Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Jim Obergefell’

Boom de matrimonios entre personas del mismo sexo en los EE.UU. desde su aprobación por el Tribunal Supremo

Viernes, 13 de noviembre de 2015

noticias_file_foto_1026049_1447062737Desde que la Corte Suprema dictaminó el pasado 26 de junio que el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal en los 50 estados norteamericanos, 96.000 parejas se han casado, según un análisis publicado por el Instituto Williams de la Escuela de Derecho de la Universidad de California, UCLA. El impacto de la decisión Obergefell v. Hodges es clara: En el primer semestre de 2015, las parejas del mismo sexo que decidían contraer matrimonio era sólo del 6% del compendio total de bodas celebradas. De julio a octubre, las parejas del mismo sexo casadas aumentó hasta el 11% del total de los matrimonios.

“Estos datos dejan claro que pronto el deseo de casarse de la mayoría de las parejas del mismo sexo en los Estados Unidos. Eso significa que más niños estadounidenses pueden beneficiarse de la estabilidad y la seguridad económica que el matrimonio puede ofrecerles”, dijo Gary J. Gates Blachford-Cooper, Académico y Director de la Investigación del Instituto Williams.

“También significa que será más fácil para más familias adoptar niños ya que son los más vulnerables del país y proporcionarles hogares estables y llenos de amor”, añadió Gates.

El informe de la UCLA indica que en 2013, año en que el alto tribunal denegó la Ley de Defensa del Matrimonio interpuesto para evitar las bodas entre personas del mismo sexo, se estima que 230.000 parejas homoparentales se casaron, es decir, el 21 por ciento de todas las parejas del mismo sexo. Desde octubre, 486.000 parejas del mismo sexo se han casados, el 45 por ciento de son del mismo sexo.

El principal impulsor del caso a favor del matrimonio homosexual fue Jim Obergefell, quien perseguía que el Supremo le reconociera como viudo de su compañero durante 21 años, John Arthur, ya fallecido. El pasado 26 de junio de 2015 la Corte Suprema de los Estados Unidos resolvió el caso Obergefell, estableciendo el derecho de personas del mismo sexo a contraer matrimonio al rango constitucional a nivel federal. La Corte Suprema reiteró que el derecho a contraer matrimonio ampara a las parejas del mismo sexo y se aplica a todos los estados en virtud de la Decimocuarta Enmienda de la Constitución federal.

Foto principal: El actor Matt Dallas y el músico Blue Hamilton son una de las parejas que se casaron / Instagram de Matt Dallas

Fuente Ragap

General, Historia LGTBI , , , , , , , ,

Los matrimonios homosexuales en EEUU tendrán los mismos beneficios que los heterosexuales en todo el país

Martes, 14 de julio de 2015

matrimonio_gay_usa_copyEl Supremo legalizó el matrimonio igualitario el pasado 26 de junio en todo el país, un fallo histórico que anuló la potestad de los estados para prohibir esas uniones y convirtió al matrimonio gay en un derecho constitucional.

Las parejas del mismo sexo tendrán los mismos beneficios matrimoniales que las heterosexuales en todos los estados de EE.UU. después de que el Gobierno diera esta orden a las instituciones judiciales, en cumplimiento del fallo del Tribunal Supremo que legalizó las uniones entre personas del mismo sexo el 26 de junio.

La fiscal general, Loretta Lynch, ha anunciado en una declaración que ha instruido al personal del Departamento de Justicia para que trabaje con las diferentes agencias judiciales con el fin de “garantizar que el fallo (del Tribunal Supremo) tenga entero cumplimiento en todo el Gobierno federal”.

La nueva orden afecta principalmente a dos agencias del Gobierno que hasta ahora tenían limitaciones a la hora de gestionar los beneficios para las parejas del mismo sexo- la Administración de Seguridad Social y el Departamento de Asuntos de Veteranos.

