Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Arkhangelsk’

Redada homófoba de la policía en un bar gay en Ucrania

Miércoles, 1 de mayo de 2019

2E1A06D1-E81F-4151-B2C8-BAC11387461CLa policía ucraniana allanó recientemente Potemkin, un club gay en la ciudad de Dnipro (966.400 habitantes). Un activista local afirma que entre 25 y 30 agentes de policía irrumpieron a la una de la madrugada, obligaron a los 30 clientes a permanecer boca abajo en el suelo del club durante tres horas mientras la policía abría las ventanas al clima gélido, confiscaron sus teléfonos móviles, gritaron insultos y bromas homófobas, hirieron a un hombre y obligaron a dos clientes extranjeros a cantar el himno nacional ucraniano.

Mientras que los propietarios del club y algunos visitantes han presentado denuncias contra las acciones de la policía, la policía afirma que la redada fue para investigar las denuncias de prostitución y “gestión de burdeles”. La policía supuestamente confiscó computadoras portátiles, teléfonos celulares, condones y otros objetos del club, pero no incluyó varios artículos perdidos en su registro oficial de artículos confiscados, según el Centro LGBTQ “Nash Mir” local.

En una declaración sobre el incidente, el Centro LGBTQ Nash Mir escribió:

Resulta que la Policía Nacional de Ucrania considera los contactos sexuales de hombres adultos como actos inmorales, una actividad regular de un club nocturno (bailes y espectáculos) como un delito penal, y la distribución de preservativos como promoción del libertinaje… La policía tampoco dio ninguna explicación sobre sus acciones claramente ilegales, poco profesionales y poco éticas, ni sobre el acoso a los visitantes del club que no fueron acusados de ningún delito.

Condenamos enérgicamente estas acciones obviamente homofóbicas e ilegales de la policía en la ciudad de Dnipro. En un momento en el que no faltan los verdaderos delitos penales en Ucrania, incluidos los delitos motivados por el odio basados en la orientación sexual, la policía participó de común acuerdo en la lucha contra las relaciones sexuales homosexuales entre hombres adultos.

Queremos destacar por separado que perseguir la llamada “distribución de pornografía” y el “funcionamiento de burdeles” (artículos 301 y 302 del Código Penal, respectivamente) es un anacronismo en el mundo democrático moderno y un instrumento de presión selectiva si esto afecta a las acciones voluntarias de individuos adultos.

De hecho, las denuncias de prostitución se utilizan en todo el cercano Oriente Medio como pretexto para acosar y arrestar abiertamente a los ciudadanos LGBTQ.

El siguiente video contiene 36 segundos de imágenes tomadas por la policía durante la redada.

En la cercana Rusia a principios de este mes, la policía de la ciudad costera nororiental de Arkhangelsk, Rusia allanó el centro LGBTQ local, “inspeccionando y retirando materiales” del centro y deteniendo a “voluntarios, abogados y cinco voluntarios” en su interior, según Gay Star News.

Fuente Cromosomax

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena a Rusia por sus leyes contra la “propaganda homosexual”

Jueves, 22 de junio de 2017

Tribunal-de-EstrasburgoPutin-18mar14Histórico pronunciamiento del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que ha condenado a Rusia al considerar que las leyes que prohíben la difusión de “propaganda homosexual” a menores violan los artículos 10 y 14 de la Convención Europea de Derechos Humanos. Por seis votos contra uno (este último de un juez ruso), el alto tribunal europeo considera que este tipo de leyes atentan contra la libertad de expresión y violan el principio de no discriminación por razones de orientación sexual. 

En noviembre de 2013 informábamos de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos había decidido iniciar el procedimiento contra las leyes homófobas de tres regiones rusas, todas ella previas a la ley federal contra la “propaganda homosexual” aprobada por el Parlamento ruso en junio de 2013. En concreto, Ryazan, Arkhangelsk y San Petersburgo fueron las tres primeras regiones rusas en aprobar leyes que impiden informar positivamente de homosexualidad en cualquier ámbito al que tengan acceso menores. Ello supone que ni marchas del Orgullo ni cualquier otro tipo de manifestaciones públicas, ni programas contra el acoso escolar, ni información sobre salud sexual, ni cualquier cuestión que un juez considere susceptible de ser entendida como “propaganda homosexual” pueden tener lugar. En definitiva, un instrumento para que la homosexualidad quede reducida a una conducta privada, invisible a los ojos de la sociedad, y estrangular el activismo LGTB.

