Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Lili Elbe’

Julio Puente López: “Ponerse en el lugar de las personas trans no es fácil, pero es de justicia y de fe cristiana”

Sábado, 13 de febrero de 2021

trans-transexuales-eeuu-derechoshumanos-idaho-gobernador-1“Fanatismo religioso y derecho natural”

“El periodista americano Michael Sea Winters afirma que se está produciendo un cisma de corte jansenístico en la Iglesia americana que ha infectado a la jerarquía y al clero”

“La radicalización, como vemos, no es algo exclusivo hoy de la lucha política y de la sociedad civil. El sector integrista sigue sin aceptar la realidad de una Iglesia que ha dejado atrás la ideología de cristiandad”

“No es fácil ponerse en el lugar de las personas trans, comprenderlas. Pero tenemos que hacerlo por deber de justicia y de fe cristiana. Tiene que haber protección legal para los millones de personas trans que hay en el mundo”

“Las rutas de la renovación son como un laberinto… La futura ley trans española, redactada desde el conocimiento científico y la sensatez, debería alcanzar el máximo consenso posible y contar con el asesoramiento y la experiencia de las personas de ese colectivo”

07.02.2021 | Julio Puente López

“¿Es el presidente de la Conferencia Episcopal ahora el gran imán de cada católico de Estados Unidos?” Es la pregunta que se hacía en el NCR el periodista Michael Sean Winters el pasado 27 de enero. Se refiere al arzobispo Gomez, miembro del Opus Dei. Winters afirma que se está produciendo un cisma de corte jansenístico en la Iglesia americana que ha infectado a la jerarquía y al clero. El influyente laico católico George Weigel, biógrafo de Juan Pablo II, sería uno de los que está flirteando con este tema.

Con motivo de la proclamación de Biden como nuevo presidente de Estados Unidos al Arzobispo Gomez le faltó tiempo para recordarle la doctrina de la Iglesia, la del aborto en concreto, que si este ignora le inhabilitaría según muchos neoconservadores para recibir la comunión. ¿Sería este un sacramento para los puros al que los débiles no podrían acudir para hacer más fuerte su fe? El papa Francisco no es de esa opinión.

La radicalización, como vemos, no es algo exclusivo hoy de la lucha política y de la sociedad civil. La Iglesia católica sufre también en su seno profundos enfrentamientos. Con nostalgia de la ideología de cristiandad o del Estado confesional, la oposición de carácter ultraconservador al programa de reformas del papa Francisco tiene las características de los comportamientos sectarios.

El sector integrista sigue sin aceptar la realidad de una Iglesia que ha dejado atrás la ideología de cristiandad. “El Vaticano I hablaba de la Iglesia como “sociedad perfecta”; el Vaticano II habla de la Iglesia como “necesitada de continua renovación”, leemos en la Historia de la Iglesia editada por la editorial San Pablo. El historiador Guido Zagheni dedica a este tema un capítulo de casi 70 páginas titulado “El proyecto de “cristiandad”: Modelo de relación entre la Iglesia y el mundo”. Su conclusión es clara: con el Vaticano II se ha superado la ideología de cristiandad.

LAS-PERSONAS-TRANS-NO-SON-PELIGROSAS_DSC_2507-1000x500Pero las rutas de la renovación no son fáciles. Son como un laberinto donde todos andamos dando vueltas sin encontrar la salida de Mt 6, 24: Dios o el dinero, evangelizar o colonizar. Y el clero renuncia, sí, al sexo, o lo intenta, pero se enreda siempre en los juegos del poder y de la acumulación de bienes, sin querer comprender que el cristianismo que cree que hay acceso a Dios desde el apego al dinero es falso. Es el problema que tienen todas esas personas tan amantes de las tradiciones religiosas y de la estética litúrgica, pero no tanto de la justa distribución de la riqueza.

En la década de los setenta el sociólogo alemán Franz-Xaver Kaufmann escribió un libro titulado “Theologie in soziologischer Sicht” (Herder, 1973). El autor dedica un capítulo a estudiar el papel que ha jugado el pensamiento iusnaturalista en la estabilización del catolicismo, sobre todo en la sociedad alemana. Fue el fundamento ideológico que hizo posible la aparición de una subcultura católica unida, cerrada y partidista en la esfera política. Desde Pio IX hasta el concilio Vaticano II el papado se sirvió de la teoría del derecho natural y de la apelación a la ley natural para marcar la frontera con la sociedad secular y dar cohesión a la comunidad de creyentes.

