Archivo

Archivo para Martes, 12 de abril de 2022

Una semana diferente…

Martes, 12 de abril de 2022

dzki_5wwkaeziky

En este tiempo de Guerra en Ucrania, y de tantas guerras olvidadas en diversos países, aún de Coronavirus, en tiempos de LGTBIfobia asesina en muchas partes del mundo, como vemos casi a diario en esta página Cristianos Gays,  esta Semana será muy, muy diferente…

Para algunos será una semana de confinamiento, para alguno, quizá, de vacación y ocio. Para otros, semana de fe y de oración, de Cristos yacientes y Dolorosas con lágrimas en los ojos y espadas en el corazón.

Pero si el pueblo recuerda a Jesús no es porque sufrió y murió, sino porque resucitó. Nadie evoca ni celebra la muerte de un fracasado. Ni se entiende el dolor del Viernes Santo, sin la apoteosis del Domingo de Resurrección. Por eso, la Semana Santa, no puede considerarse como una enfermiza y caduca forma de recrearse en el dolor, sino como afirmación rotunda y gozosa de que, a través de la Cruz, se llega a la Pascua.  Que es Luz, Vida y Esperanza para los creyentes. Es la base de nuestra fe cristiana.

Hay algo que los cristianos debemos evitar en Semana Santa: convertirnos en meros espectadores de la Pasión. A este Dios sólo se le entiende cuando sabemos amar a los que sufren, acercarnos a ellos y compartir su Pasión. Como la Verónica y el Cirineo del Evangelio. La Semana Santa es buena ocasión para mirar a nuestro derredor, porque  son muchos los cristos anónimos que cargan con su cruz y suben al Calvario. Arrimar el hombro al dolor de este mundo es el mejor modo de resucitar con Él.

***

pintada

***

Hay que salvar a Dios

En 1972, Maurice Zundel fue llamado al Vaticano por Pablo VI para predicar en el retiro de Cuaresma. Místico, teólogo, Maurice Zundel es un verdadero profeta del siglo XX.  En palabras del abbé Pierre: “Con él, nos encontrábamos en presencia de Alguien. Por su misma persona accedíamos casi naturalmente al misterio de Dios. A lo absoluto.

Os invitamos a seguir con Maurice Zundel, paso a paso, hasta Pascua …

Cristo en Auschwitz

Porque la Pasión de Jesucristo revela en el tiempo el amor eterno de Dios para con el hombre, Dios será eternamente crucificado mientras haya un único ser, una sola criatura que diga no. No hay parcialidad en Dios. Dios no es una madre que discierne entre sus hijos; cada criatura es el objeto de una ternura infinita y, mientras haya una sola que no sea recogida en las cosechas eternas, Dios será crucificado. Esto es el Infierno, el Infierno de Dios, el Infierno en la luz de la Cruz, el Infierno al cual condenamos a Dios y del cual absolutamente hay que librarlo. Es la única manera de escuchar la llamada de la Cruz. No se trata de un sacrificio ofrecido a Moloch por un inocente acosado y abandonado, se trata de esta inocencia del Dios revelado en Jesús. Se trata de la Pasión de un Dios que es madre, infinitamente más que todas las madres, y cuya justicia maternal contiene esta sustitución de la inocencia infinita a la culpabilidad ilimitada. Y si esto es verdad,  hay que revertir absolutamente todas las perspectivas: no es a nosotros, es a Dios a quien hay que salvar.  Hay que salvar a Dios de nosotros mismos, como es necesario salvar la música de nuestro ruido, la verdad de nuestros fanatismos y el amor de nuestra posesión. La Cruz finalmente es la cicatrización de todas las heridas que Dios noha cesado de sopotar en el curso de la Historia, ya que todos los males y las catástrofes que afectaron el Universo, la Vida y la humanidad, fueron otras tantas heridas en el Corazón de Dios.

***

David Trullo+Ecce Homo

(David Trullo+Ecce Homo)

Señor Jesús, Tú que consentiste que te hirieran, gracias por venir para habitar mi gran herida. Dame la gracia de abandonarme en Ti en la confianza, Tú que conoces el peso de los días y la dureza del camino …

 *

Maurice Zundel
***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , , , , ,

José I. G. Faus: “¿Dónde está Dios ante esas madres desesperadas por no saber cómo liberar a sus niñitos del pánico y del hambre?”

Martes, 12 de abril de 2022

85B4538C-865A-4722-BEEB-B5C5CAC4EDCEDe su blog Miradas Cristianas:

De Ucrania a Dios: para creyentes e increyentes

 “Un proceso por el que los valores van convirtiéndose en intereses y los derechos acaban convirtiéndose en deseos”

“Lecciones que aprender: una tarea que puede valer tanto para creyentes como para increyentes”

“Si Dios existe el mal no tiene explicación; pero si Dios no existe el mal no tiene solución”

“Más importante que horrorizarse es comprender que Las atrocidades no nacen de golpe: son el resultado de un proceso moral ‘cancerígeno’ al que comnezamos a atender demasiado tarde”

Como sucedió también con la covid, parece que el drama de Ucrania está planteando de nuevo no la afirmación (o la negación) sin más, sino el tema mismo de Dios. Un tema que hace solo cuatro o cinco años, parecía a muchos tan fuera de lugar como hablar en serio de las meigas o de los marcianos.