Fueron esas leyes las que dieron lugar al inicio del procedimiento, a raíz de las denuncias de tres activistas LGTB rusos: Nikolai Bayev, Aleksei Kiselev (al que por cierto España concedió asilo en 2013) y Nikolai Alekseev (el más conocido mediáticamente). Activistas que durante los años previos violaron intencionadamente las leyes para así conseguir agotar las sucesivas instancias de la justicia rusa y acabar ante la justicia europea. En concreto, lo hicieron manifestándose delante de una bibioteca pública en Arkhangelsk, de un instituto de Educación Secundaria en Ryazan y de un edificio administrativo en San Petersburgo, mostrando pancartas con textos como “Rusia ocupa el primer lugar del mundo en sucidios de adolescentes. Entre ellos, una gran proporción son homosexuales” o “Los niños tienen el derecho de saber, en virtud del artículo 13 de la Convención de Derechos del Niño. Los grandes hombres pueden ser gais. La homosexualidad es normal”.

Tres años y medio después, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos les ha dado la razón, tras evaluar de forma conjunta las diferentes legislaciones aprobadas en Rusia sobre la materia, que culminaron finalmente con la ley estatal. En concreto, el alto tribunal considera que estas leyes violan el artículo 10 de la Convención Europea de Derechos Humanos, referido a la libertad de expresión, así como el artículo 14, referido al principio de no discriminación.

Violación del artículo 10

Por lo que se refiere al artículo 10 (libertad de expresión), el Tribunal Europeo de Derechos Humanos considera que los argumentos de Rusia, basados en que la necesidad de regular el debate público sobre la realidad LGTB tiene como fin legítimo proteger la moralidad, no son aplicables en este caso, al entender que están basados en una concepción sesgada por parte de una mayoría (la heterosexual) contra una minoría (la homosexual). Según el alto tribunal, ello atenta contra el consenso europeo sobre los derechos de las personas a reconocerse como gais, lesbianas, transexuales o bisexuales así como a disfrutar de sus correspondientes derechos y libertades.

El alto tribunal tampoco acepta otro argumento de Rusia: la necesidad de proteger la salud. De hecho, considera incluso contraproducente para la salud pública la imposibilidad de informar sobre riesgos asociados a determinadas prácticas sexuales así como los métodos de prevención.

Por lo que se refiere a la preocupación de que los menores puedan “convertirse” en homosexuales, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos considera que Rusia ha sido incapaz de demostrar, en contra de la evidencia científica disponible, que sea posible modificar la orientación sexual de una persona en base a la información externa que recibe. El alto tribunal tampoco considera que los mensajes por los cuales los demandantes fueron condenados atentasen contra los derechos de los menores ni fueran sexualmente explícitos o agresivos. De hecho, estima positivo para la cohesión social que los menores sean expuestos a “ideas de diversidad, igualdad y tolerancia”.

El alto tribunal, por último, considera que las definiciones y disposiciones de la legislación rusa son vagas y en la práctica dan lugar a un margen potencialmente “ilimitado” de aplicación. Citan, por ejemplo, el hecho de que una de las manifestaciones por las cuales los demandantes fueron condenados tuviera lugar frente a un edificio administrativo de San Petersburgo, un lugar que bajo ningún concepto puede considerarse específicamente destinado a su uso por menores.

Violación del artículo 14

Más sencilla es la argumentación del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en lo referido al artículo 14, al considerar que el hecho de que la legislación rusa de forma expresa considere que las relaciones entre personas del mismo sexo son de naturaleza inferior a las de las relaciones heterosexuales supone una clara y evidente violación del principio de no discriminación.

