Archivo

Archivo para Viernes, 9 de febrero de 2024

Sed una sonrisa…

Viernes, 9 de febrero de 2024

IMG_2434

Sed una ‘sonrisa’ en este mundo… Sonreíd a todos los que sufren en la carne, en el corazón, en el alma, enfermos, encarcelados… Como si no fueras más que esto: un pequeño rayo de sol que entra en una habitación oscura y fría para iluminarla y calentarla, eso sería suficiente”.

*

Hermanita Magdeleine de Jesús
fundadora de las Hermanitas de Jesús
22 de julio de 1956.

IMG_2436

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad ,

“La ideología eclesiástica”, por Guillermo Jesús Kowalski.

Viernes, 9 de febrero de 2024

IMG_2686De su blog Poliedro y periferia:

Evangelii Gaudium advierte del riesgo de separar la realidad de la idea, refugiándose en la palabrería, la imagen, el sofisma. Si la realidad es superior a la idea, nuestros proyectos no pueden ser solo formales manipulaciones de la realidad.

La idea, en Tomás de Aquino o Pascal, es deudora de la realidad, percibida con el “corazón” que ama, “intus legere” y que capta que «todo está relacionado, conectado» (LS 16; 117; 138), se integra a un poliedro de sentido.

Jesús no se fija en nuestra ideología, que tener siempre la tenemos, sino que su Amor va más allá y hace de nosotros, un pueblo de hermanos.

Pero la Esperanza cristiana está en aquel que, al resucitar, ha vencido a la ideología religiosa que lo condenó. Aquel que, con la fuerza de su Espíritu, teje día a día su Reino de Misericordia entre las guerras de este mundo. Que nos envía profetas, que todos los días nos anuncian desde distintos lugares y culturas, el Evangelio del amor y la compasión, para cambiar el mundo.

El Papa pedía en la misa de Reyes: “Ideologías eclesiásticas, ¡no!”, ellas alientan la división en la Iglesia y quitan a Jesús del centro

El Evangelio no es una idea o una ideología, es un anuncio que te toca y te cambia el corazón. Pero si te refugias en una ideología estás haciendo del Evangelio un partido político, un club de personas” … “el Evangelio no es una ideología” que crea “agotadoras polarizaciones” “En la Iglesia todo debe conformarse a las necesidades del anuncio del Evangelio; no a las opiniones de conservadores o progresistas”, insistió, “sino a que Jesús llegue a la vida de las personas. Por lo tanto, toda elección, uso, estructura y tradición deben ser evaluados en la medida en que favorezcan el anuncio de Cristo”. (Papa Francisco)

La ideología no es solo cuando se identifica el evangelio con la derecha, la izquierda, los conservadores o los progresistas, encontrando algunas afinidades, se renuncia a ser una instancia crítica que vaya más allá de la mera identificación política.

También la Iglesia puede vivir una reducción ideológica cuando ella misma se erige en poder, en un sistema de ideas para someter otros seres humanos…en nombre de “Dios”. Es el origen de todos los fundamentalismos. Las ideologías siempre son una justificación de ciertos intereses para poder influenciar y hacerse con el poder. El que no tenga una “que tire la primera piedra” (L. Gera). El tema es ser conscientes de esta forma limitada de abordar la realidad y no reducir el Misterio de Dios a ellas, sino redimirlas desde una comprensión evangélica más amplia.

Para Evangelii Gaudium, el programa de Francisco, la ideologización del cristianismo deriva del clericalismo. Una “ideología” hegemónica para gobernar la Iglesia, un discurso parcial e interesado del Evangelio, concentrado en formas secundarias y desconectado de la raíz …” para justificar la estructura de poder de un clero carrerista y autorreferencial.

Va más allá de ser conservador o progresista. De lo que se trata es de tener el poder y defenestrar al mejor estilo “Maquiavelo”, al que intente ponerlo en duda (inquisición, cruzadas, expulsión, quema de disidentes, “abandono al brazo secular”, soporte de colonialismos, excomuniones… y ahora la persecución mediática del Papa Francisco y sus reformas).

