Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Álava’

Un grupo de adolescentes se solidarizan con un compañero trans al que un socorrista impidió bañarse en una piscina con camiseta

Lunes, 16 de julio de 2018

socorrista_alavaCríticas a un socorrista por su falta de sensibilidad.

El monitor prohibió a un joven transgénero bañarse con camiseta. 

 Le espetó “la normativa es la normativa”.

Un grupo de unos 60 adolescentes del Gazte Rock, un campamento musical organizado por la Diputación Foral de Álava, se solidarizaban el pasado miércoles con un compañero trans al que un socorrista prohibió bañarse con camiseta en una piscina. Los jóvenes se arrojaron al agua con sus respectivas camisetas, lo que provocó que el socorrista avisase a la Ertzaintza.

Lo sucedido ha despertado debates en redes sociales (muchos de ellos teñidos de transfobia) sobre si la obediencia escrupulosa a las normas de este tipo de instalaciones está por encima del respeto a la dignidad de las personas trans, que a diario se tienen que enfrentar a situaciones personales de gran incomodidad. Un debate que a nuestro juicio lo que pone de manifiesto es la urgente necesidad de incorporar al cuerpo normativo de todo tipo de instituciones la realidad de las personas trans.

El incidente ocurrió el miércoles por la mañana en la piscina municipal de Salinas de Añana, en la provincia de Álava. Según explicaron a El Correo familiares de los chicos, todo comenzó cuando un adolescente trans que se encuentra en pleno proceso de cambio físico para acomodar su cuerpo a su identidad de género quiso bañarse con la camiseta para no mostrar su torso desnudo. El socorrista se lo prohibió, de acuerdo a las normas de uso de la instalación. Hasta ahí todo normal. Fue entonces cuando otros chicos e incluso monitores de la colonia le explicaron las razones por las cuales el chico no quería quitarse la camiseta. El socorrista, tras conocer la situación, siguió negándose. Según la versión de los familiares, utilizó además un tono amenazante.

socorrista_transfobo

Fue en ese momento cuando el resto de chicos, de forma espontánea, se pusieron de acuerdo para arrojarse con sus respectivas camisetas a la piscina, al grito de «¡Con camiseta!», como se puede apreciar en un vídeo que recoge el momento y que ha sido ampliamente difundido en redes sociales. El activista de Arcópoli y director del Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia Rubén López lo difundía por ejemplo el jueves en su cuenta de Twitter. «¡Bravo por los compañeros!», se felicitaba por la actitud de los chicos. El mensaje conseguía en pocas horas miles de retuits:

El socorrista acabó llamando a la Ertzaintza (policía autónoma vasca). Según la crónica de El Correo, fuentes policiales reconocen que en efecto se recibió una comunicación desde Salinas de Añana en la que un adulto alertaba de un «tumulto o intento de linchamiento» en las instalaciones de la piscina, pero cuando los agentes se personaron allí los chicos, acompañados de sus monitores, ya habían abandonado las instalaciones.

El Ayuntamiento de Salinas de Añana ha mostrado su pesar por lo ocurrido, que consideran un malentendido. Clemente Pérez de Nanclares, concejal que se personó también en la piscina tras el incidente para conocer lo ocurrido, ha declarado a la cadena SER que el socorrista «no tuvo mala intención e hizo lo que hizo aplicando la normativa», aunque también ha reconocido que la reacción de los chicos es perfectamente entendible y que incluso la comparte. «Yo habría hecho lo mismo. Entiendo que salieran rebotados, pero hemos hablado con los monitores y todo está arreglado», añadía en esas mismas declaraciones.

Cuando los medios de comunicación se hicieron eco de esta noticia, comenzaron a aparecer opiniones encontradas. Pese a que la mayoría de usuarios está de acuerdo en aplaudir la solidaridad de los compañeros del joven implicado, también han señalado que no bañarse con ropa es una prohibición común en todas las piscinas y que los socorristas solo hacen su trabajo.

