Archivo

Archivo para Jueves, 14 de noviembre de 2019

Esperanza

Jueves, 14 de noviembre de 2019

a_143

La postura del cristiano frente a la esperanza es compleja y operante. Nosotros no nos alienamos con las esperanzas terrenas y dirigimos nuestros ojos exclusivamente hacia la esperanza eterna, y ni siquiera nos zambullimos en el efímero olvido de la eternidad. No perdemos de vista el hecho de que el Creador ha confiado al hombre el derecho y el deber de dominar la naturaleza y completar la creación, pero tampoco olvidamos que nosotros somos sólo cocreadores y que nuestras esperanzas ahondan sus raíces en la grandeza y en la generosidad del Padre, que nos ha querido a su imagen y semejanza y nos ha hecho partícipes de su naturaleza divina.

       Nuestra esperanza no es ingenua ni tiene miedo de hacer frente a los obstáculos. Tiene el coraje suficiente para mirarlos de cerca y se esfuerza por superarlos contando con sus propias fuerzas, sin olvidar, no obstante, que el Hijo de Dios se hizo hombre y ha comenzado ya la obra de liberación del hombre, y que a nosotros nos corresponde completarla con la ayuda de Dios. ¿Es acaso una audacia excesiva, un sueño irrealizable, una esperanza vana, pensar en «la esperanza de una comunidad mundial»? Pues sí, ciertamente, es una audacia, es un sueño. Una audacia y un sueño que, sin embargo, según la decisión y el realismo con los que seamos capaces de afrontar los obstáculos que se levanten en el camino, podrán transformarse de esperanza en realidad […].

       Cuando esperar nos parezca absurdo o ridículo, acordémonos de que, en la evolución creadora, el hombre brotó de un pensamiento de amor del Padre, ha costado la sangre del Hijo de Dios y es objeto permanente de la acción santificadora del Espíritu Santo.

*

Helder Cámara,
Conferencia pronunciada en Winnipeg el 13 de enero de 1970,
en  La documentación catholique del 1 de marzo de 1970, pp. 221 ss y 224.

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

“Desafío global”, por Benjamín Forcano

Jueves, 14 de noviembre de 2019

hombre-y-tierra-seca-fondoSin un cambio de paradigma la nave Tierra-Humanidad se va a pique

Benjamín Forcano, teólogo,
Madrid.

ECLESALIA, 21/10/19.- “Habría que cambiar el orden asesino del mundo. Una banda internacional de especuladores, sin alma ni corazón, han creado un mundo de desigualdad, de miseria y de horror. Es urgente poner fin a su reinado criminal” (Jean Zieger).

Aunque tarde, parece que hemos llegado al momento de tomar conciencia de la necesidad de una ética planetaria. Lo está reclamando la crisis estructural y terminal que estamos atravesando. Estructural porque afecta a la totalidad y terminal porque el sistema no dispone ya de mecanismos internos para restañar sus contradicciones y superarlas.

La gravedad de la crisis se hace patente en una doble vertiente.

Socialmente, el proceso productivo está guiado por una lógica de apropiación de los bienes, que se caracteriza por el uso de una biotecnología para producir sin límites, el beneficio para pequeñas élites de países o clases sociales, el desfase entre el capital productivo (unos 35 trillones de dólares) y el capital especulativo (alrededor de 100 trillones), la acumulación de las riquezas por un lado y de la pobreza por otro, olvido de los desposeídos.

Ecológicamente, el sistema camina imparable hacia un consumo ilimitado. Poseído por una voracidad irracional, somete a una degradación constante a la naturaleza, la explota y rompe su equilibrio dinámico. Es justa, por tanto, la alarma de que esta situación no puede continuar si queremos sobrevivir. El neoliberalismo ha impuesto a la economía el rumbo de un crecimiento ilimitado, más información y más robotización, siempre con la mirada fija en el dominio total y en el lucro.

La situación es tal que se requiere un cambio de paradigma. O introducimos un cambio en nuestra mente, o la nave Tierra-Humanidad va a pique.

La dificultad está en que nosotros, eurocéntricos y modernos, arrastramos una mentalidad dualista, cartesiana-newtoniana, que contrapone el hombre a la tierra, haciendo de él un ser extraño y hostil que está sobre la tierra y contra ella, mirándola como un conjunto de recursos y materias primas que puede explotar indefinidamente.

En este sentido, se han venido abajo dos ilusiones: la de creer que La Tierra es inagotable y la de que nuestro progreso hacia el futuro es ilimitado. Llevamos así, cuatrocientos años y el modelo ha quebrado.

El saber ecológico quiere hacernos comprender que entre todos los seres hay una acción e interacción mutua, de modo que todos constituyen una comunidad cósmica, como un gran sistema homeostático.

La singularidad de la ciencia ecológica reside en la transversalidad, es decir, en afirmar que un conocimiento adecuado del universo no es posible sin relacionar todas nuestras experiencias y formas de saber, dando lugar a una captación holística de la realidad. Con razón, el econocido ecólogo brasileño Lutzeberger definía la ecología como “la ciencia de la sinfonía de la vida, la ciencia de la supervivencia”.