De lo que se trata en la ideología clerical, es de “mandar en nombre de Dios”. El camino contrario a Jesús, que no vino a ser servido sino a servir, que fue víctima de los poderosos civiles y religiosos de este mundo y les insistió a sus apóstoles en la última cena que “entre vosotros no debe ser así. Al contrario, el que quiera hacerse grande deberá ser vuestro servidor, y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de los demás; así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos” (Mt 20)

Por eso, esta ideología interpreta la evangelización como proselitismo, no como contagio de “una buena noticia, que será motivo de gran alegría para todos (Lc 2,10). De lo que se trata es de convencer con miedos y condenas para domesticar, homogenizar …y así reproducir el sistema. Son sacralizados objetos, gustos, vestimentas y modos de vida del clero, como el celibato obligatorio que ha sido erigido como algo más importante incluso que el sacramento del Orden Sagrado. Nada de cercanía con el pueblo, sino “desde arriba”, con sacralizaciones absurdas…que terminan en pandemias de abusos y pederastias.

El reduccionismo dogmático de la pretendida “pureza doctrinal”, piedra filosofal del clericalismo, es como el casamiento entre parientes, endogámico, genera malformaciones, asfixia. Diferente del amor del Dios hecho hombre, que es expansivo, poliédrico, dialogal, una identidad abierta, humilde, respetuosa, inclusiva. Los dogmas, que son pocos, son solo una señal hacia el misterio, no su encorsetamiento con el lenguaje de una época y  de un grupo.

La perspectiva de la ideología clerical no es buscar el Reino de Dios y su Justicia, sino afirmar en este mundo la institución eclesiástica como exigente aduana del Cielo regida por una “casta sagrada”. Anula el interés por hacer un mundo mejor, la tensión hacia los cielos nuevos y tierra nueva” (Ap.21). Nada de compromiso con el sufrimiento personal y estructural de este mundo. Sólo hay que “acatar, rezar y sostener el culto” sumisamente, para tranquilizar la conciencia. El juicio final descripto por Jesús en Mt 25, donde el acento está puesto en el amor samaritano, es reemplazado por misticismos desencarnados, por “sentirse bien con uno mismo” en la lógica narcisista actual, donde el otro es un obstáculo.

En la ideología eclesiástica predomina la preocupación obsesiva por la institución. Es sabido que todo movimiento social requiere institucionalidad para la profundización y continuidad del mensaje que abraza. Pero en el caso de la ideologización de la institución eclesiástica, su cultura organizacional, siempre deudora de una época y una elite, predomina sobre el mensaje y la vida que ha de transmitir a lo largo de la historia e interpretando “los signos de los tiempos”.

Cambia el foco del Evangelio, que ya no se dirige a los que tienen hambre y se les da de comer… ya no son los bienaventurados por sufrir la injusticia y luchar por ella, ya no es el Reino de Dios y su Justicia sino el reino de los clérigos y sus privilegios, que siempre nos embarcan en cruzadas contra los “enemigos de la fe”.

Pero la Esperanza cristiana está en aquel que, al resucitar, ha vencido a la ideología religiosa que lo condenó. Aquel que, con la fuerza de su Espíritu, teje día a día su Reino de Misericordia entre las guerras de este mundo. Que nos envía profetas, que todos los días nos anuncian desde distintos lugares y culturas, el Evangelio del amor y la compasión, para cambiar el mundo.

Puedo entregar mi cuerpo a las llamas, pero si no tengo amor… (1 Cor 13) El amor, no la idea del amor, redime, construye, cura, perdona, da sentido, capacita para ver lo que nadie ve…Como Jesús, que ve “algo grande” en el enfermo, en el pecador, en la viuda que lo toca entre la multitud, en Zaqueo, en el centurión…todos amados, comprendidos. Él no se fija en nuestra ideología, que tener siempre la tenemos, sino que su Amor va más allá y hace de nosotros, un pueblo de hermanos.

La ideología impide ver a las personas como totalidad y finalidad, sus necesidades profundas, sus aficiones, su verdad. Como decía Mafalda “amo a la humanidad, lo que me molestan son las personas. Puede que a las individualistas no le interesen los pobres o que las colectivistas hagan de los pobres solo una bandera para revoluciones que terminan empeorando su situación. Como cita la película Napoleón de Ridley Scott: El pueblo entra en la revolución por la miseria …y termina en la miseria por la revolución”.

