Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Sáhara Occidental’

Varios colectivos LGTB y numerosos activistas a título personal rechazan la expulsión de dos solicitantes de asilo saharauis tras un incidente homófobo

Viernes, 8 de septiembre de 2017

manifiesto-no-en-nuestro-nombre-300x182Ya cuando publicamos nuestra primera entrada sobre el tema preveíamos que daría lugar a polémica. Así ha sido. Después de que varias asociaciones LGTB difundiesen un comunicado en el que mostraban su apoyo a la decisión de no admitir la solicitud de asilo de dos personas de origen saharaui que hicieron comentarios abiertamente homófobos e insultaron al traductor de árabe encargado de asistirlas (punto de arranque de un altercado que se saldó con la inadmisión de su solicitud), otros colectivos LGTB y activistas a título personal han dado su apoyo expreso a un manifiesto que critica la expulsión de los dos saharauis y que muestran, además, su consternación “por el hecho de que colectivos LGTB apoyen una decisión que vulnera los más básicos estándares de protección del refugiado”.

Al igual que en nuestra anterior entrada publicamos el comunicado en toda su extensión, reproducimos a continuación el manifiesto, titulado “No en nuestro nombre”, publicado en Orgullos Críticos do Sul:

En torno a 60 saharauis procedentes de diferentes campos de refugiados han pasado semanas retenidos en el aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas esperando que se tramiten sus peticiones de asilo político. Decenas de ellos se han puesto en huelga de hambre en los últimos días para denunciar el trato recibido y la vulneración de sus derechos más básicos. Múltiples colectivos (Sin Papeles, Comisión Legal Sol, la Red Interlavapiés, el colectivo AGAR, Territorio Doméstico y el Observatorio de Derechos Humanos Samba Martine, entre otros) han mostrado su total apoyo al grupo y denunciado la alarmante precarización de los procesos de petición de asilo.

En este contexto se ha producido una escena que se ha saldado con la expulsión inmediata de dos de los saharauis. Según un comunicado firmado por diversas organizaciones y colectivos policiales y LGTB, algunos de los jóvenes se habrían referido al traductor de la policía utilizando la palabra “maricón” en árabe “entre risas irónicas”, sin saber que el objeto de las mismas era su propio traductor ni que este entendía lo que decían.

Cuando el traductor les recriminó su actitud se generó una discusión que prosiguió en presencia de varios policías. Los saharauis habrían aprovechado para exigir que se avanzara con sus procedimientos de asilo, tras negar “los hechos” con “actitud arrogante”, siempre según la versión recogida en el comunicado. A modo de represalia, se habría tomado la decisión de expulsar de forma inmediata a dos de ellos.

Las bolleras, maricas, bisexuales, trans y aliadas abajo firmantes queremos manifestar nuestra más firme repulsa a esta decisión. Creemos que ningún insulto homofóbico, en el caso de haberse producido, en árabe o en castellano, puede servir para justificar una decisión tan grave como la expulsión. Consideramos que incluso en el muy improbable caso de que los hechos fueran constitutivos de delito los expulsados deberían tener derecho a defenderse ante un tribunal a su debido momento, previa interposición de la correspondiente denuncia y con todas las garantías judiciales. La desproporción entre los hechos que se relatan y la decisión tomada, que implica la devolución pese a que los saharauis alegan que está en riesgo su integridad física, nos resulta profundamente obscena.

Queremos dejar constancia, además, de nuestra consternación por el hecho de que colectivos LGTB apoyen una decisión que vulnera los más básicos estándares de protección del refugiado, empezando por el Artículo 33 del Estatuto de los Refugiados de las Naciones Unidas de 1955 de prohibición de expulsión y de devolución. Artículo este que, si bien admite como excepción la expulsión de quien “constituya una amenaza para la comunidad de tal país”, lo hace tan solo en el supuesto de que exista una condena firme por un “delito particularmente grave”, circunstancia que de forma patente no se verifica en este caso. La falta de respeto que se desprende del comunicado por el derecho de asilo reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea nos resulta especialmente lamentable dado que la población LGTB también es también, en muchas ocasiones y como bien sabemos, refugiada y peticionaria de asilo.

A todos los colectivos firmantes del comunicado les enviamos, pues, un mensaje alto y claro: no nos representan.