Más allá del propio incidente, que gracias a la reacción de los chicos incluso nos deja buen sabor de boca, lo sucedido pone de manifiesto dos realidades sobre las que conviene incidir. En primer lugar, la necesidad de acomodar las normas y el funcionamiento de instalaciones públicas a la realidad trans.  Como bien ha señalado el colectivo Lumagorri, es necesario que las instituciones públicas formen de manera obligatoria en materia de diversidad a todo su personal, sea directo o subcontratado. Desde la asociación, han catalogado este hecho como agresión transfóbica y exigen a las instituciones que tomen medidas. Consideran que estos hechos son “inadmisibles” y que “adquieren una mayor relevancia al ocurrir en un recinto público, con un socorrista contratado para dar un servicio público como es el de atender unas piscinas municipales”.

En segundo lugar, como bien demuestran muchas de las reacciones al tuit de Rubén López (cargadas de odio y transfobia y que preferimos no reproducir), basta un pequeño incidente como este para despertar la LGTBfobia de muchas personas, que se escudan en argumentos del tipo de «las normas están para cumplirse» para evitar cualquier reflexión sobre la necesidad de situar el respeto a la diversidad como valor primordial y de paso mostrar su inquina hacia la reivindicación de los derechos de las personas trans.

Como el propio López señala en tuits posteriores, «una norma administrativa local no puede violar la dignidad de una persona, y en este caso podía ocurrir esto. El socorrista fue a lo fácil, pero en este caso, a lo inhumano. Esa decisión podía hacer mucho daño a una persona, porque no está adecuada a la realidad trans. Era tan fácil como realizar una excepción, llamar a un superior si tiene miedo de incumplir las normas (lo cual es legítimo, se juega su trabajo) antes, para preguntarle si permitir esa excepción, pero llamar después al alguacil para expulsarles a todos… Eso sí implica malicia. La clave de todo esto es la empatía».

Fuente Dosmanzanas /Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

“Sí, soy homosexual, y vivo mi llamada al sacerdocio desde la castidad acogida con alegría”

Domingo, 9 de julio de 2017

estu_560x280¿Qué significa eso de que “Sí, soy homosexual”… ” pero no considero la homosexualidad una tendencia profundamente arraigada pues, afortunadamente, no domina toda mi vida.” ???

Alfonso Ruiz de Arcaute estudia Teología en la Facultad de Vitoria

Carta al Papa de Alfonso Ruiz de Arcaute, vetado por Elizalde para el sacerdocio

“La orientación sexual es la que es. La vida, la vocación y el compromiso también es el que es”

(Jesús Bastante).- Alfonso Ruiz de Arcaute vive en Vitoria, acaba de cumplir 50 años y preside la celebración de la palabra en su comunidad de Santa Teresa de Jesús. Con 14 años, sufrió abusos por parte de un religioso. Lejos de perder la fe, continúo participando en la vida parroquial. Desde hace unos años, siente con fuerza la llamada al sacerdocio.

Así se lo contó a su obispo, Juan Carlos Elizalde, a quien “le conté los abusos sufridos, la experiencia en la Orden de Predicadores, mi trabajo pastoral posterior, mi etapa de pareja con un chico hace ya bastantes años, y mi compromiso eclesial actual en la parroquia y en el estudio de la teología”. De hecho, estudió hace años en San Esteban (de los dominicos en Salamanca), y ahora concluye Teología en la Facultad de Vitoria.

El obispo, sin embargo, “ve inviable el camino hacia el sacerdocio” por su tendencia homosexual, pese a que “llevo varios años viviendo desde la castidad acogida con alegría al poner en mi compromiso eclesial el centro de mi vida”.

comunidad-de-santa-teresa-en-vitoriaUn aparente callejón sin salida (Elizalde sólo le ofrecía que, si lo tenía tan claro, buscara un obispo que le ordenase), para el que Alfonso propuso una solución: escribir una carta al Papa Francisco, contando su desgarradora -y esperanzadora- historia. El obispo se comprometió a entregar en mano a Bergoglio. Semanas después, se le ha solicitado que vuelva a enviarla, por otro conducto.

“Sí, yo soy homosexual y cada día doy gracias a Dios por haberme creado tal como soy, con todas mis virtudes y todos mis defectos, con mi personalidad entera. Pero no considero la homosexualidad una tendencia profundamente arraigada pues, afortunadamente, no domina toda mi vida”, explica

Alfonso pide al Papa que acepte su vocación, pues “de esta forma se evitaría también la circunstancia tan injusta de que aquel que en su día abusó sexualmente de mí pueda seguir ejerciendo su sacerdocio mientras que yo, víctima de la situación, veo negado el acceso”.