Ese desinterés por la persona concreta, hace que la gente se vaya de la iglesia, hay un instinto que les dice que por ahí no es. Es una de las principales causas de la apostasía de las masas. Las personas sienten que la institución no tiene interés verdadero por ellas, sino por “imponerles ideas” y controlarlas.

Evangelii gaudium advierte del riesgo de separar la realidad de la idea, refugiándose en la palabrería, la imagen, el sofisma. Si la realidad es superior a la idea, nuestros proyectos no pueden ser solo formales manipulaciones de la realidad. La idea, en Tomás de Aquino o Pascal, es deudora de la realidad, percibida con el “corazón” que ama, “intus legere” y que capta que «Todo está relacionado», «todo está conectado» (LS 16; 117; 138), se integra a un poliedro de sentido.

poliedroyperiferia@gmail.com

Espiritualidad , , ,

P. James Keenan: La Iglesia necesita una teología donde la sexualidad sea un regalo, no una maldición

Viernes, 9 de febrero de 2024

IMG_2675James Keenan, SJ

La tradición de la ética sexual no nos llevó a la grandeza sino a la negatividad y las minucias, escribe el P. James Keenan, S.J. un destacado especialista en ética católica. En el National Catholic Reporter, Keenan rastrea el desarrollo histórico de la ética sexual católica, mostrando cómo se ha vuelto cada vez más restrictiva y negativa con el tiempo, un análisis con claras implicaciones para las cuestiones LGBTQ+.

La perspectiva histórica de Keenan refuta las afirmaciones conservadoras sobre la “consistencia” de la enseñanza de la iglesia que condena la actividad sexual no heteronormativa. El sacerdote, profesor del Boston College, describe en su ensayo cómo “una serie de adiciones bastante negativas se fueron añadiendo unas a otras hasta que, en el siglo XVII, tenemos básicamente una estimación absolutamente negativa de los deseos sexuales”.

El término pecado contra naturaleza, acuñado en el siglo XI, significaba “usar el miembro para un uso ilegítimo”; dicho más claramente, “que el semen iba a otro lugar que no fuera el ‘recipiente adecuado’ [útero] y al ir a otro lugar el el pecado era ‘antinatural’. Esta idea trazó una línea firme entre el sexo potencialmente procreativo y cualquier otro tipo de actividad sexual. Keenan explica el impacto de esta idea en la trayectoria de la ética sexual:

“Desde Alberto Magno y Tomás de Aquino hasta el siglo XX, los tratados morales distinguían entre pecados sexuales ‘conformes a la naturaleza’ y aquellos ‘contrarios a la naturaleza’. Mientras que los primeros podían incluir la fornicación, el adulterio, el incesto e incluso la violación, en general estos últimos pecados (masturbación solitaria o mutua, anticoncepción, coito anal u oral, bestialidad) se consideraban más graves, tal era la obsesión por la finalidad del semen y el “recipiente adecuado”. más grave que la violación podría hacernos reflexionar sobre el argumento de la coherencia. Y también podría sugerir cuán insuficientemente grave era la violación para los teólogos célibes”.

Tres siglos más tarde, la noción de “mal intrínseco” se apropió de este concepto y se basó en él, afirmando que cualquier acción contra la naturaleza era “absolutamente, siempre incorrecta, independientemente de las circunstancias”. Keenan escribe que con esta medida, Todos los actos sexuales contra la naturaleza ahora fueron clasificados como intrínsecamente malos… Ninguna circunstancia podría mitigar su pecaminosidad”.

Keenan introduce un último término importante, “parvidad de la materia”, que, en el siglo XVIII, las autoridades eclesiásticas utilizaban para consolidar los pecados sexuales en una categoría de condena moral propia. Esta idea fijó la enseñanza de que todos los deseos sexuales y la actividad subsiguiente eran siempre pecado mortal a menos que fuera la acción conyugal de los cónyuges que aseguraban que su ‘acto’ quedaba en sí mismo abierto a la procreación”. La afirmación de que ningún pecado sexual podía ser simplemente venial señalaba a la sexualidad como un pecado particularmente grave. “Es notable que esta posición no se aplicara a ninguno de los otros mandamientos, dice Keenan, señalando el tipo especial de negatividad reservado para el pecado sexual dentro de la tradición moral católica.

