Archivo

Archivo para Jueves, 28 de julio de 2022

Salvarse juntos.

Jueves, 28 de julio de 2022

Del blog de la Comunidad Fronteras Abiertas (CAFA) de Zaragoza:

9BB892A0-9B3F-4101-A7B3-19C510F05613


A vosotros se os han dado a conocer los secretos del reino de los cielos y a ellos no
Mt 13, 10-17


Hay que salvarse juntos,
hay que llegar juntos a la casa de Dios.
No vayamos a encontrarnos con Dios
estando los unos separados de los otros.
Hay que pensar un poco en los otros,
hay que trabajar un poco por los otros.
¿Qué nos diría Dios si llegásemos hasta él
los unos sin los otros?

*

Charles Péguy, 1873-1914

1A4FC6CE-9083-42BD-AE0B-E2C220E88FA4

***

Dios fuerte y misericordioso,
que destruyes las guerras y derribas a los soberbios;
aparta de nosotros la destrucción y las lágrimas,
para que todos podamos llamarnos,
en verdad, hijos tuyos.

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

“”Dios, el gran silencio del universo”, por Juan José Tamayo Acosta, teólogo.

Jueves, 28 de julio de 2022

Jose-Saramago_2462463765_16105687_660x371“Mis encuentros con José Saramago”

“Estamos celebrando el centenario del nacimiento del escritor portugués José Saramago, ateo convencido. Efectivamente, la vida y la obra de Saramago fueron una permanente lucha titánica con-contra Dios”

“Muchas son las definiciones de Dios con las que me he topado. Pero, sin duda una de las más bellas definiciones de Dios es la de Saramago: ‘Dios es el gran silencio del universo, y el ser humano el grito que da sentido a ese silencio'”

“Siempre se declaró ateo, y desde su ateísmo fue un crítico impenitente de las religiones, de sus atropellos, de sus engaños, sobre todo de las guerras y cruzadas convocadas, legitimadas y santificadas por ellas en nombre de Dios”

“Durante los últimos cinco años de su vida tuve el privilegio de disfrutar de su amistad y compartir experiencias de fe e increencia, de solidaridad y trabajo intelectual, en total sintonía. Cabe destacar el sentido solidario de la vida que le caracterizó. Por eso me atrevo a aplicarle el nombre de ‘Buen Samaritano’, parábola liberada de toda connotación religiosa”

Estamos celebrando el centenario del nacimiento del escritor portugués José Saramago, que obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1998 por su capacidad para “volver comprensible una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía”. Y lo estamos haciendo con diferentes actividades en reconocimiento a una de las figuras más señeras de la literatura del siglo XX en el horizonte ético de la liberación de los pueblos oprimidos, con los que siempre se mostró solidario y a quienes defendió de los imperialismos y supremacismos. El pasado 18 de junio celebramos otra efeméride significativa: los doce años de su fallecimiento, que dejó un gran vacío y una orfandad difícilmente superable en el mundo literario no solo hispano-portugués, sino también a nivel mundial y en terreno de la ejemplaridad moral.

El 30 de mayo pasado celebramos un “Acto literario en recuerdo del Premio Nóbel: JOSÉ SARAMAGO. ÉTICA Y LITERATURA”, organizado por la Fundación Siglo Futuro, con sede en Guadalajara, en el que intervinimos: Juan Garrido, presidente de ls Fundación Siglo Futuro, Pilar del Río, periodista, esposa del Premio Nóbel y presidenta de la Fundación José Saramago, Nativel Preciado, periodista y escritora, Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz, y yo mismo. En este este artículo voy a desarrollar algunas de las ideas que expuse en dicho evento en el que participaron 200 personas.

Durante los últimos cinco años de la vida de Saramago tuve el privilegio de disfrutar de su amistad y compartir experiencias de fe e increencia, de solidaridad y trabajo intelectual, en total sintonía. Dos fueron los momentos especiales de dicho disfrute y un tercero que no pudo celebrarse.

“Dios es el gran silencio del universo”

El primero tuvo lugar en Sevilla en enero de 2006. Caminábamos por las calles sevillanas José Saramago, su esposa la periodista y traductora de sus obras al castellano Pilar del Río, la pintora Sofía Gandarias y yo en dirección del Paraninfo de la Universidad Hispalense para participar en un Simposio sobre Diálogo de Civilizaciones y Modernidad. A las 9 de la mañana, al pasar por la plaza de la Giralda, comenzaron a repicar alocadamente las campanas de la catedral de Sevilla –antes mezquita, mandada construir por el califa almohade Abu Yacub Yusuf-.

