Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Pravy Sektor’

Un sacerdote ortodoxo de Odesa (Ucrania) «limpia» la ciudad con agua bendita por la celebración del Orgullo LGTB

Sábado, 25 de agosto de 2018

orthodox-priest-odessa-700x438@cityod, Twitter / Odessa Media

El jefe del Departamento Misionero de la Diócesis Ortodoxa Oriental de Odesa, el padre Oleg Mokryak, ha querido «liberar» a la ciudad ucraniana del «desfile de desviación sexual que profana las calles», como ha calificado al Orgullo LGTB, celebrado el pasado fin de semana y al que acudieron un centenar de valientes activistas. La «misión» protagonizada por Mokryak ha consistido en esparcir agua bendita por las aceras, por el mobiliario urbano y hasta por las estatuas de todo el trayecto recorrido por el activismo igualitario. El sacerdote ortodoxo ha contado con varios colaboradores, entre los cuales uno sostenía el cubo de plástico con el agua bendita y otro portaba el retrato de un santo. Mientras se celebraba el Orgullo, en las ventanas de algunos domicilios se colgaron banderas con la imagen de Cristo y un pequeño grupo se manifestó con carteles con lemas como «todos juntos por la familia».

El sábado se celebró el Orgullo LGTB de Odesa, en el que participaron unos 100 activistas, custodiados por cerca de 800 agentes de policía. Si bien el pasado mes de junio tuvo lugar en Kiev el Orgullo más multitudinario de la historia del país, en el que más de 5.000 personas se manifestaron pese a las amenazas de los ultras, el activismo de Odesa no ha querido renunciar a visibilizarse también en su propia ciudad. Los manifestantes recorrieron el bulevar Primorsky, desde el Palacio Vorontsov hasta el Ayuntamiento.

dk8-bmzw0aayq0qOrgullo LGTB de Odesa (Ucrania), celebrado el 18 de agosto de 2018.

El primer Orgullo LGTB de Odesa se celebró en 2016 y, tras el del año pasado, esta se ha convertido en la tercera edición (en 2015 no consiguió la autorización para poderse llevar a cabo). Grupos de radicales también intentaron boicotear en esta ocasión la marcha igualitaria, aunque fueron bloqueados por la policía. En los momentos previos al arranque de la manifestación, dos jóvenes neonazis fueron detenidos por tratar de atacar a los activistas. El otro conato de conflicto se produjo entre los agentes y el capellán ortodoxo militar, al no permitírsele la entrada al recorrido.

Y si las afrentas a las personas que reivindican la igualdad y luchan por ella en Odesa no fueran suficientes, hay que añadir la kafkiana imitación del recorrido del Orgullo LGTB que ha protagonizado el jefe del Departamento Misionero de la Diócesis Ortodoxa Oriental de Odesa, Oleg Mokryak. Acompañado por varios acólitos, uno de los cuales sostenía el retrato de un santo y otro un cubo de plástico rojo lleno de agua bendita, el padre Mokryak ha bañado todo lo que encontraba a su paso. El objetivo, como ha manifestado el propio religioso, era «liberar» a la ciudad ucraniana del «desfile de desviación sexual que profana las calles».

En el siguiente vídeo, aunque es muy breve, se puede contemplar durante unos segundos la particular «misión» del sacerdote:


Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Ortodoxa , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Consejo de Europa expresa su preocupación por el incremento de la violencia contra la comunidad LGTB en Ucrania

Sábado, 23 de septiembre de 2017

logocoeLlamada de atención sobre la situación de las personas LGTB en Ucrania. El Consejo de Europa, organismo supranacional que abarca casi todo el continente, ha hecho público un informe en el que alerta sobre el incremento de la violencia LGTBfoba y los discursos de odio. La sensación de inseguridad aumenta por la inacción de la policía ante muchos de los ataques y la ausencia de una legislación que ampare suficientemente a las víctimas.

La Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI), integrado en el Consejo de Europa, ha publicado un informe sobre la situación de los derechos humanos en Ucrania. El organismo se encarga de denunciar el racismo, las discriminaciones de todo tipo, la xenofobia, el antisemitismo y otras formas de intolerancia en los países miembros del Consejo, que son casi todos los Estados con territorio europeo, incluidas Rusia y Turquía pero no Bielorrusia.

En el texto difundido este martes, la organización alerta sobre la situación de vulnerabilidad de varios colectivos, entre ellos los extranjeros, las personas de etnia gitana y la comunidad LGTB. Como principales fuentes de los discursos de odio LGTBfobo, señala a los miembros de partidos de ultraderecha como Pravy Sektor, la prensa (en particular la regional) y las iglesias ortodoxas.

La agresividad retórica se incrementó especialmente a raíz de la celebración del Orgullo de Kiev en 2015, al que asistieron unas 300 personas a pesar de la amenaza de ataques como los que finalmente se produjeron. También como protesta contra la legislación aprobada ese año referida a la discriminación basada en la orientación sexual en el ámbito laboral. La LGTBfobia ocupó el segundo lugar, tras la xenofobia, entre los discursos de odio más difundidos, con 424 casos registrados.

En cuanto a la violencia física, los casos han aumentado en los últimos años, con seis asesinatos, 32 agresiones y seis ataques a eventos entre 2014 y 2015, como el mencionado en Kiev o un foro sobre derechos LGTB atacado posteriormente en Odesa. Para combatir estas situaciones, la ECRI insta a Ucrania a reforzar la protección de sus ciudadanos LGTB ampliando la legislación vigente para que haga referencia explícita a la orientación sexual y la identidad de género. Concretamente propone modificar el Código Penal y la legislación antidiscriminatoria con esta finalidad. También señala medidas en el ámbito de la educación, como la formación de los profesores para prevenir el acoso LGTBfobo.

Ucrania: hostigamiento a la comunidad LGTB

Hemos dado cuenta de varios sucesos cargados de violencia contra el colectivo LGTB en Ucrania. En marzo de este 2016, el Festival de la Igualdad que se celebraba en la ciudad ucraniana de Leópolis tuvo que ser cancelado, después de que una turba amenazante rodeara el hotel que acogía a los participantes, y los recibieran con una lluvia de piedras y pequeños explosivos cuando eran desalojados.

Como señalábamos anteriormente, en  junio de 2015, publicábamos los ataques durante la marcha del Orgullo LGTB de Kiev, que se saldó con al menos 10 heridos y 25 ultras detenidos. Aun así, teniendo en cuenta el clima de crispación y la imperante homofobia social, los organizadores y activistas participantes consideraron que la presencia de unos 300 personas era un éxito, teniendo en cuenta que “todos sabían que era peligroso”. Poco después, en agosto, un foro sobre derechos LGTB en Odesa también era atacado.

En julio de 2014 nos hacíamos eco de las imágenes que registran el intento de asalto de un grupo neonazi a un local de ambiente gay en Kiev. Este miserable incidente ocurría pocos días después de que las autoridades de la ciudad prohibieran la celebración de la Marcha del Orgullo, justificando su negativa en supuestos problemas para garantizar la “seguridad”, así como por la situación de guerra en el este del país.

En 2013 fueron los tribunales los que prohibieron la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital ucraniana, a petición de un grupo de parlamentarios, que también esgrimieron como motivo para la prohibición los posibles disturbios entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Pero a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba a los pocos días por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la ira de los grupos de extremistas.

De hecho, la presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados. Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet cuando comunicaba dicha suspensión se convirtieron en la imagen de la persistencia del odio LGTBfóbico instalado en la sociedad ucraniana. Una sociedad que trata de acercarse a Europa sin poner freno a la discriminación a la que aboca a una parte de sus propios ciudadanos. Como último ejemplo, en mayo de este año dábamos cuenta de la estupidez de  la ultraderecha ucraniana que impidió completar el arcoíris gigante de Eurovisión 2017

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Ortodoxa , , , , , , , , ,

El Orgullo de Kiev se celebra sin incidentes graves a pesar de las amenazas

Jueves, 16 de junio de 2016

People take part in the March of Equality, organized by LGBT and human rights activists in Kiev, Ukraine, June 12, 2016. REUTERS/Valentyn OgirenkoCientos de personas participaron el domingo pasado en la manifestación del Orgullo LGTB que transcurrió por el centro de Kiev, la capital ucraniana. A pesar de las amenazas de la extrema derecha de convertir la marcha en un “baño de sangre, no se han producido incidentes reseñables, gracias en buena medida al amplio despliegue policial.