Condena

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en definitiva, considera la legislación rusa sobre la materia contraria a la Convención Europea de Derechos Humanos y condena al Estado ruso a pagar  8.000 euros a Nikolai Bayev, 15.000 euros a Nikolai Kiselev y 20.000 euros a Nikolai Alekseev, además de las correspondientes costas.

“El mensaje de Estrasburgo es alto y claro. Las personas LGTBI merecen igualdad, no son una amenaza y no pueden ser obligadas a esconderse. Estas leyes discriminatorias perpetúan el prejuicio, y de hecho han sido dañinas para el interés público”, se ha felicitado la directora ejecutiva de ILGA Europa, Evelyne Paradis, en un comunicado emitido nada más conocerse la sentencia. “Esperamos que esta importante sentencia atraiga la atención internacional. Es una decisión vital, y no solo para los activistas LGTBI y de derechos humanos que trabajan en Rusia. Envía un mensaje poderoso a activistas de otros países que están combatiendo propuestas legislativas igual de restrictivas”, ha añadido.

La decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos es vinculante para Rusia, cuya justicia deberá tenerla en cuenta en cualquier procedimiento abierto por la infracción de la legislación homófoba si no quiere acabar enfrentandose a nuevas condenas. ILGA Europa ya ha pedido a las autoridades rusas que, a la luz de las argumentaciones contenidas en el fallo, procedan a su reforma. Veremos sí es así.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena a Rusia por la prohibición de las marchas del Orgullo LGTB de San Petersburgo de 2010 y 2011

Miércoles, 15 de febrero de 2017

homofobia-rusiaEl Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado a Rusia por vulnerar el derecho de reunión al prohibir dos Marchas del Orgullo LGTB en San Petersburgo y otro acto en Moscú. El Tribunal ha considerado demostrado que la prohibición ilegal fue motivada por la orientación sexual de los convocantes. A pesar de estas condenas, las autoridades rusas persisten en la discriminación, pues este mismo año ya han sido prohibidas las Marchas del Orgullo LGTB en nueve ciudades, en aplicación de la ley contra la llamada “propaganda homosexual”.

En junio de 2010, los activistas LGTB de San Petersburgo comunicaron a las autoridades de la ciudad la convocatoria de la Marcha del Orgullo LGTB, que debía transcurrir por el emblemático Campo de Marte de la ciudad. La administración municipal decidió rechazar el recorrido elegido, alegando motivos de seguridad. Los convocantes plantearon una nueva ubicación, que también fue rechazada, anulándose definitivamente la convocatoria. Sin embargo, los miembros de la Joven Guardia, el grupo juvenil del partido de Vladimir Putin, convocaron con el mismo recorrido y las mismas fechas una manifestación “en defensa de los valores tradicionales de la familia”, que fue debidamente autorizada.

Al siguiente año se volvió a repetir la situación. Los activistas LGTB de San Petersburgo solicitaron el permiso para celebrar la Marcha del Orgullo, y este fue repetidamente rechazado por las autoridades, alegando siempre motivos de seguridad. En este caso, además, varios activistas decidieron hacer caso omiso de la prohibición, y se manifestaron el 25 de junio en conmemoración del Orgullo LGTB. Fueron detenidos y tuvieron que enfrentarse a una sanción administrativa por realización de actos públicos sin autorización.

En 2009, un grupo de activistas LGTB solicitaron a las prefecturas de los distritos Norte y Centro de Moscú la autorización para celebrar una reunión pública de protesta contra las posturas discriminatorias del prefecto el distrito Norte “en relación a sus esfuerzos por incitar al odio y la enemistad hacia diversos grupos sociales, y su incumplimiento de las leyes electorales”. Las solicitudes fueron denegadas en ambas ocasiones con todo tipo de irregularidades.