A ver si consigo plantear el problema con la mayor objetividad posible.

1.– Parece cada vez más innegable que, a la larga, la ausencia de Dios, va quitando fundamento absoluto a los valores, y desata así un proceso por el que los valores van convirtiéndose en intereses y los derechos acaban convirtiéndose en deseos. Es decir: un proceso insensible de autoabsolutización. He conocido trayectorias de gente que, tras perder la fe, me dijeron que todas sus posturas y sus valores seguían intactos; y al cabo de unos años, se preguntaban cosas como esta: “¿por qué tienen que importarme los demás si yo no le importo a nadie?”.

Personalmente, he tenido la suerte de que casi todos los increyentes con los que he tratado no eran de esos que te miran por encima del hombro preguntando: “pero ¿tú todavía crees en esas cosas?”, sino gentes honestas, que seguían creyendo en la importancia de los valores morales absolutos, aunque solo fuera por razones estéticas: “es más hermoso así” (oti kalón, que decían los griegos). Pero a la hora de comunicar tales valores, se encontraban con que eso de la belleza puede ser algo muy subjetivo y “sobre gustos no hay nada escrito”: a ti te gusta el vino y a mí la cerveza, a ti Brahms y a mí Schubert. Y sobre eso no hay ninguna ley universal.

2.- Pero, si la ausencia de Dios amenaza con estos vacíos, profundos como abismos, la fe en Dios tampoco debe ser vista como una solución clara. Pues se enfrenta con el enigma de lo que se ha llamado “silencio de Dios”: ¿cómo es posible que no veamos actuar a Dios, ante realidades como el Auschwitz de ayer y la Ucrania de hoy?¿Dónde está Dios ante esas calles vacías (pobladas solo por cadáveres, algunos además con las manos atadas a la espalda)? ¿Dónde está Dios ante esas madres desesperadas por no saber cómo liberar a sus niñitos del pánico, del hambre o de mil incomodidades superiores a sus pequeñas fuerzas?

AFDC8B16-0719-4D23-8660-CD8D12F69A66Si la falta de Dios ha de soportar la plena inconsistencia de todo, la fe en Dios ha de soportar el escándalo del mal (y estoy hablando de fe, no de mera creencia). Y si la falta de fe tenía el recurso a la belleza para dar alguna consistencia a la moral (Nietzsche también puede ser ejemplo de eso, aunque ni la misma belleza pudo liberarle de la locura), la fe puede tener el recurso a la libertad del hombre, como conato de explicación de la ausencia de Dios. Fue un ateo como J. P. Sartre quien confesó que lo que le gustaba del Dios cristiano es que había preferido un mundo con libertad, aunque funcionase mal, que un mundo fascista que funcionara bien.

Este problema del silencio de Dios, tuvieron que soportarlo de manera impresionante los creyentes del llamado “Antiguo Testamento”. Mucho más difícil para ellos que para nosotros hoy: porque el Dios en que creían no era vivido todavía como realidad universal, sino como una especie de propiedad particular puesto que ellos eran “el pueblo escogido”. Todo el Antiguo Testamento es testimonio de cómo, para explicar esas ausencias de Dios, se intentó darles un carácter de “castigo, dado que aquel pueblo era bastante consciente de su contínua infidelidad. Pero esa explicación no funcionó siempre, pues fueron apareciendo ejemplos inexplicables de una derrota cuando el rey o el pueblo estaban portándose mejor. Ahí queda el drama de Job.

 Sin duda, es muy imperfecta esa explicación del castigo. Y resulta nefasta cuando genera esa mentalidad del “qué he hecho yo para merecer esto”, o ese clericalismo impávido que se atreve a decir al que sufre que Dios le manda aquello “porque le quiere mucho”. No obstante, podemos recuperar algo de esa pseudoexplicación, si convertimos los presuntos “castigos” en lecciones: una palabra que puede valer tanto para creyentes como para increyentes. Veámosla un momento.

3.- Muchas parejas han tenido la experiencia de que hay veces en que no han de sacar las castañas del fuego a sus niños, incluso aunque el niño murmure aquello de “mi papá (o mi mamá) no me quiere”. Porque lo que quieren el papá y la mamá es que el niño cuaje como persona libre y capaz, y no totalmente dependiente de los padres: que sepa llegar a las cumbres porque ha aprendido a subir, no porque le llevan en helicóptero.

Esta explicación es solo una imagen muy pálida: es más señal que explicación, marca más una dirección que una respuesta. Creyentes y no creyentes han de aceptar que Dios es absolutamente incomprensible; que (como acuñó Agustín de Hipona): “si lo entiendes, aquello ya no es Dios”. Y, como enseñó un Concilio medieval: “todo lo que se diga de Dios, por mucha verdad que tenga, tendrá aún más mentira”.

Nos quedamos pues con que, si Dios existe el mal no tiene explicación, pero si Dios no existe el mal no tiene solución. Esto es lo que nos permite atender más a esa tarea pendiente: qué lecciones debemos aprender de Ucrania. Una tarea que vale tanto para creyentes como para no creyentes, aunque unos la enfoquen desde su fe, y otros desde su increencia.