“Tocan las campanas porque pasa un teólogo”, dijo Saramago con su habitual sentido del humor.

-“No –le contesté en el mismo tono- repican las campanas porque un ateo está a punto de convertirse al cristianismo”.

En ese diálogo fugaz, la respuesta de Saramago no se hizo esperar:

Eso nunca. Ateo he sido toda mi vida y lo seguiré siendo en el futuro”.

De inmediato me vino a la mente una poética definición de Dios que le recité sin vacilar:

-“Dios es el gran silencio del universo, y el ser humano el grito que da sentido a ese silencio”.

-“Esa definición es mía”, reaccionó sin dilación.

-“Efectivamente, por eso la he citado –le contesté-. Y esa definición está más cerca de un místico que de un ateo”.

Mi observación le impresionó. Nadie le había dicho nunca nada parecido y le dio que pensar, sin por ello dejarse embaucar por mi ocurrencia. Efectivamente, la vida y la obra de Saramago fueron una permanente lucha titánica con-contra Dios. Como lo fuera la del Job bíblico –al que Bloch llama “el Prometeo hebreo”, quien maldice el día que nació, siente asco de su vida y osa preguntar a Dios, en tono desafiante, por qué le ataca tan violentamente, por qué le oprime de manera tan inhumana y por qué le destruye sin piedad (Job, 10). O como el patriarca Jacob, quien pasó toda una noche peleando a brazo partido con Dios y terminó con el nervio ciático herido (Génesis 32,23-33). No es el caso de Saramago, que salió indemne de las peleas con Dios y nunca se dio por vencido.

Muchas son las definiciones de Dios con las que me he topado a lo largo de mis cincuenta años dedicado a la teología, precedidos de la formación católica catequética de la escuela y la parroquia de mi pueblo. Fue allí donde aprendí la primera definición de Dios en el catecismo del padre Gaspar Astete, la repetí de carrerilla muchas veces y todavía soy capaz de hacerlo hoy:

“Dios es una cosa lo más excelente y admirable que se puede decir y pensar, infinitamente Bueno, Poderoso, Sabio, Justo, Principio y Fin de todas las cosas,[premiador de buenos y castigador de malos]”.

Durante mis estudios de teología tuve que dar cuenta de la demostración de la existencia de Dios conocida como el “argumento ontológico”, de Anselmo de Canterbury, del que Albert Camus decía con razón que no conocía a ninguna persona que hubiera dado su vida por defenderlo.

Pero sin duda una de las más bellas definiciones de Dios es la de Saramago que acabo de citar. La leí en sus Cuadernos de Lanzarote, de 1993, y la he dado a conocer doquiera he hablado del premio Nobel portugués. Lo recuerda el propio Saramago en O Caderno. Textos escritos para o blog. setembro de 2008-março de 2009 de esta guisa:

“Hace muchos años, nada menos que en 1993, escribí en los Cuadernos de Lanzarote unas palabras que hicieron las delicias de algunos teólogos de esta parte de Iberia, especialmente Juan José Tamayo que, desde entonces, generosamente me ofreció su amistad. Fueron estas: ‘Dios es el gran silencio del universo, y el ser humano el grito que da sentido a ese silencio’. Reconózcase que la idea no está mal formulada, con su quantum satis de poesía y su intención levemente provocadora bajo el sobreentendido de que los ateos son muy capaces de aventurarse por los escabrosos caminos de la teología, aunque la más elemental” (Companhia Das Letras, Sâo Paulo, 2009, p. 144).

Esta definición merecería aparecer entre las veinticuatro definiciones –con ella, veinticinco- de otros tantos sabios reunidos en un Simposio que recoge el Libro de los 24 filósofos (Siruela, Madrid, 2000), cuyo contenido fue objeto de un amplio debate entre filósofos y teólogos durante la Edad Media. Para un teólogo dogmático, definir a Dios como silencio del universo quizá sea decir poco.

Para un teólogo heterodoxo como yo, seguidor de las místicas y los místicos judíos, cristianos y musulmanes como el Pseudo-Dionisio, Rabia de Bagdad, Abraham Abufalia, Algazel, Ibn al Arabi, Rumi, Hadewich de Amberes, Margarita Porete, Hildegarda de Bingen, Maestro Eckhardt, Juliana de Norwich, Juan de la Cruz, Teresa de Jesús, Baal Shem Tov) cristianos laicos como Dag Hammarksjlöd, indúes como Tukaram y Mohandas K. Gandhi, y la mística laica Simone Weil, es más que suficiente. Decir más sería una falta de respeto para con Dios, se crea o no en su existencia. “Si comprendes –decía Agustín de Hipona- no es Dios”.