Ésta es su carta al Papa Francisco:

Padre Francisco: jamás imaginé que iba a encontrarme escribiendo una carta al Papa. Mi nombre es Alfonso, tengo cuarenta y nueve años y vivo en Vitoria-Gasteiz, una pequeña ciudad en el norte de España donde siempre he desarrollado mi vida como agente de pastoral en ambiente parroquial.

Desde pequeño he participado en diversos grupos. Desgraciadamente a partir de los 14 años sufrí abusos por parte de un religioso de la parroquia. Sin embargo esto no me alejó de la comunidad sino que seguí participando en la vida parroquial hasta que decidí probar la vida religiosa con veinte años.

Aquello no fructificó pero seguí colaborando cada vez más activamente en la vida parroquial. Ahora mi trabajo pastoral se desarrolla en la Comunidad Parroquial Santa Teresa de Jesús, donde desarrollo diversos ministerios, incluido la presidencia de la celebración de la Palabra. Además participo activamente en la animación y planificación de toda la vida parroquial en comunión con Tasio, nuestro párroco.

El trabajo pastoral y el contacto directo y continuado con la comunidad ha hecho que a lo largo de estos dos últimos años haya vuelto a surgir de manera muy fuerte la llamada al sacerdocio. La oración, la búsqueda junto a personas muy significativas en mi vida, tanto seglares, como religiosos o sacerdotes, y el impulso y ánimo de una comunidad que desea y alienta mi compromiso eclesial, me ha llevado a pedir a mi obispo la admisión al seminario con vistas a la ordenación sacerdotal.

Con mi edad y trayectoria vital, consideré oportuno que el obispo conociera toda mi vida y circunstancias, con mayor razón todavía al ser recién nombrado y llegado a la diócesis. Por eso, con toda sinceridad, le conté los abusos sufridos, la experiencia en la Orden de Predicadores, mi trabajo pastoral posterior, mi etapa de pareja con un chico hace ya bastantes años, y mi compromiso eclesial actual en la parroquia y en el estudio de la teología.

Desgraciadamente, basándose en la instrucción del año 2005 sobre la admisión a las Órdenes Sagradas de las personas homosexuales, mi obispo ve inviable el camino hacia el sacerdocio. Yo, desde la lectura atenta del documento me hago varias preguntas que hoy quiero compartir con usted, Padre Francisco, para buscar luz en la respuesta a la llamada que cada vez siento con mayor fuerza.

El citado documento prohíbe la acogida a las Órdenes a aquellos que practiquen la homosexualidad. Creo que es algo evidente, igual que a aquellos que practiquen la heterosexualidad pues al sacerdote se le pide una vida entregada desde el celibato. Personalmente llevo varios años viviendo desde la castidad acogida con alegría al poner en mi compromiso eclesial el centro de mi vida.

De igual manera se prohíbe la acogida a aquellas personas que presentan una tendencia homosexual profundamente arraigada. Sinceramente creo que quien presente una tendencia heterosexual profundamente arraigada tampoco debería ser acogido al sacerdocio. Sí, yo soy homosexual y cada día doy gracias a Dios por haberme creado tal como soy, con todas mis virtudes y todos mis defectos, con mi personalidad entera. Pero no considero la homosexualidad una tendencia profundamente arraigada pues, afortunadamente, no domina toda mi vida.

Finalmente, también prohíbe la acogida a aquellas personas que defienden la cultura gay. Si por defender la cultura gay se entiende defender a los que sufren porque se ven marginados, atacados incluso físicamente o rechazados social, eclesial o familiarmente, sí me pongo a su lado, como al lado de los marginados de cualquier condición.