78F3C549-EADB-45A8-8A62-BF82F130CD7EPero me temo que esta pregunta tan importante, aún no nos la hemos hecho en serio. Y me duele pensar que, por causa de Ucrania, ha aumentado el número de españoles que creen conveniente incrementar nuestro presupuesto militar, cuando debería ser al revés. Corriendo los riesgos que sea si esa lección solo la aprende un pueblo concreto y no toda la humanidad. Pero sabiendo que, hasta hoy, todas las armas teóricamente defensivas, han acabado por ser sobre todo armas ofensivas y, además, fuente impresionante de negocios infames.

De hecho, en estos momentos no tenemos ninguna seguridad de que el crimen de Ucrania no acabe convirtiéndose en una guerra no solo mundial, sino además nuclear. Como suele suceder, la pequeña ventaja a corto plazo nos ciega totalmente ante la gran amenaza a largo plazo; nos basta, como a don Juan Tenorio, con esa pequeña evidencia inmediata del “cuán largo me lo fiais”. Olvidamos aquel dístico que no procede de ningún texto religioso sino del poeta romano Ovidio, y que fue escrito hablando del amor: “principiis obsta; sero medicina paratur cum mala per longas invaluere moras” (lucha desde el principio; pues la medicina llegará tarde cuando el mal se ha fortalecido por largas desatenciones). Y esta ceguera nos lleva a que si luego, por desgracia, se cumple ese peligro a largo plazo, entonces acabemos preguntándonos qué hace Dios, en lugar de examinar qué no hemos hecho nosotros.

Es lógico horrorizarse antes imágenes que nos llegan de Ucrania o ante crímenes de hoy, como el del padre que mata a puñaladas a su niño de once años. Pero más importante que horrorizarse es comprender que esa atrocidad no ha nacido de golpe: es el resultado de un proceso moral “cancerígeno” por el que un falso amor, egoístamente posesivo, acaba degenerando en una dependencia insoportable, que prefiere una cárcel de por vida, a seguir preso de esa dependencia. Por eso no vale esa falsa denominación interesada de violencia “de género”. Muy falsamente neutro resulta ese género.

4.- Como conclusión personal me gustaría añadir que para todas las reflexiones aquí sugeridas, puede ser útil la figura de Jesús de Nazaret, no ya como presencia de Dios, sino simplemente como maestro. Tanto que llevó a sus seguidores a poner en labios del Maestro estas palabras: “Yo soy la luz del mundo”. Una luz que llevó a gentes no cristianas como Ibn Arabí o Roger Garaudy a vivir y a proclamar aquello de que “Jesús es de todos; no solo de las gentes de iglesia”.

Espiritualidad , , , ,

El grupo de lesbianas católicas de la parroquia jesuita brinda una experiencia acogedora

Martes, 12 de abril de 2022

St_Francis_Xavier_Church,_Manhattan._c.1900_PostcardEl grupo de lesbianas católicas de la iglesia de St. Francis Xavier, Manhattan, compartió recientemente con un medio de comunicación local las experiencias y alegrías de los miembros de ser parte de una comunidad eclesiástica que agradece sus perspectivas y contribuciones.

The New York City Lens entrevistó a varios miembros que explicaron cómo han reconciliado su identidad lesbiana con su fe católica. La feligresa Stephanie Samoy describió su encuentro con la parroquia y el grupo de lesbianas católicas en 2000 y sabía que era una “comunidad rara”. Ella le dijo al reportero que fue una mezcla de percepciones lo que primero la atrajo:

“El olor de la sopa de pollo con fideos, alimentada a los creyentes empobrecidos durante la colecta semanal de alimentos de la parroquia, llegó a los bancos de la iglesia. Sintiendo lo que atribuía al amor o al Espíritu Santo, Samoy lloró”.

Samoy dijo que debido a su educación católica, aceptar su sexualidad fue un “momento horrible”. St. Francis Xavier fue una parroquia única para Samoy porque su grupo de más de 300 miembros de lesbianas católicas apoyó a Samoy “para mantener sus identidades como cristiana y LGBTQ”.

Catholic Lesbians se formó en 1995 y se esfuerza por centrar la espiritualidad, el ministerio pastoral y la justicia social. Participan en manifestaciones en toda la ciudad de Nueva York y Washington D.C., e incluso patrocinan eventos litúrgicos en St. Francis Xavier. Su declaración de misión dice que el grupo “descubre que no hay dicotomía, ni conflicto entre ser católica y lesbiana”.

El grupo está compuesto por mujeres católicas de 22 a 80 años, que discuten sobre espiritualidad y también abordan temas de la iglesia como el lenguaje de la iglesia centrado en los hombres y la prohibición de las mujeres sacerdotes. La noticia describió a los grupos como “un microcosmos de esperanza, impulsando una conversación sobre el liderazgo de la iglesia católica que acepta a mujeres de todos los ámbitos de la vida”.

Samoy, quien contribuyó a la declaración de la misión, dijo: “Esta es una Iglesia Católica Romana y hay un espacio abierto para las mujeres homosexuales. No es coraje; es dignidad.”

Cristina Traina, miembro de la junta del Ministerio New Ways y profesora de la Universidad de Fordham, es miembro de Lesbianas Católicas que quería unirse a los esfuerzos para “cambiar la iglesia desde adentro”.