Saramago en la presentación de Nuevo diccionario de Teología

El segundo encuentro tuvo lugar cuando le invité a presentar mi Nuevo Diccionario de Teología, publicado por la editorial Trotta a finales de 2005. Inicialmente su respuesta a mi invitación fue negativa. Yo atribuí su negativa a lo voluminoso del libro: 992 páginas a dos columnas, por tanto, cerca de dos mil páginas. Pero no, esa no fue la razón para rechazar mi invitación. El verdadero motivo era que a lo largo de tantas páginas no aparecieran las palabras “ateo” y “ateísmo”.

Efectivamente, no aparecían como entrada, pero sí al final, en la entrada TEISMO/ATEISMO. Cuando le advertí de ello, leyó con mucho interés los conceptos que más le interesaban y, por supuesto TEISMO/ATEÍSMO y aceptó participar en la presentación del libro junto con la filósofa Victoria Camps, celebrada en el Ateneo de Madrid. Hizo un elogio del Diccionario diciendo que era un libro fundamental tanto para personas ateas como para creyentes. Sus palabras confirmaron la orientación cultural y ética que quise dar a la obra desde el principio, muy alejada del carácter confesional y apologético que tienen no pocos diccionarios de teología.

Ateísmo y el “factor Dios”

Hubo un tercer encuentro programado que tristemente no pudo celebrarse por el fallecimiento de Saramago. Se trataba de un diálogo entre los dos. abierto al público en la biblioteca de su domicilio de Tías (Lanzarote) en torno a un tema que a ambos nos apasionaba “Ateísmo y el factor Dios”.

Saramago siempre se declaró ateo, y desde su ateísmo fue un crítico impenitente de las religiones, de sus atropellos, de sus engaños, sobre todo de las guerras y cruzadas convocadas, legitimadas y santificadas por ellas en nombre de Dios: “Una de ellas -afirma-, la más criminal, la más absurda, la que más ofende a la simple razón es aquella que, desde el principio de los tiempos y de las civilizaciones manda matar en nombre de Dios… Ya se ha dicho que las religiones, todas ellas, sin excepción… han sido y siguen siendo causa de sufrimientos inenarrables, de matanzas, de monstruosas violencias físicas y espirituales que constituyen uno de los más tenebrosos capítulos de la miserable historia humana”. Con la historia en la mano, ¿quién va a negar tamaña verdad?

Pero la crítica de Saramago va más allá, y llega al corazón mismo de las religiones, a Dios mismo, en cuyo nombre, afirma, “se ha permitido y justificado todo, principalmente lo peor, lo más horrendo y cruel”. Y pone como ejemplo la Inquisición, a la que compara con los talibanes de hoy, califica de “organización terrorista” y acusa de interpretar perversamente sus propios textos sagrados en los que decía creer, hasta hacer un monstruoso matrimonio entre la Religión y el Estado “contra la libertad de conciencia y el derecho a decir no, el derecho a la herejía, el derecho a escoger otra cosa, que sólo eso es lo que la palabra herejía significa”.

Esta denuncia de Dios se sitúa dentro de las más importantes e incisivas críticas de la religión, como las de Epicuro, Demócrito y Lucrecio, las de los profetas de Israel/Palestina, de Jesús de Nazaret y del cristianismo primitivo, las de los maestros de la sospecha Marx, Nietzsche y Freud, y las de ateísmo moral que niega a Dios por su responsabilidad en el sufrimiento de las víctimas.

Aun cuando Saramago pensaba que los dioses son creación de la mente humana, le preocupaban los efectos del “factor Dios” -título de uno de sus más célebres y celebrados artículos-, que está presente en la vida de los seres humanos, creyentes o no, como si fuese dueño y señor de ella, se exhibe en los billetes del dólar, ha intoxicado el pensamiento y ha abierto las puertas a las más sórdidas intolerancias.

En su novela Caín recrea la imagen violenta y sanguinaria del Dios de la Biblia judía, “uno de los libros más llenos de sangre de la literatura mundial”, al decir de Norbert Lohfink, uno de los más prestigiosos biblistas del siglo XX. Imagen que continúa en algunos textos de la Biblia cristiana, donde se presenta a Cristo como víctima propiciatoria para reconciliar a la humanidad con Dios y que vuelve a repetirse en algunos teólogos medievales que presentan a Dios como dueño de vidas y haciendas y como un señor feudal, que trata a sus adoradores como si de siervos de la gleba se tratara y exige el sacrificio de su hijo más querido, Jesucristo, para reparar la ofensa infinita que la humanidad ha cometido contra Dios.

