Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Puerta’

La puerta del cielo

Miércoles, 2 de diciembre de 2020

carcel-vinisteis-verme_2271382847_14933938_660x371

Jesús es la puerta a una vida en y con Dios: Yo soy la puerta, dice (Juan 10, 9). Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí (Juan14, 6). Sin embargo, muchas personas no han oído ni oirán jamás hablar de Jesús. Nacen, viven sus vidas y mueren sin haber descubierto a Jesús y sus palabras.

¿Están perdidos? ¿No hay lugar para ellos en la casa del Padre?

Jesús abrió la puerta de la casa del Padre para todo el mundo, incluso para aquellos que nunca han sabido ni sabrán que fue Jesús quien la abrió. El Espíritu que Jesús envió sopla donde quiere (Juan 3,8), y puede llevar a cualquiera puerta adentro de la casa de Dios”.

“Lo que cuenta en definitiva no es si conocemos o no a Jesús y sus palabras, sino que vivamos nuestras vidas con arreglo al Espíritu de Cristo. El Espíritu de Jesús es el Espíritu del Amor. El propio Jesús lo dice claramente cuando habla del Juicio Final. Y le responderán los justos: Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, sediento y te dimos de beber?, y el Rey les dirá: En verdad os digo, que cuantas veces hicisteis eso a uno de estos mis hermanos menores, a mí me lo hicisteis. (Mateo 25, 37-40).

Este es nuestro gran desafío y consuelo. Jesús se presenta a nosotros en los pobres, en los enfermos, los moribundos, los presos, los solitarios, los lisiados, los marginados. En ellos nos encontramos con Él y, en ese momento, se abre para nosotros la puerta del cielo”.

*

Henri Nouwen
“Pan para el viaje”.

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad ,

Cruzando el umbral de la transformación

Miércoles, 15 de julio de 2020

Del blog Amigos de Thomas Merton:

1380364_465389990225736_157890438_n

Cuando abro a Dios la puerta de mi corazón, hago más que limitarme a ofrecer una sonrisa de reconocimiento o una inclinación de cabeza de bienvenida; me abro yo a crecer y cambiar de modos que puede que nunca haya considerado probables; me arriesgo a ser transformado espiritualmente en una persona cuya vida manifieste bondad continuamente.

El desarrollo de este proceso de transformación es comparable al movimiento físico de atravesar una puerta. Primero me aproximo a la puerta en orden a ir más allá de donde me encuentro ahora. Si la puerta está cerrada, cuando llego a ella la abro. Algunas veces la puerta está cerrada y es necesaria una llave para acceder al espacio que hay detrás de ella. Cuando abro la puerta y me preparo para cruzarla, atravieso su umbral, que es la zona media del vano de la puerta. Tomo una decisión en cuanto a la dirección en que quiero ir al cruzar ese umbral, o bien hacia adelante, o bien hacia atrás. En cualquiera de ambas direcciones, finalmente cierro la puerta tras de mí y prosigo la marcha.

Este mismo tipo de movimiento tiene lugar en un nivel interior de mi persona cuando las situaciones vitales y los momentos de gracia me invitan a ser más plenamente quien soy. Las opciones que hago y las decisiones que tomo determinan si atravesaré la puerta y entraré en el desconocido territorio del crecimiento, o daré media vuelta y me aferraré a la seguridad de quien soy en el momento actual. Si estoy alerta y dispuesto a ser transformado, abro mi puerta interior y doy la bienvenida a las nuevas ideas, junto con posibles cambios de actitud y respuestas emocionales. Cuando decido abrir la puerta y cruzar el umbral de la posibilidad, me hago más consciente de mí mismo como persona con un potencial de bondad ilimitado y una unidad cada vez más plena con la divinidad.

Al reflexionar sobre este proceso espiritual, reconozco las innumerables veces en que he perdido las oportunidades que abrir una puerta ofrece a mi crecimiento espiritual. Puedo estar demasiado preocupado para ni siquiera reparar en la puerta del crecimiento. Algunas veces me detengo a la puerta, lleno de aprensión a proseguir el avance. De cuando en cuando mantengo cerrada una puerta que me anima a entrar al negarme a dialogar acerca de una relación que se ha venido abajo. Ocasionalmente permanezco largo tiempo en el umbral, repleto de emociones difíciles y preguntándome cómo dar el siguiente paso. A menudo un amigo valeroso o un mentor sabio me anima a cruzar el umbral. De vez en cuando las experiencias vitales me lanzan a cruzarlo con tal fuerza que me encuentro arrojado al otro lado de la puerta sin haber tenido tiempo de decidir si cruzarla o no.