El Vaticano II supuso el fin de esa ideología, pero Juan Pablo II y Benedicto XVI volvieron a insistir en la teoría del derecho natural reivindicando un liderazgo moral del papado no solo para la Iglesia, sino también frente a la sociedad civil. Benedicto XVI en su viaje a España esgrimió el derecho natural al enjuiciar la ley del aborto y la ley del contrato civil entre personas del mismo sexo. La España laica entendió que era “una extorsión a la libertad de conciencia”. “La coartada justificadora era la supuesta violación del derecho positivo de una ley natural que solo la Iglesia católica se halla en condiciones de conocer, interpretar y aplicar” (Javier Pradera, El País, 10 de noviembre de 2010).

Y ahora los obispos de Estados Unidos, como si quisieran ser la tercera cámara del Estado, no han perdido ni un minuto en hablar al presidente Biden de la ley del aborto para influir así en su conciencia. Se olvidan de que el cristiano mayor de edad juzga por sí mismo lo que cree justo (cf. Lc 12, 56-57). Se olvidan de la legítima autonomía de la ciencia, de la autonomía de lo temporal, de que los obispos no pueden substituir la conciencia de los fieles, de que la misión de la Iglesia no es de orden político, económico o social. Estos obispos ignoran todo aquello que enseñó el Vaticano II en la Gaudium et spes.

Imagen-despatologización-transLa Iglesia anterior al Vaticano II era una sociedad que se decía perfecta y que constituía una cultura aparte y a la defensiva frente a lo que venía de fuera, que creaba una sociedad paralela con escuelas, universidades, hospitales, medios de comunicación y toda clase de sociedades y organismos a los que se añadía el adjetivo de “católicos”. Esa Iglesia no daba siempre un testimonio auténtico del Evangelio, porque conseguir influencia y poder no es evangelizar. Tradicionalista y dogmático, el catolicismo era visto por muchos como una secta. En América se usaba con frecuencia la palabra inglesa “sectarian” para referirse a ese tipo de creyente católico. Ahora volverá a haber nuevos motivos para hacerlo.

Pero una Iglesia así, de doctrina y ritos que no cambian y que promete la salvación frente a un mundo extraviado, sigue teniendo sus adeptos. Ahí tenemos a los grupos católicos federados en “Una Voce”, y a los clásicos grupos ultraconservadores y fundamentalistas españoles de todos conocidos, con su interpretación al pie de la letra de la Escritura, su intransigencia y su rigidez dogmática.

Wolfgang Waldstein, el famoso jurista de Salzburgo que el papa Benedicto XVI citó en su discurso en el “Reichstag” de Berlín, gran defensor del iusnaturalismo tal como lo explicaba el magisterio hasta hace poco, fue nombrado presidente de honor de la asociación laica alemana “Pro Missa Tridentina”. El cardenal Rouco Varela reflexionó en 2019 sobre ese discurso del papa Ratzinger en el Parlamento de Berlín en 2011. En su artículo, “¿Un nuevo retorno del derecho natural?” publicado en Ius Communionis, presenta Rouco el discurso de Benedicto XVI como una propuesta para recuperar el “derecho natural” como categoría intelectual y como valor ético-jurídico.

Todo ello es legítimo y tiene su sentido, pero conviene no olvidar que un “corazón dócil, que sepa escuchar para juzgar, para discernir entre el bien y el mal”, como pedía Salomón (cf. 1 R 3, 9), es algo que no le es negado a ningún hombre honesto. Benedicto XVI cita ese pasaje con la expresión de “un corazón oyente” (“ein hörendes Herz”) y también cita el versículo de Rm 2, 15 que habla de una ley escrita en el corazón, en la conciencia de todo hombre, no solo en la de los cristianos. Ya nos dijo Ebner, y luego Rahner, que el hombre es “Hörer des Wortes”, “oyente de la palabra” divina. Y es la “confianza en la palabra” lo que constituye para el personalismo la última instancia, el fundamento de la vida social, de la ley y del derecho. Aunque Ebner nos recuerda, citando Dt 30, 14, que Dios ha puesto su palabra en nuestro corazón para que la podamos poner en práctica, nos dice en sus “Glosas al prólogo del Evangelio de Juan” (1921) que “no es necesario en absoluto entender esta confianza en un primer momento en sentido religioso”. Tal vez los estudiosos del derecho podrían encontrar aquí un puente entre el positivismo jurídico de H. Kelsen, contemporáneo de Ebner, por cierto, y el iusnaturalismo.