Keenan se apresura a reconocer que esta visión negativa de la sexualidad surgió de las experiencias personales (o la falta de ellas) de quienes establecen las reglas: “En su mayor parte, las enseñanzas se derivan de las preocupaciones de los hombres célibes que, mientras persiguen una vida de santidad , encontró que los deseos sexuales eran obstáculos más que ayudas en esa búsqueda. Las primeras condenas de la masturbación, por ejemplo, se aplicaban sólo a monjes y monjas que habían hecho votos de castidad. Sólo siglos después se aplicó esta norma a todos los cristianos, independientemente de su vocación. Keenan resume:

En efecto, así como el monje en el primer milenio buscaba mediante prácticas ascéticas integrarse en cuerpo y alma pero a costa de prescindir de sus propios deseos sexuales, así también, en el segundo milenio […] los teólogos célibes de la iglesia lograron tomar lejos de los laicos cualquier sentido de la legitimidad del amor sexual y cualquier sentido de que esos deseos podrían alguna vez conducir a algo bueno excepto bajo ciertas condiciones muy claras para las relaciones maritales procreadoras”.

Keenan sostiene que mientras la iglesia enfrenta la crisis de abuso sexual del clero y los efectos nocivos de su ética sexual negativa, tiene la responsabilidad de “articular una teología de la ética sexual que vea la sexualidad como un regalo y no una maldición”. Concluye: “De hecho, si algo está claro aquí es que la sabiduría experiencial de los laicos debe participar plenamente en la articulación de estas enseñanzas tan necesarias”.

Se podría agregar que la participación de los laicos LGBTQ+ es particularmente importante en este proceso de reevaluación de las ideas y enseñanzas de la iglesia sobre la ética sexual. De hecho, sólo con la representación de voces LGBTQ+ la iglesia puede esperar generar, en palabras de Keenan, “una ética sexual cristiana, vivificante y orientada al amor, digna de su nombre.

—Ariell Watson Simon (ella), New Ways Ministry, 25 de enero de 2024

Fuente New Ways Ministry

General, Iglesia Católica , ,

Explicador: ¿Cuanto poder tiene RAE sobre lenguaje inclusivo?

Viernes, 9 de febrero de 2024

IMG_1929¿Máxima referencia en cuanto al español o institución anticuada? Lo que la RAE realmente puede o no decidir.

Hay 493 millones de personas hablantes de español y La Real Academia Española (RAE) genera sentimientos encontrados. Hay quienes sostienen que es la máxima referencia en cuanto al idioma, mientras que para otras es una institución anticuada que se opone a la evolución del español. Los grupos antiderechos se han justificado en la RAE para negar identidades. Pero ¿de qué se ocupa esta institución privada?

En los últimos años, los grandes debates – sobre todo en las redes sociales- tienen que ver con el lenguaje inclusivo.

Si bien es cierto que la actualización más reciente del Diccionario la Lengua Española (DLE) incluye el término “no binario”, en realidad se trata de un reconocimiento a medias. Además ha propiciado la divulgación de desinformación en materia de lenguaje inclusivo­­­­ y que ha favorecido narrativas estigmatizantes.

La RAE rechaza el lenguaje inclusivo

La actualización 23.7 del DLE que incorpora 4 mil 381 palabras, artículos, variantes y supresiones. Usuarios de redes sociales recplicaron publicaciones que afirman que la RAE aún rechaza el uso del lenguaje inclusivo pese a incorporar el concepto “no binario”.

IMG_1930“La RAE rechaza el uso de todos y todas, todxs y todes. Si hablas o escribes así NO ERES INCLUSIVO, ERES IGNORANTE. El castellano es un idioma altamente inclusivo en sus reglas gramaticales. Deformar el lenguaje en nombre de la inclusión ES INNECESARIO, se lee en varias publicaciones.

Respecto con la imagen que circula desde 2022, la RAE respondióvía X (antes Twitter) que el “lenguaje inclusivo” es un conjunto de estrategias que tienen por objeto evitar el uso genérico del masculino gramatical, mecanismo firmemente asentado en la lengua y que no supone discriminación sexista alguna.