“Me enorgullece anunciar que los programas clave para veteranos, personas mayores y discapacitados, que hasta ahora no tenían efecto para las parejas que vivían en estados que no reconocían estas uniones, ahora darán reconocimiento federal a todos los matrimonios en todo el país”, afirmó Lynch.

Las agencias del Gobierno trabajan en este momento para instruir a sus trabajadores sobre cómo deben implementarse esos cambios.

Este anuncio llega poco más de un año después de que el predecesor de Lynch, Eric Holder, ordenara garantizar los máximos beneficios dentro de la ley a estas parejas, es decir, que se proveyeran en función del estado donde se habían casado y no de dónde residían.

La desigualdad fiscal que provocaba que unos estados reconocieran estas uniones y otros no es una de los mayores injusticias denunciadas por los homosexuales, que hasta ahora no podían presentar en muchos casos declaraciones de la renta conjuntas, reclamar herencias o recibir exenciones de impuestos.

La trascendencia de la histórica legalización del matrimonio homosexual en Estados Unidos va mucho más allá del derecho a casarse, puesto que asegura además el trato igualitario de todos los ciudadanos con respecto a la paternidad legal, el reconocimiento de derechos tras el fallecimiento del cónyuge o beneficiarse de la cobertura médica de la pareja.

Hasta que se produjo la decisión del Supremo, por cinco votos a favor de la legalización y cuatro en contra, trece estados del país tenían prohibidas las uniones legales entre homosexuales, y en algunos de ellos ha habido tribunales que se han resistido a acatar el fallo.

Lynch calificó en su declaración de “histórica” esa “decisión del Tribunal Supremo (…) de que todas las parejas tienen los mismos derechos de participar en la institución del matrimonio, ya sean sus miembros del mismo sexo o de sexos opuestos”.

El Gobierno había defendido abiertamente su postura a favor del matrimonio entre homosexuales después de que en mayo de 2012 el presidente Barack Obama se convirtiera en el primer mandatario de la historia del país en apoyar este tipo de uniones.

En su primera campaña, Obama defendió la derogación de la Ley en Defensa del Matrimonio (“Defense of Marriage Act” o DOMA), promulgada en 1996 por otro presidente progresista, Bill Clinton.

Hace dos años, en otro fallo histórico, el Supremo declaró inconstitucional una parte clave de esa ley, la que impedía que las personas del mismo sexo casadas en los estados donde era legal hacerlo lograran reconocimiento y beneficios fiscales a nivel federal.

Con el último fallo del Supremo, no será posible que en la nación se repita una situación como la que vivió Jim Obergefell, un ciudadano que denunció al estado de Ohio por no reconocer en el certificado de defunción de su marido John Artur -con quien había contraído matrimonio en Maryland-, que estaban casados.

“El fallo del Supremo afirma lo que millones de ciudadanos en todo el país ya sabíamos que era verdad en el fondo de nuestro corazón- que nuestro amor es igual”, dijo el 26 de junio Obergefell, cuya infatigable lucha ya forma parte de la historia de los derechos civiles en Estados Unidos.

Fuente Agencias

General, Historia LGTBI , , , , , ,

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos aprueba el matrimonio igualitario y reconoce la discriminación histórica de gais, lesbianas y bisexuales

Sábado, 27 de junio de 2015

court5Por una mayoría de 5 votos favorables a 4, el plantel de jueces del Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha dictaminado que el matrimonio es un derecho constitucional del que no se puede excluir a las parejas del mismo sexo. El espíritu de la sentencia puede resumirse en su resolución final, en la que los magistrados favorables estiman que las parejas demandantes reclamaban “igual dignidad a los ojos de la ley. La Constitución les otorga ese derecho”. Contra esta argumentación, la minoría disidente alude a argumentos caducos como el relacionar matrimonio y procreación o el socavamiento de la libertad religiosa.