Ocurre, pues, que el objetivo perseguido se ha vuelto contra nosotros: de dominadores hemos pasado a ser dominados. La calidad de vida se ha degradado, dos tercios de la humanidad sufren subdesarrollo y pobreza, va a más la desintegración del equilibrio ambiental, aumenta el ejército de los trabajadores excluidos.

La ciencia y la técnica pueden liberar al hombre de muchas de sus necesidades, pero el hombre tiene hambre no solo de pan, y eso no queda garantizado con los meros recursos de la tecnología. El destino común exige, por tanto, un cambio de rumbo.

Tal cambio lo apunta la comprensión del nuevo papel del hombre en la evolución del cosmos: “La biología molecular aportó una contribución fantástica demostrando la universalidad del código genético: todos los seres vivos, desde la ameba más primitiva, pasando por los dinosaurios, por los primates y llegando hasta el homo sapiens/demens de hoy, emplean el mismo lenguaje genético, formulado fundamentalmente por cuatro letras básicas: la A (adenina), la C (citosina), la G (guanina), y la T (timina) para producirse y reproducirse” (L. Boff, Ecología de la tierra, grito de los pobres, Madrid, Trotta, 1996, p.24).

Todo esto nos lleva a aprender una nueva forma de comunicación con la totalidad de los seres y sus relaciones. Está emergiendo una nueva sensibilidad para con el planeta en cuanto totalidad.

Son muchas las culturas que han hablado, muchos los caminos que se han abierto y todos necesitamos ayudarnos para mejorar los desafíos de los más variados sistemas.

Sencillamente estamos descubriendo que por delante, por encima y por abajo de todos los hallazgos y laberintos se halla nuestra casa perdida, nuestro hogar común olvidado: La Tierra, la Comunidad humana y Cósmica.

Ya no admitimos que La Tierra sea una simple reserva físico-química de materias primas. Es un organismo extremadamente complejo y dinámico. Es la gran Madre que nos nutre y transporta. Desde esta nueva percepción , entendemos que la ciencia y la técnica ya no pueden estar contra la naturaleza sino con ella y a favor de ella. La Tierra y la Humanidad aparecen como una única entidad, un único ser complejo: no somos extranjeros en La Tierra, sino hijos de ella, somos La Tierra misma en su expresión de conciencia, de libertad y de amor.

(Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

Espiritualidad , ,

Una cooperativa feminista ayuda a compañeras trans a tener viviendas dignas

Jueves, 14 de noviembre de 2019

En Paraná, provincia de Entre Ríos, se encuentra en formación la primera cooperativa de mujeres y disidencias dedicada a la construcción. Mientras esperan la matrícula nacional, el grupo no detiene sus trabajos en las obras. Como parte de su perspectiva social, realizó  jornadas de trabajo solidario «mingas» en la casa de Verónica Siomara Lescano, una mujer trans que ha sufrido vulneración del derecho a la educación, la salud y la vivienda durante toda su vida.

Portada-La-Pasionaria--4078x2039

Por Gisela Romero desde Paraná

Fotos: Alfredo Hoffman

En el barrio Mosconi Viejo, en la zona oeste de Paraná, la cumbia a todo volumen invitaba un lunes por la mañana a entrar en la casa de Verónica Siomara Lescano. Guantes, baldes, taladros, maderas, se desparramaban en la entrada y el interior de la precaria vivienda que habita, desde hace unos seis meses, esta mujer trans, que cumplió 42 años el 21 de septiembre.

Hasta allí, al populoso barrio de la capital entrerriana, llegaron les integrantes de La Pasionaria, la primera cooperativa en formación, integrada por mujeres y disidencias. Su objetivo fue realizar su primera «minga» – trabajo solidario- para ayudar a la Vero, quien pasa sus días sola, sin trabajo, recibiendo el beneficio del Programa Hacemos Futuro y atravesando dolencias físicas producto de una mala práctica médica de su juventud.

“Nuestra cooperativa nació con la idea de ser una fuente de trabajo para todas las compañeras que la integren pero también con una perspectiva social. Ya veníamos trabajando en casas de compañeras que necesitaban ampliaciones o refacciones. Vinimos a ver la casa  de Vero y es una situación súper complicada en la que está viviendo”, explicó a Presentes Yudit Baez, presidenta de La Pasionaria.

La-Pasionaria--1024x768“Como todos sabemos, las compañeras trans son las más sufridas en todos los aspectos: en la salud, el trabajo, la educación, y en el acceso a vivienda. Entonces sentimos un gran compromiso desde el lugar que nos toca, de poder mejorar la calidad de vida de ellas y hacerlas habitar un espacio propio”, agregó. “Como cooperativa es la primera minga, pero la idea es una vez al mes hacer una de estas actividades y ayudar a mujeres y diversidades que necesiten arreglar sus casitas”, precisó.

A lo largo de todo el día, les integrantes de La Pasionaria trabajaron en la vivienda, de techo bajo y patio de pasto y árboles frondosos. “Es una casa con muchos problemas de humedad debido a que no tiene revoques en las paredes externas, no tiene impermeables y no tiene revoques adentro, y como Vero sufre de asma nos pareció muy necesario hacerle una ventana para que la casa esté más aireada y que entre el sol, hacer los revoques y arreglar caños que estaban con pérdidas”, detalló Yudit sobre la obra.