Sin embargo, el masculino genérico es un parámetro excluyente en la escritura y el habla que invisibiliza a las mujeres y otras identidades. 

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por lenguaje inclusivo se entiende la manera de expresarse oralmente y por escrito sin discriminar sexo, género o identidad.

A través del lenguaje incluyente se puede evitar la discriminación en el lenguaje oral, escrito o visual. Se trata de una acción afirmativa de carácter correctivo.

IMG_1932

Lenguaje inclusivo es el que visibiliza

La Guía de lenguaje para la inclusión de personas no binariesrealizada por It Gets Better, Homosensual y Pride Connection México describe que el lenguaje inclusivo es aquel que visibiliza y nombra de manera adecuada a grupos y personas en situación de discriminación. Por ejemplo, a las personas racializadas, personas con alguna enfermedad o discapacidad, personas LGBTTTIQA+, personas migrantes, entre otras.

El lenguaje representativo de las personas no binaries es aquel en el que se utiliza el pronombre neutro (marcado por la ‘e’, la ‘x’, el ‘@’ o el ‘_’) en las palabras para referirse a un conjunto de personas con distintas identidades de género que se desenmarcan del binario hombre-mujer.

Asimismo, se opone al uso del masculino con valor genérico. Ya que través de éste no se nombra ni a las mujeres, ni a las personas trans, ni a las identidades no binarias.

La RAE dirigida por hombres

El organismo ha reconocido que se encuentra en un proceso de renovación lenta. Pero la realidad es que desde su fundación en el año 1713, la RAE solo ha sido dirigida por hombres y apenas ha dado lugar a 12 mujeres académicas

A lo largo de los años, la RAE ha caído en diversas contradicciones. La institución se ha declaradototalmente contraria a cualquier tipo de sexismo, ya sea de mujeres o de miembros del colectivo LGTBI”.

Pero al mismo tiempo ha defendido el uso del masculino genérico. Argumenta que “las propuestas para visibilizar a la mujer en el idioma parecen encaminarse en el sentido opuesto”. Y ha negado la identidad de las personas no binaries al rechazar el uso del lenguaje inclusivo.

La RAE no regula el lenguaje 

Algunos usuarios de redes sociales y medios de comunicación señalan que el uso del lenguaje inclusivo es incorrecto. Dicen que configura una deformación del lenguaje dado que la Real Academia Española no acepta su uso.

Esta narrativa no es nueva. Por años la RAE ha sido un recurso utilizado por grupos antiderechos para impedir la adición de palabras al diccionario y el reconocimiento de las personas que las representan.

Desde 2005, partidos conservadores y grupos antiderechos que se oponían al matrimonio entre personas del mismo sexo de igual forma citaban a la RAE para negar su validez ya que en ese momento, la única definición de matrimonio que aparecía en el DLE era la «unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales».

IMG_1931

El 30 de junio del 2005, España se convirtió en el cuarto país del mundo en aprobar el matrimonio igualitario, aunque fue hasta el 22 de junio de 2012 que la RAE finalmente añadió una nueva acepción a la palabra matrimonio para reconocer las uniones entre parejas homosexuales.

Una institución privada que no regula la lengua

Contrario a la desinformación vertida en redes, la RAE es una institución privada que no regula la lengua, sino que la registra y por tanto, no tiene facultades para añadir o eliminar palabras del español. 

El mismo organismo incluso ha reconocido que las lenguas no se modifican a voluntad, sino por evolución natural a partir del uso que de ellas hacen sus hablantes”.

IMG_1933

En materia de lenguaje inclusivo, aunque la RAE insiste que la terminación en -e no puede oficializarse hasta que la población general la utilice, la decisión de cómo nombrar a las personas no binaries recae en las personas hablantes de la lengua, de manera individual primero y grupal según se vaya llegando a un consenso.