Y por todo ello, Juan Carlos, nuestro obispo, considera que no puedo ser admitido al sacerdocio. Sin embargo, humildemente, creo que se centra en la letra de la ley y no en su espíritu: se ha de exigir una madurez afectiva suficiente. Creo que el no esconderme y ser siempre sincero me ha ayudado a alcanzar esta madurez. Me gustaría que mi obispo hubiera consultado con aquellas personas que me conocen, aquellas con quien comparto mi vida académica en la facultad de teología, aquellos con los que he compartido fe y vida en la Orden de Predicadores o con las que comparto ilusiones y decepciones, alegrías y tristezas, preocupaciones, labor pastoral y sobre todo oración y celebración de la fe en mi comunidad. Quizá puedan dar cuenta de mi madurez afectiva y de mi vocación sacerdotal.

De esta forma se evitaría también la circunstancia tan injusta de que aquel que en su día abusó sexualmente de mí pueda seguir ejerciendo su sacerdocio mientras que yo, víctima de la situación, veo negado el acceso.

Por eso me atrevo, Padre Francisco, a pedirle mirar con ojos de misericordia y desde el discernimiento personal y no únicamente desde la legislación, cambiante por otra parte, las vocaciones sacerdotales y la mía en concreto. La orientación sexual es la que es. La vida, la vocación y el compromiso también es el que es. Ojalá el sábado no siga cerrando los caminos del hombre.

Daniel Ricardo, un joven preuniversitario venezolano que habitualmente confronta su vida de fe conmigo me escribía el otro día: “tu caso me recuerda a Fray Martín de Porres. En el seminario no le querían porque era negrito y eran racistas y le costó mucho que le admitieran. Pero mira ahora, él es santo y hemos logrado acabar con el racismo”. Esta frase ha sido uno de los mayores alientos para atreverme a escribirle.

Me he alargado mucho más de lo que era mi intención. Le agradezco profundamente el tiempo que me ha dedicado, pero le agradezco todavía mucho más el nuevo impulso e ilusión que está generando en nuestra Iglesia.

Desde el primer día que nos lo pidió en el balcón de San Pedro le he hecho caso y he rezado por usted y lo seguiré haciendo. Ahora, con emoción, le pido que rece también usted por mi.

En Jesús, nuestro hermano mayor, el Señor del sábado, un abrazo fraterno

N. de la R.: este escrito fue entregado en mano, hace unos meses, por el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, al Papa Francisco. Hace unas semanas, se pidió al autor que lo hiciera llegar directamente al Pontífice.

alfonso-el-primero-a-la-derecha-en-un-acto-de-la-semana-de-unidad

Fuente Religión Digital

Biblia, Espiritualidad , , , , , , , , ,

Agreden a una pareja de chicos gays en el carnaval de Vitoria

Jueves, 2 de marzo de 2017

a1-1795250482-253x400Una pareja homosexual fue agredida la madrugada del pasado domingo en Vitoria por unos jóvenes que previamente les habían insultado al grito de “maricones”.

Los hechos se produjeron pasadas las tres y cuarto de la madrugada del sábado al domingo. Uno de los jóvenes gay respondió a los insultos encarándose con uno de los agresores y éste respondió lanzándole varios puñetazos a la cara según informa la Cadena Ser.

La pareja se dirigió a la Policía Local a dar cuenta de la agresión y denunciarla, pero en dependencias de Aguirrelanda les recomendaron acudir con el parte de lesiones. El agredido ha asegurado a la Cadena SER que ya dispone de este parte y ha buscado el asesoramiento de un colectivo LGTB antes de formalizar la denuncia.

Esta presunta agresión homófoba se suma a la denunciada interpuesta también este fin de semana de Carnavales por parte de una mujer agredida sexualmente y a raíz de la cual la Ertzantza ha practicado dos detenciones.

Fuente Cadena Ser

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Suspenden un show de travestis en un pueblo de Álava por “inapropiado”

Miércoles, 17 de agosto de 2016

lauraLa alcaldesa Laura Pérez,

Alcaldesa del PNV con el apoyo de un concejal de EH Bildu suspende un espectáculo de travestis en un pueblo alavés por “inapropiado”

El espectáculo ya había comenzado, pero la alcaldesa dio orden de suspenderlo por las quejas que asegura que recibió de los vecinos

El PP de Labastida ha denunciado este jueves la suspensión de un espectáculo de transformismo durante las fiestas de Labastida.