Unas 1.500 personas participaron el domingo pasado en la “Marcha por la Igualdad LGTB” de Kiev, que tuvo una duración de unos veinte minutos. La policía, que ya había anunciado dos días antes que protegería a los asistentes, desplegó más de cinco mil agentes que impidieron los intentos de reventar la marcha por parte de grupos de contramanifestantes que protestaban contra la “propaganda LGTB”. Los pocos que consiguieron traspasar el cordón policial para acosar a los manifestantes fueron detenidos y posteriormente puestos en libertad.

Afortunadamente, por tanto, no se cumplieron las amenazas de la extrema derecha nacionalista, que habían anunciado un “baño de sangre” si tenía lugar la marcha. El Pravy Sektor había tachado a los ciudadanos LGTB de Ucrania de “monstruos inmorales, payasos y degenerados”. Pero los activistas decidieron  seguir adelante con la convocatoria, para que la sociedad ucraniana vea “lo que somos realmente, por qué pensamos que se están violando nuestros derechos civiles y lo que queremos”, según los organizadores.

En la marcha participaron, además de los activistas locales, políticos y diplomáticos extranjeros como Judith Gough, embajadora británica en Ucrania. Gough, que es abiertamente lesbiana, se felicitó por “un gran paso adelante para la igualdad en Ucrania”. La europarlamentaria alemana de Los Verdes Rebecca Harms destacó el “mayor apoyo político” que, según ella, ha recibido el Orgullo en comparación con el año pasado. Según el diputado ucraniano Serhiy Leshchenko, del gobernante Bloque Petro Poroshenko, este apoyo ha quedado reflejado en el amplio despliegue policial para proteger a los participantes.

Ucrania: hostigamiento a la comunidad LGTB

Hemos dado cuenta de varios sucesos cargados de violencia contra el colectivo LGTB en Ucrania. En marzo de este 2016, el Festival de la Igualdad que se celebraba en la ciudad ucraniana de Leópolis tuvo que ser cancelado, después de que una turba amenazante rodeara el hotel que acogía a los participantes, y los recibieran con una lluvia de piedras y pequeños explosivos cuando eran desalojados.

Como señalábamos anteriormente, en  junio de 2015, publicábamos los ataques durante la marcha del Orgullo LGTB de Kiev, que se saldó con al menos 10 heridos y 25 ultras detenidos. Aun así, teniendo en cuenta el clima de crispación y la imperante homofobia social, los organizadores y activistas participantes consideraron que la presencia de unos 300 personas era un éxito, teniendo en cuenta que “todos sabían que era peligroso”. Poco después, en agosto, un foro sobre derechos LGTB en Odesa también era atacado.

En julio del año pasado nos hacíamos eco de las imágenes que registran el intento de asalto de un grupo neonazi a un local de ambiente gay en Kiev. Este miserable incidente ocurría pocos días después de que las autoridades de la ciudad prohibieran la celebración de la Marcha del Orgullo, justificando su negativa en supuestos problemas para garantizar la “seguridad”, así como por la situación de guerra en el este del país.

En 2013 fueron los tribunales los que prohibieron la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital ucraniana, a petición de un grupo de parlamentarios, que también esgrimieron como motivo para la prohibición los posibles disturbios entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Pero a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba a los pocos días por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la ira de los grupos de extremistas.

De hecho, la presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados. Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet cuando comunicaba dicha suspensión se convirtieron en la imagen de la persistencia del odio LGTBfóbico instalado en la sociedad ucraniana. Una sociedad que trata de acercarse a Europa sin poner freno a la discriminación a la que aboca a una parte de sus propios ciudadanos.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , ,

Tras su anexión a Rusia, quedan prohibidas las Marchas del Orgullo de Sebastopol en aplicación de sus leyes homófobas.