Esta nota se realizó como parte de una alianza entre Agencia Presentes y Verificado. Buscamos combatir la desinformación y los discursos de odio sobre temas de géneros y diversidad

19 de diciembre de 2023
Melina Barbosa
Edición: Ana Fornaro

Fuente Agencia Presentes

General ,

Revisión del deseo prohibido en la Europa moderna temprana: la guerra bárbara del cristianismo contra la homosexualidad

Viernes, 9 de febrero de 2024

IMG_2750La quema del noble y caballero suizo Richard Puller von Hohenburg y su sirviente por sodomía, Zurich, 1482. Ilustración: desconocida

Revisión del deseo prohibido en la Europa moderna temprana: la guerra bárbara del cristianismo contra la homosexualidad

El estudio del historiador Noel Malcolm sobre la vida gay en los siglos XV al XVIII desacredita muchos mitos, pero sobre todo cataloga la violencia extrema perpetrada contra aquellos que se consideraba que habían violado la doctrina religiosa.

Peter Conrado
Dom 28 de enero de 2024 10:00 CET

Deseo prohibido, la historia sobria y llena de notas a pie de página de Noel Malcolm sobre la homosexualidad masculina entre 1400 y 1750, tiene algunos compañeros de cama más juguetones: en Amazon comparte su título con una serie de bromances de pechos peludos, uno o dos juegos sáficos y una historia sulfurosa sobre una aventura de una bruja con un demonio atormentado. Contra tal competencia, Malcolm presenta un elenco que incluye lujuriosos potentados turcos, sacerdotes católicos depredadores, pinches corruptibles y coristas de mejillas tersas, junto con dos reyes ingleses que supuestamente jugueteaban con jóvenes viriles favoritos. Pero la mayoría de los sodomitas, como Malcolm insiste sombríamente en llamarlos, deben satisfacer sus deseos en privado; La preocupación del historiador son los prohibitivos mandamientos religiosos que las parejas del mismo sexo desobedecían y las penas increíblemente brutales impuestas por leyes que pretendían defender el orden divino del universo.

Aquí el sexo parece ir seguido, casi automáticamente, de una muerte insoportable. En el siglo XV, la sodomía en Venecia se castigaba con la decapitación, tras lo cual los cadáveres de los malhechores eran quemados para garantizar que no quedara rastro de ellos. Como era ilegal matar a un hombre ordenado, un clérigo lascivo fue encerrado en una jaula en la Piazza San Marco y dejado morir de hambre a la vista de una población regodeada. En Florencia, un niño de 15 años fue castrado en el patíbulo y luego sodomizado mortalmente con un atizador de hierro candente. Un joven holandés colocado en la picota fue arrojado con inmundicia y bombardeado con piedras, que finalmente acabaron con él. Otros fueron condenados a remar hasta morir como esclavos de galeras; a los afortunados, en un extraño acto de misericordia, les cortaron la nariz, no la cabeza ni el pene.

El pánico moral suscitado por estos procesamientos a menudo ocultaba miserables motivos financieros o políticos. Un asalto francés a los reservados Caballeros Templarios en el siglo XIV utilizó la sodomía como excusa para confiscar sus riquezas. En Perú, las tribus indígenas fueron acusadas del mismo vicio para justificar los ataques de los conquistadores españoles.

En caso de que uno se pregunte por qué la Europa cristiana estaba tan reprimida contra la intrusión, Malcolm menciona un abstruso complejo psicológico conocido como “xenohomofobia”: los hombres que optaban por un papel pasivo en el sexo eran considerados traicioneros porque su preferencia indicaba “penetración religiosa y militar”. . Quizás la loca metáfora pueda ampliarse para explicar el muro fronterizo de Trump, diseñado como un tapón protector para uno de los orificios de Estados Unidos.