El Dios asesino de Caín sigue presente en no pocos de los rituales bélicos de nuestro tiempo: en los atentados terroristas cometidos por falsos creyentes musulmanes que en nombre de Dios practican la guerra santa contra los infieles; en dirigentes políticos autocalificados cristianos, que apelan a Dios para justificar el derramamiento de sangre de inocentes en operaciones que llevan el nombre de Justicia Infinita o Libertad Duradera; en la política sacrificial del Estado de Israel que, creyéndose el pueblo elegido de Dios y único dueño de la tierra que califica de “prometida”, lleva a cabo operaciones de destrucción masiva de territorios, muros carcelarios y asesinatos de miles de palestinos.

Sentido solidario de Saramago

Junto a la crítica de la religión, de Dios y del “factor Dios”, cabe destacar el sentido solidario de la vida que caracterizó a Saramago. Desde la filantropía y sin apoyatura religiosa alguna, fue el defensor de las causas perdidas, algunas de las cuales se ganaron gracias a su apoyo. Cito sólo tres, de entre las más emblemáticas. Una, era la solidaridad con el pueblo palestino ante la masacre de que fue objeto entre diciembre de 2008 y enero de 2009 por parte del Ejército israelí que causó 1400 muertos, y que el Nobel portugués calificó de genocidio. La segunda, el apoyo y acompañamiento a la dirigente saharaui Aminatu Haidar durante su huelga de hambre en el aeropuerto de Lanzarote. La tercera, haber destinado los derechos de autor de su entonces última novela a los damnificados del terremoto de Haití.

Mientras releía su novela Caín me vinieron a la memoria las palabras de Epicuro: “vana es la palabra del filósofo que no sea capaz de aliviar el sufrimiento humano”. También la afirmación del teólogo alemán Dietrich Bonhoeffer, mártir del nazismo, que pagó con su vida su lucha contra Hitler “No estamos simplemente para vendar las heridas de las víctimas bajo las ruedas de la injusticia, estamos para trabar la rueda misma con la palanca de la justicia”.

En el caso de Saramago, sus palabras y sus textos no fueron vanos. Estuvieron cargados de solidaridad y de compromiso con las personas más vulnerables y los pueblos oprimidos, como el palestino, el saharaui y el haitiano. Por eso me atrevo a aplicarle el nombre de una parábola evangélica, quizá la más hermosa y de mayor contenido ético compasivo: el “Buen Samaritano”, liberada de toda connotación religiosa.

Esta parábola es, sin duda, una de las más severas críticas contra la religión oficial, leguleya e insensible al sufrimiento humano; una de las denuncias más radicales contra la casta sacerdotal y clerical, adicta al culto y ajena al grito de las víctimas, y uno de los más bellos cantos a la ética de la solidaridad, de la compasión, de la projimidad, de la alteridad, de la fraternidad-sororidad. Una ética laica, en fin, no mediada por motivación religiosa alguna.

El sacerdote y el clérigo, funcionarios de Dios, pasan de largo, peor aún, dan un rodeo para no auxiliar a la persona malherida. El samaritano, que estaba fuera de la religión oficial y era considerado un hereje para los judíos, aparece, a los ojos de Jesús y del propio jurista, como ejemplo a imitar por haber tenido entrañas de misericordia. Por su comportamiento humanitario, el hereje se convierte en sacramento del prójimo; por su actitud inmisericorde, el sacerdote y el levita devienen anti-sacramento de Dios: es la religión del revés o, si se prefiere, la verdadera religión, la que consiste en defender los derechos de las víctimas, caminar por la senda de la justicia y seguir la dirección de la compasión. Así entendieron la religión los profetas de Israel, los fundadores y reformadores de las religiones.

Se comparta o no la lectura de la Biblia judía que hace Saramago, creo que hay que estar de acuerdo con él en que “la historia de los hombres es la historia de sus desencuentros con dios, ni él nos entiende a nosotros, ni nosotros lo entendemos a él”. ¡Excelente lección de contra-teología!

