Inicio > General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica > Crueldad vaticana: El obispo de Cádiz vuelve a prohibir al joven transexual ser padrino de bautizo de sus sobrinos

Crueldad vaticana: El obispo de Cádiz vuelve a prohibir al joven transexual ser padrino de bautizo de sus sobrinos

Jueves, 3 de septiembre de 2015

bergoglio-upset_med-3Mons_Rafael_Zornoza_Boy

trans_270x250Tras consultar con Doctrina de la Fe, Zornoza ve “evidente” que “no lleva una vida conforme a la fe”

El 6 de agosto, la diócesis había dado marcha atrás, permitiendo a Salinas participar en el acto

La negativa vaticana a que Álex Salinas sea padrino de su sobrino confirma la transfobia de la iglesia de Francisco

El transexual al que se le niega finalmente ser padrino ha decidido apostatar

Alex Salinas afirma que su hermana ha decidido no bautizar a su niño y educarle “en la fe cristina” pero al margen de la Iglesia Católica.

Carla Antonelli se declara también “profundamente defraudada con el papa Francisco”.

Esperpéntico… y asco, mucho asco el que sentimos ante tamaña muestra de crueldad: el obispo de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza Boy, ha dado una nueva y al parecer definitiva vuelta de tuerca al caso de Álex Salinas, el joven transexual de San Fernando que pidió ser padrino de bautismo de su sobrino. En un comunicado emitido anoche (justo después de que Salinas tratara, sin éxito, de poner fecha a la celebración), Zornoza asegura que la petición “no puede ser aceptada” porque es “evidente” que “no posee el requisito de llevar una vida conforme a la fe y al cargo de padrino”, recogido en el Código de Derecho Canónico (CIC). El obispo asegura haber consultado a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Hartazgo, asco, repugnancia. Es lo que nos produce el juego hipócrita de la jerarquía católica, que ahora vuelve a denegar a Álex Salinas la posibilidad de ser padrino del bautizo de su sobrino por su condición de hombre transexual, “contraria a la naturaleza del hombre”. La decisión adoptada por la Congregación de la Doctrina de la Fe ha sido hecha pública en un comunicado por el obispado de Cádiz, que además refuerza la argumentación aludiendo a la reciente encíclica “ecologista” del papa Francisco en la que este cargaba contra la transexualidad.

Recordamos la historia: solo seis meses después de que –haciendo gala de su magistral habilidad para los gestos mediáticos– el papa Francisco recibiera en Roma a Diego Neria, hombre transexual y católico practicante, el obispado de Cádiz negaba a Álex Salinas, otro hombre transexual y también católico practicante, ser el padrino del bautizo de su sobrino, tal y como deseaba su hermana, madre del niño. El revuelo mediático y social generado propició la aparente marcha atrás del obispado, decisión tras la cual el propio Salinas, en entrevista a dosmanzanas, reconoció sentirse muy emocionado. “No empecé a ser consciente hasta que empezaron a llamarme familias con niños pequeños trans para darme las gracias… ¡es muy emocionante!”, nos contaba el joven de San Fernando. “Incluso muchas madres de niños trans han definido lo sucedido como la ‘transrevolución’”, añadía. En términos parecidos se expresaba en otra entrevista en Cáscara amarga.

Pero el asunto no quedaba cerrado, lamentablemente. Lo explica el propio obispo de Cádiz en el referido comunicado: “por la complejidad y relevancia mediática alcanzada por este asunto, teniendo en cuenta las posibles consecuencias pastorales de cualquier decisión al respecto, he elevado una consulta formal ante la Congregación para la Doctrina de la Fe”.

La respuesta de la institución vaticana, heredera directa del desaparecido Santo Oficio, no admite dudas:

Sobre este particular le comunico la imposibilidad de que se le admita. El mismo comportamiento transexual revela de manera pública una actitud opuesta a la exigencia moral de resolver el propio problema de identidad sexual según la verdad del propio sexo. Por tanto resulta evidente que esta persona no posee el requisito de llevar una vida conforme a la fe y al cargo de padrino, no pudiendo por tanto ser admitido al cargo ni de madrina ni de padrino (CIC can 874 §3). No se ve en ello una discriminación, sino solamente el reconocimiento de una objetiva falta de los requisitos que por su naturaleza son necesarios para asumir la responsabilidad eclesial de ser padrino.