En todos los procesos, tanto los de San Petersburgo como el de Moscú, las decisiones administrativas fueron recurridas judicialmente, siendo rechazadas. También sufrieron el mismo rechazo las correspondientes apelaciones en instancias más altas, por lo que solo quedó la vía de recurrir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos

Este 7 de febrero, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, órgano dependiente del Consejo de Europa, ha decidido sobre una larga lista de demandas contra las autoridades rusas por violación de derechos como el de reunión o manifestación. Entre ellas, ha dilucidado las demandas presentadas por los activistas LGTB de San Petersburgo y Moscú.

Los demandantes de San Petersburgo han sido los activictas Yuri Gavrikov, Alexander Sheremetyev, Dmitry Milkov y Maria Yefremenkova (solicitud 19700/11 Yefremenkova y otros contra Rusia). El Tribunal ha considerado que se violó el derecho de reunión en ambos casos, así como ha dado por probado que el motivo fue la orientación sexual de los solicitantes. Por ello, ha condenado al Gobierno ruso a indemnizar a los demandantes con 27.500 euros (29.260 dólares) por daños y perjuicios, más 7.500 euros (7.980 dólares) por gastos judiciales. La sanción debe hacerse efectiva en el plazo de tres meses.

En el mismo plazo, el Gobierno ruso deberá indemnizar con otros 7.500 euros a Kirill Nepomnyashchiy, el activista demandante en el caso de Moscú (solicitud 51169/10 Nepomnyashchiy contra Rusia), en el que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha enumerado con contundencia el cúmulo de irregularidades y arbitrariedades cometidas por la administración rusa, convalidadas por su estamento judicial. La sentencia da por probado que se vulneró el derecho de reunión de los activistas, y que la motivación fue el contenido de la protesta.

Yuri Gavrikov, uno de los demandantes en los dos casos de discriminación de San Petersburgo, declaraba que “después de 7 años hemos alcanzado este importante hito para el Orgullo de San Petersburgo, que confirma que las autoridades violaron nuestro derecho de reunión. Pero la situación en Rusia es mucho más restrictiva en términos de libertades. Las marchas y reuniones son prohibidas en su mayoría por el Ayuntamiento cada año, para muchos grupos de personas, no solo para el colectivo LGTB. Los únicos acontecimientos permitidos son los de los partidarios del partido Rusia Unida del presidente Putin”. El activista también afirmaba que donará el importe de la sanción a la organización del Orgullo de San Petersburgo.

Poca efectividad de las sanciones

No es la primera vez que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado al Gobierno ruso por sus prohibiciones a los activistas LGTB. En 2010 falló a favor de las demandas presentadas por la prohibición de la Marcha del Orgullo de Moscú en 2006, 2007 y 2008, estableciendo una sanción total de 29.510 euros (31.400 dólares) en concepto de indemnizaciones por daños y perjuicios, así como de satisfacción de los gastos judiciales. Como se puede comprobar, las sanciones de poco han servido, más allá de lo simbólico, pues en la práctica las celebraciones del Orgullo en las distintas ciudades rusas siguen siendo prohibidas año tras año.

Este mismo año ya se ha dado a conocer la prohibición de nueve Marchas del Orgullo en otras tantas ciudades rusas: Salejar (que hubiese celebrado el primer Orgullo Polar en territorio ruso, al estar ubicada en el Círculo Polar Ártico), San Petersburgo, Arcángel (o Arkhangelsk), Ekaterimburgo, Cheliábinsk, Sarank, Tula, Tver y Vladimir. El activista y abogado ruso Nikolai Alekseev se ha ofrecido a los distintos colectivos para impulsar las correspondientes demandas, asegurando que está dispuesto, una vez más, a recurrir hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Corte Constitucional de la Federación Rusa valida las leyes discriminatorias contra las personas LGTB

Jueves, 9 de octubre de 2014

mrg rusiaLa Corte Constitucional de la Federación Rusa ha dictaminado que las leyes que prohíben la llamada “propaganda homosexual” no violan la Constitución rusa y se ajustan a derecho. Aunque la sentencia era esperable, dado el dictamen del mismo signo aprobado el mismo tribunal el pasado mes de diciembre respecto a las legislación de San Petersburgo, la decisión de la Corte Constitucional deja al Tribunal Europeo de Derechos Humanos como única esperanza de que la normativa homófoba pueda ser derogada.