Nos indigna también, por último, el auge del homonacionalismo islamofóbico que se refleja en este incidente. En otras palabras, repudiamos la creciente instrumentalización de la lucha contra la LGTBfobia por parte de discursos y políticas xenófobas dirigidos contra la población de origen árabe. Si el objetivo fuera el de expulsar a la homofobia del territorio nacional, hay muchos ejemplos por los que empezar. Nos negamos a que, en nuestro nombre, se justifiquen más vulneraciones de los derechos de quienes sufren la violencia racista institucional y cotidiana, sean o no población migrante. Especialmente cuando esta se dirige contra colectivos vulnerables como las asiladas y refugiadas de cualquier credo, etnia o procedencia.

Contra la vulneración de derechos de asiladas y refugiadas,

En solidaridad con los compañeros expulsados,

En solidaridad con el pueblo saharaui,

Contra el racismo y la islamofobia,

NO EN NUESTRO NOMBRE

En el momento de publicar esta entrada, el manifiesto ha recibido la adhesión de los colectivos Ciclobollos Dykes on Bikes, Panteras Rosa-Frente de Combate á LGBTfobia, Asamblea Transmaricabollo de Sol, Respeta LGTBH, Lumagorri, Coletivo TransGaliza, Pensaré Cartoneras y ARELAS (Asociación de familias de menores Trans).

Pero también cuenta, a título individual, con el apoyo de personalidades LGTBQ del mundo del activismo, la política y la cultura, como Daniel Ahmed, Sejo Carrascosa, Beatriz Gimeno, Josué González, Eduardo Nabal, Lucas Platero, Javier Sáez o José Luis Serrano, entre otras. Cualquier persona puede adherirse, en cualquier caso, dirigiendo un correo electrónico a Orgullos Críticos do Sul.

Sin duda, el tema seguirá dando que hablar. Lo sucedido toca de una o otra forma materias sensibles, como las condiciones de acogida a las personas que huyen de conflictos terribles, la homofobia y el machismo que muchas de ellas arrastran consigo desde sus lugares de origen (ya hemos recogido, por ejemplo, noticias sobre cómo refugiados LGTB han tenido que recibir protección especial frente a la hostilidad de otros refugiados) o la utilización falaz por parte de algunos de los derechos LGTB como argumento para justificar actitudes discriminatorias hacia otros colectivos vulnerables. Y más en un contexto como el actual, que premia la defensa numantina de las posiciones de cada uno y castiga la empatía hacia los que no son y no piensan como uno mismo, o simplemente hacia los que tienen una sensibilidad diferente ante ciertas realidades aunque se compartan muchas otras.

 

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Entidades LGTB apoyan la decisión de no admitir la solicitud de asilo de dos saharauis que dedicaron insultos homófobos al traductor de árabe

Lunes, 4 de septiembre de 2017

sahrawi_arab_democratic_republic_in_its_region_claimed-svgsaharaUna noticia que posiblemente dará lugar a polémica. Diversas entidades, entre ellas varias asociaciones LGTB, han difundido un comunicado en el que muestran su apoyo expreso a la decisión de no admitir la solicitud de asilo de dos personas de origen saharaui que hicieron comentarios abiertamente homófobos e insultaron al traductor de árabe encargado de asistirlos. Un incidente ante el cual estas organizaciones han querido posicionarse de forma pública en favor del funcionario que tomó la decisión, aunque respetando el derecho de otras organizaciones de apoyo a los solicitantes de asilo a “no compartirla”.

Reproducimos textualmente la narración del incidente, tal y como la hacen las organizaciones firmantes del comunicado, y que tuvo lugar en el aeropuerto de Barajas, en Madrid. Es la versión que estas organizaciones han obtenido por parte del traductor de árabe (A. S., de origen kuwaití y ciudadano español) y “otras fuentes” no especificadas:

El traductor pasa por delante de varios solicitantes de asilo que están esperando. Al pasar, escucha insultos, burlas y risas irónicas. Se están mofando de su condición y diciendo la palabra ‘maricón’ en árabe. Ellos desconocen que el traductor habla su idioma y que, en realidad, es el intérprete que, posteriormente, les asiste para tomar su solicitud de asilo en árabe.