“A menudo, nos ponemos en contacto con nosotros mismos durante los trastornos, cuando los pensamientos con los que normalmente trabajamos salen a la superficie de una manera innegable”, dijo Traina. Ella cree que la “doble marginación” de las mujeres homosexuales en la iglesia es “extraordinariamente tóxica”.

“Ocupar el cuerpo de una mujer y ser católica ya te pone en una situación de tensión”, dijo Traina, “Ser lesbiana aumenta la tensión”. Esta tensión y marginación se vuelve aún más fuerte para las personas de color.

El reverendo Kenneth Boller, pastor de St. Francis Xavier, cree que la iglesia “tiene mucho que aprender para poder comprender todas las orientaciones sexuales”.

El pastor asociado, el reverendo Ricardo da Silva, se pone más del lado de los líderes católicos que insistieron en que los sacerdotes no podían bendecir las uniones del mismo género y son inquebrantables en su teología de llamar a las personas LGBTQ “intrínsecamente trastornadas”.

Sin embargo, incluso da Silva apoya la bienvenida LGBTQ de la parroquia y dice que “simplemente quiere que más personas, independientemente de su sexualidad, se sientan obligadas a la fe”.

“No creo que [el liderazgo católico] esté en desacuerdo conmigo en el respeto que la iglesia enseña que todos fueron creados a imagen y semejanza de Dios y que las personas LGBTQ deberían tener un hogar en la iglesia”, dijo da Silva. No le importa la comunidad gay-friendly de St. Francis Xavier o que la parroquia “se salga un poco de los límites” de la enseñanza católica. “Solo mira a Jesús, ¿verdad?” da Silva dijo: “Mira quién es importante para Jesús: los que están en los márgenes”.

La Iglesia Católica de Lesbianas de St. Francis Xavier es un ejemplo edificante e inspirador de cómo las comunidades parroquiales no solo pueden dar la bienvenida y apoyar a sus miembros LGBTQ, sino también beneficiarse de su presencia. El grupo no solo afirma a las mujeres católicas queer en sus identidades interseccionales, sino que también se compromete a llevar un carisma queer centrado en la justicia a sus vecinos en los márgenes. Ese es un gran regalo y poder que los católicos LGBTQ pueden traer a nuestras comunidades. Los que la iglesia empuja a los márgenes son los que más fácilmente reconocen dónde se produce la marginación. Esta experiencia y perspectiva en los márgenes es lo que la Iglesia necesita, especialmente cuando la iglesia mundial participa en el Sínodo sobre la Sinodalidad.

—Elise Dubravec (ella/ella), New Ways Ministry, 1 de abril de 2022

Fuente New Ways Ministry

 

General, Historia LGTBI, Iglesia Católica , , , , , ,

Salir del armario como autista y LGBT+ no fue fácil, pero ahora sé que es algo que hay que celebrar

Martes, 12 de abril de 2022

Charlie-Middleton-1466x854Crecer es una experiencia dura para muchos jóvenes. Ya sea que formen parte de la comunidad LGBTQ+ o simplemente no encajen en las normas sociales cotidianas, la presión de querer encajar puede tener un impacto en todos nosotros. Ser trans agrega capas de complicaciones, pero hay una forma en que podemos encontrar esperanza.

Charlie Middleton, embajador de la organización benéfica para jóvenes LGBT+ Just Like Us, marca el inicio del Mes de la Concienciación sobre el Autismo con una poderosa reflexión sobre lo que significa crecer siendo LGTBI y autista.

Crecer como LGBT+ ya fue un reto, pero tener autismo fue una capa añadida y jugó un papel muy importante en lo que he llegado a ser hoy. No me di cuenta de que puedes ser trans y vivir una vida exitosa, feliz y plena. Puede que ahora sea voluntario como embajador de Just Like Us, conociendo a muchos otros amigos LGBTQ+ y hablando con alumnos de secundaria sobre cómo es ser trans, pero no fue un camino fácil.

Cuando era joven, ni siquiera conocía la palabra ‘transgénero’. En su mayor parte, me sentí bastante despreocupado por mi género hasta que comencé la pubertad. Hice muchas de las cosas que la gente consideraría el estereotipo de género de un chico de mi edad y la gente a menudo pensaba que era un “marimacho”. Las cosas se volvieron angustiosas para mí a medida que comenzaba mi adolescencia y, en la escuela, ser gay era suficiente para que algunas personas pensaran negativamente sobre ti. La gente en la escuela usaría comentarios negativos y homofóbicos, inventaría rumores y chismes, te vería como un blanco fácil de intimidar, etc.

Mucha gente usaba subconscientemente comentarios homofóbicos porque se usaban con tanta frecuencia que parecían “normales”. Me hizo sentir miedo de salir del armario, incluso con mi sexualidad en ese momento. No quería que la gente pensara diferente de mí o me tratara como si no fuera igual a ellos. Solía leer mucho para distraerme de los sentimientos de culpa y vergüenza que tenía.

En el fondo sabía que era diferente, pero no tenía ni idea de qué era transgénero. Luché durante años tratando de negar quién era yo y no sabía cómo decirle a la gente que no me sentía bien con los pronombres ella/ella.