El espectáculo se estaba interpretando de madrugada en la Plaza de la Paz, pero cuando llevaban 45 minutos de actuación ésta se suspendió por orden de la alcaldesa, del PNV.

Los transformistas terminaron como pudieron el espectáculo, asegurando irónicamente que acababan de ser contratados para una actuación inmediata en el Teatro Arriaga de Bilbao.

La alcaldesa Laura Pérez, del PNV, ha aclarado que el espectáculo de transformismo Twister Show contratado por el propio ayuntamiento estaba dentro de la noche de Disco Móvil, que había arrancado ya a la tarde y que tuvo lugar tanto antes como después de la ‘Revista’.

En el espectáculo dos transformistas realizaron su número, con el humor habitual en estos espectáculos, canalla, subido de tono y para adultos, según ha destacado el concejal del PP Diego González. Desde el PP niegan que fuese algo hiriente como para tener que suspenderlo.

La alcaldesa asegura sin embargo que esta actuación, que estaba prevista en el programa, provocó el rechazo de algunos de los asistentes: Yo estaba allí y vi gente que se marchaba. Además me llamó un concejal de EH Bildu y me corroboró que había quejas también en la parte de la plaza en la que él estaba.

En ese momento la alcaldesa se dirigió a los artistas para pedirles que parasen el espectáculo y retomasen antes de los previsto la Disco Móvil: “No puedo permitir que nadie que está en la plaza se sienta ofendido en fiestas, por eso decidí que se acortara y se retomara el ambiente festivo”, ha asegurado la alcaldesa.

Pero para el PP la decisión “fue poco acertada” porque “el grupo ya había sido contratado y el espectáculo estaba dentro del programa de fiestas y ya había dado comienzo”. El PP ha querido mostrar su apoyo a los artistas que ya habían sido contratados y cuyo espectáculo estaba dentro del programa oficial de las fiestas.

Además el PP ha explicado que el pleno del Ayuntamiento aprobó por unanimidad en julio una moción presentada por el grupo municipal de EH Bildu en apoyo a la libertad sexual, en contra de la homofobia y de respeto hacía todas las orientaciones sexuales por lo que “la actuación por parte tanto del PNV como de EH Bildu es totalmente incoherente”, ha concluido.

Labastida-fiesta-vino_14-1200x520

Y terminamos con el irónico comentario de EstoyBailando:

“¿Tan de pueblo son los del PNV y los de Bildu que no sabían qué es un show de travestis? Dice la alcaldesa que no, que ella es una chica muy moderna: “Yo sabía lo que había contratado para las fiestas, pero lo que no puedo permitir es que el espectáculo siga adelante como si nada si mis vecinos se sienten molestos con lo que están viendo. No es que fuera un clamo en contra, pero sí había muchas voces en contra.

Yo que tengo el culo pelado de ver a travestis actuando puedo entender que en determinados espacios ese tipo de show no sea apropiado. De hecho cuando el otro día os hablábamos de la polémica por el Puto de Molotov en las fiestas de Lavapiés dije justamente eso: que poner a una travesti a las cinco de la tarde en el escenario de una verbena puede ser inadecuado. Pero en este caso estamos hablando de un show que se estaba llevando a cabo de madrugada, y aunque en ningún sitio se especifica si había muchos niños presentes o no, lo que parece es que los que se quejaron, que no debían ser tantos porque “no había un clamor popular”, simplemente se sentían ofendidos por el contenido del show.

No voy a decirlo, tranquilo. Pero ya sabes por dónde voy.

Como te decía antes, lo más curioso de todo esto es que Antonio Maestre y los adalides de la libertad de expresión y la libertad artística, no están ahora en Twitter diciendo que les parece fatal que se prohíba terminar un espectáculo; no están defendiendo a los transformistas, no están hablando de censura ni cabreándose como monos como sí hicieron cuando el concejal de Ahora Madrid pidió a los que ponían la música en las fiestas de Lavapiés que tuvieran más sensibilidad a la hora de elegir los temas que suenan en unas fiestas dedicadas a la lucha contra la homofobia y el machismo.

Pero es que a lo mejor no se han enterado, labast.

Fuente El Diario,

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.