El obispado de Cádiz, para reforzar la negativa, alude también a la reciente encíclica Laudato si’ (“Alabado seas”) de Francisco:

En efecto, el Papa Francisco ha afirmado en varias ocasiones, en continuidad con el Magisterio de la Iglesia, que esta conducta es contraria a la naturaleza del hombre. En su última encíclica acaba de escribir: “La ecología humana implica también algo muy hondo: la necesaria relación de la vida del ser humano con la ley moral escrita en su propia naturaleza, necesaria para poder crear un ambiente más digno. Decía Benedicto XVI que existe una «ecología del hombre» porque «también el hombre posee una naturaleza que él debe respetar y que no puede manipular a su antojo». En esta línea, cabe reconocer que nuestro propio cuerpo nos sitúa en una relación directa con el ambiente y con los demás seres vivientes. La aceptación del propio cuerpo como don de Dios es necesaria para acoger y aceptar el mundo entero como regalo del Padre y casa común, mientras una lógica de dominio sobre el propio cuerpo se transforma en una lógica a veces sutil de dominio sobre la creación. Aprender a recibir el propio cuerpo, a cuidarlo y a respetar sus significados, es esencial para una verdadera ecología humana. También la valoración del propio cuerpo en su femineidad o masculinidad es necesaria para reconocerse a sí mismo en el encuentro con el diferente. De este modo es posible aceptar gozosamente el don específico del otro o de la otra, obra del Dios creador, y enriquecerse recíprocamente. Por lo tanto, no es sana una actitud que pretenda «cancelar la diferencia sexual porque ya no sabe confrontarse con la misma»” (Laudato si, n.155).

Por estas razones, se ha hecho saber a los interesados que no puede aceptarse su solicitud.

Ya lo confirmamos. La encíclica de Francisco sobre el medio ambiente (que tantas alabanzas recibió…) contiene un claro mensaje de LGTBfobia, muy especialmente dirigido en este caso contra las personas transexuales. Es, en concreto, en el punto 155 de la encíclica, donde el papa aprovecha para considerar que el respeto a la ecología incluye “la aceptación del propio cuerpo como don de Dios” y su “valoración en su femineidad o masculinidad” para “reconocerse a sí mismo en el encuentro con el diferente”. Según el argentino, ”cancelar la diferencia sexual” no es una actitud sana.

“Me siento utilizado y engañado por mi propia Iglesia (…) Mi hermana ya me ha dicho que como esto sea verdad no bautizará a su hija”, ha declarado Álex Salinas al diario El Mundo tras conocer la noticia. “Me están alejando de la Iglesia, ya no me espero nada de ellos”, añade.

“Mi sobrino ya no se bautiza”, subrayó esta misma mañana, en una entrevista en la cadena Ser, Álex Salinas. La familia ha tomado la decisión después de que el obispo de Cádiz le haya comunicado personalmente a Álex por teléfono que no podrá ser el padrino de su sobrino “por su condición de transexual”.

“Me dijo que lo importante es que fuera un buen cristiano. ¿Cómo me pueden decir eso si ellos no son ni buenos cristianos ni buenas personas“. Salinas dice que no quiere saber a partir de ahora nada de la Iglesia y que va a apostatar. Finalmente, Alex Salinas, ha decidido apostatar porque “la Iglesia católica me ha demostrado que no me quiere”. Yo la fe la voy a seguir aparte, tal y como se debe, amando a las personas y tal como son, no prohibiéndoles estar en una iglesia porque sean gays, lesbianas o transexuales”, concluye. El joven transexual ha explicado también que su hermana, madre del niño del que él quería apadrinar, también ha decidido no seguir adelante con su intención de bautizar a su niño y educarle “en la fe cristiana” pero al margen de la Iglesia Católica.

Carla Antonelli: “absolutamente perverso”

“Te quedas sin palabras de como se puede ser tan inmisericorde y trilero, jugando con los sentimientos de Álex Salinas, le dicen que sí generándole la ilusión de ser el padrino y ahora le comunican que la Congregación de la Doctrina de la Fe (Antigua Inquisición -literal-) y el mismísimo papa ha dicho que no puede serlo porque su propia existencia va en contra de ser cristiano”, expresaba en un breve comunicado, nada más conocer la noticia, la diputada socialista en la Asamblea de Madrid y activista Carla Antonelli.

“Ante tanta crueldad solo te queda pensar que la verdadera incongruencia es de quienes dicen ser los representantes de la doctrina que predica respeto y amor al prójimo pero que la aplican para dar rienda suelta a los odios, fobias y machacar al semejante; en una palabra, indignos representantes del dogma en origen. Profundamente defraudada con el papa Francisco y los cantos de sirena que te arrojan sobre Escila y Caribdis. Absolutamente perverso”, añade.