Era conflictivo que todos a mi alrededor pensaran que era una niña, y no sabía cómo explicar que sentía todo lo contrario. Durante años seguí tratando de encajar con todos los demás. Usé faldas, vestidos y la llamada ropa de “niña” para ocultar cómo me sentía, pero no me hizo justicia.

El acoso escolar fue algo habitual en mi infancia -hasta mi adolescencia- y si hubiera sabido lo que sé hoy sobre la interseccionalidad de las identidades LGBT+ y el autismo, probablemente habría tenido una experiencia algo más fácil. Fui intimidado en la escuela, no importaba a cuál fuera, siempre había personas que parecían ser capaces de sentir que era LGBTQ+ antes de que yo lo supiera. Me movía mucho y sentía que nadie me entendía donde quiera que fuera.

Empecé a explorar mi sexualidad cuando me declaré lesbiana, pero todavía no me sentía segura ni cómoda conmigo misma. Simplemente no podía encontrar las respuestas que estaba buscando y me volví bastante retraído.

No me diagnosticaron hasta que llegué a la edad adulta, lo que supuso una gran confusión para mí y mis compañeros. Esto me llevó a no hacer amigos en la escuela, hasta el punto de que prefería ir a la biblioteca y leer a gusto. Mi salud mental entró en una espiral descendente y me culpaba por ser LGBT+.

Cuando crecí, pude enmascarar muchos de mis síntomas imitando la forma de actuar de la gente en determinadas situaciones, utilizando palabras cuyo significado desconocía y evitando la interacción social en la medida de lo posible.

Cuando comencé la universidad, encontré un grupo local de jóvenes LGBTQ+ y pensé en ir para ver si había alguien que se sintiera como yo me sentía. Aquí fue donde descubrí las identidades trans y no binarias, algo que nunca consideré o en lo que pensé mucho.

Realmente solo había escuchado muchas historias negativas en los medios y no me di cuenta de que puedes ser trans y vivir una vida exitosa, feliz y satisfactoria. Sentía mucha vergüenza y tenía una idea distorsionada de cómo debería actuar, vestirse o ser un hombre. ¡No me di cuenta de que no hay un estándar y que los hombres pueden ser tan femeninos, masculinos o andróginos como quieran!

Mis propias experiencias se sentían como LGBTQ+ solo realmente enfocadas en la orientación sexual, pero afortunadamente este ya no es el caso. Después de conocer a personas trans y no binarias por primera vez en el grupo de jóvenes, descubrí que me identificaba de manera similar a ellos.

Luego salí del armario por segunda vez con las personas cercanas y comencé mi transición con mucho apoyo de todos. La gente pareció bastante sorprendida al principio porque me presenté de una manera bastante femenina, y de antemano pensé que un hombre tenía que ser masculino, por eso se sorprendieron.

Algunos de mis amigos corrigieron a cualquiera que usara los pronombres incorrectos, lo que me hizo sentir muy apoyada y agradecida de tener una red increíble de personas. Fue muy diferente a la primera vez, ya que los más cercanos a mí tardaron un tiempo en usar pronombres diferentes y un nombre diferente. Como puedes imaginar, 18 años es mucho tiempo para cambiar, pero finalmente lo logramos.

Muchas de mis experiencias al crecer fueron negativas y, lamentablemente, en 2021 no ha cambiado mucho ya que, según una investigación independiente de Just Like Us, los jóvenes LGBTQ+ todavía tienen el doble de probabilidades de sufrir acoso y contemplar el suicidio.

Es por eso que comencé a trabajar como voluntaria en Just Like Us. Como embajadora voluntaria, hablo en las escuelas sobre ser LGBTQ+ porque quiero que los jóvenes tengan el modelo a seguir que yo no tuve y que tengan la libertad de explorar quiénes son sin miedo al juicio o la vergüenza que sentí al crecer.

Cuando comencé a hablar con los alumnos, la positividad fue abrumadora y muy gratificante. Puedo usar mis experiencias para crear un impacto positivo para que otros jóvenes puedan ser ellos mismos y entiendan cómo ser aliados.

En una de las charlas escolares que he dado, una cosa que me hizo darme cuenta de cuán importante es el trabajo que entregamos, fue cuando los jóvenes que no eran LGBTQ+

A menudo, experimento algunos problemas sensoriales con cosas como los ruidos fuertes, los olores intensos e incluso la forma en que se siente la ropa. Me resultaba difícil expresar lo que sentía en mis relaciones y con mis anteriores parejas, ya que no lo entendían.

Cuando me diagnosticaron, las cosas tuvieron mucho más sentido para mí. Durante un tiempo me sentí avergonzada e, incluso después del diagnóstico, seguí descartando la idea de que pudiera estar en el espectro del autismo. A menudo rechazaba la idea porque estaba acomplejada por la negatividad que había oído sobre el autismo. Esto también influyó en cómo me sentía sobre mí misma en ese momento. Realmente creía que nunca sería feliz ni encontraría una pareja que me entendiera.

Ahora que conozco y he conocido a algunas maravillosas personas LGBT+ con autismo, sé que todas esas cosas que antes había oído no son ciertas.

A menudo el autismo puede ser malinterpretado por los medios de comunicación y muchas negatividades pueden nublar la opinión de la gente sobre los que tienen el espectro.