Jueves, 17 de abril de 2014

Kiev_Gay_PriddeLas autoridades de Sebastopol, en la península de Crimea, han prohibido la celebración de las Marchas del Orgullo programadas para los días 22 y 23 del presente mes de abril. La prohibición se ha dictaminado en base a las leyes homófobas vigentes en Rusia sobre la llamada “propaganda homosexual”. Se trata de la primera vez que se aplica esa normativa en la ciudad tras su anexión a Rusia en marzo bajo el estatus de ciudad federal.

El referéndum mediante el cual Sebastopol se separaba de Ucrania para anexionarse a Rusia como “sujeto federal” dividió a la comunidad LGTB de la ciudad. Si bien muchos se consideraban culturalmente rusos, también temían verse sometidos a las leyes vigentes en ese país, que coartan la visibilidad de las personas LGTB, impidiendo, entre otras cosas, la celebración de las Marchas del Orgullo.

Sin embargo, la secesión de Ucrania triunfó en el referéndum, con un apoyo del 97 % de los participantes, aunque los países occidentales no han reconocido el resultado por considerarlo ilegal. Tras la aprobación de la independencia de Crimea por su Parlamento, el Ayuntamiento de Sebastopol aplicó el resultado del referéndum, votando a favor de la integración de la ciudad en la Federación de Rusia como territorio federal, es decir, como una entidad diferenciada del resto de Crimea, con el mismo estatus de las ciudades de Moscú y San Petersburgo.

De la homofobia social de Ucrania…

Ciertamente, la situación de la población LGTB en Ucrania es complicada. La homosexualidad fue legalizada en 1991, pero más allá de eso no se reconoce ningún derecho. La homofobia, amparada desde ámbitos como el religioso o el policial, es generalizada. Un sondeo hecho público en noviembre de 2011 mostraba que el 78,1 % de los ucranianos condena las relaciones entre personas del mismo sexo.

Es imposible no recordar, por ejemplo, la brutal agresión que sufría en mayo de 2012 el activista LGTB Svyatoslav Sheremet con ocasión de la que iba a ser primera marcha del Orgullo en Kiev, la capital ucraniana, suspendida en el último momento ante la presión de cientos de contramanifestantes. Cuando Sheremet explicaba a un grupo de periodistas el porqué de la anulación, fue brutalmente atacado por una decena de jóvenes que se ensañaron con él, pateándole con fuerza incluso cuando ya estaba en el suelo. Un año después, en mayo de 2013, el Orgullo era prohibido por los tribunales a petición de un grupo de parlamentarios ucranianos, argumentando posibles disturbios. Aún así, la marcha se acabó celebrando, y 50 activistas se manifestaron durante algo menos de una hora.

La situación actual en Ucrania tras el conflicto con Rusia es aún menos halagüeña para el colectivo LGTB, si se tiene en cuenta que el partido de extrema derecha Svoboda (“Libertad”), algunos de cuyos miembros han atacado en el pasado a activistas LGTB, es uno de los grandes triunfadores de la “revolución ucraniana”, hasta el punto de que ha colocado en el nuevo gobierno al vice primer ministro, a tres ministros y al fiscal general, además de a varios gobernadores de provincias. Otra de las formaciones que ha crecido al calor de las revueltas es el denominado Pravy Sektor (“Sector de Derechas”), una organización neonazi de carácter paramilitar cuyo líder es Dmitri Yarosh, que en una entrevista al diario El País expresaba su actitud negativa hacia los homosexuales, indicando que no aceptaba la “propaganda homosexual” ni el matrimonio igualitario.

…a la homofobia de estado rusa

Pero, con la anexión a Rusia, esa misma población se enfrenta a una homofobia social de igual o mayor intensidad y a una legislación que impide de hecho la propia visibilidad de las personas LGTB. Cualquier celebración de las festividades del Orgullo, por ejemplo, es prohibida por ser considerada “propaganda de relaciones no tradicionales a menores”.

