Archivo

Entradas Etiquetadas ‘gracias’

¡Gracias!

Domingo, 21 de febrero de 2021

dar-gracias-6-k2EB--620x349@abc

El pasado 8 de febrero publicaba una entrada en la que solicitaba colaboración para el mantenimiento del blog.

Hoy tengo que decir que, gracias a las aportaciones de varias personas, desde diversas partes del mundo, a las que tengo que agradecer su generosidad, se ha conseguido la cantidad correspondiente a la renovación del blog. Todos sois importantes,  y no os menciono por no olvidarme de alguien y porque varios de vosotros habéis solicitado expresamente el anonimato, pero sí quisiera deciros que para mí no lo sois. Os tengo muy presentes…

Una vez más, me han abrumado los testimonios que he leído y leo desde diversos lugares del mundo pero, aunque sigo comprometido a continuar, con un nivel más bajo, sigo a la espera de que alguien quiera tomar el relevo, pues sigo pensando, tras lo visto, que la página sigue siendo necesaria…. Y algún día faltaré o las fuerzas no responderán…

Gracias, de nuevo a los benefactores y quisiera acabar con el mismo deseo del mensaje del año pasado: Ojalá alguien quiera continuar con esta aventura que ha servido a miles de personas a sentirse hijos de Dios desde su propia realidad LGTBI. A quién quiera continuar le cedería el Dominio del blog desinteresadamente.

Un abrazo a todas, todos y todes…

Mudejarillo

General, Tablón de Anuncios , , ,

“Demos gracias a Dios”, por Gabriel Mª Otalora

Sábado, 9 de enero de 2021

graciasDe su blog Punto de encuentro:

Los finales año así como los principios del siguiente son momentos propicios para dar gracias a Dios de una manera singular. Es verdad que 2020 ha sido un año especialmente negativo para casi toda la población, que hemos soportado una pandemia mucho más grave de lo que al principio se pensaba. El mundo entero ha  visto como la noticia principal era el seguimiento de contagios y muertes y los esfuerzos por minimizar la realidad. Así las cosas, no pocos cristianos ni se han parado a pensar en lo positivo que ha ocurrido en sus vidas, abrumados como estaban, por esta tragedia comunitaria que ha impactado sin tregua en la salud y la economía.

Pues bien, la primera buena noticia para dar gracias a Dios es la vacuna. No va a ser el antídoto que elimine el virus pero es un punto de inflexión radical a la hora de domeñar el coronavirus y sus efectos. Ha sido un tiempo record el que ha logrado la comunidad científica en lograrla, como nunca antes se había logrado en tan pocos meses. Y no solo una, sino varias. La segunda excelente noticia, es que vivimos en una zona del mundo donde tiene dinero para pagarla.

El Papa, siempre atento a los más desvalidos, ha dicho alto y claro que “No podemos dejar que el virus del individualismo radical nos venza y nos haga indiferentes al sufrimiento de otros hermanos y hermanas”. Que “las leyes del mercado y las patentes” no se antepongan a “las leyes del amor y de la salud de la humanidad” a la hora del reparto de las inyecciones para frenar el virus. Sin ningún mérito por nuestra parte, el haber nacido “aquí” en lugar de “allí” supone tener acceso a unidades especializadas en la covid-19, atención médica y vacunas. No deja de haber motivos de preocupación, pero hagamos sitio al agradecimiento y oración de petición por los que peor lo tienen, solidarizados en su realidad mucho menos favorable. Que no nos coma el veneno de la indiferencia, la falta de solidaridad y el agradecimiento por los dones recibidos sin ningún mérito por nuestra parte.

Esta realidad dolorosa del coronavirus es una buena piedra de toque para detenernos a reflexionar sobre lo que diariamente no damos gracias a Dios, sencillamente porque lo consideramos lo más normal del mundo… aunque muchos millones de personas lo perciben como una quimera. Me refiero a lo que para muchos de nosotros son pequeñas cosas de cada día y para otros muchos son estadios de bienestar inalcanzables o que hace tiempo han dejado de experimentar: un café caliente antes de ir a trabajar, una lectura gratificante, un fin de semana para descansar, una familia a la que amar, ropa, calzado, amistades, vacaciones, tres comidas al día… Como afirma David Steindl-Rast. Una vez que dejamos de darlo todo por sentado, nos sorprendemos de todo lo que nos rodea, lo cual nos lleva a ser más agradecidos. La sorpresa es el punto de partida de la gratitud. 

Para este monje benedictino nonagenario, “atrapado” por la pandemia en Argentina desde hace meses, es obvio que si queremos ser felices, hay que ser agradecidos. La idea de gratitud está en el corazón de todas las religiones pues la gratitud es una experiencia que nace en el corazón de los seres humanos cuando descubrimos que la vida es un don, que el estar vivos es un regalo. Si lo que nos toca vivir es algo de lo que no podemos estar agradecidos, como por ejemplo la pobreza humana, la violencia, una traición de un amigo, la destrucción de la naturaleza o ver la corrupción de ciertos políticos, no estaremos agradecidos por estos hechos, pero sí por la oportunidad que nos da la vida en ese momento para hacer algo. El momento presente es un regalo. Y el regalo no es la situación no deseada, sino que es la oportunidad de poder hacer algo con ella.

Demos gracias a Dios como oración recordando lo que nos parece un derecho diario al que no prestamos la mínima atención hasta que nos falta en actitud de escucha al Espíritu para ver lo que puedo hacer con todo eso que ya poseo y otros, quizá a mi alrededor, no tienen. Y desde esta reflexión, los mejores deseos para 2021, que valoremos la botella medio llena y tratemos de compartirla con el corazón agradecido.

Espiritualidad , , ,

¡Gracias!

Martes, 3 de marzo de 2020

dar-gracias-6-k2EB--620x349@abcEl pasado 18 de febrero publicaba una entrada en la que me lamentaba de la escasa colaboración en el blog, tanto económicamente como en su mantenimiento diario… la verdad es que, tras recibir un buen número de mensajes lamentando el cierre de la página lo que expuse en una actualización el pasado día 22.

Hoy tengo que decir que, gracias a las aportaciones de varias personas a las que tengo que agradecer su generosidad, se ha rebasado la cantidad correspondiente a la renovación del blog. Todos sois importantes,  y no os menciono por no olvidarme de alguien, pero sí quisiera destacar el apoyo y aportación de una persona heterosexual que me ha conmovido expecialmente…

Estoy abrumado por los testimonios que he leído y leo desde diversos lugares del mundo, pero me encuentro sin fuerzas y me comprometo a continuar, con un nivel más bajo, a la espera de que alguien quiera tomar el relevo, pues sigo pensando, tras lo visto, que la página sigue siendo necesaria…. Llevo todo ello a la oración y os pido que oréis también vosotros… la pregunta que me hacía “¿Tenemos tiempo aún?” sigue con esperanza.

Gracias, de nuevo a los benefactores y quisiera acabar con el mismo deseo del mensaje anterior: Ojalá alguien quiera continuar con esta aventura que ha servido a miles de personas a sentirse hijos de Dios desde su propia realidad LGTBI. A quién quiera continuar le cedería el Dominio del blog desinteresadamente.

Mudejarillo

***

General, Tablón de Anuncios ,

Personas agradecidas

Viernes, 27 de diciembre de 2019

Del blog de Henri Nouwen:

14-bromas-budistas-que-te-hacen-olvidar-tomarte-la-vida-muy-en-serio-1

“Es fácil dar gracias por las cosas buenas que nos pasan en la vida, pero ser agradecido por todo lo que nos pasa – lo bueno y lo malo, los momentos de alegría así como los momentos de tristeza, los éxitos así como los fracasos, las recompensas así como los rechazos – eso exige un duro trabajo espiritual. Sin embargo, solo cuando podemos decir “gracias” por todo lo que nos ha traído hasta el presente, seremos personas agradecidas en verdad. Mientras sigamos dividiendo la vida entre ocasiones y personas que nos agrada recordar, por un lado, y por el otro aquellas otras que preferimos olvidar, no podemos aspirar a la plenitud de nuestro ser, que es un don de Dios por el cual le debemos las gracias”.

*

Henri Nouwen

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad ,

Hasta mañana…

Sábado, 26 de octubre de 2019

AAAABcur-Fu2AUlSolM8jh4Pg7aWDhBW3xoQIeY0zM75mM0PfAEBqmMzeTMVgl9LxycBXxlmuNB9Y_D2z0nDRsQUgW6vaKMIOhAKU1s1Me pasó infinidad de veces. Me iba a la cama, sin decir el “adiós” y mis padres me hacían volver a la cocina y repetir “hasta mañana si Dios quiere. Hay muchas personas que repiten ese estribillosi Dios quiere como una afirmación de fe.

Yo voy descubriendo otra cosa: vivo, hago, voy, vengo porque Dios me acompaña siempre. Ha dejado y ha hecho la naturaleza libre. Él nos sostiene pero no controla nuestra existencia. El vivir o morir depende de la naturaleza. No me imagino a un Dios señalando a quienes tienen que morir o vivir ese día. No entiendo esa expresión “si Dios quiere o Dios mediante”. Sería como poner a Dios autor de la vida y de la muerte a capricho.

Me parece estupendo el que dé gracias a Dios en todo momento, pase lo que pase. Viviendo la presencia de Dios en todo, como fundamento de mi vida. No puedo bendecir en lo bueno y maldecir en lo malo. Dios me impregna, me llena, me inunda, siempre.

En todo momento Dios es nuestro aliento, que mantiene nuestros ser. Y Él está siempre con nosotros y en nosotros.

Por eso me parece mejor el vivir su presencia y dar gracias porque siempre está en nosotros.

¿Cómo entender echar el agua bendita sobre los campos, un coche, una casa? Cómo intentar “bendecir” lo que ye está lleno de bendiciones, porque está lleno de Dios. Otra cosa es lo que a mí me agrada más o menos.

Imaginamos el mundo como como algo sin Dios y le pedimos que venga sobre una realidad ¿Cuándo vamos a dejar de bendecir las cosas porque pensamos que así son sagradas?

Descubrimos que no hay cosas naturales y otras sobrenaturales. Todas son divinas, impregnadas de Dios, como la esponja llena de agua. ¡Cuánta agua bendita y cuánto hisopo y qué poca acción de gracias! En el bien y en el mal, experimentamos el Amor de Dios que nos acompaña.

Fenomenal el acordarnos de Dios pero no hace falta para que Él nos tenga presente. Lo podemos hacer dando gracias y siendo conscientes de que en Él vivimos, nos movemos y existimos y de vez en cuando ser conscientes de ello con un pensamiento o un signo positivo.

Tampoco es necesario poner imágenes que ya la Palabra nos lo prohíbe, pero signos externos pueden ser un canto, un “gracias”.

Bueno, ¡hasta siempre!, porque Él está siempre. Una acción expresa de acción de gracias.

Gerardo Villar

Fuente Fe Adulta

Espiritualidad , ,

Decir “Gracias” por todo.

Lunes, 31 de diciembre de 2018

En este final de año, a un paso ya del nuevo 2019, queremos terminrlo con esta reflexión que tomamos del Blog de Henri Nouwen:

aa_15

“Es fácil dar gracias por las cosas buenas que nos pasan en la vida, pero ser agradecido por todo lo que nos pasa – lo bueno y lo malo, los momentos de alegría así como los momentos de tristeza, los éxitos así como los fracasos, las recompensas así como los rechazos – eso exige un duro trabajo espiritual. Sin embargo, sólo cuando podemos decir «gracias» por todo lo que nos ha traído hasta el presente, seremos personas agradecidas en verdad. Mientras sigamos dividiendo la vida entre ocasiones y personas que nos agrada recordar, por un lado, y por el otro aquellas otras que preferimos olvidar, no podemos aspirar a la plenitud de nuestro ser, que es un don de Dios por el cual le debemos las gracias”.

*

Henri Nouwen

***

¡¡¡ GRACIAS!!!

fe-confianza-padre-e-hijo

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

Fin de año: “gracias” y “sí”, por Enrique Martínez Lozano.

Martes, 6 de febrero de 2018

young man and sunset El cambio de año suele ser época de balances y de propósitos: analizar y evaluar lo acontecido para programar el futuro o proponerse metas a alcanzar. En este sentido, podría hablarse de balances económicos, informativos, psicológicos, de imagen…

Sin negar la validez de cada uno de ellos en el campo en que se realice, la comprensión sabia de lo que somos –la “mirada espiritual” – otorga una visión de la realidad caracterizada por dos palabras: “Gracias” y “Sí”.

Son las palabras con las que terminaba el diario de un amigo, quien me lo entregó para que lo leyera días antes de que él mismo falleciera en un accidente de tráfico.

Tras hacer un recorrido por lo que consideraba más significativo de su existencia, este hombre joven cerraba su relato en esa fecha con estas palabras: “Por todo lo que ha sido, gracias; a todo lo que venga, sí”.

Esas expresiones revelan, a mi parecer, la comprensión de la que hablaba. El pasado ha sido exactamente como tenía que ser; del mismo modo, el futuro será como tenga que ser. De ahí que la actitud sabia no pueda ser otra que la aceptación profunda, que consiste en alinearse con lo que es. De esa actitud brotará siempre gratitud y aceptación.

Ahora bien, esto no es accesible para el yo ni para la lectura que la mente hace de los acontecimientos. La mente alberga siempre la pretensión de que las cosas sean como ella desea y el yo se afirma justamente en la resistencia a lo que es.

Y parece que, aun siendo conscientes de que aquella pretensión –“las cosas deberían ser diferentes de lo que son”– y aquella resistencia, generan siempre sufrimiento inútil, nos cuesta reconocer el error sobre el que se basan y seguimos manteniéndolas activas.

Una y otra se apoyan, en realidad, en una doble creencia errónea: que somos “algo” separado o desgajado de la vida (lo Real), y que llevamos las riendas de lo que sucede. Sin embargo –las mismas ciencias modernas apuntan en esta dirección– parece que no es cierto ni lo uno ni lo otro. No somos el yo separado que nuestra mente piensa, sino la Vida misma que se expresa en esta forma concreta que llamamos “yo” o “personalidad”. Y tampoco somos, por tanto, portadores de una supuesta libertad individual o libre albedrío, capaz de modificar la realidad a nuestro antojo.

Si nuestra verdadera identidad es una con la totalidad, es claro que somos libertad. Pero el sujeto de la misma no es el yo que, erróneamente, se cree libre, sino la misma totalidad que somos. Ni hay separación ni hay libre albedrío, aunque nuestra mente nos haga tener la sensación subjetiva de que es así.

Cuando comprendes que eres uno con la totalidad –la totalidad misma que se despliega en todas las formas y en lo que percibimos como secuencia espacio-temporal–, desde esa profunda unidad radical, y en la certeza de que aquello que eres está más allá de todas las formas y siempre a salvo de toda circunstancia, de tu interior solo pueden brotar dos palabras: por todo lo que ha sido, gracias; a todo lo que ha de venir, sí.

Enrique Martínez Lozano

Boletín Semanal

Fuente Fe Adulta

Espiritualidad , , , , , ,

El agradecimiento como meta

Sábado, 25 de febrero de 2017

agradecimiento

Del blog del Monasterio de Monjas Trinitarias de Suesa:

Dicen los entendidos que el agradecimiento es la cumbre del camino espiritual. Y yo, humildemente, estoy de acuerdo con esa afirmación.

Vivir agradeciendo es vivir aceptando lo que se tiene y sobrellevando aquello de lo que se carece. Carece no es malo, en su justa medida, por supuesto. Y saber manejarse por la vida con una actitud agradecida hacia las pequeñas y las grandes cosas pone de manifiesto la humildad y la actitud positiva de quien lo vive así.

Cuando recibimos un regalo generalmente somos agradecidos, pero si recibimos un regalo y la persona que está a nuestro lado también y en su caso el obsequio es mayor… entonces nuestro agradecimiento se tiñe ligeramente de envidia o de otras pequeñeces.

En nuestra comunidad había una hermana mayor que tenía en sus labios siempre una jaculatoria de agradecimiento hacia Dios: “gracias, Dios mío, gracias, por tantas gracias”. Lo decía de manera casi inconsciente de tan grabado que lo tenía en el corazón.

Es un reto, y una meta, un camino.

Quizás hoy podamos sacar un ratito para confeccionar una lista de agradecimientos; los resultados serán sorprendentes.

Espiritualidad ,

Témporas de Acción de Gracias y de Petición. 5 Octubre

Miércoles, 12 de octubre de 2016

img_2158

Aunque ya pasaron las Témporas,  este texto de la Comunidad de Monjas Trinitarias de Suesa, es perfectamente válido en cualquier momento, especialmente hoy, aniversario de la ordenación de algunos hermanos de esta comunidad.

“…quien pide recibe,

quien busca encuentra

y al que llama se le abre.”

(Mt 7,7-11)

He oído decir más de una vez que en la oración solo sabemos pedir y que pocas veces damos gracias. También he oído decir que la oración de petición no tiene sentido, y aunque estoy de acuerdo en que deberíamos ser mucho más agradecidas con Dios, pienso que la oración de petición es absolutamente necesaria.

De hecho también nuestra vida se desarrolla entre el pedir y el agradecer. A los niños les enseñamos a pedir las cosas “por favor” y a decir siempre: “gracias”. Dani, con 5 años ha aprendido este arte sabe pedir las cosas con tanta gracia que es muy difícil decirle que no. Y lo que pasa con los niños, como ha aprendido a decir “por favor” y “gracias” nos recuera a todos como se piden las cosas…

Pedimos

Pedir, tanto en la vida como en la oración puede convertirse en una escuela de humildad, sobre todo cuando sabemos pedir aquello que necesitamos y además lo hacemos reconociendo nuestra propia vulnerabilidad.

Imagino que es por esto por lo que Jesús insiste tanto en el evangelio en que pidamos. Dios quiere que le pidamos para que nos reconozcamos como somos: criaturas necesitadas. El mismo Jesús en su debilidad le pide al Padre: “que pase de mi este caliz” (cfr. Mt 26, 39).

Pedir, clamar, es la forma más espontánea de dejar que Dios habita en nuestra fragilidad.

Por eso, en esta fiesta de la Témporas pedimos. Pedios que la tierra pueda dar sus frutos abundantes y pedimos, por encima de todo, que sepamos compartirlos para que toda la humanidad se siente a la mesa del banquete al que TÚ nos invitas.

Agradecemos

Pero no basta, ni sería bueno quedarnos solo en la petición. Porque aunque pedimos y necesitamos es mucho más lo que recibimos. Por eso nuestra petición tendría que ir siempre acompañada de una profunda gratitud.

El agradecer nos ensancha el corazón y nos humaniza. Cuando damos las gracias demostramos tener capacidad para darnos cuenta de que hemos recibido algo. A las personas agradecidas no cuesta nada hacerles favores. El agradecimiento es más que palabras es una actitud ante la vida. Cuando tenemos la suerte de toparnos con una persona agradecida nos ilumina la existencia.

Trinidad Santa, haznos personas humildes, conscientes de nuestras necesidades y a la vez profundamente agradecidas, para que nuestras vidas sean pequeñas luces en la oscuridad de nuestro mundo.

Y… ¡GRACIAS! por que este año nos has bendecido con la abundancia de tus frutos. Porque nuestra mesa se ha llenado de sabores, colores y aromas. Porque es un regalo, ¡un milagro continuo! contemplar cómo cada semilla se multiplica. ¡GRACIAS

*

Fuente: Monasterio Monjas Trinitarias de Suesa

***

Espiritualidad , ,

Gracias, Señor

Jueves, 4 de febrero de 2016

Del blog de la Communion Béthanie:

12493603_1523099794685934_7279844842147160026_o

Gracias, Señor, por esto, es decir todo.
Cuanto más pienso en eso más reconozco que es verdad.
Me diste más de lo que podía imaginar.
Me hiciste con tanto amor
más allá de lo que habría podido pedirte.
Simplemente olvido decirte gracias,
demasiado ocupado en mí, por mi pequeño problema.
No veo más lo esencial.
Y lo esencial, eres tu quien me lo diste:
la felicidad de existir.

Gracias por la vida, gracias por lo que soy.
No te debo nada, sé que todo es gratuito.
Estoy aún más molesto.
Es por eso que simplemente me tomo un tiempo
para ponerme en acción de gracias.
Mis palabras se hacen silencio y mi corazón vuela.
No has perdido la oportunidad con la felicidad que me das.
Esto se llama vida y me pertenece.

Gracias.

Gracias por los cantos de esperanza,
Gracias por las grandes corazonadas,
Gracias por la simple presencia,
Gracias por los días de felicidad,
Gracias por las manos que se tienden,
Gracias por el regalo de las horas,
Gracias por El dios que nos reúne,
Y gracias por el amor en nuestros corazones.

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

¡GRACIAS A TODOS! José Antonio Pagola se despide

Domingo, 23 de noviembre de 2014

jose-antonio-pagolaPor estos días se cumplen 34 años desde que comencé a escribir mi comentario semanal al evangelio de cada domingo. Primeramente, a través de la prensa y la radio de mi ciudad de San Sebastián (España). Luego, a través de internet por medio de la Red evangelizadora Buena Noticias. Siento que me ha llegado el momento de cerrar este ciclo, tan estimulante y enriquecedor para mí.

No me retiro de mi actividad evangelizadora ni de mi oficio de escritor, pero, a mi edad, necesito más tiempo y sosiego para poder trabajar con otro ritmo en proyectos que todavía puedo llevar adelante. Mientras tenga fuerzas, quiero vivir mis últimos años contribuyendo al impulso de esa renovación de la Iglesia a la que nos está llamando el papa Francisco. En concreto, quiero seguir promoviendo de diversas maneras la conversión a Jesús, a su Evangelio y a su proyecto humanizador del reino de Dios.

Este será pues mi último envío. Sin embargo, también en el futuro seguiréis recibiendo, desde grupos de Jesus, comentarios míos de cada domingo, seleccionados de los muchos que he escrito. También los podréis encontrar en la Web buenanoticia.net. Por otra parte, sabed que una selección muy completa de mis comentarios están ya publicados en cuatro pequeños volúmenes: en español (Ed. PPC); en catalán (Ed. Claret); en italiano (Ed. Borla); en brasileiro (Ed. Vozes). Y se están publicando los primeros volúmenes en inglés y en euskara.

En estos momentos solo siento un agradecimiento grande a todos. En primer lugar, a la querida comunidad del Carmelo de Hondarribia, que con tanta entrega y generosidad os habéis encargado de enviar el comentario de cada semana, superando a veces no pocas dificultades. Luego, a los traductores/as que, con vuestro trabajo oculto y gratuito, habéis hecho posible la difusión del Evangelio en diferentes lenguas.

Quiero también agradecer a quienes a través de páginas Web, servicios y periódicos digitales, radios, revistas, multicopias… habéis hecho llegar mi comentario evangélico hasta los lugares más insospechados de la Tierra. Siento un agradecimiento especial a tantos cientos de personas que, desde vuestro ordenador personal lo habéis enviado a misioneros, a personas mayores o enfermas, a gentes alejadas…

Esta red evangelizadora que hemos formado entre todos a lo largo de estos años no debe romperse. Vamos a utilizar los comentarios que nos irán llegando o los textos que tenemos en nuestros ordenadores para seguir difundiendo cada semana la Buena Noticia de Jesús. No perdamos nunca la confianza en él. Jesús renovará nuestra fe y salvará a su Iglesia de esta crisis.

José Antonio Pagola

Enlaces de internet donde encontrareis los nuevos servicios:

buenanoticia.net

http://www.buenanoticia.net

Grupos de Jesús

http://www.gruposdejesus.com/buenanoticia

Correo de contacto  coordinador para los  grupos de Jesús y buenanoticia.net

coordinador@gruposdejesus.com

***

 

Biblia, Espiritualidad , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.