En ese momento, el traductor no dice nada. Al volver a pasar, vuelven a comenzar las risas y los insultos, por lo que el traductor se dirige a ellos y les comunica que entiende perfectamente lo que le están diciendo. Se produce una discusión verbal en la que el traductor dice que su labor es la de apoyarles, pero no soportar sus insultos. 

Ante esa discusión intervienen 4 agentes de la policía nacional para ver qué sucede. Los pre-solicitantes empiezan a hablar con los agentes de una forma arrogante, elevando el tono de voz y exigiendo a la policía que se les conceda el asilo. El tono sube de tal forma que el resto de la gente en la sala se empieza a asustar. Ante eso, la policía decide llevarles a un cuarto para hablar con ellos y aislarles del resto, de forma que no se produzca un altercado en una sala donde, incluso, hay niños. 

En presencia del traductor y en esa sala separada, un agente de la policía les explica que esta actitud homófoba no es aceptable en España. Aunque niegan los hechos, se ríen con actitud despectiva hacia una agente de la policía y elevan el tono de voz. Uno de ellos se encara a pocos centímetros de uno de los policías, gesticulando con las manos agresivamente.

Ante esta actitud, se contacta con el jefe del grupo de inadmitidos y asilo de frontera, DON CARLOS GÓMEZ ÍÑIGUEZ, quien decide no tomar a dos de ellos la solicitud de asilo y aplicarles el protocolo de rechazo y retorno al país de procedencia. El grupo del que ambos individuos forman parte se compone de 7 personas. Las otras 5, que no habían intervenido en el incidente homófobo, tramitan sus solicitudes con normalidad, pudiendo pasar la frontera.

Teniendo en cuenta lo sucedido, las organizaciones AET Transexualia, ACDO (Asociación de Abogados Contra los Delitos de Odio), COGAM, Fundación 26 de Diciembre, Fundación Triángulo Madrid, Gaylespol (Asociación de Policías LGBTi+), GMadrid Sports, Movimiento Contra la Intolerancia, LGTBIpol (Agentes de la autoridad por la diversidad), la sección sindical estatal de Interior de FSC-CC OO, la sección sindical del Ministerio de Interior de UGT y el SUP (Sindicato Unificado de Policía) han suscrito un comunicado conjunto en el que apoyan la decisión de Carlos Gómez Íñiguez, al que de hecho consideran “una persona muy comprometida con la causa del asilo y la protección de los solicitantes” al tiempo que “comprometida con los derechos humanos y el respeto a las minorías”.

Entendemos que las personas rechazadas y las organizaciones de apoyo al asilo y refugio que les representan tienen todo el derecho a no compartir la decisión de inadmitir a estas personas y presentar los recursos que consideren adecuados en apoyo de sus defendidos. Pero a su vez, las organizaciones firmantes, firmes defensores del derecho al asilo y el refugio en nuestro país, también creemos que es importante que quienes se acojan a este derecho deben conocer que en España no se permiten comportamientos homófobos, sexistas, islamófobos, cristianófobos o cualquier otra expresión de odio y discriminación, expresa el comunicado. En este sentido, consideramos acertada la decisión de D. Carlos Gómez Iñíguez en lo que se refiere a compromiso contra todo forma de discriminación. Las organizaciones firmantes del comunicado han querido además agradecer expresamente en nombre del traductor de árabe que fue objeto de los insultos homófobos “las muestras de solidaridad de los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía y su compromiso en la lucha contra toda forma de LGBTfobia”.

Se da la circunstancia de que el incidente concreto al que se refiere el comunicado tiene lugar en el contexto de las protestas de varias organizaciones de defensa de los derechos humanos por la situación en la que se encuentran varias decenas de solicitantes de asilo saharauis en Barajas y el modo en el que son tratados.

El Sáhara Occidental, recordemos, es un territorio del Norte de África ocupado en su mayor parte por Marruecos desde que España lo abandonara a su suerte en 1976. Solo una pequeña fracción permanece bajo control del Frente Polisario, la resistencia a la ocupación marroquí, que tras el abandono de España proclamó la República Árabe Saharaui Democrática.