Quienes simplemente enarbolan una bandera arcoíris o reivindican la celebración del Orgullo son detenidos y sancionados. Aun más temible es la práctica impunidad con que actúan grupos como Occupy Pedofilyaj y similares, dedicados al acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB ante la pasividad muda de autoridades y población.

En un correo electrónico dirigido a la cadena de noticias estadounidense NBC News, uno de los miembros de la comunidad LGTB de Crimea, Maxim Kornilov, resumía la situación actual de la siguiente manera: “antes de la ocupación rusa era muy complicado ser gay en Ucrania, por eso seguía en el armario y me sentía atrapado. Ahora es absolutamente insoportable”.

Fuente Dosmananas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Ucrania: con independencia del bando, las personas LGTB pierden

Miércoles, 19 de marzo de 2014

ucrania-ley-homosexualMucho se está hablando de Ucrania estos días, y más se hablará en próximas semanas. El reciente triunfo de la revuelta que llevó a la salida del poder del presidente prorruso Víktor Yanukóvich y el aún más reciente referéndum de Crimea han provocado una convulsión internacional de difícil pronóstico. Se suceden en prensa los análisis, a veces con un enfoque demasiado simplista y maniqueo. Nosotros hemos querido asomarnos hoy a un conflicto en el que nos resulta difícil dirimir qué bando tiene la razón, pero en el que hay algo seguro: las personas LGTB pierden, en cualquier caso.

La situación de la minoría LGTB en Ucrania ya era muy complicada antes del estallido del presente conflicto. La homosexualidad fue legalizada en 1991, pero más allá de eso no existe reconocido ningún derecho. La homofobia, amparada desde ámbitos como el religioso o el policial, es generalizada. Un sondeo hecho público en noviembre de 2011 mostraba que el 78,1 % de los ucranianos condena las relaciones entre personas del mismo sexo.

article-2147385-1331EACB000005DC-270_634x512Todavía permanece en nuestra retina la imagen de la brutal agresión que sufría en mayo de 2012 el activista LGTB Svyatoslav Sheremet con ocasión de la que iba a ser primera marcha del Orgullo LGTB de Kiev, la capital ucraniana, suspendida en el último momento ante la presión de cientos de contramanifestantes. Cuando Sheremet explicaba a un grupo de periodistas el porqué de la anulación, fue brutalmente atacado por una decena de jóvenes que se ensañaron con él, pateándole con fuerza incluso cuando ya estaba en el suelo. Los extremistas atacaron también a otras personas presentes con gases lacrimógenos, puñetazos y patadas. Un año después, en mayo de 2013, el Orgullo era prohibido por los tribunales a petición de un grupo de parlamentarios ucranianos, argumentando posibles disturbios. Aún así, la marcha se acabó celebrando, y 50 activistas se manifestaron durante algo menos de una hora.

No han sido ni mucho menos los únicos incidentes de tipo homófobo que hemos recogido ocurridos en Ucrania. También en mayo de 2012 una exposición de la fotógrafa Yevgenia Belorusets sobre la vida de las familias LGTB era atacada y varias obras eran destrozadas. El copresidente del consejo de organizaciones LGTB ucranianas, Andriy Maimulakhin, denunciaba por entonces como una atípica alianza de ultranacionalistas radicales, prorrusos y organizaciones religiosas había lanzado una auténtica campaña homófoba sin precedentes. Amnistía Internacional llegó a desaconsejar a gays y minorías étnicas viajar al país con motivo de la Eurocopa 2012.

En dosmanzanas también nos hemos hecho eco del intento de la Rada Suprema (Parlamento ucraniano) de aprobar una ley contra la “propaganda homosexual” al estilo de la ahora vigente en Rusia. Un proyecto cuya tramitación fue suspendida en el verano de 2012 tras las fuertes presiones internacionales, pero que luego se intentó resucitar. El proyecto, por cierto, era mucho más duro que el que finalmente se aprobó en Rusia: contemplaba penas de hasta cinco años de cárcel para aquellos que divulguen información positiva sobre la homosexualidad.