Lo que valoro especialmente del proceso de crecimiento espiritual es el modo en que el Santo me guía para explorar el terreno interior de mi ser. Cuando abro la puerta de mi corazón y voy más allá de donde me encuentro ahora, me asombran la maravilla y la riqueza de la presencia divina, así como la enorme belleza de mi alma. A medida que voy envejeciendo, pienso que estoy mejorando en cuanto a abrir deliberadamente la puerta y dejar atrás los ámbitos conocidos y seguros. Y a cada umbral que cruzo, adquiero mayor libertad para ser mi yo más auténtico.

Recuerda que el Santo está contigo.

Lleva tu mente a esa presencia amorosa que está en ti y en torno a ti cuando ores lo siguiente:

1. Toca con la punta de tus dedos tu frente diciendo: Abre mi mente para que recuerde tu presencia.

2. Toca con la punta de tus dedos tu boca diciendo: Abre mi boca para que exprese tu sabiduría.

3. Toca con la punta de tus dedos tu corazón diciendo: Abre mi corazón para extender tu amor.

4. Alza ambas manos abiertas con las palmas hacia arriba diciendo: Abre mis manos para servirte generosamente.

5. Abre los brazos de par en par diciendo: Abre todo mi ser a ti. Inclínate profundamente ante la presencia amorosa en ti.

*

Joyce Rupp
Abre la puerta
Sal Terrae

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , ,

La puerta abierta

Miércoles, 9 de mayo de 2018

Del blog de Henri Nouwen:

2_5

“La muerte y la resurrección de Jesús es el modo que tiene Dios de abrir la puerta a todos los seres humanos hacia la vida eterna. Dice Jesús : ‘Y yo, si fuere elevado de la tierra, atraeré a todos a mí’ (Juan 12,32). Y efectivamente, todos los seres humanos, de todo tiempo y lugar, somos elevados con Jesús crucificado hacia la nueva vida de la resurrección. Así, la muerte de Jesús es una muerte para la humanidad entera y la resurrección de Jesús, también para toda ella.

Nadie del pasado, del presente o del futuro se halla excluído del gran paso de Jesús de la esclavitud a la libertad, de la tierra del cautiverio a la tierra prometida, de la muerte a la vida eterna.”

*

Henri Nouwen

para-entrar-y-salir

***

General , ,

Puerta

Jueves, 11 de mayo de 2017

Del blog de Henri Nouwen:

3

“Los amigos de Jesús lo vieron y lo oyeron solamente unas pocas veces después de aquella mañana de Pascua, pero sus vidas cambiaron de modo radical.

Lo que parecía ser el final resultó ser el principio. Lo que parecía ser la causa de su miedo resultó ser la causa de su valor. La derrota resultó ser victoria. Lo que parecía ser motivo de desesperación resultó ser motivo de esperanza.

De repente una pared se convierte en puerta y aunque no somos capaces de decir con mucha claridad o precisión lo que está más allá de esa puerta, el tono de todo lo que hacemos y decimos en nuestro camino a la puerta puede cambiar drásticamente.”

 

*

Henri Nouwen

10734133_806889786027105_5838573609740542264_n

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , ,

A quiet pasion

Miércoles, 30 de noviembre de 2016

Recomendable ver la película A quiet pasion (Historia de una pasión) una aproximación acerca de esta genial poeta… muy recomendable acercarse a su obra y rumiar sus poemas…

Del blog Nova bella:

3

y Dios – en cada Puerta –

*

Emily Dickinson

emily-dickinson

***

 

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Puerta para todo el mundo

Miércoles, 2 de septiembre de 2015

Del blog de Henri Nouwen:

0001-Ensaio_ArmandoFoga_a_phRonaldoGutierrez_01

“Jesús es la puerta a una vida en y con Dios… Sin embargo, muchas personas no han oído ni oirán jamás hablar de Jesús. Nacen, viven sus vidas y mueren sin haber descubierto a Jesús y sus palabras. ¿No hay lugar para ellos en la casa del Padre?

Jesús abrió la puerta de la casa del Padre para todo el mundo, incluso para aquellos que nunca han sabido ni sabrán que fue Jesús quien la abrió. El Espíritu que Jesús envió ‘sopla donde quiere’ (Juan 3,8), y puede llevar a cualquiera adentro de la casa de Dios. “

*

Henri Nouwen

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , , , ,

¡He aquí, yo estoy a la puerta!

Domingo, 30 de noviembre de 2014

Del blog Pays de Zabulon:

¡He aquí, yo estoy a la puerta!

  (Ap 3,20)

*

Él viene, él viene, viene!

¿ Quién está para acogerlo?

*

Para prepararte a la llegada del Salvador, puedes recibir cada día del 29 de noviembre al 25 de diciembre una pequeña meditación inscribiéndote aquí:
www.aventdanslaville.org

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.