Una de las ideas erróneas que tiene la gente sobre el autismo es que no sentimos emociones. En ocasiones he tenido que dar explicaciones a personas que tenían esta opinión, lo cual puede ser frustrante a veces.

Las personas con espectro autista tienen distintas dificultades en su día a día, ya sean problemas de comunicación, sensoriales o de interacción social. Las personas del espectro siguen siendo personas, algo que parece perderse en la sociedad.

Algunas personas han llegado a decir que no “parezco autista”. Esto se debe a la idea errónea de que algunas personas piensan que los autistas se comportan de una manera específica o que no pueden comunicarse verbalmente.

Con el tiempo, mis puntos de vista cambiaron radicalmente y nunca me he sentido más feliz. Hoy estoy orgullosa de lo que soy. Sí, tengo autismo. Sí, me identifico como hombre transgénero. Estas dos cosas no son nada de lo que haya que avergonzarse y hay que aceptarlas.

El autismo no tiene por qué definirte. Muchas personas con autismo llegan a hacer grandes cosas y tienen mucho éxito. Hay muchos rasgos positivos que tienen las personas con autismo de los que mucha gente no suele hablar o no oye hablar lo suficiente.

Los rasgos positivos que tengo son lo centrada y motivada que estoy en las áreas de interés. Cada proyecto que realizo, cada charla que doy en la escuela (mientras soy voluntaria en Just Like Us) y cada actividad de la vida diaria se realiza con mucha reflexión. Sé que mi honestidad, mi buen corazón y mi carácter amable son cualidades que la gente que me rodea valora.

De vez en cuando, sigo encontrando muchos retos abrumadores que se cruzan en mi camino. Pero cuando me siento decaído, o tengo dificultades desde el punto de vista emocional, descubro que pensar en al menos una cosa que me gusta de mí mismo me ayuda.

Otro consejo para los que están luchando sería escribir una carta a su yo más joven sobre las cosas positivas que están sucediendo en su vida en este momento. Cuidar de ti mismo y proteger tu propio bienestar es una de las mejores cosas que puedes hacer por ti. Incluso si no estás en el espectro autista o LGBT+, el bienestar sigue siendo muy importante.

Salir del armario como autista y trans es algo que ahora hago también en las aulas: soy voluntaria de Just Like Us, la organización benéfica para jóvenes LGBT+, y doy charlas en las escuelas. Me encanta abrir conversaciones que puedan conducir a mejores sistemas de apoyo para los jóvenes LGBT+ con autismo u otras intersecciones.

Ser autista y LGBT+ es un gran ejemplo de interseccionalidad, y eso es algo de lo que no sólo deberíamos ser más conscientes, sino también celebrar.

Para obtener más información sobre Just Like Us y su increíble trabajo de apoyo a la juventud LGBTQ+, visite su sitio web.

Fuente Gay Time

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Censuran un artículo sobre las personas LGTBI en las cofradías en una revista de Córdoba

Martes, 12 de abril de 2022

F348DCFC-9A54-4993-960F-30D94D076510El autor del artículo, homosexual, ha sido hermano mayor de la Cofradía del Cautivo durante más de 20 años

 “La Iglesia no te pide que no seas gay, sino que lo ocultes, incumpliendo sus propias normas y mandamientos”

La comunidad LGBT+ también celebra Semana Santa: “Algunos son fans de Lady Gaga o Rosalía, nosotros de la Virgen de los Dolores”

Juan Velasco

Antonio Muñoz Tapia, vecino de Doña Mencía, homosexual y hermano mayor de la Cofradía del Cautivo durante más de 20 años, ha denunciado haber sido objeto de censura después de que hayan retirado un artículo escrito por él de la revista El Rezaor, editada por la Agrupación de Cofradías de Doña Mencía.

 El propio autor del artículo, titulado ¡Igualdad real ya!, ha sido el que ha denunciado la “censura”, de la que culpa a “la jerarquía eclesiástica, presuntamente el Vicario de la zona”, quien, según Muñoz, habría prohibido que la revista saliera con el artículo, y habría aplazado el acto de presentación del número (que iba a tener lugar el pasado 13 de marzo), que finalmente fue reimprimido sin su pieza.

7F705C0F-A647-4C0F-AB0B-C2EBE86355EDCartel que informaba de la aplazada presentación de ‘El Rezaor’

En dicho artículo, Muñoz Tapia aclara que pedía “la igualdad en la Iglesia y las Cofradías para todos los gays y el colectivo LGTBI”. “El articulo está firmado por mí y, por lo tanto, es una opinión personal. Nunca había ocurrido hasta ahora que se censure en El Rezaor una opinión personal, sea compartida o no por las demás personas. Es curioso que la primera vez se censure un artículo que pide igualdad”, afirma el autor en un comunicado, facilitado a este periódico.

En dicho texto, explica que pretendía con su texto “hacer una llamada de atención sobre la discriminación que sufrimos los gays en la Iglesia y las Cofradías, cuando en gran parte formamos parte de ellas”. Y, de paso, como esto se ha “normalizado y dado por bueno, sin rechistar”. “¿No sería un escándalo que un equipo de fútbol, una orquesta o cualquier asociación prohibiera que un gay formara parte de sus órganos de gobierno? ¿Se imaginan al Real Madrid o al Betis diciendo que un gay o un negro no puede ser presidente de su club? Entonces, ¿Por qué vemos normal que la Iglesia discrimine sin disimulo a parte de sus propios miembros?”, se cuestiona Muñoz Tapia.