La Pasionaria

“Mi hermana y yo empezamos hace dos años o un poquito más con la construcción de la vivienda propia, y siempre con la idea de por qué si podíamos aprender el oficio no podíamos transmitírselo a otras compañeras. Así nos fuimos encontrando porque había un montón de compañeras que estaban trabajando como ayudantes, y empezamos a organizarnos y a darle un carácter legal. Nos decidimos por la cooperativa ya que la economía social y solidaria es la que nos va a sacar de esta crisis en la que estamos”, dijo Yudit Baez a Presentes. Así arrancó La Pasionaria, como un sueño que hoy se está concretando.

“Hicimos una convocatoria y vimos que había muchas compañeras que estaban sueltas, pero no se reconocían como mujeres trabajadoras de la construcción. A nosotras, que ejercemos el oficio y que lo venimos haciendo hace un montón de años como ayudantes de compañeros, ayudantes de padres o ayudantes de amigos, nos cuesta mucho reconocernos de ese modo. Entonces cuando se abrió la propuesta de La Pasionaria fue decir: me reconozco como una trabajadora y puedo vivir de esto”, ahondó Yudit, que también destacó el perfil social de La Pasionaria, que se relaciona con la ayuda solidaria a las personas trans.

Hoy La Pasionaria está integrada por 13 personas, entre ellas una mujer trans y un hombre trans, que esperan la matrícula nacional de la cooperativa así como las capacitaciones de la Uocra. En el grupo, algunos trabajaban en la construcción, en tanto la mayoría proviene de otros ámbitos. Así, hay estudiantes de canto popular, arte y danza, y comunicadoras sociales. “A mi me faltan materias para recibirme de politóloga. Son variados los estudios dentro de la cope, pero todas amamos hacer esto: pegar ladrillos”, afirmó Yudit.

“Algunas buscaron trabajo y no conseguían, pero a la mayoría le gusta la construcción y en algún momento ya habían hecho este tipo de trabajo pero nunca reconociendo que podían hacerlo solas. Entonces se sumaron: fue el gusto, el encontrar un grupo unido, un vínculo, el demostrar que las mujeres cuando nos juntamos no estamos todas locas sino que podemos generar otras cosas”, reflexionó además ante este medio.

Aprender el oficio y derribar prejuicios

Cuando Yudit comenzó a pegar ladrillos y levantar paredes, no tenía conocimientos. Pero con la ayuda de una de sus pares, Lulu, y de su padre maestro mayor de obra fue aprendiendo el oficio.

“Al principio fue un poco difícil por todos los estereotipos sociales que tenemos, de que siendo mujeres no sabemos trabajar de la construcción. Socialmente está constituido así: si sos mujer no sabés, no es que no podés, pero es un oficio en el que históricamente han estado involucrados hombres. Así que empezamos con pocos clientes, reducidos, los que confiaban y los que llamaban con desconfianza, pero hoy tenemos muchos clientes que nos llaman, porque se corrió la voz de que trabajamos bien. Es cuestión de tiempo, que nos vean trabajar para terminar con todos los prejuicios”, dijo a Presentes.

La-Pasionaria-3-1024x768Yudit reconoce que jamás pensó la posibilidad de vivir de la construcción. “Sí se me había ocurrido la idea de generar un grupo, en el cual las mujeres pudiéramos aprender, para no tener que depender de nadie que lo haga en nuestras casas. Pero vivir de esto, la verdad que no”, admitió. Sin embargo, poco a poco lo fue pensando como medio de vida. “Si bien tengo una carrera universitaria, me encanta lo que hago. Amo pegar ladrillos, lo digo todo el tiempo”.

En la cooperativa que preside Yudit Baez todes cobran en forma igualitaria. Ni la arquitecta ni la maestra mayor de obra perciben un mayor salario. Y se separa y guarda el 10 por ciento del valor del trabajo para momentos más difíciles. “Somos mujeres, somo trabajadoras, somos negras y somos el cuádruple o triple de pobre que otra persona. Entonces guardamos el porcentaje en una cajita de zapatos y cada vez que a alguna le falta el gas, la tarjeta del colectivo, o no tiene para comprarle la merienda a los chicos, se saca de ahí y se distribuye entre las compañeras”. describió.

La historia con Verónica

En la minga, como forma de  trabajo colectivo, no faltó el almuerzo comunitario. Y tampoco las muestras de afecto con la dueña de casa, que les integrantes de La Pasionaria conocieron a través de estudiantes de la Universidad Autónoma de Entre Ríos y el Área Provincial de Políticas de Identidad de Género y Diversidad Sexual. “Que hayan venido las compañeras me da esperanza y me da una alegría bárbara. Se están ocupando de mí y me siento querida”, dijo a Presentes Verónica Siomara Lescano.