IMG_2749Un grupo de hombres franceses c1470. Ilustración: Archivo/Alamy

Como demuestra Malcolm, esta intolerancia paranoica se deriva de una mala interpretación de las Escrituras. La impía ciudad de Sodoma es condenada porque sus habitantes cometieron un pecado particularmente abominable, pero la Biblia no especifica que este peccadillo fue “relación o deseo sexual entre hombres”. Los comentaristas patrísticos llenaron el vacío resoplando y resoplando sobre una práctica que llamaron “innombrable”; advirtiendo que si se pronunciaba en voz alta “contaminaría la boca del hablante y los oídos del oyente”, lo que dejaba a los devotos libres para fantasear espeluznantemente sobre un amor que no se atreve a pronunciar su nombre. Sodoma permaneció tan convenientemente oscura que cuando el marqués de Queensberry la invocó para denunciar a Oscar Wilde por corromper a su hijo, no recordaba cómo deletrear la palabra: la tarjeta que dejó en el club de Wilde se dirigía a él como un “somdomita posando”. Gracias a uno de los sabios apartes de Malcolm, la acusación sinónima de sodomía también se evapora en el aire. El término proviene del francés “bougre”, que originalmente significa “búlgaro”, que se refiere a “los dualistas bogomilos de los Balcanes”, gnósticos que evitaban la procreación para rechazar el mundo material. Vulgarizada en inglés, Bulgaria se convirtió en sodomía, un insulto polivalente que redujo el anatema religioso a un ejercicio de insultos.

Cerca del final del libro de Malcolm, los pensadores de la Ilustración finalmente cuestionan la imposición cristiana de códigos morales al señalar que nuestros apetitos corporales no pueden considerarse antinaturales. En 1785, Jeremy Bentham descartó los viejos tabúes sagrados calificándolos de “ofensas contra uno mismo”: si los pederastas podían ser incinerados, Bentham sugirió que los monjes deberían ser asados vivos a fuego lento. La teología musulmana, hay que reconocerlo, hizo discretas concesiones a las debilidades sensuales: en su descripción de la cultura otomana, Malcolm cita a poetas que comparan a los camareros efebos con los coperos en el paraíso y parafrasean dulcemente la eyaculación como “extraer leche de la caña de azúcar”. Los eruditos musulmanes del siglo XI incluso autorizaron la sodomía en el más allá. En la Tierra, el sexo no procreativo estaba censurado porque podía llevar a la despoblación, pero tales prohibiciones eran innecesarias en el cielo, donde no habría nuevos nacimientos. ¿Qué mejor manera de pasar el tiempo en la eternidad?

Al anunciar que ha “llegado a este tema sin ninguna implicación personal en él”, Malcolm se resiste a las ilusiones de los historiadores que también actúan como activistas homosexuales y proyectan “significados sexuales anacrónicos” en amistades inocentes entre hombres medievales. La neutralidad académica es bastante justa, pero me resulta difícil permanecer imparcial ante la carnicería piadosa que descubre su libro. La trascendental campaña del cristianismo para prohibir el deseo fue una guerra contra la humanidad, y ahora está concluyendo tardíamente en una derrota.

El deseo prohibido en la Europa moderna temprana: relaciones sexuales entre hombres, 1400-1750 de Noel Malcolm es una publicación de Oxford University Press (£25). Para apoyar a The Guardian y Observer, solicite su copia en guardianbookshop.com.Se pueden aplicar cargos de entrega

Fuente The Observer

Biblia, Cristianismo (Iglesias), Homofobia/ Transfobia. , , , ,

La discriminación en la adopción “frena” a las posibles familias LGBTQ+ en EE.UU.

Viernes, 9 de febrero de 2024

IMG_2762Eden Rogers y Brandy Welch con sus hijas.

Más del 40% de los adultosLGBTQ+ creen que la adopción no es accesible.

  Un estudio estadounidense ha revelado que las parejas LGBTQ+ tienen muchas más probabilidades de acoger o adoptar que las heterosexuales, pero a muchas les preocupa la discriminación que puedan sufrir durante el proceso.

La investigación, publicada el miércoles 24 de enero, reveló que el 37% de los adultos LGBTQ+ se ha planteado acoger a un niño, mientras que el 32% ha considerado seriamente la adopción.

Mientras tanto, sólo el 23% de los adultos no LGBTQ+ se ha planteado acoger a un niño, mientras que el 15% ha pensado en la adopción.

Encargada como parte de un proyecto de investigación sobre la opinión de los estadounidenses acerca del acogimiento familiar en Estados Unidos, por la empresa de análisis Gallup y Kidsave, organización que busca familias para niños mayores, los resultados se recogieron entre marzo y abril del año pasado.

Sarah Fioroni, investigadora principal de Gallup, declaró que los resultados estaban “en consonancia con nuestra hipótesis general” de que “muchos estadounidenses interesados en la acogida y la adopción pueden sentirse intimidados a la hora de participar por miedo a la discriminación que puedan sufrir en el proceso”.