La demanda de inconstitucionalidad fue presentada por los activistas Nikolai Alexeev, Dimitri Isakov y Yarosvlav Yevtushenko. Los tres arguían que la ley aprobada el pasado 2013 por el Parlamento ruso, que prohíbe informar positivamente sobre “relaciones no tradicionales” a menores, socaba los derechos fundamentales de los ciudadanos LGTB rusos recogidos en su Constitución.

Desde su aprobación, la normativa ha servido para acallar cualquier reivindicación de los derechos de las personas LGTB, con continuadas detenciones de aquellos activistas que valientemente se resisten a permanecer en silencio. También se han repetido los despidos de funcionarios que declaran abiertamente su orientación sexual o los cierres de los medios de comunicación que respaldan sus reivindicaciones.

Sin embargo, como ya hizo en diciembre de 2013 cuando dictaminó sobre las leyes homófobas de San Petersburgo, la Corte Constitucional de la Federación Rusa ha estimado, mediante sentencia fechada el pasado 25 de septiembre, que la normativa que permite tan evidente discriminación se ajusta a la Constitución rusa y es por lo tanto plenamente legítima.

Para acabar con la vigencia de esta legislación tan solo resta la vía del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que en noviembre de 2013 inició el procedimiento contra las leyes homófobas de Arkhangelsk, Ryazan y San Petersburgo, a raíz de cuatro denuncias efectuadas por activistas LGTB rusos. Esta admisión a trámite y la existencia de la ley de ámbito federal ocasionó que las autoridades de Arkhangelsk y San Petersburgo derogaran sus normativas locales. Los activistas LGTB estiman que la derogación de cualquiera de las leyes regionales por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos podría ocasionar la derogación incluso de la ley federal.

Funte Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

San Petersburgo deroga su ley contra la “propaganda homosexual” por temor al Tribunal Europeo de Derechos Humanos: ¿Será el primer bastión hómofobo ruso en caer?

Viernes, 20 de junio de 2014

noticias_file_foto_809274_1403180878La Asamblea Legislativa de la ciudad de San Petersburgo ha derogado su ley local contra la llamada “propaganda homosexual”, una de las primeras en aprobarse antes de que se promulgara la ley de ámbito federal.  La existencia de esta última es el motivo aducido por los promotores de la derogación. Sin embargo, los activistas LGTB sospechan que la razón es el temor de que fuera revocada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, donde está denunciada, y que esa revocación arrastrase a la ley federal.

A principios de 2012, la Asamblea Legislativa de San Petersburgo aprobaba una ley que prohibía la propaganda de relaciones no tradicionales ante menores, aprobación que era sancionada apenas unos días después por el gobernador Georgiy Poltavchenko. En la práctica, la nueva ley impedía que se pudiera emitir cualquier información que pudiera alcanzar a menores que no fuera recriminatoria sobre la realidad LGTB. Impedía, por ejemplo, que se pudiera luchar contra el acoso homofóbico en las escuelas o los crímenes de odio; también evitaba la celebración de las festividades del Orgullo o cualquier reunión o manifestación semejante. Los infractores de la norma de San Petersburgo se enfrentaban a sanciones que podían llegar, en el caso de organizaciones, hasta el medio millón de rublos (unos 12.500 euros).

De hecho, apenas unos meses después de su promulgación se producía la primera sanción. El activista Nikolai Alekseev fue multado con 5.000 rublos por desplegar una pancarta ante el ayuntamiento de San Petersburgo en la que se podía leer “la homosexualidad no es una perversión”. En julio del mismo año se prohibía la celebración de la Marcha del Orgullo en aplicación de la nueva ley.