¿Se puede esperar algo mejor del nuevo Gobierno?

himnoLa situación descrita, por desgracia, es transversal a las dos comunidades que coexisten en Ucrania. Un país que desde su independencia en 1991 ha vivido en permanente tensión interna entre la población de habla rusa, concentrada al este y sur del país, y la de habla ucraniana, concentrada al norte y al oeste. Por lo que se refiere a la religión, la mayoritaria es la ortodoxa, aunque también aquí hay divisiones: unos obedecen al patriarca de Moscú, otros al de Kiev. Existe también una significativa proporción de fieles greco-católicos, concentrados al oeste del país. Y más allá de esta realidad interna, ya compleja de por sí, Ucrania es además pieza clave en el tablero geopolítico internacional, en el que la vecina Rusia es un jugador especialmente interesado. Tras la independencia ucraniana, no lo olvidemos, Rusia ha mantenido en Crimea a una buena parte de su flota naval (anteriormente rusa, Crimea fue “regalada” a Ucrania por Nikita Kruschev en 1954, cuando ambos países eran parte de la Unión Soviética). Ucrania está además atravesada por diversos gasoductos que conducen el gas ruso a Europa.

Seguros de que bien poco puede esperarse de un Gobierno prorruso por lo que a los derechos de la minoría LGTB se refiere, los hay que pueden pensar que el nuevo Gobierno, supuestamente proeuropeo y apoyado por el bloque occidental, debe ser distinto. Desgraciadamente, nada apunta a que esto vaya a ser así, especialmente si se tiene en cuenta que en la ”nueva Ucrania” las fuerzas políticas de extrema derecha, cuando no abiertamente neonazis, se han situado como un agente político de primer orden y de importancia creciente. Una de las formaciones determinantes en la génesis de las protestas contra el Gobierno prorruso de Yanukóvich fue Svoboda (“Libertad”), un partido de extrema derecha, antisemita y homófobo, que en las elecciones de 2012 se alzó con más del 10% del voto en en total del país, pero que en agunos de sus distritos occidentales obtuvo más del 30% del voto.

El líder de Svoboda, Oleg Tiagnibok, no ha dudado por ejemplo en calificar de “héroe” al criminal de guerra nazi (y ucraniano) John Demianiuk (“Iván el Terrible”), uno de los responsables del exterminio judío durante la Segunda Guerra Mundial. El clima de antisemitismo que se vive en las calles es tal que el rabino de Kiev ha pedido a sus fieles que abandonen la capital (e incluso el país) tras los últimos acontecimientos. Este partido de extrema derecha, algunos de cuyos miembros han atacado en el pasado a activistas LGTB, es uno de los grandes triunfadores de la “revolución ucraniana”, hasta el punto de que ha colocado en el nuevo gobierno al viceprimer ministro, a tres ministros y al fiscal general, además de a varios gobernadores de provincias.

Pero si Sbovoda era ya un importante actor político en Ucrania, la formación que ha crecido al calor de las revueltas es el denominado Pravy Sektor (“Sector de Derechas”), una organización neonazi de carácter paramilitar cuyo líder es Dmitri Yarosh, que hace pocos días concedía una entrevista al diario El País en la que al ser preguntado por los derechos de los homosexuales se mostraba de acuerdo con las leyes “antigays” de su odiada Rusia. “Soy cristiano y mi actitud es negativa hacia ellos. Entiendo que la gente con una sexualidad diferente tenga derecho a vivir como quiera, pero no acepto la propaganda de todo eso ni los matrimonios gays. Estamos a favor de la familia tradicional”, afirmaba.

¿Conseguirán los sectores moderados del nuevo Gobierno ucraniano suavizar la situación y desplazar a los radicales de extrema derecha del centro de la escena política? No lo parece, a tenor de los últimos acontecimientos. “Les quemará el suelo bajo sus pies”, clamaba este fin de semana el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, en alusión a los separatistas crimeos en un discurso televisado. No parece, desde luego, el mejor escenario para la moderación. Confiemos en que la situación se destense, y que las personas LGTB de Ucrania puedan respirar algo más tranquilos. el panorama no es sin emabrgo alentador.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.