La ley natural no se encuentra en ninguna caja fuerte del Vaticano bajo siete llaves teniendo acceso a ella solamente el magisterio del papa. Que su fundamento sea la ley eterna de Dios no anula la capacidad de todo hombre para razonar. Como enseñó hace años el profesor Stephen Buckle “la idea de derecho natural no proporciona atajos al razonamiento moral”. La promulgación de esa ley y de ese derecho corresponde, como ya defendió Santo Tomás de Aquino, a la inteligencia humana. En ese sentido, como muestra Buckle, la ley natural bien entendida tiene capacidad para incorporar el cambio.

el-papa-con-neria-y-su-mujerDiego Neria Lejárraga, el primer transexual en ser recibido por un papa,

Siguiendo las enseñanzas del profesor Jesús Vega López, si le he entendido bien, esta ley no puede interpretarse en un sentido radicalmente contrario a la idea de igualdad en su sentido moderno y contemporáneo, puesto que incluye la noción de universalidad normativa que da origen a la idea de “ley moral”.

El contenido de la ley natural ha de ser interpretado, pero sin apelar a una antropología natural inalterable, porque entonces estamos haciendo una interpretación no igualitaria negando los hallazgos del razonamiento crítico jurídico que reconoce que existe un derecho fundamental a la igualdad de trato y a la no discriminación. La afirmación de este derecho constituye la base de las legislaciones de los Estados occidentales que reconocen las uniones civiles de las personas del mismo sexo y los derechos de las personas con sexualidades diversas. Sin reconocer este derecho a la igualdad de trato, que la Iglesia debería aplicar a sus propios fieles, a las mujeres y a las minorías sexuales, resulta difícil ver que las pretensiones de la Iglesia en estas materias puedan tener acogida en un Estado constitucional laico. No aparecerían ante los ciudadanos como una doctrina moral “razonable”.

No es de extrañar que las reformas del papa Francisco encuentren oposición cuando queriendo ser fiel al espíritu de “aggiornamento” y de renovación de la Iglesia del Vaticano II afronta los problemas sin recurrir a esa teoría del derecho natural. El cardenal Müller se expresó así en una entrevista del Corriere della Sera: “La palabra de Dios vale para todos los tiempos. Y habla del derecho natural, moral. La constitución antropológica no se respeta en esta nueva antropología LGTB”. Según Müller “el papa es el primer intérprete de la ley natural”. Y pregunta: “¿Por qué interviene en estos asuntos de los Estados sin subrayar la dimensión de la ley natural?”

Se ve claramente el interés de los ultraconservadores por usar ese concepto como un comodín dialéctico con el que hacer oposición. Müller, con el puritanismo ajeno al Evangelio que desde San Pablo impregna la enseñanza de la Iglesia, e ignorando la sexología, recuerda que “las relaciones sexuales están reservadas exclusivamente al matrimonio”. Reprocha así al papa que hable de las uniones civiles entre personas del mismo sexo, del derecho de todos a tener una familia y una protección legal.

En 2019 este cardenal viajó a Estados Unidos y se vio con los miembros de la Corte Suprema y católicos conservadores, Samuel Alito y Brett Kavanaugh, así como con Brian S. Brown, conocido activista homófobo y con la princesa Gloria von Thurn und Taxis, una millonaria de Ratisbona amiga de los que se oponen a Francisco. Esta empresaria ultraconservadora, que ve en Müller al Trump de la Iglesia, fue la que puso al cardenal en contacto con Stephen Bannon. Uno recuerda aquellas palabras de Ebner cuando se preguntaba en su escrito “El escándalo de la representación” qué espera la aristocracia de una victoria de Dios. “Nada cuando se da en el corazón del hombre. Pero ¿qué de esta en el mundo?”

21805558685-5e3ac127a9-z

Hermana Mónica Astorga OCD, quien acompaña y ayuda a mujeres trans (Diario de Río Negro/Gobierno Provincial )

Los grupos de presión que mezclan política y religión son, como vemos, especialmente activos en América. Francisco parece estar en buena forma, pero ya se han publicado libros que nos hablan de cómo debería ser el próximo papa. George Weigel y Edward Pertin han publicado sendos libros con el mismo título, The Next Pope. Si en Roma o en la iglesia alemana se estudia la posibilidad de dar la comunión a los divorciados que han vuelto a contraer matrimonio Weigel, haciendo una interpretación burda del Evangelio, se apresurará a señalar que el papa no puede cambiar la doctrina de Jesús sobre la indisolubilidad del matrimonio. Es una táctica común en el sectarismo refutar lo que el adversario no ha sostenido. Lo que técnicamente llaman “mutatio elenchi” si se hace a sabiendas. Una forma de acusar falsamente. Además se pasa por alto Mt 19, 9: “a no ser en caso de porneia”, algo que rompería el matrimonio.