La normativa de San Petersburgo era la cuarta de este tipo aprobada en territorio ruso, tras las de Ryazan, Kostroma y Arkhangelsk. En total, diez regiones aprobaron leyes semejantes antes de la promulgación de la ley federal, aunque alguna, como Arkhangelsk, la derogaba posteriormente aduciendo solapamiento con esta última. Curiosamente, esta derogación coincidió en el tiempo con la resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos del 5 de noviembre de 2013 de iniciar procedimiento contra las leyes de Ryazan, Arkhangelsk y San Petersburgo, tras las denuncias efectuadas por diversos activistas LGTB.

San Petersburgo ha caído. El Gobierno local ha anunciado que deroga la Ley de Propaganda Gay. Lo han anunciado a bombo y platillo como si quisieran proyectar una imagen internacional de tolerancia y aperturismo pero los activistas que defienden los derechos homosexuales sospechan que los legisladores no quieren ser ‘humillados’ por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. La segunda ciudad más grande de Rusia fue una de las primeras en introducir la draconiana Ley Anti-gay en el año 2012, después de prohibir expresamente el Orgullo Gay durante 100 años. Una decisión que tuvo una respuesta negativa por parte de la comunidad internacional pero que no impidió que la encubierta ‘aniquilación gay’ se extendiera por la nación como una mancha de chapapote. Había que buscar una cabeza de turco a todos los problemas que asolan al país y los homosexuales son un blanco fácil.

Los legisladores en la asamblea local de la ciudad decidieron que ya no había necesidad de una ley local ya que ahora que existe la prohibición federal. Es decir, se trata de un simple trámite que anula una ley menor porque hay una norma superior que sigue estando muy vigente. El propio Vitaly Milonov, alma mater de la homofóbica legislación en San Petersburgo, ha asegurado que la noticia le ha defraudado y que seguirá luchando contra la “propaganda gay” y criminalizando a la comunidad LGBT. De esta forma, los legisladores homófobos rusos intentan frenar la derogación de la Ley de Propaganda Gay Federal

Según Nikolai Alekseev, es precisamente la proximidad de una posible sentencia derogatoria del Tribunal Europeo de Derechos Humanos la que ha empujado a la Asamblea Legislativa de San Petersburgo a revocar su ley homófoba local. Según el activista, que confía en un dictamen favorable, una victoria en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos respecto a las leyes regionales denunciadas podría conducir a la derogación de la propia ley federal, aunque los casos lleven un procedimiento separado. Por su parte, Milonov declaraba su intención de seguir luchando contra la llamada “propaganda homosexual” y por conseguir que se criminalicen los “actos homosexuales”.

Por su parte, el abogado y activista gay, Nikolai Alekseev, ha sugerido que Milonov está ‘asustado’ porque el Tribunal Europeo de Derechos Humanos presionará para que se anule: ‘Si los activistas de los derechos de los homosexuales ganan el caso en la corte será una victoria legal muy potente. ‘Milonov obviamente asustado y decidió anticiparse al humillante veredicto de la Corte Europea de Derechos Humanos’.

Las leyes regionales y federales son autónomas en Rusia pero la resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos podría conducir a la derogación de la otra.

Desde 2005, a Nikolay Alexeyev se le conoce como el fundador y principal organizador del Orgullo de Moscú, que está oficialmente prohibida año tras año por las autoridades de la ciudad. Junto a los activistas de la asociación de Derechos Humanos LGBT, GayRussia.Ru, trató de organizar un gran número de acciones públicas en defensa de los derechos de las minorías sexuales en Rusia.

El 21 octubre 2010, Nikolay Alexeyev, ganó el primer caso en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre violaciones de derechos humanos LGBT en Rusia. El tribunal, con sede en Estrasburgo, dictaminó por unanimidad que mediante la prohibición de tres Prides de Moscú en 2006, 2007 y 2008, Rusia violaba tres artículos de la Convención Europea. En enero de 2011, el Gobierno de Rusia pidió a la Corte remitir el caso para su reconsideración ante la Gran Sala. El 11 de abril de 2011 cinco jueces del Tribunal Europeo desestimaron el recurso de Rusia y el veredicto sobre la ilegalidad de la prohibición de Moscú orgullo entró en vigor el mismo día.

Fuente DosmanzanasRagap

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.