En su vida atravesó muchos momentos abandónicos por parte de su familia y de profunda soledad. “No creo que haya nada lindo en mi historia. A los 9 años me echaron de mi casa, a los 12 empecé a trabajar, y toda la vida alquilé. Un tiempo trabajé para mi mamá, porque me hacía trabajar, y caí en la droga. Me drogaba un montón porque mi mamá no me quería y le tenía que llevar plata para verla”, recordó, dolida. “Yo era chica, no sabía nada de la vida. Pero cuando fui cumpliendo años fui cambiando y me dije que no quería una madre a la que le tuviera que pagar para verla un ratito. Busqué de mil maneras que me quisiera como soy, no por plata, y no se pudo. Así que hace muchos años que no veo a nadie de mi familia”, reveló.

En su duro andar Verónica cuenta innumerables internaciones hospitalarias, en las provincias de Santa Fe y de Entre Ríos. Cada una de sus recaídas son producto de haber sido inyectada con aceite de avión a los 18 años.  “Quería cambiar un poco y por eso me inyecté. Fui a Buenos Aires y me lo hicieron”, contó Verónica, que hoy sabe fue engañada con el producto que le aplicaron. No fue silicona líquida como le informaron.

El aceite de avión desparramado en su cuerpo le produjo, con el correr del tiempo, profundos dolores en las piernas y la cintura, que en la actualidad le impiden movilizarse con agilidad. No solo le cuesta caminar sino también bailar, algo que le gustaba tanto. Y depende de ocho medicamentos para mitigar un poco el dolor físico. Además, sufre de asma.

Ante su vivencia, Verónica brindó una reflexión para les jóvenes trans: “Que no se pongan nada, a mí me arruinó totalmente la vida. Que junten plata y se pongan prótesis. A mí que me encantaba bailar no puedo hacerlo, y tampoco puedo caminar, me arruinó. Ojalá pudiera trabajar. Pero por todo lo que me pasó estoy con psicólogo y psiquiatra, y la estoy peleando”.

La-Pasionaria-adentro-1024x768Verónica no finalizó la escuela primaria, y aprendió a defenderse en la calle. Sale poco de la casa que alquila, casi nada, pero en el barrio los vecinos la conocen y la respetan. Es que cuando tenía 14 años supo correr y jugar en las callecitas de barro, entre las casitas de techos bajos y chapa.  “Siempre viví sola y me arreglé sola, y toda la vida trabajé de la prostitución porque no había otra salida. Nunca me gustó pero hoy en día no quiero estar con nadie.  Tengo el plan Hacemos Futuro y con eso pago mi techo y el almacén”, narró, con una mirada triste que, cada tanto, se encendió en pequeñas sonrisas.

Articular para lograr políticas públicas

La minga se concretó a partir del trabajo articulado entre organizaciones sociales, el Área Provincial de Políticas de Identidad de Género y Diversidad Sexual de la Subsecretaría de Derechos Humanos de Entre Ríos, y la cooperativa La Pasionaria. El objetivo es arreglar viviendas de personas del colectivo LGBTIQ+ de la ciudad.

En ese marco, las cruzadas solidarias continuarán, sumando manos y trabajo, con el apoyo del Estado provincial garantizando el aporte de los insumos y herramientas. El fin será que estas acciones se conviertan en una política pública capaz de cambiar la calidad de vida de travestis y trans de la ciudad.

Más información

Les interesades en contactar con la cooperativa pueden hacerlo a través del teléfono (0343) 155024359.

Fuente Agencia Presentes

General, Historia LGTB , , , , , , ,

La Corte Suprema de Chile aplica por primera vez la ley de Identidad de Género: acoge recurso contra Gendarmería por discriminar a una funcionaria trans

Jueves, 14 de noviembre de 2019

trans-movilh-supremaTras recurso presentado por el Movilh, el fallo obliga a Gendarmería a respetar el nombre y sexo social de una de sus trabajadoras, así como a mantener en reserva su identidad legal.

La Tercera Sala de la Corte Suprema acogió una apelación presentada por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) contra Gendarmería de Chile por negarse a respetar el nombre y sexo social de una funcionaria trans, siendo el fallo el primero del máximo tribunal en hacer referencia a la Ley de Identidad de Género.

“Gendarmería se había negado a respetar el nombre social en la casilla electrónica de una de sus trabajadoras, así como a mantener en reserva frente a otros funcionarios la identidad legal asignada al nacer, argumentando que ello no era discriminatorio, ni vulneraba ningún derecho. En primera instancia la Séptima Sala de la Corte de Apelaciones rechazó nuestro recurso de protección. Apelamos basándonos en la Ley de Identidad de Género (LIG), y felizmente ganamos en la Suprema. Esto sienta un importante precedente. Esto sienta un importante precedente ya que establece que no es posible ampararse en la falta de dictación de un reglamento, para desatender el mandato constitucional de adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la dignidad”, sostuvo la abogada del Movilh, Paz Becerra.

El fallo fue pronunciado por los ministros de la Tercera Sala de esta Corte Suprema Sergio Muñoz, María Eugenia Sandoval, Ángela Vivanco, Carlos Aránguiz y el abogado integrante Pedro Pierry.