Weigel no ha dudado en tergiversar la doctrina social del papa Juan Pablo II en la encíclica “Centesimus annus” (1991). Pero el texto es claro: “Queda mostrado cuán inaceptable es la afirmación de que la derrota del llamado “socialismo real” deja al capitalismo como único modelo de organización económica. Hay que romper las barreras y los monopolios que colocan a tantos pueblos al margen del desarrollo, y asegurar a todos —individuos y naciones— las condiciones básicas que permitan participar en dicho desarrollo” (Centesimus annus, 35). No es pues verdad como afirma Weigel que el papa apoyara la doctrina de la autorregulación libre de los mercados.

El sectarismo ultraconservador se hace con frecuencia fanatismo obsesivo en los temas de la sexualidad y de las relaciones humanas. Así, por ejemplo, el que fue arzobispo de San Luis, el conservador americano Carlson, hoy ya retirado, insistía todavía en 2020 en que “la comprensión católica de la persona humana sostiene que el sexo y el género no pueden separarse”. Pero la realidad de la vida hace pedazos la rigidez de esa doctrina de la Relación final del Sínodo de los obispos de 2015 recogida luego en otros documentos.

I000010FTRIErJF4Un caso real lo puede mostrar. Recordemos a J. Morris. Falleció el 20 de noviembre de 2020 a la edad de 94 años. Sirvió en el ejército británico durante la segunda guerra mundial, se graduó como oficial de inteligencia en Sandhurst, trabajó como periodista y, como miembro de la expedición de Hurt y Hillay en su conquista del Everest, dio la noticia en exclusiva para The Times en 1953. Morris, después de estudiar en Oxford, contrajo matrimonio con Elisabeth Tuckniss, la mujer de su vida con la que tuvo 5 hijos. Escribió más de 40 obras, entre ellas Pax Britannica, una historia del imperio británico en tres tomos y libros de viajes traducidos a muchos idiomas. James Morris, nacido biológicamente como varón, siempre supo que era mujer.

En 1972 James Morris viajó a Casablanca para someterse a una reasignación de sexo. Lean su obra “Conumdrum” (Enigma). Desde entonces y hasta que murió en 2020 fue Jan Morris. Tras un divorcio al tener que someterse a las leyes, de nuevo la unión civil con Elisabeth Tuckniss, el tú de su yo, más allá del sexo y de la orientación sexual. Fue una mujer transgénero primero, mujer transexual después de la operación, en una larga lista en la que están Lili Elbe, Virginia Prince, Caitlyn Jenner, Georgine Kellermann y millones de otras. Y habría que hablar también de los hombres trans, que nacieron con el sexo biológico de mujer. Está claro que el sexo y el género no siempre van de la mano. Son cosas diferentes. Y otra cosa distinta de ambos es la orientación sexual. Y eso simplemente es lo que afirman los estudios de género.

No es fácil ponerse en el lugar de las personas trans, comprenderlas. Pero tenemos que hacerlo por deber de justicia y de fe cristiana. Tiene que haber protección legal para los millones de personas trans que hay en el mundo. La futura ley trans española, redactada desde el conocimiento científico y la sensatez, especialmente en los que se refiere a los menores, debería alcanzar el máximo consenso posible y contar con el asesoramiento y la experiencia de las personas de ese colectivo.

La comunidad transgénero de Estados Unidos (cerca de un millón de personas) le hizo saber al arzobispo Carlson que su doctrina desconocía su problemática. Si se evitan las posturas sectarias no tendría por qué ocurrirle lo mismo a la Iglesia en España.

Fuente Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , ,

Qatar prohíbe la película trans ‘La chica danesa’ por su contenido ‘depravado’

Jueves, 14 de enero de 2016

índiceCatar, el pequeño pero inmensamente rico emirato del Golfo Pérsico, ha prohibido que se siga exhibiendo en sus cines La chica danesa, película que cuenta la historia de Lili Elbe, una de las primeras mujeres transgénero de las que se conoce su historia. Las quejas por su contenido “depravado” han llevado al Ministerio catarí de Cultura a detener la exhibición de la cinta. La homosexualidad es ilegal en Qatar, con castigos que van hasta siete años de cárcel a la pena de muerte para los musulmanes. Las personas trans en Qatar no tienen derechos a cambiar su sexo legalmente.

