en la sociedad francesa y se mostraba opuesto a la reescritura de la ley, para finalmente, este 12 de noviembre, declararse favorable a la adopción homoparental después de un proceso de “madura reflexión”.

Recortando ventaja

El 36% de los franceses, según la última encuesta de popularidad de Ifop, prefieren al ausente en el acto de ayer, el ex ministro Alain Juppé. Un 21% se decanta por Sarkozy. Entre los simpatizantes de la UMP es el ex mandatario el que tiene ventaja, aunque esta se va recortando. Si hace unos meses apostaba por él un 59%, ahora sólo lo hace un 53%.

El efecto Sarkozy amenaza con desinflarse, sobre todo porque son los militantes de la UMP los que tendrán que votar al líder del partido en noviembre. Consciente de que la batalla es reñida, el ex presidente ha tratado de acaparar la atención mediática, con mítines programados en ciudades clave e introduciendo fórmulas novedosas en sus actos, como el debate abierto con los militantes que participan en sus actos.

“Es la misma relación de fuerzas (Sarkozy-Fillon) que había a principios de septiembre, antes de que Sarkozy anunciara su vuelta a la política. Es como si el tirón que supuso ese anuncio se hubiera disipado rápidamente”, aseguran en el Ifop.

Críticas en su propio partido

De hecho, las declaraciones de Sarkozy han recibido críticas de varios compañeros de su propio partido, instalado en una situación de permanente esquizofrenia por lo que al matrimonio igualitario se refiere. Es el caso de la antigua portavoz de Sarkozy y excandidata de la UMP a la alcaldía de París, Nathalie Kosciusko-Morizet, que en su momento se abstuvo en la Asamblea Nacional cuando se votó la ley de matrimonio igualitario (y que ya hace más de un año advirtió de que no se puede engañar a los electores prometiendo una marcha atrás que no es viable), de la exministra de Familia Nadine Morano o del senador conservador y abiertamente gay Roger Karoutchi, todos ellos reconocidos “sarkozystas”.

Karoutchi, que ha opinado incluso que la derogación de la ley sería inconstitucional,  se ha mostrado favorable sin embargo a una reforma legal que cierre definitivamente las puertas al acceso de las mujeres lesbianas a la reproducción asistida o de cualquier pareja a la gestación subrogada. Un nuevo y lamentable ejemplo de que se puede ser abiertamente gay y contrario a los derechos LGTB…

Fuente El Mundo y Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.