Las previsiones más optimistas se han visto cumplidas y la más alta instancia judicial de los Estados Unidos, su Tribunal Supremo, intérprete máximo de la Constitución, ha dictaminado que las parejas del mismo sexo de todo el país tienen el derecho constitucional a contraer matrimonio, sea cual sea el estado en el que residan. Así, el matrimonio igualitario alcanza a todos aquellos estados donde las leyes que lo prohibían aún estaban vigentes o pendientes de resolución judicial definitiva: Dakota del Norte, Dakota del Sur, Nebraska, Kansas, Texas, Misuri, Arkansas, Luisiana, Mississippi, Alabama, Georgia, Tennessee, Kentucky, Ohio y Michigan. La sentencia también afectará a otros territorios vinculados a las decisiones del Tribunal Supremo, como Puerto Rico.

Los nueve jueces del Tribunal Supremo debían discernir si las sentencias desfavorables al matrimonio igualitario de la Corte de Apelaciones del 6º Circuito se ajustaban a la Constitución de los Estados Unidos. Las cuatro parejas recurrentes reclamaban el derecho a contraer matrimonio en su estado de residencia, o a ver reconocido el contraído en otro estado donde era legal. Afectaban a sentencias de los estados de Tennessee, Michigan, Kentucky y Ohio.

Todas ellas se aunaron en el caso Obergefell v. Hodges, que finalmente fue aceptado por el Tribunal Supremo para su consideración a principios de año. El caso hacía referencia al recurrente de Ohio, a quien se había denegado el reconocimiento de su matrimonio celebrado en Maryland, un estado que sí permitía casarse a las parejas del mismo sexo. Aunque la pareja consiguió una sentencia favorable de un tribunal federal, la Fiscalía de Ohio recurrió ante la Corte de Apelaciones del 6ª Circuito, que anuló tanto esa sentencia como las que habían tenido lugar en los otros estados de su jurisdicción.  Lamentablemente, el marido de Jim Obergefell, John Arthur, murió de una enfermedad terminal en plena lucha por sus derechos constitucionales.

El ponente de la sentencia ha sido el juez Anthony Kennedy (el mismo del fundamental y precursor caso Windsor), a quien se han unido con su voto favorable los jueces Stephen Breyer, Ruth Bader Ginsburg, Sonia Sotomayor y Elena Kagan. El juez Kennedy establece que el matrimonio es un derecho fundamental, y que “la identificación y protección de los derechos fundamentales es una parte perdurable de la obligación judicial de interpretar la Constitución”. Prohibir ese derecho fundamental a un grupo determinado de ciudadanos vulnera la 14ª Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, que ampara el derecho al debido proceso y la igual protección ante la ley: ”Ningún estado podrá dictar ni dar efecto a una ley que limite los privilegios o exenciones de los ciudadanos de los Estados Unidos; ningún tribunal de cualquiera de los estados podrá privar a una persona de su vida, su libertad o propiedad sin el debido proceso legal; ni podrá denegar a una persona dentro de su jurisdicción la igual protección ante las leyes. Si los estados permiten que las personas se casen con otras personas del sexo opuesto de su elección, deben permitir que las personas hagan la misma elección con cónyuges del mismo sexo”.

Discriminación histórica

No obstante, algunos esperaban que los fundamentos del fallo hicieran referencia a la orientación sexual como merecedora del más alto escrutinio, el mismo que merecen el sexo, la raza o el origen étnico. Eso hubiera significado que ninguna ley, mandato u ordenanza podría discriminar, ni siquiera por omisión, a los ciudadanos de los Estados Unidos en base a su orientación sexual. Sin embargo, la sentencia únicamente se ha ceñido al derecho al matrimonio y a la vulneración de la igual protección ante la ley en ese ámbito.

Aunque el dictamen contiene un detalle que no se ha pasado por alto: el juez Kennedy califica la orientación sexual de gais, lesbianas y bisexuales como “de naturaleza inmutable”, incidiendo más tarde en que “los psiquiatras y otros expertos han reconocido que la orientación sexual es una expresión normal de la sexualidad humana y es inmutable”. Esta calificación da fin a cualquier debate jurídico sobre la elección arbitraria de la orientación sexual y abre la puerta a que en futuros casos se le estipule el más alto escrutinio, pues la cuestión de la “naturaleza inmutable” ha sido fundamental para que le fuera reconocido al sexo o a la raza. A nadie se le escapa tampoco la relevancia que podrá tener en la lucha contra las terribles “terapias reparadoras”.

Pero el factor principal para designar a un grupo como merecedor del más alto escrutinio es el hecho de que haya sido históricamente discriminado. El juez Kennedy lo establece sin duda alguna: ”Durante gran parte del siglo XX la homosexualidad fue tratada como una enfermedad. Mientras tanto, la intimidad entre personas del mismo sexo había sido largamente condenada como inmoral por el propio Estado en la mayoría de las naciones occidentales, una creencia que a menudo se encarnaba en la ley penal. El sexo entre dos hombres o dos mujeres sigue siendo un crimen en muchos Estados, y a los gais y lesbianas se les ha prohibido el acceso a la mayor parte del empleo público, se les ha excluido del servicio militar, de las leyes de inmigración, han sido objetivos de la policía y se les ha impedido el derecho de asociación”. La repercusión que este argumento pueda tener en futuras sentencias, de este u otro tribunal, es indudable.

Finalmente, la sentencia se fundamenta en el derecho a la igual dignidad de todos los ciudadanos, sin excepción, y en la decisión de no excluir a ninguna persona de un derecho fundamental, la institución del matrimonio, que no hace sino engrandecerse al poder acoger a todos los ciudadanos:

Ninguna unión es más profunda que el matrimonio, ya que encarna los más altos ideales de amor, fidelidad, dedicación, sacrificio y familia. En la formación de una unión matrimonial, dos personas se convierten en algo más grande de lo que eran. Como algunos de los demandantes de estos casos han demostrado, el matrimonio representa un amor que puede incluso perdurar más allá de la muerte. Sería malinterpretar a estos hombres y mujeres afirmar que faltan al respeto a la idea del matrimonio. Su demanda se produce porque la respetan, la respetan tan profundamente que tratan de poder llevarla a cabo ellos mismos. Su esperanza es no estar condenados a vivir en soledad, excluidos de una de las instituciones más antiguas de la civilización. Piden igual dignidad a los ojos de la ley. La Constitución les otorga ese derecho.

La sentencia de la Corte de Apelaciones del Sexto Circuito queda invalidada.

Votos discrepantes

Los votos contrarios a la sentencia han partido de los jueces John G. Roberts (actual presidente del Supremo), Antonin Scalia, Clarence Thomas y Samuel Alito, como la mayoría de los expertos había previsto. Han presentado sus argumentos en cuatro opiniones de disenso, que ocupan dos tercios de los 103 folios que componen la sentencia.

La más profusa, elaborada por el juez Roberts, ha sido firmada también por Scalia y Thomas, e incide en viejos argumentos como el de relacionar matrimonio con procreación: “el matrimonio es una solución socialmente organizada para el problema de lograr que las personas permanezcan unidas y cuiden a sus hijos, pues el mero deseo de tener hijos y el sexo que hace posible que haya niños, no lo resuelve”. No sabemos si ese criterio es aplicable a las parejas heterosexuales que no puedan o no quieran procrear.

También echa mano el juez Roberts de la definición del matrimonio que ofrece la primera edición del diccionario Webster, como argumento de  peso: “la unión legal de por vida entre un hombre y una mujer”. Al parecer, al Webster aún no había llegado el divorcio. Pero su argumento fundamental es que no se trata de una cuestión de índole constitucional, sino de una decisión que debería poder tomar el pueblo mediante votación, aunque suponga la discriminación de parte de la ciudadanía. Así lo evidencia en su sorprendente conclusión final: “Si se encuentra usted entre los muchos estadounidenses, cualquiera que sea su orientación sexual, que están a favor de la expansión de los matrimonios del mismo sexo, por supuesto que celebrará la decisión de hoy. Celebrará el logro de una meta deseada. Celebrará la oportunidad de una nueva expresión del compromiso con su pareja. Celebrerá la disponibilidad de nuevos beneficios. Pero no celebrará la Constitución. No tenía nada que ver con eso”.

El juez Scalia llega tan lejos como para negar que el propio tribunal al que pertenece pueda dictar resolución alguna: “Un sistema de gobierno que subordina a las personas a un comité de nueve magistrados no electos no merece llamarse una democracia”, una clara referencia a que la mayoría de las legislaciones contra el matrimonio igualitario habían sido convalidadas mediante referéndum. Scalia asevera que no es un intolerante mientras califica a sus colegas firmantes de la sentencia favorable de “narcisistas pretenciosos”.

El juez Clarence Thomas considera que la cuestión del matrimonio entre personas del mismo sexo debería haberse limitado a una cuestión política, no judicial. También teme que la decisión mayoritaria socave la libertad religiosa. Aunque lo más sorprendente es que el siguiente argumento provenga del único miembro afroamericano del alto tribunal: “El corolario de este principio es que la dignidad humana no puede ser socavada por el gobierno. Los esclavos no perdieron su dignidad (más de lo que pierden su humanidad) porque el gobierno permitiera que fueran esclavizados. Los detenidos en campos de internamiento no perdieron su dignidad  porque el gobierno les confinara allí. Y a quienes les niegan beneficios gubernamentales ciertamente no pierden su dignidad porque el gobierno se los niegue. El gobierno no puede conceder la dignidad, y no la puede quitar”.

Finalmente, el juez Samuel Alito se muestra muy preocupado por que los partidarios de los derechos LGTB utilicen los argumentos de la mayoría del tribunal respecto a la discriminación histórica del colectivo para vilipendiar a quienes quieran discriminarles: Serán utilizados para vilipendiar a los estadounidenses que no estén dispuestos a asentir a la nueva ortodoxia. En sus fundamentos, la mayoría del tribunal compara las leyes tradicionales de matrimonio a las leyes que negaban la igualdad de trato para los afroamericanos y las mujeres. Las implicaciones de esta analogía serán explotadas por aquellos que están decididos a acabar con todo vestigio de disidencia”.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos declara inconstitucional la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo, lo que supone la legalizacion de facto

Viernes, 26 de junio de 2015

750x750xwhitehouse-e1435330256274.jpg.pagespeed.ic.StjWk9nV1vDespués de la aprobación en España hace diez años, gracias a José Luis Rodríguez Zapatero, este es el paso más importante que puede ser la puerta para la aprobación del matrimonio igualitario en muchos más países…

El presidente estadounidense, Barack Obama, se ha apresurado hoy a celebrar la decisión del Tribunal Supremo, que ha definido como “un gran paso en la marcha hacia la igualdad”.

Una gran noticia, un enorme motivo de celebración para este Orgullo. El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha dictaminado este viernes que el matrimonio homosexual queda protegido por la Constitución a través de un veredicto en contra de las prohibiciones a los enlaces entre personas del mismo sexo en todo el país.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha fallado hoy, por cinco votos a cuatro, en favor de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país, una decisión histórica que anula la capacidad de los 50 estados para prohibir las uniones entre homosexuales en virtud con los principios de equidad y justicia reflejados en la Constitución. Así, esta decisión significa que los 14 estados que aún prohibían estos matrimonios deberán anular sus prohibiciones.

El juez Anthony Kennedy, en representación del tribunal, ha explicado que la esperanza de los gais que quieren casarse “no es estar condenados a vivir en soledad, y excluídos de una de las instituciones sociales más antiguas (el matrimonio). Ellos piden dignidad e igualdad. Y la Constitución les da ese derecho”. Hasta ahora, el matrimonio homosexual estaba prohibido en trece estados.

Sentencia histórica en la lucha por los derechos civiles en los Estados Unidos de América. El Tribunal Supremo ha dictaminado que la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo es inconstitucional. Los 50 estados que componen la gran nación americana deberán adaptar sus legislaciones para permitir el matrimonio igualitario. El 26 de junio de 2015 será señalado en los anales de los Estados Unidos con la misma relevancia que las fechas en que concluyeron la discriminación en el derecho a voto de las mujeres o la segregación racial. Hoy, los ciudadanos de los Estados Unidos de América son más libres e iguales. A dos días del 28 de junio, día del Orgullo LGTB, la nación que dio fecha a esa celebración se une a los otros 20 países donde ya se había conseguido alcanzar ese logro. Desde Cristianos Gays celebramos esta victoria de tan hondo significado y simbolismo, en la espera de que sirva de acicate a otras en muchos otros territorios. Os ofreceremos más adelante una más profusa información con todos los detalles de la sentencia. Os dejamos, mientras tanto, con el dictamen final:

Ninguna unión es más profunda que el matrimonio, ya que encarna los más altos ideales de amor, fidelidad, dedicación, sacrificio y familia. En la formación de una unión matrimonial, dos personas se convierten en algo más grande de lo que eran. Como algunos de los demandantes de estos casos han demostrado, el matrimonio representa un amor que puede incluso perdurar más allá de la muerte. Sería malinterpretar a estos hombres y mujeres afirmar que faltan al respeto a la idea del matrimonio. Su demanda se produce porque la respetan, la respetan tan profundamente que tratan de poder llevarla a cabo ellos mismos. Su esperanza es no estar condenados a vivir en soledad, excluidos de una de las instituciones más antiguas de la civilización. Piden igual dignidad a los ojos de la ley. La Constitución les otorga ese derecho.

La sentencia de la Corte de Apelaciones del Sexto Circuito queda invalidada.

 

Mapa-del-matrimonio-igualitario-en-los-Estados-Unidos-26-06-2015

 

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha comparecido hoy ante la nación minutos después de conocerse el dictamen del Tribunal Supremo a favor del matrimonio homosexual para celebrar una decisión queofrece a todos los americanos la dignidad del matrimonio y reafirma la protección de todos ante la ley “sin importar a quién amen”. Qué triunfo tan extraordinario. Qué reivindicación de la creencia de que la gente normal puede hacer cosas extraordinarias”, ha declarado Obama, quien ya se ha puesto en contacto con el principal impulsor del caso a favor del matrimonio homosexual, Jim Obergefell, quien desde el principio ha perseguido que el Supremo le reconozca como viudo de su compañero durante 21 años, John Arthur, ya fallecido.“Hoy es un gran paso en nuestra marcha hacia la igualdad. Las parejas gays y lesbianas tiene ahora el derecho a casarse, como cualquier otra. #LoveWins (el amor vence)”, ha celebrado Obama en un mensaje publicado en su cuenta de la red Twitter.

“Hoy podemos decir sin ningún tipo de dudas que nuestra unión es un poco más perfecta. El amor es el amor”, ha declarado el presidente de Estados Unidos. “Y cuando todos los americanos son tratados como iguales, somos un poco mas libres”, ha añadido. Obama, que ha rendido homenaje a los héroes anónimos que han defendido la libertad de matrimonio, concluyó que este dictamen “es consecuencia de incontables pequeños actos de valor realizados por millones de personas que han peleado durante décadas”. “El auténtico cambio es posible, como es posible también un cambio de rumbo en cuerpo y alma porque, a pesar de todas nuestras diferencias, somos más fuertes cuando estamos unidos”, terminó Obama.

 La decisión obligará a los 50 estados del país y sus territorios a reconocer legalmente el Matrimonio Igualitario en todas sus jurisdicciones, y extender el derecho a parejas del mismos sexo.

Para celebrarlo, la Casa Blanca también se ha teñido con los colores del arcoíris en su foto de perfil de Twitter y ha publicado una imagen animada con la evolución de la aprobación matrimonio igualitario en los distintos estados hasta el día de hoy.

Por otro lado, la candidata demócrata a la Casa Blanca en las próximas elecciones presidenciales, Hillary Clinton, ha publicado otro mensaje el que considera sentirse “orgullosa”, acompañando a esta palabra con una imagen en la que se lee la palabra “Historia”.

El decreto no entrará en vigor de manera inmediata, debido a que la corte da unas tres semanas a la parte derrotada para solicitar una reconsideración. Sin embargo, algunas autoridades estatales y de condado podrían decidir que el riesgo de emitir licencias de matrimonio a las parejas del mismo sexo es mínimo.

Nada más conocerse la noticia, las redes sociales han estallado en celebraciones. El hashtag #LoveWins se ha convertido enseguida en trending topic mundial, y Twitter ha dispuesto acompañar automáticamente con un corazón con la bandera LGBT cada vez que se tuitea.

En Facebook, son muchas las asociaciones y personalidades que se han sumado a la celebración. El canal de Twitter de Youtube. “Estados Unidos ha dado hoy un paso en la dirección correcta”.

El perfil de Twitter en Twitter. “Día histórico para la igualdad de derechos. Únete a la celebración usando el nuevo emoticono de Twitter #Pride y #LoveWins.

 

General, Historia LGTBI , , , , , , , ,

Ohio deberá reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en otros estados.

Miércoles, 16 de abril de 2014

8412-804-503El juez federal Timothy Black ha dictaminado que el estado de Ohio deberá reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo que hayan sido celebrados legalmente en otras circunscripciones. Según el juez Black, la normativa estatal que impide ese reconocimiento vulnera la Constitución de los Estados Unidos, siendo labor de los tribunales garantizar los derechos recogidos en ella, sobre todo cuando “las minorías se ven afectadas por el poder legislativo de la mayoría”. La sentencia ha quedado en suspenso pendiente de apelación.

El juez Timothy Black ya había ordenado hace unos meses que Ohio reconociera el matrimonio formado por John Arthur y Jim Obergefell debido al estado terminal del primero. También falló que David Michener apareciera como cónyuge supérstite en el certificado de defunción de su marido William Herbert Ives. Ambas parejas se habían casado en Maryland y Delaware respectivamente, estados que reconocen el derecho al matrimonio a las parejas del mismo sexo.

Las dos parejas formaban parte de una demanda conjunta, efectuada por un total de cuatro parejas del mismo sexo, en la que reclamaban que el estado de Ohio reconociera sus matrimonios legalmente celebrados en otros estados. El juez dictaminó el reconocimiento de estos dos matrimonios en concreto por vía de urgencia, debido a lo excepcional de ambos casos, aunque la validez de dicho reconocimiento era provisional en espera de que comenzase la vista oral.

El juez Black ya había avanzado hace unos días, en unas declaraciones a la prensa, cuál sería el sentido de su fallo, lo que provocó la indignación de los contrarios a los derechos de las personas LGTB, que incluso plantearon su destitución por haberlas efectuado.

La sentencia, como ya es habitual en casos semejantes, ha quedado en suspenso en espera de apelación por orden del propio juez. Sin embargo, el magistrado también ha indicado a los abogados de las cuatro parejas demandantes y a la fiscalía que presenten alegaciones en un plazo de 24 horas, tras el que, aunque deje en suspenso la sentencia, posiblemente dictaminará su aplicación inmediata a las cuatro parejas litigantes.

Con este fallo, Ohio se une a Kentucky y Tennessee, donde la justicia federal también resolvió el reconocimiento de los matrimonios del mismo sexo celebrados en otros estados. Mientras que la sentencia de Kentucky también está en suspenso pendiente de apelación, la de Tennessee es de aplicación inmediata, si bien tan solo afecta a las tres parejas demandantes.

Reconocimiento de un matrimonio en Indiana

Amy-Sandler-y-Niki-Quasney-matrimonio-de-IndianaA estos tres estados se une Indiana, donde el también juez federal Richard Young ha ordenado que el estado reconozca el matrimonio formado Amy Sandler y Niki Quasney, dos lesbianas que se casaron el pasado año en Massachusetts. Ambas forman parte de una demanda interpuesta el pasado mes de marzo en defensa del matrimonio igualitario en Indiana, pero la larga duración del proceso y el estado terminal de Niki Quasney, que lleva cinco años luchando contra un cáncer de ovarios, han obligado a sus abogados a pedir esta orden al juez, a la que ha accedido.

Se trata de una orden de restricción temporal, con una duración de 28 días, durante la cual el estado de Indiana debe otorgar al matrimonio formado por Amy Sandler y Niki Quasney todos los derechos y prestaciones establecidos para las parejas casadas. Por ejemplo, si en este período de tiempo Niki Quasney falleciera, su viuda podrá obtener un certificado de defunción en el que aparecería como cónyuge supérstite.

Amy Sandler y Niki Quasney se unieron a otras tres parejas del mismo sexo para demandar al estado de Indiana por impedirles contraer matrimonio o por no reconocer sus matrimonios contraídos legalmente en estados donde se permite el matrimonio igualitario. La demanda fue interpuesta en su nombre por Lambda Legal, quienes, dado el estado en que se encuentra actualmente Niki Quasney, decidieron solicitar al juez Young la orden de restricción temporal para proteger “la dignidad humana de la pareja y sus hijos”.

La Constitución de Indiana no prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero sí lo hace la Ley de Defensa del Matrimonio estatal, al establecer que “solo el matrimonio entre un hombre y una mujer será válido o reconocido como matrimonio en Indiana”. Recientemente, por razones de procedimiento, fracasó una iniciativa para llevar en  2014 a referéndum una propuesta de enmienda constitucional para prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Una auténtica avalancha

Desde la sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos que derogaba la parte de la DOMA que impedía el reconocimiento federal de los matrimonios entre personas del mismo sexo en junio del año pasado, se han presentado varias decenas de demandas en diversos estados, en las que de una u otra forma se desafía la prohibición del matrimonio igualitario. Algunas ya han dado resultados favorables, como en Utah, OklahomaVirginia, Texas y Michigan aunque las sentencias están en suspenso mientras se resuelven las apelaciones.

En dosmanzanas también hemos aludido a algunas otras de las que están en marcha (como las de Nevada o Pensilvania), pero en realidad el proceso alcanza ya a la práctica totalidad de los estados y cubren todos los territorios judiciales del país. A fecha de hoy son tan solo cinco los estados donde no hay presentada ninguna demanda para el reconocimiento del matrimonio igualitario: Alaska, Georgia, Montana, Dakota del Norte y Dakota del Sur. Todo apunta a que esta auténtica avalancha judicial tendrá que culminar más pronto que tarde en una nueva sentencia del Tribunal Supremo que aclare la situación.

Actualmente, y en espera de que se resuelvan las diversas apelaciones y procesos, en los Estados Unidos el matrimonio entre personas del mismo sexo es legal en California, Connecticut, Delaware, Hawaii, Illinois, Iowa, Maine, Maryland, Massachusetts, Minnesota, New Hampshire, Nueva Jersey, Nueva York, Nuevo México, Rhode Island, Vermont y Washington. A estos 17 estados se unen además Washington DC (la capital federal) y ocho jurisdicciones tribales.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.