Un miembro del personal de una sala de cine en Doha explicó al periódico The Guardian que “La chica danesa” se proyectó por primera vez este pasado jueves, pero tan pronto como las autoridades les dijeron que retirasen fue suspendida. Al parecer varios espectadores denunciaron el film por considerar que su contenido es ‘depravado’ y sus quejas llegaron hasta la máxima autoridad del país.

“Nos gustaría informarles que hemos contactado con la administración en cuestión y la proyección de la película danesa está ahora prohibido en los cines. Les agradecemos por su vigilancia inquebrantable”, fue el tuit publicado por las autoridades cataríes en la cuenta de Twitter.

No es de extrañar. Catar es una monarquía absoluta en la que reina la familia Al Zani desde mediados del siglo XIX, y en la que las relaciones homosexuales pueden representar condenas de prisión superiores a los cinco años. Por supuesto, no existe derecho reconocido alguno en materia LGTB, tampoco a las personas transgénero.

Sin embargo, y a diferencia de lo que sucede con otros países que incumplen los derechos humanos más elementales, la situación en Catar apenas si merece reproche alguno por parte de los países occidentales. El emirato, de hecho, mantiene excelentes relaciones políticas y económicas con España. Bien conocido es por ejemplo el patrocinio que desde el año 2010 hace, a través de Qatar Airways, del Fútbol Club Barcelona. También tiene participación en importantes medios de comunicación: un sultán catarí próximo al emir posee aproximadamente el 10% del grupo PRISA (propietario de El País y la cadena SER).

Pero las buenas relaciones no se limitan a España. No en vano Catar (para muchos de forma incomprensible) se hizo con la organización del Campeonato Mundial de Fútbol 2022 sin que su falta de respeto a los derechos LGTB supusiese problema alguno. El suizo Joseph Blatter, entonces máxima autoridad del fútbol mundial, respondió a las quejas pidiendo a los aficionados LGTB que acudieran a Catar que simplemente “se abstuvieran” de mantener actividades sexuales. El aluvión de críticas recibidas condujo a Blatter a disculparse, aunque sin llegar a profundizar en la cuestión. “No voy a entrar en tal discusión, pero diré aquí que si he herido a un grupo de gente al hacer estos comentarios, lo lamento”, expresó. Más tarde el Ministerio catarí de Deportes aseguró que se buscarían “fórmulas creativas” para resolver el problema de los aficionados LGTB. Sobre despenalizar la homosexualidad, ni una palabra…

Pero no es la única crítica que llega sobre la película por parte de poblaciones controladas por grupos religiosos. Ofensiva cultural del lobby homosexualista para normalizar la transexualidad, titulaba el portal InfoVaticana. Y soltaban perlas que nos causan verdadero terror de cómo se puede llegar a manipular a las personas a través de las creencias religiosas. Desde este portal acusan a la ‘La chica danesa’ de ser “la última apuesta del lobby homosexualista, muy presente en la industria del cine, por promocionar a través de la cultura sus dogmas que niegan la naturaleza humana”. Y como ejemplo de películas que han querido ‘inculcar la ideología de género’, el autor de este texto cita a ‘Philadelphia’ (con dos 2 Óscar, 2 Globos de Oro, 1 BAFTA y el Oso de Plata de Berlín) o ‘Brokeback Mountain’ (con 3 Óscar, 4 BAFTA, 4 Globos de Oro y el León de Oro de venecia, entre otros muchos reconocimientos). Dos películas que pasarán a la historia del cine por mucho que algunos se limiten a decir chorradas.

La Película

El ganador de un Oscar por su papel de Stephen Hawking en “La teoría del todo” (2014), Eddie Redmayne, se mete esta vez en la piel de Einar Wegener en la película sobre su vida titulada “La chica danesa”, que llega a los cines en España este viernes 15 de enero. La cinta adapta a la gran pantalla la novela del autor David Ebershoff, narra la historia real de Einar, la primera persona en someterse a una operación de cambio de sexo mientras que Alicia Vikander será la pintora y esposa Gerda Waud que acompañó a su pareja por esta travesía vital. Pero los espectadores de Qatar no podrán ver la película ya que el Ministerio de Cultura de ese país la ha vetado.