Cualquiera fuere la responsabilidad de Caín o de Dios en la muerte de Abel, queda en pie la pregunta que hoy sigue tan viva como entonces o más, y que apela a la responsabilidad de la humanidad en el actual desorden mundial, en las guerras y las hambrunas que asolan nuestro planeta: “¿Dónde está tu hermano”? (Génesis 4,9). Y la respuesta no puede ser un evasivo “No sé. ¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?”, sino, siguiendo con la Biblia cristiana, la parábola evangélica del Buen Samaritano, que demuestra compasión con una persona malherida, que es religiosamente adversaria suya. ¡Excelente lección de ética solidaria!

Espiritualidad , ,

La Arquidiócesis se disculpa con la sociedad LGBTQ+ tres años después de que ocurriera la discriminación

Jueves, 28 de julio de 2022

Ernie-Klassen-2Ernie Klassen de White Rock Pride Society

Tres años después de que a una sociedad LGBTQ+ se le prohibiera alquilar el centro comunitario de una parroquia católica para un evento, la organización recibió una disculpa por la exclusión por parte de la arquidiócesis local.

En 2019, White Rock Pride Society (WRPS) de Vancouver presentó una solicitud de alquiler para usar el Centro Comunitario Star of the Sea, que es propiedad de la parroquia Star of the Sea. La Sociedad esperaba usar el espacio para organizar una recaudación de fondos de “cena y baile”, pero la solicitud fue denegada. La parroquia le dijo a la Sociedad que no podían aprobar la solicitud de alquiler porque la sociedad LGBTQ+ es “diametralmente opuesta a las enseñanzas de la Iglesia”.

Ahora, tres años después, la Arquidiócesis de Vancouver se ha disculpado con WRPS por las acciones anteriores de la parroquia. Según CBC,  los dos grupos tuvieron varias reuniones para “reparar la relación entre White Rock Pride y la parroquia” antes de que la “queja fuera a los tribunales”. La disculpa, que se publica en el sitio web de la arquidiócesis, dice:

“Reconocemos que estas acciones han resultado en una mayor división entre nuestra comunidad de fe y la comunidad LGBTQ2+, así como entre las personas, incluidos amigos y familiares, que los apoyan”.

Según Ernie Klassen, presidente de WRPS, ambos grupos están trabajando para que la iglesia sea más acogedora para la comunidad LGBTQ+. Una acción que se ha tomado es hacer que los espacios propiedad de la iglesia sean más accesibles para WRPS. Si la Sociedad quisiera un espacio de alquiler, ahora pasan por la arquidiócesis para procesar la solicitud.

Pero antes de la disculpa, la discriminación se estaba convirtiendo en una creciente disputa legal. Klassen había presentado una denuncia ante el Tribunal de Derechos Humanos de Columbia Británica después de que se denegara la solicitud. Klassen afirmó que hubo discriminación por orientación sexual”, ya que el espacio de alquiler estaba disponible en las fechas solicitadas.

En 2020, el Tribunal de Derechos Humanos dictaminó que WRPS podía proceder con una demanda contra la parroquia Star of the Sea. WRPS argumentó que la parroquia “no hizo ningún esfuerzo por comunicarse con los representantes de la Sociedad” para abordar sus preocupaciones sobre el evento propuesto. Además, reconocieron que la parroquia Star of the Sea acepta solicitudes de lugares de otras organizaciones no católicas, pero a su grupo se le prohibió alquilar el espacio.

El caso no llegó al tribunal, y ahora es discutible. En cambio, esta nueva colaboración entre la sociedad LGBTQ+ y la arquidiócesis ya ha tenido un gran impacto. Klassen habla sobre la respuesta que ha recibido de la comunidad:

Tuvimos muchos miembros de la Iglesia Católica que se acercaron a nosotros y nos agradecieron por nuestro trabajo, para abordar el hecho de que la comunidad LGBTQ no se sentía bienvenida dentro de la Iglesia Católica”.

Se espera que la disculpa formal de la Arquidiócesis de Vancouver sea un punto de partida para el cambio. Muchos de los problemas entre la comunidad LGBTQ+ y la iglesia se derivan de la falta de comunicación. En este caso, los líderes de la parroquia Star of Sea asumieron automáticamente que los valores de WRPS contradecían la enseñanza católica, sin tomarse el tiempo para evaluar esta suposición. A través de la educación futura, el diálogo y la mentalidad abierta, la iglesia tiene la oportunidad de convertirse en un aliado de la comunidad LGBTQ+. Con base en la disculpa de la arquidiócesis, existe la esperanza de que la iglesia algún día llegue allí.