El artículo 4 de la LIG “reconoce garantías asociadas al goce y ejercicio del derecho a la identidad de género, entre las que se encuentran el reconocimiento y protección de la identidad y expresión de género, a ser reconocida e identificada conforme a su identidad y expresión de género en los instrumentos públicos y privados que acrediten su identidad y al libre desarrollo de su persona”, señaló el fallo.

En tal sentido, añadió la sentencia, no puede desatenderse “el mandato constitucional en orden a adoptar todas las medidas que resulten necesarias para garantizar la dignidad de toda persona y asegurar el respeto de sus derechos en plenitud, entre los que se encuentra el ser tratada socialmente de acuerdo con su convicción personal e interna, de ser hombre o mujer, tal y como la persona se percibe a sí misma”.

La Suprema redondeó que no existe “impedimento legal para asignar a la recurrente una casilla electrónica con el nombre de usuario que se avenga de mejor manera a su identidad de género, circunstancia que no obsta a dar fiel cumplimiento a lo dispuesto en los artículos 12 y 13 de la Ley 18.834, pues el correo electrónico institucional no se encuentra dentro de los documentos cuya individualidad debe coincidir necesariamente con el nombre registrado en la cédula de identidad respectiva”.

Agregó que “tampoco resulta suficiente argumentación, aquélla esbozada por la recurrida para rechazar lo solicitado por la actora en cuanto a tomar todas las medidas necesarias en orden a que el resto de los funcionarios de la institución no tenga acceso a sus registros personales, desde que el mantener en reserva su hoja de vida resulta una medida adecuada para resguardar el derecho a la protección de la vida privada de la recurrente, frente a posibles actos discriminatorios.

La Suprema sentenció además que Gendarmería incurrió en un “acto arbitrario que afecta la integridad psíquica de la recurrente y el derecho a la protección de su vida privada, protegido por el artículo 19 N° 1 y 4 de la Carta Fundamental (…) La autoridad recurrida, pudiendo hacerlo, no adoptó las medidas necesarias en resguardo a su derecho de ser tratada socialmente de acuerdo a su convicción interna de ser mujer, tal y como se percibe a sí misma, lo que afecta su integridad psíquica y su derecho a la protección a su vida privada, al mantener sus antecedentes personales al alcance de los demás funcionarios de la institución”.

El fallo previno, por último, que el ministro Aránguiz y el abogado Pierry, estuvieron por mantener en reserva los antecedentes legales de la mujer trans, pero en contra de que el correo electrónico respetara su nombre social.

Con el fallo de la Suprema se revocó una sentencia que el pasado 11 de julio habían dictado los ministros de la Séptima Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, Alejandro Rivera Muñoz, Bárbara Quintana Letelier y el abogado integrante José Luis López Reitze, quienes habían rechazado el recurso de protección presentado por el Movilh.

Sentencia completa aquí

Fuente MOVILH

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Apuñalaron a una trans en Santiago del Estero: está en coma y piden dadores de sangre

Jueves, 14 de noviembre de 2019

GISELA-CORVALAN-SANTIAGO-DEL-ESTERO-e1573650097701-480x240Por Rosario Marina

Gisela Corvalán, una trans de 47 años que cuida enfermos y personas mayores, es unx de lxs 86 habitantes de Los Miranda, un pueblo de Santiago del Estero. Muy cerca de ahí, en otro pueblo, vive un hombre, el nieto de una comisionada (la autoridad local). Él está preso, imputado por “lesiones graves”. Ella en terapia intensiva desde el domingo 10 de noviembre. Su familia y organizaciones piden con urgencia dadores de sangre.

Hace casi tres meses, el lunes 19 de agosto a la madrugada, Gisela estaba en su casa cuando aparecieron tres personas. Según lo que le alcanzó a contar a su hermana y que después reprodujeron los medios santiagueños, le quisieron robar, le pedían cosas de valor. Finalmente sólo se llevaron una mochila con dinero y nada de lo demás, pero antes la apuñalaron con un cuchillo en el abdomen. Gisela pasó doce horas sin que la atendieran, hasta que fue trasladada primero al hospital más cercano, y después al Hospital Regional Dr. Ramón Carrillo. Había perdido mucha sangre.

En la mochila que le robaron estaba su documento. Por eso, además, está indocumentada. Lxs hermanxs hicieron la denuncia del robo con el acta de nacimiento. Hablaron con la fiscal Marina Deroy, de Termas de Río Hondo, pero pasaron semanas y no supieron nada más.

“El chico que la apuñaló está detenido. Pero nadie estaba haciendo nada. Ella no tenía abogado. Le ofrecimos y ahora la patrocina Cintia Cravero”, explicó a Presentes Luisa Paz, coordinadora de ATTTA (Asociación de Travestis, Transexuales y Transgénero de Argentina) en Santiago del Estero.

“La Justicia debe tener una respuesta rápida”

“Nos parece importante visibilizar las violencias que padece la comunidad trans del país, que se sepa la realidad que sufren las compañeras trans, y que podamos pedir a los espacios que correspondan que se aceleren los trámites.  La Justicia debe tener una respuesta más rápida con respecto a la situación de Gisela, a lo que está atravesando, a lo que le pasa a la familia por tener una hermana trans que tuvo que enfrentar el estigma y la discriminación de este acto violento”, dijo Luisa Paz.