Precisamente este viernes se estrena en España La chica danesa (The Danish Girl), que fue presentada en el pasado Festival de Venecia (donde se alzó con el Queer Lion 2015 a la mejor película de temática LGTB). Dirigida por Tom Hooper y protagonizada por el actor Eddie Redmayne, la película narra la apasionante vida de Lili Elbe, una de las primeras mujeres transgénero de las que se tiene constancia que se sometió a cirugía de reasignación. Conocida primero como Einar Wegener (nombre que usó durante años, cuando socialmente era identificada como un hombre), Elbe nació en Dinamarca en 1882. A los 22 años contrajo matrimonio con Gerda Gottlieb (desde entonces Gerda Wegener) y ambas desarrollaron una carrera como ilustradoras y pintoras. La relación entre ellas no fue, desde luego, la de un matrimonio heterosexual tradicional: durante una época vivieron en París, donde Lili comenzó a hacer apariciones públicas como mujer (sin que se supiera que Einar y Lili eran en realidad la misma persona) al tiempo que servía de modelo femenina a Gerda.

Lili se sometió a su primera cirugía de reasignación en 1930 en Alemania, a la que seguirían cuatro más. Las primeras operaciones (extirpación de genitales masculinos) se desarrollaron al parecer sin demasiados problemas, pese a lo incipiente de las técnicas quirúrgicas. Sin embargo, Lili acabaría muriendo tras las complicaciones surgidas de su últimas operaciones, demasiado ambiciosas para la época (incluso se le intentó trasplantar ovarios y útero). Algunas fuentes consideran posible que Lili fuese en realidad una persona intersexual. De lo que no hay duda es de su identidad de género femenina. De hecho consiguió ver reconocida legalmente su condición de mujer (su matrimonio con Gerda Wegener fue entonces disuelto, y ambas continuaron sus vidas por separado).

Lo cierto es que digan lo que digan, ‘La chica danesa’ tuvo una gran acogida en el Festival de Venecia y se posiciona como una de las favoritas para los próximos Óscar. Por cierto que la película ha sido ampliamente elogiada y aclamada por la crítica y nominada a varios premios internacionales.

Robbie Collin para The Telegraph dice de ella que es un “hermoso, humano y enternecedor biopic”. “La Chica Danesa, guionizada por Lucinda Cox y basada en la verídica historia de la primera asistencia médica a un transexual, es una pintoresca y absorbente obra. Es, también, la historia de un periodo y una cultura particular, el retrato de un problema real visto desde el prisma de temas como la ideología y la representación”, dice Glenn Kenny para Roger Ebert.

Por su parte, Jonathan Romney para The Guardian sentencia: “Bienintencionada y correcta como es, ‘La Chica Danesa’ está determinada a ser un melodrama para todos los públicos con muy poco que explorar de su tema principal”, lo que explica después con: “a pesar de la información que recibimos durante la película sobre lo peligroso y extremo del proceso médico al que se somete Einar, sentimos poco del tránsito corpóreo o del dolor que sufre el protagonista, como si su cuerpo no se correspondiese con la historia de Lili”.

Sobre las interpretaciones, David Rooney para The Hollywood Reporter comenta:“el tema principal de esta película es un vehículo perfecto para la actuación de Redmayne, que continua en la senda de lo que hizo al ganar el Oscar a la mejor actuación en ‘La Teoría del Todo’ sometiéndose a otra transformación emocional e inmersión física total de una figura histórica tremendamente valiente”. Y sobre la crítica social, la periodista Jessica Kiang de IndieWire recoge: “La película está contada de una forma tremendamente remilgada, y arriesga tan poco, incluso para los estándares más conservadores, que hasta puede que funcione para cambiar algunas opiniones, lo que la hace valiosa en el sentido de que una película más afilada, avanzada, individual, radical e incluso excitante… no lo lograría”.

Os dejamos con el tráiler de este film:

Fuente Ragap/Dosmanzanas

Cine/TV/Videos, General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La chica danesa, premio ‘Queer Lion’ en Venecia

Miércoles, 16 de septiembre de 2015

61906181-20150326-094738-L_63MbLa 72º edición del Festival de Cine de Venecia ya tiene película ganadora del Queer Lion, el premio que reconoce a la mejor película de temática LGBT. En esta edición, la película que se ha llevado este premio ha sidoLa chica danesa, una película del realizador británico Tom Hopper con una trama transexual basada en una historia real.

La película está protagonizada por Eddie Redmayne, un actor británico que en su breve carrera se ha hecho ya con un Globo de Oro al mejor actor y un Óscar al mejor actor en la última edición de estos premios, y por la actriz sueca Alicia Viknder, y en ella se cuenta la historia de una pareja de artistas que vivieron en la Dinamarca de los años 20 llamada Einar y Gerda Wegener.