La Asociación de Transexuales de Andalucía-Sylvia Rivera (ATA-Sylvia Rivera) exige la retirada del concordato con la iglesia católica

La Asociación de Transexuales de Andalucía-Sylvia Rivera (ATA-Sylvia Rivera) denuncia la postura del Obispado de Cádiz, que califica de transfobia, al denegar a un joven transexual poder ser padrino en el bautizo de su sobrino.

Esta asociación ha declarado a través de un comunicado que no pide caridad ni compasión para “lavar la cara” a una institución que se destaca por su misoginia y lgtbifobia, aludiendo a la iglesia católica, exigiendo el cumplimiento y respeto a las leyes civiles y constitucionales.

Ante las declaraciones hechas en el día de ayer por el Obispo de Cádiz y Ceuta donde de nuevo, bajo pretexto de un dogma moral, justifica la negación de ser padrino a Alex Salinas, declaraciones publicadas en la web de la diócesis de Cádiz y Ceuta, esta asociación exige la retirada del concordato con la iglesia católica, para poner fin al privilegio fiscal e impunidad ante reiteradas actuaciones y declaraciones que incitan al odio y menoscaban los derechos civiles.

Asimismo, le recuerdan a la Fiscalía de Igualdad y contra delitos de odio de Cádiz la petición realizada por esta entidad con fecha 31 de julio para que interviniera en este caso por si fuera constitutivo de delito, ya que consideran que es un acto de transfobia.

“La libertad religiosa no puede entrar en conflicto con los Derechos Humanos”, declara Mar Cambrolle, Presidenta de la Asociación de Transexuales de Andalucía, quien añade “La Iglesia debe ser responsable de sus reiteradas prácticas lgtbfóbicas que incitan al odio y al menoscabo de derechos y por tanto, el Estado de Derecho debe proteger a las personas que son victimas de estas prácticas”.

Ante el aumento de delitos y violencia hacia las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, ATA-Sylvia Rivera insiste en la necesidad de una ley autonómica como la Catalana y la Extremeña, que proteja y sancione los delitos de odio, así como una ley estatal de transexualidad que unifique criterios y garantice derechos por igual a todas las personas transexuales del Estado Español, teniendo como referente la Ley Trans de Andalucía.

La obsesión de la Iglesia católica con la transexualidad

Lo sucedido con Álex Salinas refuerza la idea a la que ya hemos hecho mención en anteriores entradas: a la enfermiza fijación contra las relaciones entre personas del mismo sexo, la jerarquía católica añade ahora la condena a las personas trans, tradicionalmente ignoradas por la institución. En España tenemos el ejemplo del obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, que no ha dudado en incluirlas en sus diversas diatribas. La última de la que nos hicimos eco ocurrió en diciembre, cuando incluyó a la “despatologización de la así llamada transexualidad” en la lista de supuestos objetivos de una perversa agenda LGTB.

Otro ejemplo es el del obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, que en enero de 2013 difundía su mensaje tránsfobo en una carta pastoral en la que criticaba la “ideología de género” que “rompe todo lazo del hombre con Dios a través de su propia naturaleza” y “sitúa al hombre por encima de Dios” “La ideología de género es una filosofía, según la cual el sexo ya no es un dato originario de la naturaleza, que el hombre debe aceptar y llenar personalmente de sentido, sino un papel social del que se decide autónomamente”, añadía.  “Ya no valdrían las ecografías que detectan el sexo de la persona antes de nacer. Esperamos un bebé. ¿Es niño o niña? La ecografía nos dice claramente que es niña. No. Lo que vale es lo que el sujeto decida. Si quiere ser varón, puede serlo, aunque haya nacido mujer. Y si quiere ser mujer puede serlo, aunque haya nacido varón. No se nace, se hace. Al servicio de esta ideología existen una serie de programas formativos, médicos, escolares, etc. que tratan de hacer ‘tragar’ esta ideología a todo el mundo, haciendo un daño tremendo en la conciencia de los niños, adolescentes y jóvenes”, aseguraba el obispo de Córdoba.

De hecho, en noviembre de 2006, Fernández ya había publicado otra carta titulada “Dios ama también a los homosexuales” (sic) en la que calificaba a la ley de identidad de género, que permite a las personas transexuales modificar su identidad registral sin necesidad de proceso judicial, como “contraria a la verdad del hombre” y “extorsión del plan de Dios”.