La historia de Gisela se difundió por estos días en Facebook a partir de un posteo de la activista travesti Alma Fernández. El posteo destaca que a Gisela le faltó poco para terminar como La Loba Lucía Barrera, una trans de 37 años, activista del colectivo LGBTIQ+ en Paraná, provincia de Entre Ríos, a quien encontraron asesinada en su casa en julio de 2019.

“Nosotras tomamos contacto con la familia de Gisela el viernes 8 de noviembre. Nos vamos a presentar como querellantes”, explicó Cravero, abogada de la organización Di.Va.S (Diversidad Valiente Santiagueña).

Los Miranda, localidad donde fue apuñalada Gisela, queda en el departamento de Termas de Río Hondo. En el mismo departamento está El Sauzal. El detenido es el nieto de la comisionada de El Sauzal, una localidad que no llega a los 300 habitantes.

Por ahora, lo que sabe la abogada es que en el momento del hecho había tres personas con Gisela, que el agresor está detenido, que una mujer declaró planteando una coartada para el principal sospechoso.

Crimen de transodio

“Aparentemente él tiene antecedentes de haber apuñalado a otra persona”, dijo la abogada. Y agregó: “Claramente es un crimen de odio, porque se llevaron una cartera de ella pudiendo haber sacado otras pertenencias”.

Mientras se presenta como querellante de la familia en la causa, la abogada busca a una compañera trans que fue a visitar a Gisela al hospital antes de que entrara en terapia intensiva y pudo hablar con ella. “Gisela le habría comentado algún detalle de la situación porque salió muy conmovida, llorando”, explicó Cravero.

La familia, de ocho hermanos y hermanas, decidió viajar desde las provincias donde viven -Tucumán, Santa Fe- para ir a cuidarla. “Hasta anoche sigue en un estado crítico. Grave”, escribió a Presentes Liliana, una de sus hermanas. Y ya no quiso contar más. El dolor y la desesperación la toman por completo.

En un comunicado de ATTTA, explicaron que Gisela ingresó primero a terapia intermedia, pero ahí adquirió un virus intrahospitalario que no le pueden combatir provocando un estado de coma. “Gisela tenía abogado pero nunca hizo nada en los 3 meses casi desde que la apuñalaron”, indicaron de la organización.

Piden con urgencia dadores de sangre

La fiscal Melisa Deroy confirmó a Presentes que hay un detenido con prisión preventiva. “El Ministerio Público le imputó homicidio en grado de tentativa. El juez de control cambió la calificativa a lesiones graves. Luego dio un giro la investigación con nuevas versiones de la hermana y continúa en plena investigación”, contó la fiscal. También habló de versiones encontradas, de testigos que no coinciden. Pero prefirió no decir más.

Mientras la causa sigue en trámite, Gisela está en coma. En Di.va.s y ATTTA están recibiendo materiales de higiene para hacerle llegar.

Piden dadores de sangre grupo 0 factor RH (negativo) con suma urgencia. Para quienes vivan en Santiago del Estero, deben presentarse a partir de las 7.00 hs con DNI en el Banco de Sangre provincial (Av. Moreno sur 2302), habiendo desayunado sin consumir lácteos, pesar más de 50 kg y ser mayor de 18 años.

Fuente Agencia Presentes

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

Arabia Saudí pretende lavarse la cara…

Jueves, 14 de noviembre de 2019

Tareq Sayed Rajab (28)Esta semana se ha hablado mucho de Arabia Saudí, donde ser homosexual implica estar condenado a pena de muerte, por concretarse como la sede de la Supercopa de Futbol de España, y se ha creado mucha polémica en torno a esta decisión, dado que ha quedado claro que es una decisión puramente económica.

Aun así, el mismo país, ha sido blanco de las críticas internacionales por un video promocional que ha publicado su agencia de seguridad, y aunque el video ya ha sido eliminado no les ha hecho ningún bien.

En dicho video Arabia Saudí describe su visión del feminismo, la homosexualidad como ideas extremistas y radicales, afirmando que este tipo de ideas son inaceptables. “No olvidéis que el exceso de cualquier cosa a expensas de la patria es considerado extremista”, se decía en el video. Ponen como practica para los habitantes, el concepto ‘takfir’, una práctica del islam que declara como infiel a los no creyentes.

Ante tal revuelo formado, la presidenta de Seguridad Estatal de Arabia Saudí, salió a matizar que algunas cosas dichas en el video eran inexactas y con muchos errores en la definición del extremismo.

Aprovechó para culpar a la persona responsable que preparo y publico el video, apuntando que actuó por su cuenta y que se ha abierto una investigación contra dicha persona. Han querido recalcar que van a tomar medidas para que este tipo de errores no se vuelvan a cometer.

Arabia_Saudi-Felipe_VI-Riad-Asia_299234248_73591301_1024x576Por otra parte, la comisión de Derechos Humanos de Arabia Saudí ha comunicado que el feminismo no está criminalizado y que las autoridades del país le dan mucha importancia a los derechos de las mujeres.