El autor señala que, en ningún caso, “ataca” a la Iglesia, que es una institución que le merece “respeto” y de la que forma parte, si bien ha querido señalar como su “jerarquía” ejerce “tal discriminación en un acto de total hipocresía”, ya que “no te pide que no seas gay, sino que lo ocultes, incumpliendo sus propias normas y mandamientos”.

Además, remarca que su intención con el artículo es “dar pasos para que los dirigentes de la Iglesia evolucionen y respeten a las personas que formamos parte de ella, pues es evidente que el colectivo gay está muy presente en el día a día de la Iglesia y de las Cofradías”. “Si no comenzamos a dar pequeños pasos individuales, difícilmente podemos esperar un mejor futuro”, reflexiona.

0FF99EDC-63F6-4CEA-87B6-2D3E4B30EF42Martes Santo en Doña Mencía (El Cautivo)

“Resulta poco menos que escandaloso, que en la situación actual de necesidades y en medio de una crisis de refugiados, una institución de la jerarquía que dirige la Iglesia, se gaste 1.500 euros en volver a editar una revista para silenciar una opinión que sólo pide Igualdad. ¿No hay mejor destino para ese dinero que gastarlo en callar a un cofrade? ¿Tan importante es mantener esta discriminación?”, vuelve a cuestionar el autor “censurado”.

El texto Igualdad real ya!, censurado, está íntegro en el siguiente enlace: Carta Articulo Rezaor by Redacción Cordópolis on Scribd

Artículo escrito para el El Rezaor:

Igualdad real, ¡ya!

Por Antonio Muñoz Tapia

No consigo entender que a estas alturas, en 2022, esté escribiendo esto. Pero desgraciadamente seguimos anclados en el pasado. Desafortunadamente, la Iglesia y como consecuencia el mundo cofrade, es una de esos reductos donde en la práctica se sigue discriminando en función de tu orientación sexual.

Y ya es hora de decir basta. Es hora de reclamar una igualdad absoluta, ¡ya!

Algunos dirán que no hay discriminación, que a nadie lo echan por ser gay o lesbiana, faltaría más. Pero, ¿hay igualdad?, ¿en la Iglesia, en las cofradías?, ¿en serio? Entonces ¿por qué no me puedo casar con mi marido delante de mi Virgen como cualquier otra pareja? ¿Por qué saltaban las alarmas cuando algunos pensaron que yo iba a ser la propuesta para ser pregonero hace unos años? ¿Por qué algunos se rasgaban las vestiduras ante una declaración de no discriminación en la agrupación de cofradías? ¿Por qué no puedo volver a ser Hermano Mayor de una cofradía de la que lo he sido durante 20 años? ¿O vicepresidente de la Agrupación de Cofradías, como ya lo fui? ¿Por qué? Porque antes “no era gay”, o es que lo importante es no decirlo. ¿Lo importante es mentir y ocultar cómo eres? ¿El mandamiento no  decía “no mentirás”?

Eso sí, el gay viene de maravilla en las cofradías si es para poner flores, arreglar las imágenes, bordar el palio, montar un altar, ¡que la Imagen vaya preciosa!, ¡que la Iglesia quede estupenda! Para eso no hay problema. Para eso estamos todos encantados seas lo marica que seas. Para eso da igual que tu pluma sea más grande que la del casco del romano, porque interesa. A ver cómo iban a salir la mayoría de las cofradías sin todos esos gays a los que después se les desprecia. Para eso sí, pero para tener los mismos derechos que los demás, ¡está claro que no! Y todos callados.

Que estemos aun así, cuando hasta el propio Papa Francisco da continuas muestras de apertura, solo se entiende por una jerarquía eclesiástica más preocupada de su sillón que de cuidar de su feligresía. Jerarquía con mentalidad medieval que le hace un flaco favor a la religión. ¿Quién decide que hay categorías de cristianos? ¿Quién determina que somos menos católicos que otros en función de a quién cogemos de la mano?

A veces me preguntan qué hago en una institución como la Iglesia, que no me respeta como soy. A veces yo también lo pienso, pero creo que se puede provocar el cambio, conseguir una evolución. Que no tienen por qué hacerme abandonar mis creencias. Porque está claro que no somos nosotros los que hacemos daño por el amor que yo pueda expresar por quien sea. Peca el que utiliza nuestro amor para sacar a relucir su odio.

Amaos los unos a los otros”, eso es lo que dijo Jesús. No recuerdo que especificara a quién, ni que se pusiera cortapisas ni apellidos al hecho de querer.

Y que nadie se preocupe, que no tengo interés en volver a ocupar ningún puesto, ni representar nada. Solo quiero que tanto yo como todos los demás tengamos los mismos derechos que cualquier otro cofrade, sea como sea, quiera a quien quiera. Que nadie de los que luchamos por nuestras hermandades sea discriminado, o tratado como diferente. Es solo una cuestión de igualdad, simplemente de dignidad, la que se merece cualquier cristiano.

Fuente Cordópolis

***

  Homofobia clerical.