—Sarah Cassidy (ella/ella), 19 de julio de 2022

Fuente New Ways Minisatry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , ,

José Luis Rodríguez: ser rezandero, cantaor y líder LGBTIQ+ en Tumaco

Jueves, 28 de julio de 2022

01935D3C-278E-4A71-B5C5-E15E8F8C2ABF-768x233

El joven rezandero y cantaor de 28 años defiende la libertad, los derechos y la vida de la población LGBTIQ+ de este municipio del pacífico colombiano.

José Luis Rodríguez nació y creció en San Andrés de Tumaco, en Nariño. Su madre es del mismo municipio y su padre era de Barbacoas. Fue criado en una familia religiosa y tradicional del Pacífico, algo muy frecuente en la comunidad del lugar.

Desde pequeño, cuenta, sintió pasión por las tradiciones afrodescendientes del Pacífico colombiano y, con esfuerzo, se convirtió a los diez años en un talentoso rezandero y cantaor en su comunidad. A la par con ese marcado entusiasmo por su cultura, también desarrolló un fuerte sentido de justicia social.

A pesar de crecer en un entorno conservador, a sus 11 años se aceptó a sí mismo como un hombre gay y, en lugar de ocultarlo, decidió vivir su vida con la cabeza en alto y con orgullo al identificarse como tal.

Desde entonces ha sido un activista que busca un mundo más digno para la población LGBTIQ+. Y, a pesar de que el camino no ha sido fácil, a sus 28 años es un reconocido líder que ha impactado la vida de muchas personas diversas del Pacífico nariñense.

Cantando arrullos y rezando a santos, con Orgullo

BFDCADC8-8C84-4C15-A5EE-AC573EB819D7-768x480Desde los 11 años, este joven lucha por los derechos de la población LGBTIQ+ en Tumaco. / FOTO: Archivo Personal

José Luis creció en la casa de su madre. Era un hogar conservador, “machista”, señala él. Su padre fue asesinado cuando era niño. Crecer en Tumaco fue duro: fue víctima de agresiones físicas, psicológicas y de la negación de su familia por su orientación sexual.

Su refugio fueron las tradiciones de su pueblo. Aprendió sobre plantas medicinales, sobre medicina tradicionalMaría del Carmen Segura, sabedora reconocida en Tumaco, fue quien le enseñó a cantar y rezar.

“Ella me vio como una hojita de cuaderno en blanco. Al poco tiempo de que comenzó a enseñarme a rezar había un funeral al que iban asistir como 500 personas. Por eso tuve que aprenderme el rosario de memoria en dos días, porque María del Carmen dijo ‘ningún pupilo mío puede llegar a un evento sin saberse bien los rezos’”, recuerda.

A pesar de ser un rezandero y cantaor destacado, José Luis cuenta que vivió situaciones de ‘matoneo. “Así uno fuera reconocido, la gente no dejaba de señalar a ‘la marica’», cuenta él.

Y aunque vivió rechazo por parte de miembros de su comunidad cuando niño, la sabedora María del Carmen Segura, fallecida hace seis años, nunca lo rechazó por su orientación sexual.  “Tuvimos un vínculo muy cercano. Vivíamos y ella admiraba mi vocación, el cómo yo ayudaba a vestir las tumbas, cómo rezaba y cantaba. Un día me dijo: ‘mijo, para adelante, porque usted siendo el hombre que es, no importa lo que le guste, usted es grande y su don es muy fuerte”, relata.

Hoy, sigue cantando arrullos, asistiendo funerales y rezando como siempre lo hizo: siguiendo las enseñanzas de la sabedora. Además, lo hace con orgullo, no solo por preservar las tradiciones afrodescendientes, sino porque se ha convertido en una forma de apoyar a la población LGBTIQ+ del Pacífico nariñense.

José Luis señala que “otros chicos gays y mujeres trans son muy fuertes en los temas culturales. Cantar arrullos con ellas y ellos es muy lindo, y así tejemos confianza con las víctimas de violencia sexual, física o psicológica. En las verbenas podemos escucharlas y contar sus historias”.

Su trabajo en la defensa de la población diversa, agrega, no se desprende de su oficio como rezandero y cantaor. Y, aunque destacarse en su oficio le ha servido para ganar el respeto de su comunidad, incluso en sectores conservadores, insiste en que la discriminación no para allí y por eso sigue trabajando por una vida digna para todas las personas diversas de Tumaco.

Un Arcoíris en Tumaco

3E8B082D-5310-4F87-B37F-16E5C3ACF197-768x480José Luis Rodríguez es un destacado rezandero, cantaor y líder LGBTIQ+ en Tumaco. / FOTO: Archivo personal

Aunque José Luis fue activista por los derechos LGBTIQ+ desde los 11 años, fue solo hasta que tuvo 16 que, junto con otras seis personas, conformó una organización que cuidara las libertades y protestara por las vidas de las personas diversas en Tumaco.