La publicación de este video ha desatado muchas críticas internacionales, la más sonada ha sido la de Amnistía Internacional de Oriente Próximo. Su presidenta Heba Morayef, ha calificado el video de indignante y ha tachado la imagen que el príncipe heredero Mohamed bin Salman quiere dar del país es falsa.

“El feminismo, la homosexualidad y el ateísmo no son actos criminales. Este anuncio es extremadamente peligroso y tiene implicaciones graves para los derechos a la libertad de expresión y la vida, la libertad y la seguridad en el país”, declaro Morayef.

Morayef ha aprovechado el momento para criticar también a todos aquellos países que no han condenado el encarcelamiento de decenas de disidentes pacíficos saudíes por criticar al país. Pidiendo a países como Estados Unidos, Reino Unido para que presionen a Arabia Saudí.

En Arabia Saudita se persigue a quienes utilizan las redes sociales para contactar con gays, celebran reuniones privadas entre personas del mismo sexo, o incluso a quienes exhiben una bandera del orgullo LGBT, llegando incluso a condenar a un colegio por pintar un «arco iris homosexual» en su fachada cuando se trataba de un arco iris habitual, de 7 colores. Las personas que son sospechosas de relaciones homosexuales pueden enfrentarse a multas, flagelaciones, cárcel, torturas, castraciones químicas, azotes, torturas y hasta la pena de muerte. Si una persona es pillada manteniendo relaciones sexuales por segunda vez con una misma persona puede enfrentarse a la ejecución automática. Sin embargo, muchos son los que han aprovechado el debate generado para reconocer que la homosexualidad es frecuente en Arabia Saudita y está ampliamente difundida, criticando también que no se reaccione de manera tan efusiva para rechazar la violencia de género y los matrimonios con menores de edad.

Trece mujeres activistas han sido encarceladas desde 2018 por trabajar a favor de los Derechos Humanos, sobre todo en favor de las mujeres. En respuesta las autoridades saudíes han comunicado su intención de reformas ciertas leyes discriminatorias contra las mujeres, incluyendo permitir a las mujeres conducir.

Una monarquía teocrática implacable con el colectivo LGTB

245px-Crown_Prince_Mohammad_bin_Salman_Al_Saud_-_2017El príncipe heredero Mohamed bin Salman

Hay que tener en cuenta que, en Arabia Saudí, una monarquía absoluta y teocrática, no existe un Código Penal propiamente dicho, sino que la justicia se aplica en base a la interpretación que los jueces islámicos hacen de la sharía, que puede variar enormemente (entre otros factores, según la clase social y la nacionalidad del «culpable»: normalmente los castigos son mucho más duros para trabajadores inmigrantes de origen no occidental que para los miembros de las clases altas del país).

Por lo que se refiere a la esfera LGTB, las penas más elevadas, incluyendo la muerte —pero también la cárcel o castigos físicos, como los latigazos públicos— corresponden al mantenimiento de relaciones homosexuales. En caso de reincidencia la pena de muerte es aún más probable. Otro tipo de «ofensas» son castigadas de modo diverso.

Nos hemos hecho eco de algunos casos: en marzo de 2017, por ejemplo, informábamos de la detención de 35 ciudadanos paquistaníes por participar en una «fiesta para homosexuales». También dimos cuenta de la tortura y asesinado de dos mujeres transexuales por parte de la Policía de la Moral. En noviembre de 2014, recogíamos cómo un hombre era condenado a tres años de cárcel por publicar en redes sociales fotografías de sí mismo desnudo y su ofrecimiento para mantener relaciones con otros hombres. Meses antes, otro hombre era condenado también a tres años de cárcel y 450 latigazos por buscar contactos con otros hombres a través de Twitter. Meses antes, otro hombre era condenado también a tres años de cárcel y 450 latigazos por buscar contactos con otros hombres a través de Twitter. En junio de 2013, cinco hombres eran detenidos por participar supuestamente en una boda homosexual. En enero de 2012, en otro caso parecido, un hombre era arrestado por usar Facebook para establecer contacto. En octubre de 2011 eran detenidos 20 hombres durante una celebración. Un año antes era un ciudadano británico el que resultaba agredido y amenazado por la policía religiosa por su condición de gay.

Más allá de las condenas y arrestos, también nos hemos hecho eco de iniciativas que muestran la homofobia de estado en el país saudí: desde la intención de las autoridades de expulsar del sistema educativo a homosexuales y chicas de aspecto masculino hasta la oposición del gobierno al uso del dominio .gay en Internet, o, aún más grave, la iniciativa para castigar con la pena de muerte a quienes hagan pública su orientación sexual en redes sociales y medios.