“Pensemos en las armas nucleares, en su capacidad de aniquilar en unos pocos instantes un alto número de vidas humanas. Pensemos en la manipulación genética, en la manipulación de la vida, o en la teoría de género, que no reconocen el orden de la creación. Con esta actitud, el hombre comete un nuevo pecado contra Dios el Creador”, expresaba por su parte el papa Francisco solo unos meses antes de su última encíclica.

Comunicado del obispo de Cádiz

En relación con las declaraciones aparecidas en diferentes medios en referencia a la denegación o aceptación como padrino de bautismo de una persona que se presenta como transexual, tengo el deber pastoral de manifestar pública y definitivamente lo siguiente:

En relación con las declaraciones aparecidas en diferentes medios en referencia a la denegación o aceptación como padrino de bautismo de una persona que se presenta como transexual, tengo el deber pastoral de manifestar pública y definitivamente lo siguiente:

Los padrinos del Sacramento del Bautismo asumen, ante Dios y su Iglesia y en relación con el bautizado, el deber de cooperar con los padres en su formación cristiana, procurando que lleve una vida congruente con la fe bautismal y cumpla fielmente las obligaciones inherentes. En vista de esa responsabilidad, el Catecismo de la Iglesia Católica pide que los padrinos sean “creyentes sólidos, capaces y prestos a ayudar al nuevo bautizado … en su camino de la vida cristiana”(CEC, n. 1255). Por todo ello, al ser una función eclesial la ley de la Iglesia exige, entre otras condiciones, que sólo sea admitido como padrino o madrina quien tenga capacidad para asumir seriamente estas responsabilidades y lleve un comportamiento congruente con ellas (cf.CIC, can. 874 §1, 3). Si no fuera posible hallar una persona que reúna las cualidades necesarias, el párroco puede conferir el Bautismo sin padrinos, que no son necesarios para celebrar este Sacramento.

Ante la confusión provocada entre algunos fieles al haberme sido atribuidas palabras que no he pronunciado, y por la complejidad y relevancia mediática alcanzada por este asunto, teniendo en cuenta las posibles consecuencias pastorales de cualquier decisión al respecto, he elevado una consulta formal ante la Congregación para la Doctrina de la Fe, cuya respuesta ha sido: “Sobre este particular le comunico la imposibilidad de que se le admita. El mismo comportamiento transexual revela de manera pública una actitud opuesta a la exigencia moral de resolver el propio problema de identidad sexual según la verdad del propio sexo. Por tanto resulta evidente que esta persona no posee el requisito de llevar una vida conforme a la fe y al cargo de padrino (CIC can 874 §3), no pudiendo por tanto ser admitido al cargo ni de madrina ni de padrino. No se ve en ello una discriminación, sino solamente el reconocimiento de una objetiva falta de los requisitos que por su naturaleza son necesarios para asumir la responsabilidad eclesial de ser padrino”.

En efecto, el Papa Francisco ha afirmado en varias ocasiones, en continuidad con el Magisterio de la Iglesia, que esta conducta es contraria a la naturaleza del hombre. En su última encíclica acaba de escribir: “La ecología humana implica también algo muy hondo: la necesaria relación de la vida del ser humano con la ley moral escrita en su propia naturaleza, necesaria para poder crear un ambiente más digno. Decía Benedicto XVI que existe una «ecología del hombre» porque «también el hombre posee una naturaleza que él debe respetar y que no puede manipular a su antojo». En esta línea, cabe reconocer que nuestro propio cuerpo nos sitúa en una relación directa con el ambiente y con los demás seres vivientes. La aceptación del propio cuerpo como don de Dios es necesaria para acoger y aceptar el mundo entero como regalo del Padre y casa común, mientras una lógica de dominio sobre el propio cuerpo se transforma en una lógica a veces sutil de dominio sobre la creación. Aprender a recibir el propio cuerpo, a cuidarlo y a respetar sus significados, es esencial para una verdadera ecología humana. También la valoración del propio cuerpo en su femineidad o masculinidad es necesaria para reconocerse a sí mismo en el encuentro con el diferente. De este modo es posible aceptar gozosamente el don específico del otro o de la otra, obra del Dios creador, y enriquecerse recíprocamente. Por lo tanto, no es sana una actitud que pretenda «cancelar la diferencia sexual porque ya no sabe confrontarse con la misma»” (Laudato si, n.155).

Por estas razones,se ha hecho saber a los interesados que no puede aceptarse su solicitud.

La Iglesia acoge a todas las personas con caridad queriendo ayudar a cada uno en su situación con entrañas de misericordia, pero sin negar la verdad que predica, que a todos propone como un camino de fe para ser libremente acogida.

Fuente Dosmanzanas, Cáscara Amarga y Religión Digital

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.