Oscar Valencia, Gregorio Arboleda, Gustavo Ortiz, Rito Alegría, Cristal Nahomi Arboleda y David Quiñones se juntaron en 2012, en medio de charlas como amigos, para crear lo que sería la Fundación Afrocolombiana Arco Iris, apostándole a la defensa de los derechos LGBTIQ+ desde lo jurídico, la cultura y la incidencia política.

En el camino afrontaron dificultades y amenazas de todo tipo, al punto que hoy Oscar Valencia no vive en el territorio, mientras que Cristal Nahomi perdió la vida ante el miedo de ser discriminada en un centro médico por ser una persona VIH positivo.

“Trabajamos por nuestros amigos y por nosotros mismos. Comenzamos a hacer actividades interveredales y cuando se empezó a hablar de que una fundación en Tumaco velaba por la vida digna de las personas LGBTIQ+ nos convertimos en una piedra en el zapato y la discriminación se agudizó”, cuenta José Luis.

Pero su trabajo continuó y empezó a dar frutos con el tiempo. Se asociaron con entidades del Estado y organizaciones de cooperación internacional como USAID, también con Colombia Diversa y Caribe Afirmativo, lo que les ha permitido fortalecer aún más la gestión en los territorios.

Hoy, la Fundación Arco Iris es referente en la defensa de los derechos LGBTIQ+ en los diez municipios del Pacífico nariñense. Su enfoque es el acompañamiento judicial para víctimas de amenazas, discriminación, extorción o violencia sexual, con el fin de presionar a las autoridades colombianas para que presten más atención a los problemas que vive esta población.

“He pasado todo este tiempo como líder, entregándole mi vida, la vida, a las personas diversas. Hoy es muy grato ver cómo esta semilla que sembramos con mis compañeros está dando frutos. Veo familias más tolerantes con sus miembros LGBTIQ+, jóvenes más expresivos, con mayor información para asumir su propia postura identitaria y, también, que cada vez más saben cómo protegerse y tomar acciones ante la discriminación”, concluye José Luis.

Andrés Ortiz

Fuente Colombia Visible

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los obispos de EE. UU. se oponen a las nuevas revisiones del Título IX destinadas a proteger a los estudiantes LGBTQ

Jueves, 28 de julio de 2022

usccb-2021Los presidentes de tres comités de la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU. (USCCB) han expresado su preocupación por las revisiones propuestas a las regulaciones del Título IX, específicamente en lo que respecta a la enseñanza católica sobre orientación sexual, identidad de género y aborto. En una acción separada, la USCCB se unió a un informe de amicus curiae sobre un caso de la Corte Suprema de EE. UU. que trata sobre la libertad religiosa y las personas LGBTQ.

En junio, el Departamento de Educación de EE. UU. propuso una serie de revisiones que ofrecerían nuevas protecciones federales a los estudiantes LGBTQ y sobrevivientes de agresión sexual en el campus. Los cambios propuestos, entre otras disposiciones, ampliarían la definición de acoso sexual y aclararían que el Título IX “se aplica a la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género”, según Crux.

En respuesta, los representantes de la USCCB, el cardenal Timothy Dolan de Nueva York, el arzobispo Salvatore Cordileone de San Francisco y el obispo Thomas Daly de Spokane, comentaron que los cambios incluyen “muchas disposiciones de interés para la iglesia y sus ministerios, para los fieles y el bien común.” Los tres obispos son, respectivamente, los presidentes del Comité de Libertad Religiosa de la USCCB, el Comité de Laicos, Matrimonio, Vida Familiar y Juventud, y el Comité de Educación Católica.

Los obispos acordaron que se necesitaba más estudio para evaluar las posibles implicaciones de las revisiones, pero les preocupaba cómo las disposiciones sobre el embarazo podrían relacionarse con el acceso al aborto, y se pronunciaron en contra de las disposiciones sobre identidad de género.

“[Al] agregar la ‘identidad de género’ autoafirmada a la prohibición contra la discriminación sexual, la regla puede presagiar una amenaza para el atletismo de las mujeres, los espacios separados por sexo y el derecho de los estudiantes, padres y maestros a decir la verdad sobre la naturaleza de la persona humana”, afirmaron los obispos.