Fuente Cromosomax/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , ,

Piden 111 años de cárcel para un educador de los Testigos de Jehová Por abusos sexuales a siete menores de la misma Congregación

Jueves, 14 de noviembre de 2019

hqdefaultEl Ministerio Fiscal ha solicitado un total de 111 años para el acusado, quien cometió sus abusos en su domicilio particular y en viajes

El Fiscal estima que los hechos son constitutivos de cuatro delitos de agresión sexual, tres de ellos continuados; y siete delitos de abusos sexuales, tres continuados

El acusado, de 32 años y nacionalidad española, negó haber tenido cualquier tipo de contacto sexual con los menores, a quienes consideraba sus «colegas», según informa en su crónica de tribunales, Ignacio Cabanes

“Durante su declaración en el juicio, Christian S. E. negó rotundamente haber cometido los delitos sexuales. En ninguno de los siete casos. “Los niños eran mis colegas, era sólo una relación de amistad”

Caso Próvolo: la fiscalía pide 45 años de prisión para dos curas acusados de violación

| Baltasar Bueno, corresponsal en Valencia

Hoy miércoles concluye en la sección tercera de la Audiencia Provincial de Valencia la vista, comenzada ayer, en la que se juzga a un educador de la Congregación de los Testigos de Jehová en Sagunto, a quien se acusa de haber abusado sexualmente de siete menores pertenecientes a dicha Congregación religiosa entre los años 2009 y 2016, cuando dichos menores tenían entre 8 y 14 años, los cuales ya no forman parte de la misma.

El Ministerio Fiscal ha solicitado un total de 111 años para el acusado, quien cometió sus abusos en su domicilio particular y en viajes. El modus operandi era ofrecerse a los menores a ayudarles en sus estudios –el formador es estudiante de Magisterio- momento en que aprovechaba para satisfacer sus deseos.

Las víctimas manifiestan que accedieron a los deseos del procesado por temor a sus reacciones violentas. En razón a ello, el Fiscal estima que los hechos son constitutivos de cuatro delitos de agresión sexual, tres de ellos continuados; y siete delitos de abusos sexuales, tres continuados, pidiendo para el acusado penas de 57 años de prisión por los cuatro primeros delitos y 54 por los otros siete.

Igualmente, un alejamiento de las víctimas durante 20 años y se le prohíba cualquier trabajo con menores durante ese tiempo. Además, una indemnización conjunta de 75.000 euros, según informa “El Español”, medio que sí cita lo que otros medios denominan confesión religiosa sin especificar cuál.

El acusado, de 32 años y nacionalidad española, negó haber tenido cualquier tipo de contacto sexual con los menores, a quienes consideraba sus «colegas», según informa en su crónica de tribunales, Ignacio Cabanes en el diario Levante. “Fruto de esta supuesta relación de «colegueo» con niños, algunos de apenas ocho años y uno de ellos con problemas de autismo, el procesado ha tratado de justificar los encuentros con los menores, a quienes también se llevaba a viajes, excursiones y acampadas, donde dormía a solas con alguno de ellos, según él mismo ha llegado a admitir ante el insistente interrogatorio de la fiscal.

Una de las víctimas, ahora de 19 años, declaró que «cuando le decía que no, dejaba de ser amable y se ponía muy agresivo», y explicó que era el propio acusado quien le pedía que le acompañara en estos viajes. «Al principio era una relación de profesor y alumno», explicó, pero poco a poco, y una vez ganada su confianza, comenzaron los abusos.

Posteriormente, los tocamientos y felaciones dieron paso a agresiones sexuales en las que el menor se sentía atemorizado si le llevaba la contraria, hasta el punto de llegar a «llorar o suplicar» para que parara, según recordó el agredido.

Tras aguantar en silencio durante años, este menor decidió contar su pesadilla a una pedagoga del centro en el que estaba interno al sospechar que este mismo le podía estar pasando a otros niños. «Lo mío ya no lo puedo arreglar, pero cuando veo en la mirada de un niño de ocho años lo mismo que me pasó a mí, no podía consentirlo», argumentó.

“A algunos de los niños –se lee en Levante- el procesado les hacía regalos de todo tipo para ganarse su favor, como, teléfonos móviles, un ordenador y excursiones a la nieve, para que así luego accedieran a sus deseos sexuales.” Con la pena de 111 años, el rotativo refiere que la indemnización soliictada para las víctimas es de 225.000 euros.

Por su parte, el diario Las Provincias, crónica firmada por J.A. Marrahí, refiere que “el joven se presentaba como educador y orientador para ganarse la confianza de los padres y luego aprovechaba clases de repaso o viajes por diferentes poblaciones de toda España para pedirles y realizarles masturbaciones, felaciones o penetraciones anales. Las supuestas víctimas tenían entre 12 y 15 años cuando comenzó el infierno que denunciaron este lunes tras la mampara.”

“Durante su declaración en el juicio, Christian S. E. negó rotundamente haber cometido los delitos sexuales. En ninguno de los siete casos. «Los niños eran mis colegas, era sólo una relación de amistad», describió. Sí admitió haber viajado con los menores y haber compartido habitaciones de apartamento, caravana, tiendas de campaña y hasta cama «pero no hice nada de lo que dicen nunca, eso se lo han inventado», expuso en su defensa.

«Jamás» fue su palabra más repetida”, añade Marrahaí, quien escribe “La Audiencia de Valencia ha visto pocas veces a un acusado enfrentado a penas tan elevadas. Nada menos que 111 años de cárcel es lo que pide la fiscalía para Christian S. E., por los presuntos abusos y agresiones sexuales a siete menores de una congregación religiosa de Camp de Morvedre de la que también era miembro el sospechoso”.

 Fuente Religión Digital

General, Testigos de Jehová , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.