04D78028-17D0-4810-88F9-8193C63970E7

Un chico gay de Doña Mencía (Córdoba) ha sido apartado de la Iglesia y de su Cofradía de la que incluso fue Hermano Mayor, por casarse por lo civil y por escribir defendiendo al colectivo LGTBI.

Otro caso más.

A ver si dejamos clara la impostura de la Iglesia.

La Iglesia no expulsa a los homosexuales por serlo, sino por ser honrados y negarse a llevar una doble vida.

La Iglesia sabe perfectamente que está llena de homosexuales, curas con queridas, con hijos, pederastas, abusadores de monjas, etc.

Pero mientras mantengan una doble moral, la Iglesia los acepta y los defiende.

Ahora, como a alguno se le ocurra ser honrado y coherente, ya no tiene cabida dentro De la Iglesia.

¡Por sus obras los conoceréis!

Rafael Bueno.

Córdoba.

Fuente Cartas al Director.org

Caverna, General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

Perú: Tras cinco años de lucha dos madres lesbianas llevan su caso ante la CIDH

Martes, 12 de abril de 2022

Madres-peruanas-1200x600La negativa de la justicia y el Estado peruano por reconocer la comaternidad de Darling y Jenny vulneran una serie de derechos a ellas y al niño.

 LIMA, Perú. Luego de cinco años batallando en las Cortes peruanas, Jenny Trujillo y Darling Delfín, las dos madres que luchan por ser reconocidas ambas como madres de su hijo, irán a fueros internacionales a exigir la justicia que su país no les da.

Dakarai, el pequeño hijo de ambas, ya tiene 7 años y aún no cuenta con el Documento Nacional de Identidad que reconozca que su familia está conformada por dos madres. Por esto, han solicitado una medida cautelar ante la CIDH contra el Estado peruano que sigue vulnerando sus derechos.

Las dos madres vivieron una continua discriminación del Poder Judicial y del Registro Nacional de Identidad y Estado Civil peruanos, quienes han bloqueado la posibilidad de que el derecho al nombre e identidad de su hijo sea respetado.

“Desde diciembre del 2016, estamos exigiendo a Reniec que trate a nuestro hijo y a nosotras, sus madres, como a cualquier otro peruano o peruana. Pero tanto el Reniec y el Poder Judicial peruano nos viene discriminando y violentando al tenernos en este proceso más de 5 años por algo tan simple como la emisión de un DNI donde inscriba la relación de nuestro hijo con sus dos mamás. Un trámite que no debería tomar más de dos semanas, nos está tomando varios años y eso es discriminación y violencia”, señaló Darling Delfín en conferencia de prensa.

Por su parte, Jenny Trujillo añadió: “Nosotras exigimos un trato justo, el Poder Judicial y el Reniec nos tratan como ciudadanas de quinta categoría, no es posible que durante todo este tiempo nosotras estemos bajo tanto estrés, tanto miedo, tanta indignación, esto nos enferma emocional y físicamente, nos quita la tranquilidad. Cosas tan simples como llevarlo al centro de salud, al hospital o inscribirlo en el colegio, tener un seguro familiar es complicado para nosotras, porque solo Darling puede representar a nuestro hijo”.

La lucha de las mujeres para que se reconozca la comaternidad comenzó hace cinco años.
Los derechos del niño

Ellas señalan las dificultades que atraviesan cada vez que tienen que hacer un trámite para su hijo. A Jenny se le niega la representación cuando va a un hospital, pues no permiten que se registre en la ficha familiar junto a su hijo, tampoco pueden tener un seguro privado para los tres, no las dejan viajar al extranjero pues les exigen un permiso notarial del padre. Si Darling enferma, Jenny no podría cuidar a su hijo, y si fallece, no podría tener la tutela de su hijo.

“No saben el miedo, el dolor, que siento cada vez que tengo que enfrentarme a ese tipo de discriminación, aguantarme para que mi hijo no sienta nuestro dolor. Mi pequeño puede pensar que hay algo malo en su familia y eso no es verdad. El Estado peruano nos desampara por ser lesbianas, no les importa el bienestar de los niños como dice la jefa de Reniec, Carmen Velarde”, comenta Jenny.

Una cadena de discriminación

Ambas presentaron una demanda de amparo el 21 de julio del 2017 contra Reniec, hace cuatro años y siete meses. Una demanda de ese tipo no debería tomar más de seis meses en resolverse, pero al Poder Judicial peruano le tomó más de cuatro años, a pesar de la evidente vulneración de derechos.  

En octubre del 2021, recibieron la sentencia del juez Jonathan Valencia que ordenó a Reniec entregar el DNI del niño con sus dos madres registradas, pero el procurador de Reniec, Marco Antonio Palomino, apeló esta sentencia.

Asimismo, el juez Valencia no hizo cumplir su propia decisión y envió la demanda a la segunda instancia, donde podría estar algunos años más hasta que se resuelva.

El dato

Una medida cautelar es un mecanismo de protección de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), mediante la cual esta solicita a un Estado que proteja a una o más personas que estén en una situación grave y urgente de sufrir un daño irreparable. Las dos madres esperan que la CIDH atienda con celeridad su pedido.

Fuente Agencia Presentes

General, Historia LGTBI, Islam , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.