Fuente Dosmanzanas/EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Marruecos expulsa a una cooperante española, detiene a una pareja gay y denuncia que desde el extranjero se trata de “socavar la moral pública”. Placebo defiende los derechos LGTB en un concierto

Lunes, 8 de junio de 2015

gay_marruecosLa  banda británica Placebo aprovechó esta semana el escenario en un festival de música en Rabat para protestar en favor de los derechos de los homosexuales en Marruecos

Durante los últimos días, en varios escenarios de Marruecos se ha exigido la despenalización de la homosexualidad. Sin embargo, lejos de cualquier aperturismo LGTB, el Gobierno de Rabat se está enrocando en posturas homófobas e intransigentes. La primera acción fue protagonizada por dos francesas de Femen. Unas horas después, en un concierto, el bajista del grupo musical Placebo, además de lucir la bandera arcoíris en su instrumento, se quitó la camiseta y dejó ver el número “489” tachado, en referencia al artículo del Código Penal marroquí que condena las relaciones homosexuales. Para atajar este tipo de reivindicaciones, la policía ha detenido a una pareja gay que se besaba en público cerca del mausoleo Hasan II en Rabat, en el mismo lugar donde tuvo lugar la protesta de las FEMEN. Los chicos han sido detenidos y están acusados de “atentar contra la moral pública” y el Ministerio del Interior marroquí ha expulsado a una cooperante española por apoyar, según su retorcida explicación, “las causas de la desviación de la moral”. A pesar de estos y otros desagravios (incluidas las expatriaciones de españoles), Mariano Rajoy recibe en Madrid, con todos los honores, al primer ministro de Marruecos y a una nutrida representación de su gobierno. El debate sobre los derechos humanos, sin embargo, ha quedado excluido de la reunión bilateral.

Mano dura contra cualquier reivindicación de los derechos humanos más elementales del colectivo LGTB. Esta es la premisa que ha adoptado el Gobierno de Marruecos ante la sucesión de protestas a favor de la derogación de los artículos 489 y 490 del Código Civil por los que “las relaciones contra natura entre individuos del mismo sexo” están penadas con hasta 3 años de cárcel y 1.000 MAD (unos 90 euros) de multa. El pasado domingo, dos activistas francesas de Femen eran las primeras en llevar a cabo su acción: mientras se besaban entre ellas frente a la Torre Hasán, con sus pechos desnudos, exhibieron en su cuerpo el lema “In Gay we trust” (libre adaptación del conocido ”In God we trust”, lema de los Estados Unidos). Como consecuencia, fueron detenidas y deportadas a Francia.

44190114--644x362Placebo llevaba la misma reivindicación al escenario del festival de música Mawazine. Stefan Olsdal, bajista del grupo y cuya pareja es un español, tocó con un instrumento pintado con los colores del arcoíris (emblema LGTB) y lució en su torso el número “489” tachado, aludiendo a la supresión del citado artículo homófobo del Código Penal. El propio Olsdal se encargó de subir una fotografía en su cuenta de Instagram, con la frase :“El artículo 489 condena la homosexualidad en Marruecos. ¡Todavía! Vamos a deshacernos de él. Todo mi amor y apoyo a aquellos que tienen que luchar por su derecho a amar! Paz y amor de Placebo“.Cabe recordar que, además de la declarada homosexualidad de Olsdal, el vocalista Brian Molko es abiertamente bisexual.

بلاسيبو-526x404El concierto de Placebo en Rabat se enmarca, como decíamos, en el festival Mawazine, que cuenta con el apoyo del rey Mohamed VI. De hecho, varios familiares del monarca y miembros de la casa real siguieron el festival desde las primeras filas, como se ha sabido a través de diversos medios de comunicación. Los pequeños gestos aperturistas por parte de algunos allegados a la realeza, no obstante, chocan de frente con los intereses del gobierno, que se juega su reelección en las próximas elecciones. Con todo, no es la primera vez que en el certamen se despiertan “polémicas” relacionadas con los derechos LGTB o con la “moral” de las actuaciones. Ricky Martin, Elton John o Jennifer Lopez pueden atestiguarlo en ediciones anteriores del mismo festival.