Más de un tercio de los estadounidenses LGBTQ+ afirmaron que el miedo era un obstáculo importante para intentar acoger o adoptar, mientras que sólo el 10% de los adultos no LGBTQ+ compartían una opinión similar.

Según la encuesta, la preocupación por la discriminación era más frecuente entre los hombres LGBTQ+, ya que alrededor del 46% afirmaba que era un obstáculo importante, frente al 22% de las mujeres.

Como resultado, el 44% de las mujeres LGBTQ+ encuestadas afirmaron haber pensado mucho o haber dado pasos hacia la adopción o la acogida, frente al 29% de los hombres.

Más del 40% de los adultos LGBTQ+ creen que la adopción no es accesible en igualdad de condiciones

Gallup señaló que, en 2021, se cree que hay casi 400.000 niños en el sistema de acogida de Estados Unidos, de los cuales unos 100.000 necesitan urgentemente familias permanentes.

Las barreras a las que se enfrentan los adultos homosexuales que desean adoptar están “frenando potencialmente a millones de familias y personas [LGBTQ+] que desean seriamente cuidar de niños que necesitan un hogar“, concluye el informe.

Una de esas familias, Eden Rogers y Brandy Welch, demandaron al estado de Carolina del Sur tras ser rechazadas por una agencia de acogida financiada por el gobierno por ser LGBTQ+.

Al parecer, Miracle Hill Ministries, la mayor agencia de acogida contratada por el Estado de Carolina del Sur, rechazó la solicitud debido a una “declaración doctrinal” que incluye un apartado que afirma: “El diseño de Dios para el matrimonio es la unión legal de un hombre y una mujer”.

Apoyada por Lambda Legal y la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), la pareja demandó en 2019, alegando que el gobierno había aprobado prácticas discriminatorias al permitir que criterios religiosos dictaran si una pareja podía adoptar.

A finales del año pasado, un tribunal denegó una petición de juicio sumario, permitiendo básicamente a Carolina del Sur seguir trabajando con la agencia de adopción.

La investigación de Gallup mostró que el 41% de los adultos LGBTQ+ estaban de acuerdo en que la adopción no es igualmente accesible para todos los adultos adoptivos interesados, independientemente de su orientación sexual.

El 21% de los adultos que no son LGBTQ+ coincidieron en que la adopción no es igualmente accesible, mientras que el 26% afirmó que cree que sí lo es.

Shantay Armstrong, directora del proyecto Embrace, una iniciativa de diversidad y equidad impulsada por Kidsave que trabaja para mejorar los resultados de los jóvenes negros y marginados en régimen de acogida, afirmó que empezar en un régimen de acogida puede ser “intimidante” para los adultos LGBTQ+.

En Kidsave hemos trabajado con adultos LGBTQ+ que habían sufrido discriminación en su camino hacia la creación de una familia. En Estados Unidos, nos anima que se esté trabajando en una legislación federal para prevenir la discriminación contra las personas LGBTQ+, pero también sabemos que el cambio cultural puede ir por detrás del cambio político y lleva su tiempo.

Como parte de un paquete de protecciones para los adultos interesados en adoptar y acoger, la administración Biden anunció en septiembre que ampliaría el acceso a los servicios jurídicos para los niños y las familias en riesgo de entrar en el sistema de bienestar infantil e impondría más protecciones para los jóvenes LGBTQ+ en acogida.

En un comunicado, la Casa Blanca dijo que daría instrucciones al Departamento de Salud y Servicios Humanos para que “proteja a los jóvenes LGBTQI+ en el sistema de acogida”, proponiendo una norma que impida “el maltrato relacionado con su orientación sexual o identidad de género”.

Sin embargo, el gobierno debe “eliminar los estereotipos negativos” sobre las familias LGBTQ+ y otros grupos marginados, dijo Armstrong.

“También ayudaría a proporcionar formación contra los prejuicios y planes de estudios a los informadores obligatorios y a los asistentes sociales, y contribuiría a reducir las barreras para las familias proporcionando recursos de salud mental y formación sobre elegibilidad.”

Fuente Cromosomax

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.