La propuesta dice que “impedir que alguien participe en programas y actividades escolares consistentes con su identidad de género causaría daño en violación del Título IX”. Próximamente habrá reglas más específicas sobre los derechos de los estudiantes-atletas trans.

Los obispos de EE. UU. también se han pronunciado en apoyo de Kelly Smirth, una diseñadora web de Colorado que, debido a su fe cristiana, no quiere ofrecer servicios a parejas del mismo género. La USCCB se unió a otros cinco grupos religiosos para presentar un escrito de amici curiae en apoyo de la diseñadora web para su caso en la Corte Suprema, que se conoce como “303 Creative”, el nombre de su empresa. Los breves comentarios:

“Los valores de particular importancia para la USCCB incluyen la protección de los derechos de las organizaciones religiosas y los creyentes religiosos bajo la Primera Enmienda, y el desarrollo adecuado de la jurisprudencia de esta Corte al respecto. … En términos más generales, nuestra cultura y nuestra política se han polarizado cada vez más, lo que lleva a regulaciones y políticas que obligarían a las voces de las minorías a elegir entre violar su conciencia o ser expulsadas de la plaza pública”.

La Corte Suprema conocerá el caso el próximo período.

obispos-go-home

La USCCB con frecuencia interviene en los casos legales, pero últimamente, los derechos de las personas trans y de las mujeres son focos de especial atención política. Más consideración antes de entrar en la refriega podría ayudar a mejorar la relación entre los obispos y los católicos LGBTQ, para fomentar una iglesia y una sociedad que pueda ofrecer dignidad y bienvenida a todos.

—Grace Doerfler (ella/ella), New Ways Ministry, 22 de julio de 2022

Fuente New Ways Ministry

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , ,

Keshia Chanel Geter mujer trans negra, asesinada en Georgia

Jueves, 28 de julio de 2022

89428D3C-4F11-42A4-89CC-BDE56722D88A

Keshia Chanel Geter, quien fue asesinada en Augusta, Georgia.

En un mensaje publicado en YouTube, la madre de Geter dijo: “nadie debería quitarle la vida a alguien por lo que es”.

Una mujer transgénero negra de 26 años fue asesinada a tiros en Augusta, Georgia, a principios de este mes.

Keshia Chanel Geter provenía de Eastover, Carolina del Sur. El 20 de julio recibió un disparo mortal afuera de un Knights Inn, donde viajaba con una amiga, según la Human Rights Campaign.

Jaquarie Allen, de 22 años, de agosto, fue acusada de asesinato y posesión de un arma de fuego durante la comisión de un delito, informa la estación de noticias local WACH, que nombró a Geter.

Allen puede enfrentar cargos adicionales, señala el medio. La estación informa que la familia de Geter ha comenzado a promover un movimiento de “vidas transgénero importan” a raíz de la muerte de Geter.

En un mensaje publicado en YouTube, la madre de Geter, Michelle Jordan, dijo: “Nadie debería quitarle la vida a alguien por lo que es”.

Tori Cooper, directora de participación comunitaria de la Iniciativa de Justicia Transgénero de la Human Rights Campaign, condenó el asesinato.

“Keshia Chanel Geter vivió su verdad como una mujer transgénero negra. Ella todavía debería estar viva hoy para abrazar a los que amaba y continuar viviendo una vida brillante y plena. En cambio, Keshia recibió un disparo mortal y luego sufrió la indignidad de ser malinterpretado por los medios”, dijo Cooper en un comunicado. “Exigimos que se haga más para proteger a las mujeres negras transgénero para que podamos vivir nuestras vidas plenamente sin violencia, acoso o discriminación. Se trata de respeto y honor: tratar a todos como te gustaría que te trataran a ti”.

La organización dijo que las personas transgénero y de género no conforme en Georgia no están necesariamente protegidas por las leyes antidiscriminatorias del estado en lo que respecta al empleo, la vivienda, la educación y los espacios públicos. Y, si bien la ley de delitos de odio de Georgia incluye la orientación sexual, no incluye explícitamente la identidad de género.

Más de 270 proyectos de ley anti-LGBTQ+ están bajo consideración en las legislaturas estatales, según el seguimiento de HRC. Más de 110 de esos proyectos de ley se dirigen específicamente a las personas transgénero.

Geter es al menos la víctima número 22 de violencia contra personas transgénero en los EE. UU. este año. El número en un año determinado es sin duda más alto, dado el error de género y los nombres muertos por parte de la policía y los medios. La violencia mortal impacta desproporcionadamente a las mujeres trans de color, especialmente a las mujeres trans negras.

Alex Cooper

Fuente The Advocate

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.