La portavoz española de Femen, Lara Alcázar, fue detenida, según su propia versión, horas antes de la protesta pro LGTB de sus compañeras francesas de organización. La versión oficial de Marruecos es diferente. Las autoridades aseguran que Alcázar fue expulsada de su territorio el pasado 22 de mayo. La activista feminista, por el contrario, mantiene que fue detenida y expulsada el 31 de mayo. En cualquier caso, parece obvio que Alcázar iba a tomar parte de las protestas y que se ha evidenciado el ánimo del Gobierno marroquí de castigar cualquier tipo de manifestación encaminada a favorecer los derechos LGTB. Tampoco hay que menospreciar la idea de que, como cara visible de Femen en España, Lara Alcázar era una posible “sospechosa” de antemano, a la que podría convenir silenciar antes de que hiciera algo que pusiera en aprietos a las autoridades. Para Alcázar, “no fue una detención en sí, sino una eliminación arbitraria de la policía secreta”.

Actiistas-650x300El Ministerio del Interior marroquí califica las protestas de Femen como “actos de hostilidad hacia Marruecos” por parte de aquellos, dice, que son “inelegibles por la sociedad marroquí, con todos sus componentes”. La credibilidad de Marruecos queda en entredicho, sea como fuere, por la detención de una pareja gay que también escogió para besarse, un día después de la reivindicación de Femen, la Torre Hasán (uno de los entornos históricos más prominentes, en el que se haya, además, el mausoleo en el que está enterrado Mohammed V, primer rey del Marruecos independiente, así como su hijo y sucesor Hasan II, progenitor del rey actual).

Y, si cabe, todavía es más flagrante la detención y extradición de la delegada española en Marruecos del Instituto Internacional para la Acción Noviolenta (NOVACT), Laia Villa. En declaraciones a El Mundo, el director de esta organización sostiene que “cuando llegó a casa, a las siete de la tarde, le estaban esperando varios policías en la puerta”. Para entender lo sucedido, en realidad, hay que remontarse al pasado 17 de mayo, Día Mundial contra la homofobia. La embajada de Holanda en Rabat acogió ese día diversos actos a favor de los derechos humanos y de la diversidad sexual, tras su prohibición en espacios públicos por parte de las autoridades marroquíes. Villa y otros cooperantes, así como representantes políticos como, por ejemplo, el embajador de la Unión Europea, participaron con su presencia (todo ello a pesar de que, ahora, la embajada holandesa prefiera mantenerse al margen de polémicas e, incluso, tratar de no ser citada en los medios).

Laia Villa, antes de estos hechos, ya había denunciado meses atrás que “las asociaciones de derechos humanos en Marruecos están viendo una vulneración que no habían presenciado desde 2010”. Estas declaraciones se hacían públicas el pasado mes de febrero, tras lo ocurrido en la sede de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH). Concretamente, la policía marroquí entró a la fuerza en las oficinas de la citada entidad con la finalidad de detener a dos periodistas de France 3 que se encontraban rodando un documental sobre el control y la presión de las autoridades marroquíes sobre organizaciones no gubernamentales como AMDH.

Y es que las autoridades de Marruecos han detenido y expulsado del país a L.V. delegada del Instituto Internacional para la Acción No Violenta (Novact) porque, según ha alegado Rabat, promovía iniciativas contra la «moral pública» y el «desvío» de las buenas costumbres al defender los derechos de la comunidad LGTB. “Cuando llegó a casa, a las siete de la tarde, le estaban esperando varios policías en la puerta”, cuenta el director de Novact.

La ONG española ha explicado en un comunicado que su delegada fue detenida por tres policías de paisano el miércoles, a las 18.30 horas, a las puertas de su domicilio en Rabat. Tras varias horas de interrogatorio, las autoridades marroquíes decidieron expulsarla del país, cumpliendo así una amenaza que ya habían esgrimido en mayo.

Tras su detención, las autoridades la montaron en un coche y la llevaron a Tánger Med, dónde pagaron un ferry hasta Algeciras. Llegó a la ciudad española sin teléfono y sin dinero. “Nos hemos enterado de que estaba en España porque me ha llamado ella misma desde un móvil que ha pedido nada más llegar. Tanto a mí como al Consulado y a la Embajada nos habían informado de que estaría en la Comisaría de la Place Pietri -una plaza de Rabat-“, sigue narrando el director del colectivo español. Sin embargo, cuando llegó allí no había ni rastro de la cooperante española. Leer más…

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.