La esposa, pintora, ha contratado a una modelo para plasmarla en sus cuadros, pero a última hora, la modelo cancela la cita, y ante la necesidad de terminar a tiempo su obra, la pintora le pide a su marido que pose para ella con unas medias y unos zapatos de mujer. ¿Qué ocurre entonces? Que el marido de la pintora descubre de repente que se siente mejor siendo mujer. Y hasta aquí podemos leer para no chafaros del todo la trama de esta película muy recomendable por la forma de tratar la transexualidad, tal y como han querido destacar los miembros del jurado que la han premiado con el Queer Lion.

Fuente Ambiente G

Cine/TV/Videos, General , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

‘La chica danesa’, la historia de la primera mujer transexual en someterse a cirugía

Viernes, 4 de septiembre de 2015

Lili_Elbe_1926La chica danesa (The Danish Girl) está protagonizada por Eddie Redmayne, el último ganador del Oscar al mejor actor por La teoría del todo, quien vuelve a apuntar directo a la estatuilla con esta película.

La chica danesa es una asombrosa historia de amor inspirada en los artistas Einar y Gerda Wegener. En el adelanto, de más de dos minutos de duración, vemos cómo lo que empezó siendo un juego se convierte en una decisión vital para Einar Wegener, que pasó la historia por ser la primera persona en enfrentarse a una cirugía de reconstrucción genital al convertirse en Lili Elbe.

Hay proyectos cinematográficos que parecen malditos… pero finalmente salen adelante. En 2009 recogíamos la noticia de que Nicole Kidman interpretaría la apasionante vida de Lili Elbe, una de las primeras mujeres transgénero de las que se tiene constancia que se sometió a cirugía de reasignación. La película, cuyo título era The Danish Girl (La chica danesa), iba a ser dirigida por Thomas Alfredson. Seis años después la película por fin ve la luz, pero ni Kidman ni Alfredson participan en ella. El papel de Elbe recaía finalmente en el actor Eddie Redmayne, reciente ganador de un Óscar. Os traemos hoy su tráiler oficial, con motivo del que será su estreno en el recién comenzado Festival de Venecia.

En el pasado, Lili Elbe fue más conocida por el nombre que usó durante años, cuando socialmente era identificada como un hombre, Einar Wegener. Nacida en Dinamarca en 1882,  a los 22 años contrajo matrimonio con Gerda Gottlieb (desde entonces Gerda Wegener) y ambas desarrollaron una carrera como ilustradoras y pintoras. La relación entre ellas no fue, desde luego, la de un matrimonio heterosexual tradicional: durante una época vivieron en París, donde Lili comenzó a hacer apariciones públicas como mujer (sin que se supiera que Einar y Lili eran en realidad la misma persona) al tiempo que servía de modelo femenina a Gerda, absolutamente involucrada en el proceso.

Lili se sometió a su primera cirugía de reasignación en 1930 en Alemania, a la que seguirían cuatro más. Las primeras operaciones (extirpación de genitales masculinos) se desarrollaron al parecer sin demasiados problemas, pese a lo incipiente de las técnicas quirúrgicas. Sin embargo, Lili acabaría muriendo tras las complicaciones surgidas de su últimas operaciones, demasiado ambiciosas para la época (incluso se le intentó trasplantar ovarios y útero). Algunas fuentes consideran posible que Lili fuese una persona intersexual. De lo que no hay duda es de su identidad de género femenina. Elbe, de hecho, consiguió ver reconocida legalmente su condición de mujer. Su matrimonio con Gerda Wegener fue disuelto, y de hecho las dos continuaron sus vidas por separado.

Basada en la novela del mismo título de David Ebershoff, La chica danesa es una asombrosa historia de amor inspirada en los artistas Einar y Gerda Wegener, a los que dan vida Eddie Redmayne (La teoría del todo, Animales fantásticos y dónde encontrarlos) y Alicia Vikander (Ex Machina, Operación UNCLE), y está dirigida por el oscarizado Tom Hooper (El discurso del Rey, Los miserables). El matrimonio y la obra de Lili y Gerda evolucionan a medida que ambas se adentran en el recorrido de Lili como la primera mujer transexual.

Por lo que se refiere al proyecto cinematográfico del que ahora os traemos el tráiler oficial, ha sufrido múltiples vaivenes. Ni Nicole Kidman interpretó a Lili Elbe ni Charlize Theron ni Gwyneth Paltrow (como también se dijo en su momento) a Gerda Wegener. Tampoco Thomas Alfredson ni Lasse Hallström (cuyo nombre estuvo también involucrado) la han dirigido. El papel de Elbe ha sido interpretado por Eddie Redmayne, reciente ganador del Óscar al mejor actor por su interpretación de Stephen Hawking en La teoría del todo. La actriz Alicia Vikander (Ex Machina, Operación UNCLE), interpreta a Gerda Wegener, mientras que el oscarizado Tom Hooper (El discurso del Rey, Los miserables) es el director. El guión (eso sí se ha mantenido) está basado en la novela que David Ebershoff escribió sobre la vida de Elbe.

O dejamos con el tráiler. Ya avisamos que, aunque la película se presenta en el Festival de Venecia, el estreno comercial se retrasará varios meses… La chica danesa se estrenará en Estados Unidos en noviembre de 2015, mientras que en España habrá que esperar hasta el 15 de enero de 2016.

Fuente Dosmanzanas y Cáscara Amarga

Cine/TV/Videos, General , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Christine Jorgensen, la primera persona que se sometió a un cambio de sexo.

Viernes, 30 de mayo de 2014

jorgensen_cristineAlexa López. 29 Marzo 2014

Hace ya más de sesenta años que Christine se sometió a la primera reconstrucción genital exitosa en la historia. Hoy en día es considerada “la madre de las transexuales” y pionera de la revolución sexual.

Christine Jorgensen nació con el nombre de George William Jorgensen, dentro de una familia afincada en el conflictivo barrio del Bronx neoyorkino. Se graduó del colegio en 1945 y casi de inmediato entró en el ejército. Christine nunca se consideró homosexual.

Aunque en su juventud se sentía atraído por los hombres, cuando uno de ellos le intentaba seducir, su reacción era de rechazo al grado de sentir cierta física.

A finales de los años 40, cuando se encontraba haciendo el servicio militar estadounidense, Christine leyó por casualidad el artículo de Christian Hamburger, un médico danés que se encontraba experimentando con la terapia hormonal de cambio de sexo en animales. Jorgensen viajó a Dinamarca para contactar con el investigador y allí inició un tratamiento hormonal paralelo a uno psicológico con el fin de adaptarse a su condición.

A pesar de los obstáculos legales, ya que la legislación danesa tenía prohibidas las cirugías de castración en seres humanos, el 1 de diciembre de 1952 se sometió a la intervención quirúrgica de reconstrucción genital. Además, recibió grandes dosis de hormonas que dieron lugar a cambios en su los contornos del cuerpo y la distribución de la grasa. La primera reacción fue un aumento de tamaño de las glándulas mamarias y, posteriormente, su cabello comenzó a crecer, curiosamente, cuando siempre había mostrado una gran calvicie en la sien.

Hoy en día la cirugía de reasignación sexual consiste en hacer una incisión en el escroto y estirar las terminaciones nerviosas del pene hacia el interior para diseñar una vagina, pero esta forma de cirugía no fue concretada hasta varios años después de la operación de Jorgensen.

 “Yo simplemente corregí un error que había cometido la naturaleza”

Christine narró su experiencia en foros universitarios y de televisión, convirtiéndose en una celebridad y también en una suerte de símbolo de la liberación sexual más radical hasta entonces. Ella misma afirmaba: “Yo simplemente corregí un error que había cometido la naturaleza”.

Jorgensen eligió el nombre de Christine en honor del doctor Hamburger y se volvió una portavoz de las personas transexuales y transgénero. En 1952 protagonizó la portada del New York Daily bajo el titular: “Ex-GI se convierte en una bella rubia”.

jorgensenAunque se la considera la primer transexual operada de la historia, lo cierto es que antes tenemos a la danesa Lili Elbe, que fue operada por médicos alemanes pioneros en la materia como Magnus Hirschfeld, en 1930. La diferencia es que en el caso de Lili no hubo terapia hormonal.

Tuvo dos intentos de matrimonio, pero ambos fueron fallidos, en una ocasión porque no pudo obtener la licencia para casarse dado que su certificado de nacimiento seguía diciendo que era un hombre. A su prometido además, le despidieron de su trabajo en Washington D.C., cuando anunció que estaba comprometido con Jorgensen.

Durante la década de los setenta y los ochenta, Jorgensen asistió a numerosas universidades para hablar sobre su experiencia. También trabajó como actriz en clubes nocturnos y grabó varias canciones. Christine falleció víctima de un cáncer pulmonar con 62 años.

Fuente Cáscara amarga

General , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.