Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Carlo Maria Martini’

Tú… que me buscas

Lunes, 26 de agosto de 2019

jesusdenazareth3

Si deseo intentar expresar quién es este «tú» que me busca, que me llama -como se manifiesta en la conciencia de quien cree-, puedo dar algunas de sus características, que son también un intento de descripción de la experiencia de fe, aunque no la agotan, y no son sino el esfuerzo por decir algo que está más allá de nuestras palabras.

El «tú» que busca al creyente se presenta, en primer lugar, como un misterio indisponible, sobre el que no podemos poner las manos, que está siempre más allá de cuanto pensamos haber comprendido o captado de él. Se presenta asimismo con la característica de don, o sea, algo que no podemos pretender, sino que se da, y cuyo darse nos sorprende, porque tiene siempre la connotación de lo gratuito, de lo no debido.

Se presenta aún como alguien que habla, que dice palabras de consuelo, de aliento, incluso de juicio, pero que siempre levantan y hacen caminar de nuevo. Se presenta como alguien que atrae con una atracción que suscita una búsqueda continua. Quien cree, cuando reflexiona sobre su fe, siente como muy verdaderas las palabras del salmo: «Como busca la cierva corrientes de agua, asi, Dios mío, te busca todo mi ser» (Sal 42), o bien: «Oh Dios, tú eres mi Dios, desde el alba te deseo; estoy sediento de ti» (Sal 63). Y este «tú» misterioso, que se hace buscar, que nos atrae continua y misteriosamente, se presenta también como un aliado, como alguien que está de mi parte, que me permite decir en cualquier circunstancia: «Dios me ama y no temo ningún mal».

Se presenta como alguien que abre siempre nuevas perspectivas, nuevos horizontes de acción, y, por consiguiente, suelta de continuo los lazos de la vida, plantea nuevas vías de salida, nuevos posibles comienzos. Por último, se presenta como alguien que se entrega, que se comunica, que se manifiesta, que ofrece una comunicación de experiencia.

El que conoce un poco la Biblia se da cuenta de que en cada página vibra la presencia de un «tú» que continuamente nos sorprende, nos impulsa, estimula la vida cotidiana y la abre a la novedad. Y el que cree, cuando lee las palabras bíblicas, siente de una manera eficaz su verdad para su vida; vive, por así decirlo, su confirmación.

*

Carlo María Martini,
«Le ragioni del mió credere»,
en Cattedra dei non credenti,
Milán 1992.

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad ,

“Actualizar la liturgia”, por José Mª Castillo

Lunes, 3 de agosto de 2015

Misa en latínDe su blog Teología sin Censura:

Se sabe que el difunto cardenal Martini le dijo al papa Benedicto XVI que la Iglesia lleva doscientos años de retraso respecto a la sociedad y a la cultura actual. Supongo que Martini se refería al ejercicio del poder y al sistema de gobierno eclesiástico. Si el cardenal le hubiera hablado al papa de la liturgia, lo más probable es que le habría dicho que la Iglesia lleva un retraso de más de mil años.

No estoy exagerando. Basta repasar la excelente y documentada historia de la misa, de J. A. Jungmann, para caer en la cuenta de que la estructura de la celebración eucarística, el lenguaje que en ella se utiliza (aunque esté traducido del latín), la mayor parte de los gestos rituales y el conjunto de la ceremonia, todo eso se quedó anclado y atascado en lo que se hacía y se expresaba según el lenguaje y las costumbres de la Alta Edad Media. O sea, según los usos y formas de expresión que eran actuales en los lejanos tiempos del siglo quinto al octavo. Sin duda alguna, se puede afirmar que no existe ninguna otra institución, por más conservadora que sea, que se comporte de esta manera. ¿Y nos sorprende que haya tantos cristianos que apenas van a misa?

Por esto conviene reconocer que la Constitución sobre la Liturgia, del concilio Vaticano II, hizo bien a la Iglesia en algunas cosas, por ejemplo al permitir la traducción del latín a las lenguas actuales. Pero también es cierto que aquello fue una “actualización” que se quedó muy corta.

Seguramente porque faltó tiempo, la debida preparación y las condiciones indispensables para afrontar los problemas más de fondo y más actuales que afectan a la liturgia, los rituales, los signos, los símbolos y los embrollados y actualísimos temas relacionados con la comunicación entre los seres humanos.

Sobre todo cuando se trata de comunicar y poner en claro cuestiones tan complicadas como es todo lo que se refiere a nuestras relaciones con “lo trascendente”. Y sabemos que eso precisamente es lo que se pretende en la liturgia. ¿Por qué habrá tantos católicos más preocupados por ser fieles al Catecismo que por afrontar y resolver estos problemas tan serios y apremiantes?

Espiritualidad , , , ,

Adolfo Nicolás, sj: “Puede haber más amor cristiano en una unión irregular que en una pareja casada por la Iglesia”

Jueves, 9 de octubre de 2014

adolfo-nicolas-con-francisco

El general de los jesuitas, rotundo: “El Sínodo está completando el Concilio”

“Nuestra tarea es acercar a la gente a la gracia, y no rechazarla con preceptos”

“Es un signo histórico, porque en estos años ha habido fuerzas que han tratado de hacer retroceder a la Iglesia con respecto al concilio”

Una mayoría de participantes aboga por un “cambio de paradigma” en la moral sexual

El arzobispo de Glasgow pide a los padres sinodales que “no fallen” a los divorciados

Los obispos latinoamericanos abogan por la plena igualdad entre hombres y mujeres en la familia

“No luchemos contra el sexo”, clamó uno de los obispos participantes, cuya identidad no fue revelada en el resumen que ofrece la oficina de información de la Santa Sede sobre las discusiones del Sínodo que se realizan a puerta cerrada.

Petición de un cambio de paradigma en la forma en que la Iglesia católica afronta la moral sexual y el matrimonio.

Es el prepósito general de los jesuitas. El español Adolfo Nicolás, sj., uno de los padres sinodales, afirma, rotundo, que puede haber más amor cristiano en una unión canónicamente irregular que en una pareja casada por la Iglesia. En una entrevista al Vatican Insider, el líder de la Compañía de Jesús afirma que el Sínodo está completando el Concilio.

 Estos son algunos de los extractos de la entrevista de Giacomo Galeazzi:

 ¿Será actualizada la moral familiar?

La discusión, libre y franca, se está dirigiendo hacia un cambio, la adecuación pastoral a la realidad de los tiempos de hoy. Es un signo histórico, porque en estos años ha habido fuerzas que han tratado de hacer retroceder a la Iglesia con respecto al concilio.

Y, ¿en cuanto a la comunión a los divorciados que se han vuelto a casar?

No se puede impedir que el Sínodo discuta al respecto, como habrían querido algunos. Los obispos no fueron convocados para insistir en ideas abstractas a fuerza de doctrina, sino para buscar soluciones a cuestiones concretas. Es muy significativo que el Papa y muchos padres sinodales hayan hecho referencia en sus intervenciones a los textos del Concilio. También el cardenal Martini, hasta el final de sus días, esperaba que se expresara esa Iglesia que escucha.

Los “conservadores” dicen que la doctrina está en peligro …

No es correcto absolutizar. Por ejemplo, el caso de las uniones de hecho. No quiere decir que si existe un defecto todo esté mal. Es más, hay algo bueno en donde no se daña al prójimo. Francisco ha insistido al respecto: “Todos somos pecadores”. Hay que alimentar la vida en todos los ámbitos. Nuestra tarea es acercar a la gente a la gracia, y no rechazarla con preceptos. Para nosotros, los jesuitas, es una práctica cotidiana. Lo sabe muy bien la Inquisición.

¿Cómo?

Nuestro fundador, San Ignacio de Loyola, fue sometido ocho veces al examen de la Inquisición después de escuchar al Espíritu. Entonces, como ahora, para nosotros cuenta más el Espíritu, porque viene de Dios con respecto a las reglas y a las normas, que, en cambio, vienen de los hombres. Lo que necesitan la moral familiar y sexual es dulzura y fraternidad. No se trata de dividir, sino de armonizar. No se puede evangelizar a las personas a golpe de Evangelio. Solo la decisión de concentrarse en Cristo nos salva de estériles disputas, de las controversias ideológicas abstractas. Las lagunas y las imperfecciones no invalidan la entereza de la evolución de la familia en la sociedad de las últimas décadas. Si hay algo negativo, no significa necesariamente que todo sea negativo.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , ,

Fraternidad y fronteras

Sábado, 16 de agosto de 2014

inmigrantesVoces. José Luis Pinilla. [Religión Digital] He sido testigo privilegiado de este proceso. Recojo mis apuntes de hace una semana con la imagen del Duomo de Milán, en la retina y el corazón, tras la visita imprescindible al sepulcro del Cardenal Martini.

Se trataba del Encuentro con los delegados de migraciones de ciudades europeas, junto a Gabriel el Delegado de Cádiz y los de otras ciudades europeas. Preparando el próximo encuentro en España y, más concretamente, en Ceuta. Porque ¡ya está bien de encuentros de estos en las grandes ciudades Europeas…! ¡A Ceuta! Como han hecho recientemente mis compañeros del SJM de España y cuyas crónicas he leído emocionado.

He vuelto a releer los apuntes del Encuentro europeo al leer las noticias de la Declaración conjunta, la denuncia y la labor de acogida que hace la Iglesia de Estados Unidos, México, El Salvador, Guatemala y Honduras sobre la crisis de las niñas, los niños y los adolescentes migrantes.

Recordaba que a lo largo de la mañana en Milán, mientras tomaba apuntes de la reunión, vi a Gabriel Delegado, Delegado Diocesano de Cádiz-Ceuta que al teléfono preguntaba “¿Cuántos emigrantes? ¿Tenemos sitio?”.

Y yo mientras tanto seguía tomando mis apuntes del debate

“Queremos que en nuestra reunión de España se introduzca el tema básico de las fronteras.

“Hablemos de las fronteras geográficas y de las fronteras psicológicas, legales, culturales, etc. impuestas a los emigrantes en cualquier lugar”.

“Sí. Fronteras que impiden la realización de sus proyectos vitales”.

Gabriel seguía, teléfono en mano, gestionando a miles de kilómetros la llegada y acogida eclesial de un nuevo grupo de 30 inmigrantes, procedentes del CIE de Tarifa. Aquel antiguo fortín militar reconvertido en Centro de Internamiento en donde Gabriel y yo acompañábamos a tres obispos y 50 personas más de la Iglesia española rezando con los recién llegados en las pateras de septiembre.

Otro delegado europeo, me parece que era de Viena, hablaba de Fraternidad. En mis apuntes escribí la palabra con mayúsculas: FRATERNIDAD. Fraternidad frente a los que rompen las espaldas con palos y piedras, en las dos orillas mientras algunas leyes, mafias y gente corrupta roban la dignidad de nuestros hermanos emigrantes que ni siquiera pueden abrir la boca. ¡Como oveja llevada al matadero!

Y hoy leo que la Iglesia de las dos orillas del Río Grande en los territorios correspondientes a México y Estados Unidos apuesta -una vez más- por “el compromiso -marcado por los últimos pontífices y exigido por la Iglesia católica- de ”globalizar la solidaridad”. Posibilidad solo posible si se respetan, promueven y se defienden la vida, la dignidad y los derechos de toda persona, independientemente de su condición migratoria.

Fraternidad, para “nuestros emigrantes” los del Sur de Europa y los menores del Río Grande . Fraternidad no solo para ellos, sino con ellos, como cantábamos ¿hace 40 años?: “¡Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar!”. Es el texto poético, que tenía el aire del Atahualpa Yupanqui, que tarareábamos hace tiempo y que me acompañaba con su música en el viaje de vuelta con Gabriel que seguía preocupado…”¿Los podremos acoger?”.

“¡Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar!”. Música y letra que me trae el eco del más genuino profetismo de los viejos profetas de Israel y de Jesús de Nazaret.

En la riada de proféticos gestos incluyo este, cuajado estos días de nuevo. El gesto profético de una Iglesia samaritana aquí y allá. Y en este caso el de la acogida de emigrantes que la Iglesia española sigue haciendo y que Gabriel convirtió en noticia de agencias gracias al apoyo -entre otros- de su Diócesis gaditana y de la Comisión Episcopal de Migraciones:

“Desde el 29 de Mayo, hasta el día de hoy, ya son 89 los inmigrantes de acogidos de emergencia por el Secretariado de Migraciones y la Asociación Cardijn con el apoyo del cabildo catedralicio y de la Comisión Episcopal de Migraciones. Recibirán alojamiento y manutención, mientras contactan con las redes familiares y de compatriotas en España para viajar a otras ciudades de destino”.

Gestos proféticos que hacen realidad aquello de que “fui extranjero y me acogisteis”.

No se me apagó el recuerdo de la visita al sepulcro de Martini. Este me invita a reeler la lectura de alguno de sus textos antes de dormir. Descubrí este párrafo de una carta pastoral de 1999:

“La acogida de los inmigrantes, dando por supuesto importancia a una debida vigilancia y respeto a las leyes, es una de las formas de reconocimiento de la igual dignidad humana frente al único Padre, como lo es la solidaridad hacia los más débiles y los más olvidados de nuestra compleja sociedad. El rechazo de clausuras selectivas y de actitudes discriminatorias es igualmente fruto del reconocimiento del Padre de todos: no se debe dudar en reconocer el peligro de un pecado profundo de egoísmo y de blasfemia contra Dios como Padre común en estas actitudes que van envenenando aquí y allá nuestra cultura”.

Lo leí, lo releí, mientras me acordaba de Milán, del Duomo, de Gabriel, de Cádiz, de Río Grande , de los pobres de la tierra…

Fuente Cristianismo y Justicia

Imagen extraída de: Religión Digital